Temas

Tablón de ATRIO

Anterior Siguiente
Último: 24-4-19, 11:45

Floren (2019-04-24 11:45:39) : LA VERDAD DE LA PASCUA. http://cartujoconlicencia.blogspot.com/2019/04/la-verdad-de-la-pascua.html

Equipo Atrio (2019-03-08 21:55:38) : Delcy Rodriguez, vicepresidenta de Venezuela, denuncia al criminal apagón en Venezuela criminal apagón en Venezuela [vídeo de 6 min.]

Equipo Atrio (2019-02-18 09:39:18) : Amplio y clarificador programa sobre Venezuela: La hojilla/a> ¡Magnífico analista argentino Marco Teruggi! ¡Larga charla pero imperdible!

Equipo Atrio (2019-01-09 12:31:08) : Entrevista a Tamayo en la Sexta: La Iglesia española sigue siendo franquista

Floren (2018-11-19 19:50:09) : Floren de Estepa escribe en su blog: CARTA A UN JOVEN QUE NO QUIERE VOTAR

Equipo Atrio (2018-11-16 10:06:45) : La verdadera despedida de Steve Jobbs Disgurfso de graduación https://www.youtube.com/watch?time_continue=12&v=vXJYrrLGNAo

» Pon una nota




Autores

Archivo de entradas

4873 Artículos. - 78277 Comentarios.

Papa Francisco, haznos soñar. Otra Iglesia es posible

BosiLa ciudad de Asti (Piemonte) celebra todos los años un Festival cultural que dura una semana. Este Este año se trataba de conmemorar el “I have a dream” de Martin Lutero King en 1963. Para inaugurarlo, el 9 de junio, invitaron Enzo Bianchi, el abad de Bose (Italia), una comunidad monacal compuesta de hombres y mujeres, ecuménica (católicos, protestantes y ortodoxos), centrada en la oración, el estudio de las escrituras y la acogida. Rowan Williams, el antiguo arzobispo de Canterbury, se solía retirar allí una semana al año. Gracias a Jorge Gerbaldo podemos hoy ofrecer el texto en cstellano de su conferencia-sueño, que se publicó en La Stampa.

Desde hace casi cien días que escuchamos la expresión “papa Francisco”, una expresión que enciende una serenidad y a veces también una alegría en quien la pronuncia y en quien la escucha. Tengo un recuerdo claro que esto ya sucedía hace más de cincuenta años, cuando se evocaba a papa Juan (simplemente, sin especificar el número que lo seguía).

Debe reconocerse que en la iglesia católica “hay un cambio de aire”, “se respira algo nuevo”. Estas significativas palabras se escuchan de labios de obispos, presbíteros y simples fieles. Negar el cambio que se produjo sería no querer adherir a la nueva realidad que se configuró. Ahora bien, muchos temen que afirmar el cambio, la novedad de este pontificado, pueda coincidir con una crítica o incluso con una contraposición respecto al papa precedente, pero esto se debe a una “mitología” persistente frente al papado, al que se querría marcado por una absoluta continuidad. En verdad, la continuidad reguarda la fe profesada, pero los estilos, los modos de presidir y de ser pastor deben ser diversos, porque los dones del Señor son diversos entre sí, no sólo abundantes. Es tiempo de que los católicos comprendamos que el ministerio de Pedro asumido por los obispos de Roma es siempre el mismo en su contenido –confirmar en la fe a los hermanos y estar al servicio de la comunión entre las iglesias-, mientras que la forma de este ministerio, como mutó en los veinte siglos de historia de la Iglesia, así muta ahora; en efecto, deberá mutar si entre las iglesias se operará una convergencia ecuménica hacia una comunión visible.

Se produjo un cambio palpable que la Iglesia acogió con estupor por la novedad aportada por papa Francisco en el estilo de la vida cotidiana. Hubo un cambio en el modo de enseñar por parte del papa. Hubo una promesa de renovación del ejercicio del ministerio petrino, a través del inicio de una reforma de la curia romana, que en la vigilia de la renuncia de Benedicto XVI se encontraba en contradicción con el carácter evangélico que le es exigido en su estar al servicio del sucesor de Pedro.

