Otros temas

Autores

Archivo de entradas

5426 Artículos. - 86306 Comentarios.

La teología feminista en la historia

Este es el título de un magnífico libro de Teresa Forcades. La presentación será el viernes 7 de Octubre, en el Centro Cultural Blanquerna de Madrid, Alcalá, 44, a las 19’30. Quien pueda acudir que no se lo pierda. También se puede seguir en directo el acto, clicando aquí. A mí el libro me ha impresionado profundamente y algún día hablaré más de él. Hoy, a continuación, solo el anuncio del acto. ¡Ah! y quien quiera oír a la misma Teresa hablando de su libro desde su monasterio vea este vídeo de 6 minutos.

07/10/2011 19:30:00
Teresa Forcades presenta “La teología feminista en la historia” en Madrid
La monja benedictina y Doctora en Medicina Teresa Forcades estará el viernes día 7 de octubre en Madrid al acto de presentación de su último libro, La teología feminista en la historia, publicado en la colección “Fragmentos”, de Fragmenta Editorial.

El acto se celebrará en el Centro Cultural Blanquerna (Alcalá, 44, Madrid) y contará, además, con las intervenciones de Ignasi Moreta, editor de Fragmenta, Carmen Bernabé, profesora de Nuevo Testamento (Universidad de Deusto) y presidenta de la Asociación de Teólogas Españolas (ATE), y de Silvia Martínez Cano, Doctora en Educación y teóloga. El acto está organizado conjuntamente per la Asociación de Teólogas Españolas, Mujeres y Teología y Fragmenta Editorial y cuenta con el apoyo del Institut Ramon Llull.

Este acto podrá ser seguido en directo por internet clicando aquí.

El libro
Teresa Forcades i Vila
La teología feminista en la historia
Traducción de Julia Argemí

Colección: Fragmentos
Volumen: 3
Núm de páginas: 144
Primera edición: marzo de 2011
ISBN: 978-84-92416-39-4
Encuadernación: rústica, 11 x 18 cm
La teología feminista es una teología crítica. La investigación crítica se origina siempre a partir de una experiencia de contradicción. El objetivo de la teología crítica es doble: pone en evidencia los aspectos de la interpretación recibida que generan contradicciones, e intenta ofrecer alternativas de interpretación teológicamente consistentes que permitan superarlas. Dado que estas contradicciones a menudo vienen generadas por situaciones de discriminación o injusticia, a las teologías críticas también se las denomina teologías de la liberación. La teología feminista es una modalidad de teología crítica o de la liberación. El camino de la teóloga o del teólogo feminista es, por tanto, necesariamente, un camino de lucha y de reivindicación, pero esto no significa que tenga que ser solo un camino de lucha o de reivindicación. No lo es. Es, al mismo tiempo, y desde el núcleo mismo de su compromiso, un camino de gratuidad, de don, de sorpresas y regalos inesperados, de descubrimientos que ensanchan cada vez más el horizonte inicial.
La autora
Teresa Forcades i Vila (Barcelona, 1966) es doctora en salud pública (Universitat de Barcelona) y en teología (Facultat de Teologia de Catalunya), además de especialista en medicina interna (State University of New York) y Master of Divinity (Harvard University). Dedicó su tesis doctoral en salud pública a las medicinas alternativas y su tesis doctoral en teología al concepto de persona. Es autora de La Trinitat, avui (Abadia de Montserrat, 2005), Los crímenes de las grandes compañías farmacéuticas (Cristianisme i Justícia, 2006) y La teologia feminista en la història (Fragmenta, 2007), cuya versión castellana publicamos hoy. En el 2009 manifestó públicamente sus críticas a la vacunación masiva contra la gripe A. Es monja benedictina de Sant Benet de Montserrat desde 1997.

67 comentarios

  • X. Gundín

    Carmen, 18-x, 10:39, 10:42,
    Esos casos que pones demostrarán que la emancipación de esas mujeres es un proceso que no se ha cumplido (no fueron o no son capaces de ser para si, de determinar por si mismas sus propias vidas). Ninguno de ellos justifica darles -ni a ellas ni a sus varones (?)- el derecho de eliminar por que si la vida que engendren; que es lo que yo decía, saliendome del hilo.
    La naturaleza no ha hecho para la abstinencia ni al varón ni a la hembra, sinó para la reproducción.  Para ejercer la abstinencia hacen falta más razones que mi petición. Quien no tenga esas razones evite abrasarse por causa della y, tambien el varón, sea responsable de las consecuencias del uso del sexo. Oblíguele la educación y la Lei; este será el camino civilizado, la eliminación gratuita de las criaturas consecuencia lleva hacia la barbarie.

