INFORMACIÓN Y FORMULARIOS INGRESOS YA: -Trasferencia a ES26 2100 7344 7313 0021 2801 -Bizum a 34-609 51 08 62
  • A  A  A  

Otros temas

Autores

Archivo de entradas

6367 Artículos. - 99620 Comentarios.

Deseos para un nuevo año

A estas alturas del año nos hemos deseado infinidad de veces un feliz año nuevo. Pero, la verdad, le tengo un poco de manía a la fórmula. No acabo de entender muy bien en qué es el 1 de enero más nuevo que el 31 de diciembre y más viejo, a su vez, que este 13 de enero. Pero así le llamamos… y está bien.

          Luego, ya sabemos, por una larga experiencia, qué poco nos dura lo nuevo y qué pronto todo se nos hace viejo. ¡Qué pronto nos queda vieja la ropa nueva! ¡Qué pronto se nos hace vieja la casa nueva, y el coche nuevo, y el nuevo ordenador y el nuevo móvil! ¡Qué rápido envejecen la tregua y las esperanzas de paz! Y ¾sólo el decirlo produce tristeza¾ ¡qué pronto nos queda viejo el nuevo amigo o la nueva amiga, el nuevo amor, el nuevo esposo, la nueva esposa! ¡Qué pronto envejecen el amor y la alegría de vivir!

          En cuanto estrenamos algo, ya lo arrinconamos y buscamos algo nuevo. Una loca necesidad de lo nuevo nos arrastra, y me temo que de tanta novedad y de tanto deseo de lo nuevo lo estemos volviendo todo viejo y estropeándolo todo. La insaciable sed de lo nuevo nos empuja a usar y tirar. ¡Qué pronto va envejeciendo ya el Año Nuevo!

          Y con todo, está bien que nos deseemos de corazón un feliz año nuevo. Pero ¿qué nos desearemos? Amigo, amiga, no te deseo nada nuevo y grande: sólo te llevaría a un hambre todavía mayor de otra cosa nueva. No te deseo nada de aquello que piensas que colmaría todos tus sueños. No deseo que te haya tocado o te toque la lotería, al menos una gran lotería.  No te deseo que ganes más de lo que necesitas. No te deseo que seas el primero en la carrera en la que te has metido. No te deseo nada que ningún año nuevo de este mundo de aquí puede dar a nadie.

          No te deseo, pues, que estés en plena forma. Y ¾¡perdón!¾ tampoco te deseo que tengas una salud plena. No te deseo una vida sin sombras. No te deseo una fe sin dudas. No te deseo que alcances la perfección en nada, ni que tengas una felicidad perfecta. Ni una fe perfecta, ni una esperanza perfecta, ni un amor perfecto. ¡Ojalá todo ello pudiera ser posible para todos, pero no lo es, y no te lo deseo.

          ¿Qué te deseo? Te deseo que sepas ser lo que eres, sin que te disgustes por lo que no puedes ser. Que sepas disfrutar de lo que tienes, sin ambición de tenerlo todo. Que sepas aceptar lo que venga, sin amargura. Que sepas tener bastante con lo que posees, y te diría más, que sepas tener bastante con poco.

          Te deseo que sepas hacer cada día un poco de bien, sólo un poco, sin que te pese no hacer todo el bien. Que sepas ayudar en algo a un pobre, a un solo pobre de tu entorno o del ancho mundo. Que sepas decir una palabra o hacer un gesto que ayude a la paz en tu pueblo. Que pongas tu granito para vivir en paz en tu familia y con tus vecinos. Te deseo que tengas  misericordia de tus heridas y las heridas de los otros. Que seas indulgente con tus defectos y los defectos de los otros.

          Te deseo que saludes y des la bienvenida a cada día, con las sombras que traiga. Que sepas acostarte en paz cada noche, con las penas que el día te haya deparado. Te deseo que sepas sostener la fe clara y oscura de cada día y la esperanza débil de cada día y el amor frágil de cada día. Y que sepas guardar la alegría de vivir tan inconstante. Y te deseo que, en medio de todas las angustias, sepas respirar, respirar en Dios, ensanchar tu aliento en el aliento de Dios, y ofrecer a todos los seres en tu aliento la anchura de Dios.

          Eso es lo que te deseo, y con eso te lo deseo todo, pero no hace falta nada para tenerlo todo, pues se nos da en todo a cambio de nada. En el año nuevo o viejo, y en cada día nuevo o viejo, Dios viene a ti con su presencia suave a aligerar tus cargas, a ensanchar tu aliento, a darte aliento. Ábrele tu puerta y respira su aliento. Dios te desea, a ti y a todos los seres, la alegría de ser, de vivir. Dios te desea una alegría de vivir que no necesita de muchas cosas, que no requiere de grandes cosas, la felicidad de una bondad sencilla, la sencilla felicidad de Nazaret.

          Trata de que no fracase el deseo de Dios. En tu humilde día a día, en tus penas secretas de cada día, trata de procurarte la alegría de vivir que Dios te desea. Trata de ofrecer un poquito de esa alegría de ser profunda y simple que Dios desea a todos los seres.

 José Arregi

Para orar

Sencillo quiero ser como Tú eres.
El alma transparente como el día.
La voz sin falsear y la mirada
profunda como el mar, pero serena.
No herir, pero inquietar a cada humano
que acuda a preguntarme por tus señas.
Amar, amar, amar, darme a mí mismo
de balde cada día y sin respuesta.
Ser puente y no llegada, ser camino
que se anda y que se olvida, ser ventana
al campo de tus ojos y quererte.
Descanso quiero ser, vaso de vino
de Dios para los hombres cuando vengan
con polvo sobre el alma de buscarte.

       

Valentín Arteaga

 

13 comentarios

  • mªpilar garcía

    Gabriel:
    Otra zaragozana te dice:
    ¡Suena muy bien ese hermanamiento con Uruguay, lo guardo en mi corazón!
    ¡Gracias! un abracito. mª pilar

  • eugenio

    Se me antoja tan vacío ese “feliz año” que lo evite cuando caía en  cuenta. Quiero decir eso que tu deseas para mi y para ti, y voy a hacerlo aunque sea 15 de enero o septiembre 23. Gracias por tus deseos y por expresarlos de manera tan hermosa. Y  FELIZ AÑO (jajajaja)  a todos los de Atrio.

  • Gabriel Sánchez

    Jajaja, estimada conforera, resulta que yo vivo en el Sur de América del Sur y mi paìs se llama Uruguay, por lo que pense que Zaraguay, podría ser una voz guarani…Bueno, Un abrazo y suerte desde Zaraguay…Gabriel

  • Asun

    Muchas gracias José A., por tus sencillos deseos que llegan muy dentro. Intentaremos no olvidarlos volviendo a ellos, hacerlos nuestros. 
     
    Un abrazo.

  • Talasa

    Gabriel Sánchez,
    Huelgan las disculpas, porque no se me ocurre otro modo más humano de encontrar respuestas que formular preguntas (bendita relación interpersonal que nos permite conocernos y dialogar). 
    Voy a intentar satisfacer tu curiosidad de conforero. Zaraguay está situada en la República Independiente del centro del Ebro, o sea, en Aragonia central, en la Hispania citerior. No me hagas mucho caso, pero es que mi forma de expresarme es, a veces, así de peculiar e irónica (esto suele ocurrir cuando me hierven las neuronas).
    Zaraguay es una contracción entre Zaragoza y “guay”, con la que refiero lo feliz que me encuentro en la Zaragoza donde vivo, en Aragón, España.
    Espero haberte respondido. Te mando saludicos muy fraternos, y un abrazo apretado para todos los conforeros.

  • Gabriel Sánchez

     Pido perdon pero la curiosidad es más fuerte y quisiera hacerle una pregunta a la estimable conforera TALASA…estimada conforera Zaraguay, en que zona de América es????… Y …Un abrazo grandote y largo para ti Jose…, Y A TODOS EN ATRIO,  aqui te diríamos Pepe…y Paz y Bien (Ap. 21,1)k.- Gabriel

  • Charo Zaballa

    Es  este artículo de José :
        -Luz en el camino ” saber lo que eres”
          -Un programa de vida “hacer cada dia un poco de bien” …Me emociona este párrafo por la sencillez y la ternura.Nos damos cuenta de lo pequeños que somos.
        -Una fe amorosa que nos recuerda siempre cómo hemos de relacionarnos con el Padre.
        -“En tu humildad de cada día” estar abiertos a Dios y manifestar esa alegria a los demás.

    Primero criticas la convencionalidad de las fechas, y la sociedad consumista.  El camino no es ese , y despues tus deseos  para el año nuevo.Gracias.                                                                                  
         

  • Talasa

    ¡Gracias José, por desearnos como Dios nos desea!
    Yo también os deseo -y me deseo- algo tan bello, tan profundo y tan sencillo… que no se nos agote el deseo de respirar en Dios cada segundo.
    y un abrazo muy fraterno desde Zaraguay

  • Antonio Vicedo

    ¿Deseos para Año Nuevo en lo humano cristiano?
    ¿Acaso la vida en el tiempo no es una constante sucesión de momentos presentes? 
    ¿No es UNA NUEVA OPORTUNIDAD   VIVENCIAL cada uno de esos MOMENTOS?
    ¡Existimos, somos y vivimos en NOVEDAD PERMANENTE!
    ¡Hay que aprovechar la CONTINUA NOVEDAD PROPIA y AJENA!

  • Iñaki S:S,

    Consolador artículo el tuyo, Joxe.  Eskerrik asko. Como perseguidor incansable de la felicidad, necesitaba un programa tan  accesible y fácil de entender, a pesar de  la dificultad de llevarlo a la práctica para cualquier  ser humano,  como el que tu nos confirmas en un par de preciosos párrafos:
    -Saber ser lo que somos, sin que nos disgustemos por lo que no podemos ser.
    -Saber disfrutar de lo que tenemos, sin ambición de tenerlo todo.
    -Saber aceptar lo que venga, sin amargura.
    -Saber tener bastante con lo que poseemos, o mejor, saber tener bastante poco.
    -Saber hacer cada día un poco de bien, sólo un poco, sin que nos pese no hacer todo el bien.
    -Saber ayudar en algo a un pobre, a un solo pobre de nuestro entorno o del ancho mundo.
    -Saber decir una palabra o hacer un gesto que ayude a la paz en nuestro pueblo.
    -Poner nuestro granito de arenapara vivir en paz en nuestra familia y con nuestros vecinos.
    -Tener misericordia de nuestras heridas y de las heridas de otros.
    -Ser indulgentes con nuestros defectos y con los defectos de otros.
     
    Ederra benetan. Eskerrik asko berriro.

  • Maite Lesmes

    No sé si Joxe Arregi se asomará por aquí, pero le diría gracias. Esta lectura me ha venido como si fuera un ejercicio de control mental, de relajación… Me ha dejado bien, con una vivencia de vaciamiento de lo superfluo, de haber tocado una zona profunda del yo.
    Ha sabido aplicar la razón cordial a la celebración tan extendida  del comienzo de un año.  Deseos y miedos entremezclados, cuando sabemos que los años no vienen, se van.
    Y un poema bien elegido y hermoso.

  • JESÚS OLLORA OLARTE

    Gracias por estos deseos tan limpias, tan llenos del día a día, ojalá pudiera acostarme cada día en paz con las sombras que el día me haya deparado.
    Gracias por desearnos que en medio de todas las angustias seamos capaces de respirar en Dios y de ofrecer algo para los demás sobre todo cuando pensamos que no tenemos nada que estamos vacíos del todo.
    Necesitaba estos deseos.
    JESÚS

  • mªpilar garcía

    ¡¡¡Gracias José Arregui!!!
    Es lo más hermoso que me han deseado en años…
    Esos son mis deseos, mis anhelos,” por y con…”   los que intento caminar cada día.
    Leerle escuchando sus palabras, alegra mi espíritu, empujándome suavemente para no dejar de caminar.
    ¡¡¡Gracias!!! Lo mismo le deseo José A. de todo corazón.
    Un abrazo entrañable.
    mª pilar
     

Deja un comentario