• A  A  A  

Otros temas

Autores

Archivo de entradas

6063 Artículos. - 96289 Comentarios.

El Vaticano no se bañó en el Amazonas

     A un amigo teólogo español le pregunté: “¿Qué te parece la Exhortación postsinodal del papa “Querida Amazonía”? “Es un documento bipolar”, me respondió.

     Tenía razón. De cuatro capítulos que componen la Exhortación, los tres primeros describen el sueño ético, cultural y ecológico de otra Amazonía. En tono enérgico y poético, exhorta a luchar por los derechos de los individuos y de las comunidades indígenas más pobres, a defender sus culturas, a cuidar la vida de sus ríos y bosques. Denuncia la colonización y la complicidad de la institución eclesial en sus crímenes horribles: genocidios, esclavitud, sometimiento, miseria. Delata la codicia asesina de las empresas mineras, petroleras, madereras, ganaderas e hidroeléctricas, que arrasan y matan sin piedad. Acusa al paradigma tecnocrático y consumista que sacrifica ríos, selvas y pueblos, el planeta entero, al interés egoísta de unos pocos. Llama a indignarse, a soñar, despertar y levantarse. A escuchar el grito doliente y alegre de la Amazonía que somos, los versos del agua, el poema de la flora y de la fauna, el llanto y la risa de sus niños. A contemplar la Amazonía como lugar teológico donde Dios o el Aliento creador se revela y encarna, en la comunión fraterno-sororal de todos los vivientes.

     Son capítulos vibrantes. Un oráculo provocador e inspirado. Un sueño profético, espiritual y político, de una Amazonía libre, justa y pacífica, en la justicia y la paz de la Tierra, nuestra Madre común.

     Pero sigue luego un cuarto capítulo, presentado como el sueño de una “Iglesia de rostro amazónico”, y de pronto el sueño se vuelve sopor clerical, teología dormida en el pasado, sin sueños de futuro. Nos habían anunciado que el papa Francisco iba a dar un paso decisivo hacia la reforma del modelo clerical de la Iglesia, asumiendo las dos propuestas estrella que el Sínodo había aprobado por amplísima mayoría: la ordenación de varones casados como sacerdotes y de mujeres como diaconisas. Y no sería descaminado pensar que todo el gigantesco y carísimo montaje sinodal tenía justamente como objetivo principal la legitimación de esa doble medida.

     Y mira que era poca cosa lo que proponían los obispos sinodales, pues solo planteaban ordenar varones casados “en regiones alejadas de la Amazonía” y no exigían que la ordenación de mujeres como diaconisas fuese “sacramental” (hay que saber mucha mala teología para entenderlo…). Pues ni eso. Llega el capítulo IV, y silencio: ni alusión a las mencionadas medidas.

     Y peor aun que el clamoroso silencio es el argumento que lo rompe. Afirma, en efecto, que lo “más específico” del sacerdote es “el sacramento del Orden sagrado que lo configura con Cristo sacerdote”, que le reviste de “un carácter exclusivo”, y que “solo a él lo capacita para presidir la Eucaristía” y para “absolver los pecados” (87-88). Y que, por ello, urge “promover la oración por las vocaciones sacerdotales” (90), célibes por supuesto. Y masculinas, pues solo “a través de la figura de un varón” “se presenta Jesucristo como Esposo de la comunidad que celebra la Eucaristía” (101). Es la consagración del clericalismo en lenguaje medieval, sustentado sobre un viejo mecanismo inconsciente bien estudiado: la renuncia (al menos como ideal) al ejercicio de la sexualidad se compensa con la libido del poder, justo lo contrario de Jesús y de la primera Iglesia. Y todo en nombre de Dios.

     ¿Y las mujeres? Las mujeres pueden ser “bautizadoras, catequistas, rezadoras, misioneras” (99), faltaría más, pero nunca representar a Jesús en la mesa del pan y del perdón. Y por si alguien sigue reivindicando que las mujeres puedan presidir la Eucaristía y pronunciar la absolución, al igual que los varones, se le dice: eso “nos orientaría a clericalizar a las mujeres” y “provocaría sutilmente un empobrecimiento de su aporte indispensable” (100), sus labores de mujer… Así lo quiere Dios, viene a decir el papa.

