Temas

Tablón de ATRIO

Anterior Siguiente
Último: 9-9-19, 17:49

Floren (2019-09-09 17:49:55) : Papa Francisco, ¿pastor o gobernante? http://cartujoconlicencia.blogspot.com/2019/09/el-papa-francisco-pastor-o-gobernante.html

José María Rosell (2019-09-01 21:51:18) : Pequeño video que explica de forma sencilla las inmatriculaciones de la iglesia: https://youtu.be/Dl8Jcu8zWe8

Equipo Atrio (2019-07-26 22:56:17) : Un excelente programa colombiano de TV: MARIA MAGDALENA, UNA LEYENDA HECHA MUJER... por Carmiña Navia.

Floren (2019-04-24 11:45:39) : LA VERDAD DE LA PASCUA. http://cartujoconlicencia.blogspot.com/2019/04/la-verdad-de-la-pascua.html

Equipo Atrio (2019-03-08 21:55:38) : Delcy Rodriguez, vicepresidenta de Venezuela, denuncia al criminal apagón en Venezuela criminal apagón en Venezuela [vídeo de 6 min.]

Equipo Atrio (2019-02-18 09:39:18) : Amplio y clarificador programa sobre Venezuela: La hojilla/a> ¡Magnífico analista argentino Marco Teruggi! ¡Larga charla pero imperdible!

Equipo Atrio (2019-01-09 12:31:08) : Entrevista a Tamayo en la Sexta: La Iglesia española sigue siendo franquista

Floren (2018-11-19 19:50:09) : Floren de Estepa escribe en su blog: CARTA A UN JOVEN QUE NO QUIERE VOTAR

Equipo Atrio (2018-11-16 10:06:45) : La verdadera despedida de Steve Jobbs Disgurfso de graduación https://www.youtube.com/watch?time_continue=12&v=vXJYrrLGNAo

» Pon una nota




Autores

Archivo de entradas

4985 Artículos. - 79945 Comentarios.

La era está pariendo un corazón – 03

OSCARp

Un “destilado” de

DE LAS RELIGIONES A LA ESPIRITUALIDAD:
EL CAMINO DE RETORNO HACIA ADELANTE
Ignacio Dueñas García de Polavieja
Hoy: Capítulo 3 — Índice del curso

LA CIUDAD SECULAR EN SU ENCRUCIJADA

Libertad, Luis Eduardo Aute

Atrio recomienda leer, como materia para la reflexión y el diálogo, tanto el esquema que sigue, como el capítulo del libro del que se ha destilado. Esta edición por capítulos acabará cuando, dentro de dos semanas, esté disponible el libro entero en versión digital: formato PDF o EPUB.


1.- Auto-enajenación del hombre

La auto-enajenación del hombre es un proceso debido al abandono de su espiritualidad:

  • primero desde la religión y
  • luego desde la pérdida de su más preciada capacidad: la de ser sintiente.
  • ahora estamos en una gran encrucijada;
  • apuntamos posibles vías de salida al endiablado Porvenir.

Repasando el capítulo uno, veamos las Etapas del proceso auto-enajenante:

2.- Del cuasi-paraíso a la ciudad-urbe

La humanidad vivía en su hábitat natural (cosmos o naturaleza) en una armonía biorrítmica que posibilitaba una espiritualidad, una mística y una sabiduría.

Al pasar a ser ciudadano-político (Aristóteles) fue desertando de su esencia cósmica (Lao-Tse). Desarrolló una en detrimento de la otra, quebrándose la armonía. El avance de la técnica facilitó modos de vida menos duros, y luego más confortables. La comodidad pasó a constituir un fin existencial que supuso a largo plazo: mediocridad, apatía, ignorancia, infelicidad y, como proyecto cultural, el suicidio.

  • GRECIA

En Grecia aparece la racionalidad como:

  • método interpretativo e instrumental de la realidad y
  • herramienta analítica de lo espiritual
  • la razón como criterio hermenéutico,
  • pero no aun como proyecto existencial.

Sin embargo, afirmar que “la filosofía nace en Grecia” es una reducción eurocéntrica. En formato de mitos, símbolos y ritos, tanto chinos, hindúes como persas desarrollaban complejos sistemas relativos a la realidad última delas cosas y de la vida.

  • ROMA

El Imperio Romano usó lo racional para lo práctico: vías, edificios, termas, pan, circo, palacios, ejércitos, derecho romano…, y así posibilitar una vida más cómoda.

