Temas

Tablón de ATRIO

Anterior Siguiente
Último: 24-4-19, 11:45

Floren (2019-04-24 11:45:39) : LA VERDAD DE LA PASCUA. http://cartujoconlicencia.blogspot.com/2019/04/la-verdad-de-la-pascua.html

Equipo Atrio (2019-03-08 21:55:38) : Delcy Rodriguez, vicepresidenta de Venezuela, denuncia al criminal apagón en Venezuela criminal apagón en Venezuela [vídeo de 6 min.]

Equipo Atrio (2019-02-18 09:39:18) : Amplio y clarificador programa sobre Venezuela: La hojilla/a> ¡Magnífico analista argentino Marco Teruggi! ¡Larga charla pero imperdible!

Equipo Atrio (2019-01-09 12:31:08) : Entrevista a Tamayo en la Sexta: La Iglesia española sigue siendo franquista

Floren (2018-11-19 19:50:09) : Floren de Estepa escribe en su blog: CARTA A UN JOVEN QUE NO QUIERE VOTAR

Equipo Atrio (2018-11-16 10:06:45) : La verdadera despedida de Steve Jobbs Disgurfso de graduación https://www.youtube.com/watch?time_continue=12&v=vXJYrrLGNAo

» Pon una nota




Autores

Archivo de entradas

4787 Artículos. - 76755 Comentarios.

Nicaragua: la locura del poder

Nicaragua es un tema oscuro donde es difícil separar buenos de malos, blanco de negro. En ATRIO Nacho Dueñas expuso su opinión y en un comentario posterior apareció una valiosa de Stella Calloni.  Sobre la actuación de la Iglesia, que nunca ha dejado de decidir en la historia reciente de Nicaragua desde el tiempo del cardenal Obando (ver resumen de la últimas etapas tras la victoria sandinista en Wikipedia) también se ha hecho referencias en ATRIO. Pero esta vez elegimos una opinión del analista uruguayo Zibechi, tomada de PiensaChile. AD.

por Raúl  Zibechi (Uruguay)

Publicado el 22 junio, 2018 , en Opinión

          La insurrección popular en Nicaragua, que exige la salida del poder de la pareja Daniel Ortega-Rosario Murillo, es una buena oportunidad para reflexionar sobre las opciones estratégicas de las fuerzas revolucionarias. En particular, para repensar las causas de esta deriva autoritaria y criminal, ya que la masacre de jóvenes nicaragüenses muestra la peor faceta de un régimen que se dice sandinista.

          Dos cuestiones llaman la atención. Algunos intelectuales de la izquierda latinoamericana han orillado hasta el momento cualquier pronunciamiento sobre lo que sucede en Nicaragua. Se comprende, aunque no comparto, el silencio de varios gobiernos, ya que las alturas del poder tienen sus lógicas. Mucho menos aceptable es que intelectuales que van y vienen con sus opiniones sobre los más diversos temas, rehúyan una opinión contundente sobre la brutal represión.

          La otra es que, afortunadamente, muy pocas personas atribuyen los sucesos a la mano negra del imperialismo. No tengo la menor duda de que Washington desea la caída de Ortega-Murillo y trabaja para ello, pero el argumento según el cual todo lo que perjudica a la izquierda es obra del imperio, está en franca decadencia.

          Lo que viene sucediendo en Nicaragua puede contribuir a una reflexión de fondo sobre las revoluciones y sobre la administración del aparato estatal por fuerzas políticas de izquierda.

          La primera es que las causas de la deriva genocida no pueden atribuirse al clan Ortega-Murillo, del mismo modo que el estalinismo no fue cuestión sólo de Stalin. En este punto debemos ser claros y precisos: Daniel Ortega es un genocida que profesa un caudillismo sediento de protagonismo y poder, como señala Mónica Baltodano, con rasgos de locura por el poder (goo.gl/kr41uc).

          Sin embargo, la cuestión no puede ni debe reducirse a Ortega y a Murillo. Hay algo más. Podemos perder todo menos el poder, decía el comandante Tomás Borge, citado también por Baltodano. Salvo el poder todo es ilusión, proclamaba Abimael Guzmán, presidente del Partido Comunista del Perú-Sendero Luminoso, el grupo revolucionario más criminal de la región.

          Por más poderosos que sean los individuos, son ejecutores de fuerzas históricas y sociales que los empujan en cierta dirección. El estalinismo es un fenómeno político que no puede explicarse en términos de una excentricidad individual, escribió el historiador Edward Hallet Carr en su obra De Napoleón a Stalin (Crítica, 1983, p. 122).