     ¿Cómo es posible? Expertos vaticanistas lo excusan, diciendo que lo ha hecho para evitar un cisma. Tal vez. O que quizás vaya a dejar en manos de los obispos de cada lugar las medidas reformadoras. A lo mejor. Yo me quedo con el diagnóstico de Nicolás Castellanos, obispo de Palencia, que renunció y se fue a la Amazonía: “Las expectativas quedaron en el camino entreverado de la Curia” (lo que dejaría en evidencia el callejón sin salida del papado como sistema: poder absoluto sometido a poderes incontrolados e incontrolables).

     Sea como fuere, el Amazonas pasó por Roma, pero el Vaticano se negó a reconocerse y a bautizarse en él. Le da miedo soñar y mojarse. Prefiere el pasado al futuro, opta por la fidelidad de la Curia frente a la libertad evangélica, teme más perder la obediencia de unos cuantos cardenales a la inmensa mayoría de hombres y mujeres de la querida Amazonía ancestral y de nuestro perplejo, huérfano, siglo XXI.

     Sin embargo, el Espíritu anima la vida palpitante de las aguas, los bosques y el aire, y del corazón de todas las gentes. La institución eclesial pasará, pero el Aliento de la vida nunca dejará de soplar y de crear futuro.

            (Publicado en DEIA y en los Diarios del Grupo NOTICIAS el 1 de marzo de 2020)

18 comentarios

  • Carmen

    Lo voy a poner aquí porque no se dónde ponerlo.

    Si lo lee, señor Arregi, Sorry.

    Bueno, bueno, bueno. He estado hablando con alguien que sabe de esto de exégesis y tal. Me ha dicho un par de cosas, bueno, muchas, pero estas dos las quiero compartir con aquellos que no lo sepan . Ha sido un descubrimiento brutal para mí.

    Jamás he entendido el porqué de una paloma para representar a eso que llaman en espíritu Santo. No hace mucho que me enteré que era algo así como el espíritu de Dios. Pero, una paloma? No había manera de entenderlo. Pues superfacil. El espíritu de Dios baja como  el vuelo de una paloma, cuando quiere, donde quiere se posa . No puede ser más bonito. O sea, de paloma nada. Es como su vuelo.  Porque claro, lo del ojo dentro de un triángulo equilátero, creo que es equilátero, da miedito pero le encontraba un sentido. Diosssss toooodo lo ve. Pero la paloma, uf. Pues superbonita.

    Pero es que la otra cosa que he aprendido es  que la figura del padre de la cultura de los judíos de la época de Jesús, tenía la posesión total de la vida de sus hijos varones y de las chicas, o sea, no veas, una cosa tremenda. Cosas de hace veinte siglos. No es esa la cuestión ahora.  Entonces lo que decía Jesús es que esa idea de padre, nada de nada, que aquí solamente hay un padre que es Dios y es amoroso, no es un tirano. Y que como es nuestro padre, el de todos, todos somos iguales ante él. Todos somos hermanos. Que desde luego su único padre es Dios.

    Madre mía y madre mía. No puede ser más bonito.

    No puede ser más diferente de lo que se nos ha dicho. Por favor. Lo he pasado fatal, pero fatal pensando en ese padre horrible. No saben ustedes. No podía aceptar ese Dios. O sea, no podía. Y como dice Nietzsche , lo maté.

    Y resulta que mi Jesús imaginario va y dice lo mismo. Esa figura de Padre no se puede ni debe aceptar.

    Y , bueno

    O sea.

    Y lo cuento aquí por si alguien ha pasado o estå pasado por la situación que pasé hace años y durante muchos años. Les prometo que no me invento nada, les aseguro que he entendido bien. Y por supuesto que esta conversación ha sido con una persona que sabe lo que dice. No miento. No se hacerlo.

    Luego vino la teología.

    Por eso digo que como no se cambie la teología y el modelo eclesial no hay nada que hacer. Hay que ir a la base del error. Hay que llegar al fondo del problema. Si es que se quiere cambiar las cosas, claro. Si lo que se desea es una operación de estética estamos en el buen camino. Pero creo que esta enferma lo que necesita es un trasplante de corazón.

    Señor Arregi, sorry.

    Un abrazo a todos, a todas.

