Temas

Tablón de ATRIO

Anterior Siguiente
Último: 24-4-19, 11:45

Floren (2019-04-24 11:45:39) : LA VERDAD DE LA PASCUA. http://cartujoconlicencia.blogspot.com/2019/04/la-verdad-de-la-pascua.html

Equipo Atrio (2019-03-08 21:55:38) : Delcy Rodriguez, vicepresidenta de Venezuela, denuncia al criminal apagón en Venezuela criminal apagón en Venezuela [vídeo de 6 min.]

Equipo Atrio (2019-02-18 09:39:18) : Amplio y clarificador programa sobre Venezuela: La hojilla/a> ¡Magnífico analista argentino Marco Teruggi! ¡Larga charla pero imperdible!

Equipo Atrio (2019-01-09 12:31:08) : Entrevista a Tamayo en la Sexta: La Iglesia española sigue siendo franquista

Floren (2018-11-19 19:50:09) : Floren de Estepa escribe en su blog: CARTA A UN JOVEN QUE NO QUIERE VOTAR

Equipo Atrio (2018-11-16 10:06:45) : La verdadera despedida de Steve Jobbs Disgurfso de graduación https://www.youtube.com/watch?time_continue=12&v=vXJYrrLGNAo

» Pon una nota




Autores

Archivo de entradas

4878 Artículos. - 78381 Comentarios.

La primera república española (y XXIII)

NOTA PREVIA: Este artículo, por diversas circunstancias, es el último de esta serie. Con la entrega de hoy se completa el período de la presidencia de Estanislao Figueras (11 de febrero a 10 de junio de 1873 ). // Comenzó ATRIO a publicar el “Camino de la República” el 21 de mayo de 2015 y se concluyó el 31 de marzo de 2016, con el capítulo XV. El 20 de marzo de ese mismo año se inició la publicación de los artículos correspondientes a “La Primera República Española“, hasta hoy. // Mi agradecimiento más sincero a Antonio Duato, a ATRIO y a los lectores.

====================

 I – UN “BEBÉ” EN LAS CORTES

De entre los relatos de la inauguración de las Cortes Constituyentes el 1 de junio de 1873 cabe destacar el concerniente a una anónima ciudadana, de “entusiasmo federal“, que no dudó en entrar en la Asamblea y amamantar, mediante nodriza, a “un tierno retoño“. El relato, tomado de “La República Democrática“, lo reproduce “La Iberia“:

Hagamos, sin embargo, especial mención de una ciudadana que supo armonizar el entusiasmo federal con el amor de madre, hasta el punto de sentarse en uno de los bancos situados bajo el reloj, con la nodriza al lado, para convencerse por dos veces durante el acto que su tierno retoño no había olvidado el instinto de la primera necesidad física.”(“La Iberia” 03 – 06 – 1873, p. 2)

Anécdota, que tiene similitud y es antecedente histórico de otra similar, sin nodriza, acontecida en los primeros días de las actuales Cortes. En efecto, el miércoles 13 de enero de 2016, la diputada Carolina Bescansa acudió al Congreso con su hijo y, al día siguiente, titulaba EL PAÍS: “Polémica por la diputada que amamantó a su bebé en el escaño. La diputada de Podemos Carolina Bescansa ha entrado en la Cámara baja con su hijo“. Parece que menos polémica causó el similar acontecimiento de 1873 que hemos citado.

 

 II – DEL GOBIERNO “INTERINO” AL GOBIERNO “CONFIRMADO”

Como ya dijimos, en la sesión de Cortes del día 8 de junio de 1873, Pi y Margall, renunció a la encomienda que se le había hecho el día anterior. Renunció, dolorido, tras las intervenciones críticas de algunos diputados y tras el alargamiento de la sesión con discusiones de procedimiento, sin que el Presidente de la Asamblea, José Mª Orense, en ningún momento diese muestras de intentar encauzar la sesión. Ante la renuncia de Pí, el Gobierno de Figueras volvió al banco azul en calidad de “interino”.

