Temas

Tablón de ATRIO

Anterior Siguiente
Último: 24-4-19, 11:45

Floren (2019-04-24 11:45:39) : LA VERDAD DE LA PASCUA. http://cartujoconlicencia.blogspot.com/2019/04/la-verdad-de-la-pascua.html

Equipo Atrio (2019-03-08 21:55:38) : Delcy Rodriguez, vicepresidenta de Venezuela, denuncia al criminal apagón en Venezuela criminal apagón en Venezuela [vídeo de 6 min.]

Equipo Atrio (2019-02-18 09:39:18) : Amplio y clarificador programa sobre Venezuela: La hojilla/a> ¡Magnífico analista argentino Marco Teruggi! ¡Larga charla pero imperdible!

Equipo Atrio (2019-01-09 12:31:08) : Entrevista a Tamayo en la Sexta: La Iglesia española sigue siendo franquista

Floren (2018-11-19 19:50:09) : Floren de Estepa escribe en su blog: CARTA A UN JOVEN QUE NO QUIERE VOTAR

Equipo Atrio (2018-11-16 10:06:45) : La verdadera despedida de Steve Jobbs Disgurfso de graduación https://www.youtube.com/watch?time_continue=12&v=vXJYrrLGNAo

» Pon una nota




Autores

Archivo de entradas

4789 Artículos. - 76789 Comentarios.

Realismo en Navidad

  • Visión surrealista de una ceremonia vaticana

Anoche celebramos la cena de Navidad, como siempre, con música. Este año la música era muy moderna. Me sonaba bien aunque yo entiendo muy poco de ello. Pero como la pusieron desde el aparato de audio, me permitieron seguir con la televisión encendida y ver las imágenes sin voz que retransmitían la Misa desde el Vaticano. El contraste de imagen y sonido resultaba chocante y dio pie a sabrosos comentarios. “¿Qué celebran?”, “El nacimiento de Jesús”, “Pero ¿ha nacido esta noche?”, “Bueno, simbólicamente”, “Entonces hablan sólo de símbolos, no de realidades…”, “Claro, y para simbolizar la pobreza de Jesús al nacer es necesario ese contraste con tanto oro en sus gorros y los candelabros”…

 

  • Una Misa del Gallo parroquial sin contexto real

         Pero aún impresionaba más cuando se veía al papa leer la homilía (llegó a hacer tres ademanes con la mano derecho para enfatizar algo). La gente callada. “¿Por qué están tan tristes todos si es una fiesta de alegría?”, “Yo creo que no están tristes, están aburridos”. La cámara enfocaba a alguien que más que estar en profunda reflexión creo que estaba dormido.

          Tuve que interrumpir el visionado mudo de la celebración vaticana para acompañar a un familiar a la Misa del gallo en una parroquia muy céntrica de Valencia cuyo coro dirige. Allí había gente, pero poca. Menos de la mitad de los puestos previstos para los fieles en los espléndidos bancos. Un grupo de familias burguesas mantienen la costumbre de ir en familia esa noche, las señoras con sus abrigos de pieles. Y el párroco tuvo la virtud de hacer una homilía tan aséptica, tan de puro formulismo simbólico, que no podía intranquilizar ni a unos ni a otros. Me costaba sentirme participante, aunque conociera las oraciones y cantos mejor que los otros asistentes que estaban tan mudos como los que acababa de ver en televisión…

  • En la homilia el papa habla de símbolos: como el de la coronación de los reyes de Israel 

         Pero esta mañana ­–ventajas de la técnica y de la página web del Vaticano– he podido leer el texto que tan monótonamente había leído Benedicto XVI debajo del baldaquino de Bernini y de su mitra dorada (¡cuánto le gustaría volver a colocarse la tiara sobre su cuidada cabellera blanca!). Con más erudición que el párroco valenciano (pero debería saber el papa y todo el mundo que hay muchos estudiosos que conocen más que él de formación y exégesis de los textos bíblicos), la homilía fue tan extratemporal y ahistórica como la que había escuchado. En la Homilia de la Nochebuena 2010, es esa pues la línea, la que me sugerían mis compañeros de cena: hablar de simbolismos no de realidades.  

          Lo peor es intención los simbolismos tienen dentro. ¿A qué venía tanto describir la liturgia de la coronación del Rey de Israel de la que está tomada la liturgia navideña y los textos de Isaías? “Para este niño valen los títulos de dignidad que el cántico de coronación de Isaías le atribuye: Consejero admirable, Dios poderoso, Padre por siempre, Príncipe de la paz (9,5). Sí, este rey no necesita consejeros provenientes de los sabios del mundo. Él lleva en sí mismo la sabiduría y el consejo de Dios.”

          Si de verdad la misión petrina se dirigiera a señalar a Jesús como guía y a invitar a buscar el sentido actual de su mensaje y de su proyecto, por las ciencias exegéticas y por el trabajo interior de profundización en nuestra humanidad, no habría nada que objetar a esta “simbólica realeza” del Niño de Nazaret. Pero si lo dice desde un altísimo trono, con signos de poder imperial, con reivindicación de toda autoridad para interpretar al único Jesús Verdadero, con la pretensión de tener por voluntad divina jurisdicción directa y universal sobre toda persona y comunidad cristiana… todo da a entender que al hablar de esos títulos mesiánicos de Isaías tiene la intención de reivindicarlos para sí. Es a través de la Iglesia y del papa como se manifiesta “frente a los poderes presuntuosos del mundo, la fortaleza propia de Dios”.

  • Cuando el papa habla de hechos busca un álibi para disculpar a la Iglesia

           Pero hay otras ocasiones en que el Papa habla de realidades, no de símbolos, y entonces aún es peor. También hoy he podido leer en la página del Vaticano el último de los discursos papales a la Curia Romana, con motivo de la Navidad. Es el sexto desde que le hicieron Papa y los he seguido todos. En el de 2005 hizo una referencia al Vaticano II y su interpretación en continuidad y sin ruptura con los anteriores concilios, donde exponía ya el programa de su pontificado. En Iglesia Viva lo discutió con gran lucidez uno de los mayores historiadores del Vaticano II, Giuseppe Ruggieri.

          En el Discurso a la Curia del 20 de Diciembre 2010, Benedicto XVI hace referencia al hecho de los abusos a menores. El hecho lo describe de esta forma: “Tanto más hemos sido perturbados cuando, precisamente en este año y en una dimensión para nosotros inimaginable, hemos adquirido conciencia de abusos contra menores cometidos por sacerdotes, que deforman el Sacramento en su contrario: bajo el manto de lo sacro hieren profundamente a la persona humana en su infancia y le producen un daño para toda la vida.” Bueno, muy tarde dada la información que tenía desde hace años e intentaba capear, pero ye es algo que diga que por fin “hemos adquirido conciencia”.

          Inmediatamente se separa, sin embargo del tema de los hechos, para hablar de la visión de Santa Hildegarda a quien se le apareció la Iglesia “con el rostro completamente cubierto de polvo”. Tras esta alegoría medieval –ya es significativo ese recurso a revelaciones particulares, como a las visones de los pastores de Fátima, para ”edulcorar” la dureza de los hechos–, se hace el papa en su discurso las preguntas fundamentales: “Hemos de preguntarnos qué podemos hacer para reparar lo más posible la injusticia cometida. Hemos de preguntarnos qué había de equivocado en nuestro anuncio, en todo nuestro modo de configurar el ser cristiano, de forma que algo así pudiera suceder. Hemos de hallar una nueva determinación en la fe y en el bien.”

  • Y llega a afirmaciones tremendas: la culpa de los abusos sexuales a niños es de la sociedad, no de la Iglesia

          Pero, ¿quiere el Papa responder a fondo a estas preguntas y pedir a personas expertas e independientes que ayuden a responderlas? Me temo que no. Y así las preguntas de este discurso quedarán en mera retórica. ¿Por qué me lo temo?

          Pues porque cuando empieza contestarlas, tira balones fuera. Ha sido la sociedad la responsable. Ya la Iglesia decía que la moral ha de basarse en la verdad, ha dicho, y cosas parecidas. Me han indignado algunos párrafos de ese discurso que son rotundamente falsos o que nada tienen que ver con lo que ha ocurrido en personas como Marcial Maciel que en absoluto leyó siquiera artículos en los 70 que justificaran la pedofilia o fuera una inocente víctima del ambiente permisivo que llevaba pornografía a los quioscos de Roma. Dice el papa en el discurso referido:

Existe un mercado de la pornografía referente a los niños, que de algún modo parece ser considerado cada vez más por la sociedad como algo normal. La devastación psicológica de los niños, en la que personas humanas quedan reducidas a artículos de mercado, es un espantoso signo de los tiempos. Oigo decir una y otra vez a Obispos de Países del Tercer Mundo, cómo el turismo sexual amenaza a toda una generación, dañándola en su libertad y dignidad humana… En este contexto se coloca también el problema de la droga, que con una fuerza creciente extiende sus tentáculos sobre todo el globo terrestre: expresión elocuente de la dictadura de la riqueza y el placer que pervierte al hombre. Cualquier placer es insuficiente y el exceso en el engaño de la embriaguez se convierte en una violencia que destruye regiones enteras, y todo en nombre de una fatal tergiversación de la libertad, en la que precisamente la libertad del hombre es la que se ve amenazada y, al final, completamente anulada.

