Otros temas

Autores

Archivo de entradas

Temas

Fechas

Calendario

octubre 2023
L M X J V S D
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031  
7295 Artículos. - 111302 Comentarios.

¿Qué les dijo Francisco a los cardenales?

Por Gerard O’Connell, 30 de septiembre de 2023
Cuando el Papa Francisco creó 21 nuevos cardenales en la Plaza de San Pedro hoy, 30 de septiembre, le dijo al colegio cardenalicio, que ahora cuenta con 242 miembros de 91 países, de los cuales 137 son menores de 80 años con derecho a votar en el próximo cónclave—que está llamado a “parecerse a una orquesta sinfónica, representando la armonía y la sinodalidad de la iglesia”.

Dijo que incluyó la palabra “sinodalidad” no sólo porque la primera sesión del Sínodo sobre la Sinodalidad comienza el 4 de octubre, sino también porque sintió que “la metáfora de la orquesta puede iluminar bien el carácter sinodal de la iglesia”.

El Papa Francisco dijo al colegio cardenalicio que está llamado a “parecerse a una orquesta sinfónica, representando la armonía y la sinodalidad de la Iglesia”.

Una sinfonía se nutre de la hábil composición de los timbres de diferentes instrumentos: cada uno aporta su contribución, a veces solo, a veces unido a alguien más, a veces con todo el conjunto.

“La diversidad es esencial, es indispensable”, continuó el Papa. “Sin embargo, cada sonido debe contribuir al diseño común”, dijo, destacando la importancia de la escucha entre los integrantes de la orquesta. “Cada músico debe escuchar a los demás. Si uno se escucha sólo a sí mismo, por sublime que sea su sonido, no beneficiará a la sinfonía; y lo mismo ocurriría si una sección de la orquesta no escuchara a las demás, sino que tocara como si estuviera sola, como si fuera el todo”.

El Papa Francisco luego se refirió a su propio papel en la sinfonía: “El director de la orquesta está al servicio de esta especie de milagro que es cada interpretación de una sinfonía. Tiene que escuchar más que nadie, y al mismo tiempo su trabajo es ayudar a cada persona y a toda la orquesta a desarrollar la mayor fidelidad creativa: fidelidad a la obra que se interpreta, pero también creativa, capaz de darle alma a la partitura. , para hacerlo resonar en el aquí y ahora de una manera única”.

Es bueno para todos los miembros de la Iglesia “reflexionar sobre nosotros mismos como imagen de la orquesta, para aprender a ser una Iglesia cada vez más sinfónica y sinodal”, dijo Francisco, dirigiendo su mensaje “especialmente a todos los miembros de la Iglesia”. el Colegio Cardenalicio”. Luego recordó a los cardenales que “tenemos al Espíritu Santo como maestro: el maestro interior de cada uno de nosotros y el maestro del caminar juntos. Él crea variedad y unidad; Él es la armonía misma”.

 

Los símbolos cardenalicios de ayer

El Papa Francisco pronunció su homilía en una ceremonia vibrante y de celebración en la Plaza de San Pedro este sábado por la mañana mientras el sol brillaba sobre unos 12.000 familiares y amigos de los nuevos cardenales de cuatro continentes se reunieron para la ocasión especial, algunos portando las banderas de sus países. patria.

Sólo 20 de los 21 nuevos cardenales estuvieron presentes en San Pedro para la ceremonia de hoy. Luis Pascual Dri, un fraile capuchino argentino de 96 años, a quien el Papa honró nombrándolo cardenal por su incansable labor como confesor en su tierra natal, no estuvo presente debido a su avanzada edad. Recibirá el sombrero rojo en Buenos Aires.

 

Sobre los cardenales hoy

Dieciocho de los nuevos cardenales tienen menos de 80 años y por tanto pueden ser electores en el próximo cónclave. Esto eleva el número total de electores a 137 de 71 países, de los cuales 99 han sido creados por Francisco, 29 por Benedicto XVI y 9 por Juan Pablo II. 52 de los electores son europeos, 15 son de América del Norte (EE.UU. y Canadá), 24 de América Latina, 24 de Asia, 19 de África y 3 de Oceanía.

Es notable que el colegio tenga ahora solo la mitad de cardenales italianos que en el cónclave de 2013 que eligió a Francisco. Después del consistorio de hoy sólo 14 cardenales electores son de Italia. Los países con más de tres cardenales son Estados Unidos, con 11; ocho de España; Francia y Brasil tienen 6 cada uno; India tiene cinco; Argentina, Canadá, Polonia y Portugal tienen cuatro cada uno y Alemania tiene tres cardenales.

Dos de los 18 nuevos cardenales electores son argentinos: Víctor Manuel Fernández, prefecto del Dicasterio para la Doctrina de la Fe y el primer argentino que Francisco nombra para un alto cargo en la Curia Romana desde su elección; y Ángel Sixto Rossi, arzobispo de Córdoba, jesuita, exalumno y amigo del Papa. Ambos son muy cercanos a Francisco.

Sólo hay un estadounidense en el nuevo grupo de cardenales: Robert Prevost, nacido en Chicago y ex jefe de la orden agustiniana que ahora es prefecto del dicasterio para obispos. Como el primero nombrado en la lista de nuevos cardenales por Francisco, le correspondió dirigir palabras de agradecimiento al Papa en nombre de sus compañeros cardenales; Enfatizó que su nuevo papel es un llamado a la humildad y a ayudar al desarrollo de una Iglesia verdaderamente sinodal.

El actual nuncio en Estados Unidos, el arzobispo y diplomático vaticano de origen francés Christophe Pierre, también recibió hoy la gorra roja, junto con el nuncio de origen suizo en Italia, Emil Paul Tscherrig, que anteriormente fue nuncio en Argentina.

El nuevo cardenal que atrajo más atención mediática fue el obispo chino de Hong Kong, Stephen Chow, jesuita como el Papa y uno de los dos jesuitas en este consistorio. Como resultado de haber recibido el sombrero rojo, Hong Kong ahora tiene tres cardenales, los otros dos tienen más de 80 años: los cardenales Joseph Zen Ze-kiun, un salesiano, y John Tong Hon.

Por primera vez en la historia moderna, el Patriarca latino de Jerusalén es un cardenal: Pierbattista Pizzaballa, OFM, nacido en Italia.

Este fue el noveno consistorio del Papa Francisco desde su elección en marzo de 2013. Si bien el número de cardenales electores hoy es de 137, para finales de este año ese número se habrá reducido a 132 cuando los electores cumplan 80 años. además, a 119 a finales de 2024 por motivos de edad, se le abre la posibilidad de celebrar un décimo consistorio entonces o poco después.

47 comentarios

  • Antonio Llaguno

    Lo pongo aquí porque no sé muy bien donde ponerlo y dejo a Antonio la libertad de cambiarlo de sitio e incluso sinlo considera, ponerlo como aportación separada.Ayer, el Boss me pidió que buscara lugares donde, quien quiera, puede seguir el Sínodo.Pues bien, ahí van.Se puede seguir en dos canales de Youtube que lo dan en directo:- Vaticano News en español y

    – EWTN Spain (Mucho menos recomendable por lo sesgado dexsus comentaristas)
    – ACIPRENSA en youtube no tambien lo cubre pero no totalmente También TRECE TV pasará en directo algunas celebraciones.

    En redes sociales de puede obtener información en:
    Facebook: @16th Ordinary General Assembly of the Synod of Bishops Twitter: @16SynodAssembly Instagram:  @16ordinarygsTambien Religión Digital, Vida Nueva, y Religión en Libertad (esta última bastante más sesgada)  tienen desplazados periodistas a cubrirlo.Y hay una web “oficial”. Synod.vahttps://www.synod.va › …

    Aquí van a ir sacando info oficial.No obstante os recuerdo la obligación de confidencialidad de los participantes por lo que lo esperable es que sean los opositores al Sínodo y a Francisco los que aprovechen eso para filtrar solo lo que les interese y fundamentalmente para sembrar cizaña.Salu2

  • carmen

    Hola Juan Miguel.Perdón. Pero es que usted es de los que contestan. Me encanta.

    Una pregunta. Bueno, mil, pero una.Supongamos que en las cabezas  de este Papa y su grupo de gestión, estuviese  la idea, por ejemplo de que las mujeres puedan ser sacerdotisas. Podrían llegar a tomar esa decisión así por las buenas, sin tocar nada serio y profundo de los principios de la iglesia?

    Es que no lo sé. Lo he preguntado a varias personas que entienden de esto. Y todavía no lo sé.Siempre he creído que lo importante, importante va a base de dogmas. Y que  son inamovibles desde Trento.Pero me estoy dando cuenta de que en realidad casi todo está construido a base de tradiciones que al final, después de siglos o décadas o el tiempo que haga falta, un determinado Papa lo declara Dogma . Creo que más o menos es así. A lo mejor, no.

    Pero claro, entonces la tradición pesa un montonazo.Todo eso del celibato y tal, todas esas cosas que dicen que se van a abordar en esa reunión de obispos, suponiendo que se llegaran a acuerdos , se podría hacer sin tocar eso que llaman la santa tradición o algún dogma que otro?Es que, no sé yo todo esto…Porque lo de volver al Evangelio, pues ya ve la que hay montada en otro Hilo..A qué evangelio? Porque si es a lo de siempre, menudo encaje hay de todas las piezas, dieciocho siglos dan para mucho y  El evangelio oficial es el que es. Otra cosa es lo que cada persona intérprete . No sé.No entiendo nada y…

    Si lee esto, me puede ayudar? 

  • Isidoro García

    Perdonad que me entrometa con mi heterodoxia eclesial, en este minidebate colateral de la Gracia. Pero quizás es bueno mirar los temas con varias perspectivas.

    • Isidoro García

      El tema de la Gracia, para mí, es un tema fundamental sobre el que pivota todo edificio religioso, pues en el fondo, lo que señala es primero, si existe intervención de “Dios” en la vida del humano, y segundo, si existiera dicha intervención, la naturaleza concreta de la misma. Sigue coleando aún, la controversia entre Pelagio-Pelayo y Agustín: seguimos mordisqueando aún los mendrugos de Platón y de sus seguidores.

      Desde el naturalismo en sus dos variantes, de su vertiente escéptica-laica, y la vertiente religiosa-deísta o panenteísta, muchos creen que el ser humano, vive en un Universo, regido implacablemente por sus Leyes, tanto las físicas-biológicas, (estudiadas por las Ciencias físicas), como las psicológicas-intelectuales, para el mundo de la Inteligencia, que aún estamos en vías de descubrir.

      Esto plantea al ser humano inteligente, un terreno de vivencia existencial, marcado por múltiples líneas rojas y azules, y de una “orografía” existencial, llena de cuestas arriba y cuestas abajo, dentro de la cual podemos ejercer nuestra “libertad”, de una forma muy determinada y condicionada por dicha orografía.