    • Carmen

      Y si supiera todo lo que otros saben y digo otros porque no conozco a ninguna teologa o exégeta de la talla de algunos varones que se de sus obras, si supiera lo que ellos saben, lo gritaría con todas mis fuerzas a los cuatro vientos, no se la manera, pero la encontraría.
      Pero no se. Solamente puedo decir obviedades. Pero si se lo que las personas piensan acerca de todo este tinglado de la iglesia. Personas como yo, que no sabemos nada de los evangelios salvo lo que podemos leer , los textos que nos llegan traducidos y todos con la autorización de la iglesia. Cero exégesis. Cero todo. Imposible. Pero sabemos lo que no puede ser. Y quién nos lo confirma? Todo son vagas insinuaciones, medias palabra que acaban liandonos más. Y la gente abandona.
      Lo veo, tan, tan injusto. Como se atreven a manipular de esa manera ese mensaje tan precioso? No lo entiendo. Para qué? No lo puedo entender.
      Y cada vez tengo más clara una idea. En realidad con quién me siento identificada no es con Jesús de donde sea. No. No puedo. Me falta inteligencia, bondad,y sabiduría. Con quien me siento identificada es con Juan , el señor que bautizaba. Porque la ira que me entra nada tiene que ver con la imagen de mi Jesús imaginario. Que por cierto, quizás no lo sea tanto. Intuición femenina. Pero ni toda la intuición de todas las mujeres juntas del mundo mundial, que sería un montonazo enoooooeme de intuición, sería capaz de desenredar semejante enredo tejido durante veinte siglos. Bueno, sobre todo en los primeros siglos. Y luego creció con la contrarreforma.
      Es que es todo tan, tan indignante…
      Sabían lo que se hacía la iglesia cuando callaron la voz de María de Magdala. Fue su mayor acierto porque de no haberla ninguneado , la iglesia , a día de hoy sería otra cosa. Empezando porque no habría ni iglesia tan siquiera.

  • GIORDANO BRUNO

    Como no quiero repetir todo lo que dice OSCAR VARELA,me remito a él. Punto por punto.Sólo esto:

    Los casados ¿ iban a creerse los milagritos todavía en su poder sacralizador?.

    ¿ Iban a “entregar” ese poder “sacralizador” a las mujeres ?  ¿PESADILLA ?. no¡¡¡¡ !!!NI JARTOS DE VINO ¡¡¡.

  • Francisca Balaguer Nadal

    Muy difícil lo veo, mientras haya mujeres que quieren ser Sacerdotisas u obispas y Excelencias reverendisimas todo va a ser igual. Jesus lo ponia mas fàcil. Amaos los unos a los otros como Hermanos que sois, hijos de un mismo Padre. Nada mas ni Nada menos. Porque somos tan tontos que nos complicamos?

    • mª pilar

      Totalmente de acuerdo; y me pregunto:

      ¿Para qué, por qué quieren ser sacerdotisas?

      ¡No lo puedo comprender! Como tampoco comprendo, a los curas casados; ¡ya lo dejaron! ¿para qué volver… acaso no pueden hacer lo mismo desde donde están ahora?

      ¡Incomprensible!

      Gracias por compartir en este nuestro querido Atrio, gracias.

  • mª pilar

    …Sin embargo, el Espíritu anima la vida palpitante de las aguas, los bosques y el aire, y del corazón de todas las gentes. La institución eclesial pasará, pero el Aliento de la vida nunca dejará de soplar y de crear futuro.

    Copio y pego el último verso, y puedo decir, que ellos y ellas, no necesitan el permiso de Roma, para vivir en total consonancia con ese Espíritu que vuela por la Amazonía.

    Hace muchos años, muchos, que algunos obispos, lo hicieron posible, y fue muy:

    ¡Hermoso poder vivirlo!

    Y Roma luchó con todas sus fuerzas contra ellos, pero no lo consiguió.

    Era muy hermoso como lo llevaban a cabo, más mujeres que hombres, pero los que conocí, eran..:

    ¡Espléndidos, geniales, alegres, entregados!

    Y cómo aprendieron de las mujeres, a ser parte, de igual a igual, sin prerrogativas por el hecho de ser curas u hombres.

    Aprendieron a cuidarse de sí mismos, a lavar sus ropas, a limpiar en grupo…la minga semanal…fue una experiencia, que jamás podré olvidar; aunque se llevó por delante unas vidas muy importantes, y una gran labor, que ahora hacen sin estar “atadas” a la iglesia, aunque en sus adentros, siga viva su pertenencia de alguna manera a ella, desde su fe.

    Y estoy convencida, que seguirán adelante, mirando lo mejor para sus habitantes y lucharán con toda su alma y corazón.

    Aquello tan hermoso…lo destruyeron… pero la fuerza interior que las personas tienen.

    ¡Jamás podrán pararla, ni atarla, ni acallarla!

