Temas

Tablón de ATRIO

Anterior Siguiente
Último: 24-4-19, 11:45

Floren (2019-04-24 11:45:39) : LA VERDAD DE LA PASCUA. http://cartujoconlicencia.blogspot.com/2019/04/la-verdad-de-la-pascua.html

Equipo Atrio (2019-03-08 21:55:38) : Delcy Rodriguez, vicepresidenta de Venezuela, denuncia al criminal apagón en Venezuela criminal apagón en Venezuela [vídeo de 6 min.]

Equipo Atrio (2019-02-18 09:39:18) : Amplio y clarificador programa sobre Venezuela: La hojilla/a> ¡Magnífico analista argentino Marco Teruggi! ¡Larga charla pero imperdible!

Equipo Atrio (2019-01-09 12:31:08) : Entrevista a Tamayo en la Sexta: La Iglesia española sigue siendo franquista

Floren (2018-11-19 19:50:09) : Floren de Estepa escribe en su blog: CARTA A UN JOVEN QUE NO QUIERE VOTAR

Equipo Atrio (2018-11-16 10:06:45) : La verdadera despedida de Steve Jobbs Disgurfso de graduación https://www.youtube.com/watch?time_continue=12&v=vXJYrrLGNAo

» Pon una nota




Autores

Archivo de entradas

4789 Artículos. - 76782 Comentarios.

Lucía Etxebarria sobre la visita del papa

Lucía Etxebarria, escritora española conocida por su lenguaje desenfadado y su autenticidad, ha escrito en su muro de Facebook hoy Viernes, 19 de agosto de 2011 a las 14:47, este comentario-testimonio sobre la visita del papa.

No solo me eduqué en la fe católica, sino que creí fervientemente en ella durante muchos años. El Jesucristo al que yo amaba era aquel que había hablado de ofrecer al enemigo la otra mejilla si te golpeaban una, frente al “ojo por ojo y diente por diente” de la Ley del Talión; el que quería que se acercasen a él los niños, los ladrones y las prostitutas ( a día de hoy quizá nos cuesta entender por qué incluyo a los tres grupos en la misma categoría, pero basta con leer el Antiguo Testamento para entender que los antiguos judíos, como sociedad no natalista que eran, no respetaban a los menores); el que impidió que lapidaran a una adúltera, el que expulsó a los mercaderes del templo y el que creía más fácil que un camello pasara por el ojo de una aguja a que un rico entrara en el Reino de los Cielos. El Jesuscristo al que yo amé era pues un revolucionario y un firme defensor de la justicia social. Mi Jesucristo no creía en disciplinas ni cilicios, ni en jerarquías ni oropeles. Era sencillo y franco, comprensivo, amoroso.

Más tarde, con Juan Pablo II, la Iglesia Católica experimentó una deriva reaccionaria y ultraconservadora culminada con la beatificación del Fundador del Opus Dei, una Obra que viola el Derecho Canónico y el penal al abrir la correspondencia de sus numerarios y revelar el secreto de confesión, que impone a sus numerarios la mortificación corporal, y por lo tanto maltrata y que se ha convertido, más que en una orden religiosa, en una poderosísima empresa multinacional . Se me decía que yo debía aceptar eso porque el Papa, por dogma, es infalible. Pero ¿ qué hombre infalible, tras que se destapara el escándalo de los abusos y maltratos masivos a menores en los orfanatos católicos irlandeses, no solo no se dignaba a hablar con las víctimas sino que, para colmo, se negaba a enviar a los los criminales a la cárcel? ¿ qué Papa infalible podía apoyar a un pederasta ( que abusó de sus propios hijos), ladrón, malversador, polígamo y morfinómano como Marcial Maciel? ¿ Que hombre infalible pudo cerrar los ojos ante los cientos, miles, de cartas y testimonios que estuvieron llegando al Vaticano durante treinta años, treinta, revelando lo que luego la justicia de los hombres probó, que el amigo al que el Papa besó en público abusaba de menores? Un dogma de fe cayó, pues, y me alejé de la Iglesia Vaticana, pero no del credo cristiano, que sigue constituyendo el ideario ético por el que me rijo.

Me quedé pues sola, sin Iglesia a la que acudir ni congregación con la que relacionarme, pero nunca he dejado de ser cristiana. Soy una de tantas cristianas que se han alejado, con enorme pesar, de la Iglesia Vaticana. Por lo tanto, no quiero sufragar con mis impuestos la visita del Papa. No porque no sea creyente, sino más bien por todo lo contrario. Creo que los 60 millones de euros que vamos a pagar entre todos los ciudadanos de Madrid podrían destinarse a causas mucho más urgentes, y que resulta frívolo gastar semejante cantidad en la visita papal cuando atravesamos una de las peores crisis económicas de la historia de nuestro país. ¿Que la visita atrae turismo? Más turismo atrae, por ejemplo, el Festival de Música Electrónica de Barcelona o los conciertos de U2, y nadie me pide que contribuya a sufragarlos.

87 comentarios

  • mªpilar garcía

    ¡Por favor, ya está bien!
     
    Cada cual comprende mejor que nadie su dolor no reconocido.
     
    El más de cada cual, no nos llevará a ninguna parte.
     
    Seguro que si nos conociéramos un poco, todo estaría ya comprendido y asumido al menos.
     
    Un abrazo a todas las personas de buena voluntad… y a las demás si lo quieren también.
    mª pilar

  • Fico Sánchez Peral

    Y yo que me alegro, Pepe, de que ni te plantees ¡lo que yo no he planteado!; sólo trataba de evitar, precisamente ese posible malentendido, citando tu propia queja en ese sentido de otros foros (a ver si todos leemos enteras las cosas), por lo que me alegro de poder seguir charlando contigo, pero ya sabes -¡no nos engañemos!-  que no iba por ahí la cosa.

    Aunque ya veo que, con tu habitual facilidad de siempre, prefieres llevarte el tema a “tu terreno franquista” preferido, que no a analizar el tema de los silencios de algunos por temor a debatir contigo. Ah, y perdona que yo -igual que tú en los tuyos- también me permita ser persistente en los temas de
    mi interés.

    Saludos.

  • pepe sala

    Espero y deseo que esto no se convierta en un jueguecito de ” a mí me ajuntan más que a tí”, como en los tiempos más infantiles.
     
    Por lo cual trataré de ser un poco MAS duro en mis argumentos para ver si acabamos entendiendo las razones de los demás.
     
    Yo estoy seguro de que nadie, ni siquiera yo, trataría del modo que a mí se me trata, a un familiar de Miguel Angel Blanco Garrido, de Tomás y Valiente, de Pagazaurtundúa, etc en el caso de que escribiese sus tremendas experiencias en algún foro. ( y avya se están presentes en nuestra sociedad las víctimas del TERRORISMO de ETA)
    Y quien lo hiciese, para mí, sería un impresentable.
     
    No llego a entender, pues, que las cosas que yo cuento y las formas ( intento ser lo más sueve posible, hasta que me buscan las cosquillas demasiado) en que las cuento puedan tener la reaciones a las que estoy tan acostumbrado; tanto en ATRIO, como en otros lares.
     
    A fin de cuentas, ninguna de las familias que han sufrido las salvajadas de ETA pueden mostrar el tristísimo bagaje que ha sufrido mi familia.
     
    Y si hablamos de TERRORISMO, el de ETA es brutal y salvaje; pero el franquista ha sido mucho mayor y más brutal, salvaje y todo qo que se quiera añadir. Y no me vengan con el cuento de que ETA continúa y el franquismo ya ha pasado. El franquismo está tan presente en la sociedad española como el ordenador que leo ante mis ojos.
     
    Dicho lo cual, espero sinceramente haber acabado esta lamentable polémica, pero si la ocasión lo requiere volveré a decir exactamente lo mismo que vengo diciendo desde hace años. ( desde el año 1996 que comencé mi  “cruzada” particular contra la versión histórica que nos han colado en la santa transfusión.)
     
    ( Agradecido Mª Pilar y no te preocupes, que aquí estaré… si el señor moderador de éste LUGAR DE ENCUENTRO no decide lo contrario. Tengo confianza en que me tendréis que soportar algún tiempo más.)
     
    Saludos, pues.

  • mªpilar garcía

    Pepe Sala ¿será una broma?

    Eso de salir de Atrio ¡ni en broma!

    Aquellas personas que se quedan en la sola “forma” y no entran en la esencia de lo que nos comunicas, algo no nos funciona bien.

    A mí me sucedía lo mismo al principio, y alguna vez te pedí, bajaras el diapasón; luego te fui escuchando, queriendo, deseando conocerte para compartir…

    Siempre te busco con sumo interés; comprendo que a veces te hagan saltar, hay, personas que tienen un “estilo” de defender lo indefendible que exaspera por lo injusto que es; y siempre son los primeros en entrar al insulto gratuito.

    Así que amigo ¡adelante! cada cual, con su personalidad.
     

    No habría enfrentamientos y sí diálogo, si cada cual, se limitase a compartir lo que le dice cada artículo; seguro  habría distintas miradas, pero no esos tontos enfrentamientos.

    Cada día  seguiré esperando tus experiencias.

    Un abrazo. mª pilar

  • Fico Sánchez Peral

    A las buenas tardes a todos.
     
    Pepe, todo eso que nos dices está muy bien, pero lo malo es cuando no vas de tan buen rollete. Me vienen ahora a la memoria dos cosas sobre lo conversado contigo estos días, que vienen a cuento de lo que dices.
     