3.- EUROPA

  • Edad media

La Edad Media, con la religión (ritualista, tenebrista y de laicos pasivos) fue otro paso más en la cosificación de la espiritualidad, configurando un régimen de cristiandad.

A lo largo del medievo, el proyecto evangélico de felicidad humana fue sencillamente inconcebible. La filosofía escolástica organiza conceptual y casuísticamente toda la religión cristiana; todo pasa por la sistematización cognitiva, que pretende equiparar teoría con vida, concepto con realidad, mapa con territorio, o teísmo con trascendencia.

Estamos ante dos evidencias:

  • el cristianismo es en buena parte paganismo griego, y
  • Europa rescata a Grecia gracias a mahometanos y hebreos.
  • Renacimiento

El hombre renacentista apostó al individualismo, secularidad y autonomía de la esfera de lo terrenal con respecto a lo religioso. En este contexto afirmó su capacidad e intención de dominar a la naturaleza considerándose un ser aparte y superior a ella.

Descartes y Newton fueron los padres conceptuales de la modernidad:

  • Descartes:
  • reduce lo humano a lo meramente cognitivo;
  • disecciona la realidad en un proceso mental: todo es medible y organizable,
  • el hombre es hombre porque piensa,
  • toda realidad es pensable,
  • lo que el cerebro no pueda procesar es considerado falso e irreal,
  • lo esencial y fundamental humano es su facultad cognitiva,
  • emotividad, espiritualidad y mística, se ignoran y finalmente se reprimen.
  • Newton
  • aplica la lógica cartesiana al campo de la física,
  • concibe al hombre como una máquina de carne y hueso con capacidad cognitiva;
  • concibe al cosmos como a máquina perfecta:
  • constituida por materiales aislados entre sí (las cosas, los objetos y los planetas),
  • movida por leyes universales (como la ley de la gravedad),
  • movida por otra máquina eterna, inmóvil e invisible, a la que llama Dios.
  • Iluminismo e Ilustración

Herederas del paradigma cartesiano-newtoniano, surgen en el siglo XVIII el iluminismo y la Ilustración con beneficiosas consecuencia en el plano funcional:

  • ejercen la crítica de las monarquías absolutas, de la ignorancia y del fanatismo religioso,
  • teorizan acerca de la democracia:
  • separación de poderes,
  • soberanía popular mediante el sufragio,
  • laicidad del Estado,
  • ensayo de humanización de las leyes:
  • abolición de la esclavitud,
  • limitación de la tortura y de la pena de muerte, etc.
  • expansión de utopías seculares,
  • inquietudes pacifistas.

4.- De la racionalidad al racionalismo: la diosa Razón
Pero, por otra parte, se pasa:

  • de la racionalidad (razón instrumental o de índole práctico)
  • al racionalismo (la razón por la razón como fin en sí misma)

Con la diosa Razón y el Ser Supremo, se pretende en falso la liberación de los esquemas religiosos; se cambia de dios pero se mantienen los esquemas.

Lo opuesto a la fe no es el ateísmo, sino la idolatría; no se trata de lo adorado sino la actitud del adorador.

Puesto que lo trascendente o lo absoluto no es mensurable a causa de su naturaleza supra-racional (o meta-cartesiana), primero se duda de ello (agnosticismo) y después es negado (ateísmo).

5.- La Modernidad propiamente dicha (siglo XIX)

Sería la Ilustración radicalizada y llevada a la práctica gracias a la revolución. Se confía en que el hombre, con el potencial de la razón, alcanzará la felicidad mediante el progreso.

Son un conjunto de ideologías humanistas y emancipatorias según las cuestiones a resolver:

  • la tiranía (mediante la democracia),
  • la explotación del hombre por el hombre, mediante:
  • el abolicionismo,
  • el marxismo,
  • la antiglobalización,
  • el socialismo del siglo XXI;
  • la marginación de género (mediante el feminismo),
  • el belicismo (mediante el pacifismo y la no violencia),
  • la degradación del medioambiente (mediante el ecologismo),
  • los abusos de Estados y multinacionales (mediante el anarquismo).

A corto y medio plazo la Revolución francesa no consiguió casi ninguna emancipación. Cuando la burguesía toma el poder se transforma en una oligarquía que reprime las luchas sociales e igualitarias. A largo plazo se lograría más libertad política y religiosa.

