Otros temas

Autores

Archivo de entradas

Temas

Fechas

Calendario

octubre 2023
L M X J V S D
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031  
7295 Artículos. - 111289 Comentarios.

“¡Gracias, por no ser mujer !”

Entre bromas y veras, verdades como puños. AD.

        En los tiempos sinodales en los que se vive, o se pretende vivir dentro de la Iglesia, las noticias “religiosas” resultan ser aún más frecuentes. Originales e interesantes”, aunque no siempre lleguen a serlo por falta de sensibilidad  –a veces dolosa–  en los  ·informadores del ramo o, entre tantas otras  de mayor y más calificada importancia, sin descartar el dato repugnante de las abultadas dosis de bilis  viscosas que generan  otras informaciones, también sinodales, como las relativas a la pederastia y más.

        El contenido de la reflexión que aquí y ahora intitulo “¡Gracias por no ser mujer!”, me la hizo llegar en versión literal su protagonista:

“En una de las reuniones “fraternas” que tuvimos un grupo de seglares  con el señor obispo de la diócesis , y en gesto  de más o menos forzada cercanía, presidiendo la celebración eucarística,  en su homilía pretendió romper con los esquemas de siempre, y decidió improvisar  una larga y fervorosa letanía  de acción de gracias a Dios por los favores recibidos  durante el ejercicio -ministerio pastoral a lo largo y ancho de su vida. Desde los más remotos tiempos seminarísticos, “vocacionales”, apenas si hubo episodio o detalle que le quedara inédito  en su particular acción de gracias, –Eucaristía–, con inclusión del nombre  de sus padres, abuela y maestro, hasta que el Espíritu Santo tuvo a bien  elegirlo, precisamente a él, como obispo.

Como a mí me enseñaron que la palabra “homilía”, más que con “sermón”, hay que hacerla rimar con “charla familiar y amistosa”,  me pareció plenamente correcto y hasta litúrgico, al terminar su letanía,  decirle en público que  completara  la devota   acción de gracias, –la suya  y la  de sus hermanos en el episcopado–, con el agradecimiento a Dios  por ser hombre y no mujer. “Si usted hubiera sido una de las “nuestras”, es decir, mujer, que no varón, no sería ni sacerdote ni obispo”.

“¿Que si le pareció mal mi sugerencia personal? Pues yo creo que no. Es posible que les pareciera peor a los participantes –sacerdotes y aún laicos y laicas- en la celebración eucarística. Se limitó a decirme con sencillez y humildad que “todo se andará”, y que todos y todas recemos por que el camino a recorrer  no resulte demasiadamente incómodo, con consideración y “respeto” al trazado  y reconocido en la Iglesia  como propio y específico del “devoto sexo femenino”.

        Sí, “¡Gracias por no ser mujer…!”

        Es parte de la letanía y de la praxis, de cuya programación, teología y pastoral está necesitada la Iglesia no solo para serlo de verdad, sino también, y de manera eficaz, para tener asegurada  su pervivencia sobre la faz de la tierra, como redentora respuesta  de salvación  y de vida para cristianos y aspirantes a serlo, entre los que las desesperanzas son tantas y notorias.

        Mi informadora, de nombre Mercedes, me adelantó que, en otra ocasión, le pidió al mismo obispo que tuviera a bien dejar en la sacristía, o en el palacio episcopal, el anillo, cuando celebre la santa misa porque, como joya, reluce tanto y llama la atención  al elevar la Sagrada Forma para ser adorada por los fieles, a quienes los distrae y  les” hace perder comba” litúrgica, además de religiosa. (El PAN se parte y reparte, pero no el ORO del anillo

        Sería de lamentar que la petición de inscribir en la letanía de acción de gracias a Dios por parte del obispo, la referente a la situación de mujer en la Iglesia  ni tuviera ni tenga cabida, imperando  el machismo revestido de ornamentos que se dicen “sagrados”, pero que rezuman paganerías por todos sus  poros, avalados además y ofensivamente “en el nombre de Dios”.

        El protocolo, es decir, la liturgia social, llega a ser mucho más santa, que la tomada al pie de la letra de los cánones, con sus respectivas, rutinarias, rituales y decretadas “bendiciones apostólicas”. Así lo testifica también “la fémina desobediente y contumaz” abulense cuyo nombre es Teresa, con sus apellidos Sánchez de Cepeda y Dávila.

59 comentarios

  • Monica

    Sobre la Iglesia qué se puede decir. Qué mujer, en su sano juicio, puede permanecer en una institución que la discrimina. Hoy aparece el informe del Defensor del Pueblo sobre pederastia en la Iglesia Católica, sin palabras … Y yo, sí he tenido pacientes con problemas derivados de ambos casos, con traumas serios en una edad en desarrollo en el caso de los niños.

  • carmen

    Porque, queridos todos, no tienen ni idea de la gente joven, increíble, con ganas de que el mundo mejore, que se está perdiendo la iglesia católica debido a esa cerrazón mental que tiene. No tienen ni idea.Y encima son los depositarios del mensaje auténtico de Jesús de Nazaret. Dicen .

    Es un sinsentido enorme. Hay que abrir esas cabezas. Espero que no se lea está expresión literalmente, como cuando dije al principio de la guerra de Ucrania que la única solución para que la guerra no se eternizara , a mí juicio, era que se abrieran as cabezas de los que iban a empezar la guerra. Claro, se leyó literalmente y…Me refiero a que hay que abrir el pensamiento a nuevas ideas, a aceptar otras realidades y eso no lleva consigo renuncia a lo que tú piensas, no. En absoluto. Es admitir otras maneras de ver las realidad. Pero claro. Si se está en posesión de La Verdad Absoluta, pues fácil no debe de ser.No sé.

    Que resuelvan en el Sínodo, sea lo que sea un Sínodo.Buen día.

  • carmen

    Hola Joséthomson.

    He leído tu contestación a   JuanA Vinagre.Te voy a pedir un favor.En el artículo que escribas, dedica un ratito a hablar de la gente de tu edad que tienes a tu alrededor, respecto de este tema, claro. Qué observas. Y qué explicación puedes dar a lo que has observado.

    Ya sabes que soy maestra. Llevo muchos años diciendo que el futuro está en la gente joven. Hay que saber cómo piensan y por qué así lo hacen.No hay manera de que me entiendan. Y no me refiero únicamente a la docena de escribidores. Aquí entra gente que no escribe. No sé cuántos, pero hay. Creo, diría que es gente mayor, como yo, incluso más. Gente que vivió una época ilusionadora en la iglesia. El concilio Vaticano II. Y piensan que la solución podría pasar por volver a los posicionamientos de algunos participantes en él. No lo creo. Porque el concilio es del principio de los años sesenta. Ha llovido desde entonces más que en el diluvio universal. Las cosas cambian.Hay que mirar a los jóvenes. Vosotros sois el futuro. Las cosas que dices , incluso las que no dices, las he escuchado muchas veces. Y en ambientes reflexivos que mágicamente de repente se forman en clase. Dichas de otra forma, porque no tenían ni tu edad ni todavía habían llegado a la universidad. Estaba claro a donde iba a conducir esa manera de pensar. Porque los adolescentes piensan. Y muy bien.

    Aquí has caído muy bien. Te ven como algo excepcional. Seguramente lo eres en muchos aspectos, no sé, no te conozco, pero en cuanto al tema que me interesa aquí, eres uno más de tu edad. Aunque vivas en otro país, aunque tú religión de familia o de país sea la Anglicana. Por favor. Quizás a ti te lean, te escuchen con interés. Has caído muy bien. Eres un chaval que ha pasado por la universidad, tienes inquietudes varias, te expresas bien, eres educado, reflexivo y por si fuera poco conocían a tus abuelos, o a tu madre, no sé.

    Por favor. No te quedes únicamente en lo que tú piensas. Una vez dicho todo lo que quieras, por favor, haz un recorrido mental y analiza un poco lo que ves a tu alrededor, trata de encontrar el por qué.

    Bueno, si quieres, claro.No sé si debo o no pedírtelo, pero ya está hecho. Gracias por tu paciencia y , ya sabes, buena suerte.

  • carmen

    Por eso te he preguntado creyente en qué? Me parece que crees en un montón de cosas. Parece imposible pero yo creo en la especie humana. En cuanto al matrimonio homosexual, ya lo creo que existe. Mi hijo y mi yerno piensan casarse en un año , como mucho dos. Estoy feliz. No sé cómo organizarán la boda, pero ya le he dicho que quiero una mesica para mis amigas. Lo vamos a pasar en grande. Y ya estamos. Madre, esto no tiene nada que ver contigo. Lo organizamos nosotros. Sí, si…le digo. Ya , ya… No sé si se vale el matrimonio religioso, diría que en la iglesia católica no. Pero, qué importa? No sé dónde está el problema en decir que eres homosexual, o blanco, o negro, o hetero, u hombre o mujer o… Es que no creo que eso sea una bandera, no sé. Yo soy mujer, hetero, blanca, maestra y de Murcia. 70 estupendos años, si no profundizamos demasiado. Y qué pasa por decirlo? No veo la bandera por ninguna parte. No sé.

    Mucha suerte. Da la impresión de que eres un buen muchacho.

  • carmen

    Bueno Román.Sabes de sobra como pienso. Solamente un apunte. No he dicho que  la causa de la agresión de Hamás a Israel sea por motivos religiosos. Es más. He dicho que es un asunto muy complejo.. Lo que si me parece, creo, pienso y opino es que el origen, el origen , del problema entre árabes y judíos hunde sus raíces en problemas religiosos. Vamos, lo tengo claro. La religión se ha utilizado como mecha incendiaria desde hace siglos. Nada nuevo. Ahora el mundo es muchísimo más complejo. No seré quién simplifique esta guerra a motivos únicamente religiosos.  Supongo que todavía se utilizará. No lo sé. Un abrazo.

