Otros temas

Autores

Archivo de entradas

5426 Artículos. - 86306 Comentarios.

La compasión de Dios, tarea humana 1

Nos felicitamos por el regreso de Salvador Santos a ATRIO, recuperado de algunas molestias de salud. Empieza hoy un tema que esperamos que continúe en sucesivas entregas.

Hace poco más de tres mil doscientos años unos grupos tribales inmigrantes en Egipto, hartos de esclavitud, decidieron arriesgar la vida huyendo de los dominios del imperio. El grueso de dichas tribus logró atravesar los Lagos Amargos o Mar de las Cañas y se adentró en el desierto en busca de la libertad mucho tiempo añorada. Allí se constituyeron como pueblo. Comenzó la historia de Israel.

De tal acontecimiento no se han hallado testimonios extra-bíblicos que lo acrediten. Al parecer, un episodio fundamental en la historia de Israel careció de importancia para Egipto.

A pesar de la ausencia de otros vestigios confirmando los hechos, los textos bíblicos aportan multitud de indicios concediendo verosimilitud a un suceso de cuya historicidad casi nadie duda.

El libro del Éxodo recoge la gesta. Está narrada, eso sí, en clave religiosa. Atribuye, pues, al concurso de Dios tanto sus preparativos como su realización. Aunque tal lectura de los hechos resulta ilógica, incierta e indemostrable, la idea de contar con un Dios asociado a su libertad resultó útil como aglutinante para los escapados e incluso necesaria para generar confianza en su futuro como nación.

A pesar o tal vez por razón de que la historia de Israel estuvo a merced del imperio dominante de turno y una buena parte de la población sufrió la miseria a causa del abandono y la corrupción, llegó a consolidarse la idea de Yahvé como el Dios comprometido con los débiles y los sometidos. La convicción de que era un Dios parcial dispuesto a la ayuda de los más necesitados sirvió al pueblo para sobreponerse a su frustrante realidad histórica y de revulsivo contra la desesperanza que ella le originaba.

La raíz hebrea rhm (en su forma intensiva: compadecerse) fue usada en el AT para definir desde la imaginación popular uno de los rasgos característicos de Dios. La mayoría de ocasiones en que se utiliza esta raíz verbal aparece aplicada a Yahvé (A modo de ejemplo: Ex 33,19; Dt 13,18; 30,3; Is 30,18; 49,10.13; Jr 12,15; Os 2,25; Miq 7,19; Sal 116,5…).

Una de las cualidades esenciales atribuidas a Yahvé en el AT es su carácter compasivo. De hecho, el adjetivo derivado de la raíz hebrea antes citada, Rahum (compasivo), solo se emplea asociado a Él (Ex 34,6; Dt 4,31; Jl 2,13; Jon 4,2; Sal 78,38; 86,15; 103,8; 111,4; 112,4; 145,8; Neh 9,17.31; 2 Cr 30,9).

La compasión (rahamim) será considerada en la literatura veterotestamentaria una condición determinante del perfil de Dios (Is 63,7.15; Zac 1,16; Sal 51,3; 69,17; Dn 9,18; Neh 9,19.27.28.31…). Hasta el punto que Yahvé será reconocido como El Compasivo:


“No pasaran hambre ni sed,
no les hará daño el bochorno ni el sol;
porque los conduce el Compasivo
y los guía a manantiales de agua”
(Is 49,10).

Israel entendió su relación con su Dios como un pacto al estilo de los tratados de soberanía establecidos entre reyes poderosos y reinos vasallos. Pero consideró que el compromiso de ese Dios con el pueblo sobrepasaba el formalismo y la frialdad del derecho y alcanzaba el nivel de los sentimientos. De hecho, se le concibe conmocionado ante el abandono y la debilidad del pueblo del mismo modo como se hallaría una madre viendo a su hijo indefenso y humillado.

Según el AT, la compasión de Dios por el pueblo le nace de las entrañas y se manifiesta con ternura materna. El término hebreo rehem: útero, entrañas, seno materno está emparentado con la raíz rhm (compadecerse).

Un concepto teológico: el sentimiento materno de Dios, tenido en la actualidad como una idea novedosa, pertenece, sin embargo, a una antigua tradición que enlaza página a página la totalidad de la cultura religiosa del AT.

La imagen de un Dios que se conmueve ante los débiles y desprotegidos no es, por tanto, una idea original de Jesús. Tampoco constituye la esencia de su mensaje. Ahora bien, él sí demostró sobrada independencia e inteligencia para constatar que ni siquiera la compasión divina protege a los desamparados.

La afirmación del salmista:

“El Señor es mi pastor,
nada me falta;
en verdes praderas me hace recostar”
(Sal 23,1),

lejos de reflejar una realidad, representa un anhelo no satisfecho nacido de la desprotección y la penuria.

El Galileo se dio cuenta de tan duras circunstancias. El apunte de Marcos que lo recoge contrasta con lo afirmado en el salmo.

“Al desembarcar vio una gran multitud; se conmovió, porque estaban como ovejas sin pastor (Mc 6,34)

Jesús –conviene decirlo– se percató de que los abandonados soportaban de continuo desgracia tras desgracia pese a encontrarse Dios tan pendiente de ellos. Su comprobación le llevó a jugarse el todo por el todo en favor de los que tanto necesitaban de ayuda. Tal vez, considerando su opción como la única manera de conseguir que la compasión de Dios tuviera eficacia.

