Temas

Tablón de ATRIO

Anterior Siguiente
Último: 24-4-19, 11:45

Floren (2019-04-24 11:45:39) : LA VERDAD DE LA PASCUA. http://cartujoconlicencia.blogspot.com/2019/04/la-verdad-de-la-pascua.html

Equipo Atrio (2019-03-08 21:55:38) : Delcy Rodriguez, vicepresidenta de Venezuela, denuncia al criminal apagón en Venezuela criminal apagón en Venezuela [vídeo de 6 min.]

Equipo Atrio (2019-02-18 09:39:18) : Amplio y clarificador programa sobre Venezuela: La hojilla/a> ¡Magnífico analista argentino Marco Teruggi! ¡Larga charla pero imperdible!

Equipo Atrio (2019-01-09 12:31:08) : Entrevista a Tamayo en la Sexta: La Iglesia española sigue siendo franquista

Floren (2018-11-19 19:50:09) : Floren de Estepa escribe en su blog: CARTA A UN JOVEN QUE NO QUIERE VOTAR

Equipo Atrio (2018-11-16 10:06:45) : La verdadera despedida de Steve Jobbs Disgurfso de graduación https://www.youtube.com/watch?time_continue=12&v=vXJYrrLGNAo

» Pon una nota




Autores

Archivo de entradas

4786 Artículos. - 76749 Comentarios.

El inesperado ‘Brexit’, ¿fracaso de Europa?

Concentrado en el cierre y publicación del último número de la revista Iglesia Viva (Por una Iglesia desclericalizada) me ha costado esta mañana seleccionar un artículo para poder empezar la reflexión-diálogo. Veía que iban comentario al editorial. Manolo Santos, desde Argentina, me ha dado una mano que siempre agradezco, señalándome este artículo del catedrático de la Complutense Fernando Luengo. AD.

Publico2

La Europa de la decepción

Por Fernando Luengo, 24 Jun 2016

Cabeceras de todos los medios de comunicación y declaraciones de los políticos: Gran decepción por el resultado del referéndum celebrado en el Reino Unido que ha dado la victoria, por un margen bastante amplio, a los defensores de la salida de La Unión Europea (UE).

¿Golpe al europeísmo? Dejemos las cosas claras: el denominado europeísmo languidecía, mucho antes de que se anunciase el referéndum y, por supuesto, trasciende su realización. La alternativa al abandono de las instituciones comunitarias no era un proyecto europeo vigoroso, estimulante y
atractivo. Todo lo contrario.

Sí, mucha decepción, por la deriva de la UE y de la moneda única:

