Temas

Tablón de ATRIO

Anterior Siguiente
Último: 24-4-19, 11:45

Floren (2019-04-24 11:45:39) : LA VERDAD DE LA PASCUA. http://cartujoconlicencia.blogspot.com/2019/04/la-verdad-de-la-pascua.html

Equipo Atrio (2019-03-08 21:55:38) : Delcy Rodriguez, vicepresidenta de Venezuela, denuncia al criminal apagón en Venezuela criminal apagón en Venezuela [vídeo de 6 min.]

Equipo Atrio (2019-02-18 09:39:18) : Amplio y clarificador programa sobre Venezuela: La hojilla/a> ¡Magnífico analista argentino Marco Teruggi! ¡Larga charla pero imperdible!

Equipo Atrio (2019-01-09 12:31:08) : Entrevista a Tamayo en la Sexta: La Iglesia española sigue siendo franquista

Floren (2018-11-19 19:50:09) : Floren de Estepa escribe en su blog: CARTA A UN JOVEN QUE NO QUIERE VOTAR

Equipo Atrio (2018-11-16 10:06:45) : La verdadera despedida de Steve Jobbs Disgurfso de graduación https://www.youtube.com/watch?time_continue=12&v=vXJYrrLGNAo

» Pon una nota




Autores

Archivo de entradas

4876 Artículos. - 78314 Comentarios.

Adiós, “Humanae vitae”. Francisco liberaliza la píldora

Este  artículo, publicado por Sandro Magister contra el supuestamente ambiguo método de reforma magisterial elegido por Francisco, lo publicamos para quienes vivimos aquella contestación eclesial en 1968 y quienes sufrieron la presión de quienes proponían el Ogino y el Billings como únicos métodos para regular responsablemente la natalidad. Quienes no han vivido estas dos situaciones pueden pasar página, saludablemente. AD.

Adiós “Humanae vitae“. A medio siglo de distancia, la encíclica contra los métodos artificiales de regulación de la natalidad que marcó el momento más dramático del pontificado de Pablo VI, rechazada por episcopados enteros, criticada por innumerables teólogos, desobedecida por miles de fieles, ahora cede el paso a una radical reinterpretación, a un “cambio de paradigma” indudablemente querido y alentado por el papa Francisco en persona.

La paradoja quiere que sea Pablo VI el Papa que Jorge Mario Bergoglio más admira y alaba. Y precisamente – son sus palabras – por “la genialidad profética” con la que escribió esa encíclica y por su “valentía de alinearse contra la mayoría, de defender la disciplina moral, de ejercer un freno cultural, de oponerse al neomaltusianismo presente y futuro”.

Pero precisamente, “todo depende de cómo se interprete la Humanae vitae”, no deja de comentar cada vez el papa Francisco: porque “la cuestión no es cambiar la doctrina, sino profundizar y hacer efectivamente que la pastoral tenga en cuenta las situaciones y lo que es posible hacer para las personas”.

Dicho y hecho. Para dar un rol importante al nuevo paradigma interpretativo de “Humanae vitae”, con una explicita vía libre a los anticonceptivos artificiales, intervino Maurizio Chiodi, un teólogo de los más acreditados ante al actual Papa, profesor de teología moral en la Facultad Teológica de la Italia septentrional y miembro recién nombrado de la Pontificia Academia para la Vida, ya autor en el 2006 de un libro, “Etica della vita”, en el que sostenía la licitud de la procreación artificial.

La importancia de su toma de posición es corroborada por dos hechos concatenados.

El primero es el contexto en el que Chiodi ha dictado la nueva interpretación de “Humanae vitae”: una conferencia en la Pontificia Universidad Gregoriana, el 14 de diciembre, en el marco de un ciclo de encuentros todos dedicados a esa encíclica en el cincuentenario de su publicación, promovidos por la Facultad de Teología Moral de la universidad, dirigida por el jesuita argentino Humberto Miguel Yáñez, pupilo de Bergoglio.

De esta conferencia ha dado un detallado informe la periodista estadounidense Diane Montagna en Life Site News, en su edición del 8 de enero, al cual han seguido las vivaces reacciones de los defensores de la debatida encíclica:

> New Academy for Life member uses “Amoris” to say some circumstances “require” contraception

Pero ahora hay más. El domingo 28 de enero la conferencia de Chiodi fue publicada nuevamente con gran relieve en el diario de la Conferencia Episcopal Italiana, “Avvenire”, en el suplemento mensual “Noi, Famiglia & Vita”, con una nota introductoria que lleva por titulo “Da papa Montini a Francesco, sviluppo nella fedeltà”, [Del papa Montini a Francisco, desarrollo en la fidelidad], en la que se lee:

“Es una posición [la de Chiodi] que se inserta acreditadamente en el debate en curso, y que no se entiende como una superación o una crítica a ‘Humanae vitae’, texto que es y permanece como fruto de una elección profética y valiente para el tiempo y para la situación histórica en la que el papa Montini la concibió, no sin tormentas y no sin haber aclarado que se trataba de magisterio que no era ni infalible ni irreformable. En esta perspectiva, la reflexión del teólogo se entiende como una propuesta que pretende representar el desarrollo de una tradición. Y una tradición, para ser viva y continuar hablando a las mujeres y a los hombres de nuestro tiempo, no se esclerotiza sino que se hace dinámica, es decir, se hace coherente con una sociedad que cambia. Don Chiodi tiene la valentía de definir el problema que se plantean desde hace algunas décadas teólogos y expertos de pastoral. ¿Verdaderamente los métodos naturales se entienden como el único camino posible de planificación familiar?”.

La nota, como se ve, termina con un interrogante, pero que es totalmente retórico. Las tesis expuestas por Chiodi en su conferencia, en efecto, no son hipotéticas, sino asertóricas. Hay circunstancias – sostiene – que no solo consienten, sino que “requieren” otros métodos, no naturales, para la regulación de la natalidad.

El texto íntegro de la conferencia de Chiodi publicada nuevamente en “Avvenire” – con algún recorte insignificante respecto a la pronunciada en la Gregoriana – está en esta otra página de Settimo Cielo:

> Rileggere “Humanae vitae” alla luce di “Amoris laetitia”

Después de haber rediscutido “la responsabilidad subjetiva de la conciencia y la relación constitutiva entre norma y discernimiento” en el surco de la exhortación postsinodal del papa Francisco, Chiodi plantea “la pregunta si los métodos naturales pueden/deben ser la única forma de generación responsable”.

Y éstas son las conclusiones a las que llega:

“Lo que la práctica de los ‘métodos naturales de fecundidad’ atestigua es el carácter responsorial de la generación: también ellos dicen que generar no es crear. Pero el método atestigua más de cuanto pueda garantizar por sí mismo, revela un sentido que lo trasciende. Si la responsabilidad de generar es aquello a lo cual remiten estos ‘métodos’, entonces se puede comprender cómo en las situaciones en los que son imposibles o impracticables, es necesario encontrar otras formas de responsabilidad: estas ‘circunstancias’, por responsabilidad, requieren otros métodos para la regulación de la natalidad. En estos casos, la intervención ‘técnica’ no niega la responsabilidad de la relación generante, así como además una relación conyugal que recurre a los métodos naturales no es automáticamente responsable.

“La insistencia del magisterio sobre los métodos naturales no puede entonces interpretarse como una norma que tiene fin en sí misma ni como una mera conformidad a las leyes biológicas, porque la norma remite al bien de la responsabilidad conyugal y las leyes físicas (physis) de la infecundidad se inscriben en un cuerpo de carne y en relaciones humanas irreductibles a leyes biológicas.