Francisco no es un papa “teólogo”, es decir, ejercitado en la teología especulativa y doctrinal, ni es experto ni ejercitado en el arte exegético de la interpretación de las Sagradas Escrituras, pero si está ejercitado y tiene experiencia en el conocimiento y en la asunción de “los pensamientos y las actitudes que tuvo Cristo Jesús” (cf. Fil 2,5). Ello emerge de toda su persona y de su ministerio. Pero no debe pensarse que esto no revele su cualidad de teólogo: “teólogo porque ora” –según la definición de Evagrio Póntico-, teólogo porque conoce a Cristo en la escucha de las Escrituras y en su búsqueda sobre el rostro de los hombres, en las “periferias del mundo”, sobre las calles que están siempre abiertas por parte de quien inicia y abre caminos, en las regiones infernales en las que los hombres a veces caen y habitan…

No teniendo por lengua madre el italiano, su lenguaje es impreciso, a veces duro, a alguno puede también parecerle rudo, pero es un lenguaje del corazón, es el lenguaje del pastor que conoce sus ovejas, las ama y comparte la vida. Papa Francisco está “in medio ecclesiae”, no por arriba, sin exenciones ni inmunidades. Por esto nos autoriza a soñar, o mejor, a invocar que la Iglesia, que nosotros, cristianos, somos más conformes al Evangelio, a la vida humana vivida por Jesús, a la vida que Él nos ha dejado marcada por sus huellas para ir a Dios.

Por tanto, ¿qué expectativas suscita el ministerio petrino ejercitado por papa Francisco?

  • Ante todo, anunció “una Iglesia pobre y para los pobres”. Pero no sólo una iglesia que tiene en el corazón a los pobres, que “hace el bien” por y para ellos, sino que se hace pobre ella misma a imagen de su Señor, el cual “siendo rico se hizo pobre por nosotros” (cf. 2Cor 8,9), para ser solidario en todo con los hombres. La expresión “iglesia sierva y pobre”, forjada por el teólogo Yves Congar en los años 60 del siglo pasado y asumida por el Concilio Vaticano II, no tuvo en el post-concilio la atención que merecía. Y sin embargo, es el primer punto decisivo para la reforma de la Iglesia. Papa Francisco viene de una iglesia que ha elaborado “la necesidad de la opción preferencial por los pobres”, primeros destinatarios por derecho de la Palabra de Dios, y, por lo tanto, está habilitado para hacer retornar la Iglesia a la pobreza evangélica. Ningún tipo de pauperismo ideológico, no obstante, o la iglesia es pobre, o no es conforme a su Señor y entonces está en contradicción con la encarnación del Señor, con el Dios-hombre que es Jesucristo, el único Señor de todos.
  • Pero también tenemos necesidad de una Iglesia sinodal, en la que caminen juntos: papa, obispos, presbíteros, pueblo de Dios. El Vaticano II marco líneas que, desarrolladas después, dieron lugar a la llamada “eclesiología de comunión”; pero la verdadera comunión, ordenada, eficaz, requiere que el ministerio de quien preside sea ejercitado en una sinodalidad en la que todos son escuchados en aquello que les compete, todos son sujetos con derecho a tomar la palabra, todos son llamados a la unidad, a la comunión que puede ser donada por el Espíritu Santo que compagina la pluralidad en unidad. Es en esta sinodalidad donde las iglesias de las periferias podrán hacer sentir su voz en el centro, podrán confiar sus adquisiciones y sus testimonios a quien tiene el encargo del servicio de comunión entre las iglesias y de la confirmación de éstas en la unidad. En la sinodalidad podrán también abrirse caminos de subsidiariedad, tan necesaria para una unidad respetuosa de las diferencias, de los dones y de los carismas plurales que el Señor concede a la Iglesia.
  • En fin, mi esperanza personal es la de la unidad de todos los que confiesan a Jesucristo como Señor e Hijo de Dios, exégesis del Dios que nadie ha visto jamás ni puede ver sino en el más allá de esta vida terrena. El ecumenismo no debe ser una opción en la Iglesia, sino simplemente la condición para ser cristianos: ésta es la voluntad del Señor y, por tanto, el reconocimiento de quien es bautizado como miembro del único cuerpo de Cristo debe encontrar vías de manifestación concreta, y ser dinamismo de una comunión que “el amor”, que “es la verdad primera”, debe confirmar.