      Vivimos en un Universo, que es un inmenso y complejísimo campo de fuerzas, (que desconocemos muchas de ellas), y navegamos por él, como un pequeño velerito, en medio del gran y proceloso océano con vientos, corrientes y fuertes olas, que muchas veces nos destrozan el casco y amenazan con hundirnos, (y casi siempre, o nos hunden o nos dejan muy tocados).

      Los existencialistas, creen que estamos en esa situación, inermes ante la contínua tormenta que es la vida.

      Pero otros, pensamos que el Universo, entre sus muchas leyes, tiene una que es la de autogenerar una serie de instrumentos, para conseguir que muchos de sus elementos integrantes, sobrevivan y superen esos graves peligros de extinción, aunque con grandes dificultades.

      Y ese es el motor de la evolución y despliegue del Universo, proceso en el que muchas especies perecen, y quedan solo unas pocas, que han sido afortunadas con los instrumentos necesarios para sobrevivir.

      Esa es la explicación naturalista del símbolo de la providencia divina. El Universo-(¿”Dios”?), nos ayuda no metiéndonos la comida en el gaznate, como a las crías infantiles pequeñas sus madres, (visión de la Gracia de los teístas tradicionales), sino con la ayuda a unos adolescentes mas maduros, mediante instrumentos que nos permitan a nosotros solos, sobrevivir al proceloso mundo: la enseñanza, y el aprendizaje.

      Y para eso incorporó el “espíritu” a nuestra naturaleza mental, como guía y asesoramiento.

      Por eso, el tema de la Gracia, es un tema que pivota, sobre nuestra idea del ser humano: ¿somos unos niños de pecho, inermes e inválidos por sí mismos, o somos unos adolescentes, en pleno periodo de evolución hacia el estado de seres inteligentes y maduros?.

      Por eso religiosamente es tan importante autodescribirse, sobre si somos “carboneros”, con la muy digna “fe de carbonero”, o somos personas en vías de maduración, autónomos y valientes para enfrentarnos a las circunstancias del Universo: “atrévete a saber”?.

      Uno no puede ser las dos cosas al tiempo. La pregunta del millón, como muchas veces la tiene el humor.

      En el bar de la serie de humor “La que se avecina”, que era un poco como Atrio, un patio de vecinos, todas las situaciones de impasse e incertidumbre a las que alguno se enfrentaba lleno de dudas, las resolvían con una pregunta socrática:  ¿Qué somos, leones o huevones?.

  • carmen

    Pues esto del Sínodo, hay como una esperanza en un sector de la iglesia. Y diría que en la sociedad también.

    He leído, no con demasiado detenimiento, un artículo de un señor , Juan Arias, creo que se llama, aunque para los nombres soy un desastre. El artículo en cuestión se titula algo así como La Iglesia en la que no cree el Papa Francisco. Parece ser que en los años 70 escribió un libro llamado el Dios en el que no creo, y estuvo a punto de engrosar la lista de los libros negros de la iglesia. Y he visto como una esperanza.

    Y me pregunto, por qué no creo ni media de nada de lo que dice La Iglesia? A lo mejor es un problema personal. No sé. Pero es que no me creo nada. Tampoco creo que importe mucho lo que pueda creer o no, no me importa ni a mí… Pero me ha hecho pensar. Es más, diría que el futuro de la iglesia pasa mucho más por el estilo de comunidades tipo Kikos o Quicos, no sé cómo se escribe, que por todo eso de invertir la pirámide, la presencia de la mujer en tareas de gobierno, en el sacerdocio femenino, en la aceptación de la disolución del matrimonio , en la aceptación de pleno derecho del matrimonio homosexual, de…

    Nada, no me creo nada. A lo mejor me falta Fe en , no sé, en algo.Eso sí, la parafernalia de la iglesia es magnífica. La canonización aquella de mi monja fundadora, fue inolvidable. Como también lo fue aquella semana dedicada a la Reina Isabel de Inglaterra, Isabel II, claro.

    No sé.Creo que no tengo solución.Mucha suerte y no pierdan la Esperanza. La mía sigue en el ser Humano. Madre mía. Es increíble. Verdad?

  • Antonio Llaguno

    Está el bunker muy revuelto con la sinodalidad y las “dubia”  de los 5 cardenales dubitativos y hace que le den y den y den vueltas y vueltas a absolutamente todo para tratar de acercar la más pequeña brasa a su sardina. Debe ser que empiezan a verla demasiado cruda y no les gusta lo que se van a tener que comer.

    Hoy concretamente, en Infocatólica (Tanto ésta como Infovaticana, nos van a dar tardes muy divertidas en el futuro cercano), uno de sus blogueros más habituales (Pero de los menos leídos porque suele ser muy espeso y farragoso en sus razonamientos. A fin de cuentas se las da de “filósofo” de esos antiguos que se preocupaban más de que todo el mundo vea lo mucho que sabe aunque sea incapaz de transmitirlo), el uruguayo Néstor Martínez se empeña en demostrarnos que el cardenal Víctor Fernández, la bestia negra del ultramontanismo actual, ha escrito la respuesta a esas dudas y lo ha hecho mal y como es un filósofo muy tomista y muy ortodoxo, se esfuerza en emplear silogismos lo más categóricos posibles y deducciones directas para demostrar el error del señor prefecto.

    Quiero analizar una de sus conclusiones que ilumina todo su razonamiento.

    Dice el Señor Néstor, ante la aparente contradición entre Francisco y su “Amoris Laetitia” y Juan Pablo II y su “Familiaris consortio”:“[…] nadie está obligado a lo imposible (“Ad impossibilia nemo tenetur”), pero eso sucedería si tanto “Familiaris Consortio” como “Amoris Laetitia” fuesen considerados ambos como Magisterio de la Iglesia con la consiguiente obligación de prestarles asentimiento religioso interno de inteligencia y voluntad, porque la inteligencia humana no puede asentir al mismo tiempo a ambas partes de una contradicción.

    Por tanto, no es posible que los fieles estén obligados a prestar asentimiento religioso interno de inteligencia y voluntad tanto a “Familiaris Consortio” como a “Amoris Laetitia”, es decir, la obligación de prestar asentimiento religioso interno de inteligencia y voluntad a uno de esos documentos destruye la obligación de prestársela al otro.

    “Y claro, el concluye que a quien hay que prestársela es a la Familiaris Consortio de Juan Pablo II.

    Pero… una persona intelectualmente normal, sin necesidad de ser brillante ¿No tendría que preguntarse por qué? Efectivamente y aquí el argumento es muy llamativo:

    1) Francisco dice que se basa en la enseñanza de pontífices y tradición anteriores y que hay que admitir que no siempre es posible al ser humano llevar a cabo el cumplimiento del precepto y evitar el pecado.
    2) El escrito de Juan Pablo es anterior luego no se basó en él
    3) La Iglesia ha decidido que Dios nunca pide imposibles y que Dios siempre da la gracia para poder cumplir los mandamientos.Y se queda tan pancho.

    En mi opinión es irrelevante que Juan Pablo escribiera antes que Francisco esto o aquello.  No creo en la “infalibilidad papal” (Me parece una falta de respeto a la inteligencia común) ni cuando habla “ex catedra” ni cuando lo hace en la intimidad (Incluso aunque, como el Sr. Aznar, en la intimidad usara alguna lengua específica), por lo que ante la contradicción entre los dos escritos, habrá que escoger aquel que parezca más razonablemente evangélico. Es decir “DISCERNIR”. habrá que plantearse, también, hasta que punto son incompatibles las dos propuestas (Que es donde yo creo que cojea el Sr. Néstor) y en mi opinión, la carga de la prueba corresponde a quien rebata al Papa actual que es el que está manifestándose en el momento y situación actuales. No basta con decir “Ya lo dijo Juan Pablo, ya está dicho” (Es el mismo argumento que usan contra la ordenación de la mujer. “Ya lo dejo claro Juan Pablo, el resto a callar”). Pues mire usted, no. Lo dijo Juan Pablo y ahora lo dice Francisco y si parecen distintas cosas, pues discernamos pero no eliminemos a uno porque el otro llegó antes. Esto no es la cola del super.

    Y luego está eso de que Dios siempre te da gracia suficiente para poder cumplir los mandamientos. Yo no tengo ni idea de si es verdad o no. Pero dudo mucho, que si alguien amenazara de muerte a mi mujer, Dios pudiera darme la Gracia suficiente para no llevarme por delante al agresor, en caso de serme posible hacerlo y no encontrar otra salido.

    Además, este razonamiento del asunto de la Gracia es bastante gracioso porque viene a decir que si hacemos el bien es porque Dios no ha dado la Gracia para hacer el bien, es decir el mérito es suyo. El ser humano no puede tener libre albedrío para hacer el bien, no es posible sin la Gracia.Sin embargo el ser humano si puede (A pesar de la Gracia) hacer el mal. En este caso Dios no es culpable de nada y se lava las manos de las consecuencias de nuestro comportamiento, es más como un cobarde e hipócrita inquisidor, nos castiga por no habernos dado Gracia suficiente.Según ese argumento, no tenemos libre albedrío para hacer el bien (Que es sólo gracias a La Gracia) pero si lo tenemos para hacer el mal (Donde La Gracia no tiene ningún poder). A mi no me parece nada gracioso.

    Es solo un ejemplo del bombardeo a que la parte más conservadora de la curia y sus palmeros va a someter a los trabajos del Sínodo. Hoy por ejemplo Infocatólica saca un artículo criticando que se pida secreto a las deliberaciones, al menos hasta que se publique el documento final. Puede ser o no criticable pero es lo habitual en las deliberaciones vaticanas. ¿Por que aquí no debe haber secreto y en u cónclave sí? Pero como lo ha declarado el scretari general del Sínodo, hay que protestar.

    • José María Valderas

      Ya sabe usted, señor Llaguno, que en mi opinión cada vez que habla Francisco sube el pan. Disparate en cada párrafo, ya sea porque cita mal, tal el caso de la Amoris laetitia, donde al mencionar un texto de Santo Tomás lo interpreta al revés, ya sea porque la cita no es la fuente más apropiada, tal la laudate Deum. Usted, como buen lector de Investigación y Ciencia, se fiaba de lo que se escribía allí sobre gases de efecto invernadero, el agujero de ozono, la lluvia ácida, el efecto de las erupciones volcánica, la circulación de El Niño o la Niña y demás factores del cambio climático. hacía bien, por que el inefable amanuense de Francisco esgrime fuentes de segunda mano, los paneles, en cuanto refrito de trabajos de investigación puntera. ¿Quién le manda a Francisco meterse en esos berenjenales? Amén de demostrar una ignorancia supina, induce a pensar que es igual de frívolo en otros terrenos. Con lo que da de sí la teología de la creación y de la providencia o gobierno del mundo para terminar en esas simplezas.

