Otros temas

Autores

Archivo de entradas

Temas

Fechas

Calendario

abril 2024
L M X J V S D
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
2930  
7241 Artículos. - 110500 Comentarios.

Dios creador

        Escribo estas líneas para mostrar no mis conocimientos sino más bien mi ignorancia. Las ha provocado un hecho banal. Un matrimonio amigo mío se ha echado a la mar embarcado en un crucero para dar la vuelta al mundo. Y de repente, desde la mitad del océano Pacífico, me han enviado un whatsapp. Se me podía haber ocurrido antes muchas veces pero sólo ahora se me ha venido la pregunta a la cabeza: ¿Cómo es posible que unas palabras, escritas en un aparatito, puedan recorrer miles y miles de kilómetros hasta llegar sin tardar nada a otro aparato semejante?

        Este suceso banal me ha hecho pensar nada menos que en el comienzo del mundo y su evolución.

        No sé hasta qué punto, pero parece haber un consenso sobre la explicación evolucionista del universo. Sin embargo, en la medida de mis conocimientos, esa teoría se refiere siempre a los seres vivos. Ahora bien ¿qué ocurre con el entramado matemático del universo? ¿de dónde han salido las regles que gobiernan la multiplicidad de ondas, rayos, conexiones eléctricas que nos permiten comunicarnos de modo casi mágico en el mundo en que vivimos?

        No veo que los postulados del darwinismo o el neodarwinismo  se refieran a ese entramado matemático que sostiene el mundo y que permite desde escrutar nuestro interior hasta construir  las relaciones entre humanos muy alejados en el espacio. Y en mi ignorancia no se me ocurre sino referirme a un matemático supremos, es decir, a Dios.

        Un libro reciente (José Carlos González- Hurtado: Nuevas evidencias científicas de la existencia de Dios) hace un repaso a siete científicos notables del siglo XXI -entre ellos Francis Collins, líder del Proyecto Genoma Humano- que coinciden -la mayoría partiendo de posturas ateas- en que creer en Dios es mucho más razonable que lo contrario.

        El propio Francis Collins hizo un recorrido desde el ateísmo a la creencia en Dios y de ahí al cristianismo y así concluyó que “el ateísmo es la menos racional de todas las posibles elecciones (…) El Dios de la Biblia es también el Dios del genoma. Se le puede adorar en la catedral o en el laboratorio”.

        Y yo mismo, desde la ignorancia que confieso al principio, me atrevo a defender el concepto de creación. Ya sé que se acepta como un dogma el concepto del big bang, esa explosión inicial. Pero ¿cómo puede explotar lo que no existe? Y puesto que parece que puedo apoyarme en científicos notables contemporáneos, me atrevo a defender la existencia de ese Dios creador del mundo y creador nuestro.

21 comentarios

  • ELOY

    A partir de este artículo de Carlos Barberá, he procurado hacerme con u ejemplar del libro de José Carlos González Hurtado que cita.  Lo tengo a mano, pero todavía no he leído más que el Prólogo. Y en el prólogo encuentro ya un punto de reflexión interesante, dice: 

    << Entre los científicos teístas es frecuente escuchar la idea de que hay que evitar recurrir al “dios de los agujeros” (god of de gaps) cuando se presenta un problema científico que no entendemos ahora (…) Bonhoeffer decía que debemos buscar a Dios en lo que conocemos, no en lo que ignoramos. Según esta visión (contraria al dios de los agujeros), lo conocido nos tiene que sugerir a Dos más fuertemente que lo ignorado. // (…). De forma más general, con o sin ciencia se puede llegar a Dios. Este libro está dedicado a mostrar la primera vía >>  

  • carmen

    Sabe qué? A lo mejor es cosa de tipo de persona, no sé, pero mi madre, mi padre y mi hermana mayor, están conmigo siempre. Se acuerda de lo que dicen que dijo María Magdalena, cuando descubrió el sepulcro vacío? O cuando fue consciente de la  muerte de Jesús ,porque a veces te hace falta un tiempo para entender que lo que sucede es real y no una especie de pesadilla, pues dicen que dijo: muerto? Ni hablar . Dentro de las personas que lo hemos querido,  siempre permanecerá vivo.