  • Isabel

    Señor Thompson. He dudado mucho en si intervenir o no debido sobre todo a que toca usted muchos puntos personales que esos sí que dan lugar a desvíos. Aparte de que cada vez encuentro más sin sentido soltar opiniones que a nadie le importan. //No obstante diré algo, aunque pueda resultar inconveniente. //-Sobre la discriminación. Que usted no la vea no es que no exista. No la ve porque solo se fija en que hay obispas y médicas, o sea, que la situación del común de las mujeres no le interesa. Pero sucede que tenemos una gran disparidad de salarios. Se calcula que las mujeres ganan cerca de un 20% menos que los hombres por desempeñar el mismo trabajo y que no acceden en condiciones de igualdad a un puesto de trabajo, según datos de Eurostat. // Usted reniega de toda discriminación positiva, como los grupos que recurrieron al Constitucional la Ley Orgánica 1/2004, de 28 de diciembre, de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género por contraria a la igualdad. No sé si opinará como ellos que no existe la violencia de género. Pero lo cierto es que con independencia de cómo yo me “sienta”, los hechos, que son muy tozudos, reales y objetivos muestran que las mujeres necesitamos alguna de las discriminaciones positivas. Y si eso molesta a la creencia de que ya existe igualdad, se siente mucho. // Y luego está la discriminación sexista en el lenguaje… Y qué decir de los sesgos en juicios sobre violencia a las mujeres. Soy consciente de que esto con leyes solo no se soluciona, no puede usted hacer creer que con leyes igualitarias ya tenemos todo solucionado. // Sobre homosexualidad. Pensaba yo que la igualdad entre distintas opciones sexuales conllevaría el que fuese indiferente con quién nos acostamos usted o yo. Por eso no deja de chocarme, conozco más casos, el gusto por colocarse la etiqueta. En mi opinión, no muy favorecedor para conseguir la igualdad. //-Y sobre la edad. “Yo entiendo los prejuicios decimonónicos, sobre todo de personas ya mayores…” Creo no exagerar si digo que esto tiene una pretensión de superioridad basada en la juventud que me deja atónita. Le pido que especifique qué prejuicios son esos, no puede soltar esa frase sin más ni más estableciendo desigualdad entre mayores y jóvenes “evolucionamos” ¿como usted?

    • José Thompson

      Hola Isabel

      Te respondo con toda cordialidad. Quizá nos tomamos las cosas de forma personal porque las interpretamos como una provocación de los demás hacia nosotros, y, tal vez, intentando comprender las motivaciones de las otras personas para sus acciones nos resultaría más fácil dejar estas ideas autorreferenciales y aceptar que el mundo no gira a nuestro alrededor. No es mi intención debatir contigo, ni rebatir tus opiniones, en un comentario anterior tuyo hacías referencia a un mensaje mío, sin nombrarme, y contesté para dejar clara mi opinión emitida. Y siento que te molesten las referencias personales que he podido expresar, que según tu opiniónno tiene sentido y a nadie le importan”, aunque creo que estaban en un contexto de diálogo.

      No he dicho que no haya discriminación, digo que hay un ambiente que está propiciando que la igualdad sea un hecho sobre todo en las nuevas generaciones, porque están haciendo calado todas las iniciativas promovidas por los distintos organismo nacionales e internacionales. Yo crero que hay un cambio en la sociedad, que debe de normalizarse con un trato igualitario, no discriminatorio -ni positivo ni negativo-. Yo no conozco a obispas, sí a muchiiiismas mujeres compañeras y amigas, y en donde he estado no veo discriminación ni que se sientan discriminadas, evidentemente hay ambientes, aún muy numerosos,  en los que se discrimina a la mujer, como a otros colectivos también, y está la violencia de género como una realidad a erradicar. Evidentemente todo cambio social lleva su proceso y su tiempo, pero yo creo que estamos por el buen camino. El dato del Eurostar que incluyes es de 2016. El dato de la Ley Orgánica de 2004 no lo conocía,  el recurso es sobre que la ley suponga una tutela judicial efectiva y no discriminatoria, y que ayude a conseguir una igualdad real entre géneros que acabe definitivamente con la situación subordinada de la mujer en la sociedad, o algo así, yo ni entiendo de leyes y menos “españolas”, y nada tiene que ver con mi comentario. Ya he dicho que la violencia de género claro que existe, en unos países más que en otros, en Reino Unido la violencia doméstica y el abuso está incluído dentro del Plan de Acción de Violencia contra las mujeres y niñas (The violence against women and girls action plan). El Reino Unido ratificó hace unos años el Convenio sobre la violencia y el acoso en la OIT. Pero quién puede decir que no existe violencia de sexo, es un hecho.  La discriminación sexista en el lenguaje, yo creo que un idioma tan bonito como el español no es sexista, son las normas y los hablantes los que lo convierten en sexista, quizá el ingles sea más sexista que el español. Y a mi sí mi importan las mujeres, porque busco la igualdad y quiero que mis amigas, mis familiares y mis compañeras se sientan libres e iguales, perdona por la referencia personal, que tanto te molesta a ti, yo colaboro con otras muchas personas, muchas mujeres, en un proyecto para conseguir que las mujeres migrantes obtengan igualdad de oportunidades, que obtengan los mismos derechos y recursos. Tu parece que, por los comentarios que haces, no te interesa la discriminación que sufre la mujer dentro de la Iglesia Católica Romana.

      Sobre la homosexualidad, siento que te moleste que exprese mi condición sexual, dentro de un contexto dialogal y referenciado al tema que trataba. Y no es lo que dices “Pensaba yo que la igualdad entre distintas opciones sexuales conllevaría el que fuese indiferente con quién nos acostamos usted o yo. Por eso no deja de chocarme, conozco más casos, el gusto por colocarse la etiqueta. En mi opinión, no muy favorecedor para conseguir la igualdad.” El comentario es poco acertado y elegante, algunos lo podrían calificar de “homófobo”, y de verdad no quiero entra en discusión.

      Sobre la edad. No he mencionado ninguna superioridad de jóvenes sobre mayores, la edad no está en los años sino en la mente, eso nos lo debemos de aplicar. Dije que “hay prejuicios decimonónicos, sobre todo de personas ya mayores y que han vivido situaciones de discriminación”, es algo evidente y normal. Toda discriminación ya sea individual, en el trabajo, en grupo nos deja en una situación de suma vulnerabilidad pudiendo ocasionar graves daños en nuestro autoconcepto, en la autoestima personal y crear prejuicios. La discriminación también pueden ser heredadas de generación en generación, lo que llamamos en salud mental herencia transgeneracional.

      Creo que hablo mas o menos bien el español, y aunque me cuesta entender algunas expresiones o palabras que leo, creo que me expreso correctamente.

      Buena suerte.

  • carmen

    Si he entendido bien lo que has escrito, Román, tienes toda la razón.Los problemas son sociales.

    Pero es que la religión ha influido absolutamente en la sociedad.A ver ahora qué se hace.Únicamente hay que leer noticias y ver imágenes de la guerra entre Israel y Hamás, o palestina, o mundo árabe. O equilibrio de bloques.Nada que ver con la guerra entre Rusia y Ucrania.A ver ahora qué.La religión tiene una fuerza enorme. No es nada nuevo. Y, sabes qué? He cambiado de opinión con respecto a la política de mi país. Bendita amnistía. Y a Puigdemont que lo zurzan. No me apetece nada que mi país caiga en una espiral absurda por un tahúr chiquilicuatre. Insisto. Que lo Zurzan.

    A ver ahora qué hacemos con las religiones. Con la posesión de la verdad. Con las mujeres no, con los homosexuales tampoco, con los divorcios tampoco, con … tampoco.El mundo es una fábrica de ateos. La gente de paz, no tiene otra que volverse atea.Un abrazo  

    • Román Díaz Ayala

      Vale, pero tienes que relativizar lo de que la religión ha influido absolutamente en la sociedad.

      Veamos,  Primero: a estas alturas nadie puede afirmar con argumentos de peso que  los sucesos en el Estado de Israel obedecen a una guerra religiosa, ni los alineamientos hacia uno u otro protagonista del conflicto sean por motivos religiosos,aunque la religión esté presente en sus culturas y sociedades.

      Segundo, el uso que haga de argumentos religiosos a favor o en contra de una mayor relevancia de la mujer en las comunidades religiosas, sólo son una respuesta o reacción a un cambio civilizatorio, que hace ya mucho tiempo se ha secularizado en occidente, un pensamiento que ya no se construye desde el siglo XVI europeo con autonomía con respecto a la religión ( la cristiana)

      Tercero: La credibilidad de la religión ha sido sustituida por la credibilidad en la ciencia. Hasta los más firmes “confesionalistas”, se apoyan en argumentos “cientificistas” antes que teológicos o de la “Tradición” con la presunción, para mí equivocada, de que sus argumentos van a tener así mejor acogida. Y eso en temas como el feminismo, la sexualidad, la eutanasia, el aborto, etc. Creen que juegan con las cartas del “adversario”.

  • Román Díaz Ayala

    Al periodista Antonio Aradillas no se le escapa que el tema que el tema intitulado “Gracias por no ser mujer” está en el candelero de nuestro momento sinodal, así que el tema del artículo versa sobre la condición de la mujer en la Iglesia Católica Romana. Me gusta adjetivar lo de Romana, porque ya no es tan universal, sino la forma de organizarse doctrinal y disciplinariamente esta confesión cristiana a la que pertenezco.

    Aradillas parte de un reproche manifestado por una mujer de nombre Mercedes tras la homilía de su obispo durante la celebración de una eucaristía, que por su condición de mujer no tenía acceso al sacramento del orden y recibiendo del obispo la respuesta de “todo se andará”. Muy sinodal el contexto.La anécdota, de la que no tengo por qué dudar de su veracidad y no un recurso redaccional del periodista, le sirve para sacar su mordiente: lo alejada que está la programación teológica y pastoral de la posición que debería ocupar la mujer en la comunidad salvífica eclesial, y añadiendo luego que la sacralización del machismo rezuma paganería.