      En efecto, cuando en los responsa Tucho pretende mostrar conocimiento lo que evidencia es una ignorancia profunda preocupante. Ya fue significativo que en su curriculum vitae omitiese su tratado del beso. Ya fue significativo que mintiese a doble carrillo cuando hizo firmar a Francisco –vamos a pensar bien del Papa– aquello de que en el Dicasterio de la Fe se había cometido graves daños –metedura de pata que luego intentaron enmendar remontándose ad kalendas graecas. La mención de la esclavitud es un error de ignorante de la historia de la Iglesia, como lo es de la eclesiología decir que a los discrepantes se les permitía hablar en honor a la sinodalidad. Un somero conocimiento sabe que la sinodalidad agfecta al sacerdocio común afecta al sacerdocio común en tanto que la Colegialidad es exclusiva de los obispos en comunión con el Papa. No, Francisco, que no hace caso a nadie, que no consulta al llamado teólogo del Papa se ha lanzado por una pendiente del disparate doctrinal que a muchos les parece aberrante. No tiene nada que ver con tradicionalistas ni con progesistas.

      Los jesuitas han cerrado filas en torno a Francisco. Para un Papa que tiene no vamos a dejar que sea fácil objeto de pimpampum. Ahí tiene usted a González Faus hablando de las bondades evangélicas de Jrge Bergoglio S,I. Ahí tiene usted a Spadaro desde Civiltá Cattolica. Ahí tiene a ese jesuita que come con  el Papa y le asesora, parece, en cuestiones de LGTB, A mí me parece bien que el Papa coma con quien quiera. Juan Pablo II llevó a su mesa a un amigo mío de escasa formación teológica, pero de encomiables afanes eremitas y vida de oración. Pero Juan Pablo II no lo hubiera sentado si aquel tarraconense hubiera alcanzado predicamento por sus doctrinas contrarias al magisterio.

      A mí, señor Llaguno, me preocupa. por encima de todo ello, el esfuerzo que está haciendo la revista Gregorianum por apuntalar los disparates gruesos de Francisco a través de una interpretación sui generis del “método teológico de Francisco”. Porque eso son palabras mayores. Indica que una parte de la Iglesia ha pasado el Rubicón de la doctrina. El efecto inmediato es la sobreabundancia de jesuitas en el Sínodo. Y si lee sus comentarios da la impresión de que mantienen entre ellos una competición para ver quien la dice más gorda.

      Lo penoso es que otras revistas, pongamos Révue Thomiste o Angelicum, ha declinado introducirse en ese terreno. Prefieren seguir con sus artículos de investigación teológica. No es pérdida de tiempo detenerse en ellos. De hecho, servidor no lee los comentarios que a usted le enervan. Pero siempre conviene mostrarse distante y no seguir los simplismos clasificadores. Pensar por cuenta propia. A modo de sapos, leo los editoriales y algún artículo de El País, igual que leo otros periódicos menos propensos a la mentira y a la manipulación. Nacido en 1976 el actual periódico sanchista, y manifiestamente antiespañol, fue el que, gracias a la pluma de Martín Prieto, llevó en volandas a González a la Moncloa. (Tan es así, que González fue luego su padrino de boda.) Inteligente como era, hijo de un republicano mutilado en la guerra sin paga ni pensión, no tardó en abandonar el periódico al comprobar que era un clan político, que no buscaba la verdad, sino arruinar al adversario. Luego vinieron otras traiciones y otras campañas. No obstante, lo leo. E intento entender su interés envuelto en el celofán del periodismo serio.
      Viene eso a cuento de su animadversión contra dos portales que usted califica de ultramontanos. De los dos, mencionaré sólo uno, ya que conozco por relaciones profesionales y académicas a dos colaboradores. De Bruno Moreno ya he explicado su condición de físico, luego ví que además es un teólogo que da sopasa con honda a Tucho. De otro firmante, catedrático de metafísica de la Universidad de Barcelona, Eudald Forment, conviene saber que es el autor de la mejor biografía histórico-conceptual de santo Tomás de los tiempos modernos. Ya podría leerla Francisco y Tucho. No son dos personas in puribus, sino dos intelectuales muy sólidos, sin par en otros portales. En otra ocasión, si quiere, le hablaré del entorno intelectual de Forment y su maestro, catedrático de metafísica también. No se puede firvolizar, señor Llaguno, y enviarlos a las tinieblas exteriores sin conocer en profundidad, al menos como ellos, los temas que se debaten. No he encontrado nada parecido en el resto de blogs.

    • Santiago

      Antonio Ll. muy interesantes tus comentarios…Y la gracia actual y sacramental…pues es necesaria…. de la misma manera que la necesitamos para venir a existir..ya que no nos auto-creamos…

      Pero en el caso del desarrollo existencial de nuestra racionalidad también es necesaria…..El mérito, al dárnosla, no reside en Dios que no tiene necesidad ninguna de merecer nada ya que Su Amor es perfecto, pleno, constante, infinito y eterno…

      El mérito reside en nosotros pero sólo si “cooperamos” con la gracia ya que podemos rechazarla  como don, porque somos libres. Sin la gracia no lograremos hacer nada en orden a nuestra salvación. Desde la primera gracia del Bautismo -ya sea sólo de deseo- hasta la última gracia de la “perseverancia final” que es asequible a todos, ….toda nuestra vida va entretejida por el constante flujo de la gracia que nos mantiene vivos físicamente y para el espíritu es ordinariamente sacramental,por expreso deseo de Jesús, que nos dio los Sacramentos, aunque también existe el camino extra-sacramental para los  que inculpablemente no pueden acceder a ella ya que la Misericordia del Señor siempre está presente para lograr una “conversión” al Bien definido, que es la perfecta Voluntad de Dios. Es nuestra respuesta a la gracia, lo más importante…

      Pidamos y aceptemos -con humildad- la gracia que Dios nos envía a cada instante.

      Un saludo cordial

      Santiago Hernández

  • José Miguel Lertxundi

    A mi me atrae mucho la grandiosidad vaticana y esa estructura jerarquizada y la parafernalia, no se me parece estar en otra época más glamurosa, será por experiencias quizá. Es más idílico, no es la simpleza que pudiera tener la Reforma Protestante.

  • Antonio Llaguno

    Pienso que este Sínodo de la Sinodalidad va a traer cola y nos va a deparar muchos buenos momentos. Al menos momentos de verdadera diversión.

    Hoy las dos principales webs friki tradis españolas Infovaticana e Infocatólica sacan a pasear a sus blogueros  y opinadores principales en contra del Sínodo y comienzan la carga de artillería:

    – Infocatolica publica que el Cardenal Zen (Uno de los dubitativos) critica que el Sínodo emplee a laicos y mujeres en las deliberaciones como un procedimiento nuevo porque: ¿Entonces si es nuevo, como es que Dios se lo sustrajo a la Iglesia anterior? Pues señor cardenal, todo procedimiento ha sido nuevo alguna vez y por ejemplo antes de Trento, lo empleado por Trento no se empleaba. Como argumento los he visto mejores en los “debates” de Sálvame de Tele5

    – También critica que el papa emplee el ejemplo de la pirámide invertida como toma de decisiones porque el Sinodo debe ser instrumento de la Sinodalidad Episcopal y los laicos pueden expresarse pero solo eso. Y es que ese es el problema, que se les ha acabado el rollo de la autoridad eclesial y están muertos de miedo- También Bruno Moreno dedica una entrada a criticar que el Sínodo se atreva a discutir asuntos que él ya ha decidido que están resueltos. Pues ya lo ves Bruno, se atreve y se va a seguir atreviendo. Y ese es el futuro que os espera.

    – Infovaticana sin embargo se pone más seria y … dice lo de siempre que este o el otro obispo se suman a la protesta. Uno como es ingeniero de profesión, no tiene miedo a hacer algunos números, a saber: Los cardenales dubitativos son 5 a los que se han sumado 2 obispos y un cardenal más (Muller). El resto no ha dicho esta boca es mía. Es decir que los friki tradis están haciendo un escándalo porque el 2,5% de los cardenales y el 0,2% de los obispos (Vamos a sumarles a Carcanasius Schneider y a Vigano que siempre están dando la lata) tienen dudas de que se pueda hacer algo bueno en el Sínodo.

    Ya quisieran hasta los dictadores más severos tener un índice de adhesión del 97.5% de sus dirigentes más importantes y el 99,8 % de los menos importantes no tienen dudas de lo que proponen.

    Ayer, asistí con diversión, mientras regresaba a casa del trabajo, a un debate entre 3 agnóstic@s y una atea sobre la Iglesia Católica y el cisma que se avecina por culpa del Sínodo. La señora Julía Otero, hizo lo que pudo pero el nivel fue tan bajísimo, que ni el pésimo inicio del partido del Atleti me dio fuerzas para terminar de escucharlo.

    Soy pesimista. la Iglesia católica se conduce hacia la más absoluta irrelevancia. 

  • José Miguel Lertxundi

    Y todo esto viene de el Sacerdocio sacramental,  por el que algunos (hombres) de entre los fieles quedan constituidos ministros sagrados, al ser marcados con un carácter indeleble, y así son consagrados y destinados a apacentar el pueblo de Dios según el grado de cada uno, desempeñando en la persona de Cristo Cabeza las funciones de enseñar, santificar y regir.

    Pero dice Pablo: “Jesucristo es el verdadero y supremo Sacerdote de la Nueva Ley, pues sólo Él nos reconcilió con Dios por medio de su Sangre derramada en la Cruz” . (Hebreos 8,1; 9,15).”Vosotros sois linaje escogido, sacerdocio real, nación consagrada, pueblo de su propiedad, para anunciar las grandezas del que os ha llamado de las tinieblas a su luz maravillosa” (1 Pedro 2,9).Las comunidades privativas elegían a sus pastores :“Mirad por vosotros, y por todo el rebaño” (Hechos 20.28).Las comunidades tenían la responsabilidad de escoger de entre sus miembros a hermanos fieles para dirigir la obra. A esos hermanos se les da un cargo de servir en ministerios específicos; cada uno es ordenado para cierto puesto. El hermano que es ordenado recibe un ministerio que tiene que cumplir.Los líderes de la iglesia cristiana son los siervos de la iglesia, no los señores de la misma. Es decir, no reciben su cargo para su provecho personal, sino para el provecho de la iglesia. A ellos les toca cumplir su ministerio con mansedumbre (2 Timoteo 2.24–26). Siguen el ejemplo de Jesús, quien “no vino para ser servido, sino para servir” (Marcos 10.45). 

  • carmen

    Diría que el blog está tomando la altura que muchos demandaban.

    Pues ni sabía lo que era una dubia. Y encima al teclear me ha salido Nubia. Menudo jaleo me he hecho. He pensado, pues será que han nombrado a cardenales de Nubia. Pero no.
    A lo mejor se referían a esas nubias cuando por algún sitio he leído que ha habido un intento de golpe de estado de guante blanco al Papa actual.Pues sí, sí, la guerra en todo lo alto. Entre ellos. Estupendo.

    A mí me gusta mucho más el otro hilo, el del artículo El. Tampoco es que entienda mucho. Sobre gustos…Por cierto, he leído las respuestas. Me parecen estupendas. Dependemos entonces de la opinión de un papa y de que la procesión pase o no por nuestro barrio?Pregunto.

  • ana rodrigo

    Cuando yo hice la primera comunión, en 1949, me enseñaban la misma moral que Valderas dice  aquí. Situarse en épocas de Ludovicos, ya sea el siglo VIII o el XIII o el XIX, partiendo la la intelectualidad personal, es alejarnos de un Jesús que vivió muchos siglos antes que los Ludovicos reyes y que el atriero ex-Ludovico, hay que tener “estómago” para digerir determinadas cosas.

    Supongo que la gente que acompañaba a Jesús, mayoritariamente analfabetos, hasta los que escribieron el recuerdo y/o la propia interpretación de su vida y se su muerte, (todos desde su religión judía y a pesar de su religión judía), llegaron a escribir: Mateo 25, 35-40, a quienes y porqué elegía a los justos o Jn, 4,7-8, “Todo aquel que ama es nacido de Dios y conoce a Dios”. No sé que a nadie de quienes captaron el mensaje de Jesús, se le pidiese másteres, doctorados, títulos de intelectualidad o examen de los libros por miles que hubieran leído. Partiendo de que la cultura, el conocimiento, la ciencia, sin el amor, nada es.

    La crueldad de hablar de perversión de la homosexuales o de la personas que estamos divorciadas, excede ad infinitum con lo que se nos dice del amor en Juan 4,20: “Quien no ama a su hermano a quien ve, no puede amar a Dios a quien no ha visto”.      Entre estas palabras y lo que dice Valderas hay un abismo infranqueable.

    Carmen, estoy contigo, entre víctima y verdugo, el que tiene el problema es el verdugo.

    Quien dice ser cristiano porque sigue los dogmas y la moral de la religión católica, olvidando el Evangelio, no puede retratarse mejor defendiendo estas atrocidades antievangélicas. Y máximo rebajando la dignidad humana a la ciencia que estudia el sexo de los animales. ¡¡¡¡mamma mía!!!!

    Demasiados poco retos que le puesto Nacho a Valderas

    Y fundamentar en que lo ha dicho tal personaje importante ¿? (todos conocidos y/o leídos por el que habla), utilizándolos como aval contra unos valores que se explicitan en los evangelios y que han sido y siguen siendo válidos a lo largo de toda la historia de la humanidad, antes y después de Jesucristo, como es el respeto a la dignidad de los seres humanos en cada situación histórica o circunstancial en la que se encuentren, deja mucho que desear. 

    Y personalmente, sigo un proyecto de vida siguiendo unos valores que, en la sociedad en que nací y vivo, se han alimentado del mensaje evangélico en cuanto a valores universales se refiere.

    Diríamos que el evangelio laico o secular en este momento son los Derechos Humanos, pero hay valores que no se legislan ni siquiera en el Derecho Canónico, y, menos en el dogma, como es la compasión, el amor, el perdón, etc. etc.

  • carmen

    No se preocupe por mí, señor Valderas. Sé cómo piensa y usted sabe cómo pienso. Creo que cada persona tiene derecho a expresar sus ideas y más aún si argumenta en aquello en lo que se fundamenta su opinión.

    Me temo que basándose en la teología oficial de la iglesia, en sus normas morales y tradiciones , los santos padres y mil cosas más, argumentos no le van a faltar.Estoy en otra pantalla. Ya lo sabe . No se preocupe. Yo no lo hago. 

  • Juan A. Vinagre

    Sin pretensión de entrar en polémicas verbales ni en descalificaciones personales, me permito una pregunta, a propósito de los datos que el hermano (como diría Francisco de Asís, cuya fiesta celebramos) José María aporta hoy en su comentario: ¿Esos medios de comunicación y sus editoriales mediáticas, que llaman “gorila” etc. a Oscar Puente -quizá porque éste con sus palabras dio demasiado bien en la diana, y escuece- no están más bien definiéndose a sí mismos? (Me cuesta decir esto porque llamar a una persona “gorila” repugna.) Este dato, así como algún otro ofrecido hace unos días en el Congreso -por ej., llamando “cobarde” en grupo y en público al Presidente en funciones del gobierno de España-,  ¿es propio de personas adultas, que se supone algo  maduras? ¿Es un buen ejemplo que anima a los alumnos a respetar a sus profesores…?   Si en el Congreso se hacen y dicen tales “cosas”, ¿es extraño que padres o alumnos se enfrenten sin ningún respeto a profesores, profesoras, médicos o enfermeras, a policías en la calle etc.?  El mal ejemplo de los que deben dar ejemplo cunde… (Para algunos, quizá muchos, una conducta así en el Congreso debería inhabilitar. Insultar o agredir, aunque sea solo verbalmente, en la Cámara también es corrupción, en este caso moral.)  Se forma y educa -o contra-educa- también desde el Congreso. Corruptio optimi, pessima.  

  • José María Valderas

    A Antonio Llaguno:Uno no podía completar su conocimiento de la teología católica sin leer la Ley de Cristo. La leí en la versión castellana publicada por Herder hace varios decenios, cuando en Herder había colección que a mí me enseñó mucho; por ejemplo, Escritura de la mano de De Vaux. El Häring de la Ley de Cristo no tiene nada que ver que con la deriva que siguió después, apartándose, por ejemplo, de la Humanae Vitae. Señor LLaguno, no conviene encasillar a la gente. Como puede ver, no le hago ascos a ningún autor que usted supone me prohíbo. En realidad me divierto mucho “mariposeando” de tirios a troyanos. Uno ha tenido muchas vivencias en sus largo años. Lo que quiere decir que ha sido amigo del alma del juglar desdentado Chicho Sanchez Ferlosio, el de gallo rojo, gallo negro, y de su hermano, Miguel, el gran filósofo de la ciencia, huido a Suiza y vuelto a España con su magnífica revista Theoria. La fuerza del tomismo no reside tanto en el sed contra, en la posición del teólogo, sino en los “videtur quod non”, donde el teólogo o el filósofo mostrando el conocimiento del tema a través de los opositores. No me molesta que me encasille. Lo que ocurre es que no es cierto. No me gusta citar a nadie que no haya leído. Y si avanzo algún juicio digo de antemano que no lo he leído todavía. Es la forma de ser honrado con el lector. 

    • Antonio Llaguno

      Si es que no eres tu quien ha querido y no ha podido prohibir a Bernard Häring.

      Ha sido la Iglesia católica romana y en particular la CDF presidida por el después llamado Benedicto XVI.

      Häring hizo declaraciones muy claras y contundentes describiendo el trato recibido por él en la CDF en un libro en el que publica las actas del proceso y que él mismo declara que tuvo mucha lucha interior para decidir si lo publicaba o no pero que vio necesario crear un “pequeño escándalo” para que todo el mundo conociera la falta de caridad que que el ex Santo Oficio se pronunciaba.

      No dudo de que lo hayas leído. Es proverbial tu capacidad de almacenar libros y libros en tu “disco duro” natural. Lo que tengo también muy claro es que tus planteamientos se alejan mucho de la moral de Háring y no sólo en su lucha contra la “Humanae Vitae” (Que no es sino consecuencia de ser coherente con sus escritos sobre moral fundamental) sino en la esencia de su planteamiento moral.

      Ni tampoco es fundamental el encasillamiento que uno sufra. Suele ser consecuencia de las propias afirmaciones de ese uno pero, en general, cualquier encasillamiento es injusto.

      Lo determinante aquí es si la acción del Papa a respuesta a las preguntas (Lo de las “dubia” me parece una horterada) supuestamente incómodas de unos pocos clérigos importantes resentidos es coherente, primero con el mensaje cristiano y la predicación de Jesús de Nazaret y en segundo lugar si está a la altura de tan alta posición y tan importante momento.

      En mi opinión, la respuesta a estas dos preguntas es SÍ a ambas. Pero para ello hay que leer esa respuesta a esas preguntas y debatirlas en profundidad. Yo sí las he leído y no he podido más que debatirlas conmigo mismo y tanto yo como yo mismo coincidimos en que el Papa no solo es profundamente coherente con Cristo sino que traslada al lector la confianza en la misericordia de Dios mientras que las preguntas, en si mismas, lo que se ve con claridad es que buscan llevar al Papa a a un reconocimiento de sus supuestos errores, o a declarar la ruptura de la doctrina de la Iglesia.

      Tal y como te dije antes, yo hubiera preferido mayor contundencia y mayor claridad en la condena de lo que las preguntas traslucen y al más puro estilo vaticano, de lo que dice la piedra lanzada con mano escondida.

      Pero el Papa, al más puro estilo del Jesús que “tampoco condena a la mujer adultera” o del que evita la pregunta capciosa “dando al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios”; lo que hace es mostrarse con ellos más misericordioso que ellos con él pero se mantiene firme en el camino que toma la Iglesia que ya no es el de condenar sino acompañar y no es el de juzgar al pecador sino acogerlo.

      Yo animo a todo el que quiere hacerlo a que lean esa respuesta, es fácil acceder a ella en la web ( https://www.vatican.va/roman_curia/congregations/cfaith/documents/rc_con_cfaith_risposta-dubia-2023.pdf ) y a que traten de encontrar los espantosos errores que para mi son importantes aciertos y que incluso se quedan cortos.

      • José María Valderas

        No quiero abusar ni de usted, señor Llaguno, ni del moderador del blog, ni del lector. Está clara mi postura. Sólo un detalle final, de entre los muchos disparates de las supuestas repuestas de Francisco-Tucho, cuando en las respuestas quieren dar una lección de condescendencia y teología a un tiempo, hunden el rejo de la ignorancia hasta el extremo: dicen que responden en un alarde de sinodalidad. No, no se trata de sinodalidad. Es que los cardenales, como los dos agregados Duka y Muller, no plantean cuestiones desde la sinodalidad sino desde la Colegialidad, que no es lo mismo para uno que se acabe de iniciar en eclesiología.

        • Antonio Llaguno

          ¿Acaso crees que no lo saben ni Francisco ni el Tucho?

          Precisamente porque lo saben es por lo que plantean Sinodalidad y no Colegialidad. porque en el Sínodo, y a diferencia de las decisiones del colegio cardenalicio que necesitaría un concilio, y eso es mucho más serio, están representados con voz  y voto los obispos (No solo los cardenales) y con voz, pero sin voto, decenas de laicos y laicas que han sido convocados por Francisco porque piensa que su opinión es pertinente.

          Y a fin de cuentas, el voto es solo consultivo puesto que el documento final lo redactará el Papa y sólo a él corresponde la responsabilidad de asumir lo que el documento diga.