La reducción del hambre y de la ignorancia, tal vez se haya debido a razones de progreso técnico más que a causas políticas y sociales. La revolución industrial pudo más que el de las revoluciones burguesas y proletarias.

Constatado el potencial revolucionario de la religión (reconocido por Engels), la casi totalidad del aparato católico se situó en contra de semejante proyecto liberador. Los alzados tenían ideales, tal vez sin religión; los reaccionarios, con religión quizá carecían de fe.

6.- La Post-modernidad (siglo XX)

En el último tercio de la pasada centuria, el fracaso ya era patente:

  • dos guerras mundiales,
  • una catástrofe ecológica inminente y casi irreversible,
  • el planeta al borde de una guerra nuclear,
  • el 80% de la humanidad desesperado y viviendo en la pobreza,
  • el otro 20% hedonista, desencantado, tecnólatra y plutócrata.

Porque el proyecto cultural de la modernidad sólo podía ser materialista y racionalista:

  • la comodidad como fin,
  • el trabajo como medio,
  • la materia como hábitat,
  • la razón como criterio,
  • la religión como coartada,
  • la ética como pacto social.

7.- La Encrucijada

El hombre se ha convertido en una máquina pensante y enajenada de la naturaleza; se proyecta hacia una vida siempre más cómoda, que implica mayores bienes materiales. De ahí, la revolución industrial, el capitalismo; y el comunismo como reacción.

El error del hombre es obvio:

  • segregado de su esencia cósmica,
  • atrofiada la espiritualidad,
  • reprimido lo no cognitivo,
  • se convierte en una especie estructuralmente infeliz,
  • vuelca su desarmonía en el racionalismo,
  • confunde el veneno con la medicina,
  • la infelicidad, lejos de disminuir, aumenta a marchas forzadas.

8.- Calamidades: herencia y porvenir

Las grandes y pequeñas calamidades del siglo XX:

  • guerras mundiales,
  • fascismo,
  • nazismo,
  • estalinismo,
  • maoísmo,
  • capitalismo,
  • malos tratos de género,
  • toxicomanías,
  • ludopatía,
  • violencia gratuita,
  • suicidio,
  • consumismo,
  • niños adictos a Internet y videojuegos,
  • jóvenes y adultos enganchados a la cocaína,
  • suicidios,

no son sino esa energía:

  • reprimida por desconocida o ignorada,
  • pero existente, saliendo de una forma abrupta y desordenada.

17 comentarios

  • Nacho Dueñas

    Y perdón a todos por las 1000 erratas del anterior comentario, es que cuando me fluyen las ideas escribo muy rápido y me olvido de revisar. Como decía Bergamín, “se torea según se es”.

  • Nacho Dueñas

    Mi buen amigo Óscar:
    Ya puedo andae feliz con tales zapatitos, cual tierno infante…Bueno, estos comentarios tuyos me sugieren planteamietos cuya respuesta no tengo claro:
    -¿Caída en picado constante de la humanidad?
    Yo diria que sí, pero con saltos y avances, y discontinuidades. Hay rafaguitas de remontada como el del s VI a/c, que a mi parecer el novedoso paradigma que andamos baruntando va a reproducir (que no copiar).
    No sabía que esa era la tesis de Ibn Jaldún, al cual no he leido, pero es un supuesto relativamente recurrente. pienso ahora, a bote pronto en John Zerzan y en José Coronel Urtecho.
    No obstante, me apunto a un renacimiento inminente de la humanidad, se junta la contracultura, el próxinmo tiempo eje y las profecías de, según que intérpretes, Malaquías, tal vez Nostradamus, los mayas, los hindúes, lo hopi y los chinos, por citar a algunos.
     
    ¿Qué diferencia al ser humano del “animal”?
    Yo no lo sé. En rigor, somos polvo de estrellas solidificada, condensanción de energía, en progresivo proceso de sofisticación. ¿Qué hay de cierto en que compartimos el 95% de los genes creo que con el grano de arroz. Tal vez alguien que sepa de esto nos podría ilustrar.
    Yo creo que, y hay científicos que lo avalan, un capítulo de este taller lo cuenta, toda materia está viva (Gaia o Pangea es el planeta), y el ser humano es el del mayor complejidad. Pero, si lo esencial del hombre no es su inteligencia, ¿es su amorosidad? Porque también aman los “animales”. Y la considerada materia inerte.
    El aparato epistemológico de nuestra especie no coincide con lo que la ciencia de hoy afirma, la cual sí coincide con la de las místicas milenarias y las de nuestros ancestros, esos que el occidentalito (ese aborto de la humanidad9 considera primitivo)
     