“La técnica, en circunstancias determinadas, puede consentir custodiar la cualidad responsable del acto sexual. Por eso ella no puede ser rechazada a priori, cuando está en juego el nacimiento de un hijo, porque también ella es una forma del obrar y, como tal, requiere un discernimiento sobre la base de criterios morales irreductibles a una aplicación silogístico-deductiva de la norma”.

Para beneficio de los lectores, “Avvenire” sintetiza de este modo, en el centro de la página, la reinterpretación de “Humanae vitae” hecha por Chiodi:

“Si hay situaciones en las que los métodos naturales son imposibles o impracticables, es necesario encontrar otros caminos, porque una generación responsable no puede ignorar las ofertas de la técnica”.

Es útil agregar que el 27 de junio, el día anterior a la publicación de esta conferencia de Chiodi, también monseñor Vincenzo Paglia, presidente de la Pontificia Academia para la Vida y gran canciller del Instituto Juan Pablo II, dijo en una entrevista publicada en el diario de la Conferencia Episcopal Italiana, aludiendo a “Humanae vitae”, que se han hecho “posteriores profundizaciones en el frente de la responsabilidad de la generación”, porque “las normas son para hacer vivir a los seres humanos, no para hacer funcionar a los robots”, y, en consecuencia, “requieren un proceso de evaluación que debe tomar en cuenta el conjunto concreto de las circunstancias y de las relaciones en las que se encuentra la persona”.

Y ya antes que Chiodi pronunciara su conferencia en la Gregoriana, también monseñor Luigi Bettazzi, de 94 años, uno de los poquísimos obispos todavía vivo que participó en el Concilio Vaticano II, había dicho en “Avvenire”, el 29 de octubre del 2017, que a cincuenta años de la “Humanae vitae”, “ha llegado ahora el momento de repensar la cuestión”, porque “no son las doctrinas las que deben cambiar, sino que somos nosotros, con el transcurrir de los años, quienes llegamos a comprender siempre mejor el significado, leyéndolas a la luz de los signos de los tiempos”.

Además, ya está actuando desde la primavera pasada la comisión de estudio instituida en el Vaticano para reconstruir la génesis de “Humanae vitae” desde el punto de vista histórico y documental.

Forman parte de esa comisión los monseñores Gilfredo Marengo y Pierangelo Sequeri, del Instituto Juan Pablo II; Angelo Maffeis, del Instituto Pablo Vi, de Brescia, y el historiador Philippe Chenaux, de la Pontificia Universidad Lateranense.

Marengo e Paglia han negado que los trabajos de la comisión se refieren a los contenidos de “Humanae vitae” y mucho menos constituyen una reinterpretación de la misma.

Pero es absolutamente evidente che la reconstrucción del tormentoso recorrido en la preparación di aquella encíclica – en el que se muestra que ya entonces las corrientes favorables a la contracepción artificial eran mucho más fuertes y poderosos que los contrarios, hechos  suyos por Pablo VI – podrá solo favorecer al cambio de paradigma que está actuándose.

50 comentarios

  • Miren Josune

    Estoy plenamente de acuerdo contigo María Pilar, los hijos deben venir a este mundo, con las garantías de ser respetada su dignidad y derechos, no como animales, por el mero instinto de un momento.

    Es más humano y civilizado que caer en embarazos no deseados para después abortar la vida.

    Hijos si, nacidos de un amor responsable y comprometido, no al libre albedrío, abocados a sufrir toda suerte de males y penurias.

    El problema de los escasos índices de natalidad, no está tanto en los métodos empleados de anticoncepción, sino en las necesidades superfluas que nos queramos crear: mayor cantidad de cosas prescindibles, mejor empleo de bienes y dinero para otros fines, como puede ser traer un hijo al mundo. Y por supuesto, respetando a su vez los tiempos convenientes.

    También un tiempo de castidad puede ser saludable, si nos dedicamos a hacer fecundas las obras del Espíritu.

    ¡Cuántas puertas cerradas para entrar en la Casa del Padre! Algunos no dan tiempo ni para buscar las llaves. Agur bat.

    Miren Josune

  • Mª Pilar

    La eterna discusión, agravada en este caso por la torpe intervención de la iglesia o iglesias.

    Hombres célibes (muchos no, y de la peor manera posible) inventando fórmulas de paternidad responsable… me reiría hasta caerme … sino fuera, porque el tema es en demasía serio.

    ¿Me gustaría saber cuantos hijos/as tienen los más puritanos en intervenir, y razonar constantemente con la “sabiduría” de la iglesia, y esta, obedeciendo a Dios.

    ¿A que “dios” nos referimos?

    ¿Al que ¡si lo es! acoge a cada ser nacido, crea en lo que crea, le ofrece las mismas oportunidades, le colma de todas las posibilidades posibles que pueda necesitar, respeta cada decisión tomada, sea buena o mala, no apunta nada de lo que el ser humano hace, porque eso queda grabado a fuego en la vida de cada ser, y cada cual, al final de sus días, se encontrará con su “traje” a la medida exacta, que cada se haya confeccionado con su hacer?

    Ya lo he contado alguna otra vez:

    “Un día… cuando cada semana me confesaba de… no “responder a tanto bueno como recibía”… no de tonteras cotidianas que desde luego al “confesor” ni le iban ni le venían; me preguntó (era amigo de la familia) ¿para cuando otro hijo?

    …respondí: “De momento necesito un tiempo de descanso… de ver crecer un poco más a mi pequeño, que no tenga que quitarle el pecho para dárselo al siguiente… mis tres primeros hijos… las dos niñas se llevan once meses, el tercero un año y medio con sus hermanas. Su respuesta fue:

    ¡Sabes te vasa  a condenar!

    Y con todo el dolor de mi corazón le respondí:

    ¡De mi condenación me preocupo yo! 

    Ya no volví, no solo eso, al salir le dije a mi esposo lo mismo…

    ¡Atento cariño… de mi condenación, solo yo soy responsable!

    Pero necesito ¡quiero! que nuestros hijos vengan al menos, con dos años de diferencia o más. No cierro la fuente, pero si, las prisas para ver quien tiene más o menos hijos.

    ¡Piénsalo muy bien!

    Y fue consecuente y responsable, los demás llegaron con más tranquilidad, para ellos en primer lugar, y para mí, porque podía restablecerme mejor.

    ¿Qué es paternidad responsable? ¿parir cuantos hijos seas capaz de engendrar, sin contar lo medios, la salud, la atención de quien va a venir a este mundo?

    Es tan grande la hipocresía, que me dan ganas de vomitar ¡es increíble!

    Si las iglesias, no hubiesen metido el miedo en el alma a las personas con la maldita condenación, no se  hubieran  cometido tantas barbaridades, y los nacidos queridos y cuidados con amor, no hubiesen sido abandonados.

    mª pilar

  • Carmen

    Estoy segura de que se han dado cuenta de que en realidad no sé está hablando de la utilización de métodos anticonceptivos. Eso ya está superado. En realidad se está hablando del magisterio de la iglesia en general. Si las ideas expresadas en las encíclicas son o no obligadamente de compartir, en fin. Lo de siempre.

    Quizás esto vuelva a poner de manifiesto que, efectivamente, hay que repensar la iglesia.

    A lo mejor es un buen momento para hacerlo. Posiblemente la sociedad este más madura de lo que estaba en los años sesenta. No sé.

    Un saludo cordial a todos, piensen como piensen. Porque estoy convencida de que solamente desde la confrontación de ideas, podemos todos avanzar. Y Dios nos libre de las verdades absolutas.

  • M.Luisa

    …me quedó fuera de la selección el último párrafo.

