Temas

Tablón de ATRIO

Anterior Siguiente
Último: 24-4-19, 11:45

Floren (2019-04-24 11:45:39) : LA VERDAD DE LA PASCUA. http://cartujoconlicencia.blogspot.com/2019/04/la-verdad-de-la-pascua.html

Equipo Atrio (2019-03-08 21:55:38) : Delcy Rodriguez, vicepresidenta de Venezuela, denuncia al criminal apagón en Venezuela criminal apagón en Venezuela [vídeo de 6 min.]

Equipo Atrio (2019-02-18 09:39:18) : Amplio y clarificador programa sobre Venezuela: La hojilla/a> ¡Magnífico analista argentino Marco Teruggi! ¡Larga charla pero imperdible!

Equipo Atrio (2019-01-09 12:31:08) : Entrevista a Tamayo en la Sexta: La Iglesia española sigue siendo franquista

Floren (2018-11-19 19:50:09) : Floren de Estepa escribe en su blog: CARTA A UN JOVEN QUE NO QUIERE VOTAR

Equipo Atrio (2018-11-16 10:06:45) : La verdadera despedida de Steve Jobbs Disgurfso de graduación https://www.youtube.com/watch?time_continue=12&v=vXJYrrLGNAo

» Pon una nota




Autores

Archivo de entradas

4876 Artículos. - 78314 Comentarios.

Por un mundo sin muro

Maite G Romero Aquí tenemos otra medida perversa e inhumana: El Ministerio del Interior reintroduce las cuchillas en la verja de Melilla. Desde que el pasado 31 de octubre leí esta noticia no he dejado de pensar en ello. Al parecer, la presión migratoria sobre Melilla y en menor medida sobre Ceuta, ha incitado a Interior a tomar unas medidas disuasoria que el anterior presidente José Luís Rodríguez Zapatero se comprometió a quitar en 2006 después de haber ordenado su colocación un año antes. Debido a los profundos cortes, infecciones e incluso algunas muertes que provocaron en los subsaharianos que trataban de entrar en la ciudad autónoma escalando la verja, y a las protestas de ONG españolas e internacionales, en 2007 las lesivas cuchillas tuvieron que ser eliminadas.

Ahora, seis años después, la Delegación del Gobierno del PP anuncia el inicio de las obras en la frontera: en el plazo aproximado de un mes se habrá aplicado de nuevo el mismo procedimiento infame, salvaje y xenófobo de la reintroducción de cuchillas en el perímetro de Ceuta y Melilla. ¡Vergonzoso! Usar esas concertinas o cuchillas, para semejante fin es de una crueldad que no tiene nombre. Una auténtica salvajada propia de seres sin escrúpulos, sin empatía y sin muestra alguna de amor al prójimo. Como española me avergüenza formar parte de una nación que es capaz de usar estas técnicas maquiavélicas para hacer sufrir a otros seres humanos.

Si actualmente es del todo ilegal la cacería (o defender la propiedad privada y el ganado) con métodos dolorosos como cepos o trampas tenazas ¿cómo es posible que se utilicen con seres humanos métodos igualmente dolorosos como son las cuchillas camufladas? ¿Qué medidas serán las siguientes? ¿Vallas de alto voltaje? ¿Francotiradores? Con qué estupor nos contemplarán las futuras generaciones cuando miren hacia atrás.

Las organizaciones con responsabilidades de control de fronteras han de ejercer sus funciones, me diréis. De acuerdo. Pero deberían de ejercerla con plena garantía de los derechos humanos. Si la causa de los flujos migratorios es el hambre y la desesperación por tener una vida mínimamente digna en el país de origen ¿no es de lógica que busquen otra salida? ¿No es eso lo que a través de la historia se ha venido haciendo en todos los países y continentes de este planeta? En sus intentos por lograr una vida mejor no sólo se ven enfrentados a éste primer mundo despiadado sino a las mafias que se dedican a organizar los viajes clandestinos y que trafican con sus deseos y sueños cobrándoles abusivas sumas de dinero y sometiéndolos a transportes que comportan un riesgo enorme. Y me pregunto: ¿es la solución a éste drama la doble verja que rodea Melilla, la alambrada encubriendo cuchillas o la posterior devolución a los países de los que huyen  despavoridos de las hambrunas y demás calamidades? ¿Creen los políticos que elevando la verja y camuflando cuchillas se acaba con el problema? ¡Qué ilusos! Invierten unos 30 millones de euros politica.elpais.com en la instalación y elevación de la verja de tres a seis metros, más lo que inviertan ahora con la reintroducción de las cuchillas, y según el proyecto de Presupuestos Generales del Estado, en 2014 la política de cooperación al desarrollo volverá a sufrir un nuevo recorte por la crisis. ¿Tiene lógica? ¿Es que no entienden que mientras persista el subdesarrollo extremo y la enorme brecha entre los países ricos y los países pobres, estas personas seguirán arriesgando sus vidas a cambio de una posibilidad, entre miles, de poder cambiar su situación?