  • Carmen (Almendralejo)

    X. Gudín… pide la abstinencia para todo varón, y sobre todo para quienes han  ha hecho votos de castidad, porque ahí está el problema en los hombres que van dejando lo que no deben.

  • Carmen (Almendralejo)

    Mejor o peor? Y para quien es ese mejor o peor, para vuestra moral, vuestras cataduras o para la mujer que que libremente tiene el Derecho de Decidir sobre su Cuerpo, su trabajo y sobre todo cuanto le concierne a ella.
    Si sabrás poco, de todos los métodos conceptivos:
    Con ligaduras de trompa tengo una amiga que ha tenido no uno sino dos hijas mellizas.
    Con vasectomía de su marido mi vecina, mujer de un militar ha tenido un hijo, sin decir que hubo de más y de menos en esa pareja porque el marido se suponía que era infértil.
    Mi cuñada ha sufrido dos abortos con el diu, dos legrados y en uno de ellos a punto de irse…

    La hermana de una amiga tiene un hijo que ha nacido hace dos años… Pero te cuento, como ha estado ella en todo ese embarazo porque quienes piensan con esa moral de hombre, no quisieron quitarle el diu, para que no abortarse. Se pasó todo el embarazo en una cama, ha cogido sobre peso, y tiene una depresión de caballo, sin decir que ambos están en paro, tienen que pagar una hipoteca que la llamada crisis, se ceba con estos. Que cuando se quedó con medios puesto porque no se podía permitir tener más hij*s, tenían una niña de dos años, que su madre no podía atender  y que ha cogido unos celos y está en tratamiento con el psicolog*…
    No tengo que decirte que la píldora tampoco da seguridad, cuesta una pasta gansa, te hormona y es perjudicial para la mujer ¿Por qué no hacen la píldora del varón? Ya es que es más fácil que todo lo haga la mujer…
    Tampoco vale que muchas mujeres se queden preñadas porque sus parejas les gusta “a pelo” son tan machos que si no lo hacen así, tienen broncas, ¡Ya! Pero esto no ocurre con la cierta clase… Me rio y parto de risa
    La demagogia emplearla con asuntos de los os concierne, esto es igual que el divorcio quien quiere se divorcia y quien muchas veces también… pues igual con la interrupción del embarazo, y por favor que no es un niñ* agarrado a la teta o jugando en el patio de un colegio, que se trata de meras células embrionarias que aún no son un ser humano.
    Tanto que os gusta los escritos de los santos padre, id y mirad lo que dicen de quienes aún no han nacido, que hasta hace muy poco se les enterraba a extramuros de los cementerios cuando eran católicos por la gracia de franco y de la ICAR
    La forma de ver tratar las consecuencias que tiene un embarazo  es de muy de libor y de capillita, primero porque quienes están todo el tiempo leyendo se contamina muy poc0 con quienes sufren las consecuencias y sobre todo porque en las capilla solo se juzga…
    Y por supuesto no digo ningún improperio sino que digo la pura realidad, ¡Quitad de nuestros ovarios vuestros rosarios!
     

  • X. Gundín

    Carmen, 17-X, 23:30
    Aclarémonos.
    Que cada mujer emancipada puede decidir sobre su cuerpo, su maternidad, incluso su vida, no lo discuto. Lo hará mejor o peor, pero puede. Es una simple consecuencia de la emancipación. Luego, una mujer emancipada podrá decidir si ha de ser madre o no. Y si decidiese que no, tiene a su alcance medios, desde la abstinencia a la ligadura de trompas, pasando por los profilácticos y bioquímicos.
    Pero lo que ninguna mujer -o para el caso, ningún hombre- deben tener es el derecho a decidir arbitrariamente sobre la vida de otro ser humano. Supongo que no será necesario demostrar esto.
    El resto de tus iracundos párrafos, ¿Pq no los lees de nuevo y calificas tu misma?. Y ya vale.