    La clave está  en la Bondad como sustantivación del Bien. La bondad es lo que tiene formalmente recorrido

  • M.Luisa

    Lo ves, Santiago? Como no cesas en tu discurso  de referirte siempre en términos de sustancia  todavía en el siglo XXI.
    Por ejemplo cuando aquí hablas “del bien” y dices:

    Pero responsabilidad conlleva una senda hacia el bien. La responsabilidad está destinada a lo que está bien”.

    Esta sustanciación  del Bien  te hace hablar del tema aquí  abierto,  como en otros, de tal manera  que suscitando    retractores, éstos  por sus reaccionarias improntas hacia mí cuando de ti discrepo me hacen pensar  como que ignoran la procedencia del problema contrastable históricamente.

  • Santiago

    Isidoro, muy buena pregunta tuya puesto que el concepto de responsabilidad siempre  es actual.

    El presente mundo parece querer disminuir o abolir el significado de ser responsables pero lo cierto es que la mayoría de los humanos somos capaces de “responder” ante nuestras acciones u omisiones dado que somos seres racionalmente morales y todas nuestras acciones, positivas o negativas, presentan consecuencias en grados de bondad o malicia. Por lo tanto, nuestros actos conscientes son imputables en la libertad de nuestras decisiones.

    Pero responsabilidad conlleva una senda hacia el bien. La responsabilidad está destinada a lo que está bien. No podemos pues en nuestra responsabilidad usar y llevar a cabo medios malos para lograr el último fin bueno. El fin nunca puede justificar medios puesto que seríamos responsables también de las consecuencias malas de estos medios.

    Por eso tenemos que tener claro que TODO está en función de la norma suprema del Amor que no es simple pasión, simple deseo, simple pensamiento, simple conveniencia humana, simple presión del grupo, simple capricho, simple placer sexual, simple trata de blancas, …..sino que responde a una norma universal dada a nosotros para “no perecer” en el abismo de nuestra ignorancia y de nuestros prejuicios y egoísmo.

    La paternidad (y maternidad) responsable solo puede ser discernida en el mandato de un amor de entrega total que conlleva el sacrificio mutuo y diario de los cónyuges que es alegría pero a la vez un constante sacrificio que se concreta y resume en el amor incondicional, entrañable y constante a los hijos que son el signo del mismo amor  con que Dios quiso unir totalmente y misteriosamente a dos seres humanos en un lazo que nunca se romperá, ni con la separación, la lejanía, o el divorcio. Siempre quedarán las brasas vivas aunque aparentemente el vínculo humanamente esté roto. La experiencia así lo enseña.

    Por eso la enseñanza  de  la Iglesia resumida magistralmente por  el gran Pablo VI en sus Encíclicas sociales, particularmente en la Humanae Vita es en defensa del amor  de  Dios que nos dio la capacidad de poder amarle a El y a los demás, y el matrimonio es la mejor expresión de este amor en nuestra humanidad, de la misma manera como Dios nos ama a nosotros y a su Iglesia…pues según San Juan, no fuimos precisamente nosotros los que amamos..sino que para hacerlo Dios tuvo que amarnos primero a nosotros…y por eso “cada vida” es sacra y sacramento pues es producto del amor divino.

    Por eso la Iglesia defiende la vida en la caridad  de  Dios desde la concepción hasta el último suspiro y la Madre Teresa quería que le dieran a ella los bebés que estaban destinados a ser abortados, los que eran rechazados, los vulnerables, los pobres moribundos en las calles de Calcuta ya que éstos eran los preferidos por el Señor y ella, Teresa, una pobre monja, quería que alguien les mostrara el amor y que, al menos, murieran con la dignidad que tenían, que era sagrada.

    Un saludo cordial

    Santiago Hernández

     

    • Isidoro García

      Hombre, Santiago, ¿te parece falta de amor, la paternidad responsable global, cuando se hace por amor a los ya nacidos, y para poder garantizarles el ser dotados de todos sus derechos económicos, culturales y hasta afectivos?.
      Los medios anticonceptivos, no tienen por qué ser abortivos. Incluso en el caso de los antiimplantatorios del zigoto, es muy dudosa la equiparación automática de zigoto = persona. Un huevo no es una gallina, se venden en zonas distintas. Incluso antes, en la Cuaresma, los días de abstinencia, no se podía comer carne de pollo, pero si huevos.
      Y aun en el caso del aborto, este se trataría de una colisión de derechos, muy problemática moralmente, pero siempre digna de un estudio y un análisis “amoroso” para ambas partes, sin prejuicios previos.
      Como muy bien dices, ante todo el “amor”. Pero con amor en los ojos, las líneas morales se difuminan mucho, y al final, siempre nos quedamos, en que Dos ya leerá las conciencias de todos, juzgadores y juzgados.

      • Santiago

        Exactamente Isidoro, Dios “leerá” en su momento nuestras conciencias según la Ley interna del amor, que es la cualidad y motor que nos impulsan al bien Supremo y eterno. Somos responsables, pues, de ilustrar nuestras conciencias con toda la seriedad, honestidad, buena voluntad, y sinceridad que tenemos para salir de la “duda práctica” usando todos los medios que están a nuestro alcance para obrar correctamene en la búsqueda de la verdad. El vocablo que usó Cristo en su oración dominical fue el cariñoso coloquial de “papá” y es este Padre quien estará en ese momento trascendentel presente con Su Misericordia. Un p a d r e tiende a ser justo y misericordioso a la vez. Nuestro compromiso con el mal y el pecado no anula en la mayoría de nosotros nuestro deseo de amor y de querer el bien y eso es ya un camino hacia la salvación.

        Yo creo que un hombre moderno y abierto para la época como Pablo VI hubiera encontrado una salida n u e v a al dilema moral de la anticoncepción si hubiera sido claro para el, dada las circunstancias de la época, mas cuando el quería que se sometiera a discusión este problema que afecta a tantas parejas que aman y se aman, y no pueden sostener una familia numerosa.

        No podemos pues ir a la letra de la Ley sino al conjunto de la que intenta enseñar. Es evidente que la hominizacion no reside en el zigote o en el embrion pero existe con certeza que “aquello” es humano, y si el proceso continúa se desarrollará una maravillosa persona y si lo destruimos se destruirá esta certeza con seguridad esa única oportunidad de ver la vida a un ser que es inocente al nacer Es una sola oportunidad e irrepetible para siempre.¿Tenemos derecho a la interrupción de la existencia de esta vida? ¿No existe también “mi derecho” a nacer, después que se me concedió la vida? Yo adulto puedo defenderme y presentar argumentos para evitar mi ejecución o evitar el peligro de morir. Sin embargo, en útero y durante mi primera infancia soy totalmente indefenso. ¿Quien puede defenderme si no son mis padres en primer lugar? ¿Donde se encuentra el verdadero amor? ¿En el sacrificio desinteresado o en mi satisfacción y realización personal? ¿Me busco yo o amo incondicionalmente? ¿Prefiero el placer personal evitando las consecuencias o me arriesgo en un salto al reto del amor?

        La Iglesia es más pastoral que dogmatica. Jesús es el Buen Pastor y da la vida por sus ovejas. Cuando Jesús se opuso a la escuela judía que permitía el divorcio supo que lo que estaba defendiendo era el amor TOTAL en la familia. Pues no sólo el marido no podía repudiar a la mujer, sino tampoco ella, porque “en el principio no fue así”. Este principio estuvo el el ser humano siempre puesto que el mandato del amor es Universal. La norma general nos obliga. La dificultad “pastoral” es cómo aplicar la norma sin violar el principio y sin claudicar ante lo que se sale de “este amor”. Una cosa son lo que me dicen los libros de medicina y otra como yo aplico esta teoría a la práctica médica “sin hacer daño”, pues el primer principio de la medicina hipocrática es “no hacer daño” al paciente.

