Temas

Tablón de ATRIO

Anterior Siguiente
Último: 24-4-19, 11:45

Floren (2019-04-24 11:45:39) : LA VERDAD DE LA PASCUA. http://cartujoconlicencia.blogspot.com/2019/04/la-verdad-de-la-pascua.html

Equipo Atrio (2019-03-08 21:55:38) : Delcy Rodriguez, vicepresidenta de Venezuela, denuncia al criminal apagón en Venezuela criminal apagón en Venezuela [vídeo de 6 min.]

Equipo Atrio (2019-02-18 09:39:18) : Amplio y clarificador programa sobre Venezuela: La hojilla/a> ¡Magnífico analista argentino Marco Teruggi! ¡Larga charla pero imperdible!

Equipo Atrio (2019-01-09 12:31:08) : Entrevista a Tamayo en la Sexta: La Iglesia española sigue siendo franquista

Floren (2018-11-19 19:50:09) : Floren de Estepa escribe en su blog: CARTA A UN JOVEN QUE NO QUIERE VOTAR

Equipo Atrio (2018-11-16 10:06:45) : La verdadera despedida de Steve Jobbs Disgurfso de graduación https://www.youtube.com/watch?time_continue=12&v=vXJYrrLGNAo

» Pon una nota




Autores

Archivo de entradas

4876 Artículos. - 78331 Comentarios.

El extrañamiento de las religiones

 

Gordo

Nos acaba de llegar, directamente del autor, este interesante artículo. AD.

La ola de atentados perpetrados por fundamentalistas islámicos estas últimas semanas en Europa ha sumido a muchas personas en un desconcierto total. Y, muy probablemente, también han sido muchas las que habrán tenido que hacer un enorme esfuerzo para evitar que el inmenso dolor provocado por semejante barbarie no degenerara en ira descontrolada.

Apenas pasados unos días, sigue habiendo detalles que continúan llamando la atención: la crueldad y frialdad con que se ha procedido; el perfil de sus verdugos (ciudadanos con nacionalidad europea) y el hecho de que entre 30 y 40 jóvenes del barrio Ariane (a unos cinco kilómetros del Paseo de los Ingleses, en Niza), se hayan incorporado a las filas yihadistas durante los últimos seis años. Y existen, también, diagnósticos y valoraciones que, sin acabar de sacarnos del estupor, merecen ser reseñados porque pueden ayudar no solo a comprender lo que está pasando, sino también porque nos ofrecen pistas para saber qué es lo que tendríamos que hacer para que esto no vuelva a suceder o, por lo menos, para que resulte más difícil. Expongo, concretamente, tres.

En primer lugar, el parecer de quienes, cargados de razones, han vuelto a recordar que estos atentados no vienen provocados por el choque de culturas o por una confrontación de religiones, sino, más bien, por los intereses de las potencias europeas en el Medio Oriente. O, de una manera más descarnada, pero, para nada, exagerada: por el fundamentalismo económico en el que se sostiene el nivel de vida del que disfrutamos los países que formamos parte del llamado primer mundo. Existe, ciertamente, una guerra, pero no es de religiones, sino “por los recursos de la naturaleza” y “por el dominio de los pueblos”. Lo ha vuelto a recordar el papa Francisco camino, en esta ocasión, de Polonia, a las Jornadas Mundiales de la Juventud.

Hay, en segundo lugar, otra consideración que, poniendo la mirada en la intolerabilidad del yihadismo, ha pedido a Manuel Valls, en la Asamblea Nacional, que se ilegalice el salafismo, sin matiz alguno. El primer ministro ha respondido que es mucho más sensato descalificar moralmente Daesh o Al Qaeda. Y ha urgido a los musulmanes de Francia a que lo desautoricen en sus mezquitas, en sus barrios y en el seno de sus familias. La suya, ha recordado, es una palabra insustituible en esta tarea.

Kamel Kabtane, rector de la gran mezquita de Lyon, le ha respondido: vale, de acuerdo, los musulmanes tenemos un importante papel que desempeñar en el combate contra el salafismo yihadista, pero necesitamos la ayuda del Estado. Y ésta puede que pase (como ya se hace y se pretende reforzar) por la formación de imanes franceses. Pero, sobre todo, por facilitar los medios (formativos y económicos) que permitan conocer verdaderamente qué es el islam. Posibilitando el acceso a dichos medios, se superará la versión yihadista del salafismo. Y, también, activando, por supuesto, una política que evite que los musulmanes franceses seamos considerados ciudadanos de segunda categoría.

Dramático lo que está sucediendo en Europa. Y, particularmente, en Francia estos últimos años. Pero, también, curioso y sorprendente para el debate, nunca cerrado, a pesar de los más de cien años transcurridos desde su proclamación, sobre qué es y cómo se ha de entender la laicidad: o se ignoran y se encierran las religiones en el ámbito privado (y cuando se tiene un problema se les pide que salgan de la cueva en la que se las ha encerrado para que lo solucionen o, cuando menos, echen una mano) o, retrotrayéndonos a los tiempos del galicanismo, se intenta crear una especie de “islam de Estado” o “religión nacional”.

