Temas

Tablón de ATRIO

Anterior Siguiente
Último: 24-4-19, 11:45

Floren (2019-04-24 11:45:39) : LA VERDAD DE LA PASCUA. http://cartujoconlicencia.blogspot.com/2019/04/la-verdad-de-la-pascua.html

Equipo Atrio (2019-03-08 21:55:38) : Delcy Rodriguez, vicepresidenta de Venezuela, denuncia al criminal apagón en Venezuela criminal apagón en Venezuela [vídeo de 6 min.]

Equipo Atrio (2019-02-18 09:39:18) : Amplio y clarificador programa sobre Venezuela: La hojilla/a> ¡Magnífico analista argentino Marco Teruggi! ¡Larga charla pero imperdible!

Equipo Atrio (2019-01-09 12:31:08) : Entrevista a Tamayo en la Sexta: La Iglesia española sigue siendo franquista

Floren (2018-11-19 19:50:09) : Floren de Estepa escribe en su blog: CARTA A UN JOVEN QUE NO QUIERE VOTAR

Equipo Atrio (2018-11-16 10:06:45) : La verdadera despedida de Steve Jobbs Disgurfso de graduación https://www.youtube.com/watch?time_continue=12&v=vXJYrrLGNAo

» Pon una nota




Autores

Archivo de entradas

4789 Artículos. - 76776 Comentarios.

Apariciones entre interrogantes – y 5

  1. Nueva aparición de Santiago

       Después de dirigirse y relatar su experiencia a la comunidad conocida por el nombre de María, la madre de Marcos, Pedro evitó acudir a la sede central de Jerusalén. Se limitó a mandar recado respecto a la decisión que había tomado. Entre aquellos que deben recibir la noticia destaca un personaje. Se trata de Santiago, el hermano del Galileo:

“Informad de esto a Santiago y a los hermanos” (Hech 12,17b).

       La indicación de Pedro revela que Santiago ha conseguido convertirse en líder del colectivo oficial instalado en la capital. No hay datos que aclaren su irresistible ascensión. Sin embargo, en un colectivo de inflexible querencia judaizante solo resultaba posible escalar posiciones a base de abanderar con empecinado ardor el ideario religioso judío. A empujones. Desplazando a cualquiera que pudiera representar un obstáculo. Pedro, el más temible rival, había recibido algún que otro codazo por su incumplimiento de las leyes de pureza. En esa apretada órbita, evidenciaba un comportamiento libertino acreedor de una justa censura:

“Cuando Pedro subió a la ciudad de Jerusalén, los partidarios de la circuncisión le reprochaban:
Has entrado en casa de incircuncisos y has comido con ellos” (Hech 11,2-3).

       Los de la comunidad oficial aceptan que los moradores de esas casas sean incircuncisos. Hasta ahí llegan. Pero les discriminan por  impuros. Un criterio antagónico a la unión y la igualdad que el Galileo reclamó a los suyos. Nada que ver con el sentido universal de su proyecto, al que conciben como un esqueje religioso enraizado en las normas sagradas del AT. Pedro no se entretuvo en intentar convencerles. Sabía que resultaba imposible. Para qué perder el tiempo.

       Parece lógico que, tras enviar la misiva a Santiago, optara por marcar distancias con la comunidad oficial. Y se alejó sin más del marco institucional. El texto anuncia escuetamente su salida y señala como destino un espacio indeterminado como corresponde al horizonte global humano al que se dirige el proyecto:

“A continuación salió y se marchó a otro lugar” (Hech 12,17b).

       No volvió al núcleo institucional hasta que se vio obligado a defender lo más genuino del proyecto de sociedad alternativa.

  1. La religión busca imponerse

       Algunos integrantes de la comunidad oficial han acudido a la de Antioquia, la iniciadora del proyecto.  Tratan de imponer su ideario obligando a implantar allí las reglas de la religiosidad tradicional:

“Unos que habían bajado de Judea se pusieron a enseñar a los hermanos:
Si no os circuncidáis conforme a la tradición de Moisés, no podéis salvaros” (Hech 15,1).

       Pero la libertad destacó por su aguante. No consiguieron doblegar a quienes la habían experimentado. Sí lograron, sin embargo,  armar una buena bronca. Pablo y Bernabé se opusieron a las medidas que pretendían aplicar. Los llegados de Judea, mostrando la autoridad de que venían revestidos, decidieron entonces ir a solventar el tema a la sede central. Allí se sentían seguros. Para ello, determinaron que viajasen a Jerusalén Pablo, Bernabé y algunos integrantes de la comunidad de Antioquia:

“Se produjo un altercado y una seria discusión con Pablo y Bernabé, y determinaron que Pablo y Bernabé con algunos más de ellos, subieran a Jerusalén a consultar a los apóstoles y responsables sobre aquella cuestión” (Hech 15,2).

       Al llegar, tras los saludos, dar a conocer las novedades y recibir una buena acogida, los creyentes más afines a la ley religiosa fueron directos al grano y sentenciaron:

“Hay que circuncidarlos y mandarlos que observen la Ley de Moisés” (Hech 15,5b).

       Y ahí comienza la famosa asamblea de Jerusalén:

“Se reunieron entonces los apóstoles y los responsables para examinar el asunto” (Hech 15,6).

  1. Intervención de Pedro

       La asamblea se presentía borrascosa por tocar un tema tan espinoso. Pedro se personó allí. No era para menos. Se trataba de una cuestión esencial.  El texto apunta que en la comunidad oficial se armó la marimorena. La discusión fue a más. El ambiente alcanzó tal punto de acaloramiento:

“Como la discusión se caldeaba…”,

que Pedro tomó cartas en el asunto y salió a la palestra para defender la autonomía del proyecto y su independencia respecto al ideario religioso:

“¿Por qué, entonces, provocáis a Dios ahora imponiendo a esos discípulos un yugo que ni nuestros padres ni nosotros hemos tenido fuerzas para soportar? No, nosotros creemos que nos salvamos por la gracia del Señor Jesús, de la misma manera que ellos” (Hech 15,10-11).

       Pedro llama ‘yugo’ a las reglas religiosas. E indica con talento que los judíos se pueden sentir liberados al igual que los paganos. Sutilmente, presentó la libertad de los paganos como modelo a imitar por los judíos.

  1. Reaparece Santiago

       Pedro había salido de la comunidad oficial. Podía opinar. Su libertad le concedía ventaja. Pero, a pesar de su reconocida autoridad, no tenía la última palabra y no le correspondía decidir sobre la disyuntiva. Antes de que la asamblea alcanzara alguna conclusión, se esperaba el criterio de quien entonces la presidía. Y apareció de nuevo Santiago. Ni corto ni perezoso, tomó la palabra con un discurso que revelaba su posición. No desentonó lo más mínimo con las ideas que tenía cuando fueron en familia a echarle mano al Galileo. Eso sí, a diferencia de Pedro, eludió referirse a él.

