Temas

Tablón de ATRIO

Anterior Siguiente
Último: 24-4-19, 11:45

Floren (2019-04-24 11:45:39) : LA VERDAD DE LA PASCUA. http://cartujoconlicencia.blogspot.com/2019/04/la-verdad-de-la-pascua.html

Equipo Atrio (2019-03-08 21:55:38) : Delcy Rodriguez, vicepresidenta de Venezuela, denuncia al criminal apagón en Venezuela criminal apagón en Venezuela [vídeo de 6 min.]

Equipo Atrio (2019-02-18 09:39:18) : Amplio y clarificador programa sobre Venezuela: La hojilla/a> ¡Magnífico analista argentino Marco Teruggi! ¡Larga charla pero imperdible!

Equipo Atrio (2019-01-09 12:31:08) : Entrevista a Tamayo en la Sexta: La Iglesia española sigue siendo franquista

Floren (2018-11-19 19:50:09) : Floren de Estepa escribe en su blog: CARTA A UN JOVEN QUE NO QUIERE VOTAR

Equipo Atrio (2018-11-16 10:06:45) : La verdadera despedida de Steve Jobbs Disgurfso de graduación https://www.youtube.com/watch?time_continue=12&v=vXJYrrLGNAo

» Pon una nota




Autores

Archivo de entradas

4827 Artículos. - 77310 Comentarios.

El relato de lo real

       En el principio era la relación (AOO)

        Hoy se preconiza el relato de las cosas que nos pasan, relatar sus relaciones y avatares, en lugar de hacer análisis abstrusos al respecto. La vieja razón abstracta ha sido desplazada por la relación concreta, porque ahora pensamos que razonar es fundamentalmente relacionar. Ahora bien, podemos relacionar las cosas o asuntos y relatarlos porque la realidad es relacional, porque el ser de la realidad dice relación. Hay una relación de fondo que define el trasfondo de lo real, de modo que hoy entendemos el raciocinio como un “relaciocinio”.

        La realidad es relacional y la relación es síntesis. La vida es síntesis y la muerte análisis. Por eso el amor, síntesis vital, se destruye si se analiza como un objeto, porque es un sujeto. La relación desplaza así a los elementos cósicos, la síntesis al análisis, lo vital a lo mortífero. Pero incluso la propia muerte es una analítica que prepara una nueva síntesis relacional o vital. Debemos pues aprender a relacionar y relacionarnos, para evitar vivir fragmentaria o abstractamente, en un vacío o vaciado de sentido.

        El ser de lo real dice relación y la relación codice junción o juntura de elementos diversos, síntesis o conjunción, unión o reunión. El ser no es como otrora la cúpula soberana de los seres, sino su cópula medial o mediadora, democrática. Por su parte, la razón no es la abstracción de las cosas, sino su relación, relato o correlato. Ahora la realidad dice relación de fondo, y el hombre es el relator del relato del mundo. Pero si la realidad dice relación de fondo, entonces la realidad tiene un sentido implícito o implicado a explicitar o explicar por el hombre.

        Que el ser de lo real es relación quiere decir que el ser es la encrucijada de los seres y no su dura frontera, la reunión de los seres y no su límite; el paso, pasaje o tránsito y no su pura aduana. La filosofía del límite o frontera de Eugenio Trias responde más al tiempo de la guerra fría, necesitamos hoy pensar un espacio global de encuentro, repensando el viejo límite prohibitivo como implicación. El auténtico relato de nuestro tiempo debe relatar la relación y no la separación, la síntesis más que el análisis, el afrontamiento y no el enfrentamiento, el amor frente la guerra, el ajuste de los contrarios y no el ajuste de cuentas.

        Debemos descubrir en la realidad encarnada el amor de los contrarios, que es la definición inmanente del Dios trascendente, el cual es la coincidencia ilimitada o infinita de los opuestos limitados o finitos. Lo que aparece al principio de lo real, el ser, es lo que aparece al final, el Dios: el ser como relación fundamental y el Dios como correlación trascendental. El big-bang o explosión originaria de la realidad sería una frontera que no tiene frontera, un límite ilímite, la explosión de la implosión originaria: el relato científico de una relación transcientífica.

        En efecto, toda relación es relación amorosa de fondo: porque el amor es la esencia existencial de la relación, así pues su encarnación o encarnadura.

