Temas

Tablón de ATRIO

Anterior Siguiente

» Pon una nota




Autores

Archivo de entradas

3781 Artículos. - 61375 Comentarios.

¿Abandona por honestidad o por cobardía?

ALCAINALa renuncia de Benedicto XVI al Papado demuestra que el actual estatus de quien teóricamente manda en el Catolicismo nada tiene de envidiable. Su precursor, Sixto V, siglo XVI, organizó la Curia a imitación de los vecinos gobiernos de la época. Era el inicio de la “burbuja romana”. Intensificó la centralización del régimen eclesiástico. Cada uno de los departamentos (Congregaciones y otros organismos) asumió más y más atribuciones. Hasta el colapso. Hasta la confusión.

Las reformas de Pío X y Pablo VI más que simplificar la Curia la amplificaron y fortalecieron. Ningún resquicio a la iniciativa y originalidad de las iglesias locales. Además de las diez Congregaciones, está la reforzada Secretaría Papal con sus dos secciones. Añádanse los numerosos “Consejos pontificios”, las muchas “Comisiones cardenalicias”, los Institulos ponticios, la Banca Vaticana (IOR), etc. El Papa ha de visar y aprobar cada acto de cada departamento. Trátese de un documento, de un dossier, de una dispensa, de un nombramiento, de un decreto, de una audiencia… Miles de dispensas, de nombramientos, de decretos, de audiencias, de cartas, de viajes, de importantes inversiones. Cada día ha de comprometerse. Ha de recibir. Ha de controlar. Hacerlo “adecuadamente” es imposible. Desde hace siglos el Papa sí lo hace, pero “inadecuadamente”. Ratzinger es ahora consciente de ello. Por eso abandona. Por honestidad. O por cobardía. Podría dar algún paso para descentralizar, para simplificar, para purificar. Pero eso resulta demasiado difcícil, casi imposible, atrapado como está en la telaraña de una poderosa Curia contaminada. Prefiere dejar el timón del cenobio a otro “abad”. Lamentablemente, estamos ante una institución endogámica. Es previsible que el nuevo “abad” romano herede el pusilánime talante de su antecesor.

Hace pocos decenios, los Cardenales eran verdaderos “príncipes”. Ricos y poderosos. Curiosamente, Pío XII redujo su cola de siete a tres metros. También les retiró el “cappello”. Se jubilan a los 75 años. Sólo si tienen menos de 80 pueden elegir al nuevo Papa. Ya no tienen sentido las expresiones romanas “piato cardinalizio”, o “mangiare come un cardinale“. Están expuestos a la crítica y se ven obligados a sentarse ante un juez civil. Los hay que viven pobremente, carecen de servidumbre y a veces de casa. No son “Eminencias”. Los hay que son “pobre gente”. Yo, que viví entre Cardenales, lo sé.

Algo parecido sucede con los obispos. Partimos de la novedad de que apenas hay banquillo. Roma se ve en grave dificultad para encontrar candidados y proveer las sedes vacantes. Hasta hace pocos años esta situación era impensable. Restringiéndonos a España, cada año, varios cientos de seminaristas eran ordenados presbíteros. Varias docenas de esos sacerdotes culminaban sus estudios en universidades pontificias o civiles. Sobraban cabezas para las pocas mitras a repartir. Hoy, las ordenaciones de presbíteros se limitan a una docena al año. Los que amplían estudios son poquísimos. Las parroquias y otras piezas eclesiásticas han de ser cubiertas con urgencia. Consecuentemente, cada vez y cada año, hay menos presbíteros candidatos al episcopado.

Pero, además, ser obispo hoy no está tan prestigiado como antes. Ni tan bien pagado. Es certo que hay diócesis ricas. Otras apenas proporcionan lo esencialmente necesario para una frugal vida. El sueldo oficial de un obispo no supera los 1.200 euros. Sus actuaciones están muy limitadas. Muchos obispos se ven entre la espada romana y la pared clerical. Tienen que mirar para otra parte si no quieren dejar vacante esta canonjía o aquella parroquia. La prueba más cercana la tenemos en la actual escandalosa oleada de pederastia. El pueblo los acosa, los acusa y los pita. Y, cuando se jubilan a los 75 años, pasan a ser, como mucho, capellanes de monjas con una pensión insuficiente.

Acabo de hacer alusión a la escasez de vocaciones sacerdotales. Actualmente, unos 1.000 seminaristas en toda España. Ese era el censo en Compostela o en Pamplona hace 60 años. Y una buena proporción de esos 1.000 jóvenes son extraidos del depauperado tercer mundo o emergen de movimientos neocons. Echar la culpa de esta escasez de vocaciones a la actual falta de espiritualidad es una simpleza. Pensar que la histórica sobreabundancia de clero se basaba en la mayor espiritualidad es una estupidez. Sin duda, había más religiosidad, más credulidad. Es diferente. La vocación infantil o juvenil era “bocación”, con b, ansia de superación. Luego, con el eficaz lavado de cerebro, esa “bocación” se convertía en conformismo, en carrerismo y en ansia misionera, en aptitud y actitud benefactora. Hoy, los jóvenes tienen más cultura, más discreción, más alternativas, más libertad, más espiritualidad. Tienen menos necesidades perentorias que les emboten los sentidos y les ofusquen la mente. Sobre todo, tienen menos hambre y menos dificultad para lograr alimento.

Ante el desierto presbiteral – algún cura atiende a siete parroquias y cabildos de 30 miembros se reducen a la mitad – , surge la propuesta de poblar artificialmente el sector clerical. Sabido es que incluso algunos obispos y cardenales abogan por la ordenación de mujeres y por abolir el celibato obligatorio. El Vaticano ya ha cedido en el tema del celibato para ciertas regiones, ciertos ritos y colectivos. La Iglesia Anglicana es pionera en la ordenación de mujeres. A mi entender, Roma se verá obligada a ceder en las dos fronteras, incluido el acceso de mujeres al episcopado. Lo hará tarde y mal. Pero lo hará. En mi etapa de curial, participé en el estudio de ambos problemas llevados a la Plenaria de la S. Congregación para la Doctrina de la Fe. La conclusión fue “negative”. No otra podría esperarse de unos Consultores (entre ellos Del Portillo, muy activo) y unos Cardenales (entre ellos Ottaviani, semper idem), con mentalidad típicamente tridentina.

He calificado de artificial la solución de abolir el celibato obligatorio y de permitir a las mujeres el acceso al sacerdocio. Es claro que estamos ante evidentes derechos humanos y cristianos. Sería ofender a Jesús de Nazaret atribuirle una actitud sexista. Si ésta fuere su clara actitud, Jesús debería ser corregido y reprobado. Hay valores que no hace falta aprenderlos. Se saben, se asumen, se defienden.

La Iglesia Católica hace agua por todos los flancos. Papado, Curia, Colegio cardenalicio, Episcopado, Concilios, Orden clerical, Poder de régimen, Dogmas, Disciplina sacramental, Diócesis, Parroquias, Laicado, Vida consagrada, Familia, Procreación, Celibato, Seminarios y Noviciados, Conventos, Funeraria. Las previsibles dos reformas arriba apuntadas, más que contribuír, dificultarían la purificación de la institución católica. Sólo prolongarían su agonía.

En un post colgado en mi blog en agosto de 2010 y recogido por “Religión Digital”, expuse sugerencias de Ivan Illich, sabio sociólogo, historiador y teólogo. En su artículo “The Vanishing Clergymen” (“el Clero que desaparece”) publicado en la revista “The Critic” , julio 1967, Illich analizaba la situación de la Iglesia bajo el aspecto histórico y sociológico, pronosticaba la desaparición del sacerdote “funcionario” y abogaba por otro tipo de ministerio dentro del Cristianismo. Una apuesta que fue mal recibida en Roma. Prestigiosos escritores actuales, entre los que cabe destacar el teólogo Hans Küng, se suman a la exigencia de la renovación estructural. Ellos, dentro y fuera de España, aportan ideas, van a la raíz, a lo esencial de nuestra Iglesia. Una institución de origen apostólico que ha de ser fiel al auténtico movimiento jesuánico . Es cuestión de voluntad, de visión de futuro. Y de presente. No deberíamos resignarnos a contemplar el paulatino derrumbe de un nuevo colosal Monfero.

49 comentarios

  • Santiago

    ME EXTRAÑA mucho, amigo Javier, que tu siendo -o creyendo ser- “tan democrático” afirmes con tanta autoridad y dogmatismo que Benedicto XVI es “un cobarde”…Eres incoherente con tus mismas creencias que se contradicen, pues en una democracia lo que menos hay es la clase de “intolerancia” que tu siempre manifiestas…queriendo dogmatizar hasta en una opinión…Pues en este caso esta “es tu opinión” acerca de Ratzinger y que por supuesto DEBE ser así, porque lo dices tu…Sin embargo, miles de personas han pensado lo contrario…PORQUE requiere -aun aceptando el miedo a seguir enfrantándose a los problemas de la Iglesia- mucho valor el que un Papa anuncie a TODO el mundo su renuncia…Mas bien requiere mucho amor a la Iglesia y mucha fortaleza y mucha humildad para tomar la decision de abandonar el ministerio petrino….tambien gran valor para  enfréntarse a críticas tan destructivas e inhumanas como las tuyas…pues tu solamente tienes “humanidad” con los que quieres y con los que te convienen….y no con quienes -en realidad- se lo merecen…Benedicto a sus 85 años tuvo que sufrir mucho antes de tomar una decisión tan poco común en la historia de la Iglesia..y prefirió la humillación de “dar paso” a una nueva persona en el Papado…estando el con vida todavía y marcharse …No es frecuente este gesto….y claro esto da paso a buscar las intenciones y motivaciones…Solo éstas pueden ser explicadas y sentidas por Benedicto…EL supo exactamente el motivo de su decision…y esto -como el dijo en su alocución de su renuncia- fue examinado atentamente por su conciencia…árbitro supremo y final de la conducta humana..¿O es que acaso, en tu irracionalidad “eclesiástica”, piensas que Ratzinger no es humano y no puede tomar la decision que a el le parezca mas conveniente? ¿Quienes somos nosotros para juzgar sus motivos? ¿Acaso estás cerca de el, acaso conoces la verdadera situación en que se encuentra y se encontraba realmente ?¿Acaso vives en el Vaticano? Porque supongo que tu información se basa en lo que lees en las fuentes de la prensa y oyes y ves por radio y TV, que no siempre dicen la verdad y que están muchas veces en manos de comerciantes que han institucionalizado la mentira….ENTONCES  tu opinion es tan válida como la mía…porque solamente estamos juzgando por “las apariencias”..La realidad solo la sabe el…..Y es mi opinion que su decision fue apropiada y para el bien de todos, particularmente de la Iglesia….aunque tu tampoco creas en su primavera
    No te preocupes mas, amigo Javier, ni le des vuelta a lo de la “infalibilidad”…Tu lo sacas a todas horas y en todos los minutos para afirmar lo que tu crees que es incoherencia…Pero no es asi..La infalibilidad, aunque tu pienses lo contrario, no es la base de la fe..Esta es voluntaria y es lo importante..La infalibilidad es una consecuencia de ella…..Pero no puedes entenderla…”o te haces” el que no entiendes…porque quieres partir de una base completamente existencial..puesto que para ti la vida verdadera que es “la otra” no tiene relevancia…y ademas afirmas que no te preocupa en lo mas mínimo…Sin embargo, puede ser que te equivoques..ya se que esto tampoco te importa…Por eso, como tu consideras a la Iglesia como una institución intrínsecamente perversa, con fines de lucro y meramente humana…incluyendo en ello a Cristo Jesus…no entiendes lo que significa democratizar la Iglesia….lo ves como el intento del gobierno de la “mayoría” que puede hacer los “cambios que quiera” y los que le venga en gana…pero la “mayoría” a veces tambien se equivoca…y hace daño…y es injusta….Y claro, no podemos seguir “a la mayoría” cuando nos obliga a delinquir…¿No es asi, Javier?  Pero Dios no consultó con la mayoría para darnos la vida..Nosotros somos productos del amor de Dios..tuvo que amarnos primero…y nos dio el ser “sin consultar” con nosotros, como un regalo precioso de su bondad…Asimismo Cristo nos ofrece su amistad a traves de la fe y del amor…O lo aceptamos o lo rechazamos…Es nuestra la decisión, pertenece a nuestro libre albedrío…Cuando lo aceptamos entonces estamos en el real camino de la libertad democrática…Esta es un yugo suave…y la carga ligera….Ya se que te ríes..Pero las risas últimas serán la mejores y la válidas     un abrazo   de Santiago Hernández 

  • Javier Pelaez

    La pregunta que encabeza el artículo hay que re formularla:¿se va por “valentón” o por “Valentín”?.Es obvia la respuesta.

  • Javier Pelaez

    El pasado 14 de febrero,día de San Valentín,el Papa renuncio por amor.Se va a vivir con ese maromo que es el padre George y otras cuatro monjas.Las monjas son para asegurar la “pervivencia de la especie”,como le exige el Ministro de Interior.Por lo demás,se conoce hoy que los cardenales quieren conocer el famoso informe.Al parecer,el Espíritu sopla,y se prevé que van a dimitir,que no es nombre ruso,todos los cardenales.Quedando vacante la sede de Roma he decidido hacerme cargo de ella en mis ratos libres.