       Empezó por llamar a Pedro por su antiguo nombre. Esquivó nombrarlo con el apodo que le puso su hermano y por el que era conocido por todos. Usó, por lo tanto, una forma más cercana al hebreo: Simeón. Recordaba así sus raíces y su fidelidad al mesianismo proveniente del AT. Acto seguido retorció y deformó por completo lo expresado por Pedro. Y, sin ruborizarse, se atrevió a poner en su boca una afirmación que él no había hecho: que Dios había elegido un pueblo para sí entre los paganos. Una idea claramente perteneciente al ideario religioso judío. Y contraria a lo manifestado por Pedro. ¡Un caso, el tal Santiago!

“Cuando ellos se callaron, replicó Santiago:
Hermanos escuchadme: Simeón ha relatado como Dios por vez primera se ha dignado escoger de entre los paganos, un pueblo para él(Hech 15,13-14).

       No contento con su capciosa entrada, buscó defender la falsedad expresada en ella citando a conveniencia un texto de Amós, de acentuado tinte nacionalista:

“Concuerdan con esto los dichos de los Profetas, como está escrito:
‘Después de esto volveré
Para reconstruir la tienda caída de David;
Reconstruiré sus ruinas
Y la pondré en pie
Para que el resto de los hombres busque al Señor,
Con todas las naciones que ya llevan mi nombre’  “(Am 9,11-12).

  1. Por decreto-ley

       Y para empatarla, tal vez creyéndose investido de un poder especial por ser hermano de quien era, resolvió de un tajo lanzando un dictamen de política barata:

“Por tanto, he resuelto yo que no se debe molestar a los paganos que se convierten a Dios; basta escribirles que se abstengan de contaminarse con la idolatría, de contraer uniones ilegales, de comer animales estrangulados o sangre; porque desde las primeras generaciones Moisés ha tenido quien lo proclame en cada ciudad, cuando se lee cada sábado en la sinagoga” (Hech 15,19-21).

       La resolución imponía a los integrantes de las comunidades griegas las mismas condiciones que los judíos exigían a los extranjeros residentes en Israel.

       Por si no bastaba, la asamblea decidió por unanimidad enviar una carta a las comunidades paganas con los acuerdos adoptados. No hay por dónde cogerla. Terminaba de la siguiente guisa:

“Porque hemos decidido, el Espíritu Santo y nosotros, no imponeros más cargas que las indispensables: abstenerse de carne sacrificada a los ídolos, de comer sangre o animales estrangulados, y de contraer uniones ilegales. Haréis bien en guardaros de todo eso. Salud (Hech 15,28-29).

  1. Los caciques de la religión

       En la comunidad oficial de Jerusalén presidida por Santiago no quedó ninguno de los Doce. Tampoco otros seguidores conocidos. Ni, desde luego, quienes habían demostrado la mayor fidelidad al proyecto: las mujeres. Es más que probable que la tradición recogida por Pablo naciera en ese entorno. Y poco importaba que Pablo hubiera sido transmisor de una tradición que encumbraba a la cúpula directiva de la comunidad de Jerusalén. Él mismo sufrió los embates de los responsables cuando llegó al mismo meollo de esa comunidad contando sus logros entre los paganos:

“Pablo, con nosotros, entró en casa de Santiago, donde estaban también todos los responsables. Los saludó y se puso a contarles punto por punto lo que Dios había hecho entre los paganos a través de su labor” (Hech 21,18-19).

       Una vez expuesto su informe, la cúpula directiva reaccionó como de costumbre: Primero, sacando a flote su vena religiosa. A continuación, restándole éxito al trabajo de Pablo a base de mostrarle unos mayores frutos. Después, poniéndole los puntos sobre las íes. Y por último, declarando su impureza y ¡ordenándole ir a purificarse al templo!:

“Al oírlo, alababan a Dios, al tiempo que le decían:
Ya ves, hermano, cuántos millares y millares de creyentes hay entre los judíos, pero todos siguen siendo fervientes partidarios de la Ley. Por otra parte, han sido informados acerca de ti de que a todos los judíos que viven entre paganos les enseñas a renegar de Moisés, diciéndoles que no circunciden a sus hijos ni observen las tradiciones. ¿Qué hacemos pues?”.

  1. ¡Al templo como penitencia!

       La pregunta con que termina la intervención de los líderes destaca por su carácter recriminatorio. Se adivina su deseo de rebajar a Pablo. No hace falta mucha imaginación para suponer que él lo escuchó con la cabeza gacha.

       Acorde con sus retorcidas intenciones, los mandamases, le aconsejan entre buenas maneras ir ¡a purificarse al templo! El consejito se las traía. Pablo tendrá que hocicar. Por si era poco, la purificación conllevaba un coste económico que afectaba a su bolsillo. Y como multa, también le tocaba apechugar con la tarifa sagrada correspondiente al religioso rapado de pelo de unos anónimos acompañantes:

“Por eso, sigue nuestro consejo: tenemos aquí cuatro hombres que se han comprometido a cumplir un voto; llévatelos contigo, purifícate con ellos y costéales tú el afeitado de cabeza; así sabrán todos que los informes acerca de ti no tienen fundamento, sino que también tú te comportas rectamente observando la Ley” (Hech 21,23-24).

       La actitud de los responsables resulta aleccionadora para los lectores. En especial, para saber de qué pie cojeaba la comunidad oficial. Estaban situados en las entrañas de la religión. Con los oídos bien cerrados a la propuesta del Galileo. Respecto a él y su mensaje no dicen ni mu. Señal inequívoca de que andaban completamente desatinados.

  1. Pablo explota y se libera

       Pablo tuvo que entrar por el aro. Aguantó lo que no está en los escritos. Pasó lo suyo… Hasta que también se le hincharon las narices. Al final del libro de los Hechos, Lucas cuenta cómo explotó:

“Por tanto, enteraos bien de que esta salvación de Dios se ha destinado a los paganos; ellos sí escucharán (Hech 28,28).

       Los religiosos han hecho oídos sordos al proyecto. Lo escucharán los laicos. Aquí se acabaron los impedimentos para Pablo. Ha conseguido la libertad. Ya no hay cortapisas para que proclame la sociedad alternativa, el reinado de Dios:

“Permaneció allí dos años enteros a su propia costa, recibiendo a todos los que acudían a él, predicando el reinado de Dios y enseñando lo concerniente al Señor Jesús con toda valentía, sin impedimentos (Hech 28,30-31).