          Créeme, José María, tanto el Papa como el Prefecto del Dicasterio para la Doctrina de la Fe, hilan tan fino como tú, lo que pasa es que el hilo lo usan para coser otras heridas que no son las que a ti te preocupan.

          Por supuesto que hablan de Sinodalidad en vez de Colegialidad ¡Faltaría más! Es que es clericalismo lo que sobra, no lo que falta.

          Y saben muy bien de lo que hablan.

          Y algunos cristianos de los de a pie, también.

          Ese es el problema de Duka y Muller (Y los otros). Que se creen que por ser cardenales están por encima del Pueblo de Dios.

          Y algunos, incluso algunos muy eruditamente, les compráis el argumento. No seré yo quien gaste un céntimo intelectual en argumentos como ese.

  • carmen

    Van entendido un poquito por qué insisto tanto en que el problema está en la base teológica que es en la que se apoya toda la construcción de la iglesia?La teología oficial es la que es . Y de nada vale el hacer oídos sordos y ojos ciegos. Porque siempre habrá quien salga con la ley en la mano.Pero… pues bueno.Estoy en otra onda. En otro hilo. Pendiente de un artículo. Ya saben. Quizás ahí esté la clave.O no.No sé 

  • carmen

    A ver.Hoy me siento maestra.

    Por favor, niños, por favor. Tendréis que aprender a discutir sin llegar a extremos de romper la baraja. Porque si la rompeis, se acabó el juego de la discusión, que suele ser un buen recurso para compartir ideas. Pero si os tiráis los pupitre a la cabeza, vamos a acabar todos en el cuarto de dirección.Y

    a mí me parece genial que opinesis, solamente voy a decir  que no comparto la idea  de que una persona homosexual es una persona perversa. Eso me ha hecho daño. Y tampoco creo que los padres de algunos de vosotros que están casados en segundas nupcias, sean reos del infierno .  Estoy segura de que me permitís dar mi opinión. Así que, por favor. Recobremos la compostura. Pues eso.  

    • José María Valderas

      Doña Carmen, en ningún momento he dicho que un homosexual es una persona perversa. He dicho la praxis homosexual. ¿Por qué afirmo tal cosa? Hoy publica la revista Nature un estudio de investigadores de la Universidad de Barcelona sobre la homosexualidad en el mundo animal. No lo he leído todavía. Pero sí he oído que van en la dirección de cuanto se conocía con detalle en primates, como los bonobos. Parece ser, tengo que leer el artículo, que ellos han extendido la investigación al resto del reino animal. No sé a cuántos taxones. Y la razón que aportan de esa práctica es la distención ante el estrés de no poder aparearse.

      En el hombre, la sexualidad, como todas sus vertientes ligadas a la libertad, tiene que ver con la razón. Cuando la conducta se adecua a la razón se habla de acto bueno, o acto malo si se aparta de la misma. Hablamos de actos, de prácticas, no de inclinaciones personales. Para un individuo que siga la moral iusnaturalista, es decir, fiel a la razón, aquello que se aparta del fin para el que está destinado determinado acto es contrario a la naturaleza racional. Así de sencillo. Y lo siento, porque sabía que lo que estaba escribiendo le haría daño. Pero los motivos de una madre no deben influir en la exposición de una norma moral.

  • José María Valderas

    En la historia de la filosofía y de la ciencia ha habido ilustres macarras, así incluso autodenominados, como Paul Feyerabend que dejó explícito su credo anarquista en ambas ramas del saber en Against Method. También en la vida real, prosaica, sin tanta elevación intelectual, más bien con un comportamiento prerracional, abundan los macarras. Así le han llamado los medios de comunicación y los editoriales periodísticos al discurso de Oscar Puente, al que han sumado epítetos nada nobles como el de gorila, cuando el uso parlamentario tiene acuñado el de jabalí. Desde que en prácticas de fisiología animal me mordió un conejillo de indias al que intentaba anestesiar, por un lado, y a mi entusiasmo por Feyerabend, por otro, soy refractario al trato con ellos. No hay color. 

  • José María Valderas

    A don Antonio Llaguno: No conviene guiarse por prejuicios. No lo leí en Infocatólica, como das a entender, sino en Religión Digital, editado por Bastante. Luego, sí, ley el artículo de Bruno. Le llamo por el nombre porque es físico y tuve alguna relación laboral, en cuanto tal, con Bruno Moreno.  Por cierto un artículo que pone de chupa de dómine (teológica) a los autores de los responsa. Bruno es muy inteligente.

    • Antonio Llaguno

      No solo Bruno, en artículo, en mi opinión falto fundamentalmente de humildad intelectual sino en Infovaticana, por vía de varios autores, hacen la misma reflexión.

      Pronto publicaré una reflexión sobre ambas plataformas.  Me temo que no te gustará.

      Ese es el principal problema que encuentro en estas publicaciones ultramontanas y súper tradicionalistas, la falta de humildad intelectual. Hablan desde la posesión de la Verdad y eso, en mi opinión es inadmisible. No me refiero a la vehemencia y el convencimiento de llevar la razón, eso es aceptable, sino en la posición de poseedor de la Verdad absoluta y por lo tanto despreciando y condenando toda discrepancia. De ahí a la inquisición solo hay una delgadìsima linea.

      Y Bruno no es el peor. Bruno al menos admite comentarios discordantes con su postura aunque los critique (Cosa muy respetable). La mayoría de sujetos de esas webs simplemente los censuran, cosa que yo no respeto de ninguna manera.

      En cualquier caso, conviene no agarrar el rábano por las hojas y centrarse, no en las formas de Bruno y los infovaticarcas, sino en el contenido. Y el contenido es sobre las nuevas dubia y para ello, es bueno leer la respuesta de Francisco, cosa que la mayoría de quienes leen a Bruno y demás opinadores no hace (Bruno sí las leyó)

      Yo sí he leído esa respuesta y me parece impecable. De hecho me parece moderada, yo hubiera deseado mucha más contundencia en el relativismo con que Francisco afronta la trampa de las dubía. Trampa puesta por los 4 díscolos de siempre (En esta caso 5) que tienen que alimentar a sus bandadas de buitres, siempre hambrientos de carroña.

      Puede parecer un argumento falaz “Ad hominem” pero yo nunca pondría atención a una crítica a Francisco que venga de Muller, Brandmuller, Sarah, Burke y similares. Creo que está suficientemente demostrado que son la voz de su amo dolar americano (Como ya puse de manifiesto sobre Burke en una de mis Crónicas del Búnker y nadie rebatió. Aunque quizas no importó a nadie. ¿Quién sabe?). Y son precisamente estos “servidores de la pasta” quienes atacan al Papa  con el procedimiento de moda de la pregunta supuestamente incómoda.

      No veo mucha incomodidad en la respuesta de Francisco y sí mucha misericordia y el intento de no hacer mucha sangre mostrando la indigencia intelectual y falta de caridad de los cuestionadores.

      Es cierto que como ejercicio previo a los trabajos del Sínodo, leer la respuesta del Papa (Lo haya escrito él o el Tucho me da igual. Lo firma Francisco y eso es lo que importa) y debatirla es buena cosa. Me gustaría que alguno de los expertos de ATRIO lo hiciera. Si en un tiempo moderado nadie se anima, yo lo haré porque, aunque estoy seguro de que mis conclusiones no estarán a la altura, al menos permitirán un debate enriquecedor y libre y la respuesta del Paoa lo merece.

       

      • José María Valderas

        Me parece muy bien eludir el ataque ad hominem, no centrarse en lo apendicular y reflexionar sobre el quid. Escribí, consternado por el artículo de Jesús Bastante por los disparates de las respuestas, y antes de leer a Bruno Moreno, que los errores eran gruesos, muy gruesos.

        Podemos repasar los errores relativos a la hermenéutica bíblica, el sentido de la Tradición, el avance en el conocimiento de la fe o la evolución homogénea del dogma. O, ciñéndonos a los más llamativos para el hombre común (humán común, que escribiría Mosterín para abarcar varones y mujeres), a la bendición de las uniones homosexuales.

        En un alarde de autosuficiencia, y falsa, descripción del concepto de bendición –un sacramental– dice que los hay de distintas clases. En puridad la bendición es única, aunque los destinatarios sean diversos y las circunstancias dispares: la bendición de una recién parida (como se acostumbrada antaño a imagen de la Purificación de la Virgen) es el mismo sacramental que la bendición de una casa, aunque el texto pueda ser diferente y el destinatario sea distinto. Pero no divaguemos más de lo necesario. El sonoro disparate, el error mayúsculo del responsum, es ignorar, o silenciar, que la praxis homosexual es una praxis objetivamente perversa. Y lo objetivamente perverso no puede bendecirse. Lo diga el Pontífice, que lo dice, lo diga Tucho o lo digan todos los obispos de las diócesis porteñas que se adhirieron al disparate de Amoris Laetitia.

        No se trata de tradicionalistas ni empáticos, de indietristas y compasivos. Esa es palabrería barata. Lo realmente importante es la moral objetiva.

        Francisco se está inventando una nueva moral con el discernimiento, el acompañamiento y demás relativismos. No, señor Llaguno. Por mucho que acompañemos a un divorciado, no puede comulgar si no se confiesa antes y tiene propósito de enmienda. El divorciado sabe muy bien que el matrimonio es indivisible. Puede romperlo, divorciarse y hacerse del Real Madrid (del Atleti ya sería otra cosa). Pero se aparta de la doctrina católica. Deja de ser católico, por mucho que Francisco diga que en la Iglesia caben todos, todos, todos. Todos, por supuesto, los que siguen las reglas de Cristo, su camino de amor y de paz. De exigencia. Nadie tiene derecho a comulgar; de hecho, todos hacemos un acto de osadía al creernos en gracia cuando nos acercamos al reclinatorio. ¿Quién no ha sentido dudas de si estará o no en gracia? Pero el Papa no puede ignorar que los sacramentos han de recibirse en gracia, salvo el del bautismo y el del perdón. Y no puede decir disparates como hay que acompañarle y luego que comulgue si lo cree oportuno. El Papa no puede decir eso porque es falso, aunque lo diga. Debe exponer la doctrina con claridad meridiana, hablar de moral objetiva y de conciencia bien formada. Los anatemas contra los objetantes, que los guarde para mejor ocasión.

         

        • Nacho Dueñas

          Inefable Ludovi…perdón, quise decir Valderas:

          1. DICES: “Me parece muy bien eludir el ataque ad hominem…”

          Respondo: Me parece que entre pedantería y pedantería tuya (y disculpas por llamar a las cosas por su nombre) hay muchíiiiiiiiiiiiiiiiiisimo y sistemático ataque ad hominem tuyo. Y eso sí, bastante poca reflexión mínimamente lúcida. TE RETO a que me pidas ejemplos (que por si acaso en cuanto acabe de escribir esto me pongo a recopilarlos).