38 comentarios

  • kaláa

    Gracias Oscar por la estimacion magnánima que recibo de tu parte .
    Porque son medidas  de peso de lo que se trata. Pensar es pesar y se pesa respecto a un peso elegido que es la medida.  Es así como comparamos los pesos.
    Yo hasta aquí no tengo problema, lo comprendo, es casero. El problema surge al mostrar esos pensamientos tan dispares , que  dudo que estén hechos con   medidas caseras.
    Sois  magnánimos.
    Saludos.
     

  • oscar varela

    Estimadas compañeras de camino!

    M. Luisa, Asun y Kaláa.

    Voy tratando de pensar lo que me dicen,
    mientras dejo que con el fluir del tiempo
    algún hilo me conduzca al punto panorámico
    desde ven lo que ven.

    Seguiré pensando y luego veremos qué habrá pasado.

    Gracias!

    NOTA: yo uso “pensar” en un sentido radical, que defino así:
    “Pensar es todo lo que el ser humano hace -sea lo que sea- para salir de la duda”.
    (una de esas cosas es el “conocer“, que sí, es tarea mental y, aunque necearia es “seguidora”, por no disminuirla llamándola “secundaria”.)

    La raíz castellana del vocablo “pensar” nos refiere a cosas “sustanciales”
    como por ejemplo: la alimentación;
    de allí, también, que al alimento del caballo lo llamamos “pienso” ¿o no?

  • kaláa

    Vamos Oscar, que me da la impresión que estamos ante un gran nadador, y no quiere reconocer que se hace el muerto, de vez en cuando.
    Pues vaya,  con lo que me gusta hacer el muerto en el mar.  Es más, que yo recuerde  aprendí  a flotar en el agua, antes que a nadar.
    Y de la forma que   entiendo lo que dice Asun,  la cuestión es  lograr sostenerse,  sin olvidarse nunca  del fondo.
    Saludos.

  • Asun

    Un amigo me envió un e-mail del que resalto esto que dice así:
     
    “Los programas del ego son: control, culpa, miedo, sufrimiento, castigo…, buscando siempre perpetuarse. Cuando uno se rinde, todo eso cae… y empieza la Vida”. La Compasión se hace real.
     
     
    Así de sencillo, pero en nada superficial. Verse como las líneas escritas sin reparar en el  fondo blanco de la pizarra,  es no dejar de nadar como naúfrago sin sentido en el inmenso océano, codeando  con todo lo que se pone en su camino y lo siente como amenaza. Verse como el fondo blanco de la pizarra, en el que se escriben, suceden cosas, pero que no son lo que realmente somos, es identificarse con el agua del océano que no para el oleaje sin confundirse con él.
     
    -La forma mayormente dual en la que estamos en el mundo tiene dos piernas para caminar y nadar en las dificultades,  tiene que tomar decisiones  que solo se excluyen en apariencia, porque la realidad en que se conforma la moneda es englobante de cara y cruz, ambas partes de una única realidad ilimitada, inaprensible.
     
    -Pensar preguntándose a uno mismo, se queda en el nivel mental, nos empobrece considerada  la  estación final, no es propiamente  interiorizar aprehendiendo, dejándose captar y experimentar la realidad anterior  y ulterior a todo  pensamiento, donde no hay sujeto /objeto.
     
    – Naufrago es el que así se siente, aún en medio de lo que el es, al sentirlo extraño y ajeno, se aproxima muchas veces en su lucha al sentimiento de victima, que se vuelve por momentos salvador y verdugo. No siendo, sin embargo,  nada de eso.
     
    -En la deriva, del dejar, al actuar, que todo sea,   no hay “nadie” en medio de la nada, en el que se sabe y se vive sostenido a pesar de y en medio de la inmersión más fatal y aventurada de la vida.
     
    ¡Y vamos yendo en la forma sin olvidarnos del fondo!
     
    Gracias amigos.

  • M. Luisa

    Sin el tiempo que necesitaría para intentar hacer ver lo que quiero decirte, lo voy a expresar con pocas palabras, verás:  ese dejar ser es identificable, si me apuras, con aquel  “quedar” al que me  he referido    en innumerables ocasiones al hablar sobre la intelección.   Justamente con el fin de    que,  con ese término se le reste   toda acción a la inteligencia  y se vea en ella como el receptáculo donde  sin más se  produzca el hecho  mismo del  quedar la realidad en la inteligencia. En el caso que nos ocupa la realidad de la compasión.
     
    Por lo demás, Oscar, lo dual que me resaltas no concierne a los valores.
     
    A pesar de todo, también yo sigo yendo!!

  • oscar varela

    M.Luisa:

    Por lo menos y por lo pronto

    la tarea humana consiste en no dejar que se queme la comida.

    Y así con todo.

    Oscar.

  • M. Luisa

    Entonces, Oscar,  en qué consiste la tarea humana o la colaboración?  ahora no puedo decir más, me llega   desde la cocina cierto olor a quemodo… voy a ver…

  • oscar varela

    Hola!

    Tal vez sea mi destino
    -aunque no habré de resignarme a él-
    el no alcanzar entender la hondura de Asun y M. Luisa.

    Por ejemplo:

    Yo no “dejo que sea” nada.
    Me es imposible,
    porque el hecho de que “yo-deje-que-sea”
    es una manera de eso que sea: sea así.

    Por todas partes veo lo dual (no lo no-dual)
    * el Enlace de Kaláa es fuertemente dual (A cara o cruz)
    * andar es andar con pasos de dos piernas
    * pensar es preguntar-se uno a uno mismo (yo me pregunto a mí)
    * somos náufragos que nos salvamos si braceamos hacia las costas promisorias,
    * hacer la plancha es “dejar hacer” a la deriva.