       Así termina el libro de los Hechos.

       El proyecto destacó no por la implantación de nuevas reglas, sino porque las anulaba todas.

  1. Hasta Pedro se achantó

       El poder de Santiago se dimensionó hasta amedrentar al mismo Pedro. Cuenta Pablo en la carta a los Gálatas cómo Pedro, que departía y comía con gente laica, se comportó como un gallina nada más aparecer un piquete procedente de la comunidad religiosa de Jerusalén:

“Pero cuando Pedro fue a Antioquia tuve que encararme con él, porque se había hecho culpable. Antes que llegaran ciertos individuos de parte de Santiago, comía con los paganos; pero llegados aquellos empezó a retraerse y ponerse aparte, temiendo a los partidarios de la circuncisión (Hech 21,11-12).

       No solo Pedro se arrugó; con él también se acoquinó Bernabé y el resto de judíos. Según Pablo, la actitud acobardada de Pedro suponía un engaño. Se contraponía a la Buena Noticia. Y se lo dijo:

“Ahora que cuando yo vi que no andaban a derechas con la verdad del evangelio, le dije a Pedro delante de todos:
Si tú, siendo judío, estás viviendo como un pagano y en nada como un judío, ¿cómo intentas forzar a los paganos a las prácticas judías?” (Hech 21,14).

  1. ¿Religión…

       El libro de Hechos presenta evidencias abrumadoras respecto a la barrera que representó la tradición en los primeros pasos de los discípulos. Sobran argumentos que demuestran la resistencia de la religión ante el empuje inicial del proyecto. La maniobra para neutralizar su fuerza arrolladora consistió en adueñarse de él. Y lo injertaron en la creencia tradicional con tal de tenerlo sujeto e impedir su evolución. Para que la operación triunfara resultaba imprescindible ocupar los principales focos del poder y contar con influencia suficiente para vencer cualquier intento de salir del redil y alcanzar autonomía respecto al poder central.

       Adscribirse a la religión no comportaba grandes compromisos. Bastaba cumplir con los ritos, las reglas y el culto. Lo acostumbrado. Era suficiente con dejarse llevar por la corriente de la tradición. La religión resulta cómoda. Se reguarda en la interioridad individual. Crea en cada creyente reservas espirituales inmunizadas contra el pensamiento crítico. Bloquea, así, las dudas y los interrogantes capaces de sorprender con nuevos horizontes.

       La religión acepta el sistema. Lo defiende. Lo reafirma y consolida. El sistema lo agradece. La protege. La alimenta. Se comportan como perfectos aliados. Religión y orden establecido fomentan el individualismo. Las vías asociativas, salvo las económicas, son peligrosas para ambos. La religión promociona la espiritualidad, la mística, la contemplación, el hablar de Dios. Da prioridad a lo volátil y se despega del suelo. Pero es sobre el terreno donde se cuece la historia y se enquistan los problemas. En las bajuras arraigan las injusticias, la miseria, el hambre, la desesperanza… La religión se camufla. Finge no verlo. No arriesga su posición acomodada. Como el mundo vegetal, elige plantarse. Crece, se presenta con apariencia frondosa, pero teme la andadura. Carece de proyecto. Lo confía al más allá. El más acá queda reducido a la “cueva de bandidos”.

       La comunidad oficial presidida por Santiago lucía al de Nazaret en su pancarta de cabecera, pero como reclamo. Con ese señuelo perseguía captar fieles seguidores de la Ley y ocupar espacios de poder ante la llegada del Reino de Dios. Contaba con casi todas las bazas para ganar cualquier pulso. Y se instaló como un muro de apariencia infranqueable. No llegó a percibir que la propuesta del Galileo había cuarteado ya sin remedio… todos los muros.

 

  1. … o Proyecto?

       El credo religioso no aceptaba que el reinado de Dios hubiera llegado ya. Y mucho menos, como lo había planteado el Galileo. Él no lo esperó. Pensó en la inutilidad de la espera. El pueblo había aguantado ya años y más años… ¡Siglos! Y sin resultados. Su esperanza resultó infructuosa y frustrada una y otra vez. Los muertos de hambre estaban empachados de esperanza. El de Nazaret se dio cuenta de que el reinado de Dios nunca llegaría de lo alto. Ni tampoco la justicia se alcanzaría desde la reforma. Y se empeñó en la locura de poner en marcha el embrión de sociedad alternativa. La llamó con la expresión al uso con la que todo el pueblo anhelaba un cambio radical: el reinado de Dios. Aseguraba la libertad. La no intervención de Dios la garantizaba. La actividad era asunto humano. Se trataba de establecer un gobierno capaz de acabar con la miseria y el hambre. El gobierno de la libertad, la justicia y la igualdad. E hizo realidad su empeño. Proclamó a bombo y platillo la Buena Noticia de la llegada de ese marco social e inició su andadura invitando a algunos amigos a adherirse a su proyecto. Y unos cuantos hombres y mujeres le dieron su adhesión. Ese fue el comienzo. Él confió en un desarrollo humilde y eficaz de esa primera célula.

       El espacio propio de los seguidores fue la casa; no, el templo. El Galileo era laico. Quienes le siguieron, también. No fundó ninguna religión ni instituyó ritos ni cultos ni actos sagrados. Él, que había salido de las cloacas donde se asfixian los despreciados, se rebeló contra todo conformismo. Y enfiló hacia la vida tirando con arrojo de quienes le siguieron.

       La religión, como el sistema y el miedo que ambos diseminan, pinta en oscuro e impone la inmovilidad. La vida, en cambio, como la libertad que la caracteriza, irradia luminosidad y despliega dinamismo. El sistema sombrío se empeña en ocultar la vida. Pero la negrura se desvanece al amanecer. La Vida plena, luz para el ser humano, no se deja enterrar:

“Él (Proyecto) contenía vida
y la vida era la luz del ser humano:
esa luz brilla en la tiniebla
y la tiniebla no la ha apagado” (Jn 1,4-5)
“Yo soy la luz del mundo; el que me sigue no caminará en la tiniebla, tendrá la luz de la vida” (Jn 8,12).

       De ahí que la libertad, la justicia y la igualdad se elevaran en ese Proyecto a rango de sagradas. Libertad, justicia e igualdad posibilitaban la Vida individual y colectiva en plenitud. La auténtica, la no adulterada; la única merecedora de ese nombre: VIDA.