          2. DICES: “Podemos repasar los errores relativos a la hermenéutica bíblica, el sentido de la Tradición, el avance en el conocimiento de la fe o la evolución homogénea del dogma.”

          RESPONDO: Sí. Y también podemos repasar cómo con la hermenéutica bíblica, el sentido de la tradición, el avance en el conocimiento de la fe o la evolución homogénea del dogma han bendecido y consagrado en nombre de Dios realidades tan antievangélicas como las masacres de niños (en las cruzadas), quemar viva a la gente, el racismo, la homofobia, la tortura, el colonialismo, el clasismo, la bomba atómica, las masacres (noche de San Bartolomé, matanza de os hugonotes…), la pederastia legalizada y “eclesiastizada” contra la voluntad de una niña de 13 años (Isabel de Borbón), o el hecho de que el siglo X u XI la Iglesia estuviese bajo el yugo de Marozia de Teofilato, adolescente de 16 años que dominó  el papado mediante la seducción sexual y el asesinato.

          TE RETO a que digas que uno solo de estos datos son falsos, que con todo gusto te enviaré el dato bibliográfico correspondiente.

          3. DICES: “…la praxis homosexual es una praxis objetivamente perversa”.

          RESPONDO: MENTIRA. Según la RAE perverso es “que obra con mucha maldad y lo hace conscientemente o disfrutando de ello”. La presunta e inexistente carencia moral de la homosexualidad podrá consistir (o no) en un desorden o apetito causado por la lascivia y la debilidad, pero jamás por la perversión. Ese comentario homófobo tuyo me produce una profunda vergüenza. Y un cierto asco.

          TE RETO a que intentes defenderte de mi acusación de homófobo, que yo la refutaré con gran facilidad (no porque yo sea muy listo, sino por lo fácil que lo pones).

          4. DICES: “No se trata de tradicionalistas ni empáticos, de indietristas y compasivos. Esa es palabrería barata. Lo realmente importante es la moral objetiva”.

          RESPONDO: FALSO: En el cristianismo, lo único importante es el amor (o esa compasión que para ti es palabrería barata). O si no:

          -¿Dijo San Juan de la Cruz acaso que a la caída de la tarde seremos examinados en el dogma, la doctrina y la tradición?

          -¿Dijo acaso San Pablo a los corintios que “si tuviere  tanta fe que moviere montañas y no tuviere el dogma, la doctrina y tradición no soy nada”?

          -¿Dijo acaso Cristo que “no todo aquel que dice “Señor, Señor” entrará en el reino sino el que confiesa dogma, la doctrina y tradición?

          -Dijo acaso Cristo “vosotros a la derecha porque tuve hambre y me disteis el dogma, la doctrina y la tradición?”

          TE RETO a que trates de decir que el cristianismo antepone el dogma, la doctrina y la tradición al amor, tal y como tú has apuntado (corto y pego de nuevo tus palabras: “No se trata de tradicionalistas ni empáticos, de indietristas y compasivos. Esa es palabrería barata. Lo realmente importante es la moral objetiva”.”

          5. DICES: “Nadie tiene derecho a comulgar; de hecho, todos hacemos un acto de osadía al creernos en gracia cuando nos acercamos al reclinatorio. ¿Quién no ha sentido dudas de si estará o no en gracia?”

          RESPONDO: Entonces, Cristo qué vino, ¿a por los justos o a por los pecadores?

          TE RETO a que argumentes que la intención de Cristo de ir a por los justos como los médicos a por los enfermos no tiene nada que ver con el cuerpo y sangre de Cristo sacramentado. Nadie va al médico porque lo merezca, sino porque lo necesita.

          6. PARA ACABAR, no sé si las barbaridades que dices aquí serán muy católicas, lo que sí sé es que son profundamente anti-cristiana. Y encima con un plus de homofobia.

          Me da asco y repugnancia este texto que he confrontado. Pido disculpas a los compis de Atrio por este texto mío bastante crispado. Y al Ludolderas…perdón, Valdovico por tutearle, pero el tuteo implica respeto, y yo no respeto a quien tergiversa con tanta torpeza intelectual como falta de amor a cierto carpintero judío que pasó hace 2.000 años haciendo el bien, y que murió en un acto de AMOR, carajo, y no por una doctrina, un dogma o una tradición.

          Si no lo digo reviento. y lo he dicho clarito clarito como la luna llena, llamando a las cosas poe su nombre.

          Nacho.

          • Antonio Llaguno

            Por una vez y entendiendo que cuando no hablamos de política Nacho y yo solemos coincidir mucho más, tengo que darle toda la razón a Nacho. En fondo e incluso en forma.

            Pero yo quisiera llegar incluso a un paso más allá.

            El meollo de la cuestión estriba en tu afirmación, José María: “Francisco se está inventando una nueva moral con el discernimiento, el acompañamiento y demás relativismos.”

            Sencillamente no es verdad. Francisco no se está inventando absolutamente nada. Esta moral, según tú relativista y centrada en el discernimiento y el relativismo, puedes encontrarla ampliamente en los escritos de Bernard Haring de hace casi un siglo y de todos aquellos que se vieron inspirados en los escritos del teólogo redentorista que fue ordenado allá por 1939.

            Que sí, que ya se que fue condenado por Ratzinger (No por la Iglesia) pero nunca se le prohibió escribir y defender sus tesis (No había mucha gente con nivel suficiente para discutirle) y siempre defendió cosas como esta: «El carácter cristiano no debe ser configurado unilateralmente por el hilo conductor de la obediencia, sino mejor, por una responsabilidad capaz de discernir una aptitud para responder animosamente a los nuevos valores y las nuevas necesidades y una disposición para aceptar el riesgo»

            El propio papa, afirmo de Häring (Copio de tu admirada Infovaticana) “En su discurso nos ha propuesto claramente una moral que se funda en el discernimiento. Cómo nos sugiere avanzar en el campo moral en torno a esta dinámica de discernimiento de las situaciones morales? Me parece que no es posible detenerse en una interpretación de aplicación subsuntiva de la norma que se limita a ver las situaciones particulares como casos de la norma general.”

            Lo que ocurre, es que tú no estás de acuerdo con Häring y en la habitual falta de humildad intelectual que suelen tener los integristas (Como es el caso de Bruno a quien, como a ti, admiro aunque no comparta sus tesis), has decidido unilateralmente que quienes discrepamos de tú único y unilateral criterio, no solo estamos en el error sino que lo que importa es la “moral objetiva”,  que solo puede ser la tuya porque en tu falta de humildad intelectual si no es la tuya no es objetiva, y lo demás es palabrería barata.

            En cualquier caso y como no aspiro a vivir de mi palabrería, y por lo tanto me es absolutamente impermeable que sea barata o cara, te diré que NO EXISTE LA MORAL OBJETIVA,  la única moral que existe es la situacional, cada acto moral exige un discernimiento en función de la situación de la persona que lo afronta y al final del acto, sólo Dios tiene “Potestas” para juzgar.

            Todo lo demás no es palabrería barata, son inventos del poder religiosos por perpetuar estructuras y mecabnismos de control de la población que se ve seducida por el mensaje del Nazareno y que se encuentra que la Iglesia lo convierte en un Código de Derecho Canónico con más de 160 dogmas incomprensibles y sólo aptos para mentes muy muy acomodadas al poder y que al menos para mi, no satisface las inquietudes religiosas del hombre y mujer del siglo XXI.

            Como vengo diciendo, la Iglesia no se enfrenta a la Gran Apostasía que proclaman los agoreros y agonías apoloJetas tradicionalistas. Se enfrenta a la Gran Irrelevancia, que es en la que caerá de seguir insistiendo en tomar el pelo a la gente haciéndoles comulgar. Eso si en la boca y después de confesarse.

            Sabes que no hay nada personal. Simplemente no estamos NADA de acuerdo.

          • Santiago

            Nacho, creo que no se trata de la “persona” ad hominem sino de lo que constituye el delito y la infracción..La Misericordia, que no se separa de la Justicia en Dios, es para el que infringe la Ley del Amor divino..

            Como dices Nacho no es el “que dice Señor, Señor” sino el que “hace la Voluntad de Mi Padre”…

            Pero la Ley eterna de Dios promulgada en piedra en el Sinaí es la Ley del Amor…porque es amor y caridad el que “ama a Dios, el que no jura en vano en Su nombre, el que le adora, el que honra y venera a su padre y a su madre, el que no mata, ni calumnia, ni daña a su prójimo, el que no se prostituye en lujuria desenfrenada, el que no roba, ni desfalca, ni codicia, ni defrauda etc..ama a Dios el que no hace ni promueve el mal..

            Por eso preguntado Cristo por la manera de entrar en la vida eterna, Jesús sin dudarlo afirma al joven rico en el Evangelio:

            “Guarda los Mandamientos” y los enumera (Mateo 19:16-36) 

            Primero eliminemos la parte negativa nuestra porque según Jesús lo que nos contamina es lo que sale del corazón como “los malos pensamientos, los homicidios, los adulterios, fornicaciones, robos, falsos testimonios, blasfemias. Eso es lo que contamina al hombre y no el comer sin lavarse las manos..” (Mateo 15:15-20)

            Jesus no vino a cambiar ni una sola “iota” de la Ley del Amor sino a perfeccionarla y a darle su cumplimiento..

            Por tanto, el que ama -que es la esencia del cristianismo -como dices- ….ama a Dios y al prójimo y “guarda” la Palabra de Cristo con sus “preceptos y consejos” porque ambos son parte del Amor que Dios quiere que practiquemos.

            Jesus nos invita a una conversión para despojarnos de nuestra tendencia activa al mal y convertirnos a El que es amor esencial y por si mismo. Entonces podemos acceder a vivir Su misma vida y progresar en el Amor..

            Como dices Nacho “a la tarde seremos juzgados en el Amor” en el Amor verdadero, el que nos propone Jesús en el Evangelio.

            Un abrazo
            Santiago Hernández

  • José Miguel Lertxundi

    El cesarismo, un sistema de gobierno centrado en la autoridad suprema de un jefe y de los por él designados, es lo que impera desde siempre en la Iglesia Católica. El cristianismo se mezcló de la cultura romana y el término “catolicismo” comenzó a designar toda la Cristiandad, según el credo romano el Papa es la máxima autoridad eclesiástica y la Iglesia es la representación de Dios en la Tierra, es la autoridad máxima y cuenta con la jerarquía de los cardenales, los obispos, los presbíteros y los diáconos para organizar su institución, son los mediadores entre Dios y los hombres a través de la interpretación de las escrituras y de la absolución de los pecados. Los fieles católicos siguen un sistema de organización y estructura mas que cuestionable, como interpretable son los capítulos de Luc.22:24-26; Efe.1:22-23; Col. 1:18;  Cor 3:11. se puede reinterpretar de forma distinta la primacía de Pedro. No es fácil  creer en sacramentos que no siempre son enseñanzas bíblicas. y en dogmas y creencias diferentes a otros los cristianos, y resignarse a que esa estructura eclesiástica sea la única autoridad para interpretar las Escrituras.

  • Juan A. Vinagre

    Me parece bastante acertada la comparación entre una orquesta y el Pueblo de Dios -con su servidor-director al frente-. Si una orquesta está bien sintonizada, produce armonía que evidencia el valor de la obra.  Una obra, si está bien interpretada, convence y atrae. Convence la obra, la orquesta y el director que supo coordinar, sintonizar y mejorar la interpretación.

    Pues bien, dentro de la gran Orquesta del Pueblo de Dios, el papel de ese director-servidor- es sintonizar las obras de todos los componentes con el Evangelio. Si alguien desafina o no sintoniza bien, se advierte (inicialmente sin necesidad de “señalar” a nadie), se corrige, se perfecciona la sintonía. Porque en una orquesta, si uno o varios van por libre, la sinfonía se descompone. Y el público silva… (Si la sal no sirve, se la pisa.)  La referencia será siempre la Partitura (en el caso del Pueblo de Dios) la esencia, el espíritu del Evangelio, no la letra.

    El compañero Lertxundi en su comentario habla -y con razón- de que la democracia evangélica la aplicaron mejor en las órdenes religiosas -en sus conventos-monasterios- que en las diócesis.  Los obispos en general -y al menos parte del clero adjunto-, reflejaron menos el espíritu evangélico que algunas órdenes religiosas. Fueron poco sinodales. Es decir, más que directores-servidores fueron “auctoritas y potestas”, jefes con poder absoluto (cada uno en su demarcación). Por todo eso, la orquesta-Pueblo de Dios- ha desafinado tanto en la historia… Si el director no sintoniza bien (con el Evangelio) será imposible que la orquesta interprete una buena sinfonía… y que el Pueblo asista… Por eso la necesidad, tantas veces repetida, de interpretar mejor, bien, la partitura del Evangelio. Porque en la historia de la Iglesia se han interpretado con frecuencia partituras evangélicas con interpolaciones extrañas, que desfiguraban o deformaban la partitura original. Entre esas interpolaciones se encuentran, aún hoy, muchas tradiciones sin sentido, así como esas vestimentas y colorines, esos “tratos” de eminencias etc., que desmontan la visión de hermanos, así como esos “solistas” que desafinan (y no se corrigen), que van por libre y no siguen el camino sinodal. La sencillez, la fraternidad y la unión en el amor es la marca evangélica.Y al hablar de camino sinodal, solo recordar que mañana, día de S. Francisco de Asís, se inaugura el nuevo sínodo. Ojalá que la orquesta que va a interpretar la sinfonía evangélica se armonice y sintonice bien, centrándose en las bases de la Iglesia, que tanto desgaste presentan. Ojalá que no olviden lo que en su día intentó Francisco de Asís ante el papa Inocencio, en la cumbre del poder: “Reparar la Iglesia, que amenazaba ruina”. Francisco fue recibido, pero la “potestas” encumbrada no lo escuchó. Como tampoco hoy muchas “potestitas” no escuchan al Pueblo de Dios, y en vez de interpretar bien, sancionan al que advierte que en la Iglesia de Jesús hay muchos que desafinan… Eso también le ocurrió a Jesús de Nazaret. 

  • José Miguel Lertxundi

    Buenos días. Sí que suena mal ese autoritarismo vaticano. El Sumo Pontífice ademas de ejercer la dirección espiritual y la ejecutiva sobre la Iglesia Católica, tiene plenos poderes legislativo, ejecutivo y judicial en el Vaticano.  Es elegido por un Colegio de Cardenales, elegido por los mismo Papa, procedentes de todos los continentes reunidos en la asamblea del Cónclave. Las diócesis mantienen el mismo sistema, lo único que al obispo le elige el Papa.   Pero no toda es así en la Iglesia Católica. Yo que fui religioso en un a Orden fundada en el siglo XI, teníamos un sistema de organización democrático, y como nosotros otras fundadas en el alto medievo. Cada seis años creo había Capítulo Provincial, cada fraile elegía a los disputados que asistían al mismo, allí se elegía el Consejo Provincial, el Ministro Provincial, Vicario, Definidores, etc, y luego en cada casa se elegía a Superior, que por cierto nosotros no lo llamábamos así, pues como decía el fundador el superior tenia que ser el servidor de todos. Esas reglas y Constituciones tan democráticas, cuando no se había creado la democracia, sorprende que fueran aprobadas por aquellos papas medievales. Es bien cierto que si entrabas en el engranaje clerical de parroquias ahí tenias que estar dependiente del obispo de turno, aunque en su justa medida, lo digo por nosotros. 

    • Antonio Llaguno

      La organización de la Iglesia católica romana nunca ha sido democrática y probablemente nunca lo será.

      Yo estaría de acuerdo en este razonamiento si, como dice la mayoría de los católicos tradicionales, considerase que la verdad es una y solo una.

      Pero es que tengo muy claro que la verdad no es solo una y que tiene tantos matices y caras distintas que es, sin duda una realidad poliédrica.

      Eso no le da especial validez a una organización democrática. A nivel organizativo quizás pero desde luego en ningún caso a nivel doctrinal. A nivel doctrinal nos queda mucho camino a los católicos que recorrer para descubrir cual es la manera de vivir nuestra fe y nuestra Iglesia.

      Yo sostengo que existe un principio de “Auctoritas” que, obviamente, tuvo Jesucristo y que en principio reposa en el papa, pero como todas las “Auctoritas”, debe ser reconocido por el pueblo, por los miembros de la Iglesia y que si no esa “Auctoritas” no existe. Es algo que en otro artículo, tan brillante como siempre, Mnez. Gordo viene a decir con el principio de infalibilidad del pueblo de Dios (Que no del Papa).

      Y no lo consolidan las concentraciones de masas o las adhesiones masivas, porque JPII las tuvo y mucho y sin embargo su legado se ha diluido como azucarillo en agua; cada día queda menos de su visión de la Iglesia. y es que la “Auctoritas” precisa no solo de adhesión y reconocimiento sino de resultados. Resultados que no se miden por la cantidad de personas que se adhieren sino por la coherencia con el mensaje que se emite.

      Por ejemplo: ¿Se puede considerar a Juan Pablo II “Auctotitas” eclesial después de los escándalos financiero (Primero) que dejo la Iglesia en manos de una grupo tan discutible como el Opus Dei, moral (Después) con la crisis de los abusos y su comportamiento con depredadores sexuales como Maciel y social (Finalmente) con el maltrato recibido por parte de la autoridad papal por personas consideradas santos, después, como algunos Teólogos de la Liberación? En mi opinión, absolutamente no. Según mi modestísima opinión, Juan Pablo debería ser recordado como uno de los papas más nefastos de la tardo Iglesia moderna.

      Francisco, también pasará por este fielato y seremos los fieles quienes juzguemos, con esa infalibilidad que reside en el pueblo de Dios, si es o está siendo un buen papa.

      Pero no olvidemos que el papado está compuesto por personas y que como todo lo humano es mejorable, es falible y es poliédrico, como la verdad.

      A ver como acoge la historia a Francisco

      • José María Valderas

        No es la idea que algunos tenemos de Juan Pablo II, señor Llaguno. Su Veritatis Splendor es un legado de luz cegadora permanente. Estoy concentrado desde hace demasiado tiempo en la ética de la edición genética y apenas mantengo relación con instituciones de la Iglesia. Pero estoy convencido de que los disparates y errores expresados, gruesos, señor Llaguno, muy gruesos, en la respuesta a los cinco cardenales, según leo en algún medio, habrán hecho temblar a más de un teólogo o simple fiel formado.

        • Antonio Llaguno

          José María

          creo haber leído el mismo medio al que te refieres sobre las respuesta a los dubia.

          Por mi comentario en otro artículo podrás entender que la credibilidad que le doy a lo publicado en ese medio es bastante reducida y es que el hecho de que algo sea escrito no le confiere credibilidad y más aún si lo que pretende el escrito no es ofrecer luz sobre u asunto sino defender la postura mantenida de antemano o “a priori” que diría el filósofo. Es decir me interesan bastante los juicios que se hagan sobre cuestiones de fe. todos los juicios. No me interesan nada los pre-juicios y ese medio pre-juzga todo lo que ¿Debate?

          Es obvio que la concepción que tenemos del legado de Juan Pablo II es diametralmente opuesta. Eso no aporta nada al debate. Tu lo ves como un ser de luz y yo lo veo como el portador de la más absoluta oscuridad a la Iglesia. Tú seguramente estás de acuerdo con su consideración de “santo súbito” y yo creo con total honestidad que es completamente indigno de la condición de santo y que si JPII es santo que me borren de la lista de aspirantes a la santidad porque esa “santidad” sencillamente no me interesa y no creo que interese lo más mínimo al propio Dios.

          En lo que si coincidimos es en que es cegador su legado. Aunque pienso que no entendemos la palabra “cegador” con la misma adhesión a esa luz cegadora.

          Efectivamente su papado ha sido cegador para miles de cristianos y decenas (y me quedo corto) de buenos y honestos teólogos que hemos tenido que sobrevivir fuera de la calidez de la Iglesia Católica.

          Ahora, ese medio del que hablas, manifiesta su tristeza y estupor por la respuesta a los dubia. Bienvenidos al club.

          Os quedan unos años (Unos cuantos) de tristeza y de estupor mientras que algunos, podremos por fin respirar aire fresco sin que el olor a naftalina se quede impregnado en nuestra ropa.

          La procesión va por barrios, José María y hoy circula por el nuestro. Siempre podéis verla por televisión como hicimos muchos durante los negro años del papa polaco.

      • José Miguel Lertxundi

        Antonio o cualquier otro que así se considere, me permites que te pregunte: ¿ por qué eres católico?, por tradición o por convicción, perdón si te incomoda o te parece no adecuada, pero como te veo más cercano a esa fe, pues te lo pregunto.  Gracias.

        • Antonio Llaguno

          No es nada incómoda.

          Yo NO SOY CATÓLICO. Lo fui, pero ya no lo soy. Y lo fui primero por tradición y luego por convicciòn. Algo nada excepcional.

          Pero ahora, soy lo que los católicos “pata negra” llaman con desprecio (Y yo asumo con orgullo y satisfacción, que diría el emérito) un “malvado hereje modernista”.

          Y como todo hereje, pienso que mi forma de entender la fe en el Dios de Jesús es la que debería mantener la Iglesia Católica; pero como buen modernista debo reconocer que lo mismo estoy equivocado y que, probablemente casi cualquier otro punto de vista tiene parte de verdad.