  • Javier Renobales Scheifler

    Me alegro muchísimo de que no seas kiko, amigo mío. Me alegro por ti.
     
    Rechazas ser kiko, pero a la vez no rechazas ser enemigo de la democratización en la ICR, que te dije eres como kiko, al final de mi comentario anterior. NO resultas muy transparente en Atrio, amigo.
     
    En cuanto a la infalibilidad, empezáis por considerar infalibles los evangelios (la interpretación que en cada momento haga vuestro magisterio católico de esos evangelios), cuando no son más que escritos de personas desconocidas, escritos con intencionalidades concretas, para diversas comunidades por eso son cuatro los canónicos (hay muchos evangelios más), lo mismo que las epístolas.
     
    Se escribieron para comunidades, culturas y personas y épocas muy diferentes de la nuestra. Hoy sirven de muy poco para iluminar la ética y la moral en nuestra sociedad, en nuestro mundo occidental.
     
    Los judíos y palestinos de Israel viven hoy donde vivió Jesús, y no reconocen esos evangelios ni epístolas como guía de la moral y ética de su sociedad en Oriente Medio, y no están equivocados por ello.
     
    Ni Jesús ni los evangelios (ni menos aún Pablo ni las espístolas) tienen, ni han tenido nunda, la más mínima infalibilidad.
     
    La doctrina que se trata de imbuir en la cabeza de las ovejas católicas figura en el catecismo, del que he copiado algún ejemplo en mi comentario anterior.
     
    NO dice el catecismo que no sea infalible. Ratzinger sólo ha dicho que no es infalible cuando ha publicado su bestseller (aprovechando el culto que se hacen dar al poderoso santopadre Jefe Susan de vuestro multinacional tinglado católico) sobre Jesús de Nazaret.
     
    Sensu contrario se está mostrando de hecho como infalible cuando  los papas imponen el catecismo de 1992 sin decir expresamente que dicho catecismo no goza de infalibilidad alguna. Así engaña –trata de engañar-a la gente sencilla.
     
    Luego, la Tradicional ambigüedad de la doctrina católica viene detrás, cuando llegan las críticas, poniendo mil peros a cada paso para atontar al personal con miles de distingos necios.
     
    Pues tus papas se presentan falazmente al mundo afirmando (lo dice vuestro catecismo) que están asistidos por dios, y afirmando que han sido elegidos papas por dios, y afirmando que dios gobierna vuestro tinglado católico ICR: con lo cual están diciendo que es la voluntad de dios lo que ellos dicen y hacen.
     
    Es una actitud falaz, propia de mentes mentirosas, una estafa: no hay más que ver cómo está la ICR, y la Historia de la ICR, para comprender que ningún dios la ilumina ni la gobierna. Ni tampoco Jesús.
     
    En cuanto al título del post, si el papa ha sido cobarde u honesto, creo que ha sido cobarde. Porque en el Estado Vaticano hay podredumbre a paladas, de la que el Vatilieaks ha tratado de destapar la punta del iceberg.
     
    Y ante tanta podredumbre Ratzinger, con todo los poderes en su sola mano, no ha hecho nada, no ha destituido a los corruptos en los casi ocho años que ha estado de papa, ni en los anteriores en que fue el principal asesor de Wojtyla.
     
    Esa cobardía ha hecho que a la postre no haya tenido fuerzas para seguir en el cargo. Si la ICR fuera amor, no habría tenido problemas para seguir, ni para ejercer sus poderes. Pero la actitud de ambos papas ha sido la de tapar la corrupción para defender por encima de todas las cosas la imagen de su tinglado católico, la imagen de la ICR, para aumentar el número de católicos, y el poder de la ICR.

  • Santiago

    Javier,   sigues especulando e “imaginando” cosas sobre mi…pues yo no pertenezco a ninguna de las organizaciones que tu tanto odias….ni soy miembro del Opus Dei, ni soy kiko, ni pertenezco a nada que empiece con “neo”…ni nada parecido..   de manera que no existen pruebas sobre lo que falsamente afirmas..Soy simplemente un seglar comprometido dedicado a encontrar la verdad dentro de la Iglesia en la que nací…Por lo tanto, tu que tanto hablas de la verdad y tanto hablas de lo “imaginario”, estás cayendo en el mismo defecto que quieres combatir….como a menudo te sucede.
    En cuanto a la infalibilidad, por favor, el Concilio no habla nunca de que el magisterio ordinario del Papa sea infalible…Lumen Gentium especifica que “los obispos, cuando enseñan en COMUNION  con el Romano Pontífice, deben ser respetados como los testigos de la verdad divina y católica; los fieles, por su parte. deben “adherirse” con RELIGIOSA SUMISION del espíritu al parecer del obispo en materias de fe y de costumbres cuando EL LAS EXPONE EN NOMBRE DE CRISTO. Esta religiosa sumisión de la voluntad y del entendimiento, de modo particular se debe al MAGISTERIO AUTÉNTICO DEL PAPA, aun cuando NO HABLE EX-CATHEDRA; de tal manera que se reconozca con reverencia su magisterio supremo y con sinceridad SE PRESTE ADHESIÓN al parecer expresado por el, segun el deseo que hubiera manifestado EL MISMO, como puede DESCUBRIRSE, ya sea POR LA INDOLE DEL DOCUMENTO, YA SEA POR LA INSISTENCIA con que se repite una misma doctrina, ya sea tambien por las FORMULAS EMPLEADAS”.
    POR ESO, el Concilio añade: “Cuando el Romano Pontifice, o con el el cuerpo EPISCOPAL DEFINEN una doctrina lo hacen siempre de acuerdo con la Revelacion, A LA QUE DEBEN SUJETARSE Y CONFORMARSE TODOS…QUE se nos transmite íntegra y en la Iglesia se conserva y se expone con religiosa fidelidad, gracias a la luz del Espiritu Santo” (Lumen Gentium, CVII, Numero 25, BAC pag. 51-53)
    Por eso existen doctrinas “ciertas” en teología que no son infalibles…cabe pues la interpretación y el desarrollo de la doctrina católica excepto cuando se refiere estrictamente a la FE revelada por Cristo Y QUE PERTENECE AL DEPÓSITO SAGRADO..Cuando el Catecismo habla de la “mejor inteligencia de la Revelación en materia de fe y costumbres” está hablando en general y se refiere a esa adherencia y voluntad de aceptar la doctrina de manera religiosa y coherente con la costumbre, como se expone en LG arriba…pero no se habla de una obligación específica de la fe..simplemente del respeto al magisterio que trata de enseñar..
    un abrazo   de Santiago Hernández 

  • Javier Renobales Scheifler

    Santiago,
     
    La inmensa mayoría de las personas tenemos el concepto acertado respecto de la pretendida infalibilidad de tus papas y magisterio católicos: no existe ninguna infalibilidad, y no hacen más que meter la pata. La prueba es el esperpento de ICR que os traéis montado.
     
    (Y además, figúrate, la asunción de cuerpo y alma de María al paraíso, qué burrada, un cuerpo volando hacia el paraíso … Santiago, la mayoría estamos en lo cierto: María murió como todos y a su cuerpo y alma les sucedió lo que  los demás). Así que menos magias, amigo.
     
    Si los papas Ratzinger y Wojtyla, que hicieron su catecismo de 1992, no son infalibles al imponer su catecismo ¿para qué les vale pues la tan cacareada e inexistente infalibilidad? Según tú, ninguno de los dos ha sido nunca infalible: no han dicho nada infalible en toda su vida.
     
    No les ha servido de nada la tan cacareada infalibilidad.
     
    Es un ejemplo más de la ambigüedad que es consustancial al catolicismo, Santiago: parece que soy infalible, pero yo no dije que lo fuera. ¿Recuerdas cuando el papa advertía a los lectores de que su escrito no está ‘beneficiado’ de infalibilidad’ Pues por ejemplo en el primer tomo del Jesús de Nazaret de Ratzinger, ahí creo recordar que lo advierte expresamente.
     
    Pero en el catecismo de 1992 no dicen los papas que no está beneficiado de infalibilidad: más bien dicen lo contrario, por ejemplo:
     
    869 La Iglesia es apostólica: Está edificada sobre sólidos cimientos: “los doce apóstoles del Cordero” (Ap 21, 14); es indestructible (cf Mt 16, 18); se mantiene infaliblemente en la verdad: Cristo la gobierna por medio de Pedro y los demás apóstoles, presentes en sus sucesores, el Papa y el colegio de los obispos.
    …..
    892 La asistencia divina es también concedida a los sucesores de los apóstoles, cuando enseñan en comunión con el sucesor de Pedro (y, de una manera particular, al obispo de Roma, Pastor de toda la Iglesia), aunque, sin llegar a una definición infalible y sin pronunciarse de una “manera definitiva”, proponen, en el ejercicio del magisterio ordinario, una enseñanza que conduce a una mejor inteligencia de la Revelación en materia de fe y de costumbres. A esta enseñanza ordinaria, los fieles deben “adherirse…con espíritu de obediencia religiosa” (LG 25) que, aunque distinto del asentimiento de la fe, es una prolongación de él.
     
    ¿Acaso el catecismo de 1992, que ningún obispo ha rechazado sino todo lo contrario, no es ejercicio del magisterio ordinario, enseñado en comunión con el papa, enseñanza que conduce a una mejor inteligencia de la Revelación en materia de fe y de costumbres?
     
    Claro, el catecismo de 1992 está plagado de mentiras y errores, al ser un producto de la mentalidad ultra de esos dos papas.
     
     Menuda ‘infalibilidad’ de la chufa, una argucia para tratar de someter a sus ‘fieles’ que se dejen someter, que son muchos, claro, pues el mercado se la salvación sigue funcionando a las mil maravillas (estos jodidos mercados …).
     
    Antes del dogma de la infalibilidad, la ICR sometía a la gente mediante el poder temporal de la ICR y mediante el asesinato, con la Inquisición (santa como el papado y los santos que proclama el papado) y cosas parecidas, expulsiones de otras religiones, judíos, musulmanes, el cuis regio eius religio, el miedo a la condenación eterna … etc.
     
    Cuando esos abusos de los papas y jerarcas fueron perdiendo fuerza, se inventaron la infalibilidad.
     
    La pretendida –y falsa- infalibilidad de persona alguna es una falacia mágica, un invento más del imprescindible pensamiento mágico que necesita expandir e imponer vuestra ICR.
     
    Vuestro concilio vaticano II es una prueba más de la ambigüedad consustancial al catolicismo. Te lo puedes quedar entero para ti todo.
     
    Lo mismo que el catecismo de 1992, el concilio vaticano II vale lo mismo que el cv I: nada de nada; no es más que teatro de los jerarcas de los papa, nada que ver con el pueblo.
     
    Al principio parece que los primeros seguidores de Jesús funcionaban democráticamente, elegían democráticamente a sus líderes.
     
    Pero vino la ICR, hizo desparecer el Reino e instauró la dictadura, y así hoy tus papas romanos son monarcas absolutos, dictadores, la última monarquía absoluta que queda en Europa. Lo más antidemocrático que hay en toda Europa. Apúntalo a la falsa lista de logros de tu ICR para el mundo, que decías el otro día, más abajo.
     
    La democracia en la ICR es tu enemigo, Santiago; como kiko que eres, eres enemigo de la democracia en la ICR, confiésalo amigo, si tan amigo eres de la verdad.
     
    Saludos cordiales de tu amigo Javier

  • mª pilar

    A estas alturas…

    ¿Todavía andamos con la infalibilidad del papa… ni de nadie?

    ¿Cómo podemos pensar así?

    ¿No decimos que Dios respeta ¡¡¡sobre todas las cosas nuestra libertad!!! ¡Atención! puesta por Él mismo en cada ser?

    Si es así, ¿cómo podemos pensar, que en temas tan… (Imposibles de ser “inequívocos”) desconocidos para el ser humano como que Dios se me comunica (que si puedo sentir que lo haga con respecto a ¡¡¡mí!!! vivir, pero ¡¡¡no!!!) en lo concerniente a millones de personas cada una de ellas con una interpretación personal  e íntima de Dios?

    Cada cual es única, y única su responsabilidad en la manera de vivir y actuar, digan lo que digan las iglesias.

    Hay unas normas comunes de saber estar, comportarse, trabajar, sin molestar al resto que convive a nuestro lado; eso se le ha llamado siempre ¡buena educación o sentido común!

    En la fe de cada cual, hay un principio y fundamento:

    Para los cristianos: El Proyecto de Jesús en sus miles de facetas.

    ¿En eso tiene algo que decir “para completarlo” los seres humanos, como mandato inequívoco?

    ¡Creo que no!

    Nos pueden enseñar a comprender el Mensaje (como se viene haciendo desde el principio de los tiempos) y hay muchas escuelas-estilos al respecto.

    Los que nos enseñan desde sus cómodas cátedras, o los que han tenido una experiencia de vida, junto al pueblo sufriente, creado por el egoísmo de unos pocos…

    Y ahí comienza la dura discriminación; unos son encumbrados y favorecidos, y Dios parece se comunica en su favor, precisamente por estar al lado  de quien rige los destinos terrenos.