       Sordos, ciegos, paralíticos, leprosos, mutilados, fanáticos, violentos, prostitutas, descreídos, gente impura, marginados de todo tipo, castigados a la incomunicación y condenados a no poder integrarse en el Reino por venir, tuvieron preferencia para incorporarse a la sociedad alternativa inaugurada por el Galileo. Era la prueba incontestable de que el tan anhelado reinado de Dios ya estaba en marcha:

“Id y contarle a Juan lo que estáis viendo y oyendo:
ciegos ven y cojos andan,
leprosos quedan limpios y sordos oyen,
muertos resucitan
y pobres reciben la Buena Noticia” (Mt 11,4-5).

       La religión promete una salvación en el más allá. El Galileo mostró, sin embargo, que la salvación ha llegado ya. Su propuesta de sociedad alternativa la pone a la mano. Es comprobable y tiene consecuencias positivas inimaginables. La religión ofrece a cada fiel a sus normas y credos una vida para después de la muerte. El de Nazaret aseguró que la vida definitiva ha comenzado aquí. Es social, se puede tocar, sentir, disfrutar. Basta salir de la parálisis y aceptarla.

       Santiago, el hermano del Galileo, apostó por la religión. La comunidad reunida en casa de María se decantó por el proyecto. Allí se dieron los primeros pasos. Allí nació Marcos. Su extraordinaria pedagogía contribuyó de manera especial a la expansión del mensaje. Fuera de las fronteras de Israel brotó la pionera comunidad de Antioquía.

       Las cosas, entonces, no fueron fáciles. Tampoco, ahora. La decisión siempre cuesta. Mientras se adopta y aparece la luz, tal vez convenga ir resolviendo interrogantes.

27 comentarios

  • M.Luisa

    Disculpas anticipadas pero me resulta   apropiado este hilo para  insertar una  pequeña crónica.

    ————————————-

    A   la llegada el cansancio delataba  los madrugones  y las largas caminatas por los caminos pedregosos  en Medjugorje,  pero por lo esperado del recibimiento  de quien, de vuelta a casa,  llegaba ,  fue por mi parte gozoso y agradecido.

    Luego, fotografías, encuentros, relatos típicos,  grabaciones, experiencias de videntes etc., etc., que les voy a contar, que ustedes no sepan! ah! Curioso me pareció cuando supe que con la expedición iba el anterior ministro del interior, don  Jorge  Fernández Díaz,  quien como se sabe condecoró a la Virgen  de Málaga, si no recuerdo mal,  con la cruz de plata de la guardia civil.

    En fin,  yo, que aparte de respetar, aunque tristemente,  estas situaciones también las analizo. Para ello , y gracias a la tecnología digital  este mismo día,   entró en escena,   otros elementos  de actualidad. Porque en  medio del cambio de impresiones  que por mi parte todas eran de carácter proselitista,  se me invitó a ver el video en el que , la periodista  Cristina Fallarás,  no sé si la conocerán  pero se habla de que  entrará en la nueva dirección de TVE, por eso hablaba  antes de actualidad y de lo ventajoso de estas maquinitas ( según como se mire, claro) que nos ponen al día,  pues  bien,  lo que en ese video,

    http://www.periodistadigital.com/periodismo/periodismo-online/2018/07/06/el-alegato-contra-la-virgen-de-fallaras-la-nueva-consejera-podemita-en-rtve-fijate-que-guarras-ademas-gozamos.shtml ,

    expresa la periodista en cuestión, es la antítesis  de lo que sobre la Virgen estaba hasta el momento oyendo y escuchando.

    En conclusión,  son dos modos distintos de tratar el problema: Uno/ el horizontal, sin mediación ninguna  y dos/el vertical con ella,  cuya mediación y además es patriarcal y sacerdotal.

    En el primero, el concepto de  Virgen es comprendido  desde el estatus histórico de  madre,  como la Madre de Jesús.  El segundo, verticalista,  desde el concepto de Virgen tomado desde la idea de Madre de Dios. La pugna está servida

  • oscar varela

    No, No hay caso. Youtube te hace comer desde el anti-pasto.

    La REDACCIÓN ATRIO puede borrar la errónea repetición. Gracias!

  • oscar varela

    Para ir directamente a las BIENAVENTURANZAS el link es:

  • oscar varela

    Hola!

    1- El rasgo a rescatar de estas cosas de Salvador,

    es el “lío” que se les arma al gentío.

    2- Hace unos cuatro años me habían pasado las Conferencias de Juan Mateos. Por Audio defectuoso, y yo sordina, renuncié.

    3- Ahora me anotician que cliqueando “youtube conferencias de Juan Mateos” se las obtiene con un Audio suficiente para mí.

    4- De entre ellas rescato las 6 Entregas (aprox. 14 minutos c/u) sobre LAS BIENAVENTURANZAS. Están secuencialmente entregadas sin tener que intervenir para pasar de una a otra.

    5- Se comienza con la PRIMERA en este Enlace (link):

    6- Es de notar que Jesús andaba:

    más preocupado

    – por el DINERO

    – que por el Espíritu Santo

    7- Cualquiera semejanza con nosotros

    es tan solo mera coincidencia!

     

    8- ¿O no?

  • Inmaculada Sans Tache

    Salvador yo también tengo la cabeza hecha un lío como dicen Carmen y alguien más. La teología que me predicaban partía de una premisa: lo dicen las sagradas escrituras, por tanto es cierto pues las sagradas escrituras son palabra (inspirada) de Dios, es decir se trata de un círculo que se autojustifica. Constantemente se acude a citas muy precisas de las escrituras para justificar afirmaciones como rotundamente verdaderas, y cuando no se acude a interpretaciones, que no estoy  convencida que quisieran utilizar los que las escribieron y que más bien reflejan una cosmovisión adecuada a la época. Por ejemplo, recuerdo, no sé exactamente la localización precisa, cuando en los Hechos se menciona el episodio de Ananías y Séfora que son pulverizados por el Espíritu Santo al negarse a poner sus bienes en común con la Comunidad. Yo no creo en absoluto en la literalidad del hecho y creo, más bien, de que se hace correr esa idea porque pareciera que no fué tan voluntaria e idílica esa historia de puesta en común de los bienes. En fin Ya Albert Schweizer concluyó que es muy difícil llegar a un conocimiento riguroso de la vida del Galileo. Creo que hay que acudir a investigadores independientes como muchos de los que hay en JESUS SEMINAR o aquí en España al profesor Antonio Piñero y colaboradores para tener un poco más de material para ir adquiriendo un criterio más amplio sobre este asunto, si esperar tener definitivamente la última palabra ni la verdad total. Si prescindimos de la disciplina dogmática, de Jesús cada cual tendrá una imagen que cuadre más con sus deseos y con su estado actual de progreso espiritual y que resuene profundamente en su corazón. Decía, más o menos, Theilard de Chardin ” …recuerda cuanto te angustie e inquiete es falso, te lo recuerdo en nombre de las leyes de la vida y de las promesas de Dios…” y también ” en el fondo de tu alma, coloca antes que nada ,como fuente de energía y criterio de verdad, todo aquello que te llene de la paz de Dios…”.