          Stalin fue el músculo de la modernización acelerada de Rusia, pasando por encima de cualquier resistencia, aún al precio de aniquilar la dirección histórica de su propio partido. “Stalin fue el déspota más despiadado que Rusia había conocido desde tiempos de Pedro ( El Grande), y fue también un gran occidentalizador”, añade Carr en La Revolución Rusa de Lenin a Stalin (Alianza, 1979, p. 221).

          Ortega representa a la una nueva burguesía nicaragüense que se forjó mediante la acumulación por despojo de capital, desde la piñata (apropiación masiva de bienes públicos por la cúpula al abandonar el gobierno en 1990) hasta los acuerdos petroleros con Venezuela, que le permitieron a un sector del FSLN ascender económicamente en alianza con la Iglesia y sectores de la vieja burguesía.

          No es la primera vez en la historia que se utiliza el aparato estatal para acumular riquezas. En Nicaragua este proceso parió lo que Baltodano denomina oligarquía chayo-orteguista ( Chayo es el mote de Rosario Murillo) que necesita el poder estatal para reproducirse y sostenerse. Pero un ascenso tan vertiginoso requiere siempre de métodos corruptos y mafiosos, como ha sucedido en tantos procesos que se dicen revolucionarios pero, en realidad, han gestado una nueva clase opresora.

          No resulta adecuado mentar traición, cuando la deriva actual de Ortega comenzó hace mucho tiempo, y se tornó inocultable en la década de 1990. Después de la piñata se produjo la reacción cínica de la izquierda nicaragüense y continental a la denuncia de Zoilamérica Narváez, en 1998, asegurando que su padrastro (Daniel Ortega) la abusaba desde los 11 años (goo.gl/L5Q7op). Los hechos graves no nacen de golpe, crecen en la tolerancia ética y en los desvíos del poder.

          La segunda cuestión es el tema del poder estatal. No pocos nicaragüenses aseguran que la represión de Ortega es peor incluso que la del dictador Anastasio Somoza. ¿Porqué se repite la historia? ¿Porqué Stalin fue comparado con el zar Pedro El Grande y los dirigentes comunistas chinos con los viejos mandarines del imperio?

          Lo que no funciona es pretender cambiar el mundo desde arriba, desde el aparato estatal, e imponerle los cambios a las masas, como si fueran objetos sin voluntad propia (una de las peores frases que se escucha en la izquierda dice conquistar a las masas). Pretender cambiar el mundo como una totalidad, sustituyendo un todo por otro todo, es un camino que conduce al desastre autoritario, como lo enseña un siglo de revoluciones triunfantes.

-El autor, Raúl Zibechi, es Periodista uruguayo, especializado en los movimientos sociales de América Latina, docente e investigador en la Multiversidad Franciscana de América Latina, y asesor de varios colectivos sociales. Artículo de opinión, en La Jornada de México, 22.06.18

7 comentarios

  • carlos alejos

    Muchos sectores de iglesia progresista hacen la reflexión que la violencia proviene del gobierno. Como evalúan eso?

    carlos alejos

  • Jorge Moraga

    Creo que este comentario sobre lo que ocurre en Nicaragua tenemos que reflexionar sobre el papel golpista de l imperialismo yanky junto a la oligarquías terratenientes y financieras de  echar abajo gobiernos  aduciendo  represión  sin  tener  pruebas concretas

  • Carlos alejos

    Espero que cese la violencia. Que los intereses ocultos y ajenos a la vida de la gente y su país puedan ser denunciados con claridad. Espero que la iglesia sea profeta y no caiga en otras intenciones no evangelicas

  • Lo sucedido en Venezuela en los últimos anos nos ensena de que son capaces los que quieren cambiar un régimen político que no esta al gusto de Washington. Este ultimo puede contar con los obispos y episcopados latinos americanos. Saben transformar en diablos los dirigentes que no les convienen. Todo lo malo es del gobierno y todo lo bueno es de una oposición política que se preocupa de las victimas de la violencia y represión del gobierno. Hoy, sabemos que las guarimbas en Venezuela fueron planeadas y actualizadas por la oposición política, apoyada con   un episcopado que llego hasta llamar a la desobediencia civil. Mientras que en  Columbia el episcopado se alegra del regreso de la línea política de Uribe, creador de los para-militares y de los falsos positivos, en Nicaragua el episcopado y Washington reclaman el cambio de régimen, llamando a elecciones anticipadas. Este episcopado no habla nunca de la violencia de los movimientos opositores como fue el caso del episcopado venezolano.
     