    Pues soy de ese tipo de persona. Creo que, a mí manera, tengo suerte, porque le aseguro que siguen viviendo dentro de mi cabeza.Y en cuanto a la vida de después de la vida, quién sabe? Desde luego yo no sé. Con todo lo que implica lo que estoy diciendo. Seguro que me entiende. Es la base de nuestra religión, no?

    Y no crea que por ello mi vida , esta, la que estoy viviendo, es peor de la de las personas que creen en una resurrección futura. En absoluto.Mi concepto de Resurrección es otro. Piense un momento en el ave fénix. Pues de ese tipo.  Y no tiene que ser única resurrección, si la vida es lo suficientemente larga, pueden ser más de una.Le digo un secreto? Hay bastantes teólogos que así piensan. Ni uno ni dos, bastantes. Y católicos. Bueno, ellos así se consideran, por eso hablan de reformular dogmas. Pero claro, no lo dicen públicamente, porque en el acto dejarían de pertenecer al club y, pues no quieren dejar de pertenecer. Sus motivos tendrán. No juzgo a nadie.

    Gracias por contestar. Entiendo perfectamente lo que me ha dicho. Y si eso le sirve de consuelo, me alegro un montonazo por usted Hasta la próxima.

  • Santiago

    Exactamente, la razón humana no puede a cabalidad comprender por que tenemos que sufrir y morir. Somos un “enigma” para nuestra misma razón que no explica el sentido de la muerte ni de la existencia de este mundo.

    Ante la muerte casi súbita de mi padre ocurrida a sus 66 años todos quedamos paralizados con un profundo dolor y una honda tristeza. Solamente en la Misa de su funeral yo volví a la realidad y me recuperé del shock cuando el celebrante leyó el evangelio de la resurrección de Lázaro y  por la fe me abrí a la esperanza que volvería a encontrar a mi padre en Cristo Resucitado y glorificado puesto que “El que cree en Mi aunque muera, vivirá”…y para siempre..,Solo la esperanza cierta de la fe me sostuvo..

    Un saludo cordial
    Santiago Hernández

  • M. Luisa

    Me parece que con respecto al cerebro humano se está haciendo un mal uso del concepto de capacidad. Si con  él se está  pensando no en su dar de sí racional, sino en su naturaleza como tal, entonces, en efecto, la capacidad aplicada al cerebro humano obtendrá el sentido de mero almacenaje, nada que ver  con las posibilidades que lo caracteriza. Además, es una solemne contradicción, por un lado,  estar hablando constantemente sobre la madurez humana y por el otro fundamentar nuestro futuro en la I.A. 

    • Isidoro García

      Amiga M.Luisa, yo no veo ninguna contradicción en afirmar que la I. A. puede ser de gran ayuda en el proceso de autorrealización o madurez humana.

      Un integrante fundamental en el proceso de madurez humana, es, la depuración de nuestra cosmovisión, de errores en el conocimiento de la realidad.

      Primeramente, porque la I.A. puede proporcionarnos información veraz de los conocimientos ya conocidos por expertos, pero que nosotros, o desconocemos, o simplemente los tenemos erróneos.

      Pero hay una segunda razón mas importante todvía. El conocimiento de la realidad del Sistema Universo, supone el conocimiento lo mas perfecto posible de los elementos que lo componen, y lo que es mas importante de las múltiples relaciones mutuas entre todos esos elementos del Universo.

      Si a la inmensidad de los elementos del Universo, le unimos la complejidad de las múltiples relaciones entre todos sus elementos, el conocimiento certero de la Realidad, exigiría una potencia de cálculo informático, de tal magnitud que nuestra pobre mente, es incapaz de aportar, tanto por su muy limitada capacidad cuantitativa de memoria y procesamiento, como incluso por su muy escasa fiablidad y calidad cualitativa de ese  pensamiento.

      Y en eso la I.A. será un instrumento de apoyo extraordinario, de tal forma que podamos conocer, lo que hasta ahora nos era biológicamente y organizativamente absolutamente imposibles, si no nos ponemos unos implantes neuronales potenciadores, (que tan poco gustan mucho a la parroquia reaccionaria).

       

      (A mí me hace mucha gracia, que justamente están muy preocupados de evitar que alguien pueda utilizarla I.A. para adoctrinarnos y manipular nuesta mente, los que toda la vida, han hecho del adoctrinamiento y de la manipulación mental sectaria, su principal arsenal propagandístico y catequético.