    • Salvador Santos

      Hola Inmaculada

      A mi juicio, existe una prueba irrefutable que determina si el mensaje del Galileo que se presenta es el auténtico o está trucado. LO CONFIRMARÁN LOS INSIGNIFICANTES, los que el evangelio llama POBRES:

      “Y a los pobres se les anuncia la Buena Noticia”.

      El mensaje no es nada abstracto ni separado de la vida. Ha de ser entendible, preciso y referirse a la realidad humana con sus circunstancias concretas. Si el mensaje responde a lo que ellos, LOS INSIGNIFICANTES, anhelan, estamos en el camino. Si no es así, ¡OJO!, quieren darnos gato por liebre.

      Un cordial saludo

    • Mª Pilar

      Copio de Inmaculada S.:

      …recuerda, cuanto te angustie e inquiete es falso; te lo recuerdo en nombre de las leyes de la vida y de las promesas de Dios…” y también ” en el fondo de tu alma, coloca antes que nada ,como fuente de energía y criterio de verdad, todo aquello que te llene de la paz de Dios…”.

      Más claro… agua. Antes de empaparse de la Escritura (que nada tiene de sagrada) impregnarse de las Palabras del Galileo. ¿cuales son? Aquellas que encajan con toda suavidad..:

      ¡Con su vivir y hacer!

      Esas, seguro, inundarán el espíritu de paz, energía, gozo, y nos impulsaran a entrar en nuestro interior… en absoluto silencio y..:

      ¡La Palabra se ilumina!

      Y para mí, es básico, discernir aquello que entra en ese mundo de… “la forma contar lo acontecido”.

      Cada persona tiene capacidad para comprender, si es “armonioso” lo que nos “cuentan” con la realidad de la vida.

      Cuando empecé a leer la Escritura, y me encontraba …Por ejemplo:

      “En tiempos de Moisés, el pueblo luchaba encarnizadamente contra otro pueblo… Moisés oraba con las manos en alto, pero la contienda fue larga y Moisés cansado, bajaba sus brazos; los que estaban junto a Moisés contemplando la lucha, comprobaban, que cuando él baja sus brazos, su pueblo perdía la contienda… entonces, los hombres que le acompañaban, le sujetaban los brazos en alto, y su pueblo volvía a ganar…

      Mi pensamiento era… no comprendo a un “dios” así… apoya a los que rezan suplicándole que triunfe… “su” pueblo… y masacra al otro.

      ¿Qué clase de “dios” sería, si actuase solo atendiendo nuestras súplicas siempre interesadas a nuestro favor?

      Desde muy niña, siempre… sin poderlo evitar… estaba del lado de los siempre masacrados en nombre… de cualquier poderoso, totalmente alejado del sentido de justicia, honorabilidad, y sobre todo:

      ¡¡¡Sentido común!!!

      Y la Escritura, si la seguimos al pie de la letra… tiene muy poco sentido de la verdad, la justicia, la paz, el Amor.

      ¿Quien quiere un “dios” hecho a nuestra imagen y semejanza?
      mª pilar

    • Me encanta leer que no soy la única persona que no entiende.
      Lo mío es desde que recuerdo. No entendía que hacía ese señor tan malico en la cruz. La corona de espinas me aterrorizaba. Luego me dijeron que era porque éramos malos. No entendí. Tengo la suerte de haber estado rodeada de gente buena.
      Ya más mayor, no había manera. No veía a ese Jesús que me contaban como un minso sufridor. Lo veía como una persona que había que tener cuidadico con ella. Me encantaba lo del látigo en el templo.
      No entendía por qué había que ser pobre para ir al cielo. Cuando tuve mi primer hijo ya, o sea, ese padre , cómo pudo?
      No entendí nunca la obsesión con los primogénitos, a Abraham jamás lo entendí.
      No podía entender lo del pecado de la manzana aquella y pensaba : y yo qué tendré que ver en eso. Me fastidiaba un montón lo de parirås a tus hijos con dolor.
      Nunca me sentí pecadora, jamás. Y sí Muchas veces culpable por haber hecho daño queriendo o sin querer.
      No entendía el infierno, ni las bulas aquellas para poder comer carne en cuaresma. Nunca acabé de creer eso del cuerpo y la sangre, entiendo una cena como una reunión familiar o de amigos.
      Por qué me tenía que confesar? Qué le importaba a un desconocido? Por qué un cura católico no se podía casar y uno protestante sí?

      Así que cuando leo estás cosas…
      Porque no era tan rara como me he sentido durante aaaaaaañosss.
      Y , a todo esto, me sentía fascinada por la figura de Jesús.
      No quiero saber qué hizo Jesús a lo largo de su vida. No es eso.
      No te lo sé explicar.
      Pero te aseguro que como yo hay un montonazo de personas. No sé trata de saber exactamente qué hizo. Intento saber qué hay detrás de todo esto. Cómo empezó, por qué empezó, cómo hemos llegado hasta aquí.
      Qué hemos hecho entre todos con ese mensaje tan precioso? Por qué?
      Y en esas estoy.
      Lo conseguiré. De momento ya no me considero un perrico verde.
      Besos.

      • No hay manera
        El Se siempre sale sé.
        Sorry.

        Y ya que estoy, lo del espíritu Santo y el Papa como representante del mismo Dios en la tierra…eso es que clama al cielo, vamos
        No sé cómo se atreven.
        Y esta vez si es sé, bueno , es no sé

  • A veces le he comentado a personas que entienden de esto, pues es que el evangelio de Juan es que ni me gusta ni lo entiendo. La respuesta ha sido: no está escrito para que tú lo entiendas, está dirigido a personas cultas de aquel tiempo que dominaban el griego y la cultura griega. Pues que lo zurzan, y se terminaba la conversación.

    Tengo que entender que el evangelio de Marcos está escrito para que personas sencillas de cabeza como yo, pero en su tiempo lo entiendan? Porque los otros dos se nutren de él y de un texto que no llegué a saber si existe o no que le llaman Q.

    Entonces, tengo que entender que su lenguaje es tan simbólico como puede ser el del éxodo? Porque tengo claro que todo el antiguo testamento va un poco de eso. Quiero decir, alguna cosa histórica habrá, pero poca.

    Es decir, todo hay que interpretarlo según determinadas claves?

    Pues me río yo de : palabra de Dios, te alabamos señor…

    Palabra de hombre, que decía aquel señor

    Anda que te voy a volver loco.

    Me encanta tu visión del evangelio. No te enfades si la palabra no te gusta. Escribe la que quieras.