La sesión pública del día 8 se interrumpió a las doce menos cuarto de la noche para constituirse las Cortes en sesión secreta que concluyó a las tres horas y cuarenta y cinco minutos de la madrugada del día 9. La sesión secreta fue tensa y con algunos momentos de “barullo”. En ella se planteó la opción de que Castelar, Pi y Margall y Figueras eligiesen un Gobierno, pero los tres, a los que se sumó Tutau, manifestaron, en un primer momento, su voluntad de no entrar en ningún gobierno. No obstante, se llegó finalmente a un acuerdo para la permanencia del anterior Gobierno de Figuras y los cuatro citados aceptaron seguir en él, pues, como dijo Figueras, “quien se había sacrificado treinta y tres años por la República, no le negaría unos cuantos días más (“La Igualdad” del 9).

Así, tras la reunión secreta de esa noche (del 8 al 9), no salió adelante la formación de un nuevo gobierno sino la confirmación del ya existente, presidido por Estanislao Figueras, que pasó de sermeramente interino” a ser “confirmado“. Seguidamente los vivas a la República llenaron el salón de sesiones y la confirmación del Gobierno tomaría forma de Decreto de fecha 9, publicado en la Gaceta del 12 de junio de 1873.

Este Gobierno “confirmado” de Figueras será sustituido definitivamente el día 11 de junio (Gaceta del 12) por el presidido por Pí y Margall, elegido por la Cámara mediante votación personalizada de cada uno de sus componentes. Esto sucederá tras la huida de Figueras a Francia, pero antes de llegar a esa solución, hemos de referirnos a los enmarañados acontecimientos de los días 9 y 10 de junio de 1873.

 

III – DIA 9: SESIONES ORDINARIA Y SECRETA – RENUNCIA DE ORENSE

El día 9 de junio hubo – al igual que había sucedido el día anterior – dos sesiones parlamentarias: una pública, comenzada a las cuatro de la tarde, que terminó a las siete y media, y otra secreta, iniciada a las once de la noche y que concluyó a las dos y cuarto de la madrugada del día 10, habiendo sólo en el salón en esos momentos unos cien diputados,

El hecho más significativo de la sesión pública de la Cortes del día 9, fue la renuncia presentada por José María Orense a la Presidencia de las Cortes. Comentando esta renuncia, y después de destacar los talentos, la honradez, y el amor a la República de Orense, dice Miguel Morayta: “Sin embargo sus muchos años, su escasa voz, y sus genialidades le hacían incapaz, y así lo evidenció en las pocas sesiones que presidió, de dirigir los debates agitados y bulliciosos de aquella cámara;” (citado, págs. 108 y 109):

Por otra parte, y aunque resultó un hecho meramente anecdótico, cabe significar que en los comienzos de esta sesión ordinaria, el diputado Montemayor hizo proclamación de su sentir social solicitando a la Asamblea que constase su voto << extensivo a que a las palabras “República democrática federal“, se añadiese la de “social”>>; y así se hizo constar en el Diario de Sesiones (Gaceta del 10).

Esa misma tarde del día 9 hubo reunión del Gabinete en las Cortes. Pi y Margall,profundamente herido“, no acudió a esta reunión. De ello da noticia Estanislao Figueras en una carta de fecha 3 de septiembre de 1873, donde dice: “El 9 de junio, reunidos en el Gabinete de las Cortes, le llamamos por telégrafo a Consejo, y él contestó que enviaría su dimisión. Se hizo, pues, de nuevo la crisis, o por mejor decir, se manifestó de nuevo, porque existían, desde nuestras dimisiones (…)”. (NOTA 1)