7 comentarios

  • Carmen

    En Ecología se estudia, bueno, ya lo saben. Ahora está muy de moda pero ya tiene sus años como ciencia independiente.

    Cuando se estudia a los seres vivos, se estudian como comunidad, biocenosis. También se analiza su interacción con el biotopo, el lugar físico donde viven. El estudio individuos  cae dentro de la Biología.

    Me alegro de que este enfoque vaya introduciéndose poco a poco en la filosofía. Porque un individuo solo poco puede hacer. Creo. Las relaciones son absolutamente básicas para las personas. Cuanto más compleja es la especie, más complejas son sus relaciones. No sé exactamente qué es la realidad, pero seguramente un psiquiatra te diría que la realidad no es una. Que cada persona vivimos nuestra propia realidad. Y la realidad que cada uno de nosotros vivimos, a mí parecer está íntimamente relacionada con tu relación con los otros y con el medio físico que te rodea. Aunque ahora el medio natural lo estamos cambiando por uno virtual.

    También es posible que no haya entendido nada de lo que he leído. Sé muy poquito de filosofía.

     

  • M. Luisa

    …doy un poco más de seguimiento a mi reflexión anterior: entiendo que  los relatos son realidades de hechos que fundamentan toda relación.  No hay relación sin relatos,  por eso siendo sujetos de amor es el amor lo que nos configura   posibilitando así toda relación humana. El amor como relación  no es síntesis sino configuración de lo humano…

  • oscar varela

    El relato de lo real
    ¿Será una I-RREALIDAD el Relato?

  • oscar varela

    ARQUITECTURA
     
    Un joven arquitecto pasea melancólico por el Londres bombardeado(segunda guerra mundial).
    De pronto se detiene a observar los restos de un edificio: al derrumbarse la fachada moderna ha quedado descubierto la estructura de una capilla renacentista, antes escondida.
    Consigue permiso para restaurarla.
    A poco de comenzar advierte que la capilla renacentista, a su vez, encierra un templete gótico.
    Desprende, pues, lo renacentista para salvar lo gótico.
    Pero, tras unos golpes de piqueta, ve asomar, por debajo de lo gótico, una cripta románica.
    Destruye lo gótico para sacar a luz lo románico.
    Ya no confía más en lo que ve.
    Febrilmente sigue sus trabajos de demolición, y se queda entre escombros, sobre la tierra pelada.
    Ahora llora como San Pablo, el del poema medieval, cuando, después de mucho buscar, da con el cadáver de Virgilio, lo toca y se le deshace en polvo.
    (O como Peer Gynt cuando, después de arrancar una tras las capas de una cebolla, no le encuentra corazón: la cebolla –el mundo— es una nada muy envuelta.)
    (Relato de Enrique Anderson Imbert – escritor argentino)

    (énfasis personal)

  • M. Luisa

    Agradezco también al autor esta magnifica  exposición porque comprendo  lo costoso que resulta llevar al pensamiento  a tan alta cota,  por esto, ya  metidos en este costal permítaseme  aunque sin manifestarme plenamente disidente  con  lo expuesto, que valoro enormenete, muestre al respecto mi punto de vista.

    Pienso que lo que relacionamos son las cosas pero las cosas antes de relacionarlas son respectivas entre ellas, es decir, antes de “ser”  “están” … donde? En ningún lugar…en el campo de la realidad.

    Por eso a mi modo de ver  lo que es relacional es el ser,  no la realidad. El ser objetivo de las cosas.

    Estamos acostumbrados por la tradición a hablar del “ser real”   sin embargo el planteamiento no creo que sea este, porque lo real tiene carácter de  posible y por tanto  mejor invertir el orden  “realidad siendo”…

    Un saludo agradecido

  • Antonio Duato

    A Andrés ya lo minipresentamos en su primera aparición de ATRIO el 24 de mayo. No nos habíamos relacionado directamente, pero tras unos pocos correos lo tengo como auténtico hermano del camino y espero que se constituya pronta en una de las columnas de este Atrio de campaña que nos acompaña a tantos a(ti)rieros. 

    Nos ha enviado cinco piezas que iremos publicando semanalmente para dar tiempo de digerirlas, salpicadas por algún que otro aforistmo

  • Gonzalo Haya Prats

    Gracias. Totalmente de acuerdo con el contenido y con la explicación, aunque el lenguaje se mueva por vericuetos filosóficos. Es difícil expresar los entresijos de la realidad.

Deja un comentario