      ¡Cuanto hemos cambiado, ahora no queremos adoctrinar y manipular mentes infantiles y débiles, pero las catequesis siguen funcionando!

      Es una postura tan cínica, el criticar que otros hagan lo mismo que hemos inventado nosotros, que sería gracioso si no fuera algo mucho peor).

      • M. Luisa

         
        Yo no voy a negar, Isidoro, lo útil que pueda sernos la I.A. pero no como algo que pueda  sustituir la nuestra.  Las razones que me das no te las compro.  Iremos por partes, dices: Pero hay una segunda razón más importante todavía. El conocimiento de la realidad del Sistema Universo, supone el conocimiento lo más perfecto posible de los elementos que lo componen, y lo que es más importante de las múltiples relaciones mutuas entre todos esos elementos del Universo.
         

         
        Si le damos al Universo carácter de Sistema (esto sí te lo compro) no lo intentemos conocer  por la composición de sus elementos y sus relaciones entre ellos,  sino por su funcionalidad interna que los hace previamente respectivos unos con otros. Precisamente hablar de perfección, como tú lo haces, ha sido  lo propio   que llevó  a la razón humana a pensarse como absoluta. ¿Tiene por ello ahora que limitarse? ¿Tiene que concebirse limitada, como nos ha venido a decir la modernidad líquida? No, por supuesto que no, todo ello ha sido a consecuencia de haberle concedido a la razón demasiados excesos en el pasado.
         

         
        La complejidad del Universo le viene precisamente  de ese carácter unitario y sistemático que es previo a cualquier síntesis relacional  añadida. La Complejidad de las cosas no es lo mismo que la complicación que de ellas nos hacemos, lo cual sí que para evitarla puede sernos útil la I.A.
         

         
        Y por último,  según lo dicho, no tiene nada que ver el adoctrinamiento con la I.A. pues este seguirá a  sus anchas  siempre que haya mentes disponibles y  dispuestas para  ello.     

  • carmen

    Hola.Santiago, sabe qué pienso? Que la felicidad es una variable discreta, va a saltitos. Qué le vamos a hacer.Hay que imaginar algo para convertirla en continua. Me encanta que un montonazo de personas hayan encontrado la solución. Qué viene a ser, en este universo es discreta, pero en otro, será continua.Estupendo. Ahora hay por ahí teorías que hablan de branas y de universos paralelos. También hay quien dice que el espacio y el tiempo son ilusiones humanas, que están en nuestra visión del mundo. El mismo Einstein lo dijo hace un montón de décadas. Pero fíjese, mi cabeza no me da para entender esas cosas. Me faltará evolución, como dicen otros. El día que terminemos de evolucionar, entenderemos, pues entenderemos todo. Estupendo.Mire, qué quiere que le diga. No puedo imaginarmelo, soy cortita y… Quiere eso decir que niegue la mayor? No..quiere decir que no entiendo nada. Se me pide fe? Fe? En qué exactamente? Y ahí empieza lo que en realidad interesa: fe en el Dios auténtico, que es el que yo te digo que es. Y aquí están sus normas. A eso hay quien le llama Religión. Pues bueno.No creo que todo este jaleo desde hace algunos siglos que trajo el planteamiento de la negación de la existencia de Dios, con expresiones como la de Nietzsche o la de Marx, no creo que el echarse las manos a la cabeza fuese por la posibilidad de que hubiera personas que pensasen que Dios no existe, sino por, entonces, qué hacemos con la religiones? No hablo solo de la nuestra, hablo de Las Religiones. Qué se hace entonces? Se ha parado un momento a pensar lo que mueven y han movido las diversas religiones a lo largo de la historia de la humanidad, pero desde el instante  uno…?Mi personica, sí.He leído aquí hace muy pocos días, que alguien de alguna manera se alegra de que una persona de bien, ya esté con Dios.De verdad se me pide eso? En julio hará 44 años que murió mi madre y todavía me emociona acordarme de todo aquello. De verdad se pide que una persona se alegre del paso de esta vida a La Otra? No sabe la de entierros de padres y madres de alumnos en los que he tenido que salir de la iglesia, llenita de angustia porque aquello era una misa de agradecimiento a un Dios extraño que segaba la vida a una persona joven, dejando a algún alumno mío y a sus hermanos sin padre. Me moría dentro. Tenía que salir. Va contra mí natura.Esa es la fe que se demanda? Pues lo siento, no me pidan lo que no puedo dar. Por eso soy peor persona que ‘ una creyente ‘ ?Buen día. 