El aviso de dimisión de Pi, trastoca el gobierno “confirmado de Figueras” y ello urge a buscar alguna solución alternativa. Por ello, tras un intercambio de opiniones y valoración de las opciones posibles Castelar propuso a Figueras que “formase un Ministerio de conciliación por ocho o quince días“. En contra alegó Figueras su salud quebrantada y su deseo de dejar el poder, pero ante la insistencia, cedió y consintió Figueras en formar el Ministerio de conciliación, pero solo con el compromiso de sostenerse en él ocho o quince días. Así relata Figueras el momento siguiente a su aceptación de formar un gobierno de conciliación: << ¡Oh! ¡Qué de plácemes entonces (…) // Tomado ya este acuerdo, nos separamos, y el vicepresidente suspendió la sesión pública, convocando a sesión secreta para las diez de la noche” >>

Así las cosas, las 11 de la noche del día 9 se inició la sesión secreta de la Asamblea. No asistió a ella Estanislao Figueras, por las razones que el mismo expone: “(…) había pasado en claro la noche, y yo que resisto el hambre y la sed, no puedo resistir al sueño, me sentí malo, todo rodaba alrededor de mí. Se lo avisé a Castelar, a quien encargué el arreglo del asunto, diciéndole: le entrego mi nombre y mi reputación, haga usted de ellos lo que quiera.”.

Esta sesión secreta estuvo presidida por Cervera. El ministro de Hacienda, Juan Tutau, presentó un programa de acción para evitar “la bancarrota”. Figueras no asistió a la sesión, como ya sabemos. Pi y Margall se ausentó tras la presentación del proyecto por Tutau. Algunos diputados opinaron en contra del proyecto de Tutau, pero ninguno a favor. De modo que ante esta actitud de los diputados Tutau dijo que renunciaba a su gestión. Entonces Castelar argumentó que ya que era conocido que varios ministros deseaban dejar el Ministerio (Tutau acababa de declararlo) procedía conferir facultades a Figueras para que este pudiera designar libremente los ministros que fueran de su agrado. Y así se acordó al tiempo que se ofrecía un voto de confianza para el Gobierno que se formase. (NOTA 2)

Estos poderes dados a Figueras eran como una bofetada para Pi y Margall pues a él se le habían discutido, y en definitiva negado, en la sesión del día 8, en la forma que ya describimos. “La Correspondencia de España” del día 10 de junio, (3ª edición, pág. 3), recogía este malestar de Pi en los siguientes términos:

<< Asegurase que el Sr. Pí ha creído ver clara y manifiesta en la mayoría la desconfianza hacia su persona, cuando al Sr. Figueras se le ha encomendado de lleno la formación de gabinete, y a él no solo no se le encomendó más que la propuesta, sino que esta fue rechazada. La mayoría ha de demostrar con un acto muy significativo lo contrario, para que el Sr. Pi varíe de opinión, según aseguran sus amigos. >>

 

IV – DÍA 10: FIGUERAS HUYE A FRANCIA

A las seis de la mañana del día 10 de Junio estaba ya Figueras en casa de Emilio Castelar para interesarse por el resultado de la sesión secreta habida durante la noche. Figueras, como ya sabemos había sido facultado para elegir y formar gobierno. Quedaban dos flecos: que Salmerón aceptase la presidencia de las Cortes y que Carvajal aceptase el ministerio de Hacienda. Aceptó pronto Salmerón, pero Carvajal solicitó un plazo de cuatro horas. Pendientes de su decisión, Castelar y Figueras almorzaron juntos, y a la una fueron al palacio de las Cortes.

Allí Figueras oyó casualmente un comentario de Tomás Salvany en el que afirmaba haber escuchado a Joaquín Pi (hermano de Francisco Pi y Margall) decir, “con ira reprimida“, las siguientes palabras: “ Parece mentira que entre seis hombres que han sido compañeros y se dicen amigos, haya tanta indignidad y tanta infamia“. Interpretó Figueras que estas palabras iban dirigidas a él y, tras comentar el incidente, con Castelar, cogió el coche y se fue a ver a Francisco Pi y Margall al que contó lo que había oído a Tomás y Salvany. Figueras cuenta la reacción de Francisco Pi así:

<< Una frialdad impenetrable cubría su rostro, y sin inmutarse me contestó seca y desabridamente: “Mi hermano no puede ser eco mío; hace cuarenta y ocho horas que no le he visto, pero debo decir a usted que tengo entendido que se le conceden facultades que a mí se me negaron en votación pública, y que por este hecho yo quedo desairado y en ridículo“.

