Otros temas

Autores

Archivo de entradas

5402 Artículos. - 86009 Comentarios.

La democracia y sus esclavos

Castillo

Me lo envía Pepe con esta nota: “No obstante el pesado ‘ferragosto’, las vacaciones, los viajes y otros males…, allá va otra modesta propuesta que os mando, por si a alguien le queda tiempo para echarle un vistazo. Y seguiremos en la tarea, en cuanto sea posible….”. Y lo subo a ATRIO sin más. AD.

Nuestra democracia está poniendo en evidencia, ahora quizá más que nunca, sus contradicciones y su debilidad. No hay manera de poner de acuerdo a los líderes políticos para la formación de un nuevo gobierno. Y en estos casos – ya se sabe – se suele echar mano de la ambición de unos, de la incompetencia de otros o del fanatismo de muchos, para llegar a donde hemos llegado: a esta especie de callejón sin salida, que nos enfrenta a un futuro cada día más inseguro y más incierto.

Sería una ingenuidad ponerse aquí a ofrecer soluciones, en un asunto tan complicado y al que los muy expertos no le encuentran fácil solución. Por lo demás, de sobra sabemos que el “voluntarismo” o la “moralina” no sirven para mucho en estos casos. Resolver, “por puños” o por decisiones (casi heroicas) de “generosidad”, situaciones en las que cada uno de los actores ve que el problema está causado por la ambición de poder o de protagonismo que tienen otros, es un asunto seguramente más difícil de resolver que todo cuanto podamos imaginar.

Por esto yo me pregunto, ¿No sería necesario ir más al fondo del problema, a las raíces de esta situación que estamos viviendo? Estamos soportando una de las dificultades típicas que provoca el sistema democrático. La democracia de la que nos sentimos satisfechos y orgullosos, como el sistema político más perfecto que, hasta ahora, han inventado los ciudadanos de este mundo. Y es verdad que la democracia es el sistema que, en principio al menos, mejor garantiza los derechos y libertades de los ciudadanos que pueden gozar de los beneficios que tal sistema suministra.

Pero lo que mucha gente no advierte es que los derechos y libertades de la democracia no llegan a todos los ciudadanos por igual. Y en esto – me parece a mí – está el nudo del problema. La democracia, como es sabido, la inventaron los griegos. Pero también sabemos que no todos los atenienses de la Antigua Grecia eran considerados ciudadanos de pleno derecho. O sea, ciudadanos demócratas. Ciudadanos, por tanto, con los mismos derechos y las mismas libertades. Ni las mujeres, ni los esclavos podían participar en la toma de decisiones. Y lo más terrible de este doloroso hecho es que, en su base fundamental y en su poder destructivo, es un hecho que sigue en pie. Con todos los cambios legales y camuflajes que sabemos y que hacen posible su pervivencia. Pero la durísima realidad es que, en España, en Europa, en el Mundo, las desigualdades en derechos y libertades siguen adelante, haciendo así posible que sigan adelante también las democracias, con sus “Estados de Derecho” y de bienestar, que disfrutan satisfechos los que tienen la suerte (o la astucia) de ser los beneficiarios del sistema democrático. No nos engañemos. Por más que a muchos les duela, el análisis marxista dio en el clavo al explicarnos que las democracias han existido porque han existido esclavos que las han hecho posibles. Una democracia sin productividad no se mantiene. Pero de sobra sabemos que la productividad se mantiene en la medida en que hay mano de obra barata. O sea, en la medida en que hay esclavitud. Por eso, para que haya productividad, tiene que haber “recortes”, es decir, “esclavos” que se nos imponen desde Bruselas y de acuerdo con lo que interesa a quienes mandan “de facto” en la UE. Así, tenemos democracia, Estado de derecho, sociedad del bienestar. Todo eso, por supuesto, a base de tener y soportar una buena dosis de esclavos.

Al decir esto, no pretendo ni insinuar que tenemos que acabar con la democracia. Lo que tenemos que hacer es gestionar la democracia de menara que no sean necesarios los esclavos para mantenerla. Aquí y en esto es donde está la clave del problema. Y, por lo tanto, la clave también de la solución.

El papa Francisco ha dicho, en Polonia, que el caos de guerras, violencias e injusticias, que estamos viviendo y soportando, sólo tiene una solución: “la fraternidad”. No sólo como criterio religioso o como proyecto moral. Esto, por supuesto. Pero, sobre todo, la fraternidad en su sentido y en su alcance total: la fraternidad como igualdad para todos y como libertad de todos. El día que la fraternidad, entendida y gestionada así, se imponga – y en la medida en que se imponga así -, ese día empezaremos a ser verdaderamente demócratas. Y no nos veremos de nuevo metidos en  callejones sin salida. Como lo que tenemos ahora mismo. En España, en la UE y en el Mundo.

6 comentarios

  • oscar varela

    Hola Román!

    Te leo:

    – “hacer un resumen de lo que está ocurriendo dentro de este plazo”-

    Agradecido si lo hacen.

    Pero antes y además: que expliquen un poco el “Sistema” político que tiene España actualmente. Yo no lo sé.

    Uno cree que basta decir “democrático”. Pero veo que no es así. El “Sistema” (forma Administrativa del Estado) en Chile no es la misma que en Argentina, por ejemplo.

    ¡Gracias y Vamos todavía! – Óscar.