  • Santiago

    Como señala Carlos B es imposible algo que pueda explotar -como la ciencia afirma que “de hecho” ocurrió al comienzo del Universo- SI no existe previamente.

    Por tanto, hubo una Causa  primera que dio origen a la materia-energía que hoy en día conocemos que llegó a explotar, y al hacerlo requirió una fuerza inconmensurable -cuasi infinita –que se separó de todas las leyes de la astrofísica y que rompió todos sus parámetros de medida en su expansión inexplicable.  Esta fuerza tampoco pudo crearse “a sí misma” porque trascendió a la ciencia de la física humana. Tampoco la gravedad lo explicaría puesto que ella depende de una ley que es posterior a la creación y depende de ella.La VERDAD es lo que corresponde a la realidad. Las opiniones y creencias son subjetivas pero los hechos NO lo son y así  “mi verdad” puede ser que NO coincida con la realidad objetiva: “existió un crimen o no existió”, “Jesús es Dios o no lo es” etc etc Existe “algo” distinto y fuera o por encima de nosotros… Por eso la Creación es un hecho objetivo, y no un sueño o una fantasía del entendimiento. Y evoca un Creador no una “auto creación”, mucho más improbable al atribuir a la materia-energía cualidades que no posee porque las leyes naturales no las tienen y no las han tenido desde el principio de la Creación. Por tanto como la Verdad Absoluta es lo único trascendente y nosotros solamente podemos aproximarnos a Ella con certeza pero parcialmente y “en fragmentos” porque nuestro entendimiento no nos permite abarcarla en Su totalidad y “de una vez” en esta vida. En “la otra” ya no veremos más en penumbra ni en espejismo sino con claridad y “cara a cara”.  Hasta entonces sólo podemos vivir en la esperanza cierta de que encontraremos lo que hemos buscado durante la vida con tanto anhelo: la felicidad perenne y eterna.Un saludo cordialSantiago Hernández   

  • Miguel

     El Big Bang es el comienzo de todo: el espacio, el tiempo, las leyes físicas y toda la materia y energía, un universo lineal único con un principio y un final quizá …?. Pero quizá no sea lineal, quizá el tiempo es una mera percepción de nuestros sentidos, conceptual creado por nuestra mente limitada. Ni la física, ni la mecánica cuántica es lineal. Es muy lógico la dificultad que existe para entender las teorías utilizadas por la ciencia contemporánea para describir  comportamientos derivados de los sistemas complejos, como son la  auto-organización, las emergencia de nuevas propiedades o la formación de estructuras. En fin, qué se yo. 

  • Carlos

    La verdad es que no sé qué quiere decir eso de  Universo es no lineal y que por eso fracasan los políticos y los economistas

    Ni tampoco entiendo qué es eso de autoorganización de la materia

    Creo que son conceptos que se sueltan y ahí quedan, pero quizás que ya soy muy mayor para entenderlos

    • Isidoro García

      Amigo Carlos, de verdad que yo siento mucho lo que nos pasa a los viejos, y es que como decía Mario Benedetti: Cuando creíamos que teníamos todas las respuestas, de pronto cambiaron todas las preguntas”.

            Y eso nos impide vivir de las ideas adquiridas en la juventud, y nos obliga a estar poniéndonos al día a nuestra edad, y hasta el día que nos muramos.

              Y las cosas van tan deprisa, que no las alcanzaremos nunca. (Yo también, hay muchas cosas que en realidad no las entiendo).

  • carmen

    Me gusta lo que ha escrito, Miguel. La expresión ‘ y yo qué sé…’ me encanta. La suelo utilizar bastante, como ‘ vaya usted a saber…’ y también ‘ demasiado para mí…’Fíjese si reunimos las tres, quedaría así la respuesta a la pregunta. Existe un Dios creador? Respuesta: pues vaya usted a saber, y yo qué sé… demasiado para mí…

    Pensaría la persona que me hace la pregunta que no le he dedicado un solo momento a pensar sobre el tema. Estaría equivocado, es mi respuesta después de habérmelo preguntado durante micho tiempo.