    ¿Qué le voy a hacer si mi destino es ese?
    Eso voy a hacer, lo que estoy haciendo con M.Luisa y Asun:

    ¡Ir todavía! – Oscar.

  • M. Luisa

    Déjame, Asun,  aprovechar algo de lo que has dicho para clarificar ideas,  porque veo que  no se cae en la cuenta sobre lo que dije de los distintos modos de ser, y tal vez esto sirva para que Oscar me entienda
     
    Dices, Asun, y dices muy bien  porque  creo que aquí coincidiríamos todos hasta incluso Oscar que:  Se es Compasión dejando que sea. Sin embargo teniendo esto presente ya  el otro día  mientras escribía mi comentario intuí la necesidad de  señalar,  frente  al modo de ser de Dios,  los distintos modos de ser de la persona.
     
    ¿Por qué digo esto? Porque   la realización de la compasión  en nosotros estará condicionada  por  aquellos posibles modos de ser, es decir,  por el modo de ser dual o  por el modo de ser en la unidad, único modo, pienso, personal  en el que se  pueda realizar  de forma real la Compasión.  Contrariamente el modo de ser dual no le  puede dejar ser a la Compasión lo que  ella es  en realidad y por tanto quedará como una  mera teoría al uso.
     
    Gracias Asun, un abrazo

  • kaláa

    Parece que  para esta tarea que esá iniciada, tenemos todo el tiempo del mundo…. o será todo  el hilo del mundo?
    La gracia es que no se puede parar y  hay que estar de contínuo a ello.  Tarea si, pero sin parar.
    Hilos tenemos para rato, mecados, capital, monedas, movimientos de gente de un lado a otro, concentracciones., etc, etc.
    Y si lo animamos con un poco de música, igual damos puntada, digo yo.

    Saludos.

  • Asun

    Tenía pendiente ponerme al día de lo comentado en este hilo. Sinceramente me ha encantado. Gracias a todos.
     
    Al vivir  la compasión, al hacer praxis de ella se deja ser lo que experimentamos por Dios, como el único modo omniabarcante de ser su Realidad toda,  el Amor que no deja nada ni nadie fuera.
     
    Se es  Compasión,  dejando que sea,  haciéndose realidad Ella en nosotros, como en todo ser humano que se rinde a Ella, donde no hay yo o ego, (en mi caso la Asun particular). Dejando que fluya sin obstáculo alguno toda la  Realidad de Lo Que Es que en y a todo lo diverso penetra, envuelve y entreteje en Unidad  siempre presente, pero “ausente” cuando nuestros  “ojos” no quieren mirar en la dimensión profunda de lo Real,  no pudiendo ver ni comprender,“escindiéndose” nuestra mirada y “escindiéndonosde la Realidad en la que se es y está.
     
    Un abrazo a todos.

  • oscar varela

    Hola olga Larrazabal (Chile)!

    Recibí un Correo en donde se me decía:
     
    – “El otro día leí el Comentario de una mujer intuitiva que aludía a dos parábolas.“-

    [se refería a las tuyas: El samaritano (Lc 10,33) y El hijo pródigo (Lc 15,20)]

    Y el Correo proseguía así:

    -“Hay muchas mujeres con un fino olfato.“-

    Gracias por comunicarnos lo que percibís.

    ¡Vamos todavía! – Oscar.

  • M. Luisa

    Retomo, ahora, mi comentario del otro día en el que le decía al amigo Oscar  que al igual que él, para mí también la compasión es el modo de ser de Dios. Pero me quedó pendiente  atender a su
    NOTA cansadora, que decía
     
    Tal vez no llegue yo a comprender suficientemente el sentido y valor que tiene
    (especialmente para M.Luisa y Asun, y aquellos que intentan precisar conceptos)
    cuando usan el término “la Realidad”  Algo que, por cierto lamento ya que  vengo notando desde hace tiempo su desencuentro en este punto.
     
    Pues bien, para mí “la Realidad” cualquiera que sea, también incluyo en ella, la colaboración cómplice del ser humano.
     
    Veamos, como de lo que se trata  no es de un Dios (que es) compasivo (afirmación) sino de la compasión de Dios, todo parece indicar que se tratará más bien de un constructo ( ojo, no construcción). Por lo que tenemos  ya ahí,  de alguna manera,  la colaboración  cómplice del ser humano de la que nos habla Oscar.
     
    Ahora bien, si la compasión es el modo de ser de Dios, en el hombre son varios los modos de ser, la cual cosa complica  esta colaboración constructiva  de la compasión.
    ¿A qué modos de ser me refiero?
     
    Al modo de ser dual y al modo de ser  en la unidad, es decir, al modo de ser no-dual. Pienso que aquí radica, como en otras muchas cuestiones, el problema. Su toma de posición  para afrontarlo, desde mi punto de vista,  reside en que, como la no  dualidad  nos remite a la Realidad  ¿No será, pues, que ella se antepondrá  al ser?
    Visto así, en esta prioridad se nos aparece el acto unitario de la “aprehensión”  como anterior al de la “comprensión”,  y así es, pienso,  como  al intervenir,  en aquel  primer acto sólo el sentir humano será lo que provocará  en el hombre  el AFÁN POR COMPRENDER.
     
    Pero,  volviendo   ahora al principio en donde sí  convenimos  en el  acuerdo sobre la compasión,  la comprensión  a la que me refiero y creo también a la que se refiere Oscar, no nos vendrá dada por la vía del puro saber la esencia ideal  de ella,   sino por la vía  del sentir humanamente, es decir, realmente,  la compasión de Dios.
     