A lo que Figueras replicó: << ¿Pero qué tengo que ver yo con eso? ¿No sabe usted que yo no solo no he hablado a ningún diputado sino que ni siquiera he asistido a la sesión secreta en que esto se acordó? (…) ¿no comprende usted que si ahora se han arreglado las cosas en sesión secreta es porque se ha perfeccionado, con el uso, el procedimiento? Se ha visto el escollo en que usted naufragó y se ha tratado de evitarlo. (…) >>

Pero estas y otras razones no convencieron a Pi, que dijo: << Todo esto será verdad (…) pero el público, que no conoce estos detalles, juzga por lo que ve, y a los ojos del público quedo desairado, A usted se le concede, de corrido y sin reparo, una facultad que a mí se me ha negado >>

Persistía la irritación de Pi, ante lo que Figueras dijo “(…) Me voy y así no seré obstáculo para nadie. ” y se volvió al gabinete de las Cortes donde estaban reunidos los restantes ministros y varis diputados de la derecha, entre ellos, Palanca y Maisonnave a los que expuso lo sucedido. Castelar no podía creerle y se dirigió a Gobernación a ver a Francisco Pi, pero volvió, dice Figueras, “como yo había vuelto de la entrevista con Pi.” Añade Figueras que Castelarcomprendió que debía tomar la dirección en aquellos críticos momentos

El resto del relato que hace Figuras en la citada carta lo extracto y transcribo a continuación. Dice Figueras:

<< (…) Yo llamé a Rafael, le di orden de que dispusiera mi equipaje y el de mi tío con la mayor reserva; envié a mi ayudante Cortes, hijo del jefe de la estación de Atocha, a que previniera a su padre para que dejase abierta la puerta trasera de la habitación y dispusiera un vagón reservado y me fui a pasear por el Retiro, dejándome caer en la estación a las ocho de la noche. Fuera de los dichos, nadie supo la resolución más que el inspector de Policía de la estación, que me vio en el vagón, le exigí la mayor reserva y la guardó.

De quedarme al día siguiente tenía que explicar mi situación en las Cortes, renunciando a formar Gabinete. La explicación inhabilitaba a Pi. Ni Castelar ni Salmerón, podían formar Gobierno con la derecha sin un combate inmediato, ni querrían formarlo de conciliación (…) //

Con la resolución que tomé me perdí yo, pero se salvó la república (…) El ministerio de Pi pudo formarse sin inconveniente por la fuerza misma del estupor e indignación que produjo mi repentina marcha. Después, no he cesado de escribir que apoyasen a Pi (…) >> (NOTA 3)

 

 V – PI Y MARGALL PRESIDE EL NUEVO GOBIERNO

A las tres de la tarde del día 11 de junio se abrió la sesión de las Cortes con sentimiento de estupor y alarma por los sucedido. La Asamblea conoció y admitió las renuncias de los miembros del Poder Ejecutivo y acordó que se nombrase el nuevo Ministerio por elección directa de la Cámara Seguidamente se procedió a la votación de la que resultaron elegidos, con los votos que se indican entre paréntesis, los siguientes integrantes del Gobierno:

Presidente del Ejecutivo, Pi y Margall (196 votos); Ministro de Gobernación, Pi y Margall (192); Ministro de la Guerra, Nicolás Estévanez, (192); Ministro de Ultramar, José Cristóbal Sorní (190) Ministro de Estado, José Muro (187) Ministro de Marina, Federico Anrich (185) Ministro de Gracia y Justicia, José Fernando González (184) Ministro de Hacienda, Teodoro Ladico (182) Ministro de Fomento, Eduardo Benot (181) (Gaceta del 12)