    Y, me cansé. Porque, uf. Demasiado para mí.  Y yo qué sé…?

  • Isidoro García

        El problema humano con el Universo, y su “creación”, es que seguimos anclados en la metáfora del relojero. Hoy mismo leía una frase de Carl Sagan:                                                                   “Para dar la receta de cómo hacer una tarta de manzana, primero hay que crear un universo”.

    • Isidoro García

            O sea, que para poder especular sobre circunstancias colaterales de algo, (como por ejemplo, ¿quién hizo el Universo?), primero debemos conocer a fondo ese “algo”.
              Porque si lo conocemos de bulto, y con una lógica de tendero, pues todo lo demás que digamos serán ideas de tendero. (“Los economistas son Gente Lineal”, Arnold Kling).
              La gente que sabe del tema, (yo desde luego no sé, y solo hago repetir como lorito sus ideas), dice que la realidad del Universo, es no-lineal.
            “La realidad resulta enigmática porque es no lineal”, (Victor Etxebarria Ecenarro): https://culturacientifica.com/2023/10/05/la-realidad-es-no-lineal/
           “El pensamiento no lineal es la nueva forma de ver el mundo”, (Arnold Kling): https://tendencias21.levante-emv.com/el-pensamiento-no-lineal-es-la-nueva-forma-de-ver-el-mundo_a267.html
            “La realidad última es una superposición de estados de complejidad inimaginable”, (Giulio Prisco): https://tendencias21.levante-emv.com/la-realidad-ultima-es-una-superposicion-de-estados-de-complejidad-inimaginable_a265.html
       
          Pero no solo sucede esto a nivel Universo. Como dice Prigogine: “Una sociedad es un sistema no lineal en el que lo que hace cada individuo repercute y se amplifica por efecto del socius y resulta que esta no linealidad ha aumentado espectacularmente como consecuencia de la intensificación de los intercambios (y relaciones), de todo tipo”.
         Y de ahí, los grandes fracasos cotidianos de políticos y economistas, anclados en una visión tradicional, lineal, con lógica de “tendero”, y del “sentido común”, que es como curar enfermedades con sanguijuelas.
       
         Entonces con un pensamiento lineal, de una lógica sencillita, conceptos como el de autoorganización de la materia, es algo inaudito para muchos, y necesitan utilizar esa lógica para explicar a su Dios teísta y personal, cuando en la infinita complejidad del Universo, radica Dios realmente: a esa enorme Inteligencia que está detrás de esa complejidad, la llamamos “Dios”.
      ++++
      Usamos el término “no lineal” para contraponerlo lógicamente al término “lineal”, ya que la aproximación lineal es la que tradicionalmente se ha usado en la ciencia debido a su sencillez matemática.
            La aproximación lineal lleva implícito asumir propiedades tales como:
      (1) Proporcionalidad: pequeñas causas provocan pequeños efectos
      (2) Aditividad: el todo es igual a la suma de las partes
      (3) Replicación: la misma acción en las mismas condiciones producen el mismo resultado y
      (4) Relaciones claras entre causa y efecto: basta conocer un poco acerca del comportamiento de un sistema para conocerlo por completo.
       
      Una relación no-lineal es caótica, o dicho de otra manera impredecible. No lineal no equivale al azar, no lineal significa que hay un orden escondido en el aparente desorden.
               En los sistemas en los que actúan una plétora de agentes entrelazados mediante sus relaciones/interacciones mutuas nos encontramos, prácticamente siempre con que se trata de sistemas no lineales, es decir complejos.
             
      Los sistemas dinámicos no lineales, que describen cambios en las variables a lo largo del tiempo, pueden parecer caóticos, impredecibles o contraintuitivos, lo que contrasta con sistemas lineales mucho más sencillos.
               Algunos aspectos del comportamiento dinámico de un sistema no lineal pueden parecer contraintuitivos, impredecibles o incluso caóticos. Aunque ese comportamiento caótico puede parecerse al comportamiento aleatorio, en realidad no es aleatorio.
       