    Una fue tu interpretación subjetiva de los silencios de Atrio a tu favor. Dijiste algo parecido a: “Pues no veo yo que se queje nadie de mi”, y también argumentaste que recibías adhesiones personales en tu correo privado, que te alentaban a resistir e insistir en tu línea; lo cual esta muy bien. Pero no creas que eres el único, pues los demás también recibimos otras exactamente iguales que nos alientan en sentido opuesto al tuyo. Pero claro, no por eso uno es tan ingenuo de creerse el héroe del ciberespacio por ello; ni tiene la insensata osadía de apuntarse los silencios de Atrio a su cuenta, solo porque nadie se queje de el.
     
    Existen en Atrio –supongo yo- silencios normales de todas clases, pero déjame citar ahora algún otro posible silencio no tan normal.
     
    Existen los silencios producidos por los que no se meten por prudencia en conversaciones y/o discusiones entre dos que ya están suficientemente enzarzados; los que no lo hacen porque, tan enganchados están aquellos dos, que resulta desagradable –y hasta arriesgado- participar en la trifulca, o porque “a ese nivel” tan poco afinado, o tan bajo, o tan poco respetuoso con la discrepancia, o tan tenso, o incluso tan violento, no les merece la pena entrar; o los que ya no vuelven a entrar porque lo hicieron y salieron escaldados; o los que……………. ¡Y yo qué sé! Que cada cual ponga los que él ha sentido, tanto en sí mismo como en otros, que seguro que hay muchos.
     
    Apuntarse los silencios de Atrio a nuestro particular “haber”, sólo porque están callados o vacíos  ¡no es válido, eh, que tienen dueño pero está discretamente callado! Con ese criterio uno nunca sabría de verdad cuantos atrieros ya no conversan con él porque les resulta desagradable, o doloroso hacerlo, o porque quizá fuimos agresivos, duros o poco respetuosos con ellos. Y esto me parece muy serio ¡eh!, aquí sí que no vale lo de “Ojos que no ven, corazón que no siente” No, no, de eso nada. Me parece vital para Atrio que la gente se pueda expresar con libertad y confianza. Que puedan pensar en voz alta. No basta con no comerse a nadie, la relación entre personas requiere algo más que no comérselas…
     
    Y por favor, ahora no te me escurras por el foro, con lo de: “me quieren echar de Atrio porque les bajo la audiencia” y cosas por el estilo, porque, por una parte: ¡en ti no cuela!, y por otra porque tú tienes congojos para asumir eso y mucho más.
     
    Tú y yo -y muchos otros, claro- también hemos recibido adhesiones públicas por distintas razones, pero el otro día recibí una también pública, precisamente en relación a la discusión que manteníamos tú y yo, con la que primero me sentí alagado (ya sabes cómo es de tonta la vanidad), pero después, cuando analicé la causa que motivaba la alabanza de aquella sincera persona, me entristeció. Fue porque alguien alababa mi valentía (¡fíjate tú qué cosas!) por atreverme a debatir contigo… Y da igual de lo que fuera el debate, pero me dolió tener que reconocer que en Atrio alguien tuviera que pensar que hacía falta tener valentía para debatir según con quién…
     
    Piénsalo Pepe, con calma…, pero piénsalo.
     
    Algo más de lo que tú analizas y tú ves debe estar sucediendo con algunas de tus intervenciones, y te aseguro que –en mi opinión- no es por el contenido sino por la forma.
     
    Y ya está. Por lo demás, ten por seguro que a la próxima quedada que haya para conocernos me apunto. Ardo en deseos de conocerte, lo reconozco (y no es coña). Un abrazo. Fico.

  • pepe sala

    Nuevamente acudo al Evangelio:
     
    “” Vosotros sois mis amigos, SI HACEIS LO QUE YO OS DIGO”
    ( estoy seguro de que los amigos-as atrieros sabrán encontrar el texto. Tampoco hoy tengo ganas de buscarlo; pero estoy seguro de que éstas palabres se ha puesto en boca de Jesucristo. De lo que también estoy seguro es de que el Jesucristo, que a mí me atrae ,jamás las hubiera pronunciado.)
     
    Bien, entremos en mi supuesta ” agresividad”:
     
    Quienes me conocen ( y son bastantes personas participantes en ATRIO) saben ( quizás es una apreciación mía sin demasiado fundamento) que carezco de agresividad, mientras no se me trate de acosar, dominar, abusar, engañar… Precisamente, Fico, soy el promotor ( junto con Javier Renovales Cheifler, principalmente) de los pocos encuentros FISICOS que se han llevado a cabo para conocernos. No tengo constancia de haberle roto la cara a ninguno de nuestros contertulios. Tampoco he sentido la necesidasd de hacerlo, puesto que el encanto de las reuniones no se prestaban  a marcar el cuadrilátero y endosarse los guantes de boxeo. ( bueno a Javir sí le hubiera dado un buen directo por zamaparse media cazuela de alubias rojas y, después del orujillo correspondiente, nos endiñó su repetida azaña de la subida al ¿ Everés?… Ya me lo ha contado tantas veces que se me olvida el nombre del monte.)
     
    Pero también saben, Fico, que soy incapaz de callarme ante la injusticia. Me da igual la pasada, la presente y la futura ( que no anda lejos)
     
    Si mi propia forma de ser le molesta a ATRIO ( o a sus participantes) la solución no depende de mi. Depende totalmente de dos factores:
     
    1º:  Este tipo es un coñazo y hay que sacarlo de ATRIO para subir la audiencia- participación. ( La Cigüeña de la Torre suele presumir de ser la página más visitada de España) ¡¡Fuera con él!!, que el jodido fontanero nos espanta la audiencia. ( ya ha habido algún conato, pero tampoco he notado mucha mejoría durante la ausencia del jodido fontanero.) Ahhh, recuerdo que el Cigúeño de la Torre  ( falangista de pro)me echó de su foro TRES VECES EN UN SOLO DIA. Me rendí y ya no participo por allí.
     
    2º: Cuando se vea un mensaje con el nombre ( propio, no es un Nik de ésos cualquiera, para entrar a joder y esconder la mano), simplemente se pasa de abrirlo y ” santas Pascuas”.
     
    En mi propio egocentrismo ( que cuido un montón, puesto que yo no tengo calculado ir al cielo y me tengo que querer mucho aquí, en la tierra) pienso que la mayoría seguirá leyendo mis mensajes “agresivos”, para no perderse los fandagos andaluces, que no parecen haberte hecho mella, Fico.
     
    Por lo demás, nada nuevo bajo el sol. Mi encefalograma sigue dando PLANO. ( mi médico debe estar asombrado. Ni para arriba ni para abajo… PLANO. ( tengo que volver por si ha cambiado. Ya hace más de 10 años que no veo a mi médico y seguro que está preocupadísimo por mí y por mi felicidad)
     
    Saludos, Fico y demás ” familia”. Tengo por seguro que te conoceré ( estás deseándolo, no disimules) personalmente y cambiarás tu opinión.

  • Fico Sánchez Peral

    Pues vale, Pepe, pero no voy a repetir por enésima vez lo de que coincidimos en la mayoría de planteamientos, por más que tú quieras asimilarme a los opuestos. Parece que te moleste que coincidamos. A veces hasta pienso que te encantaría que me manifestara facha para poder lanzarte sobre mi con un: ¡¡¡Ajá, te he cazado en un renuncio fachendoso!!!! Pues no
    Pepe, siento que esto a lo peor te defraude (esto es algo muy común en nuestro país, donde preferimos darnos el gustazo de triturar a un oponente, antes que aplaudirle por un cambio de opinión que le acercase a la nuestra. Morbo puro y duro) pues te priva del gustazo de cazarme en un renuncio, pero cada vez me siento más lejos de la mentalidad del contexto cultural en que nací.
     
    Te re cuerdo dos cosas: 1- Que el lema de Atrio es: “Lugar de encuentro de lo sagrado y lo profano”, y como ves subrayo lo de encuentro, y 2- Que ésta discusión nuestra comenzó -ya en otro hilo- con mi reproche por tu reiterada agresividad y falta de respeto hacia quienes discrepaban de tus planteamientos…, y dejémoslo ahí. Y llegados a este hilo, volvimos sobre lo de tu reiterada agresividad dialéctica y también la de tus formas (siempre recordándote la coincidencia en el contenido de fondo), con la doble pretensión de pedirte que respetaras a los que discrepan y que tuvieras en cuenta que la finalidad de Atrio, según dice su lema, es el encuentro, en el que, tras escucharnos mutuamente (y no tras desahogarnos utilizando nuestras verdades como arma arrojadiza, cosa que solo agranda los abismos que nos separan), nos conozcamos y comprendamos; única manera de que, incluso discrepando, se creen puentes de acercamiento entre las personas; finalidad que se ve frecuentemente truncada por tu agresiva e incluso ofensiva manera de exponer las cosas, más como arma arrojadiza que como motivo de reflexión.
     
    Encuentro, Pepe, encuentro.
     
    Yo, desgraciadamente, no sé hacer mejor las cosas y me temo que tú tampoco, por eso intento que hablemos sobre ellas para ver si, respetando toda la razón que tienes en tus planteamientos, vamos descubriendo la manera de tratarlas de manera adecuada (respetando su autenticidad) a la vez que creamos ese lugar de encuentro que favorezca el acercamiento (y que no las espante y las aleje, o incluso las expulse) de las personas discrepantes.
     