  •  Por el trato que están recibiendo los refugiados, que mueren a millares, ahogados; y los que sobreviven se enfrentan al frio, la desnutrición y la enfermedad, al desdén de los responsables comunitarios y a un sinfín de humillaciones. Europa ha echado el candado; o, mejor dicho, pretende hacerlo, pues los muros y las policías no contendrán la desesperación de los que huyen de la guerra y del hambre. Europa, incapaz de llegar a un acuerdo que permita dar cobijo y asistencia a los que llaman, con angustía, a nuestra puerta, también es incapaz de abordar los problemas de fondo del proceso migratorio: el comercio de armamento, la financiación trasnacional de los grupos en conflicto y las mafias o la rivalidad de las potencias por los recursos y las zonas considerados de alto valor estratégico.
  •  Porque Europa ha renunciado a llevar a cabo políticas destinadas a la convergencia productiva y social, agravando de esta manera los desequilibrios que están en el origen de la crisis. Porque emerge de la misma una Europa fracturada, entre el centro y la periferia, entre el capital y el trabajo, entre las oligarquías y la mayoría social, entre las regiones pobres y las ricas.
  •  Porque los equilibrios con los que se construyó el denominado proyecto europeo entre instituciones y mercados, entre Alemania y Francia, entre las economías más prósperas y las más rezagadas han saltado en mil pedazos. Ni rastro de esa Europa que pretendía reconocerse en los consensos y en la redistribución.
  •  Por comprometerse con políticas –represión salarial, ajustes presupuestarios sobre el gasto social y productivo y desregulación de los mercados laborales- que han empobrecido a la mayoría social, enriqueciendo a las elites y las oligarquías, llevando la desigualdad y la fractura social a umbrales históricos e insoportables. Al mismo tiempo, se han relegar al olvido políticas que son necesarias para la sostenibilidad del planeta y de nuestra vida, como la transición ecoenergética y la igualdad de género.
  •  Porque la agenda política y económica de Bruselas la fijan las grandes corporaciones y los lobbies que articulan y defienden sus intereses. Clama al cielo que, con el dinero de todos, especialmente de los grupos más desfavorecidos, se hayan llevado a cabo planes de rescate de los grandes bancos, principales responsables de la crisis económica. Dinero a manos llenas, a un tipo de interés muy favorable, sin ninguna contrapartida en cuanto al destino de esos fondos o al límite de las extravagantes retribuciones recibidas por los ejecutivos y grandes accionistas.
  •  Porque las instituciones comunitarias, lejos de representar al conjunto de la ciudadanía europea, se han convertido en un actor político al servicio de los poderosos y privilegiados. No han dudado en utilizar el Banco Central Europeo con el único objetivo de destruir a Syriza y el El Pacto Fiscal para debilitar a los partidos y los movimientos del cambio que han brotado con fuerza en la periferia meridional.

Sí, decepción y mucha. Por esta Europa desnortada y capturada por las elites productivas, comerciales y financieras. Una Europa que necesita con urgencia una nueva agenda, una profunda reforma de sus instituciones y nuevas políticas (y políticos) que sostengan y alimenten un proyecto renovado e ilusionante.

15 comentarios

  • M.Luisa

    ¡Ya quisieran  los independentistas de Escocia  vivir en la misma tesitura actual de Catalunya!

    Esto, querido Román, lo dirás,  pienso, por la escandalosa conspiración del ministro Fernández Díaz contra el independentismo catalán. No sé a nivel general pero aquí en Catalunya, encima él se hace la víctima…  es demasiado!

  • pepe blanco

    Los estados emocionales no son buenos para nada! Eso es lo que les va a decir Isabel II a los jóvenes que la introduzcan en una vitrina de cristal para guardarla para siempre en una sala del British Museum. Ja, ja…!

    El refuerzo del deseo independentista escocés es comprensible, pues uno de los argumentos potentes en contra de su independencia era su consecuente salida de la UE, una vez consumada la independencia. Y resulta que ahora los ingleses y los galeses quieren largarse de la UE -y no se lo habían dicho, cómo son!-. Pero los escoceses siguen queriendo quedarse en la UE. Luego tienen un fuerte argumento más que apoya su deseo de independencia y el segundo referendum ya se ha puesto sobre la mesa.

    Respecto a lo que dices, Román, algo he leído en la prensa: el referendum solo era consultivo. La salida tiene que ser ahora aprobada en el Parlamento Nacional, pero no creo que se atreva a votar una decisión en contra del mandato popular. Por su parte, los escoceses exigen que también sea aprobada en su propio parlamento. Un follón. Ya están empezando a decir que mucha gente se arrepiente de haber votado el Brexit, y parece ser que incluso alguno de los líderes del Brexit reconoce que mintió con sus argumentos. No sé en qué quedará todo esto, pero lo consecuente es que se vayan, al menos por una larga temporada, hasta que se produzca un relevo generacional.

    Disfruta de tus días de retiro espiritual, Román.

  • Román Díaz Ayala

    Sí bastante ocupados.

    Ayer reflexionaba, y hoy muy temprano fuimos a votar Feli y yo. Ahora voy a dedicar tres días a un casero retiro espiritual.