    Siempre que me topo con este problema-tema y con otros dentro de lo específico de la “sociedad eclesial”, veo que se le trata de ángulos muy lejanos entre sí, como problemas nacidos de la comunidad misma y no en su contexto social e histórico.

    El patriarcado fue un concepto acuñado por la antropología cultural que describe una organización social primitiva en que la autoridad se ejerce `por un varón jefe de cada familia, extendiéndose ese poder a los parientes aun lejanos del mismo linaje. Quienes hemos estudiado la Biblia del Antiguo Testamento tuvimos que familiarizarnos con estos conceptos y los relativos a los diferentes roles de las mujeres. La revelación divina se inició históricamente en  medio de todo lo primitivo de aquel ambiente cultural, y así fue  hasta Jesús.

    Somos un producto civilizatorio con unas bases greco-romanas y judeo-cristianas extendida ahora por efecto de la mundialización a todos los rincones. Otras civilizaciones, por ejemplo: la islámica, la china…están produciendo un intercambio cultural que pone a  prueba todos nuestros valores, que están siendo revisados en lo que tienen de comunes y de distintos, no sin conflicto.

    Es saludable saber contextualizar las dimensiones reales de los problemas que asoman a propósito del Sínodo, y sus naturalezas, que no son simplemente eclesiales.

  • carmen

    Estás seguro de que no eres creyente? Creyente en qué exactamente?

    Esa es mi eterna pregunta.Diría que no sabes qué pueda ser o dejar de ser Dios. Pues bienvenido al club. Así ha montoooooooones de personas. Montoooooooones. Y nos llaman no creyentes. Pues bueno. Ni falta que hace serlo.No sé.

    Y el tema de la homosexualidad y el del matrimonio entre personas del mismo sexo, es batalla perdida, a no ser que se revisen muchas cosas. Pero de la doctrina. Porque la homosexualidad es algo repugnante a los ojos del Dios de los judíos. Y de los cristianos. Va contra natura . A no ser que se diga oficialmente lo contrario. Digo oficialmente. No que a los homosexuales, graciosamente se les tolera. Y que, si, si, bendecimos su unión pero…

    En fin.Sencillamente te interesa el tema del cristianismo. Tienes formación. Crees que Jesús es un hombre grande, no sé si lo consideras o no Dios, eso es lo de menos. Y hay muchas cosas que tú cabeza no puede entender y te autoexcluyes. Eres , para mí, el prototipo de personas joven, con inquietud en, no sé qué palabra elegir, tengo un problema con las palabras.

    Y el que se enfrenta a problemas en edades tempranas, madura antes. No hay otra .No estás solo, hay montoooones como tú, pero, a diferencia de ti, han tirado la toalla en temas de la iglesia. Eso es algo que viene sucediendo desde hace muchas décadas.Llevo años pensando. Años. Es un callejón sin salida. Bueno, con salida, pero no es tan sencillo. En absoluto. No lo es.

    He leído a Pikaza. Un clásico, como dice Ana. Pero, no sé. Algo de él no me encaja del todo, en algún tema en concreto.Mucha suerte.

    • José Thompson

      Hola Carmen.

      Me refiero a creyente en una religión. Soy creyente de que las cosas que suceden por una razón y cada etapa de la vida es un aprendizaje. Muchas veces nos topamos con ciertos sinsabores, pero son lecciones de vida que nos sirven simplemente para tomar un impulso y descubrir nuevos horizontes.Y creo en las personas porque siempre hay algo de positivo en cada una de ellas, por mucho que nos puedan defraudar.

      Igual te apetece leer un articulo titulado: ¿Es diferente el cerebro de los creyentes del de los no creyentes?. es de la BBC:

      https://www.bbc.com/mundo/noticias-49475197

      Sobre el matrimonio (religioso)y la homosexualidad pues es algo que ya existe, y además a mi no me preocupa. A el Jesús de Salvador Santos me gusta, no se lo digo porque me gusta debatir, y tengo muchiiisiimas dudas a nivel histórico.

      Un abrazo.

  • carmen

    Lo séLo sé, Joséthomson, lo sé.Es una desviación, no sé si típica o sencillamente una desviación. Cosas de la edad.Sorry.

  • carmen

    Acabo de leer un artículo aquí donde habla de la economía de la ciudad, del estado de El Vaticano. O sea, de la iglesia católica como empresa.

    Pues ahí, justo ahí, deberían de contratar un grupo de mujeres, honestas en el aspecto económico, que se propongan organizar económicamente a la iglesia. Nada de monjas. Nada de de mujeres dedicadas a la iglesia, no. Para eso ya tienen a una monja joven, la segunda del dicasterio para la vida consagrada, supongo que con su director espiritual correspondiente.

    Un grupo de mujeres, con licenciaturas, másters y demás en gestión y dirección de empresas. Habría que elegirlas bien. Que no militasen en ningún partido político, y opcional que fuesen o no católicas. Eso da igual.

    Su estraccion social, pues normal. De una familia normal. Lo normal es tener que hacer números para llegar a fin de mes. Que supieran el valor de un peine.Y por supuesto, sabiendo que carrera eclesiástica pues no, porque como son mujeres…

    Bueno. En unos años darían la vuelta al tema. Porque es imposible que la ciudad de El vaticano tenga perdidas. Por favor. Si hay quienes dicen que es un paraíso fiscal.Lo que dice Eloy. Ver los gastos. Deben de ser tendiendo a infinito. O incluso más allá.Y gestionar como dios manda una empresa tan inmensamente grande, tan enorme como la iglesia católica.

    Ahí no habría problema, no serían sacerdotisas ni nada de eso.. solamente gestoras . Verían ustedes el valor de un grupo  de mujeres honestas, económicamente hablando. Tenemos un sentido práctico descomunal. Cosas de la evolución. Y ahora nos permiten estudiar en las universidades, como a los varones… genial.Podría ser una solución, merecería la pena intentarlo. Eso sí. Nada de sacerdocio ni carrera eclesiástica, ni tampoco que perteneciese a una congregación de esas femeninas. De eso cero.Y a gestionar. 

  • José Thompson

    Hola, sigo pensando que seguimos desviándonos del tema del artículo de Antonio Aradillas, que está relacionado con la mujer en la Iglesia Católica Romana. Desviarse del tema que se está tratando, o  captar algo diferente a lo que el emisor quiere  transmitir no ayuda a un debate constructivo. Quizá podríamos centrarnos en el objeto a debatir y dejar otras cuestiones, que aunque pudieran estar relacionadas no es el momento adecuado para transmitir, que aunque siendo cierto, no toca. Y voy a responder a algunos mensajes directos e indirectos que se refieren a mis opiniones vertidas en este hilo. 

    • José Thompson

      Isabel, conviene citar correctamente la declaración del obispo anglicano Robert Innes en el contexto en el que fueron realizadas. Se puede estar en desacuerdo con lo que expresó, yo lo estoy, pero no es serio extraer o salirse del asunto o circunstancias de las que se trata para referirse a otra cosa que no tiene relación.

      El obispo se refería  a las  complejidades asociadas con la identidad de género,el proyecto Living in Love and Faith -LLF-, derivadas de las leyes de género del gobierno británico:  hace que se exploren las complejidades del matrimonio asociadas con la identidad de género y apunta a la necesidad de una atención adicional y reflexión para entender  puntos en común y diferencias como personas creadas a imagen de Dios. Y no hace diferencias entre hombre y mujer, tampoco define al hombre.

      https://www.dailymail.co.uk/news/article-11000401/Church-England-woman-decide.html

      Siendo objetivos varios puntos: ¿existe discriminación por razón de sexo para ocupar puestos  de responsabilidad eclesiásticos en la Iglesia Anglicana?. No. ¿existe en la Iglesia Católica Romana?, Sí. El número de mujeres presbíteros  en porcentaje superior al de los hombres.  La diferencia con el catolicismo es que esta  limitado por un clero envejecido y únicamente masculino, donde incluso como laicas las mujeres se consideran sub-representadas en los espacios de toma de decisiones. ¿La Iglesia Anglicana respeta las leyes de igualdad de género? Sí, ¿las respetas la Iglesia Católica Romana? No. Hay diferencias en cuanto a la evolución de ambas comunidades religiosas y cristianas. No comparo otras cuestiones, ni a nivel social entre países o norte y sur. En otro ámbito,  yo no soy anglicano por varios motivos, el primero: porque no soy creyente, el segundo: y referido a la Iglesia de Inglaterra,  porque soy homosexual y no se me trata con  igualdad, entre otras cosas en lo referido al matrimonio, por mucho que se hayan buscado un apaño con las bendiciones en matrimonios civiles. Diferente postura es la de la Iglesia Anglicana (Presbiteriana) de EEUU que sí acepta no sólo los matrimonios gays, también el acceso a puestos presbiterales. También digo que la Iglesia Anglicana ugandesa apoya las leyes de ese país que condena a muerte a los homosexuales y persigue a otras confesiones religiosas. Sobre mi opinión de la discriminación en la sociedad hacia la mujer, pues me reafirmo en que  los avances son tan notarios y positivos que no percibo tanta discriminación, las leyes progresistas han hecho su efecto en las nuevas generaciones y se avanza en la educación de las familias, y lo de “igual condición” no es una expresión clasista es generacional, tanto en Reino Unido como en España veo igualdad en la universidad y en las relaciones laborales, en el Máster en Madrid, eran de mayoría aplastante el numero de mujeres que de hombres, igual el profesorado, la directora de mi TFM fue una profesora, en el hospital la doctora con la que estoy es mujer. Voy a decir más como homosexual tampoco me siento discriminado, por eso no quiero discriminación positiva, porque ello significaría que aún existe discriminación y hay que crear mecanismo para que no sea así, si hay igualdad no hace falta. El ser humano y la sociedad es Evolutiva.  Yo entiendo los prejuicios decimonónicos, sobre todo de personas ya mayores y que han vivido situaciones de discriminación, Reino Unido como en España, la lucha de la mujer por sus derechos y la persecución sufrida,  en los homosexuales  la perversidad social y legal  contra personas como Alan Turing, entre otros muchos. Mi bisabuela, la madre de Javier, fue una luchadora por los derechos de la mujer, vio asesinar a su padre durante la revolución de Asturias, lucho contra el fascismo de Franco en la Guerra Civil de España y de Hitler en la Segunda Guerra Mundial, y criticó al comunismo soviético durante el resto de su vida, participó en el movimiento por las extradición y el enjuiciamiento por crímenes de Pinochet, hizo huelga de hambre con otros compañeros en Westminster. Hay que seguir luchando por la igualdad, sin duda, queda muchiiiisimo.