    Y otros, a los que se les silencia, castiga, denuncia, persigue, expulsa…

    Dejemos a Dios ser Dios, cosa  que nadie sabe exactamente como es yyy ¡¡¡gracias a Dios!!! Porque ya lo tendríamos atado, encorsetado, manipulado etc.

    ¿Cómo se puede vivir ¡hoy! como viven los príncipes de la iglesia/as, con tanta dignidad y oropel, si quién murió asesinado en una cruz dijo:

    “No llevar ni alforja, ni dos capas,  que vino  servir y no a ser servido”?

    Todo se cae por su propio peso, según mi personal experiencia, el Vaticano (no hablo de personas, sino de lo que allá se hace) vive en un pecado grave de manipulación del Mensaje de Jesús y con ello, de la manipulación del Dios Abba que Él nos mostró.

    Menos caleses de doctrina de la iglesia y más dolor por tanta necesidad que padecen ¡¡¡hoy!!! millones de personas, las cuales ¡¡¡también son hijos/as del Creador universal!!!

    mª pilar

  • Carmen Pereira

    Javier Renovales,
    Después del último comentario de Santiago, ya puedes regalar el tomo de los textos del Vaticano II y te quedará bien claro lo que se debe creer, lo que la razón ha de buscar y admitir, así como la responsabilidad que tienes ante la verdad revelada, única objetiva verdad.

  • Santiago

    Javier,     gracias por los links..PERO en primer lugar TU-  junto con  otros- tenéis un concepto equivocado de lo que es la infalibilidad del Papa…y yo creo que tu -que la invocas TANTO- para esta fecha de vida, debes ya saber su alcance y limitaciones…Pues SOLAMENTE esto ocurre cuando existe la proclamación de una doctrina como “irreformable”..o sea, cuando el Papa habla ex-cathedra, con la intención expresa de declarar y definir una verdad presente en la Iglesia -en la fe de la Iglesia- desde siempre…La ultima vez que el Papa habló solemnemente ex-cathedra fue Pio XII en 195o cuando la proclamación del Dogma de la Asunción de la Virgen, verdad que existía ya en la Iglesia desde los primeros siglos y conocida por los Orientales como la Dormición de María y que por cierto Pio XII exigió un previo acto “colegial” de los Obispos del Mundo antes de definir el dogma, al consultar con todos los miembros del Episcopado Mundial y obtener casi unánimamente el consenso general…
    Por lo tanto, no es infalible el Papa en su magisterio ordinario. Esto no quiere decir que su magisterio no sea real y digno de atención. Sino simplemente no tiene la fuerza de una definición irrevocable.
    Pero el mismo Concilio Vaticano II, convocado por el mismo Juan XXIII, es el que define la libertad religiosa como “en que todos los seres humanos no sean forzados, ni por particulares como por grupos sociales, ni por cualquier potestad humana, de tal forma, que en materia religiosa ni se obligue a nadie a obrar CONTRA SU CONCIENCIA, ni se le IMPIDA que actúe conforme a ella en privado y en público, solo o asociado, dentro de los limites debidos. Declara, ademas que el derecho a la libertad religiosa está fundado en la dignidad misma de la persona humana, tal y como se la conoce por la PALABRA REVELADA DE DIOS Y POR LA MISMA RAZON NATURAL. Este derecho de la persona humana a la libertad religiosa ha de ser reconocido en el ordenamiento JURÍDICO  de la sociedad, de forma que llegue a convertirse en un DERECHO CIVIL”
    Sigue el Concilio Vaticano II: “TODOS LOS SERES HUMANOS, conforme a su dignidad, por ser personas, es decir dotados de razon y de voluntad libre……TIENEN LA OBLIGACION MORAL DE BUSCAR LA VERDAD, sobre todo la que se refiere a la religión. Están obligados, asimismo, a adherirse a la VERDAD CONOCIDA Y A ORDENAR TODA SU VIDA SEGUN LAS EXIGENCIAS DE LA VERDAD….Por consiguiente, el derecho a la libertad religiosa no se funda en la DISPOSICION SUBJETIVA DE LA PERSONA, sino en SU MISMA NATURALEZA; por lo cual el derecho a esta INMUNIDAD permanece en aquellos que NO CUMPLEN LA OBLIGACION DE BUSCAR LA VERDAD Y DE ADHERIRSE A ELLA, y su ejercicio no puede ser impedido con tal que se guarde el justo orden público” (DE LIBERTATE RELIGIOSA #2, Concilio Vaticano II) (Las mayúsculas y los paréntesis son míios)
    Desde los tiempos apostólicos, pues, siempre ha habido quienes han aceptado voluntariamente, siguiendo su conciencia, a Cristo, o lo han rechazado…… y Juan XXIII en el Discurso de Apertura del Concilio Vaticano II tambien habla de esto de la siguiente manera: “EL GRAN PROBLEMA planteado al MUNDO QUEDA EN PIE TRAS CASI DOS MIL AÑOS. Cristo, radiante siempre en el CENTRO DE LA HISTORIA Y DE LA VIDA. Los seres humanos o ESTAN CON EL Y CON SU IGLESIA, y en tal caso gozan de la LUZ, DE LA BONDAD, DEL ORDEN Y DE LA PAZ; o bien ESTAN SIN EL, O EN CONTRA DE EL, Y DELIBERADAMENTE EN CONTRA DE SU IGLESIA, con la consiguiente confusion y aspereza en las relaciones humanas y con persistentes peligros de GUERRAS FRATRICIDAS. (Juan XXIII, Discurso de Apertura del Concilio Vaticano II, 11 de Octubre de 1962, Edit BAC, pagina 750)
    Porque es la conciencia lo que MAS  importa…Pero la conciencia ha de ser dirigida a la verdad…pues la búsqueda de la verdad es lo importante…Al ser Dios amor, y al ser creados nosotros por amor, nuestra vocacion y nuestro camino es el bien….. en el amor de Dios…Tenemos la libertad de escoger…la libertad de decidir entre el bien y el mal…Sin embargo, la voluntad de Dios consiste en que escojamos el bien libremente…Nuestro camino no debe encaminarse al mal…Por eso nuestra conciencia ha de ser formada de manera que consigamos llegar a nuestra vocacion final…nuestra felicidad…que consiste en el bien Supremo que es el mismo Dios..El concilio pues presenta la realidad insoslayable de nuestra humanidad…que es la CAPACIDAD total de poder DECIDIR nuestro destino final…que se identifica con nuestra felicidad completa y eterna…. POR TANTO, TODOS LOS ESFUERZOS de la Iglesia consisten en PRESENTAR -CON LA MAYOR CLARIDAD- al mundo este camino hacia el BIEN..para que NO NOS DESVIEMOS de este supremo gol y meta….. pues NO ES LICITO hacer el mal…aunque libremente podamos escogerlo y hacerlo…ya que fuimos creados en el AMOR y para el AMOR
    un saludo cordial    de Santiago Hernández

  • Javier Renobales Scheifler

    ¿saber? ¿dices SABER , Luis GM?

    No mientas, Luis: tú no lo sabes, sólo lo crees. Pero saber, lo que se dice saber, no lo sabes. Nadie lo sabe, ni Jesús tampoco lo sabía.

    Que tu miedo no te haga confundir creer con saber.

    Sabemos nuestra dignidad humana, Luis. Vivimos satisfechos de ella, de nuestra vida, del sentido humano del amor humano de nuestra vida.

    Mira a Olga y Oscar. Bueno, tú no tienes Olga, nunca la has tenido, te falta eso.

    Eso no te lo puede dar tu amor a la ICR. Ni a ‘la  virgen’.

    Eh!  te dijiste un pobre hombre una vez en Atrio, y te lo refuté, recordándote que ni siquiera yo no soy un pobre hombre, y yo no tengo tu nivel, pues el tuyo es superior al mío, y lo sabes bien.

    Así que lo que sabemos es nuestra satisfactoria dignidad humana, Luis. En ella reside nuestra felicidad en esta vida, no en dios. Ni menos aún -qué ridiculez- en vuestra ICR.

    En la llamada otra vida, si fuera que la hay -lo cual yo creo, pero no me preocupa lo más mínimo en esta vida- eso es cosa no de esta vida, sino del más allá, si lo hay, lo cual nadie sabe.

    Abrazos Luis.

    P.D. reconozco que los que tenemos la experiencia del amor de pareja tenemos algo que no tenéis los sacerdotes célibes obligatorios, Luis. Ese amor, ese espíritu humano que es ese amor humano, no lo da ningún amor a la ICR  (la ICR no puede amar, pues no es más que una organización, así que no puedes recibir amor humano de la ICR, a la cual dices amar con locura -sí que es locura amar a una organización, pero tú sabrás, ahí no puedo acompañarte-).

    El amor humano a las personas (humanas,  valga la redundancia Maite Lesmes) es lo que nos salva aquí y ahora, Luis, no el amor a las organizaciones, a la ICR, ni a organización de ninguna clase.

    Ahora no me puedo extender, pero intentaré sacar un rato  … luego.

    El papa ha amado a la ICR, que es su negocio, del que vive profesionalmente.

    Así ha hecho el lamentable papelón que ha hecho, maldita sea, nos ha jodido mucho con ello, este cobarde Ratzinger, que se acojonó ya desde mayo del 68 y ha sido una rémora, la involución en la ICR siguiendo al nefasto Wojtyla.

  • Luis Gonzalez Moran

    Javier Renobales Scheifler:
    En tu entrada de 01-Marzo-2013 – 14:58 pm dices literalmente lo siguiente:
    “Si hemos de creer al desconocido evangelista, Jesús dijo, al ver que dios no intervenía ni aún habiéndo puesto Jesús y los suyos su vida en juego, la de Jesús al borde de la muerte (los discípulos y demás, incluido el de la espada y la oreja de Malco, huyeron), para traer el Reino:  ”Padre ¿por qué me has abandonado?”.
    Esa es una de las siete palabras que los evangelistas recogen como pronunciadas por Jesús en la cruz, antes de morir. Son las siguientes:

    Padre, perdónalos porque no saben lo que hacen” – Pater dimitte illis, non enim sciunt, quid faciunt (Lucas, 23: 34).
    “En verdad te digo: hoy estarás conmigo en el paraíso; o Yo te aseguro que hoy estarás conmigo en el Paraíso” – Amen dico tibi hodie mecum eris in paradiso (Lucas, 23: 43).
    “Madre, he ahí tu hijo … hijo, he ahí tu madre”; o “Mujer, aquí tienes a tu hijo … Aquí tienes a tu madre” – Mulier ecce filius tuus … ecce mater tua (Juan, 19: 26-27).
    “Dios mío, Dios mío, por qué me has abandonado” – Deus meus Deus meus ut quid dereliquisti me (Mateo, 27: 46 y Marcos, 15: 34).
    “Tengo sed” – Sitio (Juan, 19: 28).
    “Todo está hecho”; o “Todo se ha cumplido” – Consummatum est (Juan, 19: 30).
    “Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu” – Pater in manus tuas commendo spiritum meum (Lucas, 23: 46).

    Si la cita que haces de esta palabra de Jesús tiene como finalidad de poner de relieve el “fracaso” de Jesús, la honestidad intelectual y exegética debe llevarte a consignar las dos últimas palabras con las cuales quiere Jesús significar que ha cumplido perfectamente su misión y es hora de volver al Padre, a cuyas manos se acoge, en cuyas manos pone su espíritu. Vuelve a casa, vencedor, con la tarea cumplida…
    No son precisamente palabras de un desesperado perdedor… sino de un hijo confiado en su Padre: “Pater, in manus tuas…”
    Con tu irredento soniquete me dirás que esto es “magia”… pues, querido mío, bendita magia que me ayuda a vivir y a morir con dignidad y paz.
    Y esta exclamación de Jesús la ha hecho suya la liturgia en la oración de completas: Padre…
    Qué alivio saber que Él recogerá nuestro último aliento cuando se apaguen las luces del escenario…
     

  • Javier Renobales Scheifler

    Santiago,
     
    Uno de tus papas, que crees infalibles, más honesto, dijo esto, poco antes de morir, ante los obispos de todo el mundo:

    Hay que admitir que la libertad religiosa debe su origen no a las iglesias, no a los teólogos, y ni siquiera al derecho natural cristiano, sino al Estado moderno, a los juristas y al derecho racional mundano, en una palabra, al mundo laico” (discurso de 23 de mayo 1963. Concilio Vaticano II).
     
    http://elpais.com/diario/2011/08/20/espana/1313791204_850215.html
     
    http://juanluisgordo.blogspot.com.es/2011/08/dogmatismo-o-relativismo.html

    Merece la pena leer los dos links

  • Javier Renobales Scheifler

    Santiago, deja de barrer para tu casa católica, por favor.
     
    La defensa de la libertad de conciencia empieza cuando se prohíbe la libertad de conciencia a las personas que intentaban ejercerla.

    La intolerancia cristiana nació con la constantinización de la Iglesia en el Concilio de Nicea, año 325 de nuestra era, que impuso una “dictadura de conciencias”. Así la llama Dionisio Llamazares en su obra Derecho de la libertad de conciencia. I. Libertad de conciencia y laicidad, 2ª ed. Madrid, Civitas Ediciones, 2002, p. 62-.