    De lo que no se habla: la violencia de los grupos opositores
     
    https://www.telesurtv.net/multimedia/violencia-oposicion-nicaragua-cambios-afectaciones–20180620-0037.html
     
    ¿ Quienes pueden estar tras de toda esta violencia?
     
    https://www.telesurtv.net/opinion/nicaragua-violencia-manipulacion-derecha-20180621-0056.html
     
    Un proyecto chino del canal transoceánico en Nicaragua no le gusta a Washington
     
    https://www.libremercado.com/2014-08-13/china-construira-en-nicaragua-el-canal-interoceanico-mas-grande-del-mundo-1276525818/
     
    A cada uno le corresoponde sacar sus conclusiones. Para mi, no hay duda que se trata de una operación intervencionista que se realiza con la cobertura de un episcopado que se presenta como el salvador de un pueblo masacrado por un dictador sangrientoque que perdió todo sentido social para mejor enriquecerse…. Este es el discurso de los obispos nicaragüenses.
     
    http://www.periodistadigital.com/religion/america/2018/06/21/religion-iglesia-america-nicaragua-obispo-auxiliar-managua-baez-denuncia-ortega-prepara-otra-masacre-monimbo-masaya.shtml
    No hay que olvidar los dos pactos firmados entre el Vaticano y Washington en la lucha contra el comunismo y el socialismo en America latina.
    http://blogs.periodistadigital.com/humanismo-de-jesus.php/2018/06/18/dos-pactos-secretos-entre-el-vaticano-y-
     
     
    Con todo mi respeto

  • Nacho dueñas

    -La “insurrección popular” (?) exige la salida del gobierno al dos veces electos Ortega, arrasando con el 60% de los votos, en elecciones limpias (si bien no exenta de irregularidades). Eso es delito y golpismo, lo cual en España son 30 años, en Europa la cadena perpetua, en EEUU es la pena capital. ¿Qué rasero permite que en Nicaragua sea distinto? La manipulación mediática (“Ojo a la prensa, que si no estás atento, harán que ames al opresor y odies al oprimido”).

    -Hay muertos, cierto, pero. ¿Qué pruebas concluyentes hay de la responsabilidad de Ortega? Abosolutamente ninguna. Una vez más, la opinión pública juzga en caliente, sin pruebas, sin proceso, sin sosiego, y sin otro juez que la opinión pública, que en última instancia pertenece a un grupo de millonarios (Murdoch, Cisneros, Berlusconi…) en colusión con el FMI, a su vez en connexión con la COSEP,  patronal nicaragüense, directa y confesamente responsable de los disturbios. Es decir, los pobres se echan a la calle a exigir las demandas de los ricos, contra un gobierno que, si bien corrupto, es el único en la historia del país que ha hecho algo por los pobres (véase el aumento del PIB y el descenso de la pobreza durante el gobierno de Ortega, según los informes de los organismos internacionales.

    -¿Denuncias de Mónica Baltodano de caudillismo de Ortega? Ortega será corrupto, y no se puede negar la posibilidad de que sea responsable de actos represivos. Pero mientras no haya exhaustiva demostración que fundamente la acusación, tal acusacion carece de valor, salvo que a la prensa, juez y parte, le otorguemos facultad judicial alguna. Recuérdese de Venezuela 2002, donde en caliente toooooooooooooodo el mundo dió por hecho la resposabilidad de Chávez en una matanza, que resultó ser una celada de la oposición. Baltodano es, directamente o no del MRS, aliado electoral con un partido liberal de origen somocista, que viene perdiendo tooooooodas las elecciones. ¿Qué credibilidad tiene una acusación vaga, abstracta, no demostrada, y que proviene de contendiente perdedor?

    -Comparar a Stalin con Ortega es comparar a Franco con Rajoy. Rajoy merece un respeto. Ortega, aunque solo sea por criterio de elemento comparativo, también.

    -Ortega representa la oligarquía nica. Cierto. Pero la COPEP, el episcopado y el FMI, que son los confesos responsables del alzamiento, lo representan en muchísima menor medida. Y, por tanto. ¿El FSLN responsable del robo llamado “la piñata”? Cierto. Pero la piñata es un carterista de barrio frente al FMI y la COSEP.

    -¿La violación de su hijastra? No se demostró, y aunque yo no apuesto un duro por la inocencia de Ortega al respecto, ser culpable de violación no demuestra serlo de genicidio. Y si no se demostró, fue por la connivencia de la oposición, que es quien esta detrás de los disturbios.

    -Comparar la represión de Ortega con la de Somoza equivale a comparar un catarro con un cáncer terminal. Sigo sin poner la mano en el fuego por Ortega (sí la pongo por Chávez, Correa, Lula, Evo…). Pero en esto Zibechi incurre en terrible falsedad y desconocimiento. Y le invito y le reto a un debate educado con datos, fuentes y argumentos.

    -Secuencia de los hechos:

    1. Ortega desde el 2007 arrasa con casi 20 puntos de diferencia durante 2 comicios, con elecciones limpias, si bien con irregularidades que no alteran el resultado.