      Ana, yo estoy de acurdo en lo que dices sobre el sacerdocio y el poco interés que suscita si no se replantean otras cuestiones más cruciales dentro de las distintas iglesias, por eso hacia referencia a un artículo de Xavier Picaza sobre el la importancia del sacerdocio  como pueblo cristiano, como  pueblo sacerdotal, al sacerdocio orgánico.

      https://www.religiondigital.org/el_blog_de_x-_pikaza/Sacerdotes-cristianos-creyentes_7_2138256172.html

      • ana rodrigo

        Querido José, qué suerte hemos tenido en atrio de contar con tu persona, tus cualificadas aportaciones y tu madurez desde tu juventud.

        Nota; para quienes participamos en atrio, Pikaza nos es muy conocido como referente teológico de alta cualificación, sancionado por la jerarquía católica hace muchos años y “rehabilitado” recientemente por el obispo de su diócesis, es decir, invitado a unas jornadas de teología organizadas por el episcopado. Para quienes no hayan leído el artículo que nos propones en el enlace se lo recomiendo.

        Un abrazo

      • Juan A. Vinagre

        ¡Hola, José!  Me interesa leerte. Tienes rigor -y lucidez- en tu exposición, aunque -como es lógico entre nosotros, humanos- no siempre sea posible coincidir. Cada uno ve-interpreta desde su factor humano más íntimo, desde su formación, desde sus experiencias y desde su capacidad de sentido crítico más o menos fundado.  Pues bien, concretando, me voy a detener en tu afirmación: “yo no soy creyente”.  Cada vez me tomo con más calma expresiones así, y más en tu caso, porque pareces una persona solidaria, amiga de hacer bien desde tu profesión y fuera de ella. Si es así, como parece -tienes muy loables antecedentes en tu familia-, permíteme clasificarte entre los “cristianos anónimos” que encajan bien con la realista, sabia y flexible, parábola de la evaluación final: “Venid, benditos”. Esos benditos que “ni lo conocían”…  Según esta parábola, hacer el bien en nuestro entorno -que es una forma “laica” de amor- es el principal criterio de discernimiento y de aprobado. En esta parábola del gran Mensaje del Reino hay una “buena nueva” fundamental, genial, muy innovadora, laica.  (¡Ojo, pues, a los doctores y jerarcas que enseñan y mandan e imponen o excluyen demasiado!)  El servicio -que tanto inculcó Jesús- también es una forma de hacer y de tratar bien…

        Por eso, comparto las palabras del gran creyente Mounier. “En el futuro los hombres -y mujeres- no se dividirán según crean o no en Dios, sino según estén o no del lado de las víctimas”.

        Como una nota al margen, añadiría esta pregunta, si me lo permites: ¿El no creyente debería pensar en si, con su visión del mundo, priva de sentido al gran universo y sobre todo al ser humano, buscador incansable de sentido…?  De un sentido que no frivolice la vida o la reduzca a solo un breve pasar de largo o a dar culto a ídolos, sacrificando…  Racionalmente me parece que la opción agnóstica es más razonable. (¿Acaso tú te inscribes en este apartado?) El agnóstico es un buscador en espera…   Pero si “no ser creyente” significa negar a Dios, ¿no equivale a  negar lo mejor de nosotros? ¿Proclamar la “muerte de Dios” no es también proclamar la muerte del hombre-mujer?  Me gustaría saber tu opinión, José. Si no es abusar… (A lo mejor algún día hablamos de la “bonita  lengua española”, que es muy madura y muy bien elaborada.)  Un abrazo

        • José Thompson

          Hola Juan Antonio.
          Muchas gracias por tu comentario, para mí es muy interesante leerte, me aporta conocimientos nuevos. Permíteme que no responda a tu pregunta, porque lo voy a hacer en un artículo, un hilo nuevo, al respecto de la pregunta que me hacía Carmen y que tu me planteas. Es una acertada sugerencia de nuestro moderador Antonio Duato.
          Un abrazo.

  • carmen

    Perdón. Es superior a mí no decir esto.Lo que plantea , al menos, el título del artículo no es el ‘ tema’ de la mujer en la iglesia católica, apostólica y Romana.De eso nada.Habla de una oración que recitaban los judíos en tiempos de Jesús. No sé si ahora también. Por eso los comentarios han ido en esa dirección. Ahora bien. Si a lo que se quiere llevar el tema es a decir que la iglesia católica en estos momentos, en un Sínodo,  que ni siquiera qué es exactamente porque para mí era una reunión de obispos y por lo visto no es así, hay quienes quieren que se escuche la posibilidad de que mujeres tengan acceso a no sé qué exactamente dentro de la iglesia, sorry. Me da un poco igual. No solucionaría nada si las sacerdotisas fuesen formados exactamente igual que los sacerdotes. El hecho en sí mismo de ser varón o mujer, no va a solucionar nada. Es cuestión de formación. No es cuestión de yo puedo confesar o consagrar igual que los varones. Pues claro que puedes, otra cosa es que te dejen. La cuestión es por qué no te dejan.Y ese es el menor de los problemas que pueda tener la discriminación en la sociedad por el hecho de ser mujer. Lo que ha llevado a los judíos en tiempos de Jesús de dar las gracias a Dios por no ser mujer. Luego viene de antes de los tiempos de Jesús.

    Pero si se va a centrar el debate en la mujer católica, no sé cómo decir. Buenas noches.Sean hombres o mujeres. Iba a escribir otra cosa, pero mi educación puritana de mujer de 70 años, me lo impide. Y me gusta que me lo impida. Mi mirada está puesta mucho más allá del lenguaje.Pues eso.  

  • Isabel

    ¿Qué es una mujer? La respuesta provino del Dr. Robert Innes, Obispo anglicano en Europa y jefe de la Comisión de Fe y Orden, quien dijo que “no hay definición oficial, lo que refleja el hecho de que hasta hace poco las definiciones de este tipo se pensaba eran evidentes…2022 // ¿Cómo se puede hablar de si hay o no discriminación por sexo en una institución cuando esta desconoce qué es una mujer? El caso es que  seguro que para el señor obispo sigue siendo evidente qué es un hombre y para él tiene definición. Primera discriminación pillada al vuelo. Y bien traído el primer comentario del señor Valderas cuando se hace necesario recordar lo evidente. //A mi parecer, desvío es saltar de la discriminación en la Iglesia a: entre mis amigos y personas de “igual condición” no hay discriminación por lo que “toda discriminación “positiva” sobra y es injusta y contraproducente pues genera discordia y enfrentamientos.” Demasiado salto por haber dicho AD que también en sectores laicos se excluye a las mujeres, y que corresponde a más de lo mismo: todo el mal está en la Iglesia Católica (Romana, faltaría más) y fuera y Iglesias reformadas y tan avanzadas, todo bien. //Pero mire usted, no entiendo cómo es que con esas religiones, educando igual a hombres y mujeres, la influencia social es nula. Ya sea el norte de Europa, Suiza o donde mire violaciones, maltrato, asesinatos a mujeres en todas partes. Vamos, que responsable no es el Vaticano ni la Virgen María. Más bien personas que niegan que exista discriminación por sexo y por tanto sexismo, que es una forma de discriminación, con todo lo que eso acarrea en la socialización de hombres y mujeres.

  • ana rodrigo

    “Tu verdad no, la Verdad; y ven conmigo a buscarla. La tuya, guárdatela”. Antonio Machado #sabiduría #verdad. Sigamos escuchándonos.