    Buenos días a todos y ¡¡muchas Felicidades!! a nuestra entrañable Mª Pilar.

  • olga Larrazabal (Chile)

    Jesús es el Mensaje no solo el Mensajero. En su actuación se nota la compasión por sobre la norma, en sus parábolas escoge al Samaritano como ejemplo porque reaccionó con compasión, no por obedecer a un mandamiento de la Ley y si el padre del hijo pródigo es una metáfora de Dios, el amor y la compasión son sus reacciones inmediatas.Y el mensaje no es solo para repetirlo, es para vivirlo y encarnar en nosotros esa compasión como un principio de actuación, como un anteojo a través del cual miremos la realidad para poderla mejorar. Para mi ese es el mensaje.  Eso del sacrificio y la salvación y la condenación  no me cabe ni en la cabeza ni en el corazón.

  • oscar varela

    Hola!
     
    Parece que mi amigo no quedó satisfecho con su escueto comentario.
     
    Ahora me comenta lo siguiente:
     
    El artículo de Salvador Santos corresponde a algunas reflexiones que me hago desde hace años:
     
    * La teología católica ha “espiritualizado” la idea de Salvación.
     
    * Se trataría de algo interior, “espiritual“, de la salvación del “alma“, y para colmo, para la “otra vida” futura luego de la muerte.
     
    * La vida actual que estamos viviendo en este globo terráqueo, en esta visión, tiene poco peso.
     
    *Lo importante es apostar a la otra vida.
     
    * La religión católica, en esta visión, se parece un poco a estos seguros del viajero que sacan los que van a viajar al extranjero por avión; estos seguros cubren todo: extravío de valija, gastos médicos y de internación, seguro de vida, repatriación, etc…
     
    * En el fondo, la vida actual, que estamos viviendo todos los días, sería de poca importancia.
     
    * Nuestros sufrimientos actuales serían de poca importancia.
     
    * Los problemas sociales y políticos, las guerras, las opresiones, las luchas,… serían de poca importancia.
     
    * Me recuerdo de un cántico que se cantaba en las iglesias todavía en mi niñez:
    “Je n’ai qu’une âme, qu’il faut sauver; de l’éternelle flamme, je dois la délivrer“…
    No tengo más que un alma, que hace falta salvar; de la llama eterna, tengo que liberarla“.
     
    * Aquí no aparecía el dolor de ser oprimido, ni el dolor de los demás, ni los problemas sociales o políticos, ni la solidaridad, ni la acción para la construcción de la sociedad.
     
    * Para mí, bastaba salvarme “espiritualmente” en la “otra vida“; y para los pobres y oprimidos: idem;
    tenían la misma posibilidad de salvarse “esprtitualmente” en la “otra vida“.
     
    * El más miserable oprimido de la sociedad moderna tiene la misma posibilidad que yo de “salvarse” en la “otra vida“.
     
    – Por lo tanto, entre él y yo, hay igualdad: ambos podemos “salvarnos” en esa “otra vida“.
    – Por lo tanto, somos iguales; somos hermanos “espiritualmente“.
    – Por lo tanto, es de poca importancia preocuparse por la suerte actual y concreta del oprimido en esta vida actual. 
    ……………………
    Algunos dirán que el Concilio Vaticano ha modificado esta visión individualista y “espiritual” de la religión.
     
    Quizás el Concilio discutió la cuestión.
     
    Dudo, sin embargo, que haya producido un cambio significativo en este campo.
     

  • mª pilar garcía

    …Jesús –conviene decirlo– se percató de que los abandonados soportaban de continuo desgracia tras desgracia pese a encontrarse Dios tan pendiente de ellos. Su comprobación le llevó a jugarse el todo por el todo en favor de los que tanto necesitaban de ayuda. Tal vez, considerando su opción como la única manera de conseguir que la compasión de Dios tuviera eficacia…

    Esta es mi mirada, ante lo que nos comparte Salvador S. Jesús lo “comprobó” y se puso a ello.

    Oscar nos llama la atención en estos detalles:

    “Para Jesús, Dios es compasión; «entrañas», diría él, «rahamim». Es su imagen preferida [el término sugiere diversos matices: «dar vida», «alimentar», «cuidar»]”

    Eso es lo que Jesús nos mostró, porque Él antes ¡cayo en la cuenta! ¡Experimentó!

    “la COMPASIÓN  de Dios”

    La compasión de Dios hay que “sentirla” en la misma entraña”; desde ahí, la puedo ir haciendo realidad en mi vida (sea esta cual sea, me mueva donde me mueva)

    Quizá no pueda cambiar el mundo, pero seguro, que mi entorno, empezando por mi misma: ¡LO NOTARÁ-MEJORARÁ!

    “Porque la Compasión se encontraría en mis Quehaceres vitales.”

    “hablo, entonces, de COMPRENSIÓN.”

    “la Realidad” –cualquiera que sea- incluye la colaboración cómplice del ser humano.”

    “el AFÁN DE COMPRENSIÓN – Tarea de amor.”

    Se puede decir de mil maneras, y como la cita Oscar es tan hermosa.

    “¿Lo que aprendí de tu mano
    no sirve para vivir?”-

    ¡Pues claro que me sirve! (a mí)… para vivir de una manera determinada, concreta, hecha exclusivamente para la vida que tengo que vivir.

    Es como la base de una obra, sea esta importante o una sencilla casita que iré edificando con mis propias manos; alimentada de continuo por todas las personas que van pasando por m i vida y la van enriqueciendo con sus dones.

    Ahí entra la honradez del esfuerzo cotidiano en todo cuanto haga, sin mirar únicamente los beneficios que ello me puede aportar; sino el bien común.