Para oponerse a estas fuerzas debemos echar una mirada a sus fundamentos ideológicos. En los años setenta, se teorizó que la pedofilia era algo completamente conforme con el hombre e incluso con el niño. Sin embargo, esto formaba parte de una perversión de fondo del concepto de ethos. Se afirmaba —incluso en el ámbito de la teología católica— que no existía ni el mal ni el bien en sí mismos. Existía sólo un «mejor que» y un «peor que». No habría nada bueno o malo en sí mismo. Todo dependía de las circunstancias y de los fines que se pretendían. Dependiendo de los objetivos y las circunstancias, todo podría ser bueno o malo. La moral fue sustituida por un cálculo de las consecuencias, y por eso mismo deja existir.

Los efectos de tales teorías saltan hoy a la vista.  

  • Pero en ATRIO queremos partir siempre de la realidad de los hechos donde está -que es- lo más sagrado.

          Para abordar HECHOS indiscutibles e interpretarlos como simple consecuencia de los males de la sociedad que ha abandonado a Dios, mejor es que se calle o que siga hablando de simbolismos y alegorías que nada tienen que ver con la REALIDAD.

          En ATRIO queremos insistir en el afrontamiento de la realidad, lo más desnuda posible, como principio para entender desde allí cualquier experiencia religiosa o cualquier texto bíblico que provenga de otra reveladora experiencia. Pero ya hablaremos de eso otro día.

          Entretanto, ¡Esperanza realista de una Navidad que nos llama año tras año a la Vida!

29 comentarios

  • Bueno, tarde pero por fin he leido el artículo, y la historieta de Pepe que no la recordaba… Pues sí, Antonio, tiene que ser doloroso para alguien que ama la Iglesia y que ha dedicado tantos años de su vida a ella ver lo que hay… por mi parte el más respetuoso silencio.
     
    En mi casa no se celebran las navidades. Eso sí, aprovechamos para juntarnos a cenar en casa de mi madre (que nos prepara un banquetazo de aupa) para ver la tele juntos y cantar, para jugar a las cartas… Nos quedamos a dormir en su casa, y al día siguiente hacemos el vago juntos, preparamos la comida (sobre todo la nieta con la abuela), charlamos… sobre todo del pasado. A mi madre le encanta recordar las navidades de los tiempos en que las celebrábamos,  recordar a los que ya no están… Cada año va sacando cuentas entre los que se han ido (mi padre, sus padres…) y los nuevos que han ido viniendo… no somos demasiado prolíficos así que quedamos par con par. Aunque hace muchos años que dejó de ser católica, sería muy duro para ella pasar una noche del 24 o del 31 sola… así que todo sea por la madre…
     
    La nochevieja tampoco la celebramos, pero aprovechamos para hacer otro tanto de lo mismo, y como al pequeño le hace ilusión lo de las uvas… pues nos las comemos… todo sea por el hijo…
     
    Pues eso, que he estado muchos días fuera, del trabajo a casa de mi madre, así entre una cosa y otra… y ahora que tengo un ratilo me voy poniendo al día con los hilos, porque el día 5 repetimos… nada que ver con lo reyes, es que coincide con el cumpleaños de mi hija… así que aprovecharemos para cenar juntos, hacer algunos regalos… y recordar tiempo pasados. Ritual anual recordatorio de cómo rompí aguas, cómo llegué a la clínica, cómo fueron las convulsiones, el parto, como se agarró a la teta en cuanto la cogí en brazos, etc. etc.
     
    Pues eso, querid*s amig*s, un abrazo a todos y feliz (na)vida(d)… y que dure la felicidad y que se mueran los feos. Nosotros repetiremos festejos con reuniones de familia y regalos a finales de febrero y el 21 de marzo que es cuando nos toca religiosamente…. y siempre que haya alguna excusa para ello… o no 😉

  • José Ignacio Ardid

    Querido Atrio y estimado Antonio:

    Gracias por este hilo que nos ayuda a reflexionar sobre nuestra concepción de la Navidad y nuestra celebración litúrgica. Me encanta leer que, en algunos sitios, si que se hace una celebración participativa y honesta, sin joyas, ni grandes estipendios. Simplemente, Dios-con-nosotros, siguiendo el mismo camino: el de la humanización de este ser racional, que llamamos hombre.

    Desgraciadamente, no puedo celebrarlo como muchos de vosotros, creo que, cada vez más, los párrocos se obstinan en que sea una misa, cargada de pilates y poco en un aspecto celebrativo y participativo. Quizás es mi desazón por lo que veo y leo -las declaraciones del obispo de Alcalá, la situación de la diócesis de Palencia, la manifestación de Kiko Argüello en Madrid el día 2 de enero, etc- hacen que esté perdiendo la esperanza en otra Iglesia posible, ésta cada vez más secta y menos servidora del hombre para hacerlo más feliz y completo que es el objeto del Reino de Dios.

    Perdón por este rollo, pero me intento desahogar, incluso en este foro…

  • Héctor Rodríguez Fariña

    Los saludos de estas fiestas hacen referencia a la amistad, a la convivencia social,  pero poco queda del “Verdadero espíritu navideño” del que habla Luis.
    Repetimosincansables ¡…Feliz navidad,… próspero año nuevo!         ¿Qué felicidad, qué prosperidad? El Gordo, fiestas y banquetes, vacaciones, excursiones lejos, Una oportunidad ara reuniones familiares que no está mal pero seguimos penando:  ¿Qué felicidad, qué prosperidad? ¿Por qué no se lo preguntamos al Niño?
    Una vez ya mayor dijo: “Buscad primeramente el Reino de Dios y su justicia y todas las demás cosas se os darán por añadidura” (Mateo 6:33). Y otro día se descolgó con aquella preciosa frase poética: ”¿Por qué os preocupáis tanto de la ropa? Miren como crecen las flores del campo y no trabajan ni tejen… que poca fe tenéis”. 

    Lamentaciones de Navidad. En cada sermón de Noche buena la misma queja:  “La Navidad no son fiestas, banquetes, pasarlo bien y nada más? Lo importante es la celebración del nacimiento de Jesús” Para volver a repetir el mismo sermón el año que viene con cierto aire de nostalgia.

    El sermón resbala. Nada cambia.  Es que las palabra de aquel Niño exigían un compromiso personal “que poca fe tenéis” y esa fe no es creer en dogmas y elucubraciones anticuadas.
    Es descubrir que la sociedad humana se mueve con una series de dogmas propios, categorías fundadas en la diferencia de clases, la segrgacion de los grupos humanos, la necesidad de dominar a los demás, la seguridad de la riqueza material al coste que sea, el consumismo.   ¿Cómo superar esa mentalidad? San Marcos nos cuenta que aquel Niño una vez se acercó a un paralítico y le dijo: “levántate, toma tu camilla y vuelve a tu casa”. La mentalidad de las autoridades impuesta a las masas hay que superarla echándose a andar con la certeza de que la fuerza que existe en nosotros puede mover montañas..

    Las Navidades de hoy, por muchpor muchas vultas que les emos  o por mucho que  que lo intentemos dismular,  seguirán siendo una burla al mensaje de Jesús. Mientras no nos echemos a andar dejando atrás todo lo que nos detiene vamos a seguir igual. Nuestra sociedadtiene que cambiar radicalmente  y el cambio está dentro de cada uno de nosotros. Más cerca de todos que nunca,  Héctor.

  • pepe sala

    Luciano… que te van a ” excomulgar”, jejeje.
     
    Me gusta tu forma de vivir tu Navidad; obviemente yo la celebro de forma totalmente diferente, pero dentro del respeto a los simbolismos de cada cual, tu Belén para todos es de agradecer. Sólo un pequeño ” pero”:
     
    Si REALMENTE fuese un niño nacido de mujer ( según tus propias palabras) sería poco delicado dejarlo allí sin el cuidado de su madre. Ya sabes las costumbres de los recien nacidos y alguien tendrá que cambiarle los pañales de vez en cuando… ( yo me niego, que tengo las manos demasiado brutas y peligra que me lleve por delante algún organo vital de la criatura. Y éso sí que no…)
     
    Este año me he librado de hacer el Balén. El año pasado me tocó hacerle en el local que regenta mi esposa, considerando que acuden muchas personas mayores y les gusta lo tradicional.  Mezclé el belén con las mitologías de Cantabria y las Vascas y me quedó bastante llamativo. Nadie me protestó y algunas personas reconocieron que había tenido una buena idea y felicitaron mi ” arte belenístico”.
     