    • ana rodrigo

      Juan A. Vinagre, describes perfectamente la clave del porqué la Iglesia católica sigue siendo hija de otros tiempos remotos, porque, como dices, sacraliza conceptos relativos a otros tiempos y culturas. Y, esta sacralización convierte a unas culturas y/o costumbres en algo intocable de por vida, como si fuese obra de Dios (así lo creen ellos y mucha gente).
      Con una trascendencia social muy importante, que consiste en que es la Iglesia la que se ha anclado en otros tiempos y culturas y, viceversa, nuestra cultura occidental social patriarcal echa sus raíces en esos otros tiempos debido a la socialización de la religión durante siglos y siglos, hasta que, no hace tanto tiempo, la sociedad civil se ha emancipado de la religión. Así que, en este momento, o la Iglesia se actualiza, o seguirá fuera de juego en este y otros temas.
      Una cosita más, Juan A., sobre lo que dices de lo atribuido a determinados santos como fake news, me estoy acordando que hace más de 20 años hicimos un trabajo de investigación con un grupo de alumnos y alumnas sobre el feminismo y recuerdo que sí constatamos la veracidad de estos dichos que yo he puesto y otros muchos. No puedo decirte cómo ni dónde, porque mi memoria en estos momentos está muy deteriorada. Pero sí acreditamos que era cierto. Desconozco si nuestras fuentes también eran falsas, no lo sé. Lo hayan dicho santos o no santos, la historia sí constata la desigualdad de las mujeres en esos mismos conceptos. Esto en cuanto a la sociedad occidental, otras sociedades han encontrado otras razones que algunos de los libros que he citado esta mañana, lo explican lo acreditan pero que muy bien. (Es que he leído tanto sobre este tema…
      José Thompson, argumentas perfectamente el porqué la Iglesia ni siquiera sigue lo escrito en el NT, tú pones una cita de Pablo de Tarso, aunque a Pablo se le atribuyen otras cosas que se contradicen totalmente con esta cita de Gálatas; yo añado que ni siquiera sigue el ejemplo de Jesús con respecto a las mujeres. Tampoco cumple con lo afirmado sobre la igualdad de todos los seres humanos en la Declaración universal DDHH, y de tantos organismos internacionales. La teología la hicieron exclusivamente los hombres, ninguna mujer,  y, por tanto, la hicieron para los hombres. Me refiero, en este caso concreto del sacerdocio, a la interpretación de la última cena de Jesús donde ellos vieron la creación del sacramento del sacerdocio, con una exégesis patriarcal. Después ha venido otro tipo de exégesis más válida que aquella porque no echa fuera fuera a las mujeres como seres inanes, peor como si no fuésemos seres humanos con la misma dignidad para lo sagrado como los hombres se han adjudicado. Pero lo primero ya está instalado como verdad única y absoluta. Y así siguen defendiéndolo algunos.
      Lo que pasa es que, a mí y a muchas mujeres que pedimos la igualdad de las mujeres en todos los ámbitos, no nos interesa el tipo de sacerdocio tal como está concebido, al estilo de los sacerdotes de otras religiones de aquel tiempo. Por mucho que digan que su misión es servir a los demás, en realidad son como unos funcionarios sagrados que administran los sacramentos y le dicen a la feligresía cuál es la voluntad de Dios, es decir, como portavoces de Dios.
      Así que, sigamos dialogando y escuchándonos con respeto a los y a las demás.

       

  • José María Valderas

    Vamos a ver si separamos la información del ruido. El ruido, estruendoso, es el del maremoto que podríamos ejemplificar en el ministerio de la igualdad español, con su programa. La información es el estudio sereno del papel de la mujer en la vida –ciencia, sociedad, religión– occidental. Existen volúmenes enciclopédicos, programas de investigación, monografías de todas y cada una de las Women in science. Existen volúmenes enciclopédicos, programas de investigación, monografías de todas y cada una de las Women in Politics and Society. Dígase lo propio de las Women in Church. Lo dejo en inglés porque la bibliografía está predominantemente en ese idioma.

    Históricamente ha existido una discriminación de la mujer en todo ese espectro. Por decirlo llanamente, ha llevado las de perder. Incluso en nuestros días. Se admite sin musitar que una mujer se lleve el Nobel de medicina, pero se es más renuente a otorgarle el de física. No digamos el premio Abel. Discriminación que se hace todavía más inquietante cuando se suma la raza. ¿Cuántos negros? Lo mismo cabe predicar del sector de la política y gobierno. Aunque este ámbito parece cada día menos problemático, incluso con tendencia a invertirse la trayectoria. Pero, ¿qué decir de las Women in Church? In Catholic Roman Church? No voy a entrar en lo que hacen confesiones separadas de Roma. La doctrina católica se funda en el evangelio interpretado a lo largo de la historia de la Iglesia, con sus declaraciones conciliares, la principal de las cuales es el resumen de su enseñanza recogida en el Credo de los Apóstoles. Por mucho que se quiera retorcer el significado, en realidad corregir la Escritura, el Dios de los católicos no es Madre, es Padre. Lo que habría que estudiar y profundizar es en qué sentido es Abba, Padre. En cuanto Dios es acto puro. Por tanto, la caracterización le viene de las palabras de Cristo. Propio de la obra de Cristo es su carácter sacramental. Siendo Cristo sacramento fontal. De él dimanan los sacramentos que instituyó. Desde san Agustín se viene defendiendo la condición causal de los mismos. Debemos pasos importantes en su interpretación a Hugo de san Caro y, en particular, a Tomás de Aquino. Condición causal quiere decir que son causas de salvación.

    Existe un sacramento de introducción, que es el bautismo, que confiere al que lo recibe, con la gracia, el don de la profecía, del sacerdocio y del magisterio. A ese sacerdocio se le llama común, porque es compartido por todos los bautizados. En cambio, el orden sacerdotal, o sacerdocio de los ungidos por el obispo, no es común. Es de los “llamados” para ocuparse de manera especial de la viña del Señor. Las confesiones alejadas de Roma pueden alegar una interpretación particular o múltiples de la Escritura y de la Tradición. Pero, en cuanto alejadas de la Confesión Católica, es decir, de su Credo y su moral, no sirven de guía, ni de orientación, pues parten de principios (doctrinas) radicalmente distintos. Pretender que la Iglesia Católica imite la deriva seguida por esas iglesias es desconocer la naturaleza de la Iglesia. Vale eso para interpretar el papel de la mujer en los ministerios, entender la transubstanciación, la confesión de los pecados o la indisolubilidad del matrimonio. Del carácter democrático o jerárquico de la Iglesia Católica se ocupa la eclesiología, la eclesiología católica. No podemos acercarnos a su interpretación desde prenotandos o perspectivas alejadas de su naturaleza y constitución. No podemos acercarnos al mundo cuántico desde la óptica newtoniana. Son dos mundos distintos. Aunque en este caso al menos son complementarios, lo que no ocurre en el primero.

  • José Thompson

    La participación de las mujeres en la vida de la Iglesia Católica está lejos de ser plenamente efectiva. Ojalá sea una cuestión abierta. El progreso de la sociedad civil, donde las mujeres asumen cada vez más papeles de responsabilidad, podría dictar la necesidad de un cambio, no entiendo las renitencia,  no se trata de una cuestión de más o menos democracia, porque la Iglesia/s en general  no parece que quieran ser una democracia, la participación de las mujeres en la Iglesia son de naturaleza teológica, como bautizados  sean hombre o mujer, se convierte en parte de la Iglesia, en un miembro con derechos y deberes, o no?, ninguna desigualdad por razón de la raza o de la nacionalidad, de la condición social o del sexo, o no es lo que dice “Ya no hay judío ni griego; no hay esclavo ni libre; no hay varón ni mujer; porque todos vosotros sois uno en Cristo Jesús” Gálatas 3:28. No parece que deba haber diferentes teologías ni medida para hombres o mujeres, tienen el  derecho inalienable a participar plenamente en la vida de la Iglesia debido, como antes dije, por el bautismo. Tampoco parece que esa imagen que tenemos los no católicos de la mujer  arcaica y angelical, sometida y silenciosa, sea real, hay grandes mujeres protagonistas en la historia de la Iglesia Católica, muchas a pesar de serlo con todos los impedimentos que ello conlleva.

    Otra cosa que no entiendo, ya se que no entra en el tema a debatir, es el celibato.  A pesar de que los mismos apóstoles y los primeros Papas fueron en su mayoría hombres casados y con familia, el Concilio de Nicea en el año 325 impuso por primera vez el Celibato en el Sacerdocio, sería a partir de ahí una desafortunada prescripción que causaría innumerables problemas a la Iglesia Católica, que sigue sin derogarlo. Todas las derivaciones psicológicas y de salud mental, muchas de ellas patológicas, me las guardo para otra ocasión en donde se trate el tema.

  • Carmen.

    Ok Entendido.Pero el problema no es sólo en el catolicismo.

    Respecto al tema  en la iglesia católica es todo tan obvio que no tengo nada que decir. Me encanta Spong. Pero él solo es imposible que pudiera hacerlo. Tenía a muchos de su iglesia detrás. Así que, adelante. Que hable la iglesia.

    También recuerdo las críticas que recibió. Por la parte católica , a tope.

  • Juan A. Vinagre

    Algunas de las citas, tan negativas sobre la mujer, atribuidos a santos como Juan Crisóstomo etc., a mi juicio, manifiestan que todos -cristianos incluidos- somos hijos de nuestro tiempo, de la cultura de nuestro tiempo. Y por ello también los cristianos tenemos una parte de nosotros sin evangelizar. La cultura en algunos aspectos nos ha modelado tan profundamente que nos ha reducido mucho la capacidad de pensar con sentido crítico.  Esto ha ocurrido en las sociedades y en las religiones. En este caso la valoración de la mujer se ha minimizado tanto que, en algunos aspectos, la misma mujer se lo creyó,  y redujo sus propias posibilidades, por lo que, al sentirse “menor”, buscó-aceptó protección. Por otra parte, el “homo macho”, que quizá por inseguridad y afán de poder necesita dominar -su mayor poder físico se lo sugiere-, exige sumisos -hijos y mujeres-.  Por eso -al menos en parte- se elaboraron normas sociales de sumisión patriarcal…  Normas que con el tiempo se fueron ampliando…, pese a que se fundaban en conceptos falsos, aunque transmitidos como veraces e indiscutibles. Las actuales “fake news” son práctica muy vieja. Solo que hoy, descubiertas, se las cuestiona, al menos, por una minoría.-Antiguamente -y más hoy-, cuando la mujer toma conciencia de sí -y se libera interiormente de normas que la someten- cuestiona ese orden de valores. Solo un ejemplo muy antiguo: Antígona…  Modernos hay muchos ya.

    -Volviendo a las “normas” culturales, el hecho de que ya desde el Génesis se culpe a la mujer del origen del mal -el Génesis refleja la cultura de su tiempo-, a mi juicio, no es más que un indicador, creado por el hombre, para no aparecer él como un ser débil que cede fácilmente ante la tentación…, (Sin pensar que al ceder ante la mujer, ésta se revalúa y él se rebaja.)  No sea que pierda su “estatus” superior. El “patriarca” siempre tiene razón.   (Estoy hablando en general, pues ha habido excepciones en casi todos los tiempos…)En suma, que -queramos o no- todos, incluido el mundo de las religiones, somos hijos de nuestro tiempo. Por eso, hombres tan inteligentes, como Aristóteles, Flavio Josefo, Juan Crisóstomo, Agustín de Hipona, Shakespeare etc, etc. dijeron lo que dijeron sobre la mujer…  La Iglesia católica también es hija de cada tiempo…, y por vivir y pensar dentro de un paradigma estático sacraliza conceptos relativos, hijos de sus tiempos y culturas. 

