Temas

Tablón de ATRIO

Anterior Siguiente

» Pon una nota




Autores

Archivo de entradas

4515 Artículos. - 72537 Comentarios.

¿Un cristiano laico?

Remachando el clavo, pues es un tema recurrente en ATRIO. Y Gonzalo es siempre claro. AD.

       Nuestra cultura occidental está abandonando la religión. Su progresiva conciencia de autonomía personal y social rechaza cualquier imposición externa. Se habla de una era posreligiosa o laica.

      El laicismo surgió como una rebelión contra una cultura religiosa cristiana, que imponía unas leyes y unas creencias bajo la autoridad de un ser trascendente. Posteriormente se ha superado esa postura inicial de rechazo, y se va afianzando una actitud que organiza la vida social sin tener en cuenta las creencias o normas religiosas; “como si Dios no existiese” según la tan repetida expresión de Bonhöffer. Esta tendencia se conoce como laicidad.

      Los cristianos sentimos como algo esencial la inculturación la encarnación en la sociedad en que vivimos.

 

  • ¿Puede un cristiano adoptar la laicidad?

       El cristiano puede compartir con la laicidad el rechazo de creencias y normas impuestas desde el exterior, porque la trascendencia de Dios incluye su inmanencia en la persona y en todo el universo: “más íntimo que mi propia intimidad”. Y las creencias y normas que le propone su religión no han sido dictadas desde fuera, ni en hebreo ni en latín, sino percibidas en la experiencia espiritual de Hammurabi, Moisés, o Jesús, y que él mismo puede experimentar en su conciencia.

      Podría objetarse que la religión supone el reconocimiento de Dios, que sería un reconocimiento ajeno a la laicidad. Sin embargo la laicidad no niega a Dios, prescinde de él en su organización social.

      Yo me atrevo a decir que la laicidad incluye de alguna manera a Dios. La naturaleza humana tiene una dimensión espiritual que se expresa mejor en símbolos y en poesía que en conceptos; y reconoce elementos trascendentes más importantes que sus propios intereses como el amor, la justicia, la dignidad y la igual de todos los seres humanos. Estos son otros tantos nombres que tratan de darnos una idea de esa Realidad última que algunos llamamos Dios y que, en este estadio de nuestra evolución, no resulta un misterio que no sabemos explicar (como el 80 % de la materia).

 

  • ¿Añade algo el cristianismo a la cultura laica?

      Por ejemplo: la gratuidad total, el jornalero de última hora que cobra igual que el que trabajó toda la jornada, el amor a los enemigos… Es verdad que estas actitudes resultan difíciles de aceptar incluso para “la buena gente” y para muchos cristianos pero pertenecen también a la más pura esencia del amor humano.

      Esto se pone de manifiesto en innumerables actos, que solemos llamar “ejemplares” o “heroicos”, realizados tanto por personas religiosas o laicas: el inmigrante que se lanza a las vías del metro para salvar a un niño, el enfermero o el bombero que arriesgan su vida, los miles de donantes de órganos, la madre de familia numerosa que acoge a los huérfanos de una vecina tan pobre como ella.

      La parábola del buen samaritano no es ejemplar porque la dijera Jesús; Jesús es ejemplar porque expuso esa parábola, que se resuena en todo corazón humano.

      El Reino de Dios no es una religión, ni judía ni cristiana; es una plenitud de amor fraterno, y Jesús lo reconoció en samaritanos, publicanos, cananeos, y en el centurión de un ejército invasor, tanto o más que en judíos o en sus mismos discípulos.

      La línea entre lo laico y lo sagrado se nos hace más permeable; pueden beneficiarse mutuamente. Tanto lo sagrado como lo laico (las impurezas que decían los fariseos) no vienen de fuera, nacen del corazón (de la conciencia) (Mc 7,14-16). ¿Qué diferencia hay entre la conciencia de una ONG y la de una Comunidad Cristiana de Base, entre Greenpeace y la Comunidad de san Egidio? “Al atardecer de la vida nos examinarán del amor” (san Juan de la cruz).

     

  • Conclusiones

       La era “posreligiosa” está extendiéndose sólo en Occidente, y podría ser una etapa de reacción contra un exceso religioso, pero actualmente es una situación real. Creo que esta situación puede evolucionar porque tendemos a expresar y compartir nuestra espiritualidad en ritos y normas sociales; y esto sería el inicio de otra religión. Las Iglesias cristianas deberían proponer el mensaje sin imponerlo, como hizo Jesús, y olvidar un poco “esas tradiciones vuestras” (Mt 15,3), que lo han ido encerrando en límites culturales.