Y están, en tercer lugar, las declaraciones del cardenal suizo Kurt Koch, presidente del Pontificio Consejo para la Promoción de la Unidad de los Cristianos: la presencia del islam en Europa, al auto-comprenderse como una religión pública y visible, cuestiona su confinamiento en la esfera privada. Hay países europeos a los que no les queda más remedio que revisar esta “invisibilización” y, a veces, hasta “demonización”. Entre otras, razones, porque una sociedad que intenta relegar la religión en la esfera privada, tiene enormes dificultades para favorecer, por ejemplo, el diálogo entre las diferentes sensibilidades salafistas que vertebran el islam contemporáneo, así como para deslegitimar las corrientes fundamentalistas que aceptan el recurso a la violencia cuando se trata de erradicar del mapa, según su diagnóstico, a los musulmanes herejes y a los corruptos occidentales. Y, sobre todo, para favorecer un diálogo interreligioso, cada día más urgente y necesario.

Si no se revisa dicha concepción de la laicidad se corre un alto riesgo de, intentando limpiar el agua sucia de la bañera, arrojar con ella a la criatura que se estaba lavando. El fanatismo y la ignorancia se erradican con formación, con información y con dialogo. Nunca, con el extrañamiento de las religiones.

3 comentarios

  • Román Díaz Ayala

    Después de leer el comentario de pepe blanco, y a pesar de que el autor titula su trabajo  “El extrañamiento de las religiones”, y no, por ejemplo, el extrañamiento del cristianismo, me dispuse a hacer una nueva lectura más crítica  no fuera que algo me hubiese pasado desapercibido. Al fin y al cabo habla de los recientes sucesos ocurridos en Francia y que han colmado nuestro dolor.

    Francia es posiblemente la nación más laica de Nuestraeuropa, sociedad que tiene a gala un enorme respeto por los Derechos Humanos. Del ordenamiento francés beben muchas instancias jurídicas y políticas.

    Pero el autor es un teólogo católico y español, y ya sabemos que aquí en España aún somos jóvenes en democracia y no le damos precisamente el mismo valor a los términos que usamos como la abierta sociedad francesa donde los valores democráticos son la base y la raíz fundante de su convivencia. Y así sus problemas sociales son eso: sociales, y no de principios. Los valores que conforman su laicidad no entran en conflicto con los de naturaleza privada como los valores religiosos. De ahí que no se esté evaluando bien un aparente conflicto entre la petición del parlamento, la respuesta del primer ministro y  las declaraciones de Kamel Kabtane, rector de la gran mezquita de Lyon.

    Y es que mucho nos tememos que en instancias clericales se siga confundiendo lo público con lo privado, lo público arrinconando a lo privado y a la identificación de los valores de una confesión dada con los valores sociales.

    Lo público no corresponde a lo que acontece en las masas, ni en las calles, sino que es un término acuñado para incluir en ello toda lo oficial amparado y concurrido con un Estado, de validez universal dentro de una sociedad plural, que además defiende tal pluralidad como un derecho dada una situación de hecho. ;Lo públi corresponde, pues al Derecho, igual que lo privado corresponde también al Derecho. Pero cada cosa en su ámbito. Rechazar el valor de “Lo Público” es negarle su contenido ético. La religión tiene que estar encerrada en el ámbito privado, porque es de Derecho privado, y no hay ninguna contradicción en que el Estado solicite de tales instancias privadas su colaboración en aquellas cosas que violan, conculcan o impiden el ejercicio de los principios y valores de la sociedad civil, pues son parte también integrantes.

  • Román Díaz Ayala

    ¿No es suficiente que pensemos que el tema de la religión debe ser sacado fuera de las causas inmediatas del conflicto? Digamos entonces que la religión es tan sólo un elemento “civilizatorio” que distingue a unos y a otros, aunque aparezca como la bandera utilizada por símbolo. Dos civilizaciones que en lugar de converger entran en conflicto.

    Incluso así la religión sigue siendo una excusa. ¿No hacía los mismo ETA con los sentimientos del pueblo vasco? Religión, etnia, lengua, historia, son los ingredientes inocuo de una salsa cuyo veneno oculto es disfrazado.

  • pepe blanco

    El DRAE ofrece diversas acepciones del cerbo “extrañar”, del que deriva “extrañamiento”.

    Me gustaría que el autor aclarara cuál de esas acepciones es la pertinente en en su artículo. La cuestión no es trivial. Según cuál de ellas proceda, es posible valorar el artículo de maneras bastante diferentes.

Deja un comentario