Terminada la elección entraron en el salón el nuevo presidente del Poder Ejecutivo, y los Ministros de Hacienda, Fomento, Gracia y Justicia y Ultramar. Se le concedió la palabra Pi y Margall, nuevo presidente del Gobierno, que comenzó justificando su vuelta a las responsabilidades del Gobierno en razón a las graves circunstancias imperantes:

<<Sres. Diputados, ante la gravedad de las circunstancias; atendida la alarma que cundió esta mañana en Madrid, por el temor de que se alterara el orden público, por el recelo de que peligraran los altos intereses de la República y de la patria, he abandonado la firme resolución que tenia, no de retirarme a la vida privada, que no es posible que se retire la vida privada quien, como yo, ha estado 20 años agitando el país con la bandera de la República en la mano (aplausos); pero sí de sentarme entre vosotros como el último de los Diputados. (Aplausos.) Vengo a ponerme al frente del Gobierno, a pesar de conocer que es tarea superior a mis fuerzas; á pesar de comprender los graves peligros que en estos momentos puedo correr. Vosotros me habéis nombrado; y los compañeros que me habéis elegido y yo estamos dispuestos a aceptar el cargo, precisamente por los graves riesgos que en estos días tiene el arrostrar todas las dificultades del Gobierno. // ¿A qué viene aquí el actual Ministerio? // No puedo decíroslo hoy, porque es preciso que antes nos pongamos de acuerdo los Ministros; lo que puedo deciros por de pronto, es que el Gobierno viene hoy por hoy a salvar la cuestión de orden público, a hacer que todo ciudadano, sin distinción de clase, doble la frente bajo el imperio de las leyes. (Aplausos.) (…) // >>

Recordemos finalmente que el 13 de junio de 1873 (Gaceta del 14) Nicolás Salmerón fue elegido nuevo presidente de las Cortes, cargo al que había renunciado José María Orense el día 9 anterior.

 NOTAS

NOTA 1. Se trata de la carta que Figueras envió a una amigo residente en la Habana el 3 de Septiembre de 1873. Cito el texto de la carta que figura en “1873. La Primera República, de José Luís Fernández Rúa, citado, págs. 326 a 333, donde este autor da como fuente a Eduardo M. del Portillo y Carlos Primelles, “Historia política de la Primera República Española“, pág. 148 y ss. Madrid 1932. Las citas textuales de Estanislao Figueras que siguen en este artículo, son tomadas de dicha carta. A tenor del contenido de la misma, así como de la información de las sesiones de Cortes de los días 9 y 10 de Junio, que hemos comentado, cabe deducir que resulta no ser cierta la afirmación que hace Hennessy (citado, capitulo 9), referida al mes de Junio de 1873, de que “Durante los días 9 y 10 ningún miembro del Gobierno apareció por las Cortes (…)”