    En todo lo relativo a la vida: justicia, solidaridad, equidad, amor, medio ambiente, política, libertad, respeto a las distintas miradas. etc. etc.

    mª pila

  • M. Luisa

    Qué sorpresa,  Oscar iba leyendo tu comentario esta mañana y conforme lo hacía me sonreía pensando:  cómo  es posible  que    sean  a veces  tan caros para mí los OK (s) que tu dispensas cuando todo lo que estoy leyendo  me es afín.
     
    Precisamente al leer el articulo de Salvador  me acordé  que hace mucho tiempo se habló aquí de la compasión tema para mí preferencial  y decía entonces eso mismo que tú dices La compasión es el modo de ser de Dios.
     
    Dices:
     
    la COMPASIÓN  de Dios
    (reitero: no de un DIOS compasivo)
     
    Totalmente de acuerdo, Oscar, la compasión como realidad (cualquiera que sea dices tú,  en este caso la compasión)   ¿no se realiza acaso  incluyendo la colaboración cómplice del ser humano?    donde se nos hace patente en esta tarea (del amor),  la compasión de Dios.
     
    Este giro de noventa grados,   claro que obscurece el mero juicio que se hace de Dios atribuyéndole compasión. Pero a mi modo de ver esto es debido a que, como dije días atrás, la religión  se ha empecinado  en  la verdad revelada  y usa de la lógica.
     
    Además no te suena la de veces que me he referido a esta ligazón de la que hablas?  Es una pena pero lo he dejar aquí…me voy a Barcelona.
     
    Un saludo cordial, Oscar y  a  Salvador decirle  que me alegro muchísimo de volverlo a tener aquí entre nosotros.
     

  • oscar varela

    Hola!
     
    Tal vez pueda decirse que el todo de J.A.Pagola está en su libelo
    La alternativa de Jesús” (Loiola, 25 de junio de 2005)
     
    Su Introducción dice así:
    -“Qué pretendía Jesús al invitar a todos a “entrar en el Imperio de Dios”?
    [para lo cual] voy a señalar sólo cuatro puntos básicos de los que se derivan consecuencias diversas:
     
    1. La compasión como principio de actuación
     
    La investigación sobre Jesús llega a una conclusión bastante generalizada.
    Jesús de Nazaret ha sido un hombre, tal vez el único, que ha vivido y comunicado una experiencia sana de Dios, sin desfigurarla con los miedos, ambiciones y fantasmas que, de ordinario, proyectan las diversas religiones sobre la divinidad.
     
    Para Jesús, Dios es compasión; «entrañas», diría él, «rahamim». Es su imagen preferida [el término sugiere diversos matices: «dar vida», «alimentar», «cuidar»]
     
    La compasión es el modo de ser de Dios, su primera reacción ante sus hijos e hijas, su principio de actuación. Dios
    siente hacia sus criaturas lo que una madre siente hacia el hijo que lleva en su vientre. Dios nos lleva en sus entrañas.
     
    Esta experiencia de un Dios compasivo fue el punto de partida de toda la actuación revolucionaria de Jesús y le condujo a introducir en la historia un nuevo principio de actuación: la compasión.”-
    ……………..
    He resaltado en negrita lo que me llama la atención.
    Mejor dicho:
    LO QUE ME LLAMA LA ATENCIÓN ES ESTO:
     
    * un Dios compasivo fue el punto de partida  [PUNTO DE PARTIDA]
     
    * introduce en la historia un nuevo principio de actuación: la compasión [NUEVO PRINCIPIO]
     ······················
    O yo entiendo deficientemente
    O en este Post se dice que:
     
    Un DIOS compasivo NO fue:
    * ni el PUNTO DE PARTIDA
    * ni un NUEVO PRINCIPIO
    del Quehacer de Jesús.
    ················
    Yo me acercaría a Pagola si se tratara de:
    * la COMPASIÓN  de Dios
    (reitero: no de un DIOS compasivo)
     
    Porque la Compasión se encontraría en mis Quehaceres vitales.
     
    A lo cual debo agregar:
    que la tal Compasión sería un frut-efecto
    de una Raíz motivante previa en la que aquella Compasión se nutre:
    hablo, entonces, de COMPRENSIÓN.
     
    NOTA cansadora:
    Tal vez no llegue yo a comprender suficientemente el sentido y valor que tiene
    (especialmente para M.Luisa y Asun, y aquellos que intentan precisar conceptos)
    cuando usan el término “la Realidad”,
    pero para mí “la Realidad” –cualquiera que sea- incluye la colaboración cómplice del ser humano.
     
    Es decir, no hay cosa alguna suelta. Todo está ligado.
    Siendo esta ligazón la tarea por excelencia del humano en la vida:
    el AFÁN DE COMPRENSIÓN – Tarea de amor.
     
    Es en este sentido que veo lo NUEVO que es Jesús en esta perspectiva de Salvador Santos.
     
    Y termino concluyendo con mi amigo que me decía:
    Muy bueno este texto acerca de la compasión de Dios.
    Obliga a reorientar toda la teología que todavía se enseña
    Hace falta sacar de este texto conclusiones.
     
    ¡Vamos todavía! – Oscar.

  • oscar varela

    Hola!
     
    Aporto pensamientos que me parecen estar dentro de este Post.
     