Sí, vienen tiempos en los que “la Palabra de Dios no es rara” (cf. 1Sam 3,1), en los que “reina la paz en la Iglesia” (cf. Hech 9,31), tiempos en los que se busca la comunión al interno de la Iglesia y la solidaridad con todos los hombres. La Iglesia salga de sí misma, sea “extravertida” porque mira no a sí misma sino a su Señor y a los rostros del Señor en la historia: los hombres y las mujeres, y entre ellos los últimos, sobre todo los pobres.

10 comentarios

  • oscar varela

    Hola román!

    Te leo:

    – “Persiste la pregunta; ¿Qués es a Iglesia?“-

    Te respondo por si te sirviera:

    – La Iglesia son unos “quienes” (no un “algo que“) que adhieren a un Proyecto común.

    ¡Voy todavía! – Oscar.

  • roman diaz ayala

    El ministerio de Pedro es siempre el mismo en su contenido:
    —confirmar en la fe a los hermanos
    —estar al servicio de la comunión entre las iglesias.
    Alguno, nombrado papa, pudo haber errado en su ministerio  (históricamente)
    ¿Ha dejado la Iglesia de existir por ello?
    Si contestamos que sí a ambas premisas, entonces la Iglesia será de una naturaleza distinta a como nos la hemos pensado.
    Persiste la pregunta; ¿Qués es a Iglesia?
    roman

  • ana rodrigo

    Luis GM, casi te digo amén, por lo que de compromiso personal propones.
    Pero no estoy de acuerdo con que digas que sea el Papa el que tiene que despertarnos, eso los hace los papás cuando sus hijos e hijas son menores.
    En la Iglesia se trataría de personas adultas, y el Papa lo que tendría que hacer es encauzar la mucha riqueza espiritual, teológica y de auténtico compromiso social hay en la Iglesia. El Papa debe liderar la mucha vida que hay en el pueblo, cuyos componetes somos personas adultas. Los paternalismos sobran.

  • Luis Gonzalez Morán

    Hombre, realmente, yo cambiaría el título y pondría “Papa Francisco, háznos despertar”. Obviamente, me refiero a aquellos a quienes el papa Francisco y su actuación diga algo.
    Me parece que es más sugerente el grito de San Pablo que solemos leer y comentar siempre en adviento: “Ya es hora de que despertéis del sueño. La noche va pasando, el día está encima, desnudémonos, pues, de las obras de las tinieblas, vistámonos de las armas de la luz .Andemos como en pleno día con dignidad. (Rm 13,11b 12-13ª)
     
    Mi deseo es que el nuevo Papa nos haga despertar: llevamos mucho tiempo durmiendo, ha sido un sueño muy largo, prácticamente ha sido un letargo. Tenemos que iniciar una vigilancia activa y operante, cercana a la vida: creer más en Jesús y en los hombres que en los ritos y las costumbres. Practicar la religión no es adherirse pasivamente a una ideología o un ideario, sino comprometer la vida en el seguimiento de Jesús y en el servicio a los hermanos, haciendo exactamente lo mismo que Él hizo. Vivir en comunión con Jesús es sentir el latido de los corazones sufrientes y el crujido de las tripas de los que no comen. A mí me gustaría que bajáramos de las altas nubes alienantes y la oración, sin dejar de ser oración, se convirtiera en acción y compromiso: que abandonáramos la autocomplacencia y las estadísticas y diéramos el asalto a los latidos  de la vida. Los templos no deben ser un refugio, sino una plataforma de lanzamiento hacia los hermanos. Ofreciendo humilemente el mensaje y la memoria viva de Jesús, pero siendo testigos nosotros primero.
    Pido al Papa desde el acogimiento silente y esperanzado que nos ayude a abandonar el sueño autocomplaciente y anestesiante: la lucha no está en los templos, está en la vida, en la realización de la existencia en verdad y libertad.
    Puede que esto sea un sueño: pero este sueño debe ser vivido estando muy despiertos.

  • ana rodrigo

    Cuando se produce un cambio de una persona relevante ocurre lo siguiente:
    Lo primero es una comparativa (a gusto del consumidor) con el que le antecedió.
    Lo segundo son la múltiples expectativas que se generan en tono al personaje en cuestión.
    En función de dichas expectativas vienen o bien las euforias, o bien las esperanzas, o bien las frustraciones.
     