NOTA 2. La sesión secreta de la noche del 9 al 10 de Junio de 1873 la narra La Iberia“, del 10 en los siguientes términos << A las once de la noche empezó la sesión bajo la presidencia del señor Cervera y con asistencia del ministerio excepto el señor Figueras, que no salió anoche de su casa; ignoramos si por indisposición. // El objeto de la reunión era en primer término para dar cuenta el señor Tutau a la Asamblea de sus proyectos rentísticos, empezando por leer el referente a la emisión del papel-moneda hasta la suma de 2.000 millones en diferentes series y de 5 a1.000 pesetas billete. También dio cuenta el ministro del presupuesto general del Estado, en el que se proponía para enjugar el déficit, el 20 por 100 de descuento sobre la deuda interior y exterior. // Apoyó el señor Tutau su plan indicando que la emisión da papel-moneda era la única medida salvadora que hallaba para conjurar la crisis por que atraviesa al erario, la cual llegarla muy pronto a producir la bancarrota si no se acudía a lo que acababa de proponer. // El señor Pí y Margall abandonó el salón al terminar su compañero. // Los señores La Hidalga, Armentia, Rubau Donadeu, Chermá, Ladico y algún otro, parece que hablaron en contra del proyecto de la emisión de papel-moneda. El señor Tutau insistió en su proyecto, pintando un cuadro vivísimo del lamentable estado en que se encuentra la Hacienda y lo difícil que sería evitar la bancarrota de otro modo. // Como ningún diputado hiciera uso de la palabra en pro del proyecto, y el objeto de la reunión era el que la Cámara lo conociese, el señor Tutau anunció que desde aquel momento cesaba en la gestión de la Hacienda, por serle imposible continuar sin recursos. // El señor Castelar usó después de la palabra para aconsejar a la Cámara qua había llegado el momento de que todas las fracciones acallaran los sentimientos de simpatía particular que pudieran tener hacia determinadas personalidades, para atender solamente al bien de la patria; y que ya era conocido de la Cámara el firmísimo propósito de varios individuos del ministerio de retirarse; que era de opinión que se confiriera facultades al señor Figueras para que éste pudiera elegir libremente el ministerio que fuera de su agrado. // Un diputado, creemos que el señor Santiso, parece que pretendió oponerse a esta idea, y manifestó la suya, que dijo ser la opinión de gran número de representantes, de que se confirieran las facultades para formar Gobierno al señor Orense, pero no debió hallar acogida esta proposición, que combatió uno de los diputados, por cuanto la Cámara acordó conferir las facultades dichas al señor Figueras, al par que un voto de confianza para el ministerio que se forme. // La reunión terminó a las dos y cuarto de la madrugada, habiendo sólo en el salón unos cien diputados. >>

NOTA 3.La Correspondencia de España” del día 11 de Junio de 1873, detallaba la marcha de Figueras diciendo: << La inopinada salida del Sr. Figueras de Madrid, la hemos oído explicar a personas muy allegadas a dicho señor de la manera siguiente: // El Sr. Figueras, cuyas intenciones eran objeto de cálculos inverosímiles; que, en efecto, estaba abrumado por los pesares domésticos y por los contratiempos políticos, al saber que hasta personas que tenían motivos para conocer su lealdad, desconfiaban de él, consideró que no debía con su presencia ser obstáculo a la libre voluntad de sus amigos y salió anoche de Madrid. Así ha adelantado el decidido propósito que abrigaba y que se ponía en duda y desaparece de la escena el espíritu de Maquiavelo que alguien suponía residiendo en él. Ayer mismo dimitió de su cargo de presidente del Poder ejecutivo y ha partido para Francia, con su tío D. Narciso Moragas, que se hallaba en Madrid solo por esperar el momento de llevarse consigo a su sobrino. Les ha acompañado hasta Alcalá el Sr. Rubau Donadeu, que ha regresado esta mañana. El Sr. Figueras lleva la esperanza de que la reflexión fría de sus conciudadanos y el tiempo contribuirán a que se le haga justicia. >>

NOTA FINAL: En los textos reproducidos, el subrayado de palabras o frases y la utilización de negrita son míos

 

4 comentarios

  • ELOY

    Sí, Román. Tienes razón. A mí también se me ocurrió que podría ser interesante establecer “unas vidas paralelas, a imitación de Plutarco.

    Para el que algún día intente hacerlo, creo que podrá señalar de entrada una diferencia fundamental:

    El actual político catalán, huyó del territorio de España, pero no del poder, ni de su afán de poder. Sino intentando mantener el poder

    Al antiguo político catalán, Estanislao Figueras, huyó del poder, para precisamente facilitarle a otros el acceso al poder.

    Gracias de nuevo Román

  • ROMAN DIAZ AYALA

    El viaje de Figueras a Francia, veo que ocupaba un lugar destacado en esta entrega. No hice referencia porque me pareció muy oportunista compararla con la “espantá” de otro politico español y catalán actual.
    Figueras encontraba de esta manera la forma de que tanto Las Cortes y su partido tomasen una decisión, y dejar de ser un comodín
    Por otro lado la política se desarrollaba entonces en un clima de confrontación que incluía riesgo por la vida. Ese modo bronco y violento se mantuvo hasta la primera parte del siglo veinte. Los políticos se rodeaban de matones (amedrenta dores) y algunos hablaban en sus mítines con pistola al cinto.