    Por Atrio van a seguir apareciendo –precisamente porque lo que se cuece aquí es interesante- personas discrepantes, algunas católicas y de derechas, no todas con buenas intenciones (¿te acuerdas de cierto Miguel…?), pero sí muchas atraídas por el interés de ahondar –aun con cierto miedo de alejarse de sus seguridades- en maneras nuevas de ver las cosas y lo que no podemos hacer es espantarlas al primer cruce de argumentos lanzándoles la caballería encima. Y no es que yo tenga interés proselitista hacia nadie, ni en lo político ni en lo religioso, pero sí tengo interés en lo humanístico (y no sería proselitismo, sino humanismo).
     
    Y no me enrollo más. Saludos. Fico.

  • pepe sala

    Yo lo leo todo Santiago, y a veces incluso estoy de acuerdo con opiniones de personas  de diferente ideología que la mía.
     
    Aunque la diferencia entre un verdadero socialista y un ” posible comunista”, es muy pequeña si ambos son hornrados en sus  diferentes o coincidentes puntos de vista.
     
    Os copmpartiré un EJEMPLO de lo que yo entiendo por SOCIALISTA HONRADO. ( no me estoy refieriendo a mi casi vecino y paisano Ruvalcaba. Conozco demasiado bien su trayectoria como para admitirle como ejemplo de socalismo. Los socialistas que me convencen son personas como éste caballero:
     
    http://www.nuevatribuna.es/opinion/miguel-angel-rodriguez-arias/2010-10-07/ultimo-genocidio-negado-verdad-justicia-reparacion-victimas-todas-formas-genocidio/2011031116220301999.html
     
    Espero que no se les atragante; lean despacito y tratando de asimilar el texto…jejeje.

  • Santiago

    amigo Pepe Sala,    gracias por, al menos, leer mis sermonos…yo no los llamo sino recomendaciones bien intencionadas…..y con ello no quiero lograr ningun proselitismo, por supuesto, pues esto pertenece a otro orden del que no tengo ningun control, ni es mi intención..Pero, por encima de todo, está la amistad, y yo se que esta no nos falta
    En cuanto a los testigos, por supuesto, que no pretendo a hacer a nadie que crea…Sin embargo, estos, para poder transmitir la verdad historica, han de ser testigos de EXCEPCIÓN, auténticos y veraces…Por eso precisamente escogio Cristo a los apóstoles y les dijo que serían sus testigos hasta “los confines del mundo”…Ellos que comieron con el Resucitado, estuvieron conversando cerca de EL, tocaron las cicatrices de la heridas producidas por el tormento de la Cruz, oyeron tambien que otros LE habían visto…tuvieron que convencerse que Cristo habia sobrevivido aquella aparente derrota de la Cruz…y unánimamente dieron testimonio de ello con su vida y su sangre…Ahi están las tumbas de todos ellos (la última la de Felipe descubiera hace pocas semanas en Hierapolis, Turquía)…dando un testimonio silencioso y elocuente de que ellos nos transmitieron lo que VIERON..no lo que imaginaron….sino lo que palparon tangiblemente con sus sentidos externo para llegar al convencimiento total EN REALIDAD ellos “vivieron” como nadie la FE….SIN EMBARGO, ESTAMOS TODOS libres para creer o no, rechazar su testimonio o no…Sin embargo, la unanimidad de su cruento testimonio les hace sospechosamente CREÍBLES….Podrá haber otros testigos, con otros testimonios….Podemos verificar la historia de ellos….y tambien podemos ser libres de creer o no…AFORTUNADAMENTE la fe es libre…nadie puede ser forzado a ella.        muchas gracias por tu atencion….un abrazo    de Santiago Hernández

  • pepe sala

    A ver si soy capaz de explicarme mejor, hombre. Ya tengo ” complejo de evangelista” y parece que hablo en parábolas  para que sólo entiendan ” quienes tengan oidos que oigan”. Veamos:
     
    ( El bueno de David se ha sorprendido por la polémica suscitada. No te sorprendas, amigo David, ésto no es nada comparado con los rifi-rafes en que nos hemos metido en multitud de ocasiones más en ATRIO. Si les dejo a su aire, piensa que soy casi el único no creyente del foro hasta ahora, se me van al plácido lago espiritual y filosófico y, como les quiero bien, trato de hacerles salir de su plácido lago espiritual para que las aguas no se estanquen y se forme demasiado fango en el fondo. Como fontanero, soy experto en desatascar atrancos y en fluidos hidráulicos para que el agua sea lo más potable posible.)
     
    Santiago, por ejemplo, además de los sermones que nos hecha, nos recuerda asíduamente los nombres de TESTIGOS del cristianismo y nos pretende hacer creer que, como los testigos lo han trasmitido a través de su ICAR, todos-as tenemos que tragarnos sus testimonios. Al igual que en el tema que luego entraré, Santiago ,se pasa por alto a otros millones de testigos y “TESTIGAS” que decían lo contrario que dice su ICAR y por ello fueron chamuscados en hogueras, encarcelados y torturados salvajemente, arruinadas sus vidas y las de sus familias ” hasta la 7ª generación”.
     
    Pero voy con el amigo Fico. Si no le tuviese el afecto que le tengo ni siquiera le contestaría. Pero los sentimientos cuentan mucho en mi vida y haré un esfuerzo más… o los que haga falta. Y digo:
     
    1ª ( Aclaratorio de tu pregunta sobre mi consejo de leer el hilo de las mujeres.) Nuestra quieridas contertúlias y amigas tienen por costumbre ( que yo admiro, respeto y comparto) de denunciar las INJUSTICIAS que la Iglesia ha cometido con ellas tradicionalmente. Es obvio que si el problema ya se hubiese resuelto, nuestras amigas estarían dándonos el ” coñazo” ( sin sonrisas socarronas, ehh…) por insistir tanto en el tema.
    Como el problema no está resuelto, ni mucho menos, bienvenida sea su insistencia y cuenten con mi absoluta comprensión respecto a sus reivindicaciones JUSTAS. ( según mi criterio)
     
    2ª  Del mismo modo que nuestras amigas siguen insistiendo y muestran un admirable TESON ( por más que algunos  las califiquen de obsesivas. Un abrazo Juan Luis Herrero), otros tenemos la ” obsesión” de poner de manifiesto otro enorme problema que tenemos en España sin resolver en absoluto.
    También es verdad la frase del Evangelio: ” de lo que abunda en el corazón habla la boca” y cada cual tendrá la abundancia de lo que experimentó- experimenta.  Y llegamos a mi propia insistencia en ATRIO.
     
    3ª:  Vuelvo a los textos bíblicos para ilustrar mi idea:
    “Porque a quien no tiene, incluso lo poco que tiene le será quitado para dárselo a quien más tiene” ( creo que es de la parábola del Mayordomo infiel. No tengo ganas de buscarlo porque cada vez que lo leo me pongo de muy mala hostia.)
    Efectivamente, como mandan las Escrituras, las infinitamente inferiores opiniones de la otra versión de la Historia escrita por los vencedores, será silenciada y puesta al servicio de las opiniones de  la Fundación Francisco Franco, de las cientos de páginas de internet que existen para fortalecer la historia de los vencedores, de los partidos de derecha y ultraderecha que jamás han condenado el franquismo ( mucho menos perdirán perdón por los abusos, latrocinios, asesinatos, violaciones, robos de niños a sus madres… como pretenden que hagan otros si quieren ser legales en ” democracia”), Pios Moa, “Ciervas y Cigúeños”, libertades digitales y un montón de etcs. que compiten con la insistente opinión del jodido fontanero en ATRIO.
    Pues vaya importancia que me concedes, Fico, no tenía conciencia de ella.
     
    4º: Esta es cojonuda. O sea, Fico, que para no incidir negativamente en la formación de tus nietos debemos dejar la historia con está escrita por los vencedores ( TERRORISTAS Y GOLPISTAS) y debemos permitir que nuestra supuesta democracia siga fundamentada en la mayor injusticia del siglo XX, enfangada en sus propios fundamentos de sangre, abusos de todo tipo, ladrones de la peor calaña, Pues amí no me interesa ese tipo de ” democracia” y, precisamente, no la asumo por respeto a la JUSTICIA Y LA VERDAD. Y la verdad no es la que se ha escrito por los vencedores y la que siguen enseñando en los libros a nuestros jóvenes.
     
    Con un añadido muy importante para mí ( seguramente no tanto para otros):
    ¿ Qué le contestaría yo a mis hijos-nietos si me pregustasen por su abuelo-bisabuelo, por sus tios muertos por la represión franquista o por mis tremendas dificultades de vida hasta que conseguí superarlas?
    ¿ Tedría que decirles que se informasen en los libros de texto o que investigasen en los archivos ACTUALES de los Organismos Estatales, donde su abuelo-bisabuelo sigue sindo considerado como un DELINCUENTE, TERRORISTA, PRISIONERO DURANTE 30 AÑOS, por haberse equivocado de ” bando” y luchó en defensa de la DEMOCRACIA en vez da haber elegido mejor y haberse alistado con los golpistas?
     