    Tales pensamientos no los encuentro
    en ninguna teología al uso
    (ni como diagnóstico serio en la llamada “T. de la Liberación”)
     
    TORMENTA
    http://www.todotango.com/Spanish/las_obras/Tema.aspx?id=XrFPoDu+bMc=
     
    –          “¿Lo que aprendí de tu mano
    no sirve para vivir?”-

     
     
    DESENCUENTRO
    http://www.todotango.com/Spanish/las_obras/Tema.aspx?id=AliuEHgjUvA=
     
    –          “¡Qué desencuentro!
    ¡Si hasta Dios está lejano!”-

     
    ¿Qué le vamos a hacer, no?
     
    ¡Voy todavía! – Oscar.
     
    PS.: los Enlaces aportan música y canto. Creo que valen la pena.

  • oscar varela

    Hola!
     
    Nos dice Kaláa:
     
    – “Esto no hay quien  lo arregle, che.”-
     
    Según este Post de Salvador,
    (favor de avisar si ando des-caminado)
    entiendo que Jesús “cayó en la cuenta”,
    de que ¡ni Dios lo arregla!
    ……………
    Entonces siento mi cabeza ponerse en contacto
    con algún profeta:
    * No del  A.T.
    * No del N.T
    * No de Teologías de liberaciones
     
    * sino con los del Tango de la vida:
     
    http://www.todotango.com/Spanish/las_obras/Tema.aspx?id=nxSJg2wp7Hc=
     
     

    Qué vachaché  –  Tango 1926

     

    Música y Letra: Enrique Santos Discepolo

     

    Piantá de aquí, no vuelvas en tu vida.
    Ya me tenés bien requeteamurada.
    No puedo más pasarla sin comida
    ni oírte así, decir tanta pavada.

    ¿No te das cuenta que sos un engrupido?
    ¿Te creés que al mundo lo vas a arreglar vos?
    ¡Si aquí, ni Dios rescata lo perdido!
    ¿Qué querés vos? ¡Hacé el favor!.

    Lo que hace falta es empacar mucha moneda,
    vender el alma, rifar el corazón,
    tirar la poca decencia que te queda…
    Plata, plata, plata y plata otra vez…
    Así es posible que morfés todos los días,
    tengas amigos, casa, nombre…y lo que quieras vos.
    El verdadero amor se ahogó en la sopa:
    la panza es reina y el dinero Dios.

    ¿Pero no ves, gilito embanderado,
    que la razón la tiene el de más guita?
    ¿Que la honradez la venden al contado
    y a la moral la dan por moneditas?
    ¿Que no hay ninguna verdad que se resista
    frente a dos pesos moneda nacional?
    Vos resultás, -haciendo el moralista-,
    un disfrazao…sin carnaval…

    ¡Tirate al río! ¡No embromés con tu conciencia!
    Sos un secante que no hace reír.
    Dame puchero, guardá la decencia…
    ¡Plata, plata y plata! ¡Yo quiero vivir!
    ¿Qué culpa tengo si has piyao la vida en serio?
    Pasás de otario, morfás aire y no tenés colchón…
    ¿Qué vachaché? Hoy ya murió el criterio!
    Vale Jesús lo mismo que el ladrón…

  • kaláa

    Esto no hay quien  lo arregle, che.
    Salmo 131:  “Señor mi corazón no es ambicioso
    ni mis ojos altaneros:
    no pretendo grandezas que superen mi capacidad,
    sino que acallo y modero msi deseos:
    como un niño en brazos de su madre,
    como un niño en brazos  está mi deseo.
    Espere Israel en el Señor ahora y por siempre”.


  • Iñaki S:S,

    Si ni siquiera la compasión divina protege a los desamparados, ¿cómo  explicar la fuerza con la que se aferran a la vida, conservando muchos de ellos la capacidad de sonreir?. Quizá la afirmación del salmista es algo mas que un simple anhelo.
    Hay un dato constatable. Es en medio de la desgracia, la desprotección, la penuria, etc., donde emergen las reacciones de solidaridad mas grandiosas. Esta solidaridad fruto del amor entre las personas, es un manatial de felicidad tanto para el que da o se da, como para el que recibe. Se trataría de una felicidad totalmente desconocida para cuantos vivimos comparativamente en la opulencia, atrapados en las ansias de tener.
    La omipotencia de Dios yo la veo mas bien en su capacidad de hacer surgir este clima de amor-solidaridad-felicidad en medio de las mayores desgracias. Cuando hacemos algo por un desamparado, por lo general es mucho mas lo que recibimos que lo que damos. La mayor desgracia de los ricos es su incapacidad de aprender esta bella lección que, en el día a día, nos da la vida. Que pena que el capitalismo no les enseñe a “vivir mejor con menos”, recogiendo  los beneficios que proporciona la solidaridad.

  • oscar varela

    Hola!

    Tal vez se podría intentar actualizar
    el último párrafo de este Post:
    Jesús –conviene decirlo– se percató de que los abandonados soportaban de continuo desgracia tras desgracia pese a encontrarse Dios tan pendiente de ellos. Su comprobación le llevó a jugarse el todo por el todo en favor de los que tanto necesitaban de ayuda. Tal vez, considerando su opción como la única manera de conseguir que la compasión de Dios tuviera eficacia.

    Siendo hoy el día que es, se me ocurre algo así:

    – “El CHÉ –conviene decirlo– se percató de que los abandonados soportaban de continuo desgracia tras desgracia.

    Su comprobación le llevó a jugarse el todo por el todo en favor de los que tanto necesitaban de ayuda.

    Tal vez, considerando su opción como la única manera de conseguir la eficacia.“-

    ¡Vamos todavía! – Oscar.

  • oscar varela

    Hola!
     