    Como el ” niño” y las figuritas que me prestaron eran muy antiguas, el pobre chavalillo tenía un brazo roto, le faltaba un trozo de pierna y tenía la nariz destrozada.
     
    — Pobre criatura- me comentó alguien- ya podías haber comprado un niño Jesus en cualquier tienda; tampoco cuestan tanto.
     
    — De éso nada– le contesté– conozco niños que están más jodidos que éste y también tienen derecho a ser representados en los Belenes.
     
    Pareció convencerles mi argumento y el crío se quedó hasta que lo quité en Enero. Este año van a pintar el local y me he librado de los belenes. ( Te aseguro que no me importa hacerlos, casi me gusta, porque a fin de cuentas… ¿ qué no podremos hacer los ” artistas”, jejeje) Lo que más me fastidia es poner a los Reyes, y por supuesto que en mis Belenes jamás pondré a ningún Rey. Prefiero a los niños faltos de piernas, brazos, ojos, comida, cultura, respeto, cariño…
    Ellos sí tendrán lugar preferente en mis Belenes. Los Reyes Magos ( y los otros) ya tienen demasiado, como para que yo también les haga la pelota dándoles representación en mi ” arte  belenístico”.
     
    Agradecido por compartirnos tu celebración, Luciano, espero poder compartir la mía, que ya he dicho que fué divertidísima y la mejor de mi vida. ( si hubiera estado mi ” pollito” ( nietuca) y mi hija y yerno vikingos, hubiera sido la mejor Nochebuena del mundo mundial. Nada hay perfecto.
     
    Saludos, pues.
     
     

  • Luciano Vazquez

    Mi nochebuena fue en compañia de mi mujer, hablando de nuestras cosas, y cenando a nuestro compas y gusto, llamamos a mi hija que estaba en Austria, pero no pude hablar con mis nietos por qué ya dormian. La Navidad con los hijos y nietos que están aquí.
    No segui la misa de gallo, estaba tan feliz, charlando con mi mujer que ni me preocupe. El día de Navidad, acudí a misa, me tocaba de monitor, concelebrarón D. Jose Maria y Pagola, amigos de toda la vida y compañeros. Pagola en un aparte, me dijo, que el nacimiento que habiamos preparado este año era precioso y que mucha gente lo estaba admirando.Lo hemos preparado del 20 al 24 a partir de las 8 y media de la noche hasta la madrugada. La misa, alegre, con canciones y guitarras, la pequeña iglesía parroquial llena de gente, una homilía sencilla, tierna y esperanzadora, luego de la misa, los padres de los niños de comunión a la espera, para desearnos feliz Navidad y felicitarnos por el Belen. Despues, las catequistas con las familias nos fuimos a tomar unos vinos en los bares del barrio, tres vinos tan solo, besos y abrazos y cada cual a su casa. Ésta ha sido, mi sencilla Navidad.
    No he escuchado al Papa, ni falta que me hace, he vivido la Navidad con las personas a las que quiero, con mis compañeros y amigos, mi simbolo ha sido montar ese Belen para que sea visto por quien lo deseé, pues no es necesario entrar a la Iglesía para verlo, quizas, pensamos que ese Enmanuel:  Dios con Nosotros” es ” Dios en nosotros”, universal, para buenos y malos, creyentes o ateos, agnosticos o “pasados”, que más da, él esta allá, nada pide, es un niño nacido de mujer.
    Paz para todos.

  • Gabriel Sánchez

    Nosotros participamos de la misa de la comunidad PARROQUIAL, que es una comunidad de comunidades, con una liturgia preparada por un equipo de laicos, hay una religiosa…(que también lo son), con participaciòn en la misma de todos y al final, para expresar lo que sentiamos…apaludimos…

    Cada uno tiene su cultura…su universo simbolico, pero esto es humano…Dios viene al encuentro de todos…hasta de los carcaz conservadores llenos de oro…Los que le rechazamos prefiriendo…la evasión en el simbolo, sin poner detras del simbolo vida atras…es decir que el partir y compartir el Pan se llene de vida…en donde se parte y se comparte la vida, es decir las luchas, los fracasos, los logros, los sueños por el Reino…

    Quiero espresar mi especial homenaje por quienes celebraron la navidad con Esperanza a pesar de todo…con simbolos muchas veces lleno de la sencillez de la cotidianidad…Irak, Haiti, Honduras…en las naciones Africanas…en las comunidades…Allí seguro el nacimiento se hizo fecunda semilla…Nosotros gracias a Dios, no tenemos ni oro, ni plata…pero como decìa el Cura Miguel Brito, en plena dictadura en el Uruguay, pero lo que tenemos te lo damos, en nombre de Jesúcristo…le digo a los pueblos del mundo Levantate y Anda…Gabriel

  • Carmen (Almendralejo)

    Sí Jesús personalmente he entendido porque he leído un para de veces cuanto dice Antonio. Y quedandome expongo lo que he sado mi navidad, que no será la correcta las más ortodoxa para much*s, pero que no impongo a nadie, sino que desde mi nucleo familira opto por vivir con ella según son sus gusto y sus viviencia que para nada tiene que ver con la religión que nos han eseñado.
    ¡De ahí que me quede con el titulo de su post!

    Y no hago más  observaciones que la que el mismo Antonio hace, porque yo ni me planteo nada sobre esos distinto personajillos de esta religión como de otras.
    Creo que ellos están en la estrastoferas de lo que yo siento como mujer que desea saber y estar con pelmo Derecho participando y no siendo asiduamente infravalorada y juzgada con unos textos y unos edicto reales.
    Por unos señores acomodados en sus estudios de élites, en sus templos elitistas y paro de hablar porque no se merecen a que siga hablando más de estos.

  • Jesús

    Tengo la impresión de que no se han leído y entendido bien todas las afirmaciones de Antonio, para poder captar su buena intención en los comentarios a afirmaciones infumables realizadas por aquel que se presenta como el servidor de los demás (simbólicamente en el lavatorio de los piés de Jueves Santo y en la realidad al asumir el reto de “el que quiera ser el primero, sea su servidor”).
    Porque Antonio afirma:  “ye es algo que diga que por fin “hemos adquirido conciencia”.
    ¡Que buena voluntad tienes, Antonio!

    Se requiere la realización de un enorme esfuerzo para hacer tal afirmación cuando se califica tan positivamente una hipocresía mayúscula por parte del que se pretende sucesor de Pedro en la fidelidad al Maestro.
    ¿Cómo que ahora adquiere conciencia el que tuvo conocimiento desde hace años de las denuncias que se le hicieron personalmente por personas llegadas desde Mejico y alegó como excusa la gran estima del entonces papa ¡menudo discernimiento de espíritus! hacia el abusador?
    ¿Cómo que ahora adquiere conciencia el que aparece como responsable en su diócesis de Munich del traslado a otras parroquias de sacerdotes involucrados en dichos actos cuando todos sabemos que un traslado en una Diócesis por problemas de ese tipo llegan a conocimiento directo SIEMPRE del último responsable, en ese momento arzobispo Ratzinger? ¿O es que no había sido capaz de entender el sufrimiento y las huellas que un acto de ese tipo dejan en un niño/a?
    Lo único que aparece con meridana claridad son dos hechos: que abandera la hipocresia en nombre del Evangelio y de Dios (tomando el nombre de Dios en vano)  y que, teniendo bien clarito (porque sus escritos de los años postconciliares asi lo muestran) qué pasos hay que dar en la Iglesia hacia una mayor fidelidad al Evangelio y una adecuación a los momentos históricos en que nos encontramos, ha preferido (yo entiendo que por miedo insoslayable que le incapacita para ejercer el papel del lugar que ocupa) soslayar los riesgos de la toma de decisiones que suponen cambios y aferrarse a los principios del catecismo que aprendió de pequeño, buscando la seguridad de lo infantil frente la la respuesta que se produciría desde la madurez. Lo demás, fachada, ritos, vestimentas del medioevo y caducidad.
    Mi esperanza navideña me hace pensar que hay que dejar que entierren a sus muertos. La vida de Dios vuelve a nacer en lo más insospechado. Dios se revela en donde quiere y no donde no se le espera. Mi tarea es abrirme a lo más cotidiano, donde Él vueve a hacerse presente.
    ——————–
    Gracias, Antonio, por presentarnos las afirmaciones y dudas del personaje.
    Si las afirmaciones y dudas finales (“Hemos de preguntarnos qué había de equivocado en nuestro anuncio, en todo nuestro modo de configurar el ser cristiano, de forma que algo así pudiera suceder”) son realmente así, causan perplejidad: ¿son reales o a conciencia retóricas? ¿Está capacitado este hombre para responder a la problemática o le superan los acontecimientos, y lo que conoce y no ha aparecido en los periódicos (solo hay que intuir lo que puede ir aflorando si continúan apareciendo casos como los de Valencia en los últimos meses) puede ir arruinando las diócesis? ¿Cómo que el tema hace referencia a “nuestro modo de configurar el ser cristiano? ¿No sería lo único real el preguntarnos QUÉ HABÍA EQUIVOCADO… EN NUESTRO MODO DE CONFIGURAR EL SER SACERDOTAL? ¿No será acaso que su modo de vivir y configurar el ser sacerdotal es el que hay que cambiar y soslaya el plantearlo porque supone cambiar la configuración de el modo de ser y concebir el ser eclesial?
    Como verás, Antonio, mi más completo agradecimiento a la reflexión que propones y a las citas que, tras las lecturas realizadas, nos haces.
    Solo queda recordar aquel dicho que unos amigos de la Joc referían: “Cuando algo va mal, algo va bien”. Seguro que va bien la Navidad y Dios está ya entre nosotros ayudándonos a convertirnos a él y a los más humildes para que nazca una nueva Iglesia, la que él tenga preparada para todos.
    Se admiten todas las críticas a lo amargo que he sido, pero desde la verdad. Tapar no hace sino que todo huela más.

