INFORMACIÓN Y FORMULARIOS INGRESOS YA: -Trasferencia a ES26 2100 7344 7313 0021 2801 -Bizum a 34-609 51 08 62
  • A  A  A  

Otros temas

Autores

Archivo de entradas

6314 Artículos. - 99056 Comentarios.

El significado de Mandela para el futuro amenazado de la humanidad

BoffNelson Mandela, con su muerte, se ha sumergido en el inconsciente colectivo de la humanidad para ya nunca irse de ahí, porque se ha transformado en un arquetipo universal, de una persona injustamente condenada que no guardó rencor, que supo perdonar, reconciliar polos antagónicos y transmitirnos una inquebrantable esperanza en que el ser humano todavía tiene solución. Después de pasar 27 años en reclusión y ser elegido presidente de Sudáfrica en 1994, se propuso y realizó el gran desafío de transformar una sociedad estructurada en la suprema injusticia del apartheid, que deshumanizaba a las grandes mayorías negras del país condenándolas a ser no-personas, en una sociedad única, unida sin discriminaciones, democrática y libre.

Y lo consiguió al escoger el camino de la virtud, del perdón y de la reconciliación. Perdonar no es olvidar. Las llagas están ahí, muchas de ellas todavía abiertas. Perdonar es no permitir que la amargura y el espíritu de venganza tengan la última palabra y determinen el rumbo de la vida. Perdonar es liberar a las personas de las amarras del pasado, pasar página y empezar a escribir otra a cuatro manos, de negros y de blancos. La reconciliación sólo es posible y real cuando hay plena admisión de los crímenes por parte de sus autores y pleno conocimiento de los actos por parte de las víctimas. La pena de los criminales es la condenación moral ante toda la sociedad.

Una solución de esas, seguramente originalísima, supone un concepto ajeno a nuestra cultura individualista: el Ubuntu que quiere decir: “yo sólo puedo ser yo a través de ti y contigo”. Por tanto, sin un lazo permanente que ligue a todos con todos, la sociedad estará, como la nuestra, en peligro de desgarrarse y de conflictos sin fin.

En los manuales escolares de todo el mundo deberá figurar esta afirmación humanísima de Mandela: “Yo luché contra la dominación de los blancos y luché contra la dominación de los negros. Cultivé el ideal de una sociedad  democrática y libre, en la cual todas las personas puedan vivir juntas en armonía y tengan oportunidades iguales. Este es mi ideal y deseo vivir para alcanzarlo. Pero, si fuera necesario, estoy dispuesto a morir por este ideal”.

¿Por qué la vida y la saga de Mandela fundan una esperanza en el futuro de la humanidad y en nuestra civilización? Porque hemos llegado al núcleo central de una conjunción de crisis que puede amenazar nuestro futuro como especie humana. Estamos en plena sexta gran extinción en masa. Cosmólogos (Brian Swimme) y biólogos (Edward Wilson) nos advierten que, si las cosas siguen como están, hacia 2030 culminará este proceso devastador. Esto quiere decir que la creencia persistente en el mundo entero, también en Brasil, de que el crecimiento económico material nos debería traer desarrollo social, cultural y espiritual es una ilusión. Estamos viviendo tiempos de barbarie y sin esperanza.

Cito a una persona libre de toda sospecha, Samuel P. Huntington, antiguo asesor del Pentágono y un analista perspicaz del proceso de globalización, que al final de su libro El choque de civilizaciones dice: “La ley y el orden son el primer pre-requisito de la civilización; en gran parte del mundo parecen estarse evaporando; a escala mundial, la civilización parece, en muchos aspectos, estar cediendo ante la barbarie, generando la imagen de un fenómeno sin precedentes, una Edad de las Tinieblas mundial que se abate sobre la humanidad”(1997:409-410).

Añado la opinión del conocido filósofo y científico político Norberto Bobbio que como Mandela creía en los derechos humanos y en la democracia, como valores para equilibrar el problema de la violencia entre los Estados y para una convivencia pacífica. En su última entrevista declaró: “no sabría decir cómo será el Tercer Milenio. Mis certezas caen y solamente un enorme punto de interrogación agita mi cabeza: ¿será el milenio de la guerra de exterminio o el de la concordia entre los seres humanos? No tengo posibilidad de responder a esta pregunta”.