      Un cambio no lineal es aquel que no se basa en una simple relación proporcional entre causa y efecto. Por lo tanto, cuando se usa para referir-se a cambios, estos suelen ser bruscos, inesperados y difíciles de prever.
                Relación o proceso en el que un pequeño cambio en el valor de un generador (una varia-ble independiente) provoca un cambio despro-porcionado en el resultado (por ejemplo una variable dependiente).
      -Relaciones en las que hay una discontinuidad repentina o un cambio repentino y que muchas veces involucran umbrales. Esto es, pueden provocar resultados inesperados o “sorpresas”.
       
      Un cambio no lineal es aquel que no se basa en una simple relación proporcional entre causa y efecto. Por lo tanto, cuando se usa para referirse a cambios, estos suelen ser bruscos, inesperados y difíciles de prever.
       
      Muchas prospectivas lineales han fracasado por aplicar un modelo que no se corresponde con la estructura compleja de la realidad, si bien la proyección no lineal puede equivocarse también fácilmente en la dimensión cuantitativa y la temporal.
             (“Los economistas temen pronosticar más allá de lo no lineal porque es arriesgado”. De hecho las previsiones del Club de Roma de los setenta, fracasaron por eso. Arnold Kling)
       
             Dice Giulio Prisco:
             “A nivel fundamental, lo que existe es una realidad quántica en la que no hay ni ladrillos, ni pantallas de ordenador, ni gatos vivos o muertos, ni observadores independientes, y en la que sólo se da una superposición de estados de complejidad inimaginable.
             Nuestros cerebros no tienen suficiente capacidad para almacenar y procesar información tan compleja, y por ello dividen la realidad en mundos paralelos que nuestra inteligencia puede manejar con más facilidad.
             Mi propia interpretación, (Prisco) es que la realidad es mucho más compleja de lo que nuestros sentidos pueden observar, de lo que nuestra inteligencia puede entender, y de lo que nuestro lenguaje puede describir en esta fase de la evolución de nuestra especie.
              A nivel fundamental, la realidad es una realidad quántica donde no hay ni ladrillos, ni pantallas de ordenador, ni gatos vivos, ni gatos muertos, ni observadores independientes, y donde sólo existe una superposición de estados de complejidad inimaginable.
             Nuestros cerebros no tienen suficiente capacidad para almacenar y procesar información tan compleja, y entonces dividen la realidad en mundos paralelos que nuestra inteligencia puede manejar con más facilidad.
             La realidad macroscópica «estándar» observada por nuestros sentidos es entonces una proyección de la realidad sobre nuestro modelo mental de la misma.
             Como propuso Platón, estamos en una cueva y sólo podemos observar a la proyección del gran mundo de fuera sobre las paredes de nuestra pequeña cueva.
              Sobre las sombras que se mueven en las paredes formulamos teorías científicas y conceptos morales. ¿Qué hay fuera exactamente? Aún no lo sabemos, pero la ciencia nos está acercando a la comprensión”.
       
           Y en esta dificilísima tesitura en que se encuentran nuestros pobres cerebros, la ayuda de la I.A. va a ser fundamental.

  • Miguel

    No se si el mundo se ha hecho solo a sí mismo por el surgimiento de leyes internas que han dirigido el crecimiento, si la explicación de su orden interno, del surgimiento de estructuras y de sus mismas leyes,  ha sido pensado por un ser inteligente, llámese Dios, o todo es divino o emanación unida a lo divino, somos nosotros Dios. Teorías. La creencias son verdades subjetivas, por mucho que creamos ciertas, por lo que no deben confundirse con la verdad objetiva, que deriva  del conocimiento, del saber. A mi gusta creer en ese ser inteligente creador, pero yo qué se?

    • Antonio Llaguno

      El asunto de la existencia de un Dios creador necesario para la génesis de Universo es materia de discusión polémica de primer nivel a estas alturas del siglo.

      Y lo es porque, de la misma manera que al autor del artículo le despierta la inquietud un sencillo mensaje recibido desde el quinto pino, esa misma inquietud no es despertada a cada uno por razones tan nimias en apariencia como un mensaje llegado al teléfono móvil.

      Es muy cierto que cuando uno se plantea la existencia de un Dios creador no se plantea esa pregunta por si misma sino que viene precedida siempre por una reflexión más humana. Me refiero a esa pregunta famosa del ¿Quiemes somos? ¿A donde Vamos? ¿De donde venimos?

      Decía Gotfried Leibniz que la pregunta adecuada desde la cual empezar es “¿Por qué existe algo en lugar de  no existir nada?” y sin embargo para el humano normal que no tiene la mente preclara del creador del Cálculo Infinitesimal (Al mismo tiempo que D. Isaac Newton), esa pregunta es algo intrascendente puesto que, para él, es evidente que existe algo (Él mismo para empezar)

      Al constatar nuestra existencia, inevitablemente buscamos una causa de la misma e incluso una razón y es en ese momento que el filósofo o el científico se dan de bruces qon ese constructo tan firmemente edificado sobre cimientos muy endebles llamado religión.

      Y es que el cimiento de la religión. la existencia de Dios, no puede ser demostrado por metodos empíricos, el ejemplo más claro es el del hormiguero: Para una hormiga cuyo mundo se reduce al hormiguero, la superficie de la Tierra donde ese hormiguero se asienta y a dar de comer a la Reina para que nazcan más hormigas que creen nuevos hormigueros y alimenten a nuevas reinas, la bota que de pronto se le viene encima, la aplasta y la mata es superior a su entendimiento; no tiene capacidad de comprender que puñetas es eso que se le viene encima.

      No tengo ni la más remota idea de si la hormiga especulará con que eso que se le viene encima es la extremidad inferior de un ser millones de veces más grande (E inteligente) que ella o simplemente se limita a vivir y morir sin pensar; pero el ser humano ha desarrollado esa capacidad de interpelación que va mucho más allá de la resignación de nacer/vivir/morir sin preguntar.

      Por eso nos preguntamos, como Leibniz. ¿Por que estamos aquí? ¿Qué sentido tiene nuestra existencia? Aunque millones de seres humanos en el plantea siguan teniendo una “Existencia hormiga” y nazcan/vivan/mueran… y nada mas, sin pensar en nada más.

      Antes de pensar en ello, nos animo a darnos cuenta de lo privilegiados que somos al poder preguntarnos eso sin levantarnos de nuestra silla.

      Lo que pasa es que cuando nos preguntamos por nuestro origen, como ni somos los primeros en hacerlo (Ni seremos los últimos), ni somos tan listos de tener todas las respuestas (Ni siquiera tenemos todas las preguntas porque detrás de cada horizonte hay otro horizonte que descubrir), nos tenemos que apoyar en “Hombros de Gigantes” que diría D. Bernardo de Chartres (Que lo afirmó mucho antes que Sir Isaac Newton), pero par ir cómodamente instalados en esos “Hombros de Gigantes” hay que conocer bien el vehículo y eso no siempre se produce.

      Una de las confusiones más fuertes es el término Big Bang, que fue un termino acuñado por Fred Hoyle intentando burlarse de la teoría de Lemaître (Que prefería llamarla “atomo primigenio” o “huevo cósmico”; tampoco especialmente reveladores los terminos) y que hacía referencia a que según Lemaître el Universo había nacido de una gran singularidad primigenia, tremendamente instantánea, es decir pasó en un momento infinitesimal de no haber nada a haber un Universo primtivo completo en mangas de pelotas.

      (Señalemos, antes de seguir, que cuando la ciencia denomina a algo con el término singularidad lo que quiere decir es que no tiene ni repajolera idea de lo que es esa “singularidad”)

      El problema es que nos lo imaginamos como una gran explosión y no es así y esa imaginación no ayuda a comprenderlo mejor.

      Simplemente no había nada (Ni tiempo, ni espacio, ni materia, ni vacío, ni leyes físicas, ni siquiera había algo que se pudiera denominar “física”) y de pronto hubo.

      Esto, un físico teórico de primera regional lo entiende muy bien (Lo entiendo yo que no soy ni siquiera aun físico aficionado…) pero muchos ateos y creyentes no lo entenden y pasan a preguntarse ¿Quién encendió la mecha? ¿Cuándo explotó la realidad? ¿Qué había antes e esa explosión? ¿Por qué se produjo esa explosión? Y lo hacemos porque en nuestra realidad las explosiones tienen un quién, un cuándo, un antes y un porqué; pero el Universo podría no tenerlos y eso no es intuitivo.

      Y por eso triunfan especulaciones como la de Stephen Hawking (Aunque sean tan tramposas como la de Stephen Hawking) en las que se trata de dar una respuesta comprensible a esas preguntas, que hasta el día de hoy, ha sido siempre una respuesta incompleta o tramposa.

      ¿Por qué? Porque somos hormigas tratando de saber que pugnetas es la bota que nos aplasta de vez en cuando, cuando está fuera de nuestra realidad aquello que es sea bota y por lo tanto, fuera de nuestra comprensión.

      Nunca lo sabremos.

      Pero mientras, es lícito especular, siempre que sepamos que no son más que eso: especulaciones.

      En ese sentido pienso (Especulo), que a los creyentes en esa inteligencia primordial creadora (Y en este contexto es igual que esa inteligencia primordial sea, teísta, deísta, panteísta, panenteísta, o Diputada a Cortes por Zamora) lo que nos debe importar es si su hipótesis es coherente con lo que los ingennieros llamamos “El Estado del Arte”, es decir el conocimiento sólidamente establecido por las ciencias empíricas que sí nos ofrecen conclusiones aceptadas por la comunidad científica internacional (Los Hombros de los Gigantes).

      O más sencillo. ¿La “Hipótesis Dios” es coherente con lo que se sabe del mundo gracias a la Ciencia?

      A día de hoy podemos contestar firmemente que “No es incompatible”.

      A partir de ahí entra la fe (Incluso al creer algunas teorías científicas) y lo mejor que tiene la fe es que cada uno tiene la suya.

      O como decía El Guerra: “Ca uno es ca uno y tiene sus caunismos”

       

  • carmen

    Pues sí .Infinidad de personas han creído desde todos los siempres , desde los albores de la aparición de la especie humana, en la existencia de un Dios creador. O de dioses creadores, algunas religiones politeístas  que conozco un son muy interesantes. Todas llegan a lo mismo, Al principio…La biblia tiene un relato superbonito de la creación. Bueno, no uno, a mí me gusta el que dice que el espíritu de Dios volaba sobre las aguas, me encanta. Y por supuesto, la versión de Hombre y mujer los creó, sin costilla ni nada, ya sabe.Me gusta mucho la forma de ver todo esto del universo de Einstein, no me gusta eso de  que sea imposible determinar el lugar donde en realidad una partícula se va a comportar como tal. Creo que todo sucede siguiendo eso que llamamos leyes físicas. Otra cosa es que se hayan descubierto todas. Qué va. Anda que no queda universo por descubrir.Y por maravillarnos.Lo de Darwin no tiene mucho que ver con la creación, va de otro palo. De evolución de los seres vivos. Eso no me produce la más mínima inquietud, por el contrario, me tranquiliza.Ahora, el problema sigue siendo el mismo. Y antes de antes, qué había? Mi cabeza no encuentra respuesta.Solamente puedo, a veces, sentir, bueno, sentir es una palabra muy intensa, puedo ser un poquito consciente de la inmensidad, de la belleza, de…el universo al que pertenezco. Dicen que todo tiende al desorden, la célebre entropía. Y , sin embargo veo un orden infinito en la naturaleza. Solamente hay que pensar en como se forma un sencillo cristal de sal común. O un cubito de agua. Siguen unos modelos siempre igual. Y estudiados todos en la cristalografía.Hasta los seres vivos siguen patrones de conducta totalmente predecibles, salvo el ser humano, que, aunque predecible, puede salir por peteneras en el momento menos pensado. Porque somos capaces de pensar. Es un arma de doble filo..hay que aprender a utilizarla bien. Aprenderemos.Vale.Pero no alcanzo a entender un Dios creador, porque, de dónde salió él? Y mi cabeza empieza a construir una muñeca rusa, sin fin.Así que hace tiempo dejó de preocuparme. Sencillamente estoy aquí. El universo es como es y no sé por qué es como es.No me interesa en absoluto las ideas que puedan tener grandes científicos sobre el asunto de un Dios creador. Porque son hombres y alguna mujer, como nosotros y nosotras. No tienen La Respuesta.Y es que no me importa tampoco La Respuesta. No la necesito para vivir. Con maravillarme, es suficiente.Buen día.

Deja un comentario