    Vuestra asesina Inquisición católica, que llamáis santa –y de santa tiene lo mismo que vuestra santa Sede, ahora vacante- combate la libertad de conciencia de sus víctimas, a las que asesina para imponer la dictadura de vuestra religión católica.

    Hoy todavía vosotros los papistas seguís defendiendo vuestro catecismo de tus papas que sigue sosteniendo esa falsedad que formula con las palabras ‘fuera de la ICR no hay salvación’.

    No respetáis la libertad de conciencia, tan necesaria para la salvación aquí y ahora, libertad de conciencia que se produce y mucho fuera de vuestra ICR en contra de esa mentira de vuestro catecismo de tus papas católicos.

    Esas víctimas defendían su libertad de conciencia y vuestra católica Inquisición las asesinaba por ello, y así asesinó a miles y miles de personas que defendían su libertad de conciencia.

    Todo muy anterior a lo que tan interesadamente dices.

    Vuestro Syllabus, que condena la libertad de pensamiento, es todavía de finales del siglo XIX.

    Y la encíclica Libertas Praestantissimum, también de esas fechas, condena la libertad de conciencia que entiende que es lícito a cada uno, según le plazca, dar o no dar culto a dios.

    Antes en ese mismo siglo XIX las encíclicas Mirari Vos y Quanta cura también condenaban la libertad de conciencia, al condenar como opiniones falsas y perversas por ejemplo éstas:

    «que el mejor orden de la sociedad pública, y el progreso civil exigen absolutamente, que la sociedad humana se constituya y gobierne sin relación alguna a la Religión, como si ella no existiesen o al menos sin hacer alguna diferencia entre la Religión verdadera y las falsas

    «que la libertad de conciencia y cultos es un derecho propio de todo hombre, derecho que debe ser proclamado y asegurado por la ley en toda sociedad bien constituida; y que los ciudadanos tienen derecho a la libertad omnímoda de manifestar y declarar públicamente y sin rebozo sus conceptos, sean cuales fueren, ya de palabra o por impresos, o de otro modo, sin trabas ningunas por parte de la autoridad eclesiástica o civil

  • Javier Renobales Scheifler

    http://www.deia.com/2013/03/01/mundo/el-papa-se-ha-hecho-el-solo-el-haraquiri

    ” Pero, en cualquier caso, la renuncia se ha producido porque no ha sido capaz de responder a los problemas de la Iglesia

    Tamayo describe con gran acierto lo que ha hecho Ratzinger. No tiene desperdicio.

    La pretendida infaliblidad no le ha servido para nada, porque no la tiene. Esa pretensión de infalibilidad no es más que un intento de simular que dios le apoya. Pero es mentira, no sólo no tiene ninguna infalibilidad, sino que se ha colocado donde no puede acertar a acercarse a la verdad, en el papado romano, un lugar podrido.

    ¿El nuevo Papa va a saber responder a las necesidades de ese millón largo de católicos?
    “Yo creo que los Príncipes de la Iglesia no están muy interesados en mirar hacia abajo ni en ser solidarios con los más vulnerables. Los príncipes hacen alianzas y establecen redes de solidaridad con las personas de su clase y rango. Por eso no creo que den respuesta a los grandes desafíos de nuestro tiempo. El primer desafío debía ser democratizar la Iglesia y si creyeran en ello, los 115 se negarían a encerrarse en ese cónclave y pondrían en marcha en sus diócesis, en el Vaticano y en toda la Iglesia, procesos de participación activa entre todos los creyentes.”
     

  • Santiago

    PERO, Javier,  todos los logros, que tu dices que pertenecen a la sociedad civil, en realidad tienen su origen en la Iglesia Católica..Esta precedió a todas la instituciones modernas. Como afirma el profesor Dr. Thomas Woods (con 4 grados Ivy League, incluyendo un A.B. de Harvard y un doctorado (Ph.D. de la Columbia University) ha sido la Iglesia Católica la que construyó, paso a paso, la civilización que actualmente tenemos en Occidente. No solamente los monjes preservaron y salvaron la civilización, sino la llamada “revolución científica” fue en gran parte llevada a cabo por sacerdotes católicos como el P. Nicholas Steno, padre de la geología junto con el padre de la Egiptología, el P. Athanasius Kircher. Y el P. Roger Boschovich esta acreditado como el que desarrolló primero la teoría atómica moderna. No hay que dejar atrás a los Jesuítas que no solo dominaron y dominan todavía a traves de sus colegios y universidades una excelencia en todas las ciencias del saber, SINO que específicamente desarrollaron el principio del estudio científico de los terremotos y que la propia ciencia SISMOLÓGICA es conocida como la CIENCIA JESUÍTICA “por excelencia”.
    Y por si no lo sabías, Javier, hay 35 CRÁTERES LUNARES en la Luna nombrados en honor de Jesuítas científic0s y matemáticos..y no hablemos de la contribución de la Iglesia a la CIENCIA ATRONÓMICA.
    Por otro lado, el desarrollo de la idea del DERECHO INTERNACIONAL se encontraba ya en progreso en la Universidades Españolas en el siglo XVI y el padre, por supuesto,  fue Francisco de Vitoria, sacerdote católico y profesor universitario. Fue el P. Vitoria junto con otros filosofos católicos y teologos los que empezaron a hablar de los “derechos humanos” y las relaciones que debían existir entre las naciones. De ahi surgió las bases del derecho internacional. Aun mas, la ley en si, el derecho en general, fue un regalo de la Iglesia Catolica. La LEY CANÓNICA fue el PRIMER sistema legal que existió en Europa, probando que un cuerpo sofisticado y coherente de leyes podía ORGANIZARSE uniendo una serie de estatutos, tradiciones, costumbres locales con éxito. De acuerdo con lo que afirma el academico legal Harold Berman: “Fue la Iglesia la que primero enseñó al hombre/mujer Occidental en que consiste  un sistema LEGAL. La Iglesia fue la primera que habló que diversas costumbres, estatutos, casos, y doctrinas pueden “reconciliarse” mediante el análisis y la síntesis..LA IDEA  de los derechos humanos proviene, pues,  de LA LEY CANÓNICA, la Ley de la Iglesia,. Fue la Iglesia la que introdujo los procedimientos racionales para los juicios y los conceptos legales sofisticados en lugar de los juicios basados en supersticiones como eran los que caracterizaban los procesos legales del sistema legal germánico-sajón.
    No solamente la influencia de la Iglesia en el Arte y la Arquitectura fue decisiva para la modernidad…sino la forma en que institucionalizó la caridad de Cristo. Fue la Iglesia la que creó los primeros hospitales y la asistencia gratuita a los enfermos. Ahi están los siglos, aun el presente siglo, para testificar sobre ello. Fue la Iglesia la que creo tambien las primeras Univesidades…en el mundo.
    Por lo tanto, no puedes hablar de la “primicia” de los “logros” de la sociedad civil, PORQUE la Iglesia precedió y fue la base para todo este desarrollo de nuestros tiempos que tu tanto admiras..
    Si has pensado, que yo quiero una Iglesia idealista y utópica de “cátaros” purísimos, te has equivocado porque tu solo generalizas y usas un lenguaje con conceptos muy cerrados y tergiversas los terminos a tu favor..aunque te hagas el flexible y progresista…Tu te encierras en “tu dogma” y solamente en lo que tu piensas y en lo que te conviene…PERO, amigo Javier,siempre hay tiempo para querer perfeccionarse en el amor….Yo no soy destructivo como tu…No pienso que todo esta corrupto en la Iglesia, ni en el mundo…Que es posible mejorar…en la perfección del amor…en Cristo… Pero, claro esta,eliminando la corrupcion, a los corruptos irreformables y los que se complacen en el mal por el mal,….para dejar paso a los sinceros de corazón
    un abrazo   de Santiago Hernández  

  • Virginia Fernández

    Estimada Olga:
    Escribo porque has tenido la atención de responderme, pero no creo que podamos llegar a algún tipo de coincidencia. Yo creo que Jesús es la segunda persona de la Trinidad, hecho hombre. Digamos que sigo en le paradigma “mágico” que según Herrero del Pozo debe ser superado.
    Como quiera que el nuevo paradigma no me parece convincente, ni siquiera nuevo, pues como digo, sigo en ese ¿pensamiento mágico? Y, claro, mi interpretación de ese pasaje difiere notablemente de la tuya. Siempre que he leído el texto al que hacer referencia he encontrado un cierto humor muy sutil por parte de Jesús y una especie de complicidad con la mujer, de modo que sus palabras me parecen más bien una ironía dirigida a sus discípulos que un rechazo a la mujer, que lejos de retirarse enojada o triste insiste… tal vez por que comprendió -el tono, quizás la mirada, quizás una media sonrisa- que el Maestro iba a atender a sus ruego.
    En fin, creo que Jesucristo fue infalible. Y creo también en la infalibilidad del Papa. A propósito: los dictámenes ex-cátedra bajo el supuesto de la infalibilidad son escasísimos, yo diría que casi inexistentes de Juan XXIII a Benedicto XVI.
    Gracias de nuevo por tu atención. Un saludo cordial.

  • Javier Renobales Scheifler

    Olga,

    Jesús reconoció, momentos antes de morir, que se había equivocado de medio a medio, al creer que dios intervendría para traer el Reino, y al ver que no intervino y le dejó morir a manos de los sacerdotes conniventes con los invasores militares romanos.

    Si hemos de creer al desconocido evangelista, Jesús dijo, al ver que dios no intervenía ni aún habiéndo puesto Jesús y los suyos su vida en juego, la de Jesús al borde de la muerte (los discípulos y demás, incluido el de la espada y la oreja de Malco, huyeron), para traer el Reino:  “Padre ¿por qué me has abandonado?

    Desde luego Jesús no fue, ni pretendió, ni dijo,  ni se sintió jamás, infalible.

    Porque era un hombre. Lo mejor de Jesús es que era un hombre. Bueno, yo también intento serlo. Quiero decir que Jesús era una persona, un ser humano: eso es lo mejor de Jesús, que era como nosostros.

    ¿Infalible? ¿Como dios? Eso dicen que quiso ser Lucifer, como dios. Cuánta falacia, estos de la ortodoxia fiel.

  • Javier Renobales Scheifler

    Es curioso que Santiago, defensor en todo momento de la ortodoxia fiel, manifiesta la necesidad de purificar la ICR, lo mismo que pretenden los disidentes católicos.
     
    Dice Santiago: “Necesitamos una vuelta que nos lleve a una purificación mas alta del espíritu siguiendo las huellas trazadas por sus santos y por sus martires, capaces de transformarlo todo en Cristo”.
     
    Y es que los neocons, los de la ortoxia fiel obedientes a sus papas y jerarcas, incorporan sin problemas –en su terminología- los logros que, en contra de la ortodoxia fiel, va consiguiendo la sociedad civil, tales como por ejemplo la libertad de conciencia, la libertad religiosa, lo derechos humanos … etc. etc.
     
    ¿Les hacen el juego los disidentes católicos? Pues sí, Sí, en mi modesta opinión sí: contribuyen a mantener la ICR, y a hacer que cambie lo necesario para que nada importante cambie en la ICR.
     
    Lo veremos de nuevo ahora, con la ‘elección’ del ‘nuevo’ papa (que será viejo, no cabe duda, viejo en todos los aspectos)
     
    Bueno, ¿qué me pueden quedar a mí de vida –terrena, me refiero, je, je, que nadie sabe si hay otra después-, 50 o 70 años más?
     
    Bien, es claro por tanto que yo no veré ningún cambio importante en la ICR, que lleva así, como está, tantísimos siglos.
     
    Democratizar la ICR, dice Küng, en su artículo ‘primavera vaticana, que nos recuerda el bueno de Félix, historiador, si mal no recuerdo ¿no Félix?
     
    (Si eres el que ponía comentarios hace tiempo en Atrio, que era historiador, te digo que te he echado mucho de menos; por cierto, no me mencionas a mí como papable, supongo que habrá sido un lapsus.
    Las que no son papables son las chicas, por culpa de dios, dice el bruto del papaemérito: esas sí que lo tienen claro en esta ICR, las chicas, y eso que son mayoría, en el catolicismo/ICR.
     
    Pero no se rebelan, son católicas, son mansas, muy mansas, las católicas.)

  • Felix

    Hoy sale en El País el artículo de Hans Küng “Una primavera vaticana”. Acertadamente, el artículo ha sido colgado en este portal. Hago mi comentario bajo este post porque Hans Küng viene a refozar cuanto afirma y expone Celso Alcaina. La Iglesia-institución se agosta y necesita una profundísima renovación. El hecho de que aumenten los católicos nada contradice a este diagnóstico. Es una cuestión demogáfica. Aumentan allí donde los católicos más se reproducen. Si nace un niño/a de unos católicos se convierte en católico por el bautismo nada más nacer. Por eso aumentan los católicos en Latinoamérica o en África. Pero lo que es conscientemente y, más aún, convincentemente, los católicos disminuen. Y lo de disminuír no es lo esencial. Se trata de algo mucho más profundo. Tanto Küng como Alcaina recurren  a otros valores: derechos humanos, libertad,  solidaridad, simplicidad, renuncia, vuelta al mensaje de Jesús. ¿Quien es capaz de ver estos valores en algún cardenal elector? Y, lamentablemente, uno de ellos será el papa. Porque es un coto cerrado, al menos de facto. Teóricamente podría ser elegido Hans Küng, o Celso Alcaina, o Antonio duato…

  • Virginia W

    Me parece muy interesante el artículo “¿A dónde vas, Pedro?” de González Faus recogido en el Tablón de Atrio.