        Tanto un psiquiatra como un confesor han de tener en cuenta todo el conjunto de circunstancias en su labor de “healing” El psiquiatra para conducir al paciente a una mejor función vital y corregir en lo posible lo patológico y el confesor para que la culpa no anule la capacidad del penitente a vivir la vida de la gracia a la que TODOS estamos llamados constantemente. Una vida incoada y dada a nosotros por Jesus de Nazaret por medio de la ofrenda voluntaria de Su vida, Pasion y Muerte. Una vida en el Espíritu capaz de darnos La Paz en la profundidad del amor de Dios, nuestra única, verdadera y última felicidad.

        Saludos cordiales

        Santiago Hernández

      • Carmen

        Perdón,permítame que insista. Usted está hablando del aborto . Yo diría que ese tema no lo tocaba esa enciclica. No sé.

    • Carmen

      Pero, se habla de aborto o de anticoncepción?
      El aborto es otra historia.
      El amor en una pareja es menor si se ponen medios para evitar la concepción? De verdad lo cree? No me creo que lo crea.
      Un saludo cordial

  • Isidoro García

    Quisiera señalar un apunte sobre el tema. Y es que subyace en todo este tema una gran contradicción interna.

    Por una parte se señala, como hace ya bastantes años, la Dirección de la I.C. señaló la conveniencia individual de la paternidad responsable, para obtener dos objetivos. No exigir más sacrificios a los padres de los que sería razonable exigir, y sobre todo para procurar a los hijos nacidos unas condiciones de educación y forma de vida, dignas y deseables.

    Como esa buena orientación, se vio truncada por la supuesta “ilicitud” de los medios técnicos para lograr ese control de la natalidad, este tema de la paternidad responsable, se silenció y metió en el conglador.

    Ahora, resulta que posiblemente se liberalice el uso de esos medios de control de la natalidad, con lo que se debería sacar del congelador el buen consejo de la paternidad responsable.

    Pero lo que vale para el individuo, ¿no vale para la sociedad global? En estos cincuenta años transcurridos, la población mundial ha crecido en 4.000 millones de personas, duplicándose. ¿No sería el momento de extender ese concepto de paternidad responsable a la humanidad entera?.

  • George R Porta

    Cuando leemos las narraciones evangélicas solo leemos lo que parece que fue atribuido al Galileo asesinado en Jerusalem, según parece hace más de dos milenios. La parte difícil no es creer que sean documentos históricos, sino que sean documentos fiables.

    De cualquier modo, se trata de esperanza más que de certidumbre. Alguien ha dicho o escrito que solo se puede esperar por aquello que se conoce. Pues puede que no, que También se pueda existir esperando que lo posible ocurra aunque no haya una evidencia definitive de ello. Ese fuera el caso de quienes esperamos y aceptamos no contar con evidencias definitivas.

    La historia azarosa de las narraciones evangélicas que conocemos require la honestidad de reconocer que dichos textos, originalmente oralmente compuestos, preservados a medida que eran comunicados o compatidos y finalmente puestos por escritos, no solamente no fueron compuestos por el propio Galielo que no mostró al pareecer interés en dejar nada escrito a la posteridad, sino que han sido objeto aunque posiblemente sin mala fe, de la mayor incuria.

    No sé si el Galileo existió y si dijo e hizo aquello que las narraciones evangélicas le atribuyen, pero agradezco albergar la esperanza de que lo haya dicho y hecho y, por tanto, que las promesas que parece que hiciera, pudieran cumplirse. Me parece que sea lo único que puedo ofrecer en prenda de reconocimiento y gratitud por todo el bien que he derivado y derive en mi existencia de sus dichos y hechos. No quiero certezas, solo quiero esperanza confiada.

  • Palabras de Leonardo Boff ex franciscano hoy casado:

    “Prefiero caminar con la Iglesia, a quedarme solo con mi teología.”

    En palabras del Evangelio: “Quien a vosotros os escucha, a MI me escucha.”

    Estas palabras de Jesucristo, supera a todos los libros escritos por los teólogos.

    • Carmen

      Pues oiga… No sé yo esté señor…
      Sé quién es desde hace muchos años y he leído artículos suyos,le va mucho todo lo de ecología y esas cosas y a mi también.
      Me atrevería a decir que su postura con relación a la iglesia ha cambiado mucho desde la llegada al poder del Papa actual,al que según lo que dice, también le interesa este tema e incluso tengo la sensación de que es uno de los referentes de equipo de trabajo del Papa.

      Eso de la iglesia es muy relativo.
      Un saludo cordial.

    • Carmen

      Ya sé que no soy un teóloga y que no tengo teología propia, que no existo para la iglesia, pero prefiero quedarme sola y ser fiel a mí misma , antes que hacer caso a señores que ni conozco,ni entiendo ni me gusta lo que dicen.
      Y mi Jesús,a mí,pobre ser inexistente, también me escucha. Se lo aseguro.

      • La paz Carmen, el suscrito es un pobre hombre de 64 años que no tiene estudios terminados. Por la historia tuve que dejar de estudiar para poder trabajar desde los 8 años. Pero estoy mu contento de estar en la Iglesia. Desde que tengo uso de razón me he dado cuenta que la Iglesia no se mide por los errores que hayan cometido sus ministros, sino por lo que ella cree. Es verdad que Jesús escucha aún a los pecadores. Por ejemplo, un señor acaba de matar a una niña de 11 años y lógicamente la gente “cristiana” pide la pena de muerte, a éste señor, Jesús también le escucha. El ha venido por los más débiles y la Iglesia acoge a todos.
        Pero como dice el Jesús al cual tu y yo creemos: “Quien a vosotros escucha, A MI me escucha”.
        Saludos

      • Carmen

        Si. Paz y amor.
        No había entendido ese ‘a mí’
        Es que tengo un carácter que no veas.
        Hasta la próxima.

  • Carmen

    No iba a decir nada más, pero…

    En los años setenta me dieron las ciencias de octavo de EGB. Claro, había que dar la reproducción humana , recién salidos del franquismo y en colegio de monjas. Pregunté en el colegio dónde podía encontrar algo, me mandaron a un cuartito que llamaban de material. Y en las estanterías de pastoral encontré un tesoro. Era una carpeta roja con setenta y dos diapositivas y una cassette. Hablaba dele todo, anatomía, fisiología, concepción, espermatogénesis, ovogénesis, menstruación, embarazo, parto y métodos anticonceptivos. Genial.

    Y además era de un organismo de pastoral. Se llamaba Educación para el amor.

    Al final, muuuuuuyy al final hacía una referencia a la encíclica de la que hablan, con una foto de Pablo VI, donde decía que… Pero ya daba igual.

    Quiero que sepan que cuarenta generaciones de adolescentes han tenido una formación en este tema mediante aceptable gracias a quienes hicieron ese trabajo. Con el transcurso de los años lo fuí adaptando. Ahora hay cosas preciosas, pero aún tengo aquella carpeta guardada con su título de pastoral, educación para el amor

    Por si acaso.

    Las preguntas eran tremendas, porque claro, salía todo tipo de temas.

    No sé pueden hacer una idea del retroceso que ha sufrido la doctrina de la iglesia en cuanto a sexualidad. Es alucinante.

    Cuando digo que la iglesia influye, es que lo he vivido. No olviden la cantidad de centros de enseñanza obligatoria que dependen de la iglesia.Ya lo creo que influye.