    Ahora, que los seres vivos (o totalidad del cosmos) no tenga conciencia de su felicidad espontánea no significa que no lo sea. El hombre es infeliz por corromperse en el proceso que este capítulo trata de resumir, per que la Biblia lo explica mucho mejor mediante el mito del paraiso perdido y el pecado original.
    Pero nada es más revolucionario que la felicidad. Serlo es más fácil de lo que parece, a mi parecer. Y no quisiera parecer iluminado si digo que la razón de este taller y del libro que tan magníficamente has destilado es el de ofrecer unas pistas para posibilitar una conciencia más elevadas, de cara a una humanidad feliz, al menos a quienes de verdad apuesten a ello. vuelvoa recordar a Facundo Cabral que decía que “fuera de la felicidad todo son excusas”.
    Y, como se dice en mi país, bueno, y en toda la Patria Grande que nos hermana, y que un día abarcará a toda la humnidad: “Sí se puede”. Cuando me emociono mandando correos épicos a mis compañeros da tantas luchas, acabo al grito de…”p’alante carajoooo!
    Pues eso.
    Un abrazo, Óscar.
    Nacho.

  • Nacho Dueñas

    Cadarso, tienes toda la razón.
    Y se debe a mi supino desconocimiento acerca de un continente que desde mi casa está más cerca que la propia Sevilla. Mea culpa. Para que veas el eurocentrismo. Yo sólo conozco de  África lo que conocí a los 11 años de estar 3 días en Ceuta (que de África culturalmente hablando no tiene nada) y ya de adulto 5 días en Alhucemas, que estña europeizada.
    España vive de espalda a un continente del que cultural y casi geográficamente forma parte. Un milenio de presencia musulmana en España se ha silenciado, olvidando que nuestras novias se llaman Almudena, nuestras madres Fátima, que leemos a Aristóteles, a San Agustín, que nos apoyamos al alfeizar de la ventana, y que nos ponemos las babuchas para caminar por el zoco de Vejer, y luego a bañarnos en el Guadarquivir.
    Para que veas que la Historia que se estudia es propaganda justificativa.
     
    Y eso sí, de un modo acrítico vemos catetadas anglosajonas tipo los simpson, comemos mierda del” makdónal”, escuchamos a la inefable leidigaga, o vemos películas de los enfermos mentales de tarantino, suasenáguer, estivensigal o silvesterestalón.
    Y, Cadarso, volviendo a África, mea culpa por el desconocimiento.
    Y, por supuesto, nada de tocapelotas. Yo entiendo que la crítica es parte fundamental de este taller.
    Un abrazo.
    Nacho.
     

  • h.cadarso

       Amigo Nacho: A lo mejor me llamarás un poco tocap., pero yo soy así, no lo puedo remediar. En tu última aportación a este hilo hablas de las otras culturas y tradiciones religiosas no europeas; y yo echo de menos en tu comentario todo un continente con todas sus culturas: Africa. Africa que nos ha regalado últimamente ese gigantesco modelo, obra maestra, de un tal Nelson Mandela, el hombre creo más cabal de nuestra época, el africano más auténticamente africano y más humano-divino que nos hayamos echado a la cara…
       Africa es la cuna del género humano, en ella vive el primer ser humano, todos los demás, europeos, asiáticos, americanos, somos una copia del hombre africano. Ese ser humano que calla, lucha, sobrevive a pesar de todos los pesares, aguanta todas las barrabasadas que cometemos con él los humanos de los otros continentes… En Ceuta y Melilla, a las puertas de Italia, en Nigeria, en Sudán, en Kenya, en Mali…

  • Juan Manuel

    Observación: en mi último comentario, en su último párrafo, al indicar el sentir de una lidereza de pueblos originarios que señala como “la Iglesia les arrancó el alma de su espiritualidad ancestral”, aparece indicado entre paréntesis: (prefiero no comentarios en este momento…).  Lo que pretendí colocar entre paréntesis fue lo siguiente: (prefiero no hacer un comentario personal en este momento…)  La frase correcta es esta última.  No comento en este momento mi punto de vista sobre ese encuentro entre Iglesia de cristiandad y espiritualidad originaria mesoamericana, ni tampoco su evolución entre la actual relación entre Iglesia-cristianismo y espiritualidad ancestral mesoamericana.