    Uno de mis amigos, que fuera compañero de J. Comblin
    al enviarle yo el Art. De Salvador me contestó:
     
    Oscar :
    Muy bueno este texto acerca de la compasión de Dios.
    Obliga a reorientar toda la teología que todavía se enseña
    Hace falta sacar de este texto conclusiones.
    ………………
    ¿Las estaré sacando?
     
    ¡Vamos todavía! – Oscar.
     

  • Mª Antonia Martínez

    ¡Qué alegría volver a leer a Salvador! Siempre me estimula a querer conocer más a Jesús, a ese Jesús que vivió entre nosotros. ¡Gracias!
    Gabriel, leí lo de Rebelión me impactó tremendamente, lo llevo en el corazón, así como a tí y a tu familia. Que te mejores1 Un abrazo fuerte.

  • Carmen (Almendralejo)

    No creo querido Salvador Santo, que sea así como dices, sino todo lo contrario… Cada vez más NECESITO, SENTIR que hay más personas que acompañan en este caminar…
    Otra cosa es que yo esté preparada para entender o que también esas personas sepan transmitir.
    Pero aquí en Atrio tenemos suerte, porque hay un buen elenco de personas que van caminando, en ese proyecto aunque como ya dije un día aquí hablandoles a niñ*s de catequesis, para que entendiesen por qué hay tanto nombres o religiones si solo hay un-a, D*s… D*s es esa “plaza de Mercado” con todos sus alimentos, (religiones) y donde cada persona va desde su domicilio, (ciudad, pais) para hacer la compra partiendo de calles diferentes, y en su caminar encuentras amigos, familiares y personas que ten enseñan.
    Gracias de nuevo

  • Asun

    Me alegra mucho leerte de nuevo, Salvador. Por de pronto, el título lo dice todo.
     
     El problema es que al hombre, varón, protagonista en la historia humana,  se le hace difícil por influjo cultural experimentar la compasión en lo más íntimo de su ser,  y crea un Dios separado de él, al que le otorga aquello que rechaza y se hace tabú en él mismo, permitiéndole enfrentarse y ser cruel una y otra vez con los otros, los diferentes.
     
    El enlace de Gabriel nos lo confirma. Sin embargo, Jesús se adelanta dando un paso firme despertando del sueño en que “se vive” el hombre anclado de todos los tiempos, ayudando a despertar a otros, a dejarse encarnar, a  hacer real dejando fluir  la compasión de Dios hacia los más débiles a través suyo, buscando justicia y dignidad al verse sin separación en todo ser humano.
     
    Gracias a todos. Buenas noches.

  • ana rodrigo

    Querido Salvador, me alegro que hayas vuelto, lo que indica que te has recuperado y espero que las secuelas no sean muy molestas.
    Un abrazo

  • Un fuerte abrazo
     
    Hola Carmen.
     
    Gracias a ti. Noto que hablas de corazón y estoy convencido de que no necesitas de experto alguno para comprender y adherirte al proyecto de Jesús.
     
    Un fuerte abrazo

  • salvador santos

    Hola Oscar.
     
    En respuesta a tu pregunta:
     
    El término hesed (lealtad, fidelidad), de la raíz hsd (mantenerse firme, ser leal), expresa la actitud exigible por un pacto (berit) a cada una de las partes.
     
    De Yahvé se esperaba una lealtad extrema. Así se canta en el salmo:
     
    “El Señor es bueno, su lealtad es eterna” (Sal 100,5)
     
    Al considerarse suya la iniciativa del pacto con el pueblo, el AT estimó su lealtad cargada de amor, benevolencia y misericordia, a pesar de la continuada deslealtad de Israel a esa alianza.
     
    Si hesed (lealtad) responde a un compromiso y nace de un pacto, rehamin (compasión) surge de las entrañas de forma natural y sin dependencia de obligación alguna.
     
    Diría que entre heded (lealtad) y rehamin (compasión) se da una relación de vecindad. La valla donde termina la primera abre el camino a la segunda.
     
    Tratando de sintetizar estos conceptos, indicaba en el artículo que Israel entendió su relación con Yahvé como un pacto de soberanía, aunque imaginó que el compromiso de Dios con el pueblo sobrepasaba las fronteras del derecho.
     
    Un fuerte abrazo
     

  • Héctor

    Gracias por volver a casa, Salvador, te echábamos de menos y sabíamos que volverías. Siempre que nos visitas traes la manos llenas.
    Hacemos corro alrededor de ti para oírte mejor, como una nueva versión de “Un Paso un Mundo”. Esta vez es una imagen muy antigua y querida, la imagen de Dios que sigue viva aún en nuestros días pasando por culturas y tradiciones: ‘Adiós’, te encomiendo a Dios, y tantas otras tantas expresiones populares.
    Nos llama la atención que fuera Israel el promotor de esta imagen. Ellos se resistían a crear imágenes de Dios a quien no conocemos. De él solo saben que ES, soy Elquesoy, Javeh. Jesús aprovecha esa imagen compasiva que es la que mejor entienden sus seguidores. Pero quizás se podría decir que lo que alimentaba su vida era su unidad con el Padre que mantenía su ser, el Dios que mantiene la existencia de los colores de los lirios del campo y la vida de los pequeños pajaritos y la fuerza de la semilla más pequeña. Si nos da el ser nos dará todo lo demás y colmará nuestra necesidades. No importa dejarlo todo y dárselo a los pobres, y en las situaciones límites allí está El, en tus manos encomiendo mi espíritu.
    Cuídate Salvador que nos haces mucha falta

  • oscar varela

    ENTONCES …

    ¿hay que colocar en “entredicho”

    la RELIGIOSIDAD POPULAR

    al parecer tan en auge en Argentina,

    proliferante en Santuarios y Peregrinaciones “marianas”?