  • Carmen (Almendralejo)

    La homilía de hoy día de la familia de Nazaret nos piden que volvamos los ojos a la familia tradicional católica.
    Para nada dice cristiana, porque la familia cristiana basada en la familia de Jesús es una familia atípica como lo es la mía.
     
    -Familia monoparental, donde convive con su hijo de 31 años porque no pude pagarse una renta, con lo cual, ni caritas ni el cura más próximo le proporciona nada.
    Soy yo, y su hermana menor de 24 años que trabajamos a tiempo completo y gracias a nuestros esfuerzos personales, quien le proporcionamos aquello que por su precariedad laboral ni el estado ni nadie le proporciona.
     
    Ni están traumatizados, ni son delincuentes, ni roban las medallas de los palos santos, ni viven a costa de pedir en las misas.
     
    Mi vecina es viuda desde que sus hijos tenían 3,6,8 años, son hijos que trabajan desde su más corta edad, ni roban ni violan a niñ*s.
     
    Mi prima es madre soltera porque quiso tener ese niñ* y para nada ese niños está traumatizado por esa mierda de padre que le dejó plantado nada más saber que iba a nacer.
    Tengo amigos homosexuales que tienen hij*s, y están y son personas maduras y concienciadas de la problemática que hay en el mundo, más que ninguno de los que dicen estar trabajando por el reino de ese dios que ellos vende en los mercadeos de los templos.
    Ninguno son pederastas, ni asesinos de niñ*s, violadores de monjas… o niñas inocentes.
    Tengo amigos que han dejado la mitra, el báculo y las homilias sobre algo que ni saben ni entienden porque viven en una burbuja ficticias de lujo y placer, donde todo lo tienen cubierto, todo menos LA AFECTIVIDAD, porque son hueso secos.
     
    Somos unos ejemplos auténticos de la familia de Nazaret:
    Hijo ilegítimo
    Hijo de familia mono parental (José desaparece en combate, ni siquiera se sabe como se esfuma, quizás como el novio de mi prima.
    Hijo de una Mujer que transgredió todo el sistema social y religioso
    Hijo de un padre que acepto en alucinación o sueño de quién era, en definitiva que la paloma o cualquier pájaro sabía más que él.
     
    Hay que tener mala ostia y mala leche, ser muy retorcido para desde un púlpito decir que los hij*s de las familias que no se parecen a la de Nazaret son hij*s que se meten en problemas.
    Pero la verdad que han acertado, Franco y su Nacional catolicismo, Musellini Hitler, el Bush, y todos los hijos que han mascrado a pueblos enteros, que han violado a niñ*s, y estos señores mitrados,
     
    ¿Qué FAMILIAS tienes? De Nazaret seguro que no porque seguro que son de familias bien, donde padre y madre se quieren mucho, con muchos hijos e hijas, y para nada son familias desestructuradas, como la de NAZARET. Madre soltera, paloma y una voz que dice ser el padre y dios (a que parecen un descoque y que has esnifados todos.

    Rouco, y Cañizares, el de Navarra, Extremadura que es de “Valencia” ¿Qué familias tienen?
    Bueno el primero una sobrina bastante joven y bien al parecer, con hermano no tan bien, y que no recibió gran ayuda por parte de este

  • ana rodrigo

    Luis GM, como dice Pepe sala “el zorro pierde el rabo, pero no sus costumbres”
     Efectivamente, Luis, creo que no tienes arreglo, todo el mundo estamos comunicando nuestra manera de vivir la nochebuena, todos y todas hemos respetado a los demás, en cambio tú, nos echas la broca junto al sermón, resaltando aquello que a ti no te gusta, sin resaltar los valores que todos hemos compartido.
     
    ¿Por qué no nos comunicas tu vivencia y nos dejas a los demás con la nuestra. Cada cual tiene sus propias ideas sobre la liturgia, sobre los ritos, sobre el nacimiento de Jesús, sobre la celebración laica de unas fechas que nos recuerdan valores humanos válidos para creyente y no creyentes, ¿tiene esto algo de malo?
     
    Que yo recuerde a Jesús le importaba más la vida y la realidad tangible que los ritos y el templo, ¿Pasa algo porque alguien considere más cristianos ciertos valores que ciertos ritos que no tienen nada que ver con el mensaje navideño? Yo respeto a quien le eche vida a unos ritos vacíos de ella, pero pido respeto para mi manera de celebrar esta noche especial, ¡si yo te contara… (que no lo voy a hacer).! Hay otra Navidad para la que no sirve ninguna misa por mucho gallo que cantase. Sirve mi corazón, mi amor, mi com-pasión, mi proximidad a la persona necesitada del mismo.

    A ver si dejamos en paz a quienes tenemos otra percepción de lo que es la navidad, que ya está bien, Luis. Transmites tan malas vibraciones que te haces insoportable y que hace poco creíble cuando presentas la otra vertiente de tu persona, que la tienes, como lo has demostrado.
     
    Se ve que te gusta el mal rollo de abroncar a los demás ocultando tus miserias ¿o acaso tú no tienes miserias? Uf, ¡qué tonta, si es lo que habitualmente sueles hacer en atrio, evidenciar alguna de tus miserias.
     
    A pesar de lo cual, te deseo que pierdas esta mala follá y seas un poco más hermano del que nació en el pesebre, igual que los más pobres, dando paz a los demás, en vez de dar por el sa…

  • pepe sala

    Bueno,  Don Luis , pues tengamos la conversación que gustes; pero a mí no me vengas con milongas  ni exortaciones que conozco perfectamente el percal. Lo mismo que tú conoces mi personalidad por ser asíduo del   “l´esconci del lebaniegu”  ( buen lugar para conocer REALIDADES), yo conozco la tuya a través de tu currículum sacerdotal, empresarial, abadías y demás menudencias. Incluso soy muy amigo de una señora de un pueblito de Ujo ( Asturias) que vivió en Bruselas y también tiene muchas hostoriucas que contar. La buena señora fue la culpable de que yo comenzase a dar el coñazo en ATRIO con mis historiucas y mi manía de poner a parir a los curas. ¿ por qué tendré semejante manía?…
    ( mejor no os recuerdo la historia del cura que nos nombras, Luis. La del primer profesor que tuve en relación a mi posible, y afortunadamente abortada, vocación sacerdotal) Al menos he tenido la delicadeza de no ponérselas ni siquiera a los del foro cántabro, pero si me apuras un poco pondré un par de ellas que tengo escritas sobre el tal sacerdote que nombras. Estoy seguro de que tampoco te iban a gustar.
     
    Por lo demás, entiendo que repetir una hostoria ( relato) sobre algún tema depende mucho de la ocasión. Hace tiempo que no voy por misa, pero en mis tiempos de “meapilas” se repetían más que el ajo las ” historiucas” de un tal Jesucristo, José,  María, Pedro, Pablo y Juan…. y mucho me temo que no hayáis mejorado el repertorio.
     