    PS: lo de España (como de cualquier País) tendrá “razones-históricas” que habría, al menos brevemente, aportar. Creo que tú o ELOY lo pueden hacer ¿no?

  • Román Díaz Ayala

    El comentario de Victor Hugo Morales  sobre que los medios de comunicación se “han convertido en partidos políticos”  merecen una reflexión aparte

    Estamos viviendo una nueva fase ( así lo estamos observando en España, cuya evolución de la prensa desde el fin de la dictadura es un fenómeno digno de estudio) en que la influencia de los medios, que en algunos momentos puntuales sólo podía ser tachada de “eficaz”, ha dejado lugar a algo más grave. Recuerdo ahora lo que en medios periodísticos vino en llamarse “la  noche de los transistores”, el 23 de febrero  de 1981 tras la dimisión de Suárez y en un pleno de Las Cortes se procedía al relevo presidencial un teniente coronel de la guardia civil intentó perpetrar un golpe de Estado. Aquella noche toda la ciudadanía estuvo atenta a los aparatos de radio siguiendo el acontecimiento y los medios se posicionaron en defensa del orden constitucional.

    Pero ahora se dice otra cosa, se afirma  que los medios de comunicación ejercen un control sobre la ciudadania usando modos y maneras de partidos políticos y usurpando sus funciones. Son los partidos políticos quienes tienen que rendir cuenta ante la verdad dogmática de la clase informadora. Las entrevistas se han convertido en interrogatorios en respuestas que se deben obligatoriammente reducir a un sí o un no. Los circulos de comentaristas y tertulianos de las redacciones hacen las veces de comités de partidos.

    ¿Hemos llegado a tal grado de la perversión del sistema en general que ya se ha sobrepasado el punto de no retorno?

     

    Para quienes siguen este foro desde fuera de España tendríamos que hacer un resumen de lo que está ocurriendo dentro de este plazo, que se supone programático y conforme a los establecido entre la designación real de candidato a presidir Gobierno y la fecha en que éste se debe presentar preceptivamente en el Parlamento. Que alguien se anime…

  • oscar varela

    “El problema más serio de la democracia es la influencia de los medios de comunicación convertidos en partidos políticos, escudados en la libertad de expresión como un bien que está por arriba de todos los demás. La libertad real es la que está comprometida cuando los medios concentrados asfixian ese ideal.
    “De todas las corporaciones es la más poderosa, porque se ubica al frente de ese ejército que combate al Estado como si este fuese el causante de los males, y no su remedio, o por lo menos, un paliativo dentro de este mundo rendido a los pies del capitalismo. Solo el Estado puede regularlo y adecentar la derrota de las mayorías, porque hace más grande y más profunda la discusión política.
    “Fuera del Estado, para los más vulnerables no hay mundo, no hay dignidad, no hay nada que valga la pena. Y la guerra enmascarada en los valores de la libertad de expresión es impiadosa, constante, cruel y mentirosa. Sin Estado no hay democracia, porque es el que puede arbitrar en la despareja relación de las fuerzas en pugna”.
     
     (Víctor Hugo Morales)

  • Antonio Rejas

    Me gustaría ver qué cara ponen esos pocos tiranos (aunque con muchos acólitos a su alrededor)   que gobiernan el Mundo al oír la palabra fraternidad, desterrada de su vocabulario. No espero, aunque lo deseo con fuerza, que “la fraternidad como igualdad para todos y como libertad de todos” llegue a imponerse algún día. Tengo la percepción de que existe la voluntad de recuperar aquellos tiempos de la esclavitud en favor de la productividad.

  • Román Díaz Ayala

    La Democracia maduró dando un paso de gigante de la mano de la Filosofía del Derecho y de la Jurisprudencia Universal al final de la II Guerra y de Nuéremberg. El humanismo democrático se fortaleció tras las ruinas y sus efectos desvastadores en la  Europa de la Modernidad, en la defensa de los valores de libertad, igualdad y solidaridad. España se incorporó a estas corrientes humanísticas tras la Dictadura abriendose jurídicamente a los derechos fundamentales.

    El Neoliberalismo es una enfermedad contagiosa que vuelve al uso de los aspectos formales y sus mecanismos para instalar la tiranía de unos pocos sobre los muchos creando un nuevo proletariado, el del siglo XXI.

    Europa, España incluida, tiene delante unos desafíos, cuando hemos visto fracasar sucesivamente la gobernanza y la falta de solución a los problemas de la Unión Económica y Monetaria. Tales desafíos  juntan las crisis de las refugiados, el terrorismo, conflictos de fronteras, el desenganche del Reino Unido y demás.Y España está postrada, porque no parece tener viabilidad el nuevo cambio de modelo en el sistema de partidos, que nos permita afrontar dichos retos.

    No están fallando ni nuestras expectativas, ni la parte del camino hasta ahora andado, sino la falta de resolución para acabar con los problemas sobrevenidos.

  • oscar varela

    Hola!

    Leo:

    – “El día que la fraternidad, entendida y gestionada así, se imponga …“-

    La GESTIÓN (PRAXIS, FACENDA, QUEHACER) que está en nuestras manos-mentes podría ser:

    1- SOSEGAR-NOS

    2- tomar DISTANCIA de los Medios.

    Y vayamos viendo qué pasa!

    por eso ¡Voy todavía! – Óscar.

     

Deja un comentario