    Así…que Roma y cuantos beben de sus aguas, no tienen nada que hacer, y se perderán, lo más hermoso que hay en la tierra:

    ¡El ser!

  • Carmen

    Perdón. Soy muy lenta, necesito tiempo para entrar en acción cuando me despierto y veo un ratito la sexta cuando remoleneo después de tomarme un cafe con leche.

    Y he oido un análisis bque ha hecho una periodista que no se su nombre pero suele estar por esa mesa , sobre  el resultado de la elección del presidente de la conferencia episcopal fantástica, pero fantástica. Por supuesto no la han compartido, Ferreras tampoco. No del todo.

    Si tienen ocasión, búsquenla. Supongo que no la compartirán del todo, pero hay un aspecto que les va a gustar.

  • ana rodrigo

    Cuánta razón y cuántas razones para afirmar lo que dice Arregui, desde el propio título, todo, todo es aprovechable.

    En lo único que le doy la razón al Papa, aunque cada cual le dé un sentido diferente, es que las mujeres no deben clericalizarse, no, el problema está en la concepción del sacerdocio como un clericalismo con poderes exclusivos sólo para y de ellos.

    Estoy de acuerdo con lo que dice Gonzalo: “Es necesario volver a la sencillez vital de los evangelios. Quizás el cristianismo vaya desapareciendo, pero la vida y enseñanzas de Jesús serán siempre semilla del Espíritu. “

  • Gonzalo Haya

    La arquitectura teológica del cristianismo está basada en el judaísmo y en la cultura grecorromana, no en la vida y mensaje de Jesús. Es necesario volver a la sencillez vital de los evangelios. Quizás el cristianismo vaya desapareciendo, pero la vida y enseñanzas de Jesús serán siempre semilla del Espíritu.

    • Carmen

      Es que lo que es eterno es el mensaje de Jesús, del que se ha apropiado la iglesia. Por ello la iglesia es eterna, de momento. Es que ese es el verdadero cristianismo. Quizás habría que cambiar el nombre, porque la misma palabra Cristo tiene unas implicaciones que no coinciden exactamente con el mensaje de Jesús. Pero en realidad da igual porque todos identificamos al Cristo con Jesús de Galilea, o de Nazaret, o de donde sea.
      Al menos esa es mi opinión muy personal.

  • Carmen

    Eso sí, el domingo lo resucitan de entre los muertos y gracias a él, aquella persona que haga lo que dice la santa iglesia, esposa de Jesús, menuda locura, esposa de Jesús, resucitará en el últimos día y no irå al infierno. Condición dije que non. Hacer lo que diga la iglesia católica que hay que hacer.

    Y si, no se bañó en el Amazonas, por lo menos el señor Fraga Iribarne y su socio aquel estadounidense se bañaron en las Aguas de Palomares. Pero no pude dieron con la radiactividad porque los símbolos de nada valen.

  • Carmen

    Me gusta el título del artículo. Lo entiendo como que no se mojo en el Amazonas.

    Pero es que le están pidiendo peras a un olmo, como a ese olmo seco hendido por el rayo.

    No quiere mojarse porque el pertenece a un grupo de poder clerical de los más fuertes dentro de la iglesia, si no al más grande de todos. Él tiene sus convicciones personales y además es la máxima autoridad eclesiástica en este momento. Lo entiendo perfectamente. No se bañó, claro que no.

    Sí ha escrito muy bien, que no lo sé, que le den el Nobel de literatura. Me alegraría por él. Pero nada tiene que ver con lo que muchos esperaban de ese Sínodo o como sea que se llame esa reunión. Es lo que de dice salir por peteneras. Porque lo que he oído que ha dicho, son obviedades, preciosamente dichas, según dicen ustedes, pero nada nuevo bajo el sol. Hace aaaaaaños que hay personas que se estån dejando la piel en estos temas.

    Este señor se escapa de las manos como el agua, sea del Amazonas, del Sena o del Tajo.

    Pero bueno, si convence, pues convence. Las personas somos libres para creer en lo que decidamos creer. Por ejemplo, creo que este señor no está cubriendo ni una sola de las expectativas que creó, a lo mejor hasta involuntariamente. Pero es lo que pienso. Ustedes pueden estar de acuerdo o no. Supongo que no.