      Un cristiano puede adoptar sinceramente una cultura laica; puede vivir esta situación como exigencia propia o como adaptación a la cultura de su entorno. Bonhöffer lo expresa claramente:

No podemos ser honestos sin reconocer que es necesario que vivamos en este mundo etsi Deus non daretur (como si Dios no existiese)”, “Ante Dios y con Dios vivimos sin Dios”.

 

23 comentarios

  • Román Díaz Ayala

    Acepto la invitación de Ana, pero anticipo que las dificultades se presentan en todas las intervenciones que he ido leyendo por causa de nuestras vivencias religiosas, que no son las mismas, al menos no las reflejamos de la misma manera, y no es que no la sepamos verbalizar, porque en eso nos extendemos un rato en cuanto comentario insertamos aquí.

    A pesar que resulta del todo imposible, porque sería un grave atentado con la historiografía, hay quien hasta llega a negar la existencia de Jesús de Nazaret. Los gnósticos ( los históricos ) no lo negaban, aunque algunos de ellos lo concebían como “una apariencia” para poder explicar el misterio de su verdadera naturaleza. Lo expongo como muestra de la confusión reinante.

    Pero la gran mayoría muestra cierta confusión con algunas verdades que son de clara raiz judía, incluso veterotestamentarias y que creen a pies juntillas que son un constructo posterior, que nada tiene que ver con Jesús de Nazaret.

    La gran tragedia de nuestro tiempo: No nos ponemos de acuerdo en quién era Jesús. Se vienen aceptando sin apenas un debate serio y profundo algunas teorías tales como si realmente fue Saulo de Tarso, (después San Pablo) el verdadero creador del cristianismo, o que Jesús fue un predicador, maestro  ( y otras cosas) ajeno y anterior a la Iglesia. Se resalta la humanidad de Cristo, pero bajo el supuesto de que sólo sería plenamente aceptable despojándole de toda relación con la divinidad, el Yahvé del Antiguo Testamento. El Misterio de la Resurrección de Jesús  sólo es entendible por una  interiorización posterior propia de los seguidores, consternados y confusos después de su muerte, sin ningún tinte de historicidad.

    Con estos mimbres los cestos resultantes no pueden salir según modelos preestablecidos.La persona de Jesús ha sufrido más bien un proceso de secularización por parte de la teología católica. No es de extrañar que algunas cuestiones nos resulten algo difìcil de desentrañar; como la laicidad de Jesús.

    Se dice que Jesús era laico, usando el término con categorías modernas sin tener en cuenta criterios escriturísticos. La laicidad (condición de laico) es un vocablo con dos diferentes sentidos en el ambito eclesial y el social. Lo social ya lo hemos mencionado de manera suficiente. En lo eclesial nunca explicaremos suficientemente que laico es lo no perteneciente al clero y que la Iglesia tradicional goza de dos estamentos  separados doctrinalmente por el llamado “orden sagrado”(Sólo hombres, las llamadas – clérigos – ordenes menores y mayores: diaconado, prebiterado, episcopado) que tiene valor sacramental.

    Decir que Jesús era laico no es del todo exacto, sino como un acomodo del lenguaje, porque el todo Israel es un pueblo sacerdotal, aunque las funciones para el sacrificio ritual haya sido confiada a la tribu de Leví tras el reparto de la tierra.

    El tema central de la predicación de Jesús, asumiendo la misión encomendada de la que sentía revestido era la realeza de Dios sobre el pueblo elegido, y a través de su pueblo sobre el mundo. Tal era el ideal teocrático del Antiguo Testamento.

     

    • Roman. Cordialmente. De buen rollo.

      “Su peculiar cristología: Siendo la materia el anclaje y origen del mal, no es concebible que Jesucristo pudiera ser un ser divino y asociarse a un cuerpo material a la vez, puesto que la materia es contaminadora. Por esa razón surge la doctrina del Cuerpo aparente de Cristo, según la cual la Divinidad no pudo venir en carne, sino que vino en espíritu mostrando a los hombres un cuerpo aparentemente material (docetismo). Otras corrientes sostienen que Jesucristo fue un hombre vulgar que en la época de su ministerio fue levantado, adoptado por una fuerza divina (adopcionismo). Otras doctrinas afirman que la verdadera misión de Cristo era transmitir a los espíritus humanos el principio del autoconocimiento que permitía que las almas se salvaran por sí mismas al liberarse de la materia.