    Las cosas podrían no transcurrir de forma prevista o esperada. Primero la conmoción política en el seno de las grandes partidos nacionales con recambios de equipos paa concurrir a las muy próximas elecciones. Segundo que en el Reino Unido los referenda no son vinculantes. Puede darse un nuevo escenario de reentrada antes de empezar las negociaciones de salida.

    Ese traslado polarizado de la  nueva situación británica con Escocia hacia Catalunya, ha sido uno mas de los oportunismos torpes políticos con se tiñó el final del  nuestra campaña electoral (Tanto en un sentido como en el otro) ¡Ya quisieran  los independentistas de Escocia  vivir en la misma tesitura actual de Catalunya!

    Ya podemos “emocionalmente” falsear la historia nuestra, pero nuestra honestidad intelectual no nos permite falsear la de la  unión del Reino Unido, lo mismo que un zapato hecho para un pie izquierdo no vale para un  derecho.

  • M.Luisa

    Los estados emocionales no son buenos para nada! Le decía hoy mismo, mientras comíamos a mi hija, que todavía  ni políticamente ni religiosamente  la humanidad ha  llegado a la mayoría de edad.

    Es muy sintomática  la reacción escocesa ante el Brexit y muy  positiva por la opción en Cataluña del soberanismo.

  • pepe blanco

    Parece que por aquí andáis muy ocupados con la misericordia del papa Francisco y no tenéis mucho interés en ocuparos del Brexit que, según muchos indicios, puede ser un auténtico terremoto socio-político.

    En Escocia, ya han hecho encuestas después del jueves: más de la mitad de la población apoya ahora la independencia.

    Pero probablemente esa no sea la consecuencia más traumática para el Reino Unido. La gente joven, muy mayoritariamente a favor de la permanencia en la UE, está enfurecida con sus mayores.

    Si tenéis un ratillo de tiempo entre homilía y homilía franciscana, os sugiero leer este artículo: ¿Por qué tenemos que aguantar que los viejos decidan nuestro futuro?

    http://www.elmundo.es/internacional/2016/06/26/576ede4522601dc5248b4639.html

  • pepe blanco

    Otro ejemplo tremendo de la manipulación a la que juegan Iglesias, Podemos y el autor de este artículo.

    Que la inmigración ha sido clave en el Brexit, se pone de manifiesto, por ejemplo, en este artículo:

    http://internacional.elpais.com/internacional/2016/06/24/actualidad/1466795579_794262.html

    La reacción de Iglesias y podemos se puede ver aquí:

    http://politica.elpais.com/politica/2016/06/25/actualidad/1466863700_787298.html

    Iglesias insiste en que la campaña ha estado marcada por la xenofobia y por la austeridad impuesta por Europa, bla, bla, bla.

    El problema es que…, ¡El Reino Unido no firmó el Pacto Fiscal! Es decir, si han seguido políticas de austeridad no ha sido por obligación impuesta por Europa, sino porque así se lo aconsejó su sentido común, porque les dio la gana o por lo que fuera, pero no tuvo nada que ver con el Pacto Fiscal, que no firmaron.

  • pepe blanco

    La verdad es que este artículo no tiene mucho que ver con el Brexit. El autor, que no es catedrático sino profesor titular, debió de decidir que, aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid, iba a lanzar su discursito. Un discursito, por cierto, bastante impropio de un profesor universitario, a quienes se les supone un poquito más de rigor.

     

    – Sobre el punto 1, refugiados. Es cierto que la UE no ha planteado una solución efectiva para resolver ese grave problema humano. Pero, ¿esa solución es fácil? Más aún, ¿esa solución existe? Yo invitaría al autor -y a otras muchas personas que comparten su punto de vista- a que propongan una solución viable y que dependa de nosotros. Le invito, por ejemplo, a que acoja con cariño en su casa a un refugiado (uno solo) y lo mantenga indefinidamente hasta que el refugiado o la refugiada se pueda ganar la vida por sí mismo. Para un estado europeo en crisis, como España, que tiene dos o tres millones de parados que no reciben ninguna prestación social -porque, tío, estamos en crisis y ya no hay más pasta- ¿es viable acoger y mantener y organizarles la vida a, pongamos, dos o trescientos mil refugiados?