  • Virginia W

    La realidad es que la temática católica da para mucho, no solamente en Atrio, en todos los medios posibles de comunicación; radio, tv, internet y redes sociales, en los cinco continentes, con defensores y detractores pero a  nadie le deja diferente. Estos días por la Renuncia de Benedicto XVI, en otras ocasiones por diferentes noticias, siempre hay una referencia explícita o implícita a este fenómeno que lleva más de dos mil años movilizando al mundo, y también lo hace y muy notablemente en países no cristianos, porque sin duda es mucho más que una religión, porque en nuestra Europa y en América forma parte de nuestro ADN querámoslo o no de ahí que nos sintamos atraídos, que sea objeto de alegrías y de disgustos, que nos obligue a posicionarnos a favor o en contra. Mi experiencia de cuarenta años en la docencia me ha permitido conocer generaciones de jóvenes en España, en Europa en América, también he tenido, sin haber estado, jóvenes africanos y asiáticos y puedo asegurar que todos, en mayor o menos medida, tienen una predisposición a bordar estos temas. En algún comentario, en otros hilos, he manifestado mi posicionamiento con respecto a lo cristiano y mi vinculación a la Iglesia Católica como institución, siempre de respeto y de entendimiento, pero alejada pues mi pensamiento racional y mi forma de entender la vida no me permite una adhesión a los planteamientos de la doctrina y de la moral católica. Lo mismo digo con respecto a esa otra Iglesia disidente con quien comparto su preocupación por alcanzar un autentico humanismo a través del Evangelio, pero en mi opinión les falta lo esencial, lo que da sentido y razón al cristianismo  su dimensión religiosa. Es cierto que el cristianismo es la semilla que ha inducido a pensadores y artistas a crear corrientes de pensamiento y movimientos culturales diversos,  pero convergentes con el  ideal cristiano, incluso aquellos que han pretendido ser su antítesis, de ahí nuestra herencia cultural por la que yo tengo tanta estima. Creo que todos debemos de ser coherentes con respecto a lo que realmente creemos, convivir procurando un acercamiento pues todos tenemos una referencia aunque no el mismo objetivo, y creo que es ahí donde existen diferencias sustanciales, en el núcleo, no sólo en las formas. El error es querer mantener posturas de primacía sobre los contrarios, de una autenticidad que en el fondo es más que cuestionable, de verdad cuando solo existen verdades, de obsesionarse por querer que los demás tenga que cambiar cuando quizá seamos nosotros los necesitados de ese cambio, de empecinarse unos en adoctrinar y pontificar y otros en criticar y en querer cambiar instituciones en las que no creen ni ven necesarias.

  • olga larrazabal

    Estimada Virginia:  In-falible significa que no-falla-nunca, ni jamás se puede equivocar. Si Jesús pensaba, como hombre, que él era infalible, que nunca cometía errores, no lo sabemos de su boca ni por los evangelios, ni por la afirmación de sus convicciones que evidentemente eran fuertes.
    Pero quizás lo podemos deducir por alguno de sus comportamientos.  Como ser cuando en Mateo Cap 15, 22-28 es abordado por la mujer cananea cuya hija estaba endemoniada, dos veces se excusó de atenderla diciéndole que los gentiles no eran parte de su misión.  Pero ella lo hizo cambiar de parecer con un muy buen argumento: ” Si Señor, pero aún los perrillos comen de las migajas que caen de la mesa del amo”. Y ahí el cambió de parecer,  y le dijo” Oh mujer, grande es tu fe; hágase contigo como quieras. ” 
    Yo entiendo que una hombre de aquella época, que se cree infalible, no cambia su actitud sobre la amplitud que pensaba darle a su misión,porque una gentil y mujer por añadidura le de un buen argumento.  Ella aparentemente le recordó que la misericordia estaba por encima de las discriminaciones ancestrales de la ley de Moisés.  Y el aceptó la corrección.
    Jesus fue un hombre de fuertes convicciones, y fue fiel a ellas hasta el final, y eso es lo que lo hace grande, que fue enteramente conherente consigo mismo.
    Saludos,

  • Santiago

    PERO cuando hablamos de la Iglesia Católica por aquí, tendemos a generalizar…Pero la iglesia no es solamente local, regional o nacional…sino que es mundial…Segun  estos análisis en 9 años los católicos han aumentado de 1.045.056 en el 2ooo a 1.166 millones en el 2008….En el 2013 segun las últimas noticias por TV, su número sigue en aumento…Africa registra un aumento de mas del 33%, Asia también experimenta un aumento pero en menor proporción…y el resto del mundo, Europa, América y Oceanía permanecen mas o menos estables..Por lo tanto, lo que vemos en nuestra parroquia o en nuestra ciudad no refleja ni la calidad, ni el calibre, ni la edad, de los demas católicos que constituyen la Iglesia Universal….Los jóvenes constituyen una gran fuerza y esperanza en Africa y en América…las iglesias  por allá están llenas de jóvenes para sorpresa de los que proclaman que las iglesias   esta reservadas para “viejas”…como se observa  en las ciudades mas viejas del mundo…Y los aumentos de vocaciones religiosas se dan con mayor énfasis en Africa y en Asi.
    Que los gobiernos seculares y anti-cristianos europeos quieran erradicar la raiz de su religion católica a toda costa, en una campaña tenaz, no quiere decir que esto pase en el resto del mundo…Una Iglesia de esta manera…donde los sacramentos se practican…donde existe acción católica de manera activa…donde los medios de comunicacion católicos,  junto con la prensa que difunden el Evangelio apologéticamente, han alcanzado un desarrollo extraordinario en los ultimos tiempos….donde las obras de caridad en favor del prójimo sobrepasan las de  de cualquier otra organización, incluyendo los gobiernos….donde las conversiones abundan…NO es una iglesia moribunda…Todo lo contrario, particularmente cuando la renuncia de un Papa y la espectación del Cónclave han producido tan grande interés y conmoción mundial….No hay una esclerosis progresiva…sino una vitalidad activa…Sin embargo, la Iglesia, como en los siglos pasados tiene que sintonizar mejor con el mundo moderno…no para dejarse llevar por corrientes neo-paganas–sino para predicar y llevar a todos el verdadero mensaje de Cristo con el ejemplo y en un lenguaje asequible a TODOS. Para eso necesita renovarse en el carisma infundido en Ella por Jesus, “desde el principio”…Necesitamos una vuelta que nos lleve a una purificación mas alta del espíritu siguiendo las huellas trazadas por sus santos y por sus martires, capaces de transformarlo todo en Cristo  un saludo cordial de Santiago Hernández
      

  • ana rodrigo

    Pues tienes razón, VirginiaW,hay un cierta contradicción ya que lo que nos parece más próxim al tiempo actual es menos atractivo a la juventud que lo neocon. Y es cierto, los pocos seminaristas provienen de estos grupos. El futuro está en sus manos. Gracias.

  • Virginia W

    Ana, yo creo que la Iglesia, esa Iglesia que tu dices que puede gustar menos, es significativamente fuerte, y precisamente por esos grupos que van surgiendo y por el número de adeptos que tienen muchos de ellos jóvenes, hay que reconocer que sí captan a los jóvenes, no entro a valorar sus planteamientos, por el contrario otros colectivos que difieren notablemente de estos no lo hacen, no convencen. Es muy cierto que hay una decadencia considerable en los seminarios y en algunos conventos, pero quizá sean esos grupos eclesiales los que aporten las nuevas vocaciones, como ya está sucediendo, otra cosa es que no nos gusten.

    Antonio, es muy difícil afirmar cual es la realidad y cómo y quién la constata, y aún más tener la seguridad de cual es la realidad de Jesús, su testimonio, mensaje y proyecto de salvación, me parece que en más en dos mil años sólo tenemos aproximaciones más o menos interesadas, según quién las haga, al respecto y seguramente muy alejadas de la realidad. Sobre la actitud pontifical de Benedicto XVI puede gustar más o menos, depende de las expectativas y de las exigencias que se tenga, yo ya opinen en otro hilo al respecto sobre lo positivo que me había parecido su pontificado. Pero es la crítica ácida que se hace constantemente, ahora menos claro, hacía su persona, no solo como Papa, que no respeta el tiempo y las circunstancias, que no analiza las causas y que las más de las veces se queda en la anécdota.

    Cada cual debe de plantearse a qué Iglesia debe de seguir, o qué interpretación del Evangelio es más fidedigna, cual le llena más, cual le motiva para hacer un seguimiento personal. Por qué seguir con los que creemos que están errados y no quieren salir de su error, por qué pertenecer a una institución que en  nuestra opinión no es fruto del Evangelio, si Jesús no fundó ninguna Iglesia. No es empecinarse y tropezar constantemente sobre la misma piedra.

  • Virginia Fernández

    Una pequeña observación tal vez extemporánea, a Olga Larrazabal.
    Dice (después de nombrar a algunas personalidades): “Ninguno de ellos ha creído poseer la verdad ni ser infalible, incluso el galileo”.
    Pues hay algunas expresiones, atribuidas al “galileo”, que si no son una proclamación de su infalibilidad lo parecen e incluso van más allá si fuera posible.
    Ahí van algunas: “Habéis oído que se dijo (…) pero yo os digo…”, “Yo soy el camino, la Verdad y la vida”, “Nadie va al Padre si no por mí”, “Yo soy el buen Pastor”, “Bienaventurado eres Pedro porque lo que has dicho no viene de la carne ni de la sangre, sino del Espíritu”… Y bastantes más esparcidas por todo el Evangelio.
    Por mi parte, respeto, admiración y devoción hacia el “antiguo inquisidor”.
    Saludos

  • Javier Pelaez

    Quise decir picoleto…

  • Javier Pelaez

    La pregunta de la entrada es un poco absurda.¿Es que un pobre viejo de ochentaytantos no puede abandonar?.Le van a llamar “papa emérito”.Seria más propio benemérito  dadas las ganas con que se ponía la gorra de los guardias civiles.El problema es que se debió haber puesto la gorra de marras y haberse liado a hostias con Bertone y la Curia,como buen picoreto…

  • Antonio Vicedo

    Virginia, afirmas esto en tu párrafo que pego:-” pero se actúa desvalorizando, discriminando y no respetando a una institución compuesta de hombre y de mujeres que de una u otra manera dedican su vida a los demás, y que entre otras muchas cosas realizan la mayor obra social en el mundo. Quien quiere que se les escuche y se acepten sus opiniones debe de respetar y valorar la de los que no opinan como ellos, que además son la gran mayoría.”

    Generalmente quienes por aquí en Atrio, puede que demos la impresión de que atacamos esta institución de la que también esta mayoría formamos parte, y a la que sin duda afectan también nuestras deficiencia e incoherentes comportamientos individuales, con razones, más que menos, ajustadas a la realidad constatada, no criticamos lo bueno que hay en la institución, sobre todo lo que pertenece a la realidad de Jesús , su testimonio, mensaje y proyecto de salvación, asumido prácticamente por esa otra mayoría no del todo coincidente con aquella a la que tu te refieres.
     
    Cuando, por alguien se denuncian y critican cauces de poder, de acepción de personas y de valores no coincidentes o incoherentes con los que Jesús valora, tal y como Escritura y Tradición expresan, lo que deberíamos apreciar es su calidad profética que vale lo que vale aunque ,como en el caso de aquel, la llamada de atención le llegara por la actitud del asno.
     
    Aduces, respecto a quienes critican algo de las actitudes pontificales del papa, que no le conocemos, pero resulta que, mucho de su quehacer papal, es público y afecta a much*s que esperamos ver en él actitudes de hermano en la fe y nos encontramos con las de un Maestro que prefiere enseñar y controlar las enseñanzas, sin demostrar clarament,e que también sabe escuchar de las gentes aquello que puede ser consecuencia de esa revelación privilegiada que el Padre hace a las gentes sencillas, sean o no fieles, y las oculta a sabios y entendidos, porque así le parece bien, según Jesús.
     
    Aparte está lo de sumergirse por el cargo en ese lodazal del poder que nada tiene que ver con la misión confiada por Jesús a sus discípulos cuando claramente afirma: “No será así entre vosotros”.
     
    Lo personal e íntimo de tod*s merece el máximo respeto y consideración y cae bajo aquel deseo de Jesús de que no juzgáramos para no ser juzgados; y según  el dicho: de lo personal interno, ni la Iglesia.
     
    Pero para lo público, en lo que se manifiestan actitudes de asalariado o pastor, es el mismo Jesús quien justifica reacciones diferentes de parte de sus “corderos y ovejas” y calibra como gravísimo el escandalizar a los más pequeños, que pueden ser no solo niñ*s, ni fieles próximos.
     
    Dado lo que estructuralmente viene sucediendo históricamente, y sucede agudizado al presente, hemos de asumir la responsabilidad de no colaborar, por miedos o falsas consideraciones o personalistas devociones, en complicidades que deben quedar contrarrestadas y superadas por una eficaz acumulación de solidaridades fraternales.
    Bien está y es necesario valorar lo de la viga en ojo propio y la paja en el ojo ajeno, pero , tan importante como eso, es el mantenerse en la tibieza de no optar por lo negativo liberticida, ni por el compromiso, a riesgo de vida, por la causa que  merece ese precio.

  • ana rodrigo

    Las multitudes que acuden a la plaza de San Pedro o a las convocatorias papales, despistan bastante ya que son siempre “los mismos” los que acuden a estas manifestaciones de adhesión a este tipo de Iglesia. No hay que olvidar a esas otras mini-multitudes que no acuden porque nos les importan estos eventos ni siquiera esta Institución.

     Podríamos concentrar esas multitudes en dos tipos de colectivos, por un lado kikos, Opus, Legionarios y Liberación, que son los que salen a la calle, y, por otra parte, las personas mayores que son las que acuden a la misa dominical y demás ritos. Si esta Institución esclerotizada sigue, será en estos colectivos, pero éste  es un futuro con poco recorrido social.

    Y no es menos cierto que la jerarquía ha puesto sus ojos y su esperanza en estos grupos neoconservadores como su tabla de salvación. Ya vimos cómo Maciel se movía por el Vaticano, al igual que el Opus desde otras escalas de poder y de influencia, y los kikos en otra nivel, pero son muy queridos y estimados por los obispos.

    Mientras, observamos el desprecio, la persecución y hasta la excomunión a teólogos que quieren abrir alguna puerta a la “modernidad” desde la seriedad y la honestidad. No digamos del desprecio hacia las teólogas a las que ni siquiera se tiene en cuenta su existencia.

  • ana rodrigo

    Virginia, tienes razón que la iglesia católica está boyante, pero yo añadiría  que es un tipo de Iglesia que,  por mucho que se niegue, está condenada a desaparecer, entre otras razones  porque, si el andamiaje que sustenta la institución es el clero y los seminarios y conventos están vacíos, es evidente que la Iglesia hace agua en un futuro no lejano. Sin mencionar la cantidad de asignaturas pendientes que tiene la Iglesia y el desfase social que lleva y que la está llevando a ser una “cosa” extraña en cantidad de personas y, especialmente, en la juventud.

  • ana rodrigo

    Carmen Pereira, cómo me gusta lo que dices.
    Asimismo  me gustaría que participases más en atrio, primero porque lo que te acabo de decir, y en segundo lugar por sumar como mujer ya que somos minoría en todas partes y también en atrio.

  • Javier Renobales Scheifler

    Pues en eso parece que tienen razón Virginia W. y Luis González Morán, cuando afirman que la ICR goza de buena salud: el negocio les va de cine, eso es cierto.
     
    Ana Rodrigo escribió un post que creo recordar se titulaba algo así como la Iglesia está a la deriva. Pero no es cierto que vaya a la deriva: más bien parece que va viento en popa.
     
    Todos los días en las noticias de Tv aparecen tanto lo que dice el papa como lo de Bárcenas y su finiquito diferido simulado.
     
    De la iglesia de los pobres no aparece nada.
     
    Jesús subió al cielo de cuerpo y alma, al retirarse de la Tierra.
     
    Y el papa, emulando a Jesús (no se diga que no trato de sacarle algún parecido con Jesús, al papa –éste parecido es el único que tiene-), también sube hacia el cielo al jubilarse de su cargo de papa en activo.
     
    En una iglesia pobre el jefe no ser iría en helicóptero a su palacio de castelgrangolfo, pero en esta rica y triunfal ICR, el negocio les va de cine, y les sobra para palacios y helicópteros, que en una iglesia pobre resultarían totalmente prohibitivos e insultantes para los pobres.

    El amor es (debería de ser, quiero decir) a los pobres, Luis GM, no a las iglesias ricas en este mundo de ricos. 
     
    http://elpais.com/

  • Carmen Pereira

    Sigo con avidez este portal aunque pocas veces participo con comentarios. No me considero capacitada para escribir en atrio. El nivel de los colaboradores es inalcanzable para mí. Conozco a la mayor parte de estos sabios colaboradores por sus escritos y por sus biografías. En este caso, conozco y sigo los escritos de Celso Alcaina, al que admiro por sus conocimientos, por su claridad, por su pasión en ofrecer ciencia y experiencia. Estoy mucho más en su línea que en la línea del comentarista Luis González Morán. Es notorio que Luis se queda en minoría en atrio, pero es interesante porque rompe la aparente monotonía. Su voz es respetable al tiempo que discutible. De los comentarios a este post, el de Luis me resulta tan estridente como el de Francisco Asensi. Ambos se pasan. Me encanta leerlos.

    Metiéndome propiamente a enjuiciar el post, y apuntando precisamente a lo que más repugna a Luis, me resulta extraño su conformismo con el Papado y con otras instituciones y ámbitos considerados por Alcaina en profunda crisis. Estoy mucho más cerca de los reformadores que de los apoltronados conformistas. Si se analiza cada uno de los capítulos citados por Alcaina como inundados por olas peligrosas (”hacen agua”, dice él), podremos observar que no exagera. Eso creen también la mayor parte de los teólogos y pensadoores modernos. Ya sé que Luis no está de acuerdo con ellos porque los considera heréticos, pero son los herejes y Colegio amonestados por Roma los que siempre han dado empuje a la Iglesia. Sin ir más lejos, fueron ellos los que dieron vida al Vaticano II. Incluso Ratzinger se les unió, aunque luego evolucionó involucionando. Sin pretender la exhaustividad, podríamos ver las olas bravías sobre los vacíos seminarios, sobre el Colegio Cardenalicio (representando en solitario endogámicamente a la Iglesia al elegir nuevo papa), sobre la Curia con sus tics y Vatileaks, sobre la inexpresividad de los sacramentos, sobre el Episcopado nombrado a espaldas de los fieles, sobre la función y discriminación de la mujer, sobre dogmas caducos de otros tiempos (ya ha caído alguno, el más fundamental, “fuera de la Iglesia no hay salvación”), sobre las parroquias desiertas y cerradas, sobre los conventos abandonados, sobre la disciplina celibataria…. No sigo. Celso está en lo cierto. Así lo creo. El hecho destacado por Luis sobre la repercusión mundial de la renuncia del papa es irrelevante y nada dice del origen, naturaleza, calidad y oportunidad del Papado. Está claro que la anécdota de la renuncia invita a reflexionar y a opinar sobre el mismo Papado, incluso para recusarlo. Millones de fieles miran con devoción a ese hombre. Pero eso ni quita ni pone..

    Nota,- González Morán insiste (lo hizo varias veces en atrio) en que es amigo íntimo y queridísimo de Celso, al tiempo que lo critica duramente, a él y a sus opiniones. Traer a colación viejas coincidencias biográficas y afectos entrañables con evidente retintín y poco disimulado reproche sólo viene a distraer del hilo argumental que nos importa. Además, deja en entredicho la autenticidad de tales efusiones.

  • skye

    Sobre las motivaciones últimas de su renuncia… pues no lo sé, no tengo ni idea. Eso sólo lo sabrá él y el de Arriba. Yo lo único que puedo decir es que este último mes estoy redescubriendo a Ratzinger. Me está llegando dentro con los mensajes que nos está haciendo llegar. En ese sentido, supongo que le tendría que pedir disculpas a él personalmente, porque muchas veces le he criticado sin tener los suficientes elementos de juicio. Su procedencia del órgano inquisitorial de la Iglesia, su “costumbre” de sancionar a cualquier teólogo que llevase la contraria a Roma, etc., me predispuso contra él. Y no es que haya cambiado de opinión en cuanto a que se ha pasado muchos pueblos en esas sanciones, sino en que no esperaba los gestos de humildad y de crítica hacia “la casa” que está teniendo este último mes.

    Así que, como en tantas cosas, creo que en mi caso lo mejor es guardar silencio, contemplar el paisaje y evitar dejarse llevar por tantas voces interesadas que, en un sentido y en otro, intentan conducir la barca sin remos en la que cada uno de nosotros navega, hacia sus particulares puertos. Tengo que claudicar ante tanta presión mediática interesada, ante tantos mensajes también interesados que intentan crear opinión. En el fondo, sólo soy un ignorante viajando en una barca mecida por olas cuyo vaivén no controlo.

    Un saludo.

  • Virginia W

    Considero que la renuncia de Benedicto XVI es un acto de enorme honestidad, de sinceridad y de honradez. Los que tenemos la suerte de conocer a Joseph Ratzinger, a su persona y a su pensamiento, no nos extraña su coherente decisión. A mi particularmente me duele tanta incomprensión, tanta injusta crítica, tanta condena y tanta  generalización por los que no le conocen y que se dejan llevar por una corriente muy minoritaria de grupos y de personas que siempre se sitúan a la contra. No puedo entender como se pide justicia, se piden igualdad, se piden respeto hacia la heterodoxia, pero se actúa desvalorizando, discriminando y no respetando a una institución compuesta de hombre y de mujeres que de una u otra manera dedican su vida a los demás, y que entre otras muchas cosas realizan la mayor obra social en el mundo. Quien quiere que se les escuche y se acepten sus opiniones debe de respetar y valorar la de los que no opinan como ellos, que además son la gran mayoría. No hace mucho tiempo le preguntaron a un famoso periodista e intelectual catalán, icono del progresismo y convertido al catolicismo, por qué  los que se denominan “progres” acostumbran a ser muy críticos con la Iglesia, sobre  todo con la católica, respondía que debían de ser los menos ‘leídos’, es decir, los más analfabetos, pues se basa en un anticlericalismo infantil y mohoso, desconocen que en la mayoría de países casi todos saben que la religión es también cultura, pero la crítica a la Iglesia es una de las formas más cómodas y baratas de hacer demagogia, confundiendo a esta con su jerarquía. Mencionaba a su padre, que no era creyente pero sí anarquista utópico, que decía que en este país cuando no sabemos solucionar un problema nos comemos un cura.
     

    El afirmar que la Iglesia Católica hace aguas por todos los flancos, parece más un deseo que la realidad. Pienso que, incluso en España, la Iglesia Católica goza de buena salud, parece más debilitada y más vulnerable la situación de los críticos, los años pasan y la finitud es inexorable  cuando no hay nuevas generaciones que tomen su relevo.

  • Antonio Vicedo

    -CITA.-(Luis González Morán)-“sé con toda certeza de un sitio, uno, al menos, en que la Iglesia no hace agua: en mi corazón, porque la amaré hasta la muerte, si no enloquezco antes.”
     
    Muy bueno el párrafo citado y fraternalmente agradecido por lo que supone de entrañable amor filial, si a la Iglesia, la consideramos simbólicamente Esposa de Cristo y Madre de los cristianos, cosa que, quien más quien menos, por aquí por Atrio, con razones, con críticas y con filiales empeños, hacemos todos; tenlo por seguro, en tanto la consideramos  PERMANENCIA o ACTUALIZACIÓN VITAL del testimonio y mensaje de Jesús.
     
    Pero, como parece que, excluyendo atacas, y privatizando singularizas la certeza de ese sitio en el que vivencias tu amor hasta la muerte, permíteme (con ruego de disculpa en caso contrario) que añada, por si no te has dado cuenta, que much*s otr*s herman*s tuy*s,  que nos consideramos también hij*s de ella, con quien la tenemos tomada, es con todo aquello que constituye estructural y personalmente al amante cabronazo que mancilla el tálamo de la común madre, intenta deshonrar al Esposo y Padre e imposibilita una familiaridad humana fraterna evangélica.
     
    Por suerte, más que por desgracia, vamos siendo cada vez más l*s herman*s, que dejamos atrás infancia e infantilismos de inconsciencia e irresponsabilidad y, lo que pasa en ese tálamo parental, no nos deja insensibles, ni nos permite actitudes de libre complicidad.
     
    ¿Te has parado a pensar lo que ese proceder de amorios malsanos conlleva de repercusión en millones de hermanit*s muy pequeñit*s  a los que no puede llegar  LA BUENA NOTICIA?
    ¡Gracias y un fraternal abrazo!

  • Santiago

    MUCHAS GRACIAS “hermano” Neptuno, perdón, quise decir Javier, por compararme a L. Boff…en boca de otro me sentiría realmente halagado sino ES porque esto pertenece a tus muchas invenciones y tergiversaciones, que usas siempre como método de trabajo..Por lo vistso “la magia” te sigue obsesionando con pasión…Claro que tu no puedes comprender las cosas del espíritu…para ti, deben ser, supongo, algo así como “emanaciones” de la materia…a la que le concedes un poder grandioso y mágico..Tu agnosticismo existencial negativo, y tus dudas constantes y perpetuas, no te  permiten avanzar mucho mas.
    Por otro lado, tu que criticas con tanto ahínco y pasión, la formulación de los dogmas como algo “anti-humano” etc. eres, tu mismo, “dogmáticamente” anti-espíritu. Tu conocimiento no sobrepasa la materia…te quedas muy por debajo de ella, y los sentimientos son para ti quizas solo un “complejo sistema evolutivo”, y una forma mas para sobrevivir tu existencialismo real. Pero existen facetas de la misma existencia que remontan tu “atraso mental” hacia algo mas alto que quedarse meramente en la materia irracional..TIENES que recordar que el padre del existencialismo moderno Soren Kirkegaard ( (1813-1853), luterano converso, era creyente del pensamiento que tu siempre llamas “mágico”, que no es falso sino real, a pesar de faltarle una perspectiva que no era suficientemente coherente con la vida. Pero tu “dogma” es la negación de lo espiritual y te aferras a ello aunque el clavo este ardiendo, pues te va a en ello toda tu inventada religión. 
    DE TODAS MANERAS, quiero tambien agradecerte al sacarme de nuevo “a la palestra” con tus citas a mi comentario, sobre todo, las que marcaste en “negritas”.   Esto hace que la frase sea mas pupular y que la puedan leer muchas mas personas…Y personalmente te confieso que con los grandes “galimatías” de una Iglesia como la católica a traves de los siglos, y con una estadística actual de miles de millones de fieles en ella,…… sin la ayuda invisible, pero real, de quien la llamó a su existencia en este mundo terrestre, ya hubiese desaparecido y sucumbrido mucho tiempo atras….aunque tu creas,- junto con otros como tu-, que ELLA está desapareciendo PERO las cifras actuales no mienten…y quizas tengas que esperar otros 21 siglos, segun tu pensamieto destructivo para verla sucumbir…POR LO visto, estimado amigo fraterno, muy pronto oirás la voz de “habemus papam” desde la logia central del palacio Vaticano….      te deseo, como siempre, lo mejor…..un abrazo   de Santiago Hernández

  • olga larrazabal

    No se por qué este asunto de la renuncia de Benedicto me hizo acordarme de Mons Romero, de Ellacuría, de Casaldáliga, de Mons Silva Henríquez en Chile y por qué no decirlo del galileo sanador itinerante, que se permitió desafiar al Templo, y que es el inspirador de toda esta estructura y cuyo ejemplo, se supone deben seguir quienes lo representan.
    Ninguno de esos personajes ha gastado su tiempo en un escritorio decidiendo con meticulosa precisión si alguien tenía una duda, o una inspiración creativa que fuera diferente a la versión oficial, para aplicarle el torniquete del poder, obligarlo a retractarse , a decir lo que no quería decir, o a perder su trabajo.
    Ninguno de ellos ha creido poseer la verdad ni ser infalible, incluso el galileo.
    Pero todos ellos tuvieron las agallas de mantener su verdad y jugársela hasta el final, en el ruedo que le tocó.
    Ninguno de ellos estará en los altares ni será considerado mártir, es más, se tratará de borrar su nombre y de olvidar sus ideas.  Se confiscarán sus ediciones y se prohibirán sus libros, pero algunos sabrán que no le hicieron el  quite al deber que incluía  como posibilidad el ser asesinado.  Romero y Ellacuría sabían que morirían asesinados, sin embargo se quedaron en sus puestos diciendo lo que tenían que decir.
    Silva Henríquez enfrentó a un dictador con un ejército detrás y un servicio de inteligencia y de torturas muy completo y efectivo.  Y aprovechó su poder para crear una Vicaría de la Solidaridad en las narices de la dictadura, jugándose el cuello día a día y también sus colaboradores.
    Y la iglesia les niega hasta el reconocimiento de su martirio y de sus agallas.
    No veo humildad en la renuncia del antiguo inquisidor.  No veo que le haya pedido disculpas a nadie, curas, teólogos, mujeres, etc  a los que ha pavimentado con sus certezas.  Se tomó un derecho que tenía, y que nadie le niega, pero es claro que para ser Hombre así con mayúscula se necesita hacer acciones que lo ameriten, más que recibir títulos vanidosos y vestir con disfraces  que no dicen nada.

  • ana rodrigo

    Pues sí, Luis GM, “andó jodida pero andó”.  Si esto es andar pues malamente la tenemos. Nadie medianamente lúcido firma el funeral de la Institución porque andará, aunque jodida.

    Aquí de lo que se trata de ver, por muy ciego que uno/a sea, es que estamos en un cambio de época en la sociedad en todos los ámbitos, y la Iglesia debería tomar nota que no puede seguir vistiéndose a lo romano o coronándose a lo medieval u organizándose a lo absolutismo del siglo XVIII o jerarquizándose hasta el ridículo y cosas por el estilo. Es esto y muchas cosas más las que deben morir si no quiere morir la propia institución.

    Pero tiene un lastre que le hace difícil este cambios de estructura y es la propia estructura clerical, especialmente, por lo que dicen quienes saben, la curia vaticana que debe ser un cueva de lobos de mucho cuidado.

    Y otra cosa que le impide llevar a efecto el cambio es la convicción (¿¿??) de que es el Espíritu santo el que les guía en sus decisiones. Mientras no afronten la institución como una obra humana en manos de humanos, seguirán viviendo en un escapismo que le hará inoperantes por mucho que recen.

    Me ha gustado el artículo de Celso.

    Me ha gustado, Luis GM, que consideres a atrio como tu casa. Aquí nos seguiremos viendo.

  • Luis Gonzalez Moran

    Celso, amigo:
    Te recordaré, por si acaso lo has olvidado, que recibimos la ordenación sacerdotal en la misma ceremonia en la Iglesia de la Universidad Pontificia de Comillas el día 13 de abril de 1958, domingo de Quasimodo. Desde entonces ha llovido mucho, incluso se han producido episodios de “lluvia ácida”. Te sigo habitualmente en el blog que publicas en Religión digital, aunque allí no he formulado ningún comentario porque yo me siento más a gusto en esta casa de Atrio.
    Conozco tu estilo y las materias en que te has especializado como consecuencia de tus experiencias vitales. Yo no entro a juzgar, si haces bien o haces mal, porque no estoy dentro de tus entrañas, te conozco (y te quiero)  bien, aunque discrepe en muchas cosas de tus planteamientos, aunque esto no afecta a la profundidades del afecto. Ahora bien dentro del presente hilo, hay un párrafo que me mortifica casi hasta el llanto.
    Es el siguiente: “La Iglesia Católica hace agua por todos los flancos. Papado, Curia, Colegio cardenalicio, Episcopado, Concilios, Orden clerical, Poder de régimen, Dogmas, Disciplina sacramental, Diócesis, Parroquias, Laicado, Vida consagrada, Familia, Procreación, Celibato, Seminarios y Noviciados, Conventos, Funeraria”.
    Este párrafo me parece totalmente demagogo, oportunista e incluso, -perdona la expresión-  revanchista. Y te explico por qué: basta que el Papa Benedicto XVI haya anunciado su renuncia al ministerio petrino, para que haya habido una conmoción universal casi de tsunami, en repercusión mediática y de resonancia social. Si el Papado estuviera ya tan agónico como se escribe con fruición no disimulada en Atrio, el anuncio hecho por el querido Papa no hubiera generado esta indetenible reacción. Por otra parte, los comentarios a los motivos que los diversos comentaristas, incluído tú, “atribuís por sí y ante sí” al Papa, merecerían un estudio más detallado, impedido ahora por la estrechez del tiempo.
    Te voy a poner un ejemplo sencillito: en Atrio, por hablar de mi casa, se han publicado los siguientes artículos, cantidad inexplicable si fuera cierto el estado agónico de la institución.
    “Abandona por honestidad o por cobardía?”. Día 27-febrero-2013
    “La Iglesia-institución como “casta meretrix”. Día 26-febrero 2013
    “Reflexiones sobre el poder a partir de algunos temas eclesiásticos”. Día 25-febrero-2013.
    “Un lugar para un Papa emérito”. Día25-febrero-2013.
    “El Papado es un cargo inhumano”. Día 23-febrero-2013.
    “¿Quién tiene el Poder supremo en la Iglesia”. Día 20-febrero-2013.
    “La renuncia del papa”. Día 20-febrero-2013.
    “Las verdaderas razones de la renuncia del Papa Benedicto XVI”. Día 18-febrero-2013.
    Es una falacia toda la “denuncia profética” que se hace en este foro de que la Institución Iglesia-Papado esté agotada. Estos sones de gaitas funerarias llevan mucho tiempo acompañando a la Iglesia, pero resulta que “los muertos que vos matáis gozan de buena salud”. De verdad que produce cierto morbo malsano tener que contemplar el coro de plañideras llorando al muerto, cuando el muerto anda por ahí tan guapamente o tan malamente… El viejo chiste: andó jodido… pero andó.
    Evidentemente, la Iglesia está pasando momentos históricos muy malos; pero esto lo lleva en el ADN de los genes y no es ninguna novedad.
    Vuelvo a tu “loado” artículo. Dices que la Iglesia “hace agua por todos los flancos”. Te voy a decir, con la máxima sencillez, pero con idéntica fortaleza que sé con toda certeza de un sitio, uno, al menos, en que la Iglesia no hace agua: en mi corazón, porque la amaré hasta la muerte, si no enloquezco antes.
     
     

  • francisco asensi

    RATZINGER SE VA
     
     
    Benedicto XVI se va. Simplemente harto, impotente. Incapaz de dominar, de gobernar “su” Curia. ¿Speluca latronum, como diría Jesús? Yo no  veo en su renuncia mérito alguno: ni humildad, ni zarandajas. ¡Se va harto! Quizá por miedo insuperable a que le ocurra lo que le pasó al papa Luciani o que le obliguen a mantenerse subido a la cruz mientras agoniza, como sucedió con Juan Pablo II. Sádicos los hay en todas partes, y nada te digo si ese sadismo se disfraza de mística santidad…
    Que un católico tan ultraconservador como Benedicto XVI se baje del trono (que tan ardientemente deseó, sin calibrar las heces que habían en ese cáliz) evidencia hasta que punto el poder sagrado se puede hacer insoportable. Demasiados lobos, cuervos y víboras merodean por los palacios apostólicos… ¿Acaso el mismo cardenal Ratzinger, prefecto del santo Oficio, no formaba parte de ese sistema perverso? No nos equivoquemos, la Iglesia Jerárquica en sí es una institución antievangélica (¡y no digamos el Vaticano!), aunque en ella haya habido y haya buena gente (¡pocos!).
    El papa hubiese podido utilizar la infabilidad de la que se cree investido, para, en un rapto de cordura, echar por tierra el templo de Satán; y no dejar piedra sobre piedra.
    Todo se andará. Ahí están las palabras de Jesús: de ese templo no quedará piedra sobre piedra.

  • francisco asensi

    He leído con mucho gusto y atención el artículo del maestro Celso Alcaina.
    Algunos periodistas, afanosos, andan dibujando el perfil de papa que conviene, el que puede solucinar los problemas que Ratzinger no se ha atrevido o no ha podido solucionar. ¿Quizá porque son insolubles, consustanciales a la institución? El problema no está en qué papa se necesita. El problema está en la Iglesia. ¿Acaso Jesús fundó alguna? ¿Acaso Jesús se hospeda en los palacios vaticanos? Seguro que la respuesta la tiene el cardenal Sodano o Bertone. ¡Vaya usted a saber!

  • Javier Renobales Scheifler

    ¡Ya está bien, ya basta de pensamiento mágico, atrieros¡
     
    –         El papaRatzi dice, hace unos minutos por la poderosa TV, que la ICR es de dios.
    Dice Ratzinger que la ICR es Suya, de dios.
    Dado que según él, y según muchos católicos –incluso aquí, en Atrio-, diosJesús fundó la ICR y la gobierna, y elige al chóferpapa (ayudante del chóferdios), el lavado de cerebro católico lleva a la estúpida conclusión de que la ICR sigue los pasos que le marca dios.
    Nada más falso, sólo creíble tras un profundo lavado de cerebro.
    Tonto retonto, el que crea que la ICR sigue los pasos que le marca dios.
     
    –         Boff, el admirado gran L. Boff, pone a Jesús a limpiar la ICR, hace a Jesús profesional limpiador, (profesión reservada en nuestra machista sociedad sobre todo a las mujeres –ningún convenio colectivo recoge la categoría profesional de limpiador, sólo la de limpiadora- ).
     
    Y así lo pone a Jesús a limpiar la ICR, a tiempo parcial, por las mañana cada día. ¿Te parece despectivo, Ana Rodrigo? Pero es la jodida realidad, esto que hace nuestro líder Boff, a quien yo tanto he admirado (pero aquí la caga el gran L. Boff, amiga mía).
     
    –         OJO: Con el mismo estilo que Boff, nuestro querido kiko Santiago, igualándose así a vosotros los disidentes católicos, Ana, lo pone a Jesús a trabajar, no ya de limpiador que dice Boff, sino de conductor, de chóferBautista (que no baptista, aunque Jesús fue discípulo del bautista), escapando así según Santiago –y con Jesús la ICR llevada por este chófer- de las persecuciones actuales o modernas de ‘los malos’, dice Santiago.
     
    Dice Santiago, un poco más abajo: “Y asi ha pasado a traves de los siglos hasta la modernas persecuciones de los ultimos siglos que son de “amarga recordación”…Pero Cristo conduce misteriosamente a su Iglesia en medio del sufrimiento.
     
