Otros temas

Autores

Archivo de entradas

5444 Artículos. - 86504 Comentarios.

Se nos fue Antonio Vicedo

Con profundo dolor y esperanza recibimos la noticia:

Queridos familiares y amigos,

Somos la familia de Antonio. Él nos ha dejado esta madrugada. Pero no se ha ido del todo, porque estará siempre con nosotros. Quedará en nuestros corazones la luz y el amor que compartió durante toda su vida con tanta generosidad.

Su partida ha sido como su vida: en plena conciencia y coherencia. Se ha ido sin dolor. Ha permanecido lúcido hasta el final, por lo que ha podido recibir las muestras de cariño que le habéis enviado.

Por expreso deseo suyo no habrá funeral ni velatorio. Generoso hasta el final, ha decidido donar su cuerpo para la investigación.

Por encima de la tristeza de su despedida, nos queda la alegría y la celebración de una vida plena y buena, dedicada a los demás, y enfocada a la construcción de un mundo más justo. El amor que compartió con todas las personas nos servirá de ejemplo, una vez más, y para toda la vida. Nos despedimos diciendo lo que él habría dicho: quereos.

Estamos agradecidos de haber podido compartir todos estos años con Antonio. Ha sido un inmejorable padre, esposo y amigo.

Paloma, Álvaro y Consuelo.

23 comentarios

  • Mª Dolores Bouvard

    La familia Sempere Bouvard te recordará siempre con mucho cariño y agradecimiento.
    Abrazo para Consuelo, Álvaro y Paloma.

  • Francesc Jover

    El vaig conèixer pels anys 60 del segle passat mitjançant l’HOAC. La seva humilitat i fe han sigut per a mi envejables. Els darrers quasi cinquanta anys a penes vam tindre relació. Va ser al Nihil Obstat on el vaig retrobar fa pocs anys. No he conegut a la seva darrera familia. Coneixia de prop als seus germans Cecilia i Hermenegildo i naturalment a sa mare en Alfafara. Gent de poble. Si alguna cosa he de reprovar d’Antonio potser fora sentir-li dir alguna “paraulota” com fan els carreters i llauradors de l’horta. Una enecota he de dir-vos en aquest moment. Per l’any 1970/71/72 (?) ocasionalment el vaig trobar un dia pels carrers d’Avila (jo anava pel meu treball de viatjant). ¿Què fas per ací? li vaig dir. Contestació: “Venia a una reunió que havia entes que era a Àvila, i resulta que és en Segovia. Vaig a agafar el tren per anar a Segovia”.
    No et vaig tornar a veure fins el 1988/90 (?) en Alfafara, al Porrat de sant Antoni un 17 de gener en una romeria que feien els alfafarencs a l’ermita de la Mare de Déu de la Llum.
    Que descanse en pau segons les seves fermes conviccions.
    Francesc Jover. Cocentaina
     

  • josé luís torner cabrera

    Paloma, Álvaro y Consuelo, cuando alguien como Antonio con quien se compartían esperanzas y compromisos desaparece del mundo físico en el que nos movemos,  cuando nos deja, el contexto que nos acompaña  cada día se empequeñece y pierde una importante dosis de ternura. Si Hemingway afirmó que cuando doblan las campanas, no hay que preguntar por quién, porque doblan siempre por nosotros, cuando doblan por un amigo, es mucho más evidente que estamos muriendo un poco.
     
    Deciros que comparto vuestros sentimientos, sería obvio, pero a la vez, un poco presuntuoso…porque a vosotros su ausencia os resultará  mucho más presente y dolorosa a pesar de nuestra esperanza en otro mundo mejor.
    Que pronto recuperéis la capacidad de la risa, sin sentiros avergonzadas, es un deseo sincero.
    un fuerte abrazo
    josé luís torner cabrera
     

  • Nacho Dueñas

    Queridos Paloma, Álvaro y Consuelo:
    Os mando un abrazo con mi cariño, y mi apoyo en estos momentos, a causa de la muerte de Antonio.
    Nacho.

  • Angel Canet

    El meu més sincer condol (encara que no et vaig conéixer personalment) a la família.

  • Enrique Herrero Morant

    Hola,
    Ccomo antiguo compañero de Seminario y como coordinador del blog de secularizados “Nihil obstat”  (http://9nihilo.blogspot.com.es/) -dónde ANTONIO intervenía con frecuencia con jugosos comentarios- quiero despedirme con unas palabras suyas que, a mi parecer, resumen el sentido de su vida:
    ¿POR QUÉ NOS SALIMOS?
    “Yo no me considero “salido”, mas que de un clericalismo que dejé en los primeros años de mi ministerio sacerdotal, compartiendo vida con feligreses, militantes y gente del pueblo que me permitió, después de mucho tiempo, entrar y seguir en la vida familiar con Consuelo mi esposa y con Álvaro y Paloma nuestros hijos, manteniendo, en lo posible, buena convivencia con los demás.” (Del libro ¿Por qué nos salimos?”)