Ante estos escenarios sombríos Mandela respondería seguramente, fundándose en su experiencia política: sí, es posible que el ser humano se reconcilie consigo mismo, que sobreponga su dimensión de sapiens a la de demens e inaugure una nueva forma de estar juntos en la misma Casa.

Tal vez valgan las palabras de su gran amigo, el arzobispo Desmond Tutu, que coordinó el proceso de Verdad y Reconciliación: “Habiendo encarado a la bestia del pasado frente a frente, habiendo pedido y recibido perdón, pasemos ahora la página. No para olvidar ese pasado sino para no dejar que nos aprisione para siempre.  Avancemos en dirección a un futuro glorioso de una nueva sociedad en la que las personas valgan no en razón de irrelevancias biológicas u otros extraños atributos, sino porque son personas de valor infinito, creadas a imagen de Dios”.

Mandela nos deja esta lección de esperanza: nosotros podremos vivir si, sin discriminaciones, hacemos realidad el Ubuntu.

Leonardo Boff escribir Proteger la Tierra, cuidar la vida: cómo escapar del fin del mundo, Nueva Utopía, Madrid, 2011.

Traducción de MJ Gavito

6 comentarios

  • h.cadarso

      Perdón, se me ha borrado en mi texto anterior un párrafo que precede al último del texto que precede.
      Señor Obama, en Johannesburgo estaba Rober Mugabe, según dicen dictador en Zimbawue, y Teodoro Obiang Ngema, según dicen dictador en Guinea Ecuatorial. Y algunos más. la verdad es que en conjunto todas las democracias occidentales están gobernadas por la dictadura de los Mercados, o sea por los gurús de las Finanzas internacionales. Mugabe y Obiang habría que saber de quién han aprendido a ejercer sus dictaduras y a quién están copiando, Mr Obama…

  • h.cadarso

      Me ha hecho gracia, o mejor dicho me ha revuelto el estómago una frasecita de Obama que denunció en el homenaje a Nelson Mandela que “hay quienes reclaman democracia, pero no toleran disidencias en su propio país”. Me parece de una hipocresía superlativa. Dígame, señor Obama, y cómo es que usted quiere cargarse a un tal Julian Assange? No cree que el primero que no tolera la disidencia es usted y su país, sargento que apatrulla todos los mares y aires del universo? Acaso se considera usted demócrata, usted que contra el voto de todos los países en la ONU reclamando el fin del bloqueo económico a Cuba, con su voto y el de Israel han tirado abajo la voluntad del 99,9% por ciento de la Asamblea General de la ONU? Cómo se compagina la democracia con el derecho a veto que manejan a capricho su país, Rusia, China, Francia e Inglaterra para bloquear cualquier iniciativa de las Naciones Unidas?
      Usted, Mr. Obama, no respeta la democracia ni dentro de su país ni en el plano internacional. !A otro perro con ese hueso, Mr. Obama!
      Usted, sucesor de Reagan, el enemigo de NelsonMandela, y el sucesor de Margaret Tatcher, otra enemiga a muerte de Nelson Mandela, ustedes dos estaban de sobra en Johannesburgo. Raúl Castro, cuyo país estuvo al lado de Nelson Mandela a las duras y a las maduras, ese sí tenía un sitio de honor en el funeral de Nelson Mandela.
      Pero menos mal que Nelson Mandela tenía un corazón tan grande como para abrazar a todos e intentar ponerlos de acuerdo y sentarlos a dialogar; menos mal que Nelson Mandela consiguió por primera vez juntar la mano de Obama y de Raúl Castro en un apretón histórico. Y puestas así las cosas, en Johannesburgo cabían todos los jefes de estado, porque era la fiesta de la fraternidad universal, de la igualdad de derechos de todos los pueblos…
      Por si alguien no me ha entendido bien, yo no he comparado a Nelson Mandela con Fidel Castro. Yo he dicho que fueron grandes amigos y que se ayudaron mutuamente. Por lo demás, cada uno de ellos gobernó a su pueblo a su manera, y según las circunstancias le venían dadas. Quizá Nelson Mandela hubiera hecho lo mismo que Fidel si su país estuviese a apenas unas millas marinas de las costas de La Florida-USA. Ya sé que hay muchos dictadores en el mundo;  !como que todas las democracias formales de corte occidental son dictaduras camufladas gobernadas por los Mercados y por los grandes gurús de las finanzas!
      O sea que, si hay  por dilucidar quién ha fabricado a esos dictadores, y de quién está copiando los ejemplos, sr. Obama.