     

    • Salvador Santos

      Hola Carmen

      Pondré un ejemplo. Imaginemos que dentro de dos mil años, después de un desastre global que ha dejado pocos restos de nuestra incivilización, aparece un trozo de periódico local donde se lee:
      “…el carrilero corrió la banda; llegó al pico del área; con un quiebro de cintura dejó tirados a dos defensores; entró hasta la línea de fondo y tiró el pase de la muerte y el medio centro, que venía embalado, soltó un disparo que pegó en la cruceta. El lateral derecho se lanzó en plancha al rebote desde el punto fatídico y coló el cuero junto al palo izquierdo sin que el meta pudiera hacer nada por evitarlo”.
      El el año cuatro mil cien, alguno de los mensajeros del miedo podrá decir es un texto complicadísimo y que se trata de la guerra de civilizaciones. Cualquiera de nosotros sabe, sin embargo, de qué va el tema. Es algo más sencillo.
      Tengo en casa seis CDs con la voz de Juan Mateos explicando de cabo a rabo el evangelio de Juan. Es una maravilla. Y lo entiende cualquiera. Juan Mateos venía a Murcia todos los años en verano. Hay unas cuantas comunidades que convivieron con él muchos años y conocen perfectamente el contenido del cuarto evangelio.
      El conjunto de libros que conforman el AT se escribió durante siglos. Incluye mucho dato histórico, mucha épica, poesía, duplicados, simbolismos, datos geográficos, cánticos, denuncias, esperanzas… Palabras de Dios no hay ni en el Antiguo ni en el Nuevo Testamento. Los textos dicen que todo es palabra de Dios como manera de convertir el libro en intocable. Pero para entenderlo hay que tocarlo bastante.
      Un ejemplo: No hubo paso del mar rojo. Hubo una desbandada de esclavos que aprovecharon una circunstancia histórica de debilidad en Egipto para salir por piernas. El grueso de estas tribus atravesó lo que es hoy el canal de Suez, entonces llamado Lagos amargos o Mar de las Cañas, una zona inundada que cuando recibía el viento del desierto, bajaba el nivel de las aguas y permitía cruzar desde Egipto al desierto con facilidad. Para darle valor al hecho solo bastaba la exageración.
      Las cosas son muy sencillas cuando se conoce su explicación. Quien la ignora se escuda en el Misterio, en la metafísica o en el Todo. O, incluso, se atreve a largar algún disparate, como que se trata de la guerra de civilizaciones lo que es una simple narración de un partido de fútbol.
      ¡Qué le vamos a hacer! Habrá que tener paciencia.

      • Alberto Revuelta

        Oye, Salvador, como a tu laguero del año cuatro mil te he encontrado como Salvavador Santos, policia jubilado en un novelón de quinientas páginas de seríe negra. “La novia gitana”. Acaban de publicarlo. Me he reído al verte por aquí, lejos de Murcia y del Campo de Gibraltar. Buena semana y 7n abrazo por el recuerdo y el gusto que da leerte.

      • Salvador Santos

        Hola Alberto

        Ignoraba que estaba repetido. ¡Mira tú por donde!

        Yo también disfruto de lo lindo leyéndote. Tus relatos son una delicia. Relajan, emboban y dibujan, quiera él o no quiera, la sonrisa en el lector.

        Hasta el 2005 viajaba a menudo a Sevilla. No he vuelto desde entonces. Si alguna vez anduviera cerca de allí intentaré conectar contigo para seguir disfrutando mientras nos tomamos unas cañas.

        Un fuerte abrazo.

      • Eso lo entiendo.
        Mi siguiente pregunta es:
        En las primeras reuniones de cristianos, entiendo que no había textos escritos porque no se habían escrito todavía.
        Cuándo empezaron a utilizarse en las reuniones los textos escritos? Creo recordar que hubo un concilio en el siglo II o por ahí en el que se eligieron los cuatro evangelios canónicos. Luego ya existían. Desde cuándo existían? Quiénes los guardaban?
        Es que no acabo de entender.
        Se perdieron? Se conservan,? Porque los judíos son de muy guardar sus papeles. Se perdieron cuando todo el jaleo del templo del año 60 y tantos?
        Todo esto de los manuscritos del Mar Muerto, Por qué fue un descubrimiento tan importante? No sé tenían copias? Los cristianos no las guardaban?
        La biblia tal y como la conozco se diseñó en ese concilio del siglo II? Yo diría que en ese concilio como que se definió el cristianismo.

        Si te estoy volviendo un poco loco, o Bastante, dime qué libro puedo leer sobre cómo se fraguó el cristianismo. Así te dejo tranquilo.
        Gracias por tu paciencia
        Un abrazo.

    • Salvador Santos

      Cuando leo tu pregunta, observo que no es una pregunta, sino un racimo.

      Allá voy:

      En las primeras comunidades, muy pocas, primero se vive; se vive a escondidas y con miedo. Allí se alientan unos a otros, se comenta, se recuerdan experiencias, se repiten cosas y sucesos. Y se les van dando forma. Las repeticiones van conformando un embrión oral.

      A mi juicio, es el texto de Marcos escrito hacia el 41, el que empieza a circular por las comunidades (Dos artículos: ‘Quién era Marcos’ y ‘Una fecha para Marcos’ hablan sobre autor y fecha de composición). El texto lo explicaba un personaje cuya función fue determinante para la evolución del mensaje y los escritos: EL LECTOR (artículo: ‘Excelentísimo Teófilo’). El Lector era alguien que, además de saber leer y escribir, entendía al detalle el mensaje y lo explicaba a los colectivos de seguidores en la casa donde se reunían. Estos personajes hacían copias y las guardaban. En el siglo primero ya circulaban los tres primeros evangelios. Juan se escribió probablemente a finales del s. I.

      Se empezó a fijar lo que se llama el canon (‘regla’) de los libros del NT en el siglo II. No se confirmó oficialmente la inclusión en ese canon de la totalidad (27) de los libros hasta el siglo IV. El manuscrito más antiguo que contiene al completo todos los libros del NT, el llamado Sinaítico, pertenece al siglo IV.

      Los manuscritos encontrados en Qumrán son importantes porque ayudan a saber de la secta que los escribió: los esenios. Permiten conocer mejor la época en que vivieron. Las copias de libros del AT que hicieron, confirman la autenticidad del texto. En una de las cuevas, la siete, se encontró un fragmento de papiro conocido como 7Q5. Un tal J. O`Callaghan identificó lo escrito en él con dos versículos de Marcos.

      Normalmente, se habla de cristianismo como referencia a una religión. Seguimos ahí la línea marcada por Santiago. Si, en cambio, nos referimos con ese término al proyecto tal como lo vivió la comunidad de María, cuya expresión se plasma en el evangelio de Marcos, nos situamos en las antípodas de la religión.