    -Pues bien, mientras no tome conciencia y acepte esta realidad histórica, que la condiciona inevitablemente, no será capaz de liberarse de las “ataduras” del tiempo…  Pese a todo, podemos confiar en la liberación de las cadenas de cada tiempo. Cuando avancemos en la toma de conciencia de la verdad (igualdad hombre-mujer; como personas somos totalmente iguales), esa verdad nos hará libres…, venga de donde y de quien venga.  Digo de dónde y de quién venga, porque el Espíritu no se pone fronteras: sopla y sugiere en todas las partes…

    -Otro tema: Esa oración, de la que nos habla Isabel, no es cristiana; más aún, transmite un concepto falso -demasiado V. T.- de Dios. Me parece que la mujer en sus entrañas está más cerca de un concepto auténtico de Dios y del Evangelio, pues tiende -tiende en general- a concebir su función como un servicio, más que como un mando. En este sentido, tal vez sería más “correcto” decir: Gracias por ser mujer.  (Con estas palabras no os quiero encumbrar demasiado, porque como nosotros los hombres cuando las liáis, también vosotras la liáis gorda. Perdón.)

  • ana rodrigo

    Tenemos la suerte de que, en no muchas décadas, se ha publicado mucho y de alto nivel de conocimiento e investigación. Yo he mencionado muchas veces aquí el libro “Cuando Dios era mujer” de Merlin Stone,; Muy bueno también “Prehistorias de mujeres” de Marga Sánchez Romero, profesora de la universidad de Granada. Otro, “ El hombre prehistórico es también una  mujer” de Marilène Patou-Mathis. Almudena Hernando, profesora de la Universidad Complutense de Madrid, yo he leído uno impresionante que se titula “La Fantasía de la Individualidad”  Sobre la construcción sociohistórica del sujeto modernos, un libro extraordinario. En fin, hay tanto escrito, que lo dejo aquí. Aparte, hay muchísimos artículos, muchísimas conferencias que, quien diga que no sabe nada sobre el tema que estamos tratando, tiene muchísimas posibilidades de ponerse a día, porque cada vez hay más fuentes de información.

  • José Thompson

    Yo creo que estamos, en cierta manera desviandonos del articulo de Antonio Aradillas, que es la discriminación de la mujer católica romana, y claro, es evidente que hay discriminación en otras religiones, pero hoy toca esto,  y es lo que hay que solucionar, lo contrario es dispersar el mensaje y echar balones fuera, ¿es así como se dice?. Evangélicamente hablando “por qué miras la paja que está en el ojo de tu hermano, y no echas de ver la viga que está en tu propio ojo”. Pues ahí, opino, que debemos debatir.Un abrazo.

    • Antonio Duato

      Totalmente de acuerdo, José! Y creo que el camino iniciado por otras instituciones seculares y otras iglesias cristianas es el que más tendríamos que tener en cuenta respecto a las dificultades de que el gran trasatlántico de la ICAR (¿os acordáis los antiguos?) cambie de rumbo, pero de la urgencia y posibilidad que lo haga también. El caso de la ICA (Iglesia Católica Anglicana) es especialmente significativo. Hombres como J.S. Spong, desde antes y después de ser obispo, emprendieron una camapaña para la revisión de la teología y dogmas, pero. con amor a su Iglesia (la episcopaliana que está dentro de la comunión anglicana), se empeñó en reformarla e introducir a las mujeres en el servicio prebiterial y episcopal. Tardó años pero, a pesar de resistencias, logró verlo admitido por todos antes de morir.

      Fortaleza cada vez mayor en la convicciones (fe religiosa o laica) profundas, claridad en las expresiones de la misma y voluntad persistente en la acción, todo lo puede. Hasta trasladar montañas culturales.

  • carmen

    Estoy segura de que no he dicho una sola simpleza. Lo único simple en mí es pensar. Me puedo equivocar. Pero de simple, nada Sé que tengo vagina. Sé que mis hijos tienen pene. No vea la de pañales que he cambiado. Y , uno de ellos, pese a tener pene es homosexual. Pero ese es otro tema que no tiene encaje aquí. Al menos en mi planteamiento.

    He leído su texto en inglés, alguna palabra no he entendido, así que me iré al diccionario y lo traduciré.Ahora me voy a la calle hermosa.
    Buen día.Ya le diré.

  • José María Valderas

    Contra verborrea, prejuicios y simplezas: El niño tiene pene, las niñas vagina. El dimorfismo sexual es uno de los rasgos característicos de la anatomía humana. Lo que es discutible es la inferencia que a lo largo de la historia, incluida la más reciente, de ínfulas seudocientíficas, ha querido extraer. Por ejemplo, la de que la evolución hizo cazador al varón y recolectora a la mujer. Recibido de Scientific American hoy

    Mounting evidence from exercise science indicates that women are physiologically better suited than men to endurance efforts such as running marathons. This advantage bears on questions about hunting because a prominent hypothesis contends that early humans are thought to have pursued prey on foot over long distances until the animals were exhausted. Furthermore, the fossil and archaeological records, as well as ethnographic studies of modern-day hunter-gatherers, indicate that women have a long history of hunting game. We still have much to learn about female athletic performance and the lives of prehistoric women. Nevertheless, the data we do have signal that it is time to bury Man the Hunter for good. 

  • carmen

    Es que esto del machismo, lo veo un tema ancestral. Y sin sentido práctico. Porque estoy segura de que cuando la humanidad empezó a ser humana, espero que entiendan lo que quiero decir, no creo que existiese esa prioridad del macho sobre la Hembra. Me cuesta mucho trabajo aceptar eso. Porque   tuvieron que luchar tanto para salir adelante que no creo que suprimiesen al cincuenta por ciento de la población o al tanto por ciento que fuese. No lo entiendo. Tiene que haber una causa cultural. Pero no la sé. No tengo ni idea.  Apostaría a  una  causa cultural, más adelante cristalizó en La Biblia. Y son las únicas religiones que conozco. Las de El libro.

    Porque si algo tengo claro es que la evolución cultural y política está absolutamente ligada a la Religión.
    A ver. Qué yo lo tenga claro no quiere decir que piense que todo el mundo tenga que pensarlo. A ver si leo algo de la India.Porque de China, o sea. Imposible. Ese país, esa cultura, para mí es un enigma total.Sin embargo, la india, no sé. La Ruta de las Especias y esas cosas, se conoce desde marco polo. Hubo intercambio cultural con Europa y lo que llamamos oriente próximo.Veré.Si alguien me puede aconsejar algún libro, lo agradeceré.Un saludo 

  • carmen

    Sí lo sé. Sí. De vez en cuando sale alguna noticia que es tremenda.Pero no sé nada de esa religión. Creo que hay varias. No tengo ni idea. A ver si leo algo. Porque tiene que haber una causa. O varias. No tengo ni idea cuál puede ser. A lo mejor ahí el problema nace por otra causa.  Y a lo mejor todo tiene una causa común. Incluso antes de La Biblia. Porque ese relato de la creación y todo lo de después, se escribiría por algo. Pero no sé nada de lo anterior. Me pierdo totalmente.Gracias. 

  • Isabel

    Carmen, también sabrás cómo está la mujer en la India, con esa espiritual, ideal religión según algunos. 

  • Isabel

    Pues tampoco puedo contestarme a mí misma ahora, así que me vengo arriba.// Mire, lo que dice AD y LLaguno es lo que yo he intentado con mi comentario: que todas las religiones son machistas, misóginas y discriminatorias para con las mujeres. Desde luego, en distinto grado unas y otras. Si hice el comentario además es porque me está molestando demasiado este cargar las tintas tanto siempre sobre los mismos, como si no tuviésemos sin necesidad de salir de España otras muestras de discriminación religiosa. Me refiero a miles de mujeres y niñas en este país de cultura o entorno musulmán con grandes dificultades para ejercer sus derechos ciudadanos a las que no se mira, para oprobio de tantos autodenominados progresistas. /
    Pablo: mujeres: someteos a vuestros maridos; varones: amad a vuestras mujeres. Y con esto y mucho amor ya estaría, en la Iglesia no cabe la discriminación. // Dudo que vaya a convencer a alguien, no sé. // Saludos, Santiago.

  • Isabel

    Ay, Ay! Cómo es usted, Santiago!

  • carmen

    A ver si logro explicar lo que tengo muy claro.Las religiones de la Biblia, que son las únicas que conozco, son de pensamiento judío. Las tres.Las tres religiones dominan el mundo que yo conozco. El árabe y el cristiano. Y vienen las dos del mundo judío. En esa cultura, la mujer es lo que es. Punto.

    De las otras religiones no puedo hablar porque las desconozco.Estoy convencida de que el mundo que conozco, yo, mi persona, no digo que nadie más piense como yo. Ni me importa ni lo pretendo. Todo el mundo está influenciado en una medida enorme por el pensamiento judío, me estoy refiriendo al conceptos de la mujer.

    Y creo que es un error enorme esperar que ese pensamiento se disuelva en nuestra cabeza en cien años. En absoluto. Se necesitará mucho tiempo. No únicamente los varones tienen un pensamiento machista. Ojalá fuese así. Muchísimas mujeres, muchísimas que conozco, tienen un piso machista que asusta.También es cierto que creo que se ha avanzado mucho en poco tiempo. Porque cien años o ciento veinte contra cinco mil años que dicen que tiene de antigüedad el Génesis, que fue el que contó la creación del varón y la mujer, pues apenas es nada.