  • Juan Manuel

    La religión cristiana es un vivo ejemplo del camino humano hacia la madurez espiritual.  Si lo vemos desde un proceso dinámico en el que Jesús de Nazareth con su persona y proyecto desencadenó un movimiento espiritual que él mismo inició al encarnar la experiencia del Reino de Dios tal y como lo manifestó con su propia vida y su estilo de convivir.
    El desafío de este “movimiento cristiano” desencadenado poco más de dos mil años, no ha sido otro más que el encarnarse en este mundo no sólo desde la individualidad personal de Jesús el Nazareno, sino el manifestarse esa dinámica encarnatoria continuada.
    Este “movimiento cristiano” ha venido abriéndose paso por la historia mediante un proceso en el que constantemente su madurez existencial histórico_espiritual (en sentido no-dual), está proporcionalmente vinculada a la auto-conciencia (para dar un término) que adquiera de sí mismo (el movimiento cristiano en general) en relación con “el alma de su existencia histórico_espiritual”, que es Jesús de Nazareth, su vida y su proyecto.
    Es así como a lo largo del camino el “movimiento cristiano” se ha cerrado a esa identidad originaria al identificarse o identificar su identidad y misión con elementos culturales determinados, sociales y hasta políticos, como se dio en el momento en que el movimiento cristiano llegó a constituirse a si mismo como “religión universal”; también se dio el caso de una identificación con una determinada fórmula de confesión o doctrina dogmática generando o degenerando en un “monolitismo religioso”.
    En Europa (yo soy de Centro América), y concretamente en España (la región donde habito actualmente no es ajena desde hace un poco más de 500 años, a los efectos de esta identificación religiosa del movimiento cristiano en España) se constata en la historia, los efectos de la cristiandad, una identidad religiosa identificada con lo jurídico, y luego del cristianismo (hasta la actualidad) una identidad religiosa identificada con lo doctrinal.
    Sin duda, que al encontrarnos con las otras tradiciones espirituales en las que se palpa el alma de su identidad original y originante, a quienes hemos sido militantes del “movimiento cristiano” (en cualquiera de sus facetas históricas) se nos abren los ojos y el corazón, preguntándonos ¿pero dónde jodidos dejamos el alma?
    Caminando junto a liderezas y líderes de los pueblos originarios mesoamericanos, fue duro escuchar de una de ellas como la Iglesia con su llegada “les había arrancado el alma de su espiritualidad ancestral” (prefiero no comentarios en este momento…).  Pero he caído en la cuenta que el movimiento religioso de cristiandad y de cristianismo que llegó por estas tierras, ya venía “sin alma”, participando con ello en la generación varias de esas calamidades que Nacho y Oscar (en el destilado) señalan que son “energía reprimida por desconocida o ignorada, pero existente, saliendo de una forma abrupta y desordenada”.  Como dolores de parto -diría yo-, mientras parimos desde el corazón el Alma identitaria del movimiento cristiano.
    Seguimos pariendo…

  • oscar varela

    No había visto, Nacho, tu Comentario anterior al mío, donde estás contento con tus “zapatitos” nuevos “electrónicos”, cuyo antecesor fuera, tal vez, el “zapatófono” del Super Agente 86.
     
    El Título del Capítulo habla de: LA CIUDAD SECULAR EN SU ENCRUCIJADA.

    Otro interesante Artículo-posteado en Atrio: La Izquierda, el sentido común y el cristianismo,
    también habla de “encrucijada” de la Polis, e.d. de la Política diciendo:
     
    – “la encrucijada política en la que nos encontramos”-
     
    Si no lo leíste, sería bueno que lo hagas (y opines allí, si quieres), porque ahí tratan, los Autores, de “PODEMOS”, donde tú militas.
    …………………..
     
    ¿ENCRUCIJADA o CONDENADA?:
     
    En el presente Capítulo trazas una trayectoria histórica de la vida humana que habías condensado anteriormente con el término “DE-CADENCIA”.
     
    Las Etapas históricas que vas señalando:
    *  desde la Polis o Civis
    * hasta las “Las grandes y pequeñas calamidades del siglo XX”,
    ¿significan una media de tendencia “descentente”?
     
    ¿No te parece que es demasiado tiempo histórico “cayendo”?
     
    Si “no hay mal que dure cien años”;
    éste, que va durando millonadas
    ¿habrá cuerpo histórico que lo haya resistido?
     
    ¿No habrá algo (demasiado) de extremado en tu tesis?
    ………………..
     
    Como diplomado en ciencia de Historia, conocerás que Tesis tal es casi la postulada por el fundador de esa Ciencia (también se le achaca el serlo de las Ciencias Sociales):
     
    Ibn Jaldún, nacido el 27 de mayo de 1332 y fallecido el 19 de marzo de 1406
     
     
    ¡Voy todavía! – Oscar.

  • oscar varela

    Hola Nacho!

    Te leo:
    – “2.- Del cuasi-paraíso a la ciudad-urbe
    La humanidad vivía en su hábitat natural (cosmos o naturaleza) en una armonía biorrítmica que posibilitaba una espiritualidad, una mística y una sabiduría.
    …………………….

    Me concentro en la oración principal: “La humanidad vivía en su hábitat natural
    …………………….

    Pienso que el recordado Teilhard de Chardin tenía esta otra posición (tesis):

    originariamente el hombre se encuentra, sí, en la tierra, pero no habita en ella.

    Es precisamente lo que le diferencia de los demás seres—mineral, vegetal y animal.

    La relación básica del humano con la Tierra es bastante paradójica. No se han encontrado diferencias anatómicas ni fisiológicas que separen al hombre de los animales superiores en forma que resulte clara. Sin embargo, Teilhard tuvo la feliz idea de descubrir un rasgo puramente zoológico que distingue a uno de otro:

    * el hecho, incuestionable, de que mientras todos los demás animales habitan particulares regiones del globo,
    * solo el humano habita en todas.
    ……………….

    1.- Un EXTRAÑO (con o sin “pelo largo”)

    Este carácter radicalmente ecuménico del ser humano es extrañísimo.

    Es un hecho, pero, como todo hecho, es equívoco y requiere ser oprimido por el análisis.

    Análisis que Teilhard, sorprendentemente, no advierte de hacerlo:

    * Cada especie zoológica o vegetal encuentra en la Tierra un espacio con condiciones determinadas donde, sin más, puede habitar. Los biólogos le llaman su «habitat».

    *El hecho de que el humano habite donde quiera, su planetaria ubicuidad, significa que carece propiamente de «habitat», de un espacio donde, sin más, habite.

    Originariamente, entonces, la Tierra es para el ser humano in-habitable.
    ………………..

    2.- La TÉCNICA

    Para poder subsistir intercala entre todo lugar terrestre y su persona creaciones técnicas, construcciones que deforman, reforman y conforman la Tierra, de suerte que resulte más o menos, habitable.

    El habitar no le es dado, desde luego, sino que se lo fabrica él, porque en el mundo, en la Tierra, no está previsto el humano, y este es el síntoma más claro de que no es un animal, de que no pertenece a este mundo.

    El ser humano es un intruso en la llamada naturaleza.

    Viene de fuera de ella, incompatible con ella, esencialmente inadaptado a todo milieu.

    Por eso, construye, urbaniza, civiliza.

    Y como en cualquier lugar del planeta puede construir —y en cada uno con diferente tipo de construcción— es capaz, a posteriori, de habitar en todas partes.

    No hay razón suficiente para que la anchura de los mares esté des-habitada y en ellos el humano sea solo transeúnte.

    Puede que haga ciudades flotantes en el aire, habrá ciudades intersiderales.

    El ser humano no está adscrito a ningún espacio determinado y es, en rigor, heterogéneo a todo espacio.

    Es la técnica, el construir, lo que asimila el espacio al ser humano, lo humaniza.
    ………………….

    3.- El ¡IN-FELIZ!

    Pero hay que entender que, a pesar de todos los progresos técnicos, no puede decirse, hablando con rigor, que el hombre «habite».

    Su “habitar” es deficiente, aproximativo y, como todo en el ser humano, utópico.

    De aquí, que ni el ser humano construye porque desde luego ya habita (en el cosmos o naturaleza), ni el modo de estar y ser “humano” en la Tierra sea un habitar.

    Parecería más bien que es todo lo contrario:
    * su estar en la tierra es malestar y, por lo mismo, un radical deseo de bienestar.
    * el ser básico del humano es subsistente infelicidad.
    * es el único ser constitutivamente infeliz y
    * lo es porque está en un ámbito de existencia —el mundo— que le es extraño y, últimamente, hostil.
    …………………..

    ¿¡Qué le vamos a hacer si la vida es así!?