    Como dentro de la Iglesia, como es el caso, hay tantísima pluralidad, de ahí que sea tan difícil para este hombre poder satisfacer a todo el mundo.
     
    Después, hay cuestiones de dos tipos: las de tipo material y tangible, como es la curia, el sínodo, las riquezas de la iglesia, etc., y, por otro lado, está la cuestión teológica. ¿Podrá el Papa con tanta tarea acumulada y con tantos tiburones enfrente?

  • pepe blanco

    Leo en el artículo: “Es tiempo de que los católicos comprendamos que el ministerio de Pedro asumido por los obispos de Roma es siempre el mismo en su contenido...”
     
    Esta afirmación, como ya se ha comentado más veces en este foro, es obviamente falsa. No hay más que recurrir al famoso “filioque” para demostrarlo.
     
    Pero interesa lo que dice a continuación y la conclusión que se extrae: “… mientras que la forma de este ministerio, como mutó en los veinte siglos de historia de la Iglesia, así muta ahora;
     
    Bien, parece que el autor del texto se conforma con que cambie un poco la imagen. Parece, de entrada, que lo que espera es una diferencia de estilo. Pero esta apariencia es falsa, porque, finalmente, reclama:
     
    – una iglesia pobre para los pobres
    – una iglesia sinodal
    – la unidad de los cristianos
     
    Obviamente, estas cuestiones superan el simple estilo. No es una diferencia de estilo la que separa una iglesia sinodal de una curial de una papal. La diferencia entre ellas es, nada más y nada menos, decidir quién manda.
     
    En cualquier caso, no deja de ser una reclamación autorreferencial, por emplear el palabro de moda. Personalmente, hubiera preferido que este buen hombre -que de verdad lo parece- reclamara una apertura de la iglesia a la gente actual, a la cultura actual, al mundo actual, a la ciencia actual, al derecho actual, … Pero, lamentablemente, se limita a pedir una apertura de la iglesia a los “pobres” -concepto no definido-, a los “obispos” -concepto bien definido- y a los demás “cristianos” -concepto borrosamente definido-. Parece una reclamación bastante autorreferencial.
     

  • oscar varela

    Hola!
     
    La Noticia que nos acerca Sergio D. me parece excelente: “Fin de una Disputa
    Adquiere “carta de ciudadanía” la Teología de la Liberación. ¡Ok!
     
    Me pregunto quiénes son los “ciudadanos” de esa “ciudadanía”,
    porque leyendo este Post veo que dice:
     
    – “o la iglesia es pobre, o está en contradicción con la encarnación del Señor, con el Dios-hombre que es Jesucristo, el único Señor de todos.”-

    ¡Ok! -“Jesucristo, el único Señor de todos”
    … de TODOS los “cristianos” ¿no?

    Tal vez la Teología de la Liberación pueda lograr hacernos libres (no contrarios) de la teología (no del “sentimiento religioso”).

    ¡Voy todavía! – Oscar.
     

  • roman diaz ayala

    El problema no es buscar alternativas tocando a las puertas de otras denominaciones cristianas.
    Estaríamos perpetuando el criterio de que las iglesias son creaciones netamente humanas sobre “el proyecto de Jesús”
    La Ecclesía, nacida del costado abierto de Jesús y comprada con el preco de su sangre redentora, es de naturaleza celestial, venida de arriba, porque Jesús es el Todo ( LA vid, donde los sarmientos estamos siendo injertados)
    Con una concepción espiritual de la Iglesia, la institución, y como se organizan las personas, pasa a un segundo término ¿No es eso lo que hacen ortodoxos, protestantes y católicos juntos, segun el articulista?
     
    roman

  • Lázaro

    Y si Roma vuelve a defraudar los anhelos de mayor apertura y mayor participación, quizá llegue la hora de plantearse otras alternativas porque la romana no es lel único marco eclesial posible, hay otras institucionalidades eclesiales como las anglicanas y las veterocatólicas en que esas propuestas ya son una realidad y, si no se puede hacer de otra manera, siempre se puede votar con los pies.

Deja un comentario