    Es cierto que hay dos relatos. El de la costilla de Adán y el de varón y hembra los creó. Es cierto.También parece ser que hay por ahí un relato de una primera mujer de Adán, Lilith, creo que se llamaba, que más o menos le dijo a Adán, vale, pero yo me voy.Estupendo.

    Pero, pero, ya me dirán qué versión ha cogido la religión cristiana y la musulmana.Esa es la raíz del problema. Y para cambiar solamente la idea de que la mujer viene de la costilla de Adán por la de varón y Hembra los creo, va a hacer falta siglos para que eso cale en la sociedad. Toda la sociedad.Y para que se contemple con un mínimo de atención lo de Lilith, o sea, la verdad, no creo que nunca se logre. Porque diría que en la Biblia oficial no está.

    No creo en absoluto que las religiones no tengan ya influencia en la sociedad. Ya lo creo que la tienen.La lucha contra el machismo dominante no es contra el varón, es contra las tres religiones del libro.Por supuesto que hay varones que hasta sienten un poco de vergüenza al tomar un poco de conciencia sobre el absurdo del machismo. Pero es que ellos también son , han sido educados así, y muchas veces por sus madres.

    Es una cuestión de un calado que llega a la raíz misma de , pues de todas las culturas que conozco. Es que no conozco otras en Europa y en sus colonias, atención, y a sus colonias, desde que empezó el cristianismo. Ya con Constantino y su concilio , pues ahí se hizo global en el imperio romano y por si faltaba algo , llegó Mahoma con sus historias. Y esto es cuestión de todos, todos. Y, cuidado, de todas también. Ya lo creo que también. Porque una cosa es la teoría y otra cosa la vida diaria. Es que lo veo a mi alrededor.

    Soy absolutamente optimista. Es cuestión de tiempo. Porque creo en las causas justas . Y necesarias.Ahora, ya mismo? En absoluto. Tiempo al tiempo. Porque depende de nosotros, de nosotras. Y, lo siento, creo en la especie humana.

    Y esto es lo que piensoU
    n saludo a todos y todas.

  • ana rodrigo

    Repito para responderme a mí misma por conseguir los puntos y aparte. 

    • ana rodrigo

       En el problema de discriminación, las mujeres somos las víctimas, pero la causa por la que luchamos, es decir, la igualdad, es cosa de hombres y de mujeres, como cualquier otro problema que afecte a un colectivo, en este caso afecta a la humanidad entera.

       
       
      En el último Congreso de teología, Rosa Cobo, profesora de Sociología de Género en la Universidad de A Coruña, a la que yo le pregunté el porqué había tantos hombres que eran tan indiferentes e, incluso tan desconocedores de lo que supone el feminismo, me contestó más o menos lo siguiente: mientras los hombres luchen en primer lugar contra el capitalismo como primer sistema de domino y, después, en segundo lugar, se preocupen del machismo, el sistema laboral, familiar y social en general, es decir, la sociedad estará estructurada en torno al machismo y a la sumisión, nada cambiará.
       
       
      Yo suelo tener una costumbre que consiste en que, en conferencias o actividades sobre feminismo, contar el número de hombres que tienen interés presencial por el tema, porque, mientras seamos sólo las mujeres, nos faltará el otro 50% de la humanidad. Por eso he comenzado mi comentario con tu frase. Efectivamente, los hombres que sigan pensando que la igualdad y los derechos de las mujeres, es sólo cosa de mujeres, se cometerá un grave error. Así que bien venido a la conversación, Llaguno, yo encantada.
       
       
      Como dice Carmen, todas las religiones mayoritarias en el mundo son machistas por aquello de que “Si dios es hombre, el hombre es dios” y que yo sepa, todas las religiones actuales en todos los rincones del mundo son masculinas. Así que la raíz debe estar en otras razones. En cambio, como he dicho tantas veces, en la prehistoria y religiones antiguas había diosas. Yo pienso que la guerra, siempre presente en la historia, ha hecho muy machos a los hombres y confundieron la fuerza física como argumento de dominio sobre las mujeres.
       
       
      Ya sabéis que cuando hablamos de este tema, yo siempre invito a los hombres de atrio a participar por las razones que acabo de exponer y que, de forma repetitiva, las digo siempre. Es que el machismo sigue y sigue y sigue, y las mujeres siguen siendo de segunda en una sociedad patriarcal.
       
       
      No es menos cierto que hay una inmensa cantidad de hombres que están en perfecta línea de la igualdad, así como que hay leyes que persiguen los delitos machistas. Y, así y todo, la Iglesia católica sigue con la cabeza metida hasta el cuello en la Santa Tradición, elaborada, a su vez, por hombres desde poco después de que Jesús el Galileo se fue, porque Jesús en su tiempo y en su sociedad, no fue así. El que los sacerdotes de las religiones de la época tuviesen contacto directo con los dioses junto a los faraones ya los reyes, pesaba mucho. Y ahí seguimos.

      • Antonio Duato

        Ana y otros: Si seguís empleando este método (denominado “isidoro” por su inventor), no es necario doble espacio en word pero sí si doble “ctrl” si se escribe en el marco del comentario. El editor ya se encarha de hacerlo, creo.

        Interesante debate en el que me gustaría intervenir más. Siempre he pensado que la estructura cuasi-federal de la Iglesia católica anglicana y sus decenales Conferencias de Lambeth podrían ser un camino para la Iglesia sinodal que pretende Francisco.

        Voy a continuar con la tarea en la que estba.

      • José Thompson

        Hola Ana.

        Partimos de que el machismo consiste en una serie de creencias, valores y conductas que dicen que los hombres son superiores a las mujeres y por eso las subordinan. Sin embargo, esto no sólo afecta a las mujeres, también afecta a los hombres. Un machista se considera un “verdadero hombre”,  según su creencia rechazan tres conceptos: “no soy mujer, no soy homosexual y no soy un niño”, por lo tanto no pueden hacer todo aquello que se relaciona con las mujeres: evidenciar sus emociones,  como parecer débiles tanto física como emocionalmente, lo cual es algo natural en todos los seres humanos. El machismo se aprende, es decir parte de la educación que se recibe y donde es importante el papel del progenitor femenino, de la madre.

        Yo creo que se mira mucho para atrás, y sin olvidar en presente, debemos mirar hacia el futuro. Creo que nuestras sociedades avanzan y mucho, ya dije que yo, que mis hermanos hemos recibido una educación en igualdad, como la gran mayoría de las personas que conozco y me relaciono, y España no es una excepción. Los problemas psicológicos relacionados y derivados con este tema son minoritarios en consulta, de hecho, así lo demuestran los estudios sobre salud mental. Yo veo, bueno ayudando al psiquiatra titular, una media de cinco pacientes al día, desde julio, no he visto ninguno derivados de  esos problemas de género, y esto lo he comentado con otros compañeros que me decían lo mismo, y eso en un ciudad como Madrid y en un hospital de referencia. Claro que hay casos pero no son mayoritarios.

        La situación de la mujer en el Israel del siglo I cuadra en el marco de las relaciones sociales de la antigüedad. Esto según todos los historiadores.“la mujer es inferior al varón en todo” (Flavio Josefo, Contra Apión II, 201). El honor era propiamente de los varones, quienes hacían partícipes a las mujeres. Los primeros lo debían mantener por medio de acciones activas, mientras que la mujer por acciones pasivas. La mujer estaba relegada a la vida hogareña. No se le enseñaba a leer. Su estatus la colocaba como algo poco más que una propiedad de su padre o su marido. Exceptuando casos particulares, no podía heredar, ni tenía la potestad de divorciarse. Aunque la poligamia era aceptada, era muy rara entre personas que no fueran de la realeza. En este contexto se educó Jesús. Se ha escrito que su actuar con las mujeres fue verdaderamente progresista, pero en realidad se encasilla en la relación normal del siglo I de un “rabí” con las mujeres. Es decir que según todos los especialistas serios Jesús era un hombre de su época, y según los especialistas, lo demás son interpretaciones que falsean la realidad, salvo que admitiéramos que siendo hijo de Dios tuviera otras consideraciones sociales por su divinidad.  

        Un abrazo.

  • carmen

    Desde luego, lo entendí como una ironía. Es que venimos de los judíos. Somos judíos con retoques. Y nosotras, pues seguimos en gran, gran medida igual

    Pero es que los musulmanes también vienen de La Biblia. Y las musulmanas están tal cual los tiempos de la Biblia.Las religiones , uf, es que actualmente son un problema y grande. Porque como se han estancado la mayoría, pues eso pasa . Porque siguen influyendo a tope en la sociedad. Pero a tope. Nada que ver si se va o no a misa o a la sinagoga o a la mezquita. Siguen influyendo un montón. Solamente hay que leer algún periódico que otro.En fin.  

  • ana rodrigo

    En realidad este artículo de Aradillas es una protesta contra la desigualdad de la mujer en la Iglesia, por eso, ante un sacerdote que daba gracias por todo, incluido no ser mujer, le responde una mujer ” “Si usted hubiera sido una de las “nuestras”, es decir, mujer, que no varón, no sería ni sacerdote ni obispo”.  Es una protesta de cómo ser sacerdote u obispo es un privilegio, sí, un estatus superior, reservado a los hombres.          A mí me repugnaba el título cuando lo leí, pero vi que estaba entrecomillado, es decir, no es el pensamiento de Aradillas, sino una ironía contra el que hacía esas peticiones. Petición que, como decía Isabel, lo rezaban los judíos todos los días.            El problema está en que tantos hombres, aunque no lo digan, lo piensan, y es lo que explica que vivamos en una sociedad machista y matriarcal.

  • José Thompson

    Quizá para algunas mujeres o muchas, la respuesta es: menos mal que no soy católica, los católicos se piensan que son los únicos, y no es así. Generalizar no me parece correcto, hay otro mundo que no es católico. 

    • Antonio Duato

      Tienes razón, José, en lo que toca a la connotación de confesión religiosa católica y su exclusión de los circulos de toma de diecisiòn. Pero hay otros sectores religiosos o laicos en que el ser mujer te excluye también.