  • ELOY

     
    Muchas gracias Román por tu comentario de hoy;  pero también por el  seguimiento de esta serie de artículos sobre la 1ª República que has enriquecido con tus numerosos comentarios. ¡Gracias!.  
     
    Son múltiples circunstancias las que me han llevado a suspender la publicación, que no el estudio (en eso sigo), de la Primera República Española.
     
    Me he sentido con ello “aliviado” y también “pesaroso”. Dos sentimientos que muchas veces nos acompañan en la vida cuando tomamos decisiones.
     
    ====================
     
    Te ofrezco a continuación, si me lo permites, con ánimo de gratitud, dos textos que acabo de leer hoy mismo.  
     
    El primero lo publica “La Correspondencia de España” del viernes 13 de Junio de 1873, (que dice haberlo tomado de “la Época“),  relativo al viaje de Figueras a Francia. Dice así:
     
    << Dice la “Época” // “Se tienen ya  noticias circunstanciadas en Madrid de la gira del último presidente del Consejo de ministros, Sr. Figueras, el cual, habiendo salido de Madrid en tren express, pudo llegar a Zaragoza a tiempo para tomar el que de allí sale con dirección a Huesca. A las once de la mañana del día de ayer el Sr. Figueras se hallaba en Huesca. Aunque viajaba de incognito, pero sin  disfraz, en Tardienta fue conocido, por un individuo de su municipio, y habiéndose comunicado desde este municipio la noticia a Huesca, la población de esta última ciudad, aunque muy sorprendida al ver dentro de sus muros con tan poco aparato y a guisa de fugitivo, al que creía jefe de gobierno, le recibió con algunas muestras de regocijo. El Sr. Figueras procuró calmar la inquietud que su inesperada presencia causaba en los oscenses, anunciando que iba a ser nombrado por la Asamblea un ministerio de la derecha, al cual no hostilizarían los intransigentes. Tras de cortas horas de descanso en Huesca, el Sr. Figueras salió para Francia, dirigiéndose, según se cree, a Aguas- buenas.” >> (NOTA)
     
    El segundo se refiere a los sentimientos que los republicanos “federales” manifestaban sobre Madrid. Lo publica “La Correspondencia de España” del domingo 15 de Junio de 1873; recoge una noticia de “La Iberia” y dice así:  
     
    << “La Iberiapublica hoy un artículo encaminado a defender al pueblo de Madrid, contra los federales que intentan ver en la antigua corte española un centro absorbente e intentan aniquilarlo. >>
     
    ===========================
     
    NOTA. Dice Wikipedia sobre Tardienta:
     
    << (…) Una fecha importante en la historia de Tardienta es el 16 de agosto de 1861, día en que llegó el primer tren a la localidad. (…)   Históricamente ha sido un nudo ferroviario importante, al enlazar la línea Madrid-Barcelona con el paso a Francia por Canfranc. Actualmente, es el municipio español más pequeño en donde el AVE realiza parada.
     
    Quizá convendría añadir al historial de Tardienta la fecha en que por allí pasó Estanislao Figueras camino de Francia
     
     
     

  • Román Díaz Ayala

    Con gusto he leído esta última entrega sobre la I República Española, aunque lamento que Eloy Isorna no desee por ahora abordar un estudio sobre el proyecto de texto constitucional de Pi i Margall y el primer intento de configurar España de forma Federal. La democracia y el federalismo han ido de la mano en 1873, en 1931 y en 1978.

    Si aquel proyecto no vió la luz y la II República naufragó tras la guerra civil,¿qué se puede decir de la forma de abordar el problema territorial en el 78 del siglo pasado?

     

Deja un comentario