    A fin de cuentas , a mí, cada historiuca me resulta un disgusto interno de cierta importancia. Si después del esfuerzo no las puedo utilizar porque Luis G. M. y algunos más se sienten aburridos al volverlas a leer, dejemos trabajar a la ” misericordia” y pensemos que habrá muchas personas nuevas en ATRIO que no han tenido la oprtunidad de conocerme tanto como tú me conoces. A mí me encanta que me conozcan cuantas más personas mejor. Pero NO ESCONDO MIS DEBILIDADES. ( tampoco me engaño pensando que es un gran triunfo lo que es claramente una debilidad. Y ser cómplice de ciertos hechos  deben ser reconocidos como DEBILIDAD Y FRACASO, para lo que el sentido común conoce por DEMOCRACIA.)
     
    Santa Pascuas, pues, Luis G. M. y encantado de conversar con quien guste, siempre que sea en igualdad de condiciones.

  • Antonio Duato

    Escribí ayer este artículo porque me salía de dentro y, creo, por mi responsabilidad de dirigir este portal de encuentro de lo humano y lo profano. Si alguna celebración en que estas dos dimensiones se mezclan es en este tipo de fiestas.
    El haber empezado por contar mi vivencia de la Nochebuena y de la búsqueda de las palabras pronunciadas por el papa en aquella tarde-noche. Mi deformación profesional de 34 años de sacerdote celebrante de Misas del gallo y de 8 años de residente en Roma, pero sobre todo mi interés por saber cómo se viven hoy las liturgias y qué dicen al hombre de la calle, me visionar esas escenas y hacer esas lecturas el día siguiente. Y me alegro que otros hayan encontrado ocasión para expresar cómo la vivieron, con más alejamiento de la liturgia que yo pero con muy sinceros valores.

    A una persona le ha parecido inoportuna –“intempestiva” la calificaría Nietzsche– mi reflexión y su desarrollo en los sucesivos comentarios. Tienes pleno derecho a verlo así, A. Fueyo. Pero te aseguro que es mi enorme valoración de lo que es Jesús, esta fiesta y el papado católico lo que me ha hecho romper con el armonioso lenguaje navideño de otros que tú propones como ejemplo: Koldo, Paglia… Y otros muchos de los que están cargadas las páginas de ATRIO. Pero a mí me salía ayer resaltar la falta de realismo e incluso de verdad de esas celebraciones y discursos concretos a los que me referí.

    Luis G.M. no me cita, pero casi seguro que me hace responsable de este desaguisado que se ha armado.
    Perdona Luis. La permanencia de las imágenes mudas de la televisión mientras sonaba otra música pudo no ser acertada. Ya he explicado el motivo. Pero no fue una “bromita”. Y las preguntas fueron reales en su sustancia. Me hicieron pensar en cómo captan hoy estas celebraciones bajo el baldaquino de Bernini. Yo he relatado mi experiencia. Tú podrías relatar la tuya. ¿Por qué no lo haces más a menudo, con sencillez, sin sentirte juez sarcástico de los demás? Te aseguro que si lo haces así no será crucificado por eso.

    Pero casi nadie se ha fijado en lo esencial que yo quería resaltar. La manera de bajar de los símbolismos a los hechos cuando en el discurso del pasado día 20 el papa habla del hecho de la pederastia por parte de algunos sacerdotes.

    Pero también yo acababa, y vuelvo a repetirlo, con un deseo de Esperanza realista navideña y me atrevo a añadir que pensando en los reales calores insoportables que invaden en esta fecha a la mitad el globo que en realidad celebra la navidad sin solsticio de verano, dejando sin sentido nuestros símbolos del la luz en las tinieblas. Hagamos más ecumenismo geográfico.

  • Luis González Morán

    Pepe Sala:
    Es necesario que esta Navidad tenga una conversación serena contigo. Lo tuyo es realmente divertido.
    Ahora nos endosas de nuevo la historieta de la Calderuca (que había sido publicada en Atrio el día 8 de marzo próximo pasado, como tú mismo recuerdas). La historieta de la Navidad ya había sido publicada en Atrio hace varios años, siendo difícil dar con la fecha exacta porque no aparecen los originales anteriores. Oye, a mí me parece muy bien, siempre que a las personas les parezcan enternecedoras estas historietas. Obviamente, yo también tengo mi opinión personal al respecto. Lo que no me gusta de tus historietas es que siempre aparece algún sacerdote al cual largarle el sartenazo,  bien sea Don Marcial, bien sea Don Evencio González Bedoya, bien sea Don Desi:
    “No presumas de ser bueno
    regalando con orgullo
    limosnas del bien ajeno,
    mientras te guardas lo tuyo”;
    bien sea el “pater concordia” Luis González Moran (como tienes a bien llamarme), bien sea el sursum corda…
    Tienes una fijación que a mí, personalmente, me parece excesiva. Bueno, he de reconocer que siempre me ha parecido enternecedor el recuerdo que conservas del Padre Ramiro y de su “tienda”. Algo es algo.
    Conste que te conozco bien porque he seguido muy de cerca y frecuento el glorioso  “l´esconcí del lebaniegu”. Que no esté de acuerdo contigo en muchas cosas, no quiere decir que no te valore como persona y como luchador…
    Por otra parte, de verdad que me alegro mucho de que hayas tenido una nochebuena feliz… sin misas, sin políticos y sin mensajes papales… Oye, si ésto te hace feliz, adelante..me alegro mucho por tí, pero podrás entender que otra gente pueda ser feliz de otra manera… y que no hace falta tener “””monjitas exclavas”””.
    Por cierto que en las páginas del Foru Cantabria hay un eslogan magnífico:
    “No midas la juerza l´hombri por las vecis q cai, midila por las vecis q si güelvi a poner en pie”.
    Lo dicho: Feliz Navidad a tí, a tu familia y atoda la familia atriera.
     

  • Manuel V.

    “Todo aquel que sus acciones sobrepasan a su sabiduría, su sabiduría perdurará, mas todo aquel que su sabiduría sobrepasa a sus actos, su sabiduría no perdurará.”
    “Todo aquel que su sabiduría supera a sus acciones ¿a qué se asemeja? A un árbol de ramaje frondoso y escasas raíces, el viento vendrá, lo arrancará y lo dará vuelta. {como dice en Jer. 17:6: “ Y será como arbusto en el desierto, en tierras estériles…”}
    Pero todo aquel que sus actos superan a su sabiduría, ¿a qué se parece? A un árbol de poco follaje y muchas raíces, a pesar que todos los vientos del mundo vengan  y soplen sobre él, no lo moverá de su lugar. {Como dice Jer. 17:8 : “Y será como un árbol plantado a orillas de las aguas, que hecha sus raíces hacia la corriente y no teme la venida del calor…”}
    (Pirke Avot Cap. 3)
    Feliz Día de la Sagrada Familia de Nazareth

     

     

     

  • Julián Díaz Lucio

    Yo también fui a la misa del gallo, pero a las 20 h, porque la de media noche se ha suprimido por lo intempestiva.
    Fue una misa muy participativa a nivel de cantos y de folklore, pero sin alusión a la realidad pobre en la que estamos sumidos. El ambiente sí fue de alegría y de felicitaciones mutuas entre todas las personas que nos conocíamos. Después  celebramos la cena con el resto de la familia de mi esposa, unos 25, pero sin más profundidad, ya que el resto de los comensales están agenos a toda visión religiosa.

  • pepe sala

    El realismo de la Navidad ( y de cualquier época del año) queda manifiesto en el mensaje del ” pater concordia”, Luis G. M.
    El zorro perderá el rabo, pero no perderá sus costumbres. La exortación es un arte en nuestro  ínclito exorcista atriero.
     
    Por cierto, “pater”, Pereda no era lebaniegu y en Liébana se toca menos la gaita que en tu tierra.
     
    Lo que tampoco cambian son las costumbres y la naturaleza de los ” pater” en las distintas épocas. Y lo mismo eran los pater lebaniegos que los ” padrinos” actuales: JAMAS HAN DADO NADA GRATIS y jamás lo darán.
     