    Pues qué quieres que te diga, Fico, a mí no me interesa que se queden con la versión histórica que nos han colado en España y, por más que les joda a muchos, seguiré contando mi propia versión de fontanero jodido y de jodido fontanero. Otra de la falacias monumentales es pretender parar la historia de la represión en la guerra civil. Yo nací en el año 1949, de mis tres hermanos uno nació en 1948, otro en 1947 y otro en 1955. La guerra civil había pasado hacía años, pero quedaba lo peor: EL POSO HISTORICO enfangado en el famoso lago tan tranquilo de los ” 40 años de ¿ PAZ?….¿?¿¡!¿!¿!?¿¿¿)
     
    Y como es preceptivo ( según parece, hablar de la Iglesia, de cosas espirituales y de temas teológicos ( el 95% de los comentarios de ATRIO versan sobre ellos). me parece poco justo tu juicio sobre mi insistencia ” atriera”. Afortunadamente hay otras opiniones al respecto y te puedo asegurar que suelo recibir mensajes privados en mi correo animándome a no rendirme.
     
    Como comencé diciendo que te estimo y te sigo estimando, acabaré  cantándote una copla al son de fandango andaluz. ( tápate los oidos y abre los ojos .)
     
    ” No basta que tú me quieras
    lo tienes que repetir.
    Por mucho que lo dijeras
    a poco me sabe a mí.
     
    No hay que olvidarlo ( Bis)
    que el cariño es un fuego
    y hay que atizarlo.
     
    Miel sobre hojuelas… ( Bis)
    al cariño más dulce
    ¡ ponle canela!
    ——–
    (Le he jodido a Juanito en el asunto poético, jejeje. Con Carmen( Almendralejo) no me atrevo en tan difícil arte para mí y, visto lo visto, para Juanito.)
     
    Buenos días, pues.

  • Fico Sánchez Peral

    Pues no sabes, Pepe, (de jodido delineante a jodido fontanero, algo leídos, escribidos y machacados ambos por sus diferentes destinos), como me alegro de todo eso que nos dices en tu última entrada. Hasta mi mujer, que andaba por aquí y nos lee de vez en cuando, me ha dicho: “¡Andá, igual que decíamos nosotros!”, cuando ha leído lo de: “Como a peor ya no podemos ir, celebremos que lo que venga, solo puede ser mejor”. Lo que nos acabó llevando, a lo largo de nuestra jodida historia, a superar lo que viniera, fuera como fuera, que no fue fácil.
     
    Por otra parte, no entiendo, no sé a qué te refieres, con lo del otro hilo en el que la mujeres de Atrio tratan de hacernos entender sus justas reivindicaciones (¿?), por lo que te ruego me des más pistas, sobre todo si tan enriquecedor dices que puede ser para mí. Aunque no entiendo cómo puede serlo en lo concreto que hablamos ahora, ya que yo no me he referido nunca a tus justas reivindicaciones como “supuestas” (esa duda –por favor- adjudícasela a quien la haya manifestado, pero no a mi), ni te puedo “volver sobre las del otro bando” a las que no me he referido en ningún momento, como no haya sido más que de forma genérica al usar algún plural, más por no excluir que por incluir.
     
    Y por favor, no pongas en mi intención esas especulativas dudas sobre lo que yo –según tu imaginación: ¡estás seguro!, dices- pido o dejo de pedir a otros asesinos mayores o menores; si tú gustas de torturarte con esas especulaciones, es tu problema, pero no me salpiques y ensucies a mí con las incertidumbres que ellas te produzcan. De lo que yo discrepo o critico aquí en Atrio, es de lo que se habla expresamente aquí, y por tanto, si algo omito, es porque no ha surgido en la conversación, y de esa omisión no debes deducir que yo tenga una opinión afín a las leyes franquistas, cosa que no tengo, y que, de nuevo, es otro exceso de malintencionada imaginación (¿o quizá manipulación?) por tu parte. Yo ni critico ni defiendo aquí al otro bando, porque aquí no está representado ni defendido por nadie, y si me refiero a tus frecuentes muestras de estar estancado en ciertos aspectos del pasado (sin criticar al bando que tú sí representas) es porque tú sí estás presente haciendo reiterativamente lo que sueles hacer, de cuyo contenido NO DISCREPO, pero sí de tu agresiva forma y frecuencia de hacerlo, así como del daño que –en mi modesta y discutible opinión- tan obsesiva reiteración hace en ti y en algunos de los que te leemos.
     
    Yo, te lo vuelvo a repetir, no pretendo coartar tu libertad de expresión, ni silenciar la verdad, ni que se produzca el olvido para “colaborar al buen rollito social”, ni todas esas cosillas irónicas que me dices; tengo tan claro como todos que hay cosas que no deben ser olvidadas para que no se repitan, pero una cosa es eso y otra es estar todo el día hablando y envenenando el presente con lo mismo. Es una cuestión de cantidad, no de cualidad, en la que no considero necesario abundar yo personalmente porque ya está debidamente –y hasta excesivamente- tratada por personas como tú.
     
    Y poco más por ahora, celebro poder quedarme con la frescura de tu testimonio de superación ante la adversidad y celebrarlo juntos. Saludos cordiales. Fico.

     

     

  • pepe sala

    Mi querida Mª Pilar, amiga creyente y CATOLICA ( lo de católica  en su sentido perfecto: universal en los HECHOS SOLIDARIOS sin importarle quienes sean los beneficiados de su entrega y compromiso social)
     
    Yo sí que te agradezco tu abrazo y tu sinceridad. Yo también me siento muy bien a ” tu lado” y, como en los tiempos de nuestra niñez, paso mi brazo amable por tu hombro IZQUIERDO.
     
    Las personas como tú ( a pesar de tener perfecto conocimiento de que sean CATOLICAS y no ateas como yo) me animan a lo que suele decirnos el amigo argentino Oscar Varela, a quien hecho de menos últimamente.
     
    En honor a las personas como tú y haciendo bueno el eslogan de Oscar, encuentro ánimo para
    SEGUIR TODAVIA.
    ( Ya sabes que mi toalla has estado a punto de caer la suelo del ” rin”… Veremos si aguanto unos pocos asaltos más.)
     
    Será mañana,,, ahora me falta tiempo y PAZ para escribir algo que valga la pena, si es que alguna vez lo consigo.

  • mªpilar garcía

    ¡Gracias Pepe! Cada vez que nos abres tu corazón narrándonos tus experiencias:
     

    ¡¡¡Es un gozo grande!!!
     

    ¡Gracias! hacía mucho tiempo… Ahí nos vas dando siempre la calidad de tu persona, franqueza, bondad, alegría, superación.
     

    Comprendo tu lucha constante,  quienes protestan, ya han conseguido todos los laureles reclamados y no siempre justos.
     

    Pedir justicia después de aquel enfrentamiento inhumano, es necesario para ambas partes; y de momento solo una ha tenido su reconocimiento durante años.
     

    Me siento bien a tu “lado” y deseo de todo corazón, que sin tardar (aunque viendo lo que se nos avecina, está complicado) entre en la política, alguna persona, que sepa llevar adelante la petición de reconocimiento a los olvidados, y castigados, por pensar de manera diferente.
     

    Para David: Un saludo lleno de afecto, quédate en este Atrio, porque es, como nuestra casa familiar, donde podemos volcar nuestros deseos y pequeñas experiencias o grandes.
     

    Solo de ellas, se puede sacar vida, fuerza, ánimo para seguir caminando; la sola letra (sobre todo si es impuesta…) ¡mata!
     

    Un gran abrazo Pepe, David yyy… tantas personas buenas que aquí nos encontramos.

    Mª Pilar

  • pepe sala

    Bueno, Fico, bueno… no tengo la menor intención de poner por escrito lo que me ha venido a la cabeza cuando he leido tu mensaje.
     
    Sólo te diré que te vendría muy bien leer ( despacio y con intención de entender lo que pretenden comunicar) el hilo donde las mujeres de ATRIO tratan de hacernos entender sus justas reivindicaciones.
    Luego lo trasladas a mis ” supuestas justas reivindicaciones” ( y no me vuelvas sobre la del ” otro bando”, que ya ha tenido JUSTICIA Y MEDIA o más, a través de Leyes franquistas hechas exprofeso) y si aún no ta has caido del burro busca la actualidad más cuotidiana, para que no me sigas acusando de estar ” anclado en el pasado”, y compara tus peticiones hacia mí y mis ideas con las que, estoy seguro, no pedirías a otros respecto a algo mucho menor que se llama ETA y sus víctimas.
     
    Y si de lo que se trata es de dejar todo olvidado para no influir en el buen rollito social ¿ me puedes explicar el acoso brutal y mediático a Bildu?
     
    Por cierto, te agradezco mucho tu preocupación por mi felicidad. Puedo asegurarte, para tu tranquilidad de conciencia, que soy una de las personas más divertidas, más satisfechas de sí mismo y de su entorno social y más ” cochondo mental” que te puedas encontrar actualmente. A mí no me aburren la existencia ni la ICAR, ni el PSOE ni el PP.
     
    Mi talismán, cuando llegan los lógicos problemas que nadie está exento a nuestra edad, es el siguiente: ( se lo suelo decir a mi esposa, de más de 40 años juntos y ” malavenidos”, cuando algunas circunstancias parecen superarle):
     
    “” PEOR DE LO QUE HEMOS ESTADO ES IMPOSIBLE”
    , por lo cual todo es mejor y yo siempre veo la botella medio llena.
     
    Como no es cuestión de mostrar públicamente las inumerables circunstancias que alegran mi vida y me proporcionan una inmensa felicidad, sólo quiero tranquilizar tu interés ( y la de otros-as) sobre mi supuesta infelicidad de vida.  Qué más quisiera yo que los-las participantes de ATRIO y los -las  turistas papales recientes en Madrid tuviesen una vida de la calidad que yo disfruto, una alegría de vivir sin sucedáneos extraños y una familia tan preciosa como la que me ha tocado en suerte.
     
    Disculpas por centrar tanto el hilo en mis circunstancias personales, pero no he encontrado otra forma mejor de tranquilizar las inquietudes respecto a mi supuestos odios, venganzas, anclajes en el pasado ( supuestas por quienes están anclados en una INJUSTICIA cometida hace 2000 años sobre un judío) y demás preocupaciones que aseguro no están acordes con mi forma de vivir .
     
    Dicho lo cual, y como tengo que darle de comer a un zampón que me está acosando con su mirada habrienta, os saludo atentamente y esperadme a la tarde, que tengo ganas de contestar a Santiago.

  • Asun

     
    Muchas gracias, Fico, por tu valentía y reflexión. Dice mucho de bondad, de dejar morir el ego, dándose abiertamente a los demás, para que descubran su propio ser y no lo confundan con la vida que inconscientemente interesada se les quiere imponer y perpetuar.
     
     
    Ahora bien, una cosa es utilizar la memoria, para realimentar el odio, y otra muy enriquecedora, no olvidar los desencuentros violentos y fatales, reconociéndolos en uno/a mismo/a, en el corazón de un ego dolido, en el fanatismo mental reiterativo, de que es capaz la condición humana para aprender, integrar sanamente y superar,  dando un salto cualitativo de crecimiento, de comprensión y respeto al que piensa de modo diferente en la vida de cada día.
     
    Por eso la educación familiar, la que se mama de por vida,  es fundamental  para poder  descubrir y reencontrarnos en lo mejor que somos, en vernos en los demás y en todo lo que llamamos Dios, Bondad, Vida, Lo que es,  Amor…..
     
    Un fuerte abrazo a Pepe y a ti.

  • Fico Sánchez Peral

    Apreciado Pepe, tu también me caes bien (pero no seré yo tan osado como tú, de no darte por ello –condescendientemente- lo que mereces…) y hasta te admiro por muchos valores tuyos que has tenido la generosidad de compartir con nosotros, por eso me gusta charlar contigo y compartir o contrastar opiniones; pero ni necesitamos estar de acuerdo en todo, ni es oro todo lo que reluce en ninguno de los dos, pues cada uno tiene sus aspectos y opiniones que aun debemos depurar…
    .
    Citas un párrafo mío: “Hace mucho que es hora de darnos la oportunidad de escribir nuestra propia historia, o mejor aun, de dar paso a la de nuestros hijos y nietos”, para poner luego el acento justo en lo contrario de lo que yo he dicho: Arreglados están nuestros hijos y nietos si se hacen caso de la historia que han escrito sus padres y abuelos en España”. No Pepe, no es eso, sino justo lo contrario. Yo no pretendo, y te invitaba a que tampoco tú lo pretendieras, escribir la historia de nuestros hijos y nietos, sino a respetar su libertad y su tiempo de escribir ellos la suya propia (de hoy en adelante), sin verla continuamente condicionada, enturbiada, ensangrentada y manipulada por los errores y los odios de sus padres y abuelos (o sea: nosotros) a causa de la guerra civil que protagonizaron sus bisabuelos.
     
    Lo que sucedió ya no tiene remedio y la historia que se escribió después sobre aquellos sucesos y la que ahora se sigue escribiendo sobre ellos, son bien diferentes; pese a lo cual y como en toda guerra civil, ni sus protagonistas, ni los herederos de uno y otro bando, se van a poner nunca de acuerdo, por la sencilla razón de que son dos posiciones enfrentadas, cada una con su parte de verdad y cada una removiendo a sus muertos y a sus mártires. Por eso se mataron entre ellos y por eso su recuerdo seguirá eternamente enfrentado y por eso no tiene sentido que, generación tras generación, sigamos repitiendo sus argumentos frentistas y frustrando nuestro presente y el futuro de nuestros hijos con algo que no tiene remedio y está condenado a no generar más que más odio. Es así y no va a cambiar, porque es imposible devolver la vida ni hacer justicia a los muertos, ni tan siquiera a su recuerdo; ni, en caso de que lo fuera, los herederos de ninguno de los dos bandos nunca lo considerarían suficiente.
     
    Por eso es necesario, como frente a todo trauma doloroso, pasar el duelo (que uno nunca consideraría suficiente) y esforzarnos por cicatrizar las heridas (incluso las del recuerdo) y adoptar posturas sacrificadamente ADULTAS, para construir un presente en paz, que facilite una vida nueva a nuestros descendientes. ¡No tenemos derecho –¡ochenta años después!- a robarles su presente por causa del pasado de sus bisabuelos! Esa es mi opinión y ni los muertos de tu familia o de la mía (con todos los respetos a ambos) son suficientes para que les robe su futuro a mis nietos.
     
    Y respecto a los traumas personales (sobre los que ya David y Santiago han dicho cosas bien lúcidas) que TODOS hemos padecido por uno u otro motivo -¡o por los mismos o peores!- te digo un poco lo mismo. Son reales y forma parte de la terapia curativa el echarlos fuera y vernos escuchados y comprendidos; pero una vez hecho (¡porque ya se ha hecho, no una, sino innumerables veces!), uno debe saber perdonar y olvidar, quizá más por uno mismo que por su agresor, y adoptar una postura ADULTA Y MADURA mediante la que saber controlarse y no estar manoseando eternamente los recuerdos, que es la manera segura de justificarnos para no “sanear” nuestros enfermizos egoísmos y seguir dando la murga con ellos a los demás. Adultos Pepe, hombres bien hombres y mujeres bien mujeres, maduros, sacrificados y fuertes; y quizá entonces seríamos más felices y el mundo sería mucho mejor.
     
    Saludos cordiales, Fico.

     

     

     

  • Santiago

    Pepe Sala,   creo que en la mochila de tu vida llevas a tu gran corazón..creo que tu corazón te traicionó y como la mayoría de los jóvenes esperaste demasiado de los demás..y te sentiste defraudado, herido y abandonado….Yo también experimenté en mi juventud algo parecido…el drama del que se encuentra sorprendido, por primera vez, ante la maldad humana, sin saber que hacer, excepto en la catarsis de un llanto copioso..Lo mas triste es que, muchas veces, los que te defraudan son a los que tu mas quieres, a los que mas aprecias, los que te parecen mas simpáticos….Sin embargo, desde el relato de Caín, llevamos dentro esta dialéctica incomprensible de una lucha interior entre el bien y el mal, entre la grandeza y la bajeza, entre ser un santo y ser un demonio…Lo que vemos a nuestro alrededor no es sino el resultado de estas fuerzas que se debaten en el ser humano…y a veces, parece, que triunfa el perverso, el malo, el que nos daña..
    Sin embargo,  nuestra reacción ante el mal ES  lo que importa…Por supuesto, la FE no puede estar basada en el comportamiento de los seres humanos…ya vemos lo falible, lo cambiante, lo “cambia- cambia” que somos, y lo débiles que somos, a veces, enfrentando una situación de compromiso..LA FE implica algo firme y trascendente….algo que nos sirva de ancla….que nos de paz..que nos de vida y que nos de esperanza…La vida pasa rápido….y tenemos que aprovechar la gracia hasta el final…es la gracia de poder amar
    Por lo demas, decía que debemos superar ya todos estos traumas… Y ES para poder ser mas felices…Superar el mal implica comprender nuestra naturaleza humana y la de los demas…y perdonar, pues aunque pueda ser costoso, es liberador…hace mucho mas bien al que perdona…pues el perdón nos libera, poco a poco, en un proceso curativo,  de las garras en que el odio, la venganza y el resentimiento NOS aprisionan…y nos quitan la paz, en una guerra sin cuartel que no tiene fin…a menos que nosotros mismos nos liberemos perdonando, como cada día nos perdonan mucho las personas que nos rodean y, sobre todo, nuestro Padre que esta en los cielos….no podemos, a veces,  olvidar, pero si necesitamos perdonar….un abrazo sincero    de Santiago Hernández   

  • David

    Sí yo también, como Lucia, creí una vez en un Jesucristo muy diferente del que nos hablaron estos días, creí que, aún siendo inalcanzable por utópico, es decir sin posibilidad de realización, podríamos aproximarnos a realizar el ideal cristiano del que nos habla el Evangelio, el legado de ese hombre bueno, de ese hombre avanzado a su época, que interpretó que había llegado el momento de cambiar una sociedad injusta, que había llegado el momento de aportar nuevas alternativas a una sociedad enferma por la codicia y por el poder, que humanizó a un Dios a que se temía, que estaba distante, inalcanzable, y elevó a un estado de divinidad a la humanidad.

    La Iglesia olvida que debe de estar constantemente en proceso de conversión, como indica el Vaticano II. Olvida el Evangelio, vuelve a crear un Dios lejano y distante, crea pequeños dioses en la tierra a los que se debe de venerar y seguir sin cuestionarse todo lo que dicen y hacen.

    Gracias.

  • MAR Medina

    No pienses que molestas, David. No solo no molestas sino que tus aportaciones son muy interesantes. Me gusta leerte, así como a Fico y a Pepe, con sus diferencias, al fin y al cabo cada cual tiene su punto de vista y todos son legítimos, cómo no. La diferencia es natural y necesaria.

    Saludos cordiales

  • David

    Parece ser que con el relato de mis experiencias he provocado una ligera polémica, no es mi intención. Había pensado que como introducción al tema, y siendo nuevo en Atrio, debía darme a conocer a las buenas personas que aquí escriben y que tienen una gran sensibilidad.
     
    Fico, quien tiene memoria no puede olvidar, no pidas a Pepe, después de su durísima experiencia, que olvide, está en su derecho a no hacerlo y hablar de ello cuando lo crea conveniente. Son muchas las personas que han sufrido la humillación en persona o como  familiares de represaliados por el franquismo y por la Iglesia Católica. Desgraciadamente los sucesos que vivieron fueron tan terribles que difícilmente pueden olvidar, superar, ni perdonar, y más cuando sus represores no pagaron sus culpas, ni recibieron su castigo. Hay algunos que se han impuesto  un autocontrol para dejar aletargado ese recuerdo que se niegan a rememorar. Quieren intentar olvidar a toda costa o no volver a hablar nunca de unos hechos que los han dejado marcados para toda la vida, hay una parte, se quiera o no se quiera ver, que  siguen estando tremendamente traumatizados.

     
     
    Nosotros hemos soportado muchas formas de coacción relacionados con el control de los comportamientos, y la Iglesia Católica fue un instrumento importante de represión para imponer si no la adhesión al régimen, sí al menos la “resignación” o asentimiento pasivo. No se puede dudar que los elementos coercitivos  en todos los ámbitos de la sociedad estaban representados por militares, falangistas y curas. Las manifestaciones religiosas se pretendían grandiosas, reuniendo grupos numerosos para hacer ejercicios espirituales, penitencias, misas de campaña, comuniones en masa, quién no recuerda las semanas santas. Se impusieron las demostraciones religiosas públicas más ostentosas. El clero debía permanecer vigilante contra las transgresiones, ser el gendarme de la moralidad, en algunos casos los parracos recordaban la labor de los familiares de la inquisición de épocas preteritas. Se vivió en un estado en gran medida teocrático al servicio de un dictador.

     
    Lo triste para los que una vez formamos parte de la iglesia es que esta aún no reconoce sus responsabilidades, no ha pedido perdón por el daño que ha hecho a tantas personas que, incluso, tenían puestas sus esperanzas y su fe en ella.
     
    No quiero molestar más, yo que me puedo considerar un privilegiado, a pesar de muchas sucesos, personales y  familiares, que me ha tocado sufrir y que no he contado, no puedo olvidar aunque he sabido perdonar por mi bien personal y familiar, por el bien de una sociedad que necesita reconciliarse aunque muchos sigan sin reconocer sus delitos y sin pedir perdón por sus culpas.

    Gracias

  • pepe sala

    Todo depende desde la perspectiva que se mire, desde las experiencias de cada cual, de los muertos que cada cual pretenda olvidar antes de que tengan la mínima JUSTICIA, de la historia que cada cual se quiera tragar, Fico.
     
    Dices:
    “” Hace mucho que es hora de darnos la oportunidad de escribir nuestra propia historia, o mejor aun, de dar paso a la de nuestros hijos y nietos,…”
     
    Arreglados están nuestros hijos y nietos si se hacen caso de la historia que han escrito sus padres y abuelos en España.
    Y verguenza les debería dar a quienes han estudiado y cobran por ello, haber permitido escribir la historia que se ha escrito, y vergúenza deberían sentir los profesores de historia cuando enseñan impunemente las versiones actuales que se cuentan.
     
    Y más vergüenza aún deberían sentir quienes han tenido la oportunidad de estudiar carreras superiores y dejan la responsabilidad de contar LA OTRA VERSIÓN a los jodidos fontaneros que han conseguido un poco de tiempo para escribir en su jubilación.
     
    Hay montones de páginas, foros, periódicos, Iglesias, Universidades, escuelas, medios de comunicación… fortaleciendo insistentemente la versión FALAZ que tratan de colar en España.
    Y para un jodido foro ( y pocos más) que hay con una versión diferente  trasmitida por un jodido fontanero retirado, vienes tú Fico ( y algunos más) pretendiendo que me calle, que molesto, que soy repetitivo en mi insistencia, que deje de dar la vara, que olvide a mi padre y mis tres hermanos muertos por culpa del franquismo, que pase página sobre el robo de mi juventud, que no le de mayor importancia  porque destrozasen mi niñez y dejasen tan imborrable huella de INJUSTICIAS y mis recuerdos, que me olvide de todo para no molestar la conciencia de los culpables de los hechos que siguen acaparando las versiones históricas. los nombres de calles y plazas, los centros de enseñanza. las fachadas de las iglesias y un montón de acaparamientos más ( entre los que se cuentan los bancos…   los bancos de los parques no, que esos los acaparan los ” manguis” herederos del avasallamiento franquista.)
     
    Cuando consigas convencer a los avasalladores de que dejen en PAZ a la sociedad española, quizás, Fico, te haga caso yo también y dejaré de darte el coñazo con mis historias. Mientras tanto seguiré con la EXCLUSIVA de la otra versión que nadie se ha preocupado de contar, puesto que quienes la conocemos de primera mano no sabemos escribir, mayoritariamente.
     
    ¿ sabes que ha habido una gran polémica interna en la visita del Papa? El Papa era partidario de visitar el Valle de los Caidos para rezar ante la tumba de Franco. Si Rouco Varela no huviese estado atento POLITICAMENTE, la vergüenza se hubiera consumado. Y si no se ha hecho no es por convencimiento de Rouco Varela, si no porque políticamente era demasiado perjudicial para el PP y la imagen de la ICAR en el mundo.
     
    Diles a los tales lo que tanto te preocupa de mi insistencia, Fico, y verás las respuestas que recibes.
     
    Saludos cordiales, a pesar de todo.
     
     
     
     

  • Fico Sánchez Peral

    ¡Faltaría más, Pepe, faltaría más! Nunca he pretendido, por activa ni por pasiva, limitar la libertad de expresión de nadie, pues de ella nos enriquecemos todos. Prueba de ello es tu última entrada.
     
    Otra cosa sería afinar el nivel de lo que se comparte, especialmente en este país nuestro con un pasado tan traumático en tantas cosas. Donde todos pecamos a veces de recurrir en exceso a lo truculento de ciertos recuerdos, un tanto apolillados ya, de tan lejos como hay que remontarse en el pasado para justificar nuestros argumentos de hoy. Solo era eso.
     
    Me parece que es hora ya de salir de las trincheras, abandonar el frente y pasar página de muchas cosas. Ya no tienen sentido los  “topos” que se enteran ahora de que Franco ha muerto y se acabó la guerra. Hace mucho que es hora de darnos la oportunidad de escribir nuestra propia historia, o mejor aun, de dar paso a la de nuestros hijos y nietos, y no seguir dejando que nuestros antepasados o nuestros traumas personales marquen nuestro presente y su futuro.
     
    Mis mejores deseos de que seas libre hasta de ti mismo. Un abrazo. Fico.

  • M. Luisa

    Vaya  Pepe, qué relato más conmovedor, cómo te comprendo!

  • M. Luisa

    Quisiera añadir algo a lo dicho al final de mi anterior comentario  para que se comprenda  mejor lo que  quería  decir.
     
    Allí decía “Pienso  que es precisamente por insuflar lo sagrado desde fuera por lo que la institución se inhibe de responsabilidades a la hora de defender lo humano cuando en otros ámbitos se deja de lado” Pues bien es obvio que si esto es así  es porque  lo religioso se comporta  a nivel de otros comportamientos  cuyo horizonte no es lo sagrado. Con lo cual ahí se ve con claridad el  gran equívoco sostenido  de la institución religiosa  en  situar o  desplazar la sacralidad del mundo  fuera de la dignidad humana.
     
    Psicológicamente hablando se  puede ver el problema desde todas estas consideraciones de madurez en el tiempo  que  se    comenta,  pero visto desde la perspectiva religiosa que ostenta la institución, el problema se debe afrontar desde la propia dignidad humana como centro de la sacralidad  dada en el mundo.
     

  • pepe sala

    La intervención de David en ATRIO ha revuelto un montón de recuerdos en mí. En agradecimiento deseo dedicarle ésta historiuca que jamás he contado a nadie.

    Mis características de seminarista no son parecidas a la de David. ( espero que los detractores no interpreten esto como una presunción. Ya no tengo edad para presumir y creo que nunca he sido presuntuoso de mis facultades. Es una simple forma de describir detalles que puedan ilustrar mejor la idea que trato de compartir).

    Mis facultades físicas era extraordinarias. Era el capitán del equipo de futbol de Seminario y a nadie se le pasaba por la imaginación desfiar mi posición futbolera. Mis notas académicas eran siempre de sobresaliente y matrículas y cada vez que se leían las notas en público ( todos los meses había reunión en los comedores para hacerlo) el cachondeo me dejaba en una situación que no sabía por donde meterme para evitarla. Pero tenía un punto flojo: carecía de ropa, calzado, regalos en Navidades, visitas de familiares por estar demasiado alejado de ellos… Mi talón de Aquiles era la carencia económica de mi familia.

    Mis compañeros jamás se hubiesen aprovechado de mis circunstancias negativas ( pienso sinceramente que ni siquiera se daban cuenta) si alguien no hubiese puesto la piedra de tropiezo que sirvió para enfrentamientos entre compañeros que nunca se debieron producir. Yo nunca fui llorón ( no tuve ocasión ni tiempo para serlo.) y al hilo de lo que nuestro contertulio David nos recuerda sobre lo que nos tocó llorar, debo reconocer la ocasión en que lloré tanto y tan amargamente que estuve a pundo de dejar de llorar para siempre.

    Aquel desdichado día me tocaba clase de piano. El piano estaba en la planta baja del seminario ( en el salón de actos, bien apartado de las aulas y… por buenos motivos de sensibilidad musical) y a la hora indicada el alumno correspondiente debía bajar las escaleras para ir al piano. Justo al acabar las escaleras había un hueco inservible que no se utilizaba para nada. Mi corazón dio un vuelco al ver en el hueco a uno de nuestros profesores ( curas todos ellos) en una situación muy embarazosa con la señora que nos lavaba y planchaba la ropa. Intenté darme la vuelta, pero ya era tarde, el cura ya había cruzado su mirada con la mía y, como mejor pude, pasé al salón de actos a cumplir mi obligación de destrozar los oidos de mis compañeros.

    Así comenzó mi viacrucis en el Seminario. A partir de ese día, el cura cabrón comenzó a cebarse conmigo de tal forma que me costaba incluso entender las materias que nos enseñaba: matemáticas y solfeo. En matemáticas era muy bueno, pero en solfeo no le llegaba nia las suelas de los zapatos al mejor profesor de música que he conocido en mi vida. Y de éste sí digo el nombre: EL PADRE ARSENIO.

    En una calse de matemáticas, el cura cabrón me humilló de tal manera ante todos mis compañeros que por la noche estuve durante horas pensando en la forma de matarle. ( no se asombren, es absolutamente cierto). No la encontré y a mis 14 años de edad no había adquirido la suficiente experiencia para hacerle pagar su brutalidad abusiva.

    Los jueves íbamos de paseo y muchas veces lo hacíamos entre pinares o por las orillas del rio Duero. Le pedí permiso al Padre que nos acompañaba en el paseo ( siempre venía un cura con nosotros y era preceptivo pedir permiso para todo) para ir a hacer “ cosas mayores” . ( manera que se llamaba en el seminario a lo que se conoce por cagar) No tenía ganas en absoluto, pero tenía la imperiosa necesidad de estar absolutamente solo en el campo.

    Me subí a un árbol que sobresalía sobre el curso del rio. Lloré, lloré tanto que creo que la corriente del agua ( era en otoño y bajaba con mucho ímpetu) se acrecentaba por mi amargura. Aún tenía FE ( creo de la buena) en Dios y Jesucristo. Le reclamé, le eché la bronca por permitir tanta injusticia llamándose Dios. La corriente de las aguas turbias me llamaba con insistencia. Ya casi no tenía fuerzas para seguir luchando…con lo fácil que sería poder descansar.

    Un pajarito minúsculo se posó en una rama cercana. Más humilde no podría haberse buscado; era hasta feo, raquítico, de colores pardos y, encima no sabía ni cantar.

    Pobrecito, pensé en aquel momento, qué poco tiene y sabe volar.

    Bajé del árbol, me uní a mis compañeros y al guía del paseo para que supiese que ya estaba presente de nuevo y hasta el día de hoy no he dejado de intentar volar, a pesar de las poquitas cosas que llevo en mi mochila de vida.
    Jomis.

  • pepe sala

    Pues éso , Fico, yo te dejo ( faltaría más) platear la reflexión que creas conveniente.
     
    Sólo espero que tu también me dejes a mí plantear las reflexiones que yo crea convenientes.
     
    Saludos, pues.

  • Fico Sánchez Peral

    Pues eso, Pepe, cierto, pero solo más de lo mismo. Pero déjame plantear ahora otra reflexión distinta.
     
    Hay personas que por difíciles que hayan sido las circunstancias de su vida, disfrutan, a pesar de los pesares, recordando los buenos ratos de tertulia y compañerismo que vivió junto a los suyos intentando superarlas y lo que les ayudó a todos ellos a crecer y sobrevivirlas. Lo cual estimula a otros, en el presente, a superar las que ellos padecen en la actualidad. Y hay otros que, por no cesar de denunciarlo, se empeñan en seguir viviendo y reviviendo en aquel cubo de basura, por aquello –dicen- de que para que no se vuelva a repetir aquel error, hay que impedir que se olvide y vivir recordándolo eternamente. Lo cual, siendo cierto, es solo parte de la solución, pues, si se queda la cosa solo en eso, como a menudo suele suceder, pierde su posibilidad de ser estímulo de crecimiento y superación; sobre todo cuando se pone más énfasis en humillar y culpabilizar, a los presuntos responsables del problema, cuando a lo mejor no son más que –o ni siquiera eso- herederos subsidiarios (50 años después) de quienes lo crearon; que en ayudar a superar el problema y a salir de él a quienes aun están padeciéndolo o causándolo. Que es en lo que la actitud militante suele poner su interés prioritario.
     
    No se puede tratar a todo creyente católico, religioso o no, como a un presunto pederasta. Nadie en Atrio niega los errores y los horrores de la iglesia, pero, o intentamos crear espacios de diálogo donde podamos encontrarnos para conocernos, reflexionar y entendernos, o estaremos condenados a seguir viviendo en aquel cubo de basura. Yo, desde luego, prefiero mostrar a otros cómo logré salir de él  y estimularles a que crean en sí mismos y en su capacidad de salir de él. Y casi más aun, a quienes hoy siguen siendo causa del problema, y no porque los valore en más que a las víctimas, sino precisamente por lo contrario, por evitar que las sigan creando.
     
    Denunciar gritando y pataleando, es garantía casi segura de que el agresor se sienta agredido y se enroque (y, encima, haciéndose la víctima) en un atasco irreparable. Mientras que del otro modo, y sin que sea infalible ni rápido, al menos hay posibilidad de avanzar en la buena dirección. Todo depende de si lo que se busca es un desahogo o una solución.
     
    Saludos. Fico.

  • M. Luisa

     

    Hombre, David¡ Yo que,   para variar  y no aburrir  tanto al personal quería esta vez no referirme  directamente a X. Zubiri  sino sólo de soslayo,  vienes tú y me lo traes a colación, ¡Bendito seas!
     
    Aunque la verdad lo que a mí me interesa de él  que es por lo que,  luego  pienso (porque eso que dices no lo he leído en ningún lado)  supedita  la infalibilidad  dogmática a la infalibilidad de creencia,  es el análisis exhaustivo sobre el conocimiento humano  que él lleva a cabo en su madurez  Por tanto, a mi modo de ver,   la infalibilidad de  creencia debe  a su vez supeditarse a ese conocimiento,  la cua,l  en él,   por    transformación se torna  en fe razonada.
     
    Leyendo  detenidamente a Marcel Légaut te sale al paso a cada momento ideas centrales de este análisis metódico sobre el conocimiento. Por ejemplo y a propósito de lo dicho sobre la infalibilidad o  los dogmas, éstos  son   necesarios según la institución   porque,  ésta  afín  a la filosofía tradicional, considera que  la   subjetividad  humana no tiene nada que hacer  con respecto  al conocimiento de la realidad.
     
    Ahora bien,   a lo que iba,  es curioso observar  la identificación  existente entre lo que para Zubire representa la subjetividad humana a la que  le da un valor incalculable  con lo que para Légaut significa  la  “interioridad” vocablo al que constantemente él  en sus expresiones se refiere.
     
    Légaut, en mi opinión,  usa ese término   precisamente para no confundir la subjetividad con el subjetivismo el cual es al que la institución se aferra para ir manteniendo su autoridad.
     
    En  cuanto a tus dolorosas experiencias estoy totalmente de acuerdo contigo. Pienso que es precisamente por  insuflar lo sagrado desde fuera  por lo que  la institución se inhibe  de responsabilidades  a la hora de defender lo humano  cuando  en otros  ámbitos esa defensa  se deja de lado.

    Un cordial saludo

  • pepe sala

    Claro, Santaigo, naturalmente ( por desgracia) en todas partes se cocieron-cuecen habas:
     
    “David,   no es solamente en los seminarios donde se experimenta la falta de respeto y de amor hacia el prójimo…””
     
    Pero no nos podrás negar que el argumento que utilizas es demasiado pobre para ser válido en el caso que nos ocupa. El hecho de que otros lo hagan no consuela a quienes lo sufrimos en los seminarios. Y éso por varias razones que intentaré mostrar:
     
    1ª: Los seminarios son presentados a la sociedad como ” la flor y nata” de la formación en lo que la ICAR impone a la sociedad. Nada más lejos de la realidad. Los seminarios eran ( en la época que hablamos, ahora no los conozco)  unos verdaderos campos de concentración donde los abusus a los niños estaban a la orden del día. Y como durante 9 meses seguidos nos tenían ( día y noche) a su entera disposición y a cientos de kilómetros de nuestras familias, la más absoluta impunidad protegía a los abusadores. ( tanto de los compañeros como de los curas .) Después de ver lo de Madrid no creo que se pueda negar que ” la juventud del Papa” es la que se trata de IMPONER como ejemplo social. Lejos de mí ésa juventud, que yo conozco perfectamente la realidad de los seminarios y sus formadores.
     
    2:  Contrariamente, en las escuelas públicas normales  ( del nacional-catolicismo) se presentaban y presentan como lugares donde se formaba ” la masa borreguil” y quienes nunca tendrían aptitudes suficientes para ejercer los más ” grandioso” : ser sacerdote. De aquellas formaciones vienen éstos clérigos pederastas, abusones de los débiles, hipócritas … Si había abusos también entre el profesorado escolar y entre los compañeros de escuela. Pero el niño tenía algún respiro cuando llegaba a su casa y podía llorar en brazos de su madre o el abrazo de su padre. Y si un compañero mayorón abusaba de un niño más pequeño, se las tendría que ver con algún hermano, primo o amigo de la misma edad que el abusón. Como los abusones son muy cobardes, normalmente, no se la jugaban.
     
    3º:Tengo delante el tomo del ” CODIGO DE DERECHO CANONICO” que estaba en vigor en aquellos tiempos. ( debería ser el mismo que el actual, si los Jerarcas no hubiesen cometido ANATEMA por desobedecer lo que un tal Benedicto XV dejó mandado en su ” MOTU PROPRIO”  del 15 de septiembre de 1917) y me sigo escandalizando de la normas, leyes y dogmas que estos ” santos varones” ( que tratan de imponernos su formas de comportamiento en nuestra sociedad civil y laica) escribieron para regir sus destinos de vida y las vidas de quienes de ningún modo queremos seguir sus destinos..
     
    En el TITULO XXI viene la normativa sobre los Seminarios. Es para correrles a palos ( o a latigados, al mejor estilo de Jesucristo). Los abusos no sólo se dieron ( y seguro que se siguen dando); lo jodido es que lo tenían-tienen perfectamente premeditado y reglamentado. Esto no encuentra parangón en ningún organismo civil y laico, Santiago. Por éso no es válido tu argumento del ” y tú más”.
     
    PD:  He ojeado un poco los cánones sobre el bautismo y me he puesto de muy mala hostia. Ya es vergonzoso el término ” tullido” que nos ha recordado David. Pero encontrar en los textos eclesiásticos  ( referidos a niños ) términos como:
    ” Monstruos”, ” no debe bautizarse a los amentes y furiosos”, etc, ha colmado el aguante de mi estómago. Voy a vomitar y luego vuelvo.
     
    Saludos, pues.
     

  • Fico Sánchez Peral

    No pretendo comparar cosas no comparables, como pueden serlo una situación de discriminación frente a una de privilegio, pero sí es curioso constatar que cuando lo que prima es la manipulación ideológica, sea con una intención o la contraria, el resultado viene a ser parecido.  Lo digo porque, de niño, yo viví una circunstancia de privilegio que se convirtió en tortura.
     
    Mi padre era oficial de Marina y como su sueldo no daba para dar de comer a los nueve hermanos que éramos, a los cinco varones nos metió internos en un colegio militar para hijos de marino destinados a ser también marinos en su día, y donde por poco dinero nos daban “educación” y desayuno y dos comidas al día. Así que desde los ocho años me ví vestido de uniforme de marinero y marcando el paso a todas horas del día; pero, eso sí, bien alimentado.
     
    Lo que pasa es que a esa edad uno no hace grandes análisis de las situaciones y para mi aquello era como vivir dentro de un TBO de Hazañas Bélicas, o sea: un juego, en el que lo más divertido era enfrentarse al exceso de disciplina siendo rebelde, clandestino y prófugo. Y me convertí en un golfillo, eso sí, al precio de verme triturado por la maquinaria militar. Toda falta de aplicación o de conducta se sancionaba con un arresto, que consistía en no salir del colegio-cuartel el fin de semana. Pero cuando tenías acumulados arrestos pendientes que superaban los 36 fines de semana que duraba el curso, entonces, para que te diera tiempo a cumplirlos todos, te conmutaban un fin de semana incomunicado en el calabozo por cada dos arrestos; el calabozo era una habitación de 2m x 1,5m, con ventana con rejas en un lado y una puerta con ventanuco en el otro y en la que tenías un pupitre individual durante el día y un plegatín durante la noche. Pero yo desmontaba la reja de la ventana del calabozo o la de los lavabos y me fugaba, con lo que me seguían cayendo más días de calabozo, que cumplía durante las vacaciones de navidad y semana santa. Total, que haciendo el cálculo a grandes rasgos, de los diez años que estuve en aquel colegio-cuartel, me pasé los diez encerrado en el colegio y tres de ellos en el calabozo. Añádase a esto lo “contento” que estaba mi padre conmigo y lo bien que me trataba cuando iba a casa…. (Evidentemente, yo no fui marino de “aquellos”, aunque sí he sido un apasionado por el mar y hasta tengo un pequeño velerito con el que navego todo el año…).
     
    Quiero decir con esto, que sí que se pasa mal de niño cuando la situación te puede, pero como ya ha dicho alguien, si sobrevives, sales muy  fortalecido. Siempre, por malo que sea todo, aparece alguna buena persona en tu vida que, aunque solo sea por contraste, te hace descubrir y creer en lo bueno que hay y que puede crecer en ti. Lo normal es que yo hubiera salido de allí lleno de rencor y de odio y siendo carne de presidio (y ocasiones no faltaron…) y, sin embargo, salí un tío normal con ganas de llegar a ser una buena persona, y por eso valoro tanto el creer que la gente, incluso la que a mí me parece más radicalmente equivocada, puede cambiar y mejorar si se le da la oportunidad de descubrir lo mejor de sí misma; si, sin humillarlos ni crear enfrentamientos, se construyen espacios de encuentro y de diálogo, como se intenta hacer en Atrio.
     
    Buenos días; Fico.

  • David

    Ah, olvidaba decirte que dudo mucho que una mayoría, de formadores y alumnos, que infringieron tanto dolor a tantos niños indefensos tengan ningún arrepentimiento de sus acciones, creo  por el contrario que lo hicieron con toda consciencia, que olvidaron sus acciones porque no querer tener sentido de culpa, los verdugos suelen tener una memoria muy selectiva algo de lo que carecen sus víctimas que cargan con ella para siempre.

  • David

    Santiago es muy cierto lo que dices que en todos los lugares, no solamente en los seminarios, se ha experimenta la falta de respeto y de amor hacia el prójimo…en todas las aulas, en todas las comunidades, en todas las culturas, en todos los siglos ha existido el trauma infantil y juvenil, y en España lo vivimos muy especialmente durante la dictadura, sin duda que las experiencias en escuelas publicas en donde el maestro era sustituido por el ideólogo de turno de falange era mucho peor que el seminario,  pero también es cierto que  la Iglesia y sus miembros estaban encargados de cuidar y educar cristianamente a los alumnos de sus seminarios y que hubo falta de honestidad para abordar estos temas,  y que los responsables de la Iglesia mantuvieron  silencio, como en el caso de pederastia  por mantener el carácter sagrado de los curas, por mantener la autoridad moral de la Iglesia, por corporativismo y miedo a perder poder.

    Un abrazo.

  • Santiago

    hay un error en la tercera línea de mi comentario, empezando por abajo, debe decir “que no hagamos lo mismo”, en vez, de “que no habamos los mismo”    mil disculpas…vale  Santiago Hernández

  • Santiago

    David,   no es solamente en los seminarios donde se experimenta la falta de respeto y de amor hacia el prójimo…En todas las aulas, en todas las comunidades, en todas las culturas, en todos los siglos ha exisstido el trauma infantil y juvenil porque “los otros” no nos entendían, no comprendían nuestra sensibilidad de niño y nos hirieron profundamente, dejando, a veces, cicatrices irreparables….SIN EMBARGO, este fenómeno universal se puede superar, se puede transformar, se puede sublimar…PRECISAMENTE eran esos abusadores de los mas débiles y tímidos, los llamados en inglés “bullies”, los que han sido estudiados por los psicólogos y psiquiatras como las que estaban mas traumatizados desde la niñez, pues ellos transmitían a su vez el enorme resentimiento que sentían hacia todo lo que fuera algo mejor, algo diferente, como inalcanzable..digamos “la ley del mas fuerte”?, pero en realidad, era la “ley del mas cobarde y del mas frustrado” que descargaba sus pulsiones y contradicciones en lo que  que veía que estaban a su lado….SIEMPRE, como dices, hubo otros que ayudaban, salvaban, entendían, defendían…y tendían la mano de amigo….POR LO TANTO, ya en la edad adulta, en la madurez y un poco mas allá, se superan los traumas….la vida misma hace madurar…y vemos un ayer que ya pasó y nos dejó la valiosa enseñanza del respeto que le debemos a la dignidad de la persona humana…esté sana o enferma, perfecta o imperfecta, guapa o fea, etc. etc….por el solo hecho de ser una persona….base la filosofía como “personalismo”…para que seamos ciudadanos que “no habamos los mismo” con nuestros familiares, amigos y conocidos…sino que tratemos de construir un mundo mejor….un abrazo cordial     de Santiago Hernández 

  • David

    Perdón M. Luisa por no haberte respondido antes. Me parece muy acertada la referencia que haces de Marcel Légaut, un gran pensador, poco valorado.

    La Iglesia Católica ha mantenido y mantiene, injustificadamente, un único discurso desde el inicio de su historia, que es el que indicaba en mi comentario anterior. Entre otros autores, yo destacaría lo que Xavier Zubiri indica sobre la infalibilidad dogmática y su universalidad, que la iglesia institucional entiende como un privilegio exclusivo y que cercena toda posibilidad de cambio, que esa infalibilidad debe recaer formalmente sobre todo el Cuerpo Místico de Cristo, sobre toda la iglesia a cuya cabeza está Cristo y no el Papa, la infalibilidad de docencia o de Magisterio, debe de estar supeditada a la infalibilidad de creencia.

     
    En fin, esto es muy largo y puede dar para mucho tema. Por hoy yo estoy un poco cansado.

     
    Gracias M. Luisa y un abrazo.

  • David

    Pepe, gracias por el testimonio, gracias porque me hace recordar, y me emociona. Gracias amigo.

Deja un comentario