  • Carmen (Almendralejo)

    X. Gudín, me parece muy bien que seas radical de lo que a tí como hombre te concierna, y que lo puedas decir o no decir, pero lo que ningún hombre tiene derecho es a decirno que debemos hacer las mujeres con nuestro cuerpo, nuestra maternidad y sobre todo cuando, com y con quien debemos ser madres.
    Así que la ICAR puede decir sobre sus leyes lo que le guste, pero nada tiene que ver con las personas que ni practicamos ni nos importa un pimiento lo que ellos piensen aunque sí como actua dejando mucho que desear con respecto a esto mismo y sus doble moral en todo.
    Por supuesto que las Mujeres no vamos a consentir que ahora nos vengan con ciertos legajos, de si son o no son personas a las tres, cinco o seis semanas.
    Lástimas que no se tenga tanto empeño por las victimas del terrorismo machista, muchas de ellas embarazadas y con ganas de ser madres, y de terminar con criar y estar con los ya nacidos.
    Creo que debatir sobre lo que una persona no siente, ni padece en sí misma es demagogia pura y dura, y como siempre la frase de que si os quedarais vosostros preñados el aborto sería sagrado, os va como anillo al dedo.
    ¡Ya está bien! de tanta manipulación con respecto a los Derechos de la Mujer, preocuparos de no usar tanta viagra, que en eso los hombres no os cortais ni un pelo

  • X. Gundín

    A. Duato, 15-X, 17:53
    Colateralmente.
    Tengo curiosidad en conocer la bibliografía referente al aborto a que aludes al comienzo de tu segundo párrafo. Quiero decir, siguiendo lo que tu dices: cuando es un mal menor; dejando aparte lo de “no consta por fe cuando se constituye un feto en persona humana”, pues, ¿qué razón podría haber para que tal cosa constase “por fe”?. [¿Qué es fe?, ¿no es creer lo que no vimos?, ¿pq razón se habría de creer sin ver que el ser humano en fase fetal es o deja de ser “persona”. Eso hay que razonarlo, no creerlo sin verlo]. En el derecho nos consta que la personalidad comienza con el nacimiento, no en el feto. Tomo la libertad de suponer, pq nada se dijo, que no afirmas que el aborto sea un derecho y sobre eso no pregunto.
    Tengo que decir que soy radicalmente contratrio al aborto, pero admitiendo que la vida es compleja y podemos hacerla más difcil de lo que es, quisiera ver parecer docto de cuando el aborto puede ser un mal menor.
    Si puedo abusar de tu tiempo te agradecería me enviaras el título y editorial de los libros donde se razona ese mal menor, aquí o a mi dirección eléctrónica.

  • pepe blanco

    Pues no sé, pero a mí me da la impresión de que el asunto de la ordenación ministerial de las mujeres en la iglesia católica está tan zanjado como el Fioloque en los albores del siglo V. O sea, nada zanjado. El que un papa poco iluminado, como Juan Pablo II, el de la burbuja de beatitud y santidad, haya manifestado públicamente sus aversiones personales típicamente machistas, no zanja, en mi opinión, la cuestión. También el papa León III prohibió, en 809, el uso del dichoso “Filioque”, porque, según él, “el Credo, sin la misma, fuera grabado sobre dos tablas de plata y expuesto en la Basílica de San Pedro”. Y ya sabemos cómo terminó aquel asunto tan zanjadísimo.
     
    Y sobre el aborto, se podrían hacer otras consideraciones. La iglesia parece admitir que desde el momento de la fecundación, hay ser humano. Pero lo cierto es que ni eso es dogma de fe ni, mucho menos, un postulado de la ciencia. Por ello, en el futuro puede cambiar sin problema la doctrina católica respecto al aborto.

  • jonás díaz ramos V

    No salimos de nuestros respectivos asombros, Antonio Duato: toda vez que procuramos acercarnos a las posiciones de la doctrina oficial de la iglesia católica, nos llueven ironías, burlas e injurias, sobre todo espetadas por encendidas feministas como Ana Rodrigo y Carmen (de Almendralejo). 