    El asunto de  LA CALDERUCA ( que nos has recordado) deja perfectamente clara la forma de actuar de los ” pater” en tiempos navideños y en cualquier época del año. Ya que nos la has recordado, la volveremos a leer:
     
    “”

    Pepe Sala
    08-Marzo-2010 – 8:26 am
    LA CALDERUCA
    Los tiempos no animaban a regalos ni a detalles. La consigna, casi exclusiva, era la supervivencia. A pesar de todo, alguna vez, la casualidad permitía alguna licencia agradable y se conseguía ofrecer el detalle.
    Mi padre había estado trabajando en Sotres, y en los días que había estado fuera juntó algún dinerillo. Los asturianos eran buenos clientes. Traía además algunas cosas que consiguió al cambio. ( muchas veces se cambiaba el trabajo por cosas en vez de dinero) Había hecho una ganga con una calderuca de cobre. Estaba negra de hollín y bastante abollada, pero eso no suponía ningún problema. Limpiar cobre, latón, bronce etc. era una actividad que había llenado muchas perolas en nuestra casa. Las abolladuras no eran ningún problema para el mejor hojalateru de Liébana ( y parte del extranjeru) La calderuca quedó preciosa.
    — Cuantu me fastidia tener que deshacéme de esta calderuca tan guapa.— mimosea mi madre.
    — Coño, pos no la vendas…. Abróchatela pa ti.
    A mi madre se le agrandó la sonrisa. En sus sencillos y humildes sueños pensaría que una calderina tan guapa no la tendría ni el de La Casona, y puede que ni Dn Manuel Palacios… La colocó en un lugar preferente desde donde pudiese admirarla y lejos del alcance de la récua de chiquillos que pululábamos por la casuca de Valmeo.
    Con qué esmero limpiaba su regalo; se reflejaban las caras en su brillo… Puede que no tuviese las suficientes sábanas para las camas y puede que las ropas y calzados no fuesen muy adecuadas ( ¿ quien las tenía entonces?? ) pero tenía su calderuca. Al menos los sueños estaban a salvo.
    Sin sábanas se puede sobrevivir, y sin buenas ropas también; pero sin alimentos adecuados….
    — Los mis hijos no han pasau hambre nunca, y jamás la pasarán mientras yo tenga cinco deos en ca mano. Burros, gatos, erizos.. lu que haiga, piru hambre nunca…( al hilo de los burrines que comíamos tengo una anécdota muy entrañable cuyo protagonista fue aquel gran médico y persona que se llamaba Dn Eluterio. Ya os la contaré otro día)
    El problema era la leche. Los pequeños necesitaban leche, y nosotros no teníamos ganado. Era complicado conseguirla.
    — El pequeñu se ha puestu malu; nos hace falta bastante leche pa curale. Dn Marcial ca vez exprime más la leche en polvu y corta más pequeñu el cachu de quesu de bola. Diz que somos muchos a repartir y ca vez lu mandan menus bidones de leche.
    —- Bah. Haz casu de lu que diga Dn Marcial. Si va alguien con dineru ya verás que prontu apaece leche de sobra, y tiene quesos pa echalos a roar.
    —- ¿ Tu cres que Dn Marcial vendería lo que le dan pa repartir entre los necesitaos??? ( se decía probes)
    —- Qué inocente eres, Mariuca; pos claru que lu vendería.
    Mi madre miró al niño enfermo y miró su calderuca. No le costó nada decidirse. Ella no tenía muchos estudios; pero dominaba el tratu ( el cambio) como pocos. Cogió la calderuca y se presentó en La Vega en la casa de Dn Marcial.
    Cuando volvió a Valmeo bajaba cargada con leche en polvo y queso de bola para una temporada. A su niño ya no le faltaría la leche para curarse…
    Alguna vez que subí a La Vega a por la bolsuca de leche y el trozo de queso de bola que los servicios “caritativos” de Acción Católica daba a las familias necesitadas, vi la calderuca de mi madre en el aparador que estaba situado al lado del cuartucho donde la hermana ciega de Dn Marcial exprimía su caridad.
    Hace pocos días hemos recordado la anécdota mientras limpiábamos unas calderas de cobre que tengo de adorno.
    — La mi calderuca era muchu más guapa, Pepín—- (mi madre aún tiene la sonrisa amplia) “”
    ( Está escrita hace unos 10 años)

     
    ——
     
    Esta Nochebuena no canté una coplilla que se solía cantar a mi casa. Vaya en honor a Luis G. M.:
     
    “” A los curas los capan esti añu
    quiera Dios que no capen a mi amu,
    que me tiene ofrecides unes medies
    y si me lu capan me quedo sin elles”…
     
    ¡¡ Puxa Asturies !!!…

  • Luis González Morán

    Pues estamos bien. Este post rezuma de todo, menos espíritu navideño.
    .- Están los que siguieron por televisión el “horror” de la Misa de Gallo desde el Vaticano y lo toman a bromita, con muy poca gracia, desde luego. Por ejemplo, esas preguntitas tan graciosas: “Pero, ¿qué celebran”?, “pero ¿ha nacido esta noche”?, etc.
    .- Luego están  los que no fueron a la misa de gallo y hace muchos años que no van y que pasan de mensajes reales o papales, simplemente dan ellos el suyo, que es bastante más pastueño que el del Papa… Un trocito de un sermón de los que se leen en Atrio: “”¡Bueno sí! han dejado sin tocar a los curas, obispos y papas asesinos y pederastas, que de todos hay en estos miles de años de trono papal…””. Verdadero espíritu navideño, sí señor.
    De paso, otros insultan a los que van misa de gallo, antes o después de las cenorras y “los exquisitos mazapanes elaborados por sus “””exclavas””” las monjitas…” que dice el pereda de turno. Luego sí, mucha calderuca y mucha gaita lebaniega.
    .- Otros, en fin, van a la Misa del gallo, pero se sienten extraños, literalmente como sapos de otro pozo, todo muy rígido y repetitivo….
     .- Y ciertamente yo no me atrevo a decir si fuí o no a laMisa del gallo, porque te van crucificar igual..
    .-La verdad, qué gozo de Navidad…
    Pues, a pesar de todo ello, os deseo a todos una feliz , pacífica y serena Navidad.

  • Carmen (Almendralejo)

    Querida Ana ¿Cómo no conectar con ese escrito tuyo, con ese amor de madre hacía l*s hij*s que no están cercanos, o sienten algún mal?
    También estoy en ese de compartir días, cenas ¡Viandas! con personas más o menos cercanas o en algún casi molesta, o dañinas para nuestra salud (que digo yo)…
    Son días para pasar de puntillas, y no razonar mucho sino pasar todo por una luz algo velada…
    En fin cuesta poco dar gusto a más de una persona amada y aguantar “la pelma” de turnos ¿Quién no ha padecido esto en las celebraciones familiares en más de una ocasión?
     
    Querido Pepe Salas, llamé al tlf de casa, y creo que dejé algo en el contestador. El tlf de Mentxu no estaba disponible, así que me alegra saber que fue una fiesta divertida.
     
    Hoy hablé con mi madre para ver como estaba, y para preguntar como estaban los tres pollitos, por lo visto los dejó en una caja de cartón tapados con un trozo de paño y al amor del brasero de picón de encina toda la noche. Por lo visto se levantó a las 4 de la mañana para ver como estaban, y seguían calentitos y todos formando un ovillo.
     
    Y esta mañana corrían como si tuviesen una semana de vida, se conoce que el grano de pimienta negra y la paciencia de mi madre para darles pienso y agua con un cuentagotas surtieron efecto.
     
    Gracias Pepe por ese aplauso a mi madre, la verdad es que se lo merece, como también se merece tener unos años de relax y donde se pueda dar un capricho. Ella dice que por muchos años que pasen los años de hambre no se olvidan tan fácilmente, y si lo dice debe ser así, porque no es una mujer que se queje, más bien es todo lo contrario como lo fue mi padre.
    Y sobre todo la diferencia de escuchar sermones en una misa de gallo, a tener el gallo-gallina recién nacido en casa con esas plumas que parecen de terciopelo, tan suaves… Y Esa gente hablando de lo que no saben porque no lo han vivido ¡Mamma Mía! ya hay ganas de pasar un mal trago.
    Hoy me llamó una amiga, y dice que vaya sermón en la homilía de la misa dominical televisada de la 2, criticando las familias: divorciadas, homosexuales, por lo visto no han dejado cabeza sin cortar… ¡Bueno sí! han dejado sin tocar a los curas, obispos y papas asesinos y pederastas, que de todos hay en estos miles de años de trono papal…
     
    Que retroceso, y aún no gobierna el PP, cuando lleguen estos veremos lo que nos espera, creo que tendremos que emigrar de este nacional catolicismo, y para colmo otra vez la misa en el monumento facha.
    En fin sigamos celebrando lo que nos de la gana, que mi madre y l*s pollit*s están más cerca de la Santa Trinidad que toda esta ICAR con sus misas y campanas.

  • Sergio Zalba

    Nos debatimos con mi esposa si ir o no ir a la misa de gallo (aquí, por suerte es a las 20 hs. en casi todas las parroquias).

    Por un lado, padecíamos el tirón de sentirnos tan lejos del estilo y del contenido celabrativo. Y por otro,  padecemos la bronca de no tener cómo celebrar la Navidad como un acontecimiento religioso-popular ensanchando el marco de nuestra familia.

    Fuimos a la misa. Sufrimos, por su puesto, el sentirnos enormemente como sapos de otro pozo. La horrible sensación de carecer de un espacio público en el cual compartir nuestra búsqueda y compromiso con el Dios de Jesús. Son tiempos áridos para estas cosas.