     
    ¡Ir todavía! – Oscar.

  • Nacho Dueñas

    Amigos foreros-talleristas, heme aquí liberado de asuntos y con mi nuevo portátil, feliz como un niño con zapatos nuevos.
    Cositas:
    -¿Eurocentrismo? Atroz. Es históricamente falso que en europa nazca la ciencia, la filosofía, la civilizacion ni las ciudades. Y el taoísmo, el hinduísmo, el budismo, China, Persia y la India han estado muy por encima de Grecia clásica, que lo que hizo fue retomar y sistematizar, pero no inventar ni descubrir.
    Me jode mucho cuando Europa va de abanderado de los DDHH. Un somero recorrido a su acción fuera de ella (de hoy a atrás: Ucrania, Libia, Egipto, Iran, Irak, Argelia, Mali,..) nos sacará de dudas. Y es históricamente cierto que desde hace siglos, Europa tiene 2 ó 3 guerras civiles al siglo (2 G Mundial, 1 g Mundial, francoprusiana, napoleónicas, de los 30 años, guerra de Sucesión española, de los 100 años, de religión en el siglo XVI.
    Con respecto a  la religion, las demás nada tienen que envidiar del cristianismo, religión europea inspirada por un judio (no europeo), pero que se corrompió al contacar con Europa (corrupción docttinal con Grecia e institucional con Roma). Por eso, digo en el libro que “occidente es un aborto de oriente”.
    Pascual, muchas gracias por lo que me dices de la claridad expositiva. a mí también me cuesta mucho leer a Teilhard, y a otros varios (el mismo Bergson). Y claro que leeré lo que me indicas de Pepe Castillo.
    Mª Luisa, espero y deseo que lo del yeso sea algo leve y transitorio.
    Un abrazo a todos, y por aquí seguimos.
    Nacho.

  • M.Luisa

    Ah! perdona, pensando cómo podría complementar de forma resumida mi comentario de ayer, se me olvidó decirte lo que me preguntas. En total el yeso lo he de llevar cinco semamas más ¡todo un calvario! os seguiré leyendo…

  • M.Luisa

    Te quieres librar de mí, eh? Oscar…je,je! pero con lo que me costó podías decirme si más o menos estabas de acuerdo o no.
    Gracias,amigo, seguiré yendo!!!

  • oscar varela

    Hola M.L.!

    ¿Te dijeron los médicos cuánto tiempo serás “de izquierdas“?

    ¡Vamos todavía! – Oscar.

  • M.Luisa

    Enlazando  un poco por encima sólo, dada mi inmovilidad transitoria, con el comentario que dejé ayer  en la entrega anterior, en el que diferenciaba el hecho  de la dualidad con la  del deseo especulativo del dualismo, creo que puedo muy bien entrar desde esta perspectiva,  en el meollo central de la presente entrega.
    Si allí identifiqué Salvación  con  realización y ésta es comprendida   en tensión dual camino hacia la unidad que nos constituye,  unidad en la cual está latente entre las dimensiones que la integran la de la espiritualidad, entonces se entiende este proceso de autoenajenación porque en él se ha optado o se ha caído en las redes del dualismo. Como es sabido el dualismo viene impuesto por la razón que al querer operar en solitario divide la realidad en el aquí y en el allí como recordé días anteriores. Este dualismo en la historia dio pie a la necesidad de una salvación extrínseca. Contraria a la propia exigencia de realización autónoma. La preciada capacidad de la que nos habla el escrito en el inicio del presente capítulo: la de ser sentiente, lo es precisamente por esa primaria unidad que forma la sensibilidad y la inteligencia. El sentir humano es a la vez intelectivo.  Antiguamente al definir al hombre como animal racional fue el inicio de  perseverar en la dualidad de actos: sentir (y) inteligir,  pues el sentir humano se relacionaba con el del animal,  de ahí el rechazo inmediato. Ahora bien si el sentir va por un lado y la inteligencia por otro es cuando ésta se vuelve sensible que es lo último a lo que se debe pretender. Por no haber sido así es por lo que se ha abierto   a cualquier tipo de irrealidades sintiéndose bien en ellas. Y así la inteligencia sensibilizada no logrará alcanzar su término: la razón. La sensibilidad ciertamente es una cualidad del sentir, sin embargo esta cualidad no proviene de lo que de sensitivo tiene el sentir sino que la recibe de la cosa sentida….esto enlaza con lo de la cosificación pero lo dejo aquí de momento, porque escribo con la mano izquierda y me cuesta …saludos cordiales ato@s
     
     

  • oscar varela

    Hola Pascual!
     