      – Otras enseñanzas proponían incluso que Jesús no era un ser divino.-”

      https://es.wikipedia.org/wiki/Gnosticismo

      Para los gnósticos cristianos. O al menos para según que sectas. Jesús es similar al Dioniso griego y a una caterva enorme de dioses solares. Infórmate. que el Internet es gratis.

      • Perdón. He puesto -caterva- y esta palabra tiene una carga peyorativa, que no es mi intención. Mejor. -panteón de dioses-

      • Román Díaz Ayala

        Hola, luis,
        también cordialmente, como de costumbre.
        Leyendo y estudiando a los Padres Apostólicos ( la Patristica es impresionante) también resulta obligado saber sobre los gnósticos. No niego que Internet sea una inmediata fuente de información.
        Me gustaría que expresases una vez más tu personal opción y tus preferencias para que yo no me llame a malos entendidos. De no haber existido a haberlo hecho aunque de una determinada manera y forma establece la diferencia entre un bulo histórico y una explicación de los hechos.

      • Roman. Gracias por tu amabilidad.
        Sin quitarle merito a la Patristica y los Padres Apostolicos. Hoy tenemos al alcance de cualquiera algo mas directo y actual. Tenemos por ejemplo vídeos de todo. Y como resulta obvio de todo tenemos en el Internet.
        Te paso un vídeo de los muchos que tiene mi amigo personal y casi vecino. Llogari Pujol. Un antiguo sacerdote católico al que investigando, a el también “se les cayeron los palos del sombrajo”.
        No solo veo vídeos. También por ejemplo leo los libros de Llogari. Y ahora estoy leyendo en el ordenador el libro.

        http://www.paganoscostarica.com/libros/1.karlheinz_deschner-%20historia%20criminal%20del%20cristianismo.pdf

        “Historia Criminal del Cristianismo”

        La Falsificación del Cristianismo

        Para hacer un juicio hay que oír a las dos partes. Porque hay dos “apologéticas”.
        El cristianismo ha sido un mal que comenzamos a padecer en Occidente. Que pasamos una época negra por culpa de unos “talibanes” que se definían como católicos. Comenzamos a levantar cabeza con el Renacimiento. Que como su nombre indica fue un renacer después de la devastación sectaria católico-romana.
        “Por sus obras los conoceréis”. Palabras embriagadoras, la cruz. y la realidad, la espada.

  • ana rodrigo

     
    Pienso que es necesario manejar los mismos conceptos sin interferencia entre ellos, de lo contrario será un diálogo complicado pareciendo que hablamos de los mismo sin que eso sea así.
     
    Por ejemplo, los términos laico, laicidad, aconfesional, ateo, religioso, creyente, cristiano/a, sagrado, etc.
     
    El término sagrado ya sea referido a lo religioso o sea referido a algo importante como decir el respeto a la persona es sagrado, el respeto a la naturaleza es sagrado. Y así en infinidad de otras aplicaciones semejantes.
     
    Decir que Jesús fue laico, se entiende no sólo que no era clérigo, sino que fueron los sacerdotes los que le condenaron a muerte. Por otra parte, nadie discute que la vida de Jesús tuvo dos vertientes, una la relacionada con el ser humano preocupándose por su salud, sus necesidades elementales como dar de comer y la amistad compartiendo la comida en plan “comensalía” como dice Pepe Castillo. Es cierto que los evangelios lo escriben con parábolas, milagros etc. Este aspecto humano que él llamaba reino de Dios, como diría Juan Mateos, ”la sociedad alternativa”, es asequible a cualquier ser humano y universalizable a cualquier sociedad. De ahí que haya muchos seguidores y seguidoras de Jesús sin que se consideren cristianos/as porque han asociado el seguimiento de Jesús a la religión cristiana, a sus normas, dogmas, mandamientos, ritos, etc. En este sentido sí, pienso, que se puede afirmar que Jesús y el evangelio fueron laicos.
     
    Y la otra vertiente de Jesús fue su relación con Dios, como Padre, dentro del contexto social en el que vivía. Si viviese ahora, seguro que nos hablaría de Dios con otros conceptos más cósmicos como hacemos muchas personas actualmente, sin encasillarlo en un concepto concreto y cerrado a otras experiencias religiosas. Dios no puede ser un concepto inasequible a todos y cada uno de los seres humanos, de lo contrario los analfabetos, los discapacitados mentales, por ejemplo, no podrían alcanzar la conciencia de que Dios los ama o de que Dios da sentido a la vida y al universo y mil controversias más en las que nos enzarzamos los “listos/as”.
     