    Un enorme abrazo para todas y todos mis hermanas/os de ATRIO

  • ana rodrigo

    Mi Nochebuena, no tiene misa del gallo desde ya hace muchos años, y sí tiene un corazón dispuesto a manifestar de palabra y de hecho cariño, comprensión y cercanía a las personas que más quiero, y solidaridad de hecho y de deseo para quienes no tienen a nadie que les quiera o a nadie que les acoja.
     
    Cené en buena armonía con parte de mi familia más allegada, dos hijas, un yerno, un nieto y una nieta, comí el 25  con otra hija, otro nieto y otra nieta, y sufrí la enfermedad (nada grave,pero fastidiosa) en la lejanía de mi cuarta hija.
     
    Comenté con una persona muy allegada, la cual no tenía ganas de compartir mesa con una cuñada, que, si para algo servían tantos buenos deseos hacia los demás en estos días, era para apearnos de nuestras miserias personales y aceptar al otro, a la otra en este caso tal como es; parece que surtió efecto.
     
    Recibí y deseé mucha paz y mucho amor, del de verdad, a muchísima gente a la que quiero y que me quiere. Todo ello me “obliga” a repensar muchas actitudes personas que si las dejas “a su aire” se van marchitando. Tantos buenos deseos hacia los demás fertilizan el corazón y lo predispone para dar buenos frutos.
     
    Una vez más os manifiesto estos buenos deseos para quienes en este momento conecten, no sólo con este escrito, sino con mi corazón.
    Ana

  • pepe sala

    ¡¡ Olé!, por la madre de Carmen:
     
    “”Pues que en los muchos años de hambre y miseria, los años que me acosté sin comer nadie vino a traerme nada a mi casa, y como ahora tengo para darme un gusto me lo doy…””
     
    Cuando el  tal Vicento Paglia ( tiene nombre de  ” padrino”) pase la mitad de noches sin cenar de las que ha pasado la nadre de Carmen, Carmen y otros-as que tenemos costumbre de escribir por aquí, por ATRIO, ya puede venir a dar sermones y lecciones de algo.
     
    Mientras tanto siga cenando con misas de gallos ( anteriores o posteriores a cenorras con langostas, pavos bien condimentados y exquisitos mazapanes elevorados por sus exclavas monjitas, tendrá que venir por ATRIO con mucha más humildad y con mucha menos propotencia. ( ésto vale también para quien nos ha presentado al tal ” padrino”)
     
    Y si quiere venor por aquí dando lecciones de tolerancia a los demás, bueno sería que, como en el caso de las cenorras que no comparte con los necesitados, se grave bien aquello de ” consejos vendo y para mi no tengo”.
     
    Pues éso… ” santas pascuas” y ya os contaré mi cena divertidísima, feliz, bien puesta la mesa y bien llena de personas queridas. ( me faltó el “pollito”, Carmen, pero la Nochebuena de éste año fue de las más felices y divertidas de mi vida. Sin misas, sin políticos y sin mensajes papales… ” gracias a dios”.)

  • mªpilar garcía

    Estoy contigo Carmen:
     
    Bueno, menos en el gozo que produce ir al huerto y recoger el fruto de la tierra, de los animales, y esfuerzo de quien los cuida…
     
    Ya hace tiempo, no puedo disfrutar de esa hermosa sensación.
     
    El resto si… tuve la suerte, de no haber visto TV. ni escuchado mensajes ¿vacíos? de toda la realidad que a tantas personas ahoga hoy…
     
    ¡Gracias Antonio!
     
    Un abrazo entrañable. mª pilar

  • MAR Medina

    He celebrado la Navidad en torno a una mesa compartida con mi familia, como todos los años desde que tengo memoria. Una cena un poco especial pero no necesariamente extraordinaria, aunque nunca falta una macedonia de fruta fresca que prepara mi padre ayudado generalmente por los nietos, sin desmerecer el turrón, claro, el exquisito dulce de almendras y miel que es una gloria, pero lo principal es que se celebra en familia.
     
    No ponemos la televisión y nunca he escuchado el mensaje del papa, ni del rey. Pero bueno, tampoco me extraña demasiado el contenido del discurso papal, en sintonía con su línea, supongo.
     
    Respecto al comentario de A. Fueyo, creo que exiges a este portal precisamente todo aquello de lo que adolece la jerarquía eclesiástica. Instas, por ejemplo, a buscar un camino más armónico de entender la discrepancia, ¿podemos tomar como ejemplo a la institución vaticana en su manera de tratar la discrepancia? Mejor no, la verdad, como tampoco en lo que se refiere a respetar y tolerar todas las opiniones. Ni siquiera de fraternidad puede dar ejemplo quien se eleva sobre los demás desde un autoritarismo ilegítimo.
    En Atrio nos manifestamos discrepantes y no discrepantes (la diferencia es natural y saludable), pero no se excluye ni se anatemiza a nadie.
     
    Para poder  opinar sobre el discurso papal lo he leído en el enlace que ha proporcionado Antonio y no puedo por menos que estar de acuerdo en el poco contacto con la realidad que hay en esas palabras. Habrá a quien le guste el discurso, pero ¿es obligatorio que guste a todos? Es imposible. A mí, además, me ha resultado aburrido.
     
    Creo que lo que Antonio cuestiona se puede resumir en este párrafo:
    Si de verdad la misión petrina se dirigiera a señalar a Jesús como guía y a invitar a buscar el sentido actual de su mensaje y de su proyecto, por las ciencias exegéticas y por el trabajo interior de profundización en nuestra humanidad, no habría nada que objetar a esta “simbólica realeza” del Niño de Nazaret. Pero si lo dice desde un altísimo trono, con signos de poder imperial, con reivindicación de toda autoridad para interpretar al único Jesús Verdadero, con la pretensión de tener por voluntad divina jurisdicción directa y universal sobre toda persona y comunidad cristiana… todo da a entender que al hablar de esos títulos mesiánicos de Isaías tiene la intención de reivindicarlos para sí. Es a través de la Iglesia y del papa como se manifiesta “frente a los poderes presuntuosos del mundo, la fortaleza propia de Dios”.   
     
    Pues me uno a la denuncia de una figura papal que se arroga ser representante y portavoz de dios en la tierra. Aunque el papa no representa a todos los cristianos, ni si quiera a todos los católicos como queda patente en este portal, incluso desde el catolicismo más papista puede ser cuestionada su actitud, su acción o sus palabras, que no es infalible ni intocable. No es una cuestión de respeto (a no ser que erróneamente se identifique con la aceptación de una autoridad que no se puede imponer a nadie), creo más bien que precisamente por ser importante para quienes cuestionan su proceder es por lo que lo hacen, como es mi caso.
     
    Quizá el papa y su jerarquía deberían tomar nota del consejo que desinteresadamente nos das a quienes participamos en Atrio, y tener en cuenta lo que muchos cristianos opinamos de su manera de proceder , aunque no le guste.
     
    Creo que estamos a años luz de lograr una sociedad fraterna con estos valores de desigualdad y privilegio que imponen los poderosos, dirigentes religiosos incluidos, que es como funciona el mundo y, por supuesto, la institución vaticana a pesar del mensaje evangélico de igualdad. Si queremos que el mundo cambie deberíamos poner en práctica de verdad la radicalidad del mensaje de Jesús.
     
    Feliz Navidad a todos, y que sea Navidad cada nuevo día. Saludos cordiales

  • María

    Yo fui ayer a Misa de Gallo a la iglesia de mi barrio (no podía ir a otro sitio). El cura tenía  el programa completo escrito en un folletito que nos repartían al entrar y no se salió ni un ápice del guión.

    Nosotros decíamos y hacíamos  lo que nos tocaba, lo más lejos de la espontaneidad que podais imaginar. Todo muy rígido y repetitivo. Pero, lo peor fueron los cantos. En lugar de acompañarlos con el armonium, como otras veces, puso la música enlatada, y nosotros teníamos que cantar la letra como si fuera karaoke. Sin ensayo ni nada. Fue un desastre total ! 

    La homilía,  el mismo intento de siempre de compaginar Papá Noel con el Niño Jesús; esa preocupación que les entra a los curas en los países donde Papá Noel pisa fuerte.  

    La gente superseria . Ay de nosotros si nos hubiéramos reído! Como la de Antonio creo que fue bastante aburrida, y la nuestra encima larguísima, con el agravante de los villancicos tan malísimamente mal cantados.

     Lo mejor fue al terminar, que todo volvio a la normalidad, la gente conocida se saludaba y había sonrisas y buen rollito. 