El pasado 3 de octubre nos impactó profundamente el terrible naufragio de Lampedusa. Un barco con unas quinientas personas procedentes de Eritrea y Somalia  que naufragó ante la costa de la isla italiana de Lampedusa. Entre muertos y desaparecidos, unas trescientas cincuenta personas. Lo más terrible y denigrante, que algunos barcos de pescadores oyeron gritos de auxilio y lo ignoraron por miedo a ser castigados por la actual legislación italiana aprobada en 2008. El viernes por la tarde, solemnemente, el primer ministro de Italia, Enrico Letta, anunciaba que todos los fallecidos en el naufragio tendrán derecho a “funerales de Estado” y recibirían la nacionalidad Italia. Y justo, a la misma hora, la fiscalía de Agrigento (Sicilia) acusaba a los 114 adultos rescatados de un delito de inmigración clandestina, que pude ser castigado con una multa de hasta 5.000 euros y la expulsión del país. ¡Es inaudito! ¿Puede existe mayor hipocresía? ¡Dios qué  falta de coherencia y de lógica! Qué vergüenza de la Europa que deja morir en el mar a los que huyen de la guerra o el hambre. Este hecho me confirma sin lugar a duda, que vivimos en un mundo de inconscientes; en un mundo desmedido de necios y mentecatos.

El problema de la inmigración que hoy es inevitable y que en un futuro próximo no hará sino crecer, no podemos ni debemos verlo cruzados de brazos. Tenemos que hacer oír nuestra voz de denuncia ante tantas injusticias como se están cometiendo; actuar activamente para que nuestro país y la Unión Europea no aflojen su política de cooperación al desarrollo ni su política integral hacia África; seguir promoviendo la integración y plena ciudadanía de los recién llegados, y reclamar la recuperación del derecho a la asistencia sanitaria a toda persona, con independencia de su situación administrativa. No podemos ni debemos permitir que mueran personas por falta de asistencia médica como ha sido el caso de Piotr Piskozub, un ciudadano polaco que tenía solo 23 años y que falleció víctima de una situación de no acceso a sus derechos humanos cuando hacía cola para recibir el almuerzo en un albergue de Sevilla. Piort había pasado la noche en el Servicio de Urgencias con una importante dolencia, y no se le dejó ingresado. Varias horas después Piotr fallecía aquejado de una neumonía, según reveló la autopsia. El cuerpo de Piotr pesaba 30 kilos al morir. ¿Cómo es posible que en una sociedad llamada democrática en sólo dos años se deteriorase tanto la salud de éste joven? ¿Dónde estaba la protección y el soporte de la administración pública? Piotr vino a éste país en busca de una vida mejor y se encontró con la muerte. Una muerte política, una muerte que se podía haber evitado. En principio los periódicos no le ponen nombre, es un “indigente”. Y este término nos descarga de responsabilidad y pasamos página. Si esta sociedad se mide en cómo trata a sus más desfavorecidos, me pregunto: ¿qué clase de sociedad estamos construyendo?

Promovamos el derecho de las personas a la libre movilidad como establece la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Y levantemos nuestras voces por un mundo compartido, sin muro. Un mundo digno para la humanidad.

3 comentarios

  • Antonio Vicedo

    Lo de Ceuta y Melilla con su intento, sino activo, si pasivo, es criminal, como lo son cualesquiera muros, fronteras y verjas con suficiente capacidad de tránsito para los bienes y capitales pero con altísima impermeabilidad para las personas en proporción directa a sus necesidades y debilidades.
     
     
    Pero creo que tenemos bastante claro el por qué de todos los muros, verjas fronteras e incluso puertas: la negación de la verdad de la realidad igual de todos los seres humanos.
     