    Podemos pues equiparar en esto al gran Boff a Santiago, mi amigo el kiko guardián de la ortodoxia fiel de la ICR (no de la que ahora llaman institución, sino de la ICR, la misma ICR que defienden Boff y Atrio).

    Así va Atrio. Por desgracia.
     
    OJO: pues no hay ninguna diferencia entre el pensamiento mágico de Boff y el de Santiago. Esta es la jodida realidad, amigos católicos de Atrio.
     
    Así, con este pensamiento mágico en su médula, la ICR no tiene arreglo, lo cual yo vengo diciendo hace tiempo en Atrio.
     
    O cambiáis los disidentes católicos, y os dejáis de todo pensamiento mágico, o no vais más que a mantener lo que padecemos: la ICR y su jodido papado romano y el jodido Estado Vaticano, que padecemos.
     
    Yo creo que, en la práctica -o sea de hecho-, no hay voluntad de verdadero cambio, sólo de puto cambio de las apariencias.
     
    Y si no, al tiempo. Por ahora tengo razón yo: nada cambia por ahora en la ICR, con tanta ‘santidad’ de los ministros ‘de dios’, que no son más que ministros del negocio eclesial de la ICR.
     
    Un NT que mantiene Romanos 13, 1 y 2 no sirve ni servirá nunca para purificar la ICR.

    Es imprescindible pues denunciar a Pablo -Pablete- cuando afirma Romanos 13, 1 y 2 y destapar sus verdaderas intenciones cuando emite semejantes interesadas falsedades, el falsario Pablo de Tarso, aquí Pablete.

  • Javier Renobales Scheifler

    Aunque ¿será quizá verdad que la autoridad constituida viene de dios?

    Cuán profundos misterios nos depara el señor

    A lavado sea el señor

    http://www.youtube.com/watch?v=AKSCjtfQKJQ

  • Javier Renobales Scheifler

    Muy interesante la descripción detallada de las interioridades de la estructura de la ICR.
     
    Y además relatada, sin pelos en la lengua, por alguien que ha vivido desde dentro las realidades de las que habla.
     
    Por fin alguien que destaca un poco el funcionamiento de negocio de la ICR,  el funcionamiento de acumulación de poder, de centralismo a tope, desde el podrido Estado Vaticano.
     
    Y destaca el lavado de cerebro, arma habitual de los sacerdotes de la ICR y de sus acólitos kikos, opus, legionarios y similares etc.
     
    Bien por Celso Alcaina. Es muy de agradecer su bienintencionado post.
     
    Qué duda cabe de que el enorme interés de los papas y sus lacayos por lograr cuanta más UNIDAD entre los católicos, y si posible fuera también absorbiendo a los demás cristianos bajo el poder vaticanesco, está motivado por el ansia de poder, la necesidad de controlar todo en la ICR, no por ninguna sana intención.
     
    Si se quiere purificar la ICR, hay que destacar muy mucho la condición de negocio mde la ICR, y de negocio empresarial, y de empresa multinacional que es la ICR, dominada férreamente por la dictadura del papado romano.
     
    En ese negocio no funciona de ninguna forma lo que decía hace pocos días Boff, lleno de pensamiento mágico: Cristo todas las mañanas limpia a la ICR y la ama. Ja, ja, ja, poner a Jesús a limpiar la podredumbre de la ICR montada y usurpada por hombres (no por mujeres) avariciosos disfrazados de santidad.
     
    Jesús no actúa en la ICR, ni para limpiar nada ni para nada de nada; ni el tan cacareado espíritusanto tampoco; ni dios interviene para nada en la ICR ni en nuestras vidas. Así que mejor no separar los pies de la tierra más que uno después del otro lo justo para dar pasos hacia adelante, en la pretendida purificación de la ICR.

    Zancadillas múltiples de los que detentan el poder en la ICR no faltan ni van a faltar.
     
    Así que, si se quiere purificar la ICR, hay que tener en cuenta todo esto, y ponerse manos a la obra descentralizando el enorme poder que acumula la esbelta pirámide que es la ICR, más poder cuanto más se acerca a la cúpula de la pirámide.

    Cuanto menos poder tengan el papa, los jerarcas del papa y los curas, mejor que mejor.

    El poder en la ICR viene del pueblo, no de dios. Romanos 13, 1 y 2 es mentira podrira.
     
    Para eso hay que dejarse de cristos limpiadores de la ICR por las mañanas, y de similares cuentos de hadas como la pretendida y falsa santidad de los mal llamados ‘ministros de dios’ y de los jerarcas y los papas: mantener esas mentiras y el centralismo es impedir la purificación de la ICR.
     
    Como bien dijera el sacerdote católico mexicano Enrique Maza : la unidad de los católicos y cristianos es en el amor, no en la doctrina.
     
    Y menos aún en la ICR, habremos de añadir. Pues pretender una única doctrina unificada es pretender acumular y centralizar el poder en el nefasto magisterio católico, que tanto daño ha hecho y sigue haciendo a la ICR y al mensaje de Jesús.

    ¿Admiten los católicos una única Iglesia Cristiana? No, no la admiten de ninguna manera: Se les llena la boca con eso de su Iglesia Católica Universal. Menudo cuento de universalidad, semejante tinglado para acumular poder y centralizarlo en los antievangélicos papado romano y Estado Vaticano.

  • jaumepatuel

    Una reflexión pertinente en la vigilia del fin de un pontificado. A mi parecer, Ratzinger ha sido honesto. La situación del final de una historia de cristiandad la vivimo en la piel todos y todas. ¿Cuáls erá el devenir en la forma del mensaje de jesús? Iremos haciendo lo que podamos, pero serán  las nuevas generaciones quienes lo vayan formuladon. Jesús, la gran dignidad humana, penetra en el corazón de todo ser humano honesto. La vivencia interior es lo que muestra, pero no demuestra, el cambio. Demostrar o transmitir tal vez no respete el interior. Cada ser humano debe ir encontrando su propio crecimiento.  Cada uno/a debe ir haciendo el “Soy Camino, Verdad y Vida”. El boato romano curial no ayuda en nada, pero ahí está. Hay gente que lo necesita en activo y pasivo, pero lo malo es que no den paso a otro nivel de consciencia. 

  • Antonio Vicedo

    -Va apareciendo claro aquello de: Nadie esta obligado a lo que es imposible.
    Pretender que se realice con coherencia el proyecto de Jesús.  que SU Buena Noticia sea ofrecida a la Humanidad; que, en su globalidad, la pueda aceptar como verdad y concretar en una práctica vital a plano individual, comunitario y global de modo integral, es decir, imitando el testimonio humano de Jesús, tanto en lo que respecta a la relación de Fe en Dios, como de interrelación humana desde la igualdad y la libertad responsable personal, todo ello dentro del molde de una estructura de estructuras de poderes y obediencias, realmente piramidales, no es algo posible.
     
    El proyecto divino del que dio testimonio y concretó en su mensaje Jesús, desde su humanidad real, no admite moldes ni límites de lugares ni  tiempos, ni incluso de condicionamientos modales, que no puedan ser vivenciados por la generalidad de todos los seres humanos.
     
    Es la vida humana terrenal, en el pleno contenido de su naturaleza y cualidades específicas de racionalidad, libertad, responsabilidad, dignidad individual y necesaria relacionalidad, la materia prima que conforme la pluralidad vital humana, en la que se concretan las infinitas semejanzas de imagen del Creador y la multitudinaria filiación de l*s hij*s del Padre Celestial, sin que en ningun* de ell*s puedan quedar minimizadas o ninguneadas estas características naturales y familiares.
     
    Dos pinceladas luminosas de Jesús aúnan este maravilloso paisaje vital:
    En lo individual universal: -“Os lo aseguro: Cada vez que lo hicisteis <dejasteis de hacerlo> con un* herman* mi* de es*s más humildes, lo hicisteis <dejasteis de hacerlo> CONMIGO.”
    En lo relacional comunitario: “-Dónde dos o más estén reunidos en mi nombre, allí estaré yo en medio de ellos.”
    Si en la Iglesia, Comunidad de l*s seguidor*s de Jesús , está viva esta fe y la coherencia que ella pide, la consecuencia clara es que, con la normativa estructural actual, la plenitud de vida práctica con Jesús (“Yo soy el camino, la verdad y LA VIDA”) dependiendo de jerarcas y clero tan escasos para celebrar la sacramentalidad calificada de esencial ¿Cómo podrá conseguirse?
    Esa vitalidad esencial ¿no está pidiendo que en cada comunidad se reconozcan los carismas oportunos, incluido el de ministerio o servicio desclericalizado, para la plena celebración de la vida y práctica de la Fe cristiana?
    ¿Se anularía así el carisma apostólico o magisterial a otros niveles de servicio?
    De ningún modo, pero quedarían como servicios comunitarios y no como controladores desde la exclusividad de la función vital que las comunidades necesitan.
     
    ¿Acaso no apunta a  eso la realidad sacramental bautismal, celebrada por cualquiera haciendo lo que la Iglesia,  cuando otorga la explicita incorporación a la comunidad de discípulos concediendo el común sacerdocio, la realeza y el profetismo?
     
    ¿No quedan incorporadas estas cualidades a la vida fiel para fines reales de plenitud individual y comunitarias?
     
    ¿Cómo ha sido posible que esta plenitud de vida incorporada a Jesús por la acción de su Espíritu, haya sido ninguneada para el servicio vital,  en aras de unas estructuras de poder y control generalizadas, incapaces por su misma condición de poder servir a los fines que van destinadas?
     
    ¿Ahora,  y por carencias insalvables por parte del poder estructural, es cuando aparece la toma de conciencia de lo que venía siendo realidad en tantas realidades sociales de fieles, privadas de servicios en misiones y otros modos de convivencias humanas?
     
    ¿Aquel:” Ni aquí en Garizín, ni en Jerusalén…porque el Padre, desde ya, .quiere adoradores en espíritu y en verdad”, entendido tan bien por la Samaritana, no hubiera proporcionado a la causa de Jesús un admirable e indispensable servicio  de  eficaz evangelización?
     
    Desde esta perspectiva de coherencia evangélica, es desde la que la Iglesia tiene que lanzarse a que el cristianismo sea HUMANO  al servicio de la HUMANIZACIÓN DE LA HUMANIDAD.

  • Santiago

    Celso,   gracias por el artículo pero me parece que eres un poco pesimista…No estamos hablando de” iglesias locales, ni nacionales, ni continentales”…sino de la Iglesia Universal…Muy distinta es la situacion de la Iglesia Católica en Europa…continente que trata de borrar sus raíces con su pasado cristiano…tratando de eliminar a Cristo y sus vestigios…que la Iglesia en el resto del mundo…Hay en ella altos y bajos, luces y sombras, exitos y fracasos…pero en muchas regiones la iglesia sigue viva..con personas que mantienen dentro el espíritu de Jesus -como en otras epocas- que pueden ser llamados verdaderos profetas modernos.
    La historia de la Iglesia Catolica esta llena de crisis y de desastres para sobrevivir a traves del tiempo…La prediccion de Cristo ha sido certera…Despues de la crucifixión, vino la persecucion apostólica y despues las persecuciones de los emperadores romanos…Ya el gran Tertuliano se preguntaba: “¿De que nos sirven las muertes de tantos mártires? Pero el mismo comprobó que “sangre de los mártires es semilla de nuevos cristianos”..Y asi ha pasado a traves de los siglos hasta la modernas persecuciones de los ultimos siglos que son de “amarga recordación”…Pero Cristo conduce misteriosamente a su Iglesia en medio del sufrimiento.
    Pero no solo han sido las persecuciones externas sino las crisis internas que se han sucedido…No solo fueron las invasiones de los bárbaros y como superar la “barbarie”, sino el siglo oscuro del papado con los condes de Túsculo por un lado y los Crescencios por otros, la separacion de la iglesia bizantina, el monotelismo, las invasiones de los musulmanes, el cautiverio de Aviñón y el Gran Cisma de Occidentes con 3 “papas” a la vez, la pseudoreforma de Lutero, el anglicanismo, el jansenismo, el galicanismo, la campaña contra los jesuítas durante la Revolucion Francesa, la omnipotencia del Estado en el siglo XIX, la iglesia bajo el nazismo y bajo el comunismo, el modernismo….etc. etc. Crisis tras crisis, persecucion tras persecución  ¿Que institucion, organización o movimiento hubiera resistido bajo semejantes fuerzas y presiones, externa e internas, sin extinguirse y esfumarse? Sin embargo, Juan XXIII en el discurso de Apertura del Concilio Vaticano II, aseguraba que la Iglesia de Cristo “se renueva constantemente” por su fuerza carismática interior que proviene del mismo Cristo..El problema actual -dicho por el mismo Benedicto XVI- es de un “enemigo interno”..Es esta marcada “disfunción” que intenta disolver la doctrina y relativizarla hasta corromperla completamente lo que parece ser el problema principal…Veremos entonces como se desarrolla el Cónclave y el Post-Cónclave…Ahi estaremos viendo la clave…y el futuro de la Iglesia Apostólica de Cristo..que será hasta la “consumación de los siglos”
    un saludo cordial de Santiago Hernández 

Deja un comentario