  • Jesus Calvo

    Francisco: puede que seas la ultima esperanza en reavivar al FE, en  esta humanidad tan indiferente, en el hacer de nuestra historia presente.

  • h.cadarso

      Encuentro que el tratamiento de Leonardo Boff es un tanto “romántico”. De la misma manera el contenido del primer hilo sobre Mandela, dedicado a destacar la amistad y colaboración entre Fidel Castro y Mandela, por otro lado muy oportuno, no acaba de situar a Nelson Mandela en el panorama mundial y en el papel que ha jugado en la escena internacional.
      Mandela, además del líder de la superación del apartheid y de la nueva Sudafrica que nació con él, y junto con Julins Nyerere y otros líderes africanos,  es uno de los animadores del movimiento de la OUA, Organización de la Unidad Africana; de eso no hemos hecho demasiado comentarios.
      Mandela, además de su aportación a la Unidad Africana, tuvo un gran relieve en la creación del Movimiento de Países no alineados a partir de la Conferencia de Bandung de 1955.
      En esa perspectiva amplia y universalista creo que hay que situar su amistad con Fidel Castro, habida cuenta de que Fidel y Cuba aportaron a la lucha de Africa y de todas las colonias del mundo por su liberación su fuerza militar. Que por cierto, parece como si alguien en Atrio creyese que esa colaboración Fidel-Mandela le quitase brillo al líder africano. ¿Por qué? ¿Cuándo de una vez se va a reconocer el papel que ha jugado Fidel en la lucha de los países por su independencia y su libertad? Mandela reconoció el trabajo de Fidel de la misma manera que reconoció el de todos los líderes de los movimientos de liberación del Tercer Mundo.
      Justamente ese Movimiento, que ha intentado poner freno al pillaje y exterminio de la humanidad por parte de lo que ahora llamamos Mercados, o Señores de las finanzas internacionales, por parte del FMI y del Banco Mundial, está a punto de desaparecer bajo la presión de los señores del dinero a escala mundial. Nos quedaba Nelson Mandela, como uno de sus iconos. El penúltimo. Quizá el día que desaparezca Fidel Castro habrá desaparecido el último.
      Y habrá que empezar a luchar de nuevo, a reconstruir un mundo libre de la dictadura de los emporios financieros.
      Que Nelson Mandela, Julius Nyerere, Tito, Sukarno y todos los héroes de este movimiento intercedan por nosotros. Porque las vamos a pasar muy crudas, si no enmendamos la ruta que llevamos…

  • Antonio Vicedo

    Ojo. Leonardo, con las medias verdades, que bien sabemos encubren grandes falsedades: -” se propuso y realizó el gran desafío de transformar una sociedad estructurada en la suprema injusticia del apartheid, que deshumanizaba a las grandes mayorías negras del país condenándolas a ser no-personas, en una sociedad única, unida sin discriminaciones, democrática y libre.”
     
    El verdadera y real apartheid, el que a un*s les impide y desde el que  a otr*s en inmensa mayoria les impiden ser personas, no se limita, ni fundamentalmente se basa en el color de la piel, en la raza, incluso género, sino en la clasificación desigual de las Personas o Seres Humanos.
     
    El intento del hermano Nelson porque todos fuéramos considerados y tratados como personas, muy de valorar, admirar y , si podemos imitar.
     
    Pero lo conseguido con quitar ese obstáculo de desigualdad, como sucedió antes en otras partes, de poco ha supuesto para que el principio de igualdad personal se imponga y sea  realidad, incluso entre los mismos que soportaron los criminales procedimientos desde otros colores de piel.
     
    Que bueno sería que ese luto, en el que los poderosos del mundo van ha ofrecernos como suyo en recuerdo de Mandela, lo consideraran como común, claro y urgente reto para asentar la Humanidad en una estructuración sin ninguna clase de “APARTHEIDS.”


  • Y con Nelson Mandela tenemos otro ejemplo vivo como el “Reino de Dios” –- el proyecto de vida de Jesús de Nazaret = “el Otro Mundo Posible” – que debe ser el quehacer de la Fe de los seguidores de Jesús — se va realizando afuera de los parámetros estrictamente “religiosos”. Me da que Mandela había leído el “Evangelii Gaudium” del Papa Francisco años antes de su publicación.
    Justiniano de Managua

Deja un comentario