    Nos  figuramos que a los teólogos progres y a las feministas progres les quita el sueño el deseo de que la controversia sobre la ordenación ministerial de la mujer siga siendo una realidad en el seno de la Iglesia, se siga discutiendo en la Iglesia católica. Tú, que eres teólogo, debes saber, nos suponemos, que no es así, que el asunto está zanjado. Y debes saber que para la doctrina de la Iglesia católica no hay excepción posible al aborto. Ninguna. Y si la hubiere, pongamos, no sería, desde luego, para complacer al grito o proclama feminista “nosotras parimos, nosotras decidimos”. No es así para la doctrina oficial de la Iglesia; y tú lo sabes, nos  figuramos, por mucha bibliografía que aportes. Y no es así porque para la moral de la Iglesia católica ir directamente a provocar la muerte del llamado nasciturus nunca es un mal menor, como tú sugieres, sino siempre un mal. Siempre. Entonces, ¿de qué mal menor nos hablas?
     
    Pues bien: por tratar de defender controversias o asuntos como los anteriores merecemos las burlas, ironías e insultos de exaltadas feministas, y tú, como moderador, encima pretendes vendernos la moto de hacer pasar por reflexión teológica católica lo que no es más que elucubración doctrinal de teólogos disidentes.

    Naturalmente, en modo alguno nos sentimos “mártires” por causa de estas controversias; más bien vamos atando cabos, recomponiendo una especie de puzle de hechos o realidades eclesiales…     

  • mª pilar garcía

    ¡Gracias Antonio D.!
     

    Intentar cambiar las ideas de las personas que no opinan como yo deseo:
     

    Tristemente ¡¡¡Es inútil!!!
     

    Si no somos capaces de cambiar la mirada ni en una coma…
     

    Cada cual es cada cual, y tenemos que aprender a ponernos en los zapatos de los demás…

    Sino, jamás avanzaremos, en ninguna dirección.

    mª pilar

  • Antonio Duato

    Jonás y cía:

    Lleváis once comentarios en este post insistiendo en lo mismo. Que no se puede ser católico y matizar sobre la ética del aborto (es decir, que en ocasiones puede ser un mal menos o que no consta por fe cuándo se constituye un feto en persona humana) y que el asunto de la ordenación de mujeres es un tema cerrado a la discusión.

    Seguid pensando lo que queráis, pero las dos cosas son falsas en mi opinión. Y si queréis estudiar las razones os aportaré bibliografía. Pero vuestro testimonio aquí ya lo habéis ofrecido. Si continuáis con lo mismo es que queréis provocar. Y haceros los mártires después. Y no voy a permitir que caigamos en esa trampa. Basta pues. ¡Ah! y sobre la expresión “feminismo de género” e “ideología de género” que continuamente usáis, ved por lo menos el número 239 de Iglesia Viva, donde encontraréis que hay un montón de ideologías de género, entre ellas la patriarcalista, dominante en la Iglesia Católica.

    Atrio no es un portal cristiano y menos católico. Pero de gente, cristiana o no, que se atreve a pensar y que se apoya en razones no en dogmas y autoridades. No se excluyen cristianos siempre que lo hagan desde ese talante de libertad y razonabilidad. Para afirmar principios y doctrinas innegociables e irrefutables ya tiene la ICAR infinidad de portales.

    Si queríais que constase aquí vuestro parecer, ya está expuesto. Y si queréis dialogar a fondo con razones, empezad deshaciendo el “trío” y presentándoos cada uno con su personalidad real. Los más asiduos de ATRIO todos lo hacemos con nuestros nombres reales.

  • Carmen (Almendralejo)

     
     
    La Mujer que está detrás de estas letras y que no es señorita ¡Qué cursiladas! Ni señora, porque tampoco estoy aún en ese trance, que ni me pega… Hoy se ha percatado de que el “hombre” que escribe (Se supone) con el nombre de Jonás más que ser la trinidad de algo, es un cachondo mental que nos “la está  ¿…? hasta atrás” como vulgarmente se dice, aunque ni él quiera hacerlo (Porque no le guste con ciertas féminas)  O porque en realidad lo que le gusta o pone es el sexo con ángeles que  tampoco sabemos si del cielo, o infierno.
    Querida Ana, Siempre digo que se debe pasar mejor donde van todas las personas herejes, que la que han sido beatificadas, con la santidad de los santos padres, de la ICAR, o del Magisterio de las mismas siglas… En fin, que como decía Alaska ¡A quién le importa lo que yo diga, a quien le importa lo que yo haga…! Mejor dejo el enlace…
    http://www.google.es/url?sa=t&source=web&cd=3&sqi=2&ved=0CDcQtwIwAg&url=http%3A%2F%2Fwww.youtube.com%2Fwatch%3Fv%3DXX_hWpPnd3I&ei=-KqZTpCyBubj4QSsgMGSBA&usg=AFQjCNECTwxV03qnB9omC9yaoVcgq6lJ6Q
    ¡Pobre Jonás! Sea como fuere eres una persona digna de lástima, de la que debemos pasar como de la…  miel por empalagosa
     