    En fin. Esto quiere ser un agradecimiento a todas las personas que luchan para que la iglesia sea una institución más razonable.

    Un saludo cordial.

     

     

     

    .

  • George R Porta

    La Humanae Vitae fue criticada ampliamente en toda partes por teólogos y no teólogos, pero eso solo se reconoce si se recuerdo que no estaban solo en Europa.

    En mi entrada de 1 febrero 2018, 17:11 pm  en este mismo hilo publiqué el enlace a este sitio que lo demuestra y aquí va de nuevo: https://sinodofamilia2015.wordpress.com/2015/06/08/humanae-vitae-mccormick-2/

  • Se lee: “criticada por innumerables teólogos”.
    Por aquella época, TODOS los teólogos andaban de la mano con el Magisterio de la Iglesia. Con el paso del tiempo, hoy ¿cómo han cambiado? ¿Qué motivo este cambio para ir en contra del Magisterio de la Iglesia?
    HANS KUNG  3.8.1968
    “¿Qué camino debemos seguir? O mejor ¿debemos continuar? Sí, SEGUIREMOS en la Iglesia Católica. Hemos superado muchas crisis y también superaremos ésta.”
    GUSTAVO MARTELET 11. 8. 1968
    “En la crisis de civilización que el mundo atraviesa a causa del desarrollo vertiginosos de su poder, Pablo VI, hablando como lo ha hecho de la contracepción, puede aparecer como un VIGIA espiritual del mundo y como un guardián profético de las amenazas del amor.”
    FRANCIS X. MURPHY 24.8.1968
    “El moralista, como maestro, no tiene más elección que exponer íntegramente la doctrina papal como enseñanza oficial de la Iglesia.”
    P. HAYEN 1.9.1968
    El p. Hayen
    “¿Frente a la píldora o frente a Jesucristo? Tengo presente el evangelio: “Quien a vosotros os escucha, a MI me escucha”. Oiré, pues, a la Iglesia, y me adheriré a la Encíclica.”
    JEAN DANIELAU  13.9.1968
    “La enseñanza de Pablo VI, nos ha hecho sentir el carácter sagrado del amor humano. La enseñanza de la Encíclica es enseñanza amorosa y no de anatemas, es una orientación dada a todos y no a una pequeña secta de fieles.”
    KARL RHANER 10. 1968
    “Un católico debe tomarse esta encíclica en serio. Es la palabra del Papa; ha sido maduramente preparada; tiene detrás de si la considerable tradición de una Iglesia.
    IVES CONGAR 10. 1968
    “El santo Padre, que preside la Iglesia universal en uno de los momentos más difíciles de su historia, no quiere frenar la investigación, sino que quiere encauzarla y evitar que se haga vacilar lo que pertenece a la fe o a la vida eclesial en sus fundamentos esenciales. Se ha dicho actualmente que Roma se está endureciendo por algunos teólogos que son amigos míos: H. Kung y E. Schillebeeckx.”
     
    Aquí los teólogos de aquella época. Juzgue el lector la verdad.

  • George R Porta

    Esta entrada no responde a nadie pero está motivada por la lectura de todos los comentarios de este hilo en una u otra medida.

    La vasectomía si tiene efectos secundarios aunque desde luego los urólogos que viven de ello pues los niegan. El hombre tiene que tener lo que necesita para garantizar que no eyacula en el útero de la mujer a la que ama si no quiere o si no quieren tener hijos. ¡Perder un minuto de placer no es como perder el último tren para escaper a la Gestapo!

    Por otra parte los condones o preservativos son muy antiguos y las píldoras no fueron diseñadas para la mujer (en el sentido de prohibirles gestar contra su voluntad) sino para que ellas pudieran controlar la posibilidad de gestar o no. No se trataba de una intromisión.

    Por otra parte, no siempre los hombres hemos sido irresponsables de nuestra capacidad de «encintar». Quien ha querido ser responsiable por amor y respeto a su cónyuge o pareja pudo serlo aunque imagino que debió ser una pieza rara en la cristalería. («Ménagerie de Verre» o «Glass Menagerie», T Williams).

  • Honorio Cadarso

    Pues sí, yo era joven y consiliario de la HoAC femenina de mi diócesis cuando apareció la Humanae Vitae. Y ya entonces expresé ante las mujeres de mis grupos mi desacuerdo con los métodos naturales. Porque la única manera de evitar el embarazo es hacer el acto conyugal cuando ella se siente menos atraída por el deseo, loa cual me parecería una crueldad y un sin sentido por parte del Creador.

    Pero más tarde, cuando he optado por el matrimonio, he constatado algo más, o he tomado conciencia de algo más; y es de que la fórmula de los anticonceptivos estaba pensada entonces “EXCLUSIVAMENTE” para ellas, y no para él…Vamos, que tiene un cierto tufo a machismo lo de los anticonceptivos tal como se planteaba en aquel tiempo…Y desde luego conlleva como efectos colaterales desarreglos en la mujer que usa la píldora.

    Y pude enterarme que cabe una solución que libera a la mujer de esa esclavitud y riesgo de salud, si el hombre acepta la esterilización mediante la vasectomización. Operación que parece ser no tiene efectos colaterales perjudiciales.

    Y en esas estoy, no sé si tengo la bendición y el visto bueno de los doctores de la Ley católica, Pero tampoco me preocupa esta particularidad. Y entre mis compañeros de trabajo he hecho propaganda de esta solución, y me consta que algunos que ya tenían el número de hijos deseados, entre dos o tres, la han aplicado también. Por cierto, aquí esta operación estaba cubierta por la Seguridad social.

    ¿Cómo lo ven, colegas? ¿Cómo lo veis, madres cristianas?

     

    • Mª Pilar

      Querido Honorio:

      ¡¡¡Muy bien!!!

      Creo que es una solución mucho más sana para ambos dos, porque si en ella tiene consecuencias… de alguna manera también las sufrirá él.

      Así, que varones… ¡al toro! si para ellas… no pasa nada, tampoco para ellos.
      mª pilar