  • A.Fueyo

    En relación a la respuesta de Ana Rodrigo, mi posición solo trataba de manifestar una simple opinión respecto al ideario con el que Antonio acababa su exposición de hoy, donde terminaba diciendo que “desde Atrio se quiere insistir en el afrontamiento de la realidad, lo más desnuda posible, como principio para entender desde allí cualquier experiencia religiosa o cualquier texto bíblico que provenga de otra reveladora experiencia”
    He seguido a Atrio con bastante cercanía en épocas no muy lejanas, creo conocer bien su orientación , subjetivamente y por ello sujeto a un juicio por mi parte que no pido sea compartido; pero si que creo que es importante tener en consideración como ten ven  otras personas, aunque no te agrade su juicio,  porque al menos tenemos en común compartir la utopía de una sociedad más fraterna.


  • ana rodrigo

    A. Fueyo, para ser, creo, la primera vez que intervienes en atrio (quizá esté equivocada), y para ser Navidad, te has lucido con tu interpretación de la línea que sigue atrio en tu “sermón”.
     
    Pero como estamos celebrando unos días en los que procuramos no entrar en controversias poco amistosas, hoy no voy a debatir contigo.
     
    Gracias por tu extensiva felicitación, a la que correspondo con los mismos buenos deseos para ti.

  • A.Fueyo

    Tras la lectura de las reflexiones de Antonio, he de reconocer que las mismas me dejan un cierto gusto de sabor amargo, de esa sensación propia de unas reflexiones, si me permite Antonio, no convencionales, por impropias de un día de Navidad, con su descarga de calificaciones negativas sobre alguien que simboliza , no se sí para muchos, pero yo así lo creo – un sentido de vida basado en el amor.
    Hay que respetar y tolerar todas las opiniones, y a mi me gustaría que en esta Navidad , y siempre, atemperaramos nuestro propio opinar , tan a menudo asimétrico, porque solo vemos lo malo en demás, en los que no opinan como uno, y tratáramos de caminar por sendas de fraternidad, de armonía con todos; en tal sentido me alegra que haya personas que tienen un modo de ver las cosas más esperanzadas, como es a mi juicio el excelente ejemplo KOLD ALDAI.
    En esta web de Atrio ciertamente en muchas ocasiones domina una discrepancia como forma vital de entender la vida, que a mí me resulta muy poco atrayente; cada vez creo que nuestro énfasis debe ponerse , como dice un obispo italiano, Vincenzo Paglia– consejero espiritual del movimiento de san Egidio, más en pequeños actos cotidianos de amor y menos en el uso de la sabiduría como arma para aniquilar al que no opina como nosotros, especialmente si es de la iglesia Jerárquica( la cita exacta es :”Menos gastar los días en sabiduría y más llenarlos de actos de amor”; extraída del comentario al evangelio del día 14 de diciembre de 2010, en su libro “La Palabra de Dios cada día2011”
    Ciertamente la Navidad no se da por alcanzada hoy, es un largo proceso que exige esfuerzo continuado por nuestra parte, y en tal sentido tengo la esperanza que también Atrio, su director y algunos habituales participantes, encuentren en algún momento un camino más armónico de entender la discrepancia, de darnos una visión más ilusionante del hecho cristiano visto desde nuestro actuar de cada día, de ese tan difícil mandato del amor al enemigo, que en este caso que nos ocupa podríamos traducir en un enfoque diferente al que nos incomoda porque no piensa como nosotros.
    Esa es mi juicio la vía que da sentido a mi vida, es la que precisamente cada día comenta Vincenzo Paglia en la página http://www.santegidio.org/cast/preghiera/index.htm , que invito a que sea tenida en cuenta como una forma bien diferente de las que uno encuentra en las páginas de muchas web al estilo de ATRIO.
    Como alguien escribió en ATRIO, hace algún tiempo, y se trataba de un colaborar habitual , ¿Pero ciertamente ATRIO aspira a tener los rasgos propios de un cristianismo radical, al modo de Jesús?
    Y es que….. ese camino es un camino cuesta arriba, por eso cada vez hay menos seguidores.
    Desearte ANTONIO una FELIZ NAVIDAD, que hago extensiva a los habituales participantes en Atrio

  • Iñaki S.S.

    Como Carmen, estoy celebrando la Navidaden familia, ajeno a todo rito y ceremonial litúrgco. Imposible seguir las imagenes televisivas de Benedicto XVI, ni leer su homilía. Leyendo tu comentario, querido Antonio, me doy cuenta de no haberme perdido nada de interés y siento verdadera lástima por la deriva de la ICAR.  Que gran verdad es eso de..”corruptio optimi pesima”, es decir, “no hay nada peor que la corrupción de lo mejor”. ¿No le pasa algo de esto a la película de la Navidad, proyectada año tras año en un primer mundo atrapado por el egoísmo y la hipocresía?.  ¿Veremos algún día a un Papa adorando a un niñito recien nacido en Haití, Somalia, Afganistan, etc, auténtica reencarnación evangélica del Niño Jesús Histórico?.

  • Carmen (Almendralejo)

    Gracias Antonio, María y familia… el Equipo de Atrio por este portal indiscutible donde nos acercamos para adentrarnos a cuantos deseos o necesidad llevamos colgadas en esa búsqueda de D*s, y que esas horas de estar y participar o festejar con la familia existe una columna fuerte y arraigada en nuestro interior y corazón que nos hace sentir que este Atrio ya es parte de una misma.
    Anoche como bien dices Antonio, celebramos la cena de navidad. En mi caso fue como siempre, una cena sin motivos religioso, sin misas y sin discursos políticos aunque fuese desde algún trono, o altar.
    Pero en ella, hubo tiempo para acordarnos de cada persona que de algún modo llegó a formar parte de aquella cena, unas desde que abrimos los ojos, como mi querido Padre, otras porque en su ancianidad y longevidad quedaron solas y sin capacidad para ni siquiera calentar una mísera sopa de sobre en la lumbre.
    Fue una noche de grandes vacíos, pero a la vez grandes encuentros y abrazos de personas que aún estamos aquí para festejar que aunque solo sea por una noche nos reunimos en esta Cena.
    Por supuesto, que salió el tema de la actual crisis, y el tema de las personas que sin techo no tienen nada… Mi madre nos escuchaba debatir sin ganas de grandes polémica hasta que habló para decir lo que contestó a una vecina y amiga suya, con respecto a la que se orquesta con motivos de la navidad y de las cenas.
    Según su amiga y vecina, ella iría a comer a la casa de su hijas pero cenaría o bien unas tostadas de pan o unos huevos fritos, porque esta crisis es tan grande que no se puede derrochar comida y gastos mientras otras personas no tienen nada.
    Cuando mi madre acabó, le preguntamos, ¡bueno! mamá ¿Qué le dijiste tú de lo que haríamos en casa? ¿Qué le dije? Pues que en los muchos años de hambre y miseria, los años que me acosté sin comer nadie vino a traerme nada a mi casa, y como ahora tengo para darme un gusto me lo doy…
    Estábamos tod*s callados y en silencio, hasta el preciso momento que mi madre terminó, y que fue roto en un aplauso al unísono por quienes en esa noche estábamos celebrando de una u otra forma que D*s nos nace en cada segundo en lo más profundo del ser humano.
    Ni tuvimos canto, ni tuvimos algarabía de gente que te hecha el discurso moral y se va tan orgullos después de amonestar a celebrar con el sudor de la frente de otr*s, simplemente o dormir su mona.
    Celebramos con el recuerdo de aquellas personas que ya no estaban físicamente alrededor de la mesa, pero que siguen dándonos todo su amor y calor allá donde estén.
    Creo que estamos llenos y artos de la demagogia con la que nos quieren pintar lo que es la navidad, con esos gesto exprimidor de mísera caridad con la que nos quieren hacer creer que por comprarnos unos kilos de langostinos congelados, o un buen solomillos de ternera debemos sentirnos mal en cada bocado…
    Cuando despertamos esta mañana y fuimos al huerto, recogimos unos brócolis y algo más, nos acercamos al gallinero y recogimos los huevos recién puesto. Mi madre se acercó a una gallina pequeña que echada en un cobertizo y sobre un cesto de juncia seca, cuando la levantó allí estaban aquellos tres pollitos negros y aún mojados, recién salidos del cascarón contra todo pronósticos de quienes dicen que en “navidad la gallina ni clueca ni pollit*s verás”
    Esto es la fe… Creer contra todo pronósticos de ciertas seguridades. a veces es preferible perder tres huevos, y ver la vida de esos tres pollit*s en Navidad.
    Este ha sido el mejor discurso vivo, y el mejor regalo que hemos tenido en Navidad, dar calor y de comer a esos recién nacido y ateridos pollit*s.

Deja un comentario