  • ana rodrigo

    Uy!!! ¡qué susto y qué miedo! Llegó a atrio el Sanedrín en forma de trinidad, ¿o será la Santa Inquisición? Mamma mía, mamma mía! Carmen, prepárate porque las puertas de infierno están ansionas porque hagas la pasarela. Ya sabes que no vas a estar sola.
     ¿Te imaginas todas las feministas en el infierno y todos los machistas en el cielo?

    Mira Jonás y tu trinidad, si no sabes lo que dices, deja de denigrar el hecho feminista y el término feminismo, que es de lo mejor que le ha pasado a la Humanidad, aunque haya llegado demasiado tarde.

    Y dejo de escribir porque me está corriendo por las yemas de los dedos un calorcito (infernal) que me abraso.

  • jonás díaz ramos V

    Lo de esta señora o señorita o feminista o vaya a saber usted qué que se hace llamar Carmen (de Almendralejo) es sencillamente diabólico y demencial ya; su tono incendiario e injurioso contra mí, contra nosotros… Pero ¿tú qué te habrás creído? ¿Cómo es posible que personas que se dicen católicas toleren tus descalificaciones absolutamente infundadas contra la Iglesia católica?

    Claro que una mujer puede desear hacer con su cuerpo y su vida lo que le plazca; sólo que si de tal guisa obra, admitiendo el recurso al aborto, la aceptación de las movidas del coletivo LGTB, etcétera, que se atenga a las consecuencias, a saber, así no se puede ser católico. Lo enseña el Magisterio, que tú te pasas por el forro, sin duda, pero es así. ¿Tan difícil es de entender? ¿O te ciega tanto el fanatismo de ultraprogre feminista?

    En esta página por defender en última instancia -no sin dificultades personales, sin turbación, sin temor y temblor, el Magisterio, puesto que el proceso de la fe es personal y como tal cuenta con luces y sombras-, se me descalifica, se me insulta, se me trata de minimizar… Todo esto sí se permite; defender a la Esposa del Esposo, no.

    Voy comprendiendo…

  • Carmen (Almendralejo)

    Resulta tan cansino, el monotrema de ciertos personajillos y sus erre que erre cansino con las feministas católicas, ¿…? El feminismo de género ¡Perdón!
    Y para colmo con el colectivo de: lesbianas, gays, bisexuales y transgéneros (LGBT)… Me parece que hay quienes tienen cierto picor, y no sabe que hacer más que atacar y decir aquello que en el fondo más o menos niegan, cuando se refiera a esta minoría… Ya el tufillo se entrevé, de demasiado.
    Y sobre lo que ciertas católicas pidan o exijan están en todo el derecho de decidir sobre su cuerpo, su sexualidad, y sobre todo de no permitir que nadie ose mandar sobre ellas, porque sobre la conciencia, aún no hay dogma ¡Menos mal1 bueno pronto lo inventarán…
    Morir dignamente es algo que debiera promover toda persona SANA Y BUENA, Misericorde y que se digne de ser Cristiana ante todo estos últimos, si en algo aprecian en algo lo que Jesús hizo y nos dejó como Norma o Camino ¡AMOR! Ante todo,  y no como moral
    Vaya si resulta cansino con el tema, se conoce que esconde bastante
     

  • jonás díaz ramos V

    X. Gundín:

    Ya que me nombras… No he escrito que “todas las feministas católicas” son o sean partidarias del aborto; antes que personalizar, una a una todas y cada una de las feministas católicas o católicas feministas -lógicamente, tarea imposible, absolutamente-, lo que afirmo es que el feminismo de género (en concreto éste, ,no todas las formas de feminismo, porque es revanchista, burgués e insolidario: “nosotras parimos, nosotras decidimos”, obviamente para no parir, o parir poco, para usar anticonceptivos…) es radicalmente anticristiano. En esto me parece contar nada menos que con el apoyo del Magisterio, yo, sí -en realidad nosotros tres-, que sin embargo a menudo encuentro, y aun encontramos, también dificultades para comprender y aceptar realidades de la Iglesia católica que nos parecen injustas, inhumanas, antievangélicas… Por ejemplo, las muchas y múltiples alianzas de la Iglesia con el poder, con los poderes terrenales; o la condición de Jefe de Estado del sucesor de Pedro, etcétera.