    Y es que, en realidad, y ya lo he dicho alguna vez, mucho me temo que renovación profunda en la institución eclesiástica casi nadie la desea. Lo que se desea es un cambio de actitud, de forma externa y para eso es el Papa perfecto. Pero claro, es suficiente? Estoy convencida de que no. Y cuando vean la manera de cómo  celebra la iglesia el jueves y el viernes santo, quizás entiendan un poco lo que digo. Y francamente, me va dando igual. Si hay personas que le gusta de que los salven del hecho de ser seres humanos , de no ir a eso que  llaman infierno y los salven de esa forma tan brutal, porque no habia otra manera de calmar a su Dios padre, pues oye, en su derecho están.

    Pero por favor, que a muchas otras personas no nos tomen por tontas . O sì. La verdad es que nos da un poco igual ya.

    En fin.

  • oscar varela

    Hola!
     
    Mi percepción del 4° Sueño es que se trata de un asunto
     
    1) POLAR intra-eclesiástico (frente al POLO de los 3 anteriores).
    2) cuya “polarización” podría ser convicción o conveniencia de Pancho.
    …………………….
     
    La perspectiva a la que me inclina la experiencia de 20 años
    tratando de cerca el asunto de los CURAS CASADOS es que
     
    A) un 90% de los CURAS-NO-CASADOS no los ven con buenos ojos
    B) lo mismo sienten los Obispos
    C) ¡Ni qué hablar de las Órdenes y Congregaciones religiosas!
    D) Los enfoques “teológicos” no los descartan … pero A,ByC: ¡sí!
    E) De esa “Corporación” de “Curas casados” casi nadie atisba que
    – los “supuestos” Poderes eucarísticos otorgados en la Cena
    – son una genial patraña de “auto-privilegiarse”;
    – coincidiendo y fomentando así, el rancio “clericalismo”.
    F) el 4° Sueño, si hubiera sido el de los que “soñaban” con
                    – “institucionalizar” viri probati y mujeres para no sé qué
                    – andaría rayando en “PESADILLA”.

    • Carmen

      No es eso.
      No lo es.
      Hay muchos y muchas cristianas que no entienden que el sacerdocio sea exclusivo de varones célibes. Y están en su derecho. Porque creen en el sacramento del sacerdocio o como se llame. Me suena a orden sacerdotal, pero no estoy segura.
      Los que no creemos en los sacramentos pues nos da un poco lo mismo. Pero él si cree, digo yo que cree, y lo que no está dispuesto es a abrir ese resquicio por donde se pueda empezar a cuestionar todo el montaje de los sacramentos. No es porque crea que no son necesarios los sacerdotes. Es imposible que lo crea. Imposible. Porque entonces no sería católico.
      No va por ahí el tema. No. No va por ahí. Esa es una interpretación traída a contrahilo. Es una tergiversación de las gordas. La gente católica estaba esperando como agua de mayo que el Papa abriese esa pequeña posibilidad a los hombres casados, porque por ahí podría entrar el tema del celibato obligatorio y después el del sacerdocio de la mujer. Eso es lo que se esperaba. Esa respuesta concreta y no que dijese que tenemos que ser buenos. O que tenemos que cuidar el planeta o esas cosas que ha dicho.
      Y me molesta que me tomen por , iba a decir idiota, pero diré por crédula.
      Hay una guerra brutal en la iglesia. Pero por liderar a la iglesia. No para cambiarla. No quieren cambios reales, profundos. Me refiero por supuesto a los de arriba. Los de a pie por supuesto que los hay. Al menos una parte que no es pequeña. Y solamente hay que leer la mayoría de personas que escriben en Atrio.
      Y el mérito de este señor ha sido hacerles creer que de su mano llegarían reformas importantes. Pero no es cierto. Y no es por miedo. Menudos son los jesuitas, están convencidos de estar en posesión de la verdad. La absoluta y la relativa. Y saben de su poder. Y todos lo sabemos. Pero quieren cambiar lo que ellos quieran cambiar y desde luego el celibato no lo es. Cómo van a querer eliminarlo? Su compañía se va a pique.
      Y como esto mil cosas más. Son iglesia pura. Son los de la contrarreforma. O es que no tenemos memoria?
      Y ya he dicho suficiente.
      Un abrazo.

  • La ultima frase dice todo: una institución que pasa y un aliento de la vida que nunca dejara de soplar y crear el futuro. En eso los hombres y mujeres de buena voluntad encuentran el poder de la vida que le viene directamente del Resucitado y de su Espiritu santo. Muy bonita y profética esa ultima frase. Se siente un soplo de libertad y de creatividad para vivir el amor al cual nos convoca Jesus de Nazaret. Muy lindo.

Deja un comentario