      Al menos, en la Iglesia católica por exponer tus ideas, incluso en manifestaciones de la Iglesia católica, no te apalen o matan como en Irán.

      Y, para no hacer generalizazciones, sobre todo en tiempos tan polarizados, te diré que muchísimos católicos no se creen que son los únicos y están muy atentos, por ejemplo, a cómo otros cristianos han ido cambiando sus doctrinas y normas sin dejar de ser cristianos (luteranos, anglicanos…).

      • José Thompson

        Sí Antonio, estoy de acuerdo, pero el artículo hace referencia al Sínodo. Y yo me refiero a nuestra cultura occidental. Y eso va en referencia a quienes viven en nuestra sociedad occidental, aunque su referente u origen sea otro distinto. Entre personas de idénticas condiciones no hay ningún discriminación, nos tratamos por igualdad entre los compañeros y amigos sin importar el sexo, toda discriminación “positiva” sobra y es injusta y contraproducente pues genera discordia y enfrentamientos. Hay muchos residuos, se dice así, posos de prejuicios, resentimientos y mala conciencia, se dice así no, entre las generaciones más mayores.

        Un abrazo.

        • Antonio Llaguno

          Disculpad que me meta en vuestra conversación.

          En mi opinión, cualquier queja de una mujer en relación al trato que recibe la mujer como colectivo en la vida cotidiana de la Iglesia Católica es pertinente.

          Nunca he entendido qué es lo que tienen las mujeres para ser excluidas de cualquier toma de decisiones para cualquier actividad del ser humano. De hecho mi experiencia me dice que cuando fui profesor universitarios (De una asignatura nada sencilla como Electrotecnia Industrial) mis mejores alumn@s eran mujeres.

          Y Antonio Duato lleva razón en que hay religiones que las tratan mucho peor y hay cristianos que están muy atentos a lo que otros cristianismos han resuelto en este respecto y cómo.

          Pero eso no quiere decir que no haya avances.

          Hay un colectivo muy interesante de seguir (Revuelta de Mujeres en la Iglesia) con actividades muy muy a seguir (El próximo es un seminario llamado “Mujeres en diálogo”). Yo tengo amigas que están dentro y ¿Sabes una cosa? También admiten varones. Algunos deberíamos hacernos mirar el por qué no estamos ahí (Y hablo en primera persona del plural).

          Y en el Sínodo, por primera vez, hay mujeres y están teniendo una presencia muy reveladora solo hay que seguir las noticias.

          • ana rodrigo

            Querido Antonio Llaguno, dices una cosa muy sabia, “Algunos deberíamos hacernos mirar el por qué no estamos ahí”

          • José Thompson

            Hola

            La Iglesia Católica, porque así se  denomina, El sínodo anglicano de 1992, tras veinte polémicos años de intensos debates,  rompió  con más de cuatro siglos de tradición al admitir el sacerdocio de las mujeres, sufrieron una crisis y algunos se fueron al catolicismo romano, hoy son muy numerosas las mujeres presbíteros y obispos. No lo se, hay muchas coincidencias y también diferencias. Quizá sobre la Virgen María la Iglesia Anglicana admite que sus fieles puedan ser devotos a María a título individual, pero rechazan su adoración porque niegan que la virgen esté a la altura de la  Trinidad y la consideran idolatría. Y dado el papel importante de María para los romanos como ejemplo a seguir por la mujer  pues ahí puede haber una explicación.

            Yo cuando nací me bautizo una sacerdotisa, además tía mía. Yo, con mis pocos conocimientos en la materia, me parece que todo es cuestión de poder. La Iglesia Anglicana conserva un balance entre el Evangelio y la tradición por un lado, con el uso de la razón por el otro: en la realidad científica, en cuestiones sociales y personales como el divorcio y el aborto. Estando entre medias de los católicos romanos y los protestantes no están tan mal. Y yo confieso que no soy practicante en absoluto.

  • Isabel

    Entre bromas y veras…

    • Isabel

      TODOS los días en el Rezo de la mañana llamado SHAJARÍT, los judíos observantes de la Ley de Moisés recitan estas palabras, pero no solamente dan gracias a Dios por no ser mujer, también dicen lo siguiente:
      “Bendito eres tú, Señor Dios nuestro, Rey del Universoque NO me hiciste GENTIL.
      Bendito eres tú, Señor Dios nuestro, Rey del Universoque NO me hiciste ESCLAVO.
      Bendito eres tú, Señor Dios nuestro, rey del Universoque NO me hiciste MUJER.”


      A Aradillas le encantaría que el obispo introdujese esto en su letanía para así tener ocasión de darle un buen mazazo, pero va a ser que no.

      • Santiago

        El machismo y el postergar al género femenino está claro que es una lacra que arrastra la humanidad desde la prehistoria..Fenómeno psicológico como un “complejo de superioridad” masculino que inconscientemente percibe que la mujer puede igualarle y en muchos aspectos superarle. “La defensa psíquica del hombre” es mas primitiva cuanto más se aleja mas su realidad  y “su insight” desaparece y por tanto su ego se siente amenazado. Ante esto, la violencia irracional es la respuesta pero por supuesto no es la única: hay otras maneras de compensar la percepción del fallo personal. Claro qué hay que matizar y la mujer nunca se ha quedado atrás y su habilidad, inteligencia y destreza han podido -muchas veces- derrotar la injusticia masculina. Pero siempre se ha dicho que detrás de “un gran hombre” existe una “gran mujer” que pudo dirigirlo y cambiarlo detrás de los “bastidores”…

        De acuerdo con Antonio D y Ll que el fenómeno machista y discriminatorio no es exclusivo de la Iglesia Catolica en general. Lo cultural ya existía en el siglo I como vemos en la historia.  Si San Pablo escribe “Las mujeres sométanse a sus maridos…y así como la Iglesia se sujeta a Cristo, así también las mujeres a sus maridos en todo”  Pero a los maridos: “Los varones amad a vuestras esposas como también Cristo amó a Su Iglesia y se entregó a Sí mismo por Ella, para santificarla, purificándola con el baño del agua por la palabra a fin de hacer parecer ante Sí gloriosa a la Iglesia sin que tenga mancha ni arruga ni cosa parecida, sino que sea santa e inmaculada. Asi también los varones también amad a sus esposas como a sus propios cuerpos. Quien ama a su esposa, a sí mismo se ama. Porque nadie jamás aborreció su propia carne, antes la mantiene y la regala…como Cristo a la Iglesia….”En razón de esto abandonará el hombre a su padre y a su madre y se adherirá a su esposa, y serán los dos una sola carne” Este misterio es grande, más yo lo declaro de Cristo y de la Iglesia” (Efesios 5:22-32) San Pablo se refiere al amor conyugal y el “sometimiento” de ambos al ser una sola carne es y debe ser por amor y en el amor, de la misma manera que Cristo ama y amó a Su Iglesia.  Es por eso que como doctrina la discriminación está fuera de la Iglesia porque Cristo nos llama a todos a la santidad y al abandono de la adicción al mal moral tanto para el hombre como para la mujer.Un saludo cordialSantiago Hernández

  • ana rodrigo

    Más de lo mismo, para no cambiar.

    • ana rodrigo

      «No desearás la casa de tu prójimo, ni su mujer, ni su buey, ni su asno, ni ninguna otra cosa suya» (Éx 20,17).
       
      Son innumerables las citas de Pablo de Tarso sobre la desigualdad de la mujer, su sometimiento al varón, su silencio en la asamblea, o que Eva fue la que tentó a Adan, etc., textos conocidos de todos. Es cierto que los textos adjudicados a Pablos, dicen otras cosas contradictorias, sin embargo, lo que caló muy pronto en la tradición, fueron los textos sobre la desigualdad. No pasó mucho tiempo para que santos muy conocidos dejasen constancia de lo que acabo de decir
       
       
      Tertuliano (160-230), quien afirmó: “Mujer, eres la puerta del diablo. Has persuadido a aquél a quien el diablo no osaba atacar de frente. Por tu culpa ha debido morir el Hijo de Dios; deberías ir siempre vestida de luto y harapos”;
       
       
       San Ambrosio (340-397): “Adán fue inducido al pecado por Eva y no Eva por Adán. Aquél a quien la mujer ha inducido al pecado justo es que sea recibido por ella como soberano”. Más contundente aún es San Juan Crisóstomo (345-407): “Entre todas las bestias salvajes, no hay ninguna más dañina que la mujer”.
       
       
      Cosas iguales o peores dijeron San Jerónimo (340-420), San Agustín (35-430) y, más tarde Santo Tomás de Aquino (1225-1274) y otros renombrados líderes o padres de la Iglesia. Se olvidaron muy pronto de la praxis de Jesús con respecto a las mujeres.
       
       
      Como el poder siempre ha estado en manos de los hombres, en las religiones y fuera de las religiones, se aprovecharon de las Escritura, escritas (perdón por la redundancia) por hombres, para atribuirle a Dios aquello que ellos necesitaban, el sometimiento de la mujer y así quedó constituida la sociedad en todo el mundo, una sociedad machista, patriarcal y culturalmente androcéntrica.
       
       
      El Papa Francisco justificó el no al acceso de las mujeres a los ministerios porque éramos mujeres como la Virgen María.
       
      Parece que, aunque no se llegue a nada, las protestas y los argumentos contra la desigualdad de las mujeres en la Iglesia, se están poniendo sobre la mesa. Pero el machismo y la violencia machista sigue en las sociedades de todo el mundo.

  • carmen

    Cuando leí el libro de Saramago, el evangelio de Jesucristo. Al principio hay una escena que representa a José diciendo sus oraciones al levantarse. Con María aún durmiendo al lado. Temprano. Me quedé muerta cuando le leí recitar algo parecido al título del artículo. O quizás es exactamente igual. