Temas

Tablón de ATRIO

Anterior Siguiente
Último: 9-9-19, 17:49

Floren (2019-09-09 17:49:55) : Papa Francisco, ¿pastor o gobernante? http://cartujoconlicencia.blogspot.com/2019/09/el-papa-francisco-pastor-o-gobernante.html

José María Rosell (2019-09-01 21:51:18) : Pequeño video que explica de forma sencilla las inmatriculaciones de la iglesia: https://youtu.be/Dl8Jcu8zWe8

Equipo Atrio (2019-07-26 22:56:17) : Un excelente programa colombiano de TV: MARIA MAGDALENA, UNA LEYENDA HECHA MUJER... por Carmiña Navia.

Floren (2019-04-24 11:45:39) : LA VERDAD DE LA PASCUA. http://cartujoconlicencia.blogspot.com/2019/04/la-verdad-de-la-pascua.html

Equipo Atrio (2019-03-08 21:55:38) : Delcy Rodriguez, vicepresidenta de Venezuela, denuncia al criminal apagón en Venezuela criminal apagón en Venezuela [vídeo de 6 min.]

Equipo Atrio (2019-02-18 09:39:18) : Amplio y clarificador programa sobre Venezuela: La hojilla/a> ¡Magnífico analista argentino Marco Teruggi! ¡Larga charla pero imperdible!

Equipo Atrio (2019-01-09 12:31:08) : Entrevista a Tamayo en la Sexta: La Iglesia española sigue siendo franquista

Floren (2018-11-19 19:50:09) : Floren de Estepa escribe en su blog: CARTA A UN JOVEN QUE NO QUIERE VOTAR

Equipo Atrio (2018-11-16 10:06:45) : La verdadera despedida de Steve Jobbs Disgurfso de graduación https://www.youtube.com/watch?time_continue=12&v=vXJYrrLGNAo

» Pon una nota




Autores

Archivo de entradas

4990 Artículos. - 80136 Comentarios.

JESÚS DE NAZARET HOY 2

La alternativa de Jesús (II)

El martes pasado presentamos la primera parte de la primera conferencia de José Antonio Pagola en Santander. En ella desarrollo dos de los puntos que para él caracterizan el Proyecto del Reino propuesto ñpor Jesús: 1. La compasión como principio de actuación y 2. La dignidad de los últimos como meta. En esta segunda y última parte va a tratar de otros dos principios: la actitud curativa y el perdón. Y el martes próximo continuaremos con la otra conferencia, cuyo tema anuncia él al final de ésta.

3. La actuación terapéutica como programa del Reino de Dios

      Al mirar a Juan el Bautista descubrimos que toda su actividad está centrada en el pecado; le preocupa el pecado del pueblo, por eso denuncia a los pecadores y les invita a la penitencia, ofreciéndoles una liturgia de conversión y de perdón.

      Sin embargo, no hace ni un gesto compasivo, de bondad, no cura a ningún enfermo, parece que no ve a los enfermos, ni a los muchos niños que había por aquellas tierras, no limpia a leprosos, no acoge a pecadores ni a prostitutas… Seguramente que, lo primero que captó la gente, en cuanto Jesús comenzó a actuar, fue la enorme distancia que había entre el gran Juan Bautista y Jesús.

      En las páginas del evangelio vemos que Jesús no se queda en el desierto, sino que va caminando por toda Galilea; se acerca a los pueblos, quiere llevar consigo a Dios para visitar a la gente. No podemos imaginarnos a Jesús predicando la conversión por los pueblos y ofreciendo penitencia a los pecadores, como hacían aquellos misioneros que antes recorrían nuestros pueblos y ciudades en Cuaresma, para el cumplimiento Pascual.

      Jesús se acerca a los enfermos, incluso se los traen…, de tal manera que, podríamos decir que Jesús está introduciendo una revolución religiosa de carácter curador, una religión terapéutica que no tiene precedentes en la tradición judía. Jesús anuncia la salvación curando; esto es lo nuevo. A Jesús le preocupa el pecado, bastante más que a nosotros, pero ve que, para un padre compasivo, el mayor pecado es introducir injusticia, sufrimiento injusto, o tolerarlo dándole la espalda. Para Jesús el pecado no es algo de lo que se trata en los libros de moral, una ofensa a Dios… El pecado existe encarnado en aquella gente que está sufriendo y que está siendo olvidada por todos; entonces empieza a curar.

      La actuación de Jesús desconcierta al Bautista, que manda a unos discípulos suyos a preguntarle: ¿eres tú él el que ha de venir o hay que esperar a otro?  Jesús les responde: Decidle a Juan lo que estáis viendo: los ciegos ven, los inválidos andan, los leprosos quedan limpios… y a los pobres se les anuncia una Buena Noticia. Yo he venido a curar, decidle a Juan que no se escandalice.

      En otra ocasión, cuando le acusan de curar en nombre de Belcebú, el dios de las moscas, el dios de la peste, les dice: yo expulso demonios con el dedo de Dios porque os está llegando a vosotros el Reino de Dios. Cuando se lucha contra el sufrimiento, cuando se alivia el dolor, cuando se abre una vida más sana… allí está actuando el Reino de Dios. Lo que hizo Jesús, fundamentalmente, fue curar la vida.

      No penséis solamente si las curaciones que Jesús llevó a cabo fueron a nivel físico, psíquico, etc. Esas curaciones son lo que mejor indica y apunta a todo el proyecto de Jesús, porque no cura de manera arbitraria o por sensacionalismo. Los textos repiten una y otra vez que Jesús se compadeció. Jesús curaba movido por la compasión; ve que los que más sufren son los primeros que tienen que experimentar, en su propia carne, lo bueno que es Dios. A los más abatidos, desesperanzados, los más rotos, los que ya no tienen ni rostro humano, es a los que tenemos que poner en el centro de nuestro corazón y de nuestra religión, porque son el centro del corazón del Padre.

      Se puede decir que toda la actuación de Jesús está encaminada a crear una sociedad más saludable, más humana, más respirable, más llevadera… Recordad, por ejemplo, la rebeldía de Jesús frente a tantos comportamientos patológicos de raíz religiosa; cómo critica Jesús el rigorismo, el legalismo, el culto vacío de amor… Jesús quiere sanar la religión; su esfuerzo por crear una sociedad más justa y solidaria; su ofrecimiento de perdón gratuito a todos; su acogida a todos los maltratados por la vida o por la injusticia de los hombres…

      Sus gritos, los últimos serán los primeros, las prostitutas os precederán en el Reino de Dios…, son gritos tremendos que están ahí resonando. La frase que más se repite de Jesús es ¡No tengáis miedo! Hombres de poca fe, ¿por qué teméis? ¡Ánimo, yo he vencido al mundo!  Es una llamada a la confianza, a vivir de otra manera.

Cuando Jesús confía su misión a sus discípulos, no los imagina como jerarcas, como teólogos, como liturgistas, sino como curadores. Y siempre, invariablemente, les da dos encomiendas: Anunciad que el Reino de Dios está cerca, que Dios está más cerca de lo que pensáis y que quiere adueñarse de esta vida tan desastrosa, y luego… curad enfermos, limpiad leprosos, arrojad demonios… gratis lo habéis recibido, dadlo gratis. La primera misión de la religión cristiana no es hacer teología, ni siquiera celebrar culto; todo tiene su razón de ser, pero lo primero es curar la vida, ser curadores. Una parroquia tiene que ser, antes que nada, una comunidad curadora, para que en ese barrio se viva con costumbres más sanas, de manera más humana, sin olvidar a nadie, acercándonos a los que más sufren… Esa es la conversión que necesitamos.

4. El perdón como horizonte

      Lo que provocó mayor escándalo y mayor hostilidad hacia Jesús fue su amistad hacia los pecadores; nunca había ocurrido algo así en Israel, era inaudito. Para muchos especialistas éste es el rasgo más revolucionario de Jesús. En el AT, Ezequiel, Isaías, Jeremías, Amós, Oseas… son grandes hombres de Dios, pero no se rodean de pecadores, no comen con ellos. Ningún profeta, tampoco el Bautista, se acerca a los pecadores con el respeto, la amistad y la simpatía con que lo hace Jesús. Les desconcertaba especialmente que invitara a todos a su mesa y les invitara a seguirle; cómo puede un hombre de Dios aceptar como amigos y amigas a esta gente, los indeseables de la sociedad, sin antes exigirles un “noviciado”, un cambio… Es escandaloso, inimaginable que un hombre de Dios coma con pecadores; sin embargo, Jesús insistía en hacer este gesto, aunque sabía que era provocador, pero era el más claro.

      Rastreando en nuestras fuentes se ve enseguida la reacción que despierta Jesús; primero sorpresa: Este come con pecadores y publicanos ¡Es inaudito! Y después las acusaciones: Es un comilón y un borracho, amigo de pecadores. ¡Qué vergüenza!, no sabe guardar las distancias…

En aquella sociedad la comida era sagrada, tampoco se podía comer con cualquiera. En la sociedad de Jesús los ricos comen con los ricos, los pobres con los pobres, los judíos comen con los judíos, los paganos hasta comidas impuras,  los fariseos con los miembros de las comunidades fariseas, en Qumrán sólo miembros de la comunidad; ¿qué persona honorable, respetable, va a comer con cualquiera? Sin embargo, Jesús insistía en abrir su mesa a todos. No hacía falta ser puro, podía ser una mujer limpia, podía ser una prostituta…, podía ser un hombre piadoso, podía ser un pecador alejado de la alianza…

Es que, como hemos dicho, en el Reino de Dios la compasión, la misericordia acogedora sustituye a esa santidad excluyente. El Reino es una mesa abierta a todos; lo más característico, la identidad de un grupo de Jesús es precisamente no excluir a nadie. Como creyente estoy convencido de que, probablemente no ha habido nunca sobre la tierra quien haya proclamado como Jesús, con tal fuerza, hondura y realismo, la amistad, el perdón, la acogida de Dios a todos, incluso a aquellos que lo olvidan o rechazan.

Yo voy a dejar resonando aquí, a mi estilo, el mensaje final de Jesús, porque creo que lo tenemos que escuchar todos. Cuando os veáis juzgados por la ley, incluso por la ley religiosa, no os olvidéis de Dios, sentíos comprendidos por Él. Cuando os veáis rechazados por la sociedad, sabed que Dios os acoge. Cuando nadie os perdone, cuando nadie entienda que podéis ser mejores, pensad y sentid sobre vosotros y vosotras el perdón inagotable de Dios; no lo merecéis, no lo merecemos nadie, pero Dios es así, Dios es amor y perdón. No lo olvidéis nunca, creed esa buena noticia.

He tratado de aproximarnos, aunque sea de manera muy incompleta a lo que fue nuclear en Jesús. Si ésta es la alternativa de Jesús, nada puede haber más importante en el cristianismo actual que volver a Jesús. Estamos distraídos con muchas cosas, descalificándonos y condenándonos unos a otros… dentro de la misma Iglesia… sin escuchar a Jesús. Realmente esto es lo que a mí me da pena y, desde luego, hasta que me muera, voy a vivir sólo para esto. No nos damos cuenta de que lo mejor que tenemos en la Iglesia es Jesús, lo más valioso, lo más atractivo. Nadie, ni nuestros programas pastorales, ni nuestras liturgias, pueden atraer como puede atraer Jesús. Las religiones están en crisis, pero Jesús no; está interesando más que nunca, mientras nosotros aquí andamos distraídos con muchas cosas.

En mi próxima conferencia trataré de hacer ver, de una forma muy sencilla, que volver a Jesús, el Cristo, el Mesías, el hijo de Dios hecho hombre, es la tarea más urgente que tenemos dentro de cristianismo actual.

19 comentarios

  • Gabriel Sánchez

    Más allá de los aspectos lingüísticos, el concepto de soberanía de Dios…El ámbito donde Dios Reina, tiene que ver con una comunicación… personal con Él, pero ese Reinar de Dios tiene dos aspectos másuno es cambia las relaciones interpersonales en todas sus dimensiones, afectivas, psicológicas, espirituales, políticas, económicas, sociales y culturales…El Reino de Dios no se restringe al ámbito de la conversión personal- es ella la base- sobre la que se suceden las transformaciones en todas las vinculaciones del hombre…con Dios, la humanidad toda y la creación….
     
    Dios invito al pueblo de Israel a que lo tuvieran como Rey…Esto tiene una dimensión que va de lo personal a lo social…de hecho muchas conductas, como el reparto de tierra (Cfr. Nm. 26,51-54), o la maldición a quien toque el mojón de la tierra de su hermano (comprar…adquirir…quitar, es equivalente a robar- – )(Cfr Dt 17,27), hay pues una dimensión social y política, e incluso economica que se enmarca en la Palabra Justicia(apoderarse de la tierra de tu hermano, es equivalente a quitarle el sustento), Justicia que en el Primer Testamento tiene que ver con (-hacer Justicia al débil, a la viuda y al huérfano- Los pobres- Cfr Dt 24,14-15) Por lo que podría entenderse que El permitir que Dios Reine…implica formas de relacionamiento que abarca los aspectos políticos, económicos y sociales…El segundo aspecto, es que sin renunciar a esa presencia cotidiana…e histórica, su consumación, es METAHISTORICA, quiere decir que tiene un aspecto trascendente, que une nuestros esfuerzos y nuestras luchas para que Dios Reine (- Que va desde la conversión personal…aprendiendo a padecer con (compadecer) a  todos los que sufren…hasta las vinculaciones estructurales de la humanidad toda)…Reino de Dios parte de la historia, pero su consumación la trasciende (Tierra y cielo Nuevos- Cfr. Ap 21,1) …y siempre implica  su presencia  obrante  como presupuesto básico, sin Dios no hay Reino de Dios (obviamente no se trata de nombrarlo solamente, sino de que el Reine)…
     
    La rupturas… que con ese Reinar de Dios suelen tener los pueblos en su dimensión como pueblo (podríamos agregar a la humanidad, en su dimensión como  humanidad- tienen que ver con el ámbito político-económico y social- que en la cultura de pueblo de Israel y por supuesto en la del tiempo de  Jesús estaban todos integrados)…esto se expresa muy claramente, en el rechazo a la soberanía de Dios…cuando el pueblo de Dios, pide un Rey a Samuel “[7] El Señor le respondió: —Haz caso al pueblo en todo lo que te pidan. No te rechazan a ti, sino a mí; no me quieren por rey.[8]Como me trataron desde el día que los saqué de Egipto, abandonándome para servir a otros dioses, así te tratan a ti.[9]Hazles caso; pero adviérteles bien claro, explícales los derechos del rey.[10]Samuel comunicó la Palabra del Señor a la gente que le pedía un rey:[11]—Éstos son los derechos del rey que os regirá: A vuestros hijos los llevará para enrolarlos en destacamentos de carros y caballería y para que vayan delante de su carroza;[12]los empleará como jefes y oficiales en su ejército, como aradores de sus campos y segadores de su cosecha, como fabricantes de armamentos y de pertrechos para sus carros.[13]A vuestras hijas se las llevará como perfumistas, cocineras y reposteras.[14]Vuestros campos, viñas y los mejores olivares os los quitará para dárselos a sus ministros.[15]De vuestro grano y vuestras viñas os exigirá diezmos, para dárselos a sus funcionarios y ministros.[16]A vuestros criados y criadas, vuestros mejores burros y bueyes se los llevará para usarlos en su hacienda.[17]De vuestros rebaños os exigirá diezmos. ¡Y vosotros mismos seréis sus esclavos![18]Entonces gritaréis contra el rey que os elegisteis, pero Dios no os responderá.[19]El pueblo no quiso hacer caso a Samuel, e insistió: —No importa. ¡Queremos un rey! “(1Sam. 8, 7-19)
     
    Es destacable como en mi modesta forma de sentir-creer-pensar, en este episodio del pueblo de Israel, pidiendo un Rey…la conducta de Dios…se presenta como un paradigma de la acción de Dios ante el rechazo que hacemos…personas y pueblo…de su Reinar…Permite que el pueblo haga su voluntad, le “rechace”…pero le hace por los profetas(en este caso Samuel) advertir…cuál serán las consecuencias…no el castigo, sino la configuración de vinculaciones que tienen que ver con el antireino…(creado a partir de relaciones…en donde no Reina Dios) desprecio de la vida y del sufrimiento de los otros, ansia de poder, ser y tener más que los otros, esclavitudes…etc.…Y la adoración de los ídolos…el Poder, el Dinero…hoy diríamos el MERCADO, EL SISTEMA…
     
    Parece aludir…, a ese Reino que viene,  Juan (primo de Jesús)…para que el Reino venga…será necesario el cambio de corazón…y el acontecimiento inverso a la ruptura con el Reino del pueblo que se da en 1Sam 8, 7 b -8 a, (El pueblo debe querer y hacer, con su conversión que Dios Reine) y la supuesta amenaza…el hacha ya esta sobre la raíz (Lc. 3,9 )…limpiará su era Lc 3,17) o la condena que se avecina… (Cfr. Mt. 3,7 y Lc 3,7), parece que deben ser interpretados estos textos a la Luz de Mateo 23,33-39 “[33] “Ą Serpientes, raza de víboras! ¿Cómo evitaréis la condena al fuego?[34]Mirad, para eso os estoy enviando profetas, doctores y letrados: a unos los mataréis y crucificaréis, a otros los azotaréis en vuestras sinagogas y los perseguiréis de ciudad en ciudad.[35]Así recaerá sobre vosotros toda la sangre inocente derramada en la tierra, desde la sangre del justo Abel hasta la sangre de Zacarías, hijo de Berequías, a quien matasteis entre el atrio y el altar.[36]Os aseguro que todo recaerá sobre esta generación.[37]Ą Jerusalén, Jerusalén, que matas a los profetas y apedreas a los enviados! Ą Cuántas veces intenté reunir a tus hijos como la gallina reúne la pollada bajo sus alas, y os resististeis![38]Pues bien, vuestra casa quedará desierta.[39]Os digo que a partir de ahora no volveréis a verme hasta que digáis: Bendito el que viene en el nombre del Señor.”
     
    Es un anuncio que no implica que Dios venga a castigar, sino que la  propia actitud del pueblo(de cada persona …traerá el Reino de Dios … o el AntiReino…ausencia de Dios…porque es rechazado y en la ausencia de Dios, el fuego, la guerra, el hambre, la injusticia…el pecado…el neoliberalismo…y cuantas plagas más crea el hombre en sus vinculaciones, hace que los hombres se devoren unos a otros…(cuando el hombre adora otros dioses, el dinero, el poder, siempre alguien más poderoso lo victimiza, el imperio de turno, que a su vez será victimizado por el siguiente( Dn 7, 2-12 )…o sea el Antireino, no es un castigo de Dios, es la propia maldad de los que rechazan el Reinado de Dios…constituyéndose en el antireino…Dios no hace mal al hombre…Dios lo Salva…pues sólo lo bueno sale de Dios… (Cfr. Gal 5,19-23)
     
    Justamente la presencia del Reino…cuya presencia esta en nuestra vinculaciones como  semilla, necesita cuidados…es decir nuestra conversión y nuestra libre aceptación para que crezca, esta en los que por que se com padecen, usan los medios a su alcance para curar…al cercano…”vinculación con el entorno” y a la dimensión más global …”dimensión social”, hay una relación biunívoca (de mutua alimentación- entre el abrazo curativo – que le damos a un hermano que sufre- y la participación en la campaña contra el hambre), como la hay entre las dinámicas curativas  cuya fuente son el Espíritu Santo, con la Dignidad de los Últimos…en definitiva la dimensión del Perdón, es aceptar-compartir el amor de alguien que nos quiere más allá de nuestras debilidades, errores y miserias y que quiere que seamos realmente felices, por eso nos invita a cambiar a permitirle que nos convierta…a consentir que el Reine en nuestras vidas y  en nuestra historia….
     
    Pero a veces en la vida concreta esto no es fácil- por nuestra debilidad, o por que no esta claro el camino a seguir, por eso…Existe una dimensión comunitaria de discernimiento necesaria…No hay Reino sin conversión y no hay conversión…sin comunidad que confronte la Palabra de Jesús (Su Vida, PASION, MUERTE Y RESURRECCIÓN), con nuestra vida y nuestros acontecimientos concretos…Esa dimensión comunitaria que no nos quita  libertad, sino nos ilumina el corazón y los ojos…Podemos si lo preferimos no  decir que es una religión, ni una doctrina…Sino una forma de vivir…de ser…y de entregar la soberanía a Dios… Con cariño desde un Montevideo con mucho calor, por suerte el aire del Mar…nos alivia.- PD…cuando escuchen que en Honduras, o en Haití, o en África, o donde sea la gente sufre por la injusticia, la violencia y el poder…y nos quedamos sin hacer algo, sin sentir algo…estamos rechazando su Reinado…Y cuando al menos nos sumemos a otros, reclamemos, nos movilicemos…hagamos aquello que podamos movidos por la compasión (padecer con)…Dios estará reinando allí…Gabriel

  • MAR Medina

    Agradezco a Atrio el artículo de Pagola. Su lectura e interpretación del evangelio ahonda en el revolucionario mensaje de Jesús de la dignidad sagrada del ser humano, que le permitía llamar abba a ese mismo dios que las escrituras judías presentaban como celoso y justiciero. Y a Luisa su puntualización sobre la universalidad del mensaje de Jesús que,  por radicar en la estirpe sagrada del toda persona como he dicho arriba, es una cuestión más antropológica que religiosa, de ahí la universalidad del mensaje cristiano.
     
    Desde la perspectiva histórica sobre el concepto de pecado de la religión judía, que varios comentaristas han apuntado,  resulta interesante la llamada de atención sobre la diferencia del mensaje de Jesús respecto a los profetas anteriores hasta Juan Bautista, que denunciaban el pecado, animaban a la conversión y proponían penitencia para lavar la culpa. Me pregunto por qué motivo y en qué momento se distanció Jesús de esa idea de penitencia para incidir no tanto en la culpa individual de cada persona sino en la responsabilidad de un sistema social injusto que genera tantos excluidos, como tan acertadamente destaca Pagola.
     
    Aunque Jesús fue bautizado por Juan, no predicó penitencia ni bautismo para el perdón de los pecados, sino que por el contrario anunció y demostró con su actitud el perdón. Cambió radicalmente el sentido de la culpa, y en quienes la sociedad veía pecadores (consecuencia de lo cual era su enfermedad o su exclusión social) Jesús veía víctimas de un sistema social injusto que les negaba la dignidad originaria, constitucional, de todo ser humano. Es en ese sentido como entiendo la gratuidad del perdón, la afirmación de Pagola de que nadie merece el perdón. En realidad ni merece ni desmerece, simplemente no se trata de eso: el amor de dios es gratis, como el de una madre o un padre hacia sus hijos, por el mero hecho de serlo.
     
    Gracias de nuevo. Saludos cordiales.

  • olga larrazabal

    Si solo cada uno de nosotros pudiéramos asimilar aunque fuera un solo punto del mensaje de Jesús, y vivir de acuerdo a ese mensaje, yo pienso que daría origen a un cambio en la dinámica de nuestras relaciones de una fuerza inmensa.  Así como sin saber como ni cuando nos metieron en el cuento que el mercado se regulaba solito y que la competencia darwiniana era lo natural y deseable y los países y personas lo aceptaron alegremente,  también se puede extender la idea de que la dignificación del prójimo debe estar considerada en todas las relaciones humanas,culturas,  constituciones, en todas las leyes, en todas las doctrinas políticas, en la educación, en la farándula, en el prostíbulo, en la cárcel, en el Senado y en el ejército.( Por nombrar varias instituciones  un poquillo repelentes)  Digo un solo punto, porque es mucho más fácil de deslizar una idea que abarque a las otras y se convierta en un punto de vista de mirar el mundo. Y como el mundo se mueve por ideas de moda que de repente toman cuerpo, por que no publicitar esta.  Si no después se quedan pegados en el condón, el sexo, el edificio de la iglesia, la virginidad de María y la naturaleza  ontológica de eso que llamamos Dios, y se olvidan de los esencial. La I Cat lanza miles de ideas contradictorias, fruto de 2000 años de guardar cachureos, y eso no resulta, porque son una mezcolanza contradictoria que no resiste análisis y que cae como un plomazo.

  • oscar varela

    Bravo Héctor!

    Eso se llama ir teniendo “SENTIDO HISTÓRICO“.

    Tal vez el último “sentido” que andamos des-cubriendo

    – ¿Qué? ¿Acaso estaba “cubierto“?

    – Tal vez ¿no?

    – ¿Cubierto de QUÉ?

    – De algo extraño y paradójico -como todo en la Vida humana:
    Cubierto de FUTURO.

    – ¿Ergo?

    – ¡Manos a la obra! ¡Hay que HACER-LO!

    Por eso ¡Vamos todavía! – Oscar.

  • Héctor Rodríguez Fariña

    El pecado del pueblo desde los años de Moisés se convirtió en el mayor obstáculo para la supervivencia en el desierto. Había que salir de allí y llegar a una tierra nueva donde había agua abundante, tierra fértil que manaba leche y miel. Había también unos pobladores con quienes había que luchar. Surgió la ley de Dios con sus diez mandamientos todos ellos destinados a mantener al pueblo unido y disciplinado, fuerte y preparado para la lucha.  El pecado se convirtió en un hecho antropológico (sociedad, cultura) y religioso (pueblo unido ante Dios). El lenguaje del pecado contra Dios y su castigo parece acompañar al pueblo hebreo en toda su historia . No es de extrañar que el Bautista exija penitencia y la conversión para llegar al perdón  Es el lenguaje heterónomo que nos recuerda Asun y que tan detalladamente nos explicó Lenaers: “El Todopoderoso dicta leyes y prescripciones, vela por que éstas se cumplan con exactitud, amenaza,
    castiga y ocasionalmente perdona”.

    Jesús representa una novedad que todos notan y que escandaliza a Juan. Como dice Pagola:  “No podemos imaginarnos a Jesús predicando la conversión por los pueblos y ofreciendo penitencia a los pecadores”. Sin embargo Jesús tiene que hablar a la gente en un lenguaje que le entiendan.  Sus seguidores no habían tenido la suerte de oír la voz  ronca de la Ilustración que hemos oído nosotros. Les habla en lenguaje heterónomo. A nosotros no toca oír su voz nuevamente en nuestro tiempo.

    Esto me parece a mi y os lo ofrezco tal como yo o veo  por si vale para algo. Abrazos y saludos para todos Héctor.

  • h.cadarso

      María Luisa: Gracias por tus anotaciones a mi comentario; efectivamente, si no me vuelvo a equivocar, el mérito del evangelio no es tanto el haber insistido en lo que toda persona humana tiene de Dios y de digno de adoración, sino en haber fijado un potentísimo primer plano sobre esta verdad y haberla convertido en el centro de atención de todas las religiones y de todas las filosofías…Quizá en este sentido todas las filosofías y religiones son deudoras del evangelio, pero eso es lo de menos.
      No sé, pero creo que no son muchos los que miran, por ejemplo, al marxismo o a la Ilustración con ojos benévolos, y valoran en todo su valor los aspectos positivos de ambas ideologías. Y lo mismo diría del islamismo, y de tantas otras culturas o religiones… Por supuesto que hay que criticar los errores y desmanes del personal, pero hay que tener los ojos limpios para ver el trigo en la paja, las perlas en el montón de basura…Y eso es lo que creo que nos falta.
      Por lo demás, María Luisa, contamos contigo, como con todas las cabezas bien alumbradas y bien despejadas, que haberlas haylas…

  • M. Luisa

    Es sorprendente comprobar  la insatisfacción en la que quedamos al no fijar el perfil de aquellas ideas que vamos contrastando en nuestros   diálogos.
     
    Digo esto, Honorio, tras leer  tus    consideraciones  en el comentario de ayer    en las que  recuerdas que el mensaje de solidaridad evangélico que Jesús trae al mundo no es excluyente, y dices bien pero es que yo creía que esto lo dábamos ya por superado, es decir, el mensaje del Jesús histórico es universal  por su contenido el cual es aprehensible por todo ser humano.  Es la forma la que varía según las  distintas religiones. Es más  la alternativa de Jesús  mira hacia dentro de todos los seres humanos, es una estructura universal  que posibilita un cambio en nuestro mirar y  consecuentemente en él  descubrimos la interrelación existente  en las diversas   religiones. Por lo tanto el mensaje si  es universal no es de sometimiento, no es  por que lo diga Jesús,  sino porque el mensaje que él  proclama  apunta a una realidad aprehensible por toda la humanidad.  El que Jesús lo diga  lo circunscribe en un contexto histórico el cual le damos forma cristiana los creyentes en Jesús.
     
    Un saludo cordial

  • Sarrionandia

    Toda parábola evangélica transpira perdón divino. La de los talentos parece capitalismo del perdón. Son apariencias que no responden a la realidad. El perdón de Dios es absoluto y universal. Sólo hace falta reconocerlo y agradecerlo. Que los talentos sean más o menos no tiene importancia.
    Y el que recibe uno sólo? El que no sabe agradecer y perdonar no merece perdón y se le quitará “lo que tiene”. Aunque esto parece más doctrina de Juan Bta, que de Jesús, queda picando que el misterio de la salvaciòn sigue siendo libre y espontáneo y que al que no quiere salvarse (si es que eso es posible) el Amor no lo obligará a hacerlo.
    Hacer matemática excluyente sobre el Perdón es como confundir el Ser con el Tener; justamente el vicio capitalista y consumista

  • Carmen (Almendralejo)

    Perdón Honorio, leí de seguido y he visto al volver a leer que no dice lo que en un principio entendí… Estoy un poco rallada con este tema que tiene revoluccionada a mi Comunidad, y sobre todo a los pueblos cercanos como el mío.
     totalmente de acuerdo, y perdón por la equivocación
    y besitos.

  • Carmen (Almendralejo)

    Honorio no solo en el tercer mundo está la mujer exlavizada y explotada sexualmente.
    En un pueblo de Badajoz a treinta km o menos de donde vivo, un policia municipal ha sacado a la niña de 14 años que desapareció en septiembre en Madrid.
    La han estado prostituyendo por 20, 15 y 30 €, y un juez de paz del pueblo está entre los quinces que han ido a declarar, y uno de ellos de IU de cicuenta años se ha dado un tiro, después de que declarara.
    Pero así somos nos damos el tiro después de matar a la mujer, o después de violarla.
    Aunque el juez de paz dice que la niña iba porque quería…
    En la casa estaba con más de veinte rumanos de raza gitana, donde hay niños de todas las edades.
    Pero la Delegada del gobierno Carmen Pereira está más preocupada por la plataforma contra la Refinería que con hechar a estos delicuentes que viven de la estorsión, del robo, el rapto  y de la explotación sexualy de niñas. 

    Aquí en  Almendralejo, la policia cogió a una joven cuando se la llevaban a la fuerza, se la quitarón a otra madre rumana de las manos…

  • Mª Antonia Martínez

    También yo agradezco muchísimo la presencia de J. A. Pagola en Atrio y concuerdo con lo que han escrito las y los demás. Subrayo especialmente lo que dice Carmen (Almendralejo): “Creo que la primera misión de la Religión, cualquiera que sea, es dejar libre a la persona… y sobre todo no JUZGAR.”
    ¡Felicidades!

  • Mª Antonia Martínez

    También yo agradezco muchísimo la presencia de J. A. Pagola en Atrio y concuerdo con lo que han escrito las y los demás. Subrayo especialmente lo que dice Carmen (Almendralejo): “Creo que la primera misión de la Religión, cualquiera que sea, es dejar libre a la persona… y sobre todo no JUZGAR.
    ¡Felicidades!

  • h.cadarso

      No sé cómo decirlo, Servera nos ha señalado en su hilo sobre la Navidad que el mensaje del Mesías, el mensaje de solidaridad con todos los hombres, de que busquemos y adoremos a Dios en el ser humano, no es exclusivo del evangelio, resuena también en otras religiones, resuena a su manera en la filosofía de la Ilustración francesa, resuena en el fondo de toda la filosofía marxista…Se trata no solamente de sintonizar con el evangelio y con Jesús, se trata de sintonizar con toda esa inmensa corriente de solidaridad, libertad, fraternidad que surge como llamada desde todos los rincones del mundo. De sumar nuestras fuerzas a las de todos los hombres de buena voluntad que a lo ancho y largo del mundo intentan hacer una sociedad más humana, más vivible, mejor alimentada…
      Se trata de ponerse a actuar; a defender a la mujer adúltera y a todas las mujeres oprimidas, al Tercer Mundo aplastado por la voracidad del capitalismo más salvaje que ha conocido la historia,  de enfrentarse ferozmente a la voracidad de eso que llaman “el mercado” y que Moisés vió personificado en aquel becerro de oro cuando bajó del Sinaí, de reclamar para los inmigrantes, decía, todos los derechos inherentes a toda persona humana por el mero hecho de ser persona humana, o sea hijo de Dios…
      Bien está que miremos al Jesús histórico como nuestro espejo, nuestra referencia. Pero lo que importa es que miremos a este Jesús que vive o malvive entre nosotros, marginado, pisoteado, esclavizado, violado…!ese es el Jesús del evangelio! Ese es ele evangelio y el Belén viviente en el que debemos movernos.

  • M. Luisa

    Es obvio  que queria  decir perdón y no lo que he escrito en el último párrafo, disculpad…

  • M. Luisa

    La lectura de esta  segunda entrega  tan sustanciosa  me ha llevado a hacer la  siguiente reflexión.
     
    En el ámbito de las actuaciones o actividad humana la alternativa de Jesús  nos abre  una  nueva vía  en la que la última palabra  no viene  determinada por simples  acciones  nuestras sino  que adviene como  actividad fundamentada  en  el Reino de Dios que Él trae a la humanidad.
     
    Jesús,  contrariamente a lo que la gente  descubrió    en Juan Bautista,  nos revela  una actuación  no frente al pecador sino abierta al  pleno conocimiento de éste en cuanto a realidad, último  horizonte donde el perdón adquiere pleno  sentido o su razón de ser. No hay, en Jesús, actuación  alguna frente al pecado  sino que dejado llevar por la realidad que lo hacía ser, sus actos  no estaban sujetos  a modo como cuando surgen  en tanto dejados llevar  meramente por  lo que tenemos  en propio.     Sino que con ello,  con lo propio    y sin salirnos de ello  llegamos a ser formalmente  lo que somos  en realidad.
     
    La alternativa  es un cambio modal  de nuestras propias estructuras.  Hay alternativa en virtud de la realidad  dada en la existencia. Sería imposible la alternativa si en la existencia sólo contáramos con lo propio del ser, del tener, de lo meramente constitucional. Porque   en este caso lo que hay seria  mera arbitrariedad y en ella injusticia, abuso, sin razón, etc.,  Si antes lo que nos constituía era causa de división interna ahora con la alternativa recuperamos la unidad. Por eso no hay que buscar la conversión fuera de nosotros sino en nosotros mismos pero en profundidad.
     
    De ahí  pienso lo oportuno que es introducir en el problema el término terapia, creo que   es esencial  para darle un nuevo tratamiento a nuestras acciones porque,  con ella,  éstas  no quedan enclavadas  en sí  sino activadas por la realidad misma. Las cosas reclaman ser tratadas en lo que son de reales … en fin,  ¿quien no ha sentido,  en el  absoluto abandono,  la experiencia del pendón, éste   del que nos habla Pagola precisamente?
     
    Por si no pudiera entrar estos días,  deseo a ATRIO  y a todos/as una ¡Feliz Navidad!

  • Carmen (Almendralejo)

    Coincido con Asun, Iñaki S.S y Maite García Romero, y a continuación expongo lo que me parece o dice personalmente Pagola…
     
    Parto de la acción Reparadora, o terapéutica de D*s, y no como un simple programa a cumplirse, aquí y ahora, y después en el más allá, sino como algo que nace como parte del continente  en la misma persona, porque ya formamos parte de ese mismo concepto de soberanía (más que reino) de la que somos hereder*s indiscutible desde:
    – La primera imagen en nuestra retina
    – Desde el primer esbozo de sonrisa, primera lágrima o choro porque el instinto la utiliza como supervivencia
    – Y cuantas necesidades el ser humano ha ido recreando como cerco, para perder esa parte de D*s, el vestigio como ser libre, libertad  de la cual no nos damos cuenta que disponemos.
     
    Juan Bautista se centra en una sociedad, basada en la conversión a costa de dar ofrecer unas penitencias, pero no cuenta que lo que él ve como pecado, otras personas lo padecen porque se les ha impuesto como tal.
     
    Está en las antípodas de esa muestra de D*s padre y madre que se nos ofrece sin contrapartida, y sobre todo que debemos empezar dando amor, y no exigiendo penitencias…
    La maquina tragaperras, exige un desembolso, y después no es seguro que te devuelva con creces o ni siquiera lo desembolsado, es más, ella da a quien mejor le pareces.
     
    Juan sigue siendo, el hijo de quien del sumo sacerdote, mudo ante la vida de un útero seco,
    no es el Fiat, de una madre que ciegamente se entrega a la voluntad de D*s, sin que le importa su estado natural como parturienta, su fortaleza para dar a esta humanidad a quien pone una la última  voz de aquella Ley del A.T. El antecesor seguirá en es conversión de doy para que tú me responda, y olvida que el Amor es incondicional, y quien hace obra por amor, no exige adeudos de ningún tipo.  
     
    El desierto de Juan es la exclusión de personas, no quiere caer en pecado, y huye a aquel lugar estéril y muerto… su comida no es elaborada por manos impuras, es más apenas come, teniendo como precepto el mal de los alimento, cosa que Jesús nos avisa, no es malo aquello que comemos sino la maldad que de nuestra boca, y actos hacen.
    Juan no cree que en ese deserto permanecerá puro, es algo que aún seguimos haciendo hoy, miles de siglos después seguimos más a Juan Bautista que al propio Jesús.
     
    Jesús claramente denuncia que el pecado no está en la enfermedad sino en quienes la provocan, no está en la sexualidad sino en quienes esclavizan sexualmente a personas, el pecado no está en comer, sino en quien roba el salario del pobre, y le quieta el pan de su mesa.
    Jesús desmitifica a esa moral roña que nos invisibiliza, en esa subyugación endémica, y agrede desde lo físico hasta la moral y el alma, para  dominarnos para encerrarnos en ese cerco de los terrenos o feudos, las cavernas de las personas sin luz, Jesús es ese Prometeo que roba la luz a los “dioses” para dignificarnos en una entrega sin condición, porque él si ha comprobado que el Amor de D*s no tiene pasaporte, fronteras ni salvoconductos, ni de Leyes, moral, ni de sacralidad… Los santos sanctórum quedaron sin aquel espejo opaco, sin la cortina que no dejaba ver la otra realidad.  
    Creo que la primera misión de la Religión cualquiera que sea es, dejar libre a la persona, no inculcar los miedos de los dioses de las mazmorras y sobre todo no JUZGAR,  ni erigirse en salvadores de nadie, porque hasta Jesús se dejó juzgar y matar antes de él Juzgar y decir el crimen que estaban cometiendo con él.
    Gracias Pagola, y Gracias a Atrio  

  • Maite García Romero

    Queridos amigos, os deseo una feliz Navidad y que el año próximo os traiga todo lo mejor.
    Un abrazo
    Maite García Romero

    (Estoy muy de acuerdo con la opinión de Asun)

  • Iñaki S:S,

    Muy atinada la observación de Asun. Por lo demás, personalmente aprecio el mensaje de JA Pagola por su universalidad.  Conceptos como compasión, dignidad de los últimos, curación de los necesitados e incluso  perdón, son inteligibles en cualquier rincón del mundo mundial. Pues bien, si es esto lo que nos hace uno con Jesús de Nazaret, …¿para qué necesitamos los sacramentos que administra en exclusiva la ICAR?. Como no me atrae la idea de ser un privilegiado, he decidido hacer un paréntesis  en mi vida de fe formal,  para experimentar si se siente algo especial apartado de ellos. No sé el valor que puede tener mi testimonio, pero la realidad es que el Dios-Amor encarnado en Jesús, sigue estando dentro de mi. A Él sigo dirigiéndome, con toda confianza, cada vez que algo va menos bien en mi caminar cotidiano. Me sale espontáneamente la oración de Charles de Foucauld…”Padre mío, yo me abandono a Ti,….” y continúo dándole con el mazo, hasta salir del agujero con las cicatrices ya curadas. Creo en este Dios cercano que, de algún modo incomprensible para nosotros, también estará curando las heridas, por ejemplo, de la pobre gente de Haiti  aunque no pertenezcan a la ICAR. Es indudable que existe una comunión espiritual con Algo, para nosotros el Dios de Jesús, que tiene poco que ver con cualquier tipo de liturgia.

  • Asun

    Muchas Gracias, José Antonio Pagola, por este entusiasmo que transmites hacia Jesús y su confianza  en el Reino de Dios: “Como creyente estoy convencido de que, probablemente no ha habido nunca sobre la tierra quien haya proclamado como Jesús, con tal fuerza, hondura y realismo, la amistad, el perdón, la acogida de Dios a todos, incluso a aquellos que lo olvidan o rechazan.”
     
    Hay alguna cosa que me gustaría matizar de estas otras frases: “…Cuando nadie os perdone, cuando nadie entienda que podéis ser mejores, pensad y sentid sobre vosotros y vosotras el perdón inagotable de Dios; no lo merecéis, no lo merecemos nadie, pero Dios es así, Dios es amor y perdón…”
     
    No hay duda que lo que se quiere resaltar es el amor  y perdón incondicional de Dios, pero me parece que se desliza un modo de percibir a Dios perpendicular, además de un juicio humano muy usado en el ámbito religioso sobre el pecado y el mérito, recordando la idea de culpa subliminalmente. Comprendo que es difícil erradicar esta tendencia del sentimiento de culpabilidad y miedo que ha prodigado durante milenios, así como la idea de un Dios heterónomo.
     
    Jesús, el que vio,  ayuda a abrir los ojos para que lleguemos a ver el Amor en apertura inagotable e incondicional, en cada uno de nosostros. Y aunque el Misterio de Lo Que Es no lo lleguemos a comprender, sí podemos sentir y vivir, experimentando la Presencia, que se nos quiere tal como somos. Dicen que la mayor gloria a Dios para un creyente, como lo fue Jesús, es confiar disfrutando de la vida, aquí y ahora,  aceptándola y acogiéndola en todo lo que es, contagiándolo sin reserva, porque no hay distancia ni separación entre Dios y el ser humano. En esto, muchos “no creyentes o agnósticos” nos aventajan.
     
    Os deseo entrañables y sencillos Dios-con-en-Nosotros con un alegre abrazo.

Deja un comentario