  • La sombra del anglicano Tomás Roberto Malthus vuelve a reaparecer otra vez para estos tiempos, a pesar de que han pasado 57 años desde la publicación de la Encíclica “Humanae Vitae”.
    A ciertos intelectuales, parece que les asusta la explosión demográfica, porque sostienen que en el mundo se están agotando los recursos naturales. De aquí que Malthus y Cía. Quiere establecer una barrera contra la superpoblación. Algunas feministas proponen una “huelga de vientres” para controlar la población.
    Dice la redacción: “RECHAZADA POR EPISCOPADOS ENTEROS”.
    Dice un adagio latino: “La virtud se encuentra en el medio cuando los polos son viciosos”.
    Me parece que exagera esta afirmación. Evidentemente que miles de jóvenes ignoran lo que voy a escribir, ¿la razón? Sencillamente, no habían nacido para esa época.
    No hay que olvidar que el 18 de Setiembre de 1968 la Comisión para la Doctrina de la Fe, publicó una nota donde se decía lo siguiente: “Han circulado en determinados ambientes y publicaciones, algunas opiniones que están en claro desacuerdo con las enseñanzas fundamentales expuestas por su santidad el Papa Pablo VI. Esta Comisión, no solo DESAPRUEBA tan DESORIENTADAS opiniones, sino que se cree en el deber de afirmar solemnemente que                 CUALQUIER DOCTRINA, aun en el caso de que PROCEDIERE DE TEOLOGOS de nota, si se halla en oposición con las enseñanzas explicitas y formales del Magisterio del Papa, CARECE TOTALMENTE DE AUTORIDAD y no puede tomarse como norma segura de actuación para la conciencia privada.”
    CONFERENCIA EPISCOPAL ALEMANIA. 30.8.1968
    “Frente a la crítica (como en la actual 2018) malévola y a veces amarga (la Encíclica Humane Vitae), de acuerdo con el Concilio vaticano II pone el acento en la dignidad de la persona y en la significación del amor conyugal. La enseñanza de la Encíclica sobre los métodos de regulación de nacimientos es una enseñanza auténtica, es decir, revestida de autoridad jerárquica, pero no infalible. Esto requiere que los católicos estén dispuestos a adherirse a ella.”
    CONFERENCIA EPISCOPAL BELGA. 30.8.1968
    “Esta prohibición, reafirmada por la autoridad de la Iglesia, constituye una regla de conducta para la CONCIENCIA católica y, por tanto, nadie está autorizado a negarle el carácter de obligatoriedad.”
    CONFERENCIA EPISCOPAL ITALIANA 10.9.1968
    “El episcopado italiano, ha expresado su plena comunicación de fe y de intenciones con el Vicario de Cristo. Más allá de las consideraciones racionales, se encuentra en la posición adoptada por el Papa la clara conciencia de lo que es concretamente necesario para el bienestar común de los fieles y de toda la humanidad.”
    CONFERENCIA EPISCOPAL AUSTRIA 22.9.1968
    “El Magisterio de la Iglesia quiere ayudar verdaderamente a los fieles en su vida, con frecuencia tan difícil. Nosotros no sabemos por nosotros mismos lo que, en cada momento, debemos hacer y aquello que debemos tolerar. Al contrario, la conciencia no nos dice nada. Debe estar bien formada y la autoridad de la Iglesia nos es una ayuda para ello. Sin esta ayuda muchas veces serian nuestros impulsos  nuestros instintos – y no nuestra conciencia- -las que nos guiarían de manera arbitraria.”
    CONFERENCIA EPISCOPAL CANADIENSE 10.10.1968
    “La enseñanza del santo Padre (Paulo VI) respecto a la dignidad de la vida conyugal, nos hace concordes. Tiene una importancia suma para la felicidad humana.”
    CONFERENCIA EPISCOPAL FRANCESA  8.11.198
    “Los obispos han recibido esta Encíclica con espíritu de fe, según la voluntad de Dios, que ha confiado a Pedro la solicitud cotidiana de toda la Iglesia.”
    CONFERENCIA EPISCOPAL DE ESPAÑA. 28.11.1968
    “No debemos desconocer el valor que tiene tal Magisterio: palabra  pronunciada para señalar la dirección de vivir cristiano; palabra llamada a orientar e iluminar SEGURIDAD doctrinal y práctica de la conciencia de los fieles.”
    Así que no es como dice el referido artículo acerca del “rechazo” de algunas Conferencias Episcopales.
     
    Saludos

  • Carmen

    Por concretar un poco: ser honesto contigo mismo, defender lo que crees que es cierto aunque vayas contracorriente, no dejarte pisar porque tienes dignidad, no dejarte engañar aunque sea más cómodo, dominar los ataques de ira, pensar que todos somos humanos y qué hacemos cosas mal, confiar en las personas, no responder con violencia cuando actúan con violencia sobre ti, ser conscientes de que los niños son el futuro y no se les puede escandalizar, denunciar las injusticias o lo que a ti te parece que lo son, desechar la idea de que hay un dios que está todo el día apuntando lo que haces mal sino que al contrario te dará fuerza para encajar, que hay que disfrutar de la vida sin hacer daño a nadie, que hay momentos en los que todos flojeamos, que hay personas que te traicionarån…

    Y sobre todo, que todo lo anterior te convertirá en un perdedor . Luego si pierdes, no te quejes.

    Porque para mí, todo acaba en el evangelio de Juan. Todo lo demás…

    Un saludo cordial.

  • Carmen

    Me gusta entrar en Atrio porque me hacen pensar en cosas de  la iglesia y de espiritualidad, de  Jesús… Con las personas que me relaciono o son tipo quicos o pasan de estos temas, los ven como cosa del pasado, quizás porque el presente de esta realidad .no les interese en absoluto.

    He leído un montonazo de artículos y de comentarios y creo que he llegado a una conclusión. Creo. Por qué me sigue interesando todo esto? No es cuestión de fe. No. Es porque comparto el camino que dice Jesús de Nazaret para lograr un mundo un poco más justo y mejor.

    Sé que no es el único, pero quizás para mí si es el primero que lo indicó. O al menos de las personas que conozco. Detrås, pues montones.

    Quiero decir que no es cuestión de religión para mí. Es otra historia.

    Un saludo cordial.

  • Salvador Santos

    Leo que se habla sobre dudas en la fe.
    Hace siete años (2011) se publicaron en Atrio tres artículos bajo el título: “Cinco fotografías de la fe”. En ellos se analizan varios textos de Marcos donde aparece la palabra: ‘fe’. Nada tiene que ver su sentido con el que generalmente se acepta como válido. La fe no es para el Galileo un convencimiento espiritual de lo indemostrable, sino una praxis de ruptura con el sistema injusto y una adhesión a su proyecto.
    Es normal que haya dudas en la fe.
    Pero esas dudas no serían: ¿Existe o no existe? ¿Estará ahí o no estará? ¿Servirán mis rezos o resultarán inútiles? ¿Hay resurrección o no la hay?
    Las dudas nos plantearían: ¿Voy o me quedo? ¿Merece la pena ese proyecto? ¿Me embarco en él o me conformo con ser religioso?
     
    Saludos 

    • m. pilar

      !Gracias Salvador, breve y conciso!
      El día que comprendamos de verdad, el contenido de su Proyecto de Vida… empezará ese… “Paso” y en una nueva manera de vivir… en !este mundo!
      Un abrazo agradecido y entrañable.
      m* pilar

  • Julián Díaz Lucio

    Hace ya años, en otras circunstancias, escribí lo siguiente: la Iglesia tiene miedo a cambiar de opinión, miedo a que se pierda su prestigio, a que no aparezca como columna infalible de la verdad. Y sin embargo, al cambiar de opinión, cuando hay razones poderosas para ello, dará más prestigio al papado, lo acercará más a las necesidades de los pobres, el evangelio será más una Buena Noticia de liberación de cargas inútiles.
    -Es necesario, por tanto, un  cambio en toda la doctrina sobre la reproducción y la sexualidad, no sólo en el caso de peligro de SIDA. La doctrina oficial sobre el control de natalidad reduce a las personas a ser como conejos reproductores, sin libertad para que las parejas obren libremente, en conciencia, y decidan con responsabilidad, atendiendo a sus situaciones concretas económicas, sicológicas, de salud…
    -El peligro real para la estabilidad y vivencia del amor entre las parejas, me parece que está en la banalidad, en el “usar y tirar” de esta sociedad consumista y superficial. Esta sí que es una tarea a realizar en toda la pastoral: ayudar a vivir en profundidad la vida personal y de relación  con los demás, ayudar a asumir compromisos gratuitos y perennes, ayudar, en definitiva, a vivir el amor que es entrega, sacrificio, perdón, cariño… Todo debe estar en función del amor, y a él se supedita todo.

  • Antonio Toston De la Calle

    Dos refranes: “A buenas horas, mangas verdes”, y “A moro muerto gran lanzada”

  • Santiago

    Pablo VI fue mártir del siglo XX vituperado por los católicos que se consideraban progresistas y también por los que se llamaban conservadores o tradicionalistas.