    Compañero del “!Truco!” veo tus SEÑAS:
    * me levantas la frente arrugándola.
    * me guiñas el ojo izquierdo
    * me guiñas el ojo derecho.
     
    Compañero! está vez nadie nos desafía hasta el “¡Vale cuatro!
     
    ¿Cómo no ir todavía!? – Oscar.

  • Hola, Nacho: como eres un hombre inquieto y andariego y con una buenísima voluntad, estoy leyendo con muchísimo interés lo que vas publicando; vas explicando las cosas muy al alcance de, espero que, todos.-Te cuento: éste, que soy yo ha leído muchísimo a Tielhard, que me convence del todo, pero yo le decía:macho explícate un poco más claro. Tú lo haces con claridad y admiro tu laboriosidad. Y por aquello de explicar con claridad, te invito gentilmente que te permitas leer el último capítulo del libro que ha publicado JM Castillo sobre “La laicidad del evangelio”; luego si quieres, lo lees desde el principio. Es que resulta que ha desatascado mi mente de una opacidad que tenía entre lo sagrado y lo mundano, porque por Teilhar lo tenía un poco…pero es que Castillo da un campanazo en este libro, que a ti, sin duda te va a gustar.-Ya me contarás. Óscar tiene mis señas.

  • ana rodrigo

    Tiene razón Honorio en tanto en cuanto la explicación de la evolución de la humanidad siempre se hace desde parámetros occidentales. Y, pienso (quizá esté equivocada), que este fenómeno tiene su parte de razón basada en hechos objetivos: en primer lugar porque la evolución técnica y las revoluciones sociales de la época “moderna”, casi en todas las ocasiones, han tenido su origen en el mundo occidental, y no a golpe de suerte o de magia, sino por evolución, como dice el post de épocas anteriores y con el sostenimiento de la mentalidad greco-romana-cristiana anterior a la modernidad.
     
    Y en segundo lugar, porque es desde Europa, y a partir del siglo XVI con los descubrimientos y colonizaciones, siguiendo en siglos posteriores, han sido los países europeos los que llevaron todo lo bueno y lo malo de sus avances a otras regiones del mundo, diríamos que a todos los rincones del planeta; en unos lugares tuvieron continuidad y en otros ha quedado como recuerdo (por ejemplo la India).
     
    Es cierto que Europa siempre ha actuado desde superioridad y su prepotencia, pero, de ahí a creernos superiores a otras culturas y civilizaciones hay un abismo, a la vista están los hechos: Cruzadas, Inquisición, guerras de religión, colonialismo, esclavitud, guerra mundiales, sistema capitalista, etc. etc. Lo que no anula sus logros en otros campos.
     
    Otra cuestión sería los aspectos religioso-espirituales, dado que cada civilización y casa sociedad ha tenido los suyos propios desde la más remota antigüedad, por supuesto más antiguos que el cristianismo, más que el judaísmo y más amplios espacialmente en relación al minúsculo Israel y a la minúscula Grecia (me refiero territorialmente). Ojalá que el mundo occidental hubiese integrado parte de las culturas orientales, pero no ha sido así, Europa ha abanderado los destinos del mundo y ha marginado otras opciones.
     
    A partir de aquí tendremos que destripar el texto del post a ver hasta dónde nos lleva esta carrera histórica, y tendremos que escudriñar hacia dónde nos auto-dirigimos, si caer en la simpleza de que es el destino quien nos guía para ver qué podemos aportar como sujetos activos y no sólo pasivos de nuestra historia. 

  • h.cadarso

    Yo me pierdo en la noche de los tiempos, colegas…Y tampoco entiendo que se pretenda explicar la evolución del género humano desde una perspectiva exclusivamente occidental o europea, volviendo las espaldas a la evolución paralela de las culturas no europeas…Entiendo que la evolución del género humano será la suma o encuentro de todos los universos culturales existentes en la humanidad. Y que esta visión europea que se da aquí  huele a colonialismo. No, nosomos tan listos ni tan superiores los europeos, oocidentales, o como queréais llamarnos… A mí al menos no me representa el Cañete ese que no saca a relucir toda su sabiduría por no dejar en ridículo a las damas…Es un decir…no se me mosqueen, por favor…

Responder a oscar varela Cancelar comentario