    – Sobre los puntos 2 y 3, hay que decir que consituyen, como mínimo, una falsedad. Y, como este señor es profesor universitario y, por tanto, hay que suponer que está informado, deduzco que está contando unas cuantas mentiras.

    Es falso que Europa se haya olvidado de los desequlibrios regionales, que haya renunciado a la convergencia entre zonas de distinta riqueza, etc. De lo único que no se ve rastro en este artículo es de honestidad informativa (¿será lo propio de Unidos Podemos?):

    – Los fondos estructurales (FEDER y FSE) para el período 2014-2020 están dotados con 352.000 millones de euros. Estos fondos van destinados, precisamente, a promover el desarrollo de las regiones más desfavorecidas.

    – Además, el fondo de cohesión está dotado, para el mismo período, con otros 63.000 millones de euros.

    – Sobre el punto 4, ya escribí el otro día. La crítica a los recortes durante un período de crisis, suele ir más allá de la demagogia, para entrar de lleno en el territorio de la estupidez más ramplona. Sobre el aspecto tratado en este punto relativo a las energías alternativas, hasta donde yo conozco no hay ningún otro país o zona económica que tenga unos objetivos tan ambiciosos como los de la UE (véase el plan 20/20/20). Y sobre la igualdad de género, invito al autor a que nos diga una zona del mundo donde haya más igualdad de género que en Europa.

    – El punto 5 es demagogia en estado puro. ¿Se olvida del Parlamento Europeo, del Consejo Europeo y de la Comisión? Supongo que sí, que se olvida, porque ellos son los que marcan las políticas europeas. Otra cosa es que a este señor le gusten esas políticas. Bueno, cuando la extrema izquierda consiga el poder en Europa, entonces le gustarán, supongo.

    – La misma demagogia delirante inunda el último punto. Baste recordar que la política intervencionista del Banco Central Europeo es todo lo contrario a la filosofía neoliberal. Y, sobre el Pacto Fiscal (que, en esencia, establece la necesidad de contener el déficit público y la deuda pública y de reflejar ese compromiso en las constituciones nacionales), es totalmente paranoico afirmar que se firmó para debilitar a partidos como el de este señor que, al escribir este artículo, debía estar sufriendo un transtorno delirante de manía persecutoria. O algo parecido.

     

    Hoy es la jornada de reflexión: pues eso, reflexionad.

     

  • Javier Pelaez

    Yo creo que en el caso de lis británicos el euroescpticismo tiene más que ver con el nacionalismo que con las políticas neoliberales.Alli han sido neoliberales mucho antes de la Merkel,desde Tatcher.Otra cosa es el antieuropeismo de otros países.Los ingleses son así:gente que no sabe comer,beber,ni votar…

  • pepe blanco

    Gracias por la aclaración y por la corrección, Antonio.

    Hoy ya he colgado muchos comentarios. Mañana, más.

  • Antonio Duato

    El título puesto a la entrada no pretendía ser definitorio de responsabilidades. Más bien constatación de un hecho de que el ideal de Europa o la “marca Europa” es hoy más bien fuente de rechazo. ¿O podrá ser el día de ayer un catalizador que recupere una auténtica política europea? Por eso lo pongo entre interrogantes.

  • pepe blanco

    Otro dato más, a ver si alguno despierta de su ensueño. Toda esta historia del Brexit tuvo su desencadenante en el intento del Eurogrupo de implantar la tasa Tobin. A los británicos se les puso el pelo de punta, solo con pensar que Londres podría dejar de ser uno de los centros financieros del mundo.

  • Román Díaz Ayala

    En cuanto al fondo del artículo de Fernando Luengo, podriamos llamar en primera instancia un fracaso de la unión Europea el resultado del referendum británico, si fuera así que Reino Unido estuviese en la zona Euro, y que su política con respecto a Europa hubiese sido la de reforzar las instituciones y promover acciones para una reforma en profundidad de la integración.

    Pero a nadie se le escapa que tal cosa no tiene cabida, por eso me resulta legítimo lamentarme del paso dado por la sociedad británica y calificarla como una gran catástrofe. (Y no quiero hablar de populismo)

  • Román Díaz Ayala

    De sobra resulta conocido que el encaje del Reino Unido en las instituciones europeas resultaba  bastante problemática desde el principio, con un pie en el continente que le resultaba más lejano que el otro pie al otro lado del Atlántico y su Commonwealht. Si visualizó claramente durante la II Guerra Mundial y luego en sus alienamientos de los foros internacionales. Era algo más que el prestigio, más bien la fuerte identidad lograda con el fortalecimiento de la Unión de los Tres Reinos  y su aislamineto del continente. Una vez dueña de los mares tenía todo el mundo para la Unión.

    La tensión casi siempre mal controlada del conservadurismo británico con respecto a Europa se hacía notar en la Derecha siempre dividida en este punto. Era la voluntad de sus líderes la que mantenía el equilibrio y con ese pragmatismo sacaban ventajosos acuerdos.La derecha del dinero y de los negocios ha visto en Europa mejor una zona que la integración en unas instituciones comunes, en la Europa de los ciudadanos con  que soñamos y trabajamos los europeístas convencidos. Esa identidad se ha resquebrajado con el nacionalismo escocés. Por eso el referendum ha sido convocado en un momento tan inoportuno que hacían su resultado impredecible. Los problemas identitarios le han ganado la basa, mientras que en la Unión Europea se debilita el concepto de ciudadanía con sus derechos y libertades a causa de la ofensiva neoliberal.

  • pepe blanco

    Por cierto, acabo de fijarme que el título de la entrada no es exactamente el del artículo, aunque podemos interpretar que recoge su sentido.

    Creo que cualquiera de los dos títulos fracasa en interpretar el Brexit, que no parece que tenga nada que ver con un hipotético fracaso de Europa. Si el Brexit es un fracaso de alguien en concreto, lo es de Cameron. Y, si es un fracaso de un pueblo, entonces es un fracaso de los ingleses.

    Para empezar, el gobierno británico siempre ha estado en contra de la creación de nuevas instituciones europeas y de ir cediéndoles soberanía nacional.

    Pero, sobre todo, lo que parece haber influido más en el Brexit, es el problema migratorio. Es decir, la creencia de muchos ingleses y galeses de que el país se les está inundando de toda clase de inmigrantes europeos de baja ralea que consumen muchos beneficios sociales, es decir, que les salen muy caros.

    Si,además, Europa hubiera resuelto satisfactoriamente el problema de los refugiados, y al Reino Unido hubiera llegado, por ejemplo, medio millón de sirios o afganos, igual el Brexit habría ganado no por casi 4 puntos de ventaja sino por 10, o más.

    Parece más atinado interpretar el Brexit no como el fracaso de Europa, sino como consecuencia del sentimiento nacionalista exacerbado de los ingleses y de su insolidaridad con el resto de los europeos.

    Entiendo que un podemita quiera arrimar el ascua a su sardina, pero no hay por qué engañar a nadie para ello.

  • pepe blanco

    Un podemita no podía hacer otra cosa que poner a parir a las instituciones europeas.  Estamos acostumbrados. Así empezaron los nacionalistas ingleses. Así se empieza y se acaba atravesando una puerta que dice “exit”.

    Supongo que para un podemita lo ideal es que los países de la zona euro se endeuden hasta lo más alto del séptimo cielo con el fin de hacer políticas supuestamente redistributivas. Es decir, echarnos en brazos de las hordas de financieros y banqueros neoliberales. Valiente plan…!

Deja un comentario