    2. Aunque corrupto (no tanto como la actual oposición, que estuvo en los gobierno neoliberales entre 1990 y 2007), y para nada de izquierdas, los buenos datos macroeconómicos, del descenso de la pobreza y de la seguridad), están ahí, para quienes se atrevan a cuestionar las consignas del pode mediático, que según Lippman, su fundador, se creó para “fabricar el consenso”.

    3. La caja de la seguridad social está en riesgo de quiebra, entre otras razones por el aumento de los beneficiarios (los pobres), y la falta de interés de pagar impuestos por parte de los que pueden (los ricos).

    4. El FMI propone medidas neoliberales como solución. Sectores del empresariado exigen directamente acabar con la pensión de jubilación. Ortega se niega.

    5. Ortega propone una reforma con el siguiente contenido: No someterse al FMI ni al empresariado, y aumentar la tasa impositiva de los trabajadores en un 0,80, y del empresariado enn un 2,80, aproximadamente, y retrasar la edad de la jubilación. Es decir, que los ricos deben aportar más y los pobres menos.

    6. Ante esto, surgen las protestas, auspiciadas abiertamente por el empresariado, la patronal y el episcopado, ttadicional aliada de las oligarquías.

    7. Las protestas, contra lo que dice la prensa y el MRS, son altamente violentas, y de ahí surge la represión. Pero a día de hoy, no hay un estudio concluyente de la responsabilidad de la violencia, y es una terrible irresponsabilidad atribuirla a un solo bando (en este caso al gobierno), habiendo alta violencia opositora, informes no rigurosos (que dan por buenos unos testimonios selectivos cuya veracidad ni siquiera investigan), y la confusión propia de juezgar en caliente, sinpruebas concluyentes y con la influencia de una prensa parcial y manipuladora).

    8. A los pocos días, Ortega retira el decreto de la reforma de las pensiones. La violencia continua, y ahora resulta que el problema no es la reforma, es la permamencia de Ortega, 2 veces electo por más de 30 puntos. Esto es golpismo de delito, usar la violencia para ganar con ella lo que las urnas niegan, violentando la voluntad popular.

    -Interpretación:

    1. Todos los países del ALBA (Venezuela, Ecuador, Bolivia), los que aspiraban a entrar a él (Honduras), y otros gobiernos antineoliberales (Brasil y Paraguay) han sufrido golpes de Estado mediante semejante libreto. ¿Alguien pensaba que Nicaragua, miembro del ALBA, iba a ser una excepción?

    2. Los elementos, aun confusos, de lo que pasa en Nicaragua, cumple paso por paso el esquema de Gene Sharp del “Golpe Suave”, desarrollado en Ucrania, Bielorrusia, Yugoslavia, Irán, y los países suramericanos antes citados: disturbios que se venden como manis pacíficas, manipulación mediática, no reprimir a la gente sino manipularla para que haga el juego sucio, eliminar al gobierno no sumiso, inventar, exagerar y descontextualizar la violencia del Estado, y poner un gobierno “liberador” que en breve implementa políticas neoliberales.

    3. ¿Intereses concretos en Nicaragua? El FMI quiere vender paquetazos (como hace ya en Argentina), EEUU quiere cargarse el proyecto del canal interoceánico, que abre la puerta a China como inversora, en competencia a la vieja hegemonía norteamericana, y la oligarquía nica que no quiere pagar su cuota del 2,80 segun la reforma ya derogada de la Seguridad Social.

    4. La violencia: Hay pruebas concluyentes de la violencia letal opositora, algo que la prensa, la COSEP, el empresariado y el MRS niegan u omiten. No hay pruebas concluyentes de la responsabilidad de Ortega en la represión, ni un estudio serio de la magnitud de la violencia policial (ni tampoco de la opositora). El informa de la ONU recoge testimonios que son unidireccionales, pero no los verifica. Y emite juicios de valor que, además de falsos, pertenecen al ámbito económico y no al represivo, lo cual no es de su competencia y que, por tanto, lo descalifica. Repito: acusar sin informe serio, en caliente, sin debido proceso…es una temeridad y un acto de manipulación. Yo todo lo mas, sospecho que la mayor parte de la violencia viene de la oposición, y que la represiva es menor, pero no se me pasa por la cabeza afirmarlo de modo taxativo, como si hace la oposición, al menos hasta que haya un estudio serio, que ni de lejos es el engaño del informe de la ONU, como puede corroborar cualquiera que lo lea con un mínimo de sentido crítico. Recuérdese los diversos precedentes (Irak 1990, Venezuela 2002, 2012, 2013 y 2017, Bolivia 2010…).

    “Nos dominarán no con la espada, sino con el pensamiento”. Simón Bolivar.

    “Una mentira 1000 veces repetida se transforma en una verdad indiscutible para la masa”. Josep Goebbels, ministro nazi de propaganda.

    Un abrazo a todas.

    Nacho.

Deja un comentario