    ¿¡Qué problema Latinoamericano, no!?

    ¿Qué pensar, qué hacer, con esta “religiosidad”?

    ¿Podré ir todavía? – Oscar.

  • oscar varela

    Hola!
     
    Selecciono algunos textos del Post
    para que su impacto resquebraje lo por mí con-sabido
    y, tal vez, vislumbre lo que el Autor piensa.
    Oscar.
    ……….
    1.- Una de las cualidades esenciales atribuidas a Yahvé en el AT es su carácter compasivo.
     
    2.- La idea de contar con un Dios asociado a su libertad
    * resultó útil como aglutinante para los escapados
    * incluso necesaria para generar confianza en su futuro como nación.
     
    3.- El sentimiento materno de Dios
    * (tenido en la actualidad como una idea novedosa)
    * pertenece a una antigua tradición de la cultura religiosa del AT.
     
    4.- La imagen de un Dios que se conmueve ante los débiles y desprotegidos
    * no es una idea original de Jesús.
    * ni constituye la esencia de su mensaje.
     
    5.- Jesús demostró sobrada independencia e inteligencia para constatar que:
     
     NI SIQUIERA LA COMPASIÓN DIVINA PROTEGE A LOS DESAMPARADOS.
     
    ¿¿¿ENTONCES???
     
    ¿¿¿ENTONCES???
     
    ¿¿¿ENTONCES???
     

  • Carmen (Almendralejo)

    Querido Salvador Santos, en primer lugar me alegra que estés mejor por ti en primer lugar y sobre todo porque nos permite disfrutar de tu SABER Y GUSTAR DE D*S…
    Sobre cuanto dices, del termino de hebreo de rehem, como definición de útero, entrañas, seno materno en consonancia con la raíz rhm (compadecerse) me resulta muy curioso que muchas de las mujeres que no hemos tenido estudios ninguno en teología o filosofía lo hayamos captado desde ese mismo momento que percibimos a D*s como parte esencial e inmanente en nuestro ser de persona-mujer y como parte integrante de cuanto D*s nos ha ido dando a percibir en toda la evolución de esta humanidad, y de manera manifiesta e implícita en Jesús… En su forma de actuación ante el dolor y la exclusión de las personas más débiles y sobre todo en la forma de comportarse él, personalmente, ante esa grupalidad, cultura y religión belicosa y cerrada antes sus costumbres y lo foráneo, ajeno a perdurar sus estatus como pueblo que no permitía o dejaba poco espacio para la evolución personal, de ahí que todo lo quedaban atado y bien atado en esas escrituras que eran leída y releídas tradicionalmente siguiendo esas estricta normas y costumbre ancestrales, de ahí que siempre buscasen decir que eran D*s mismo quién revelaba en muchas ocasiones ciertas políticas religiosas como ejemplo los diez mandamientos etc.
    Es curioso que Jesús, nada escribió, y en ese nada, dijo todo, porque nada hay más importante que la evolución de la persona, y sobre todo que D*s no necesita ningún legajo para hacerse presente, estando tan vigente como el pensar y sentir de quienes necesitamos sentir que D*s está con nosotr*s, y nosotr*s en su seno. Que aún después de haber dejado los pechos maternos de nuestras madres, seguimos necesitando beber de los pecho maternos de D*s.
    Gracias de todo corazón, y contenta con verte por aquí de nuevo  

  • oscar varela

    Hola!

    La cosa viene pesada.

    Me parece.

    Como para arrancar le preguntaría a Salvador:

    ¿Que relación hay entre rhm y chesed?

    Gracias – Oscar.

  • mª pilar garcía

    Gabriel ¡Impresionante!
     
    Es tan dolorosa esta injusta situación… ¿hasta cuando?
     
    Gracias por todo cuanto nos compartes yyy…
    ¡Mejórate prontito! Un abrazo.
    mª pilar

  • mª pilar garcía

    ¡Bien venido Salvador Santos!
     
    Es una gran alegría tenerle de nuevo entre este grupo de personas con verdaderos deseos de conocer, crecer humanamente y seguir ¡yendo todavía…!
     
    Me llenan de gozo y esperanza sus art. nos presenta una postura más humana y “real” que las enseñanzas “clásicas” impartidas desde las religiones.
     
    ¡Gracias por no olvidarnos y alegría por que ha mejorado su salud, deseo que esta sea total!
     
    Un abrazo.
    mª pilar

  • Gabriel Sánchez

    Coincidiendo con la lectura, desde mi limitada mirada, yo agregaría que la compasión de Dios…se vuelca a los seres humanos inundando su corazón, evitando el alienarlos o transformarlos en autómatas …les pone ante la opción libre de ser humanos…y compasivos como el Padre…o deshumanizarse, alienarse y ser crueles o indiferentes…Esto viene muy a propósito de los acontecimientos cotidianos que vivimos, como personas, como comunidades, como sociedades…nacionales, continentales o globales…
    Justamente he estado escribiendo algo sobre un acontecimiento…que desafía nuestra capacidad de optar, entre la compasión comprometida o la crueldad…y la indiferencia cómplices…
    Que nos pone del lado del pueblo que quiere liberarse de la esclavitud…o del imperio, que con su enorme crueldad…aplasta nuestra humanidad…El acontecimiento de hecho es recogido en…  http://www.rebelion.org/noticia.php?id=136770
    desde la cama, en donde sufro una suerte de gripe e infección de garganta, les saluda fraternalmente. Gabriel Sánchez
     

Deja un comentario