  • Ramón Gascó

    Su ausencia la sentiré como presencia. Los verdaderos amigos no pueden desaparecer.    Antonio con Su lucha a brazo partido por revitalizar las raíces de nuestra fe cristiana me ayudará siempre.
    RAMÓN GASCÓ.

  • Juanel

    Antonio Vicedo vivió con una fe viva cargada de esperanza que nos comunicó a todos. Su muerte es un paso adelante hacia el Padre-Abba, que tanto amaba y compartía con todos, en el amor fraterno de toda la humanidad sin exclusiones.

    Me uno a ese sentimiento común, de cuantos estamos aquí en Atrio, hacia la familia de Antonio por su muerte, muerte dolorosa pero llena de luz y de esperanza.

     
    Gracias Antonio Vicedo.

  • pepe blanco

    Un fuerte abrazo a la familia de Antonio Vicedo.

  • M.Luisa

    Mi sentir más profundo  a la familia de nuestro querido amigo, para siempre,  Antonio Vicedo

  • h.cadarso

    Seguiremos sus pasos, o por lo menos lo intentaremos. Y lloraremos su ausencia.  Estamos con vvosotros, Paloma, Alvaro, Consuelo

  • Gonzalo Haya

    Su ejemplo nos conforta y nos anima a seguir trabajando para un mundo mejor.

  • George R Porta

    Envío un saludo afectuoso y mis deseos de paz y serenidad a la familia de Antonio.

    No sé qué ocurre después de la muerte. Ni siquiera si ocurre algo. Pero intuyo que la vida bien vivida no puede resultar completamente intrascendente y que quizás las promesas atribuidas a Jesús en los Evangelios se podrán cumplir. Si ese fuera el caso, deseo que se cumplan para Antonio.

    Trabajando en Cuidados paliativos y del final de la vida (hospicio) los pacientes que ya esperaban la muerte me hicieron comprender que lo que cuenta en la vida es agradecer por todo el bien que cada persona ha podido hacer durante la suya. He estado revisando algunos comentarios de Antonio que después de haberlos leído, por su contenido, los guardé (con el perdón de la redacción de Atrio) por su contenido no para servirme de ellos sino para recordar la paciencia, la bondad y el estilo hasta de expresar descontento o desacuerdo por si alguna vez me decidía a invitarlo a escribir un pequeño trabajo que recogiera algunas ideas sobre como expresarse en un medio como este de los blogs.

    No le conocí mucho porque yo llevo poco más de un año o dos frecuentando Atrio y no leía todos los comentarios de Antonio porque no seguía todos los hilos en los que él comentaba.

    Antonio tenía una excelente forma de expresarse que me gustaría llegar a adquirir y aunque no pueda hacerlo directamente a él, deseo agradecer por todo el bien que recibí de sus comentarios y expresar mi admiración por su esperanza y su fe que resaltan de sus comentarios y que yo no tengo.

    Así pues, aunque tarde, pero gracias Antonio y que tus esperanzas se hayan visto ya cumplidas.

  • Santiago

    Me uno a vuestro dolor Paloma, Álvaro y Consuelo….
    Desde que le conocí en ATRIO, allá por el 2007, siempre fue portador de un mensaje de paz y de amor….de un amor fraternal, humano y espiritual que provenía directamente de ABBÁ PADRE… Antonio V. fue el mensajero de este amor tan necesario en el mundo actual.     El -en mi fe- no hay duda de que ya está disfrutando de este amor misericordioso en la gloria de los bienaventurados que ya nunca le podrá ser arrebatada….
    Nuestros intercambios epistolares fueron la mayoría de la veces coincidentes….y siempre me causó admiración su perseverancia en el tema de la fraternidad y del amor “entre hermanos” que reflejaba  en el siempre, especialmente, una paz y una convicción interna muy dignificada…
    Ha sido una gracia muy grande para vosotros tenerlo por tantos años….La tristeza de su ausencia se llena de esperanza en la promesa cristiana de la futura inmortalidad…en la que nuestra  fe nos dice que todos vamos a poder participar…

    Hasta entonces, querido amigo Antonio Vicedo

    Santiago Hernández

     

  • ana rodrigo

    Gracias, Antonio, por esa bondad que trasmitías en tus reflexiones. La gente buena no muere, deja su huella viva entre quienes les han conocido y, de alguna manera, tu huella en quienes te hemos leído seguirá en nuestros corazones. Un abrazo entrañable a Consuelo, Álvaro y Paloma.