          ¿En qué concluye todo eso? En qué me mantendré lo que me quede de vida consciente en la lucha por reformar la Iglesia, pero siendo consciente de que muchos lo intentarán de otra manera o incluso trataràn de conservarla como está… y probablemente todos llevemos razón.

          A fin de cuentas, al final será Dios quien juzgue y tengo la profunda conviccion de que será mucho más comprensivo y misericordioso que los humanos, incluido yo mismo .

          • José Miguel Lertxundi

            Antonio, afirmas que no eres católico, pero consideras que la forma de entender la fe en el Dios de Jesús es la que debería mantener la Iglesia Católica, y que me mantendrás lo que  te quede de vida consciente en la lucha por reformar la Iglesia, imagino que Católica?. Ahí no te entiendo, hay maneras distintas de entender y vivir el cristianismo, entre ellas la tuya, por qué tiene que estar circunscrita al catolicismo?. Ser católico, es una forma de ser cristiano, ni mejor ni peor. Pero hay otras formas de ser cristiano, si hay diferencias es porque, a lo largo de la historia, la familia de los cristianos ha vivido conflictos y divisiones. Ahora parece difícil pero  quizá juntos puedan llegar un día a la unidad. Un ecumenismo real.

          • Antonio Llaguno

            Pues es muy fácil de entender, José Miguel y en mi humilde opinión bastante coherente.

            Mi adhesión al catolicismo, que fue en un principio por tradición, acabó derivando en por convicción, tal y como te dije en otro comentario.

            Es la evolución lógica de cualquier miembro de cualquier religión vista de una forma adulta y responsable (Aunque podría haber derivado a posiciones no creyentes pero no ocurrió).

            Cuando digo que ya no soy católico, no es el resultado de una ejercicio de apostasía, es decir de la renuncia voluntaria y consciente a una religión que profesaba anteriormente sino al rechazo que unilateralmete la Iglesia Católica hace de quienes piensan como yo o creen lo que yo.

            Incluso, en su perverso y retorcido devenir, y como es consciente de la insignificancia de algunas personas con pensamientos heterodoxos, como es mi caso, la Iglesia se ha inventado (Y muchos friki fachas me lo recuerdan constantemente) la excomunión “Latae Sententiae” que no precisa de declaración formal de una autoridad eclesial para que la excomunión tenga efecto, es decir que muchos, estamos expulsados de la Iglesia aunque nadie nos lo haya comunicado.

            Y podría pensar ¿Por qué no me adhiero a un credo cristiano diferente? ¿Protestante? Es algo a considerar… hasta que escuchas a los protestantes y te das cuenta de que son aún menos creíbles y más supersticiosos que la Iglesia Católica Romana. Yo tengo la masoquista costumbre de enganchar en la tele de vez en cuando y durante no más de 15 minutos, alguna de las emisiones que ciertas cadenas protestantes tienen en España (En concreto en mi zona de residencia, norte de Madrid, hay 4) y cada vez que las enciendo, con la esperanza de encontrar un camino transitable, salgo huyendo de las barbaridades que dicen, no ya contra postulados teológicos más o menos razonables, sino contra el más puro estilo común.

            En la última que vi, un conocido pastor evangélico explicaba, cargado de razón, que San pablo había decretado que la mujer era inferior al hombre y tenía la obligación absoluta de obedecerlo sin medida, y que se justificaba porque Dios había creado a la mujer a partir de una costilla de Adán. No supe si reír o llorar, porque el pastor en cuestión (Y es uno muy conocido que fundó la asociación REMAR) ¡¡¡Se creía literalmente el relato de la creación del Génesis!! Y lógicamente sacaba conclusiones de él, entre ellas que la perdición llegó al mundo por medio del error de una casquivana mujer.

            Estoy seguro que Ana o María Luisa tendrían algo que decir al respecto.

            Por decírtelo de una manera más divertida, lo expresó el Genial Javier Krahe de forma genial en su canción “El Cromosoma” (Abajo te pongo un enlace de Youtube para que la oigas entera. Es genial) en la que expresa sus conflictos con la religión y dice:

            “Y como con eso no se bromea
            Esperan que Dios me de con la tea
            Que churruscó a Sodoma
            O que al menos diga yo reconfortante
            Que me he hecho mahometano o protestante
            Hablamos otro idioma

            Pues nada más que eso me faltaba
            Que tuviera que asirme a la chilaba
            Del profeta Mahoma
            Ni a tripa de Lutero, ni aún de Buda
            Prefiero caminar con una duda
            Que con un mal axioma.”

            Y a mi me pasa lo mismo, prefiero cargar con una excomunión que asumir argumentos inasumibles.

            Un abrazo

            Aquí te dejo el “vidrio”

            El cromosoma – Javier Krahe – YouTube

          • Antonio Llaguno

            La letra del Cromosoma estaba editada en forma de estrofas pero salió mal. lo siento

          • José Miguel Lertxundi

            Sí Antonio te entiendo, pero no debemos de generalizar con respecto del protestantismo,  “escuchas a los protestantes y te das cuenta de que son aún menos creíbles y más supersticiosos que la Iglesia Católica Romana”, si me hablas de muchas, de casi todas, las iglesias evangélicas estoy totalmente de acuerdo. Pero el luteranismo tiene otro nivel, tanto en liturgia, como en teología, posee grandes universidades, muchas de ellas las mejores en teología,  con sus diferencias igual al católico salvo en algunos aspectos significativos a nivel doctrinal y en su estructura organizativa . Mi suegro era pastor y llegó a ser obispo, tenia el mismo nivel que uno católico,  vestía igual en la calle y el las liturgias como el católico, pero la organización difería en todo, había un consejo, su cargo era electivo por la comunidad, y no había discriminación de sexo ni impedimento de celibato. Qué decir del anglicanismo,   que también conocí,  ahora hay diferencias, pero son como los católicos sin papa de Roma.

          • José Miguel Lertxundi

            A mi me atrae mucho la grandiosidad vaticana y esa estructura jerarquizada y la parafernalia, no se me parece estar en otra época más glamurosa, será por experiencias quizá. Es más idílico, no es la simpleza que pudiera tener la Reforma Protestante.

          • Antonio Llaguno

            Seguramente, José Miguel, me falten conocimientos de las confesiones protestantes que hay en el mundo. No digo que no,.

            Lo que pasa es que en mi tozudez, prefiero tratar de cambiar la católica que buscar una confesión donde me encuentre cómodo porque pienso que no encontraré una donde no quiera cambiar las cosas (Es pretencioso, quizás, pero es)

  • carmen

    Reconozco que no es mi mejor día. A lo mejor por eso empieza a darme un poco igual.

    Va a ser imposible. Demasiado grande. Demasiados intereses. Demasiado todo.Me ha gustado la pregunta, por qué no se le dió una copia de los evangelios? Y he pensado, con alguna exégesis? Cuál? Y me he dado cuenta de la imposibilidad de poner de acuerdo a los sectores de la iglesia y mucho menos de que toquen una sola coma de , pues de nada.También he leído que es normal que se muevan hilos para…y es cierto, es normal.

    Pero Benedicto 16 no es que no tuviese tiempo, murió diez años después de abdicar. A lo mejor es que no estaba dispuesto a…a qué exactamente? Me encantaría saber la respuesta. Algo tuvo que hacerle tomar la decisión. Tendría muchas cosas en la cabeza, pero tuvo que haber algo que le hiciese tomar la decisión.

    Y me pregunto. Si ese señor, que hasta sus detractores le reconocen un nivel de conocimiento en teología brutal, y que siendo la máxima autoridad decide abandonar, tiene sentido que algunos nos empeñemos en cambiar algo? Hay que tener entonces un ejército mejor para ganar o esto de qué va?A lo mejor va de irse, no?

    No sé.De verdad. No sé.Posiblemente tengan razón los que digan, hasta luego, yo me bajo en la próxima.Eso no quiere decir que no siga pensando durante todo el tiempo que me quede que mi Jesús imaginario es un personaje fantástico y totalmente desaprovechado , pero desaprovechado no por los que buscan el Poder, lo hicieron genial. Lo siguen haciendo. Lo harán. Desaprovechado por nosotros, por nosotras, porque su mensaje de liberación diría que no se entendió muy bien . Y ha servido para reforzar el Poder.Y ahí está la Historia. No es una opinión personal. Esta vez, no.

    Entonces?Pues ya digo, no es mi mejor día, pero empiezo a pensar : que gane el mejor.

  • ana rodrigo

    Me alegro, Antonio Llaguno de verte de nuevo por estos lares. Un abrazo

    • ana rodrigo

      Tengo que confesar que, no me gusta nada la parafernalia que la Iglesia pone en escena para que funcione una Institución a nivel mundial, con más de mil millones de creyentes. Vi un poco la ceremonia del nombramiento de los cardenales, y sentía vergüenza ajena. Si Jesús volviera, le daba un infarto y desaparecía.
       
      Por otra parte, solemos decirlo siempre, además de antievangélico, es tan anacrónico el que el movimiento de Jesús se haya convertido en una monarquía absoluta, jerarquizada, que, para que tenga credibilidad, se ve obligada a predicar una cosa y representar una anticualla más propia de una escena teatral de otra época, sólo que con más medios materiales y un super lujo de vestuario.
       
      No tengo ninguna duda de que hay millones de católicos que les encanta esta puesta en escena. Lo que no justifica que haya que sacralizar el boato, los colorines, el escenario material, que nada tiene que ver con lo que nos ha llegado de Jesús y de su mensaje. Ni el Papa Francisco, ni ningún otro Papa, podrá cambiar estas costumbres, una vez que, como he dicho, se han sacralizado.

       “Cada cardenal recibió un sombrero rojo, un anillo y el título de una iglesia titular en la ciudad de Roma”, ¿por qué no se les dio una copia de los evangelios?

  • Antonio Llaguno

    Es obvio que Francisco está preparando el próximo cónclave. Es obvio y normal a su vez. Todos los papas lo hicieron.

    El consistorio que dejo Juan Pablo II y que eligió a Ratzinger estaba hecho a imagen y semejanza del papa polaco y la prueba era la preeminencia de Rouco (Que llegó a sonar para papa cuando Ratzinger).

    A quien no le dio tiempo a hacer un consistorio a su medida fue al propio Benedicto XVI pero como quedaban muchos de Juan Pablo, fue una sorpresa la elección de Jorge Mario Bergoglio porque ya había fracasado en la elección anterior siendo largamente superado por Ratzinger, pero con votos importantes, en un cónclave muy corto y sin embargo su elección no fue tampoco tan larga pero en el sector “progresista” sonaban otros nombres como Maradiaga por ejemplo.

    Parecía lógico que se buscara otra manera de hacer Iglesia para superar las dificultades “insuperables ” que hicieron dimitir a Benedicto.
    Pero todos los papas buscan mantener su legado y que sus visiones de la Iglesia se consoliden en los venideros. Es lógico y en el caso de Francisco, a mi me gusta.

Deja un comentario