    Con todo, como mismo reconozco lo que acabo de reconocer (lo podría resumir así: el sueño igualitario, solidario y fraterno de Francisco de Asís me cuesta sudor y lágrimas verlo reflejado o manifiesto en muchas estructuras de poder de la Iglesia, o en bastantes aspectos de la jerarquía eclesiástica), no se nos caen los anillos a la hora de reconocer que, casi de forma unánime, los tres amigos que somos Jonás Díaz Ramos V denunciamos el sentido radicalmente anticristiano de un feminismo (ya hemos dicho, nos referimos sobre todo al llamado feminismo de género) que, queriéndose incluso conciliable con la fe católica, reivindica el aborto, el divorcio, la contracepción, la mentalidad antinatalista (bajo el eslogan de “derechos reproductivos y sexuales de las mujeres”), la ideología de género, las movidas LGTB…

    No se me ocurriría expulsar a nadie de la Iglesia; por cierto además, por no desear que lo hicieran conmigo. Y porque no tengo autoridad apostólica o canónica alguna para hacerlo. Lo que sí me extraña horrores es que se pretenda ser católico o católica y proabortista, católico o católica y partidario del llanado matrimonio homosexual, católico y católica y partidario de la mentalidad ultramundana por secularista que inhabita el pensamiento feminista; mejor dicho, buena parte del mismo.

    Buen fin de semana.

  • ana rodrigo

    Eugenia, la teología no está al margen de la mujer sino contra la mujer. Podríamos hacer un largo relato de hombres “insignes” diciendo chorradas como las que tú recuerdas. Por eso es urgente y necesario que las mujeres vayamos haciendo acto de presencia allí donde sólo los hombres han hablado por nosotras, y seamos nosotras las portavoces de nuestros sentimientos, nuestros pensamientos y nuestros deseos, de nuestro ser y de nuestro estar, y muy especialmente, de nuestros derechos, que nadie tiene que darnos porque son nuestros, ya los tenemos. La historia ha estado en manos de hombres, que, además de una mutilación de la mitad de la humanidad, es cuantitativamente lo más injusto y cualitativamente, una pérdida irreparable para la evolución de la especie.
     
    Y sobre Jonás y su santa trinidad (dixit), me temo que tenéis el disco rayado, a juzgar por lo repetitivo que sois venga o no venga a cuento. ¿Qué pretendéis, convertir a las mujeres católicas feministas (no hace falta que digas de género, pues es una redundancia)? Le decía Steve Jobs a los y las jóvenes en el discurso Honoris Causa: “el tiempo es limitado, no lo gastéis en vidas ajenas”. Así que dejadnos en paz a las mujeres católicas feministas, que, sólo por ser feministas ya indica que tenemos las ideas bastante claritas en los temas que tú mencionas y en otras muchas que ya no son las vuestras.
     
    Juan Pablo II tenía sus ideas, al igual que las tuvo San Pablo cuando decía que “en la asamblea la mujer se callase” ¿y qué?. Mira, trinidad Jonás, las mujeres también tenemos cerebro y también sabemos utilizarlo para pensar por nosotras mismas, ¿vale?

  • X. Gundín

    Trio Jonas, 14-IX, 12:50.
    Será, hijo, será. Si tu lo dices….
    Pero no nos hagas a los demás. Digo pq planteas la pregunta, tu mismo das la respuesta tuya -no la de las preguntadas- y a continuación haces provocadoramente como si dejaras la cuestión abierta.
    Y además eres imprudente por generalizador. Aunque lo hagas con clausula guardaespaldas  -y empero no pocas– lo que realmente dices es que (todas) las feministas católicas critican la familia cristiana, reivindican el dercho al aborto, etc…- . ¿Imprudente, dije?. Mejor corrijo: tramposo. Tu sabes que eso es hacer trampa.
    Supongo la haces para llegar a tu querida invitación: ¡fuera esa gente de la IC!. A mi me es igual si se quedan o se van. De momento es decisión de ellas/os, no tuya. O si podeis, excomulgadlos, valientes. Y si no podeis, dejad vivir.
    Ya sabes: no estrugen; suban, bagen.

Deja un comentario