    Esta falsedad con la que se ha urdido toda la cultura con los hilos de cualesquiera poderes en las relaciones humanas es el más criminal de los muros pues su misma función radica y se realiza matando la realidad de los seres humanos.
     
     
    Admitida la falsificación de esa especial realidad que nos identifica como humanos, la impermeabilidad para las personas consideradas desiguales y con debilidad inferior, es un procedimiento criminal, establecido, mantenido y reforzado por toda una red de estructuras, normativas y opiniones falsas e injustas, pero por desgracia fuerte y claramente lógicas.
     
    Porque comparadas con el bien ilimitado al que uno se cree con derecho ¿que justifica que la participación de otros  de ese bien se la dificulten?
     
     
    Lo de las vallas, muros y rígidas fronteras no son má que la otra cara  de una leyes internacionales que defienden el tránsito libre de capitales y bienes en proporción directa al poder de sus falsos y falsificados  poderosos amos

  • mª pilar

    Leyendo el grito que clama Maite G. R. Tengo la necesidad de ponerme a su lado y elevar la voz junto a ella.

    Y pienso a la vez: ¿Qué está pasando que no salimos todas las personas  a la calle, y ponemos a estos nuestros gobernantes en alerta total y absoluta, si siguen oprimiendo a su pueblo mientras ellos…(muchos… demasiados) están viviendo sin pena ninguna.

    Mientras las injusticias, las necesidades vitales, el abandono de todo derecho ¡aplastado! la sordera ante tanta necesidad,  va creciendo día a día en nuestras calles, casas, trabajos, posibilidades…

    ¿Cómo seguimos como si nada sucediese?

    El hambre no solo fuera de nuestras fronteras (que es vergonzoso) sino en este país nuestro es cada vez mayor; nos atenaza el alma y el corazón, nos paraliza, nos aterra porque nos llega casi al cuello (tengo tres hijos en paro) ¿Por qué seguimos asumiendo que cada día den una vuelta más a la tuerca que han comenzado a utilizar para sacar adelante todos los sin sentidos que nos están amenazando?

    ¿Qué haremos sin una buena educación, una sanidad ¡saneada! para que llegue a todos en su justa medida (nosotros, tampoco la hemos cuidado muy bien, hemos abusado de ella sin límites) un trabajo justamente remunerado, una vida sencilla y esperanzadora?

    Llegaremos donde ellos (los poderosos) quieran dejarnos llegar.
    Mientras los pequeños atracadores pasan años en prisión, los ladrones de guante blanco, siguen en el poder, al frente de todo lo que huele a dinero y riqueza a costa de los que siempre callan, aguantan, toleran…

    ¿Cómo es posible, que el dolor que padecen tantas personas cerquita de nosotros, no nos rompa el silencio y luchemos por un mundo mejor?

    Tienes razón Rodrigo: Nos debatimos con contundencia sobre teología, religión, Dios…

    González Faus dice: “De Dios nadie puede hablar”

    Y ahí seguimos… sin saber de verdad que decimos; la fe o seguimiento de algún mensaje (hay variados) es cosa personal e intransferible y como es lógico, cada cual, desde su comprender, compromiso, seguimiento; tendrá una mirada concreta, y no puede ser de otra manera.

    Cada cual puede y debe estudiar aquello que le llama, pero no puede asegurar, prometer, luchar, por el pensamiento de cuantos a lo largo de la historia, lo han ido modificando en su favor:

    ¡¡¡No en favor del proyecto primero!!!

    Para mí, ya lo hizo Jesús en su tiempo; modificó el sentido que los gobernantes le habían dado a la ley y los profetas.

    Necesitamos manos y fuerza, para luchar por un mundo más justo y universal; para ello hay que salir del duro capitalismo que reina en estos momentos en el planeta… en algunos lados más que en otros.

    mª pilar

  • Rodrigo Olvera

    No había participado en esta entrada, esperando a ver si alguien más lo hacía.
     
    El tema es importante. Nos jugamos vidas concretas; desarrollo de familias concretas. Pero nos jugamos también el mismo proceso colectivo de la humanidad por justicia. Ojalá llegue el día en que el número de comentarios en este tipo de entrada supere al número de comentarios en entradas religiosas.
     
    Habrá que seguir laventando la voz. Y habrá que hacer otras muchas cosas.

Deja un comentario