    En su Encíclica Populorum Progressio, siguiendo a Gaudium tet Spes habla de “es a los padres los que les toca decidir, con pleno conocimiento de causa, el número de sus hijos, aceptando sus responsabilidades ante Dios…siguiendo las exigencias de su conciencia, instruída por la Ley  de   Dios auténticamente interpretada y sostenida por la confianza en Él.”  (37) 

    La referencia 32 en la Encíclica es de Gaudium et Spes 87 donde dice que “el juicio de los padres requiere una conciencia rectamente formada…es de gran importancia que todos puedan cultivar una recta y auténtica responsabilidad que tenga en cuenta la Ley divina..) GS 87

    Esta paternidad responsable “instruída” por la “Ley divina” es la que aclara aun mas Montini en la Humanae Vitae cuando dice que los padres “deben ajustar su comportamiento al plan  de Dios el Creador, un plan que se ha manifestado por la misma naturaleza del matrimonio y por el constante magisterio  de la Iglesia” (10)

    No se equivocó Pablo VI prediciendo que una mentalidad donde la sexualidad no se pone al servicio del amor total degenera en hedonismo, egoísmo, y repercute en la disolución de la familia factores contribuyentes a lo que pasa en el mundo, tristemente, hoy en día.

    Saludos cordiales

    Santiago Hernández

  • George R Porta

    El 17 de julio de 1993, Richard A. McCormick sj, el eminente professor moral de la Universidad de Notre Dame (Indiana) public esta perspectiva a 25 años de la «Humanae Vitae». 25 años después sigue teniendo vigencia para ilustrar cuánta  inmoral tozudez han demostrado los papas en uso de su «potestad» para afirmar su «ejemplar insensibilidad» con respecto al inmenso valor que tiene la conyugalidad para expresar la dignidad de la vida humana y el rol de la sexualidad en él. Es largo pero vale la pena leerlo. Fue republicado en español el 8 de junio de 2015 y ofrece el vínculo o enlace al artículo original en inglés por si alguien lo quiere contrastar. Francisco, además, contó con el sínodo sobre la familia que obviamente no aparece en el artículo de McCormick. Este es el enlace: https://sinodofamilia2015.wordpress.com/2015/06/08/humanae-vitae-mccormick-2/

  • George R Porta

    ¿Cómo puede la confianza no ser limitada, no implicar riesgo o no ser arriesgada? ¡Hum!

    La intuición es una facultad ligada a la confianza-riesgo, es decir a la fe, a la ación de fiarse o de arriesgarse si no se tiene suficiente certidumbre y la certidumbre misma no puede ser absoluta sin implicar en quien la siente o piensa, una arrogancia grande, literal (de no estar dispuesto a rogar/pedir/depender y que tiene poco que ver con la soberbia del engreído o del que se piensa o siente superior, invulnerable) que siempre implica in riesgo, el de no recibir respuesta.

    La equivocidad del lenguaje es Buena porque eso permite la conversación, el diálogo, el argumento, la exploración, el Movimiento en el conocimiento, la clarificación, en fin, muchas cosas buenas. Como todo tiene al menos in peligro, el de que el lenguaje se vuelva concreto y pierda la nota que no debe perder, ser imaginative y serlo de buena fe, a sabiendas de que el error es el espacio a explorer…

  • George R Porta

    Hablando de sumos sacerdotes ¿quienes serán los SS «de las tradiciones» (no hablo de la Gestapo, desde luego).

    Es bueno que se censure al Papa y se proteste o se le apoye y se defienda: Eso sugiere participación y ést es necesario en la proclamación de la esperanza. No creo que cuando dijo que los obispos debieran desplegar el olor de las ovejas, se refiriera a que se sometieran incondicionalmente a la hora de actuar o de predicar.

    Quienes opinen en contra de Francisco aunque sean oficiales del extremo conservador del espectro, deben expresarse. Quizás si exponen su sentir y pensar puedan beneficiarse al escuchar a quienes sienten y piensan en contrario.

    Los/las fanáticos/as de Francisco por la causa que sea, por otra parte, deben escucharles. Al fin y al cabo, Francisco ni es ni puede ser perfecto, nadie puede, pero si parece que yerra o lo hace, es bueno que se le señale.

    Ese fue el espíritu y la letra del Concilio, que los pájaros dispararn contra las escopetas, aquel mismo que según atribuyen las narraciones evangélica conocidas, movía a Jesús que escuchaba las censuras de letrados y fariseos, etc. aunque quizás las narraciones evangélicas yerran al atribuir siempre malas intenciones a quien se le oponía o le interrogaba. Después de todo Jesús fue in provocador a menudo insolente e imprudente y alguna vez parece que fuera agresivamente violento.

  • Javier Elzo

    Yo creo, simplemente, que Pablo VI se equivocó con Humanae Vitae. Y se equivoca Francisco defendiéndola. Fue un error, como tantos que ha cometido la Iglesia. Que no lo olvidemos es humana y divina. ¿O, no?
     Las explicaciones del teólogo Mauricio Chiodi, distinguiendo generar y crear, y que se pueden leer entrecomilladas en Atrio, (“Lo que la práctica ….. silogística-deductiva de la norma”) me parecen dignas de un rabino escudriñando textos en el Talmud. ¿En quien piensa Chiodi al escribir esas líneas? ¿Para quién, y para qué, las escribe?
     Pablo VI adoptó una posición contraria a la de la opinión mayoritaria de la Comisión que él mismo creo. Lo viví de cerca en Lovaina con los documentos preliminares de la Comisión. ¡Por Dios!, Pablo VI se equivocó en 1968. No pasa nada en reconocerlo. Y punto final.

    • oscar varela

      Hola Javier!
      Te leo:
      – “no olvidemos que la iglesia es humana y divina.
      – ¿O, no?”-
      ……………
      Humana: ¿qué duda cabe?
      Divina: ¿no cabe toda la duda?

    • oscar varela

      Hola Javier!
      Te leo:
      – “‘Una fe que no duda es una fe dudosa’ (Christian Duquoc)”-
      Ok!
      Pienso que cuando una fe (confianza ciega en el apoyo = roca) se tambalea
      es porque otra fe la está desplazando.
      Y así vamos andando por la vida!
      Para el caso de mis preguntas:
      La fe en lo “divino” entró en período de duda,
      desplazada por una fe “humana” abriéndose camino.
      ¿A dónde nos llevará?
      En esa estamos y es asunto nuestro!
      ¿No te parece?

      • Javier Elzo

        Sí, todo esto es complicado. Una fe que no lo fuera no sería fe y, yo al menos, dudo de la validez de la fe ciega. ¿En nombre de qué me amputo de uno de mis órganos de aprehensión de la realidad?

        El 2 de mayo de 2001, Amin Maalouf fue nombrado Doctor Honoris Causa de la Universidad Católica de Lovaina. Pronunció, en aquella ocasión un discurso que tituló “Elogio de la duda”. De ese discurso traigo aquí varias frases.
        “La duda, en mi caso, escribió Maalouf, no es ausencia de creencia. Quizás una forma de ser, en mi nivel de frágil mortal, de acuerdo con el plan del Creador. Si tuviéramos que vivir con la certeza de que no hay nada después de la muerte, toda nuestra vida sería un patético vagabundeo orgiástico, patético y desesperado. Si, por el contrario, tuviéramos la certeza de que después de la muerte, tendríamos la vida eterna, entonces ¿qué importancia tendrían nuestros pocos años aquí en la tierra?
        Es precisamente la duda la que nos permite estar de pie, y avanzar, en la incertidumbre que da sentido a nuestras vidas. Y se me ocurre pensar que, si Dios nunca lleva a cabo ante nosotros una prueba irrefutable de su existencia, si nos deja debatir y especular, es porque es la incertidumbre la que da un sentido a la aventura humana, es la incertidumbre la que da un sentido a la creación, a Su creación.
        Debido a esto, no puedo evitar de creer en la ternura de Dios para los que dudan, para los que se preguntan, para los que especulan, para los que embarran las pistas, y también los que están embarrados. Sin embargo, le creo enojado por quienes legislan en su nombre y, diariamente mortificado, por los que matan invocando su nombre. Pero, se prometió no interferir en la gestión del mundo.

        Disculpen por haber elogiado lo dudoso e incognoscible en un lugar emblemático de la fe y del saber. Pero tengo la debilidad de pensar que más allá de ciertas apariencias, compartimos algo mejor que las creencias comunes: los valores comunes y una esperanza común” .

        No olvidemos tampoco esta reflexión de Newman, antes de adoptar el catolicismo, cuando nos advertía del riesgo de poner “más el acento en el ejercicio de la fe que en el objeto de la fe, en la seguridad y fuerza persuasivas de la doctrina que en la propia doctrina. Así la religión acaba siendo una contemplación de sí mismo y no de Cristo” .

        Los que tenemos la funesta manía de pensar, nunca escaparemos de estas cuestiones. La oración de escucha me parece buena medicina.

  • ana rodrigo

     
    Da risa, pena y vergüenza ajena que una institución tan grande se empeñe constantemente en ir contracorriente confundiendo la moral, su moral, con la realidad social, científica o de cualquier otra índole, haciéndola, a su vez, totalmente ineficaz e influyente, por muchos sermones y viajes papales que haga y muchos millones de católicos que acudan a aplaudir al Papa de turno.
     
    Cuando la Iglesia predicaba contra la píldora u otros métodos anticonceptivos sus seguidoras por millones ya estaban de vuelta y el seguimiento de su doctrina solamente fue seguido por minúsculas minorías de cristianas fundamentalistas y retrógradas.
     
    ¿Qué harán y dirán ahora estos grupos de mujeres en colaboración con sus parejas sobre los pecados a los que se las abocaba la fidelidad a la Iglesia? Pues no, señoras y señores, no ha sido ni es pecado todo lo que ustedes creían, por fidelidad, que lo era, ¡ya son libres!, no sufran más, lo que era pecado, ya no lo es…..
     
    Cuánto ridículo ha hecho y está haciendo esta Iglesia siempre al margen de la sociedad de cada momento y lugar. Aún recuerdo cuando Juan Pablo II fue a un país africano con gravísimos problemas de sida y no menos graves problemas demográficos, predicando a los cuatro vientos la prohibición del preservativo así como la castidad. Uffff, mamma mía…..
     

  • Gonzalo Haya

    “Donde digo digo no digo digo sino que digo diego”. Da pena que haya que acudir a estas sutilezas farisaicas para reconocer lo que es de sentido común sin que s alboroten los sumos sacerdotes de las tradiciones.

  • George R Porta

     
    En 1967, Pablo VI en su encíclica «Populorum Progressio» (n. 37) reconoció a los progenitores el derecho de decidir el número de sus hijos y de asumir «en conciencia» la correspondiente responsabilidad moral. Un año más tarde, en 1968, estuvo muy cerca de reconocer el derecho a la prevención del embarazo por medios artificiales, pero no tuvo el suficiente coraje para utilizar la «potestad» pontificia que el Dr. Castillo en otro hilo menciona hablando de Francisco, y prefirió, también como atribuye el Dr. Castillo a Francisco, demostrar su «ejemplaridad» al precio que fuere. Así firmo la «Humanae Vitae» (nn. 10-18).
     
    El «santo súbito» que le sucedió radicalizó el control eclesiástico sobre el matrimonio, un paso en falso y trágico, pero real y que ideológicamente definió en su exhortación apostólica «Familiaris Consortio» de 1981. Benedicto siguió la misma línea y en un gesto hipócrita se quitó de encima al fundador de los Legionarios que, paradójicamente, había sido fiel a la idea de no desperdiciar su semen y produjo descendencia a despecho del celibato en olor de santidad vaticana.
     
    Y Francisco sigue empeñado en cultivar su ejemplaridad al precio que sea. No mucha diferencia entre la conducta insegura y timorata del Papa Montini, la tiránica y excepcionalmente corrupta del papa Wojtyla, la no menos fascista del Papa Ratzinger, y la actitud ejemplar del Papa Bergoglio. Todos han utilizado también su «potestad» pero para despropósitos. Trágico ¿no es cierto? Aunque a alguna persona le parezca cómico.
     

  • Olga Lucia

     

    Qué tristeza me da, a estas altura de la vida. Recuerdo a mamá y a sus amigas, sufriendo y comentando lo que el cura les había dicho en el confesonario, que horror! Tanto sufrimiento. No hay derecho tanto sufrimiento y tanta infamia, por machismo patriarcal.

  • Carmen

    Pues la verdad, da un poco de risa. A estas alturas…no sé.

  • olga larrazabal

    ¿Y también se liberan los dispositivos Intrauterinos, como la T de cobre, usada en aquellos tiempos y otros mucho más modernos que andan circulando?

    Porque actualmente cualquier padre y madre con 2 dedos de frente e hijas de 14 años, que son incapaces de tomar la píldora todos los días, y menos de guardar la castidad, solicita a un ginecólogo colocársela a la niñita.

    Pero siempre la Iglesia anda entre 200 y 50 años retrasada al mundo.  Y 50 años de ahora equivalen a unos 500 de los antiguos.

    Y el problema no son los individuos, que toman sus decisiones particulares en forma privada, sino estos mismos individuos cuando ejercen una función política legislativa publica y no tienen públicamente la honestidad de seguir su propio discernimiento sino hacen suyas las premisas de la Iglesia y las entrometen mañosamente en las leyes de la república.

    Lo vemos en Chile todos los días.

    • Mª Pilar

      Querida Olga:
      A mi hija mayor por un desorden menstrual, el Ginecólogo le recetó la “píldora”, fui a mi farmacia de siempre a buscarla, y sin ningún pudor, delante de todas las personas que allí estaban, la farmacéutica dijo en voz alta:

      Nosotras (eran dos hermanas) no vendemos estas píldoras…
      Le intente explicar, pero me dejó ahí… con la sensación, de que estaba haciendo algo malo.
      Fue muy decepcionante, ellas conocían mi estilo de vida, mi manera de ser… pero no les importó en absoluto.

      Al día siguiente, cuando no había nadie y solo estaba su ayudante, le explique y le dije… que no volvería a pisar jamás su farmacia.

      Cuando ellos… ¡ellos! vienen, la sociedad ya ha caminado con los últimos avances, y ¡¡¡Gracias, a que así sucede!!!
      Un abrazo compartido.
      pili-mª pilar

  • George R Porta

    Bueno, eso fuera mejor aunque la expresión de Magister no representa realmente lo que ha ocurrido.

    La «píldora» la han «liberado» los millones de católicos y no católicos que hace tanto tiempo la han estado utilizando (y estoy seguro que quizás las amantes de algunos clérigos También, lo cual es justo reconocer). La Iglesia Católica a través de sus gestores de recaudación de fondos ha aceptado donaciones, en toda posibilidad, de accionistas de o de las propias industrias farmacéuticas productoras de estas píldoras como las que recibieron los Caballeros de Colón y la Orden de Malta para ser utilizadas (las píldoras, no las donaciones) con la distribución de  condones en la campaña contra el SIDA en los países pobres.

    (Magister no publica esas cosas, que yo sepa, y en su momento, cuando el Cardenal Martini y H. Küng hablaron a favor de liberar la píldora y los condones como protección, bien que los criticó)

Deja un comentario