    En fin, creo que me ha salido un poco caótico este comentario, pero me vienen tantísimas ideas a la cabeza, que no soy capaz de exponerlas todas. Seguro que la comunidad atriera van a enriquecer estos apuntes que acabo de exponer.
     

  • Cada persona sigue su propio camino en la vida. Y cada persona tiene su espiritualidad mas o menos desarrollada. Esto no quiere decir que ser “laico” es decir, sencillamente una persona que habita el planeta Tierra, tenga que vivir “como si Dios no existiese”. Por el mero hecho de no creer en lo que enseña la religión que sea, cristiana o no.

    El pueblo lo resume muy bien: “creo en Dios, pero no en los curas.”

  • Asun Poudereux

    Gracias, Gonzalo. Siguiendo en la línea de Rodrigo. Al menos eso intento.

    El avance en autonomía,  humanidad y consciencia es lo temible por el poder, sea el que sea.  Nos dispersan con calificar de laicidad,  y el peligro que ello hace suponer a lo establecido,  lo que parece es intrínseco en la evolución humana,  despertar a lo que somos y es.

    Por otra parte, si verdaderamente se considerara como riqueza y camino de plenitud  para toda la Humanidad, no se impediría que  se hiciera realidad,  ni mucho menos. Al contrario, el imperio de la mente sigue muy vigente , diría arrasador. Es el arma utilizada de modo inconsciente, y digo inconsciente,  para obstaculizar  el despliegue de conciencia-consciencia liberadora todo lo posible en el espacio y tiempo.

    Nos sobran mapas con sus disfraces varios,  no cabe duda. No  hagamos más, si caemos en la cuenta de ello,  ni dejemos que nos los hagan,  directa e indirectamente.

    Esta es la confianza, en pisar con pie firme el territorio  común,  la Conciencia-Consciencia, lo más íntimo  y universal en y más que nuestra propia intimidad.
    Gracias de nuevo a los dos y a todo Atrio.

     

     

  • Rodrigo Olvera

    Hola Gonzalo

     

    1.- A mí me parece que el proyecto de la Ilustración sí estaba muy enmarcado en el rechazo de las imposiciones externas. Y este postura se cristaliza en el anarquismo (o mejor dicho, los anarquismos). Pero no encuentro que la cultura occidental actual rechace cualquier imposición externa. Véase, por ejemplo, lo marginal que es en la cultura occidental actual el anarquismo (o mejor dicho, los anarquismos). O véase la aceptación acrítica de las imposiciones externas realizada por los aparatos estatales; y mucho más sutiles, las imposiciones externas realizadas por los factores reales de poder a través de los mecanismos de libre mercado, propaganda ideológica, manipulación mediática y publicidad comercial. Y nótese también el “regreso de la religión”– no de matriz católica pero si netamente religiosa. Así, en los países nórdicos se están registrando asociaciones religiosas y templos para culto religioso a Odín. De matriz netamente religiosa es el surgimiento del neopaganismo. Incluso, se ha registrado oficialmente alguna iglesia satánica.

     

    2.- Leo y leo y leo el Pentateuco y no encuentro por ningún lado que se diga que Moisés tuvo una experiencia espiritual, y la compartió para que cada quien la pudiera experimentar en su propia conciencia. Y desde la publicación del pentateuco hasta hace no más de 70 años, nadie ha interpretado el Levítico como una experiencia espiritual de Moisés, que la compartió para que cada quien la pudiera experimentar en su propia conciencia.  Más bien, me parece que una vez perdida la batalla cultural con la Ilustración, los cristianismos “reinterpretan” de forma que sea aceptable para poder seguir salvando al niño y al agua de la tina.

     

    Abrazos y esperanzas

     

  • Inmaculada Sans Tache

    Una vez más Gonzalo Haya nos trae una corriente de ” agua viva “. Debemos insistir en que es muy difícil  adquirir una libertad de espíritu que esté exenta de miedos y culpabilidades pues desde siempre hemos sido educados en una religiosidad que ofrece seguridad a cambio de sumisión y preferimos la jaula que nos limita con barrotes de oro. No tenemos suficiente confianza en la fuerza y creatividad del espíritu misterioso y pensamos, nos lo han hecho creer así, que sin una rígida estructura -la iglesia como organización-, la espiritualidad no es fecunda.Y es cierto que a menudo nos preguntamos si todo el sustrato espiritual no desaparecería .Olvidamos el legado mejor de la Humanidad que se ha ido manifestando en un proceso largo a través de la Historia humana, un proceso de purificación. Por eso como dice Gonzalo hay verdades que no son el resultado de un conclusión después de una larga reflexión sino que proceden de un fondo que han experimentado muchos hombres y mujeres como una verdad que cuida de todos y que tiende en un proceso largo a conseguir un mundo mejor, ” el Reino de Dios y su justicia”,

  • Antonio Toston De la Calle

    Desde hace muchos años dejé de ser cristiano (medio siglo); sin embargo me creo seguidor de Jesus de Nazaret.Otra cosa es que lo haya conseguido siempre, con lo difícil que es. Por supuesto mucho más difícil que siguiendo las normas del templo. Siempre me extrañó el paso siguiente de la “adoración de un niño-dios en Belén -pastores, ángeles del cielo, reyes magos de Oriente guiados por una estrella- al anonimato absoluto en Nazaret durante treinta años.Allá cada cual. Lo de cristianos es, según yo pienso es un invento de Saulo el converso y así lo reconoce él, cuando dice que fue en Antioquía donde empezó a llamarse así a  los seguidores del cristo que él había visto en su subida al “tercer cielo”…..¿Cómo iban a llamarse cuando su propagandista primero hablaba de aquel cristo glorioso sacerdote que él vio en su visión y lo repetía miles de veces y del que provenía “su” evangelio?.

    Que sin él, según Nietzche, aquella secta tuvo un devenir tan duradero, no me ha convencido nunca. Sí lo tiene cuando discurridos los siglos uno se da cuenta, que tal duración no provenía de Saulo, sino de algo mucho más comprensible: El dinero y el poder que adquirió desde sus verdaderos inicios en Roma con Constantino. Todo es, ya conocido. Lo demás ha sido, como siempre, ocultado. Sus tentáculos son infinitos. Pregúntenle por qué han secuestrado desde Planeta, LA HISTORIA CRIMINAL DEL CRISTIANISMO de Karl Heinz Dechner….

    • Un abrazo.
      Lo leeré
      A mí me encanta lo del niño Jesús, tan bonico, la mula y el buey. Una vez en un belén viviente que hicimos los profesores, hice de buey, los pequeñicos solamente querían que comiese paja.
      Mis hijos han montado belenes siempre. Mi nieta el año pasado se quedaba delante de un nacimiento grande que pusieron en la ciudad y no había quien la moviese de ahí

      Nada tiene que ver con la historia que después se cuente de ese bebé. Ahí está el intríngulis de la cuestión.

      Y si. Para mí también fue una gran construcción de Pablo de Tarso. Una gran cabeza. Enhorabuena. Menuda empresa fundó y sin internet, solamente apoyado en la necesidad de creer de las personas marginadas, olvidadas. Pero esa idea no era suya, se adueñó de ella. Menuda le liaría ahora la prensa con esta tesis doctoral.

      Pero me quedo con Jesús, con un bebé normal que su padre se llama José y su madre se llama virgen María. Se llama. Porque el sobrenombre de virgen no me molesta, lo que es una locura a estas alturas de vida es que sea dogma de fe que es virgen antes, durante y después del parto. Como si a estas alturas la mujer se siguiese considerando impura. Somos las que cuidamos al futuro bebé desde el momento cero. Impuras? No fastidien, por favor.
      Y me voy a callar ya.

      Me ha encantado leerle.
      Gracias otra vez.

    • Le doy las gracias en nombre de un montonazo de personas que pensamos así y lo decimos así de claro. Lo que sucede es que la gente sencillamente se va de la iglesia. Punto.
      Pero estas cosas se tienen que oír claramente. Porque si no te vuelves a enredar con filosofía y teología y llega la un momento en que dices, pues sí, soy rara.
      Pero no es cierto. No es una forma de pensar tan extraña, si lo fuera, las iglesias seguirían llenas. Porque no creo ni que dios haya dejado de importar, ni que lo que dijo Jesús ya no se vale. No acepto ninguna de las dos cosas. No es así. Al menos no en todas las personas del mundo mundial.
      Y estas cosas se tienen que decir y no siempre por la misma persona, porque entonces te conviertes, con suerte, en la pobre ingenua que sigue creyendo que puede
      cambiarr algo inamovible, o en la histérica de turno que ya vuelve con lo mismo.
      Sé los que digo.
      Así que gracias otra vez. Por mí y por todos mis compañeros

    • Me apunto el nombre del libro y el autor. Quizá alguna vez pueda leerlo.
      Los cristianos, bien intencionados, están no obstante fascinados por una figura de nombre Jesús. Que es irreal, no ha existido nunca mas que en la imaginación. Es como creer en los reyes magos…
      Dicen que dijo el papa León X. “Es conocido como nos ha servido la fabula de Cristo” (a quien esto no le gusta, dice que es falso).
      La espiritualidad nos hace libres despiertos y felices. La religión. Sobre todo las del Libro. Nos adormecen y esclavizan. Opio para el pueblo, suministrado por el poder de los poderosos del mundo.
      La buena noticia es que esto ya no se sostiene. Solo los “rezagados” ven la puesta del redil abierta y no se escapan.

  • Román Díaz Ayala

    Posiblemente surgirá algún debate, pero reconozcamos quienes hemos seguido muy de cerca este tema tan   mimado por Atrio que esta nueva entrega de Gonzalo Haya se perfila como mucho más incisiva, no me atrevo a decir que más madura, porque desde mi particular opinión todavía no deja resuelto el dilema desde su “afiliación” cristiana.

    pero bienvenido sea que podamos avanzar un poco más en nuestras comunes reflexiones.

    Lo positivo: que algunos asuntos quedan definitivamente resueltos. La laicidad es un concepto fundante de nuestra actual cultura occidental. término cultural que abarca la filosofía, la politica, la jurisprudencia, las instituciones y, principalmente de forma progresiva, lo social. El pensamiento o mentalidad de los individuos  que se instalan en un universo (cosmovisión) donde no solo no  cuenta con las  creencias de la antigua religión, sino que se prescinde totalmente de ellas, Dios ha dejado de ser descartable, para ser descartado de forma definitiva. La trascendencia de Dios, cuando esto ocurre,  sólo es una proyección de nuestro interior, una inmanencia, se dice, jamás un encuentro con el Otro.

    En esos términos descritos un cristiano puede adoptar la laicidad y abrazarse con ella. La ha bautizado desde su cristianismo cultural.

    Una persona cristiana puede, y está en su derecho de, “aceptar la laicidad como un tema de conciencia”, y vivir su moral de salvación dentro de un sociedad laica, moderna, democrática. Simplemente se diferencian los dos planos

    • No, no
      Dios no es descartable no es descartado de forma definitiva. No es eso. Es que no nos cuadra el dios que nos han trasmitido y estamos buscando . Y cada uno encuentra lo que encuentra
      Porque todas las personas buscamos algo que nos explique el porqué de mil cosas,de las mismas preguntas que se ha hecho la humanidad desde siempre. Lo que no nos vale es el dios que nos han trasmitido porque nuestras cabezas han cambiado.
      Pero no es cierto que dios sea prescindible para ser humano. Nunca lo será. Otra cosa es que encontremos un dios con sentido.
      Estamos solos. No sé cómo la jerarquía de la iglesia no se da cuenta de lo solos que nos han dejado.
      Y entonces nos formamos nuestros ídolos, nuestros dioses.
      No lo sé explicar mejor

      • Román Díaz Ayala

        No te alarmes, Carmen,
        esto es un análisis, si lo prefieres, una descripción de lo que a nivel sociológico se puede constatar, pero nunca una pista o una orientación de lo que tú o yo ( ni siquiera el autor, Gonzalo) vayamos a optar.

      • Yo también hablo a nivel sociólogo.
        Aunque emplee la primera persona del plural. Del plural. Plural.

    • oscar varela

      Ok Román!
      Vamos llegando a la “Teología Profana”

    • Mª Pilar

      ¡Gracias Román!
      Siiiiiiiiiiiiii.
      mª pilar

  • Antonio Rejas

    No veo ningún peligro en la situación actual, o sea, en esa era posreligiosa que se está extendiendo solo en Occidente, como se dice en el artículo. Pienso que el cristiano puede adoptar una cultura laíca, como si Dios no existiese. Pero lo que nunca puede hacer un seguidor de Jesús es incumplir las Bienaventuranzas, el sermón de la montaña que es algo así como la Constitución del cristianismo.

  • Gracias

    Llega un momento en que ya no sé ni qué soy. Al menos personas ‘creyentes como usted, nos dejan a personas como yo una puerta abierta al cristianismo

Deja un comentario