  • Asun Poudereux

    ¡Qué coincidencia, tras un tiempo sin entrar en ATRIO!

    Os siento cerca, Paloma, Álvaro y sobre todo a  Consuelo. Antonio  V. siempre está presente en todos.

    Un abrazo que sostiene y entrelaza para seguir adelante. GRACIAS.

  • Javier Pelaez

    Aunque no le conocí nada más que virtualmente,sus comentarios los leí siempre con mucho interés por su capacidad de abstracción.Un abrazo a los familiares.

  • Román Díaz Ayala

    Amanecía para un lunes 3 de agosto  y el sol salido del mar calentaba todo el litoral levantino invitando a las gentes a bajar a las playas.
    Los autobuses de la línea 23 recogían a los viajeros  en su ronda hasta el Hospital Universitario de Sant Joan en Alicante.
    La habitación número 4218, la última que ocupó ahora estaba habitada por una familia entera de gitanos que se ocupaban de hacer compañía a una familiar enferma. En la oficina de control de planta ya habían retirado la ficha de Antonio Vicedo y otro turno se ocupaba de los enfermos.
    Sus restos seguían en trámite de la autopsia para ser convenientemente custodiado para la ciencia universitaria.
    Sin embargo en el ambiente imperaba un aroma suave que ensanchaba los pulmones y calmaba los espíritus mientras en las calles el aire salino del mar acariciaba los cuerpos vivos.
    Una oración se elevó muy silenciosa:
    Si has partido tu pan con el hambriento, si saciado el hambre del indigente, resplandecerá en las tinieblas tu luz, y lo oscuro de tí será como mediodía.
    te guirá Yahvé de continuo, saciará tu hambre en los sequedales, dará vigor a tu cuerpo y serás como huerto regado, como manantial de aguas cuyo cauce nunca falla.
    Reconstruirás tus antiguas ruinas, cimientos hace tiempo abandonados; te recordarán reparador de brechas, repoblador de lugares arrasados.
    (Una licencia tomada de Isaías 58, 10-12)
    Adiós, amigo, hermano,
    pronto nos veremos y nos conoceremos personalmente.

  • Pascual

    Un amigo que me espera en Dios. Abrazo a su gente

  • olga larrazabal

    Así me gustaría irme, suavemente como en un sueño,  con pensamientos claros y una familia amorosa alrededor.
    Adiós Antonio, buena suerte en tu viaje.

  • mª pilar

    ¡Gracias Antonio!
     
    Para los suyos… mi cariño agradecido por haberle tenido en Atrio;  y el deseo de… que a pesar de su marcha… no dejen de sentir su amorosa presencia cada día.
     
    Un abrazo entrañable y… silencioso.
    mª pilar

  • Antonio Duato

    Hace un rato, al llamar yo para preguntar por él, Consuelo, su mujer me había dado la noticia.

    Pero he preferido esperar a que ella y sus hijos la trasmitieran.

    Me ha concretado que desde el día 16, por sentirse muy débil, tuvo que ingresar en el hospital. En definitiva fue un linfoma muy grande y agresivo que acabó con su vida en menos de tres semanas. Las pasó sin dolores y muy lúcido. Tan lleno de amor y esperanza como siempre. Espero que alguien que lo conoció desde joven nos celebre su vida. O alguna otra persona que haya estado con él en estos últimos años de consumación en la entrega.

    Yo, que hablaba con frecuencia con él por teléfono, no pude conseguir que me enviara una foto y de su vida solo le pude sacar que tenía a más de un inmigrante casi prohijados.

    No he podido menos de pensar también en que comparte ya la gloria de esa otra columna tan parecida a él que fue Gabriel Sánchez . En Atrio se conocieron y Atrio los recordará.

    Estas son las últimas palabras de su último comentario el 13 de julio, hace justo tres semanas:

    los remiendos no sirven para la  NOVEDAD DEL REINO.

      Estamos en horas muy serias para la Humanidad y las víctimas del terror no son solo aquellas causadas por una clase de TERRORISTAS, sino por cualesquiera que pudiendo evitar acumulaciones de poder o complicidades con él,  es causa directa de millones de víctimas humanas.
      ¿Tampoco en la iglesia nos decidiremos a liberarnos de esta amalgama de hipocresía?

  • oscar varela

    Familiares!

    ¡Amén, Gracias y Abrazo!

    Óscar.

Deja un comentario