      Conforme vayas avanzando en la lectura del libro irás comprobando la diferencia entre religión y proyecto. Tere, la que menos estudios tenía, será de las que mejor entiendan a Marcos. Al final hay otro personaje, el Boina que, sin haber entrado nunca en una iglesia, sintonizaba con Marcos a la perfección sin haberlo leído siquiera.

  • Salvador.

    Estoy totalmente atrapada por tu libro. Aquí, en mi playa.

    Se lee muy bien.

    • Salvador Santos

      Buenos días, Carmen

      El mensaje del Galileo impresiona una vez retirada la costra religiosa adherida a él durante siglos.

      Disfruta en tu playa

      • Es alucinante
        Lo del poder… todo
        Parece imposible que pese a todo, no sé. No me atrevo a decirlo.
        Qué quiere decir exactamente qué marcos escribió al estilo de su época
        Qué estilo era exactamente?

    • Salvador Santos

      Hola Carmen

      Marcos escribió para gente sencilla. Usó el lenguaje que sus lectores mejor entendían. Un griego más cercano a gente de pueblo que a un maestro en literatura. Su estilo está muy próximo al lenguaje hablado. Cuando presenta a un personaje no pretende retratarlo, sino sacar a la vista sus sentimientos, sus temores, su ansiedad, su alegría. No trata de reproducir un hecho histórico, sino sintetizar en una acción, sin importarte que sea inventada, lo que ocurre en realidad. Los personajes son, por tanto, en muchos casos, representativos.
      En el relato del paralítico (2,1-12) llevado entre cuatro quiere representar a la humanidad (cuatro puntos cardinales) decaída y sin capacidad para ponerse en pie y recuperar su dignidad. A veces la representatividad es doble, como ocurre en la narración de la mujer con hemorragias (5,24-34). Este personaje femenino representa la historia paralela de mujeres y pueblos que se desangran sin que nadie ponga remedio.

      Un ejemplo de cómo elaboraba un relato explicando una situación.
      1.Los discípulos quieren a las masas porque les interesan para sus planes de rebelión contra los romanos.
      2.Al Galileo le interesa el compromiso individual al que invita con ejemplos (parábolas)
      3.Los discípulos no están de acuerdo con ese planteamiento. Piensan que sin el concurso de las masas no tienen nada que hacer e irán todos al abismo. El proyecto desaparecerá.
      4.Hay un encontronazo y una seria discusión entre el Galileo y los discípulos.
      5. Marcos compone el relato de una tempestad sobre la barca (la barca representa el proyecto incipiente: al colectivo Galileo-discípulos).
      6. Según ese relato, los discípulos no saben reaccionar. El Galileo logrará resolver la situación.

      En aquella época el mensaje expuesto así se entendía a la perfección. Pintar una barca sobre un mar encrespado y a Jesús con los brazos abiertos calmando la fuerte marejada, y entender que Jesús tenía poderes divinos por lograr un milagro sobre las fuerzas de la naturaleza es absolutamente equivocado.

      Otro ejemplo: Había un lugar al sur de Jerusalén llamado Ge-Hinnûm o Valle de Hinnon. En griego se decía Gehenna. Allí había un gran basurero. Y como todos los antiguos basureros, los hemos podido ver en España en épocas pasadas, siempre estaba ardiendo como manera de ir deshaciendo la basura. Era un lugar asqueroso y pestilente. Cuando el Galileo decía de algunos que se iban a ir a la gehena, no hablaba de ningún infierno. Quería decir que se IRÍAN A LA MIERDA. Quienes inventan un lugar llamado infierno son los que tienen un interés desmedido por inocular miedo. Ese no es Marcos. Son otros, contrarios a Marcos. El estilo de Marcos es más sencillo y más claro. ¡A la mierda! Lo entiende todo quisque.

  • M.Luisa

    Pienso que la sociedad alternativa propuesta por el Galileo con miras al Reino está formada de modo personal, es decir, no tanto por la suma de individuos sino tomando de raíz la realidad humana en cuanto, por ser abierta, está vertida a los demás formando comunidad.

    Es curioso porque esto casi me  retrotrae otra vez a la cuestión sobre la idea del sentido común que nos despejó ya el otro día S. Santos. Y es que visto desde esta otra dimensión humana, la social, el sentido común no es tanto  “tener” algo en común con los demás sino justamente al revés, tener un modo de ser que es  formalmente común con el ser de los demás y esto sólo es posible porque la realidad humana es abierta …ahorrándose  así todo tipo de ritual.  Lo complementario y lo propio de si su realidad se  concibiera cerrada  restringida sólo a la  “imitación” pero la Buena Noticia precisamente por serlo  a lo que nos abre no es a la imitación sino  al seguimiento dado.

  • Mª Pilar

    Leyendo en profundidad este art. me reafirma, en la lejanía que me mostraba la lectura de la Biblia, con el:

    ¡Proyecto de Vida, que Jesús nos mostró!

    Hace ya muchos, muchos años… estaba haciendo un cursillo intensivo, para poder integrarme en los /las propagandistas de A.C.

    La persona (de entre todas las que lo impartían) que más encendía mi corazón, era un cura de vocación tardía, profesor en la Universidad de Zaragoza, por el fuego cálido que le salía del alma cuando hablaba de Jesús el Galileo.

    Le solicité una entrevista, y mi pregunta fue:

    ¿Cómo puedo llegar a conocerle tan profundamente, que sea la fuerza de mi vivir, el camino, la razón de mi vida?

    Su respuesta fue:

    Puso en mis manos un librito pequeño de los cuatro Evangelios, diciéndome:

    “No lo leas como un libro de principio a fin, léelo, para saborear lo que va desgranando, sumérgete en aquello que te estruje el alma, lo repitarás una y otra vez hasta que te cale en el alma”.

    Cuando leía la Escritura… me asombraba como su Dios, para entregar un pueblo a los “suyos” acababa con todo lo que se encontraba en su camino.

    Y por esa razón, siempre he preguntado a los profesores de Teología: “Porque la mitad de los ritos que los cristianos seguíamos, salían de esa Escritura, y solo leíamos una lectura recortada de las Palabras de Jesús”.

    La respuesta era asombrosa… Porque tenemos que saber de donde venimos.

    Estoy totalmente de acuerdo con Olga; los judíos ya tienen su religión; pero lo que Jesús nos dejó, está muy lejos de ser parecido a lo que ellos creen… y por eso lo mataron… Era un claro inconveniente para la vida de sus templos y sus políticas.

    Jesús el Galileo, tiraba por tierra todo sus entramados… Lo que la “iglesia hizo desde que apareció “Constantino”… todo se convirtió… en otra cosa-causa.

    El Proyecto de Vida de Jesús tiene tanta fuerza en si mismo, que a través de los siglos, sigue abriéndose camino por medio de aquellas personas que no pueden pasar de largo cuando se les incrusta en sus entrañas.

    Leyendo este art. iba viniendo a mi mente tantas vivencias, tantas experiencias vividas, al encontrar a lo largo de mi vida, con espíritus llenos de esa fuerza en el Proyecto salvador de Jesús, precisamente para:

    ¡Los fracasados de este mundo, no porque ellos así lo quieran… sino porque los poderosos de todos los tiempos, se encargan de utilizarlos para agrandar sus bienes explotándolos!

    ¡Gracias Salvador!

    Nos lo explicas como si nada ocurriese… pero si ocurre.

    Que su mensaje crece y se multiplica, porque tiene una fuerza en si mismo… y que a pesar de todos los montajes de este mundo:

    ¡Nadie lo ha podido parar! 

    Lo que está muy claro es… que es mucho más exigente seguir su Mensaje… que pertenecer a los cientos de iglesias que viven de su manera de interpretarlo.

    Un abrazo entrañable.

    pili-mª pilar

  • Salvador, me ha parecido que llegas a una conclusión que, para mí, es desconcertante. No se exactamente el porqué me ha desconcertado.

    Lo leeré despacio este fin de semana, junto con el capítulo de la teología de  lliberación del señor Tamayo. Me parece que van a estar muy relacionados los dos textos.

    No sé prácticamente nada de ese tema. Me apetece aprender un poquito.

    Un abrazo

    • Es que lo que he entendido así, a primera lectura es que Jesús fue un líder, digamos social, con su visión particular de Dios
      Pero no me cuadra del todo. Porque, claro, a lo mejor es que no sé qué es un profeta . Jesús tiene toda la pinta de que creerse el profeta del judaísmo del final de los tiempos o como se llame.
      Y eso es cierto, no puede ser que no se considere a sí mismo un líder religioso. O si?
      Qué es un profeta?

      Es a la vez las dos cosas? No entiendo.

      A lo mejor es sencillamente alguien que rompe muchos esquemas. Al menos los míos.
      Entonces, todo ese jaleeeeeeo de Pablo y la nueva religión cristiana? Porque para mí que está convencido de que Jesús era el hijo de Dios. Y todo eso de la redención…
      De dónde salió?
      Jesús dijo alguna vez que era hijo de Dios?
      Me refiero a más hijo que ustedes o yo.
      Porque el padre nuestro está claro: padre nuestro.
      Como ves, tengo un poco de jaleo.
      Personalmente ya sabe todo el mundo lo que pienso. Pero encuentro todo esto apasionante.
      Y quizás entienda algo más todo eso de la teología de la liberación. Lo que no entendería entonces es la palabra teología aplicada a este término. Me provoca una confusión enorme.
      Y eso es todo.
      Leeré despacio, lo mismo me entero mejor.
      Un abrazo.

      • Salvador Santos

        Hola Carmen

        A mi juicio es desacertado considerar al Galileo un líder social. Le aplicaríamos un concepto actual que reduce en demasía lo que hizo.

        Para ser breve (mi ojo no da para mucho ahora), diría que Jesús, el Galileo, es un ser humano que apostó por presentar una alternativa a este orden injusto. Consideró que la reforma, aunque necesaria, no bastaba. Las estructuras antiguas (‘odres viejos’) no soportan la vigorosa novedad de su proyecto (‘vino nuevo’).

        Te recuerdo el artículo ‘Profeta’. Si no recuerdo mal, dialogamos en ese artículo y te invité a comer. Una mariposa en media bola de cristal sobre mi mesa me lo recuerda. Recuerda: El profeta es un ‘Boca’, el que habla por otro. El término ‘hijo’ designa en la mentalidad del NT a uno que se parece a su padre. ¡Por lo que hace!

        En el AT aparecen tres promesas asociadas a la figura que debía instaurar la época definitiva, la que otorgaría la supremacía a Israel, el llamado Mesías: Un rey davídico; un profeta y un sacerdote. Los dos primeros títulos se atribuyen al Galileo en los evangelios. Del último, el Sacerdote, no se dice ni pío. El título de Sumo Sacerdote se lo endilga al Galileo la famosa carta de Pablo a los Hebreos, que ni es una carta ni es de Pablo ni está dirigida a los hebreos. Pero ese es otro asunto.

        Es lógico que tengas un jaleo en la cabeza. Nos han desinformado a través de tópicos, de mensajes publicitarios, de lemas, de consignas, de clichés aplicados a personas y situaciones. El jaleo requiere un trabajo de fontanería para desatascar tuberías y generar nuevos circuitos a la comprensión. Enn esas estamos.

        Otro abrazo, Carmen

    • Ok
      Es que en mi cabeza aparece la palabra profeta y … pues tengo los clichés que tengo
      Pues sí. En esas estoy, pero uf.

      Me encanta lo de ni es de Pablo, ni es carta ni es a los hebreos. Me consuela cuando me doy cuenta que no tengo ni idea. Porque yo creía que era carta, era de Pablo y era a los hebreos. Cosas de la desinformación.
      Pues si. Se queda corta la palabra. Tienes razón. Es algo más profundo.
      Besos

  • olga larrazabal

    Encuentro genial y muy aterrizada la interpretación de Salvador Santos del proyecto de Jesús.  Porque si hubiera venido a montar una  religión, el judaísmo bastaba y sobraba.  Tenía rituales, sacrificios, marcas físicas, espiritualidad, mandamientos morales, clase sacerdotal y su único gran problema es que era hereditaria y hecha para un pueblo específico, que tenía y tiene ambiciones con respecto a su ubicación en el mundo.

    En cambio el proyecto de Jesús del Reino de Dios en la tierra, se sacude de la ritualidad y entra en la individualidad conviviendo en sociedad con valores íntimos y a la vez sociales.  Así la compasión pasa de ser un atributo individual a un valor colectivo, una sociedad compasiva, pero una sociedad global de los seres humanos con valores como la compasión, la generosidad, la honestidad y la decencia y el respeto por todo lo creado.  Una sociedad global de valores fraternales, sin opresiones de castas privilegiadas de ninguna especie.

    Eso si que era revolucionario, y hasta el día de hoy es revolucionario, sobre todo cuando el neo liberalismo  con su dogma de  optimización de las utilidades económicas individuales es el alma que rige las acciones individuales y colectivas.  No hay nada más opuesto a la fraternidad, que la competencia despiadada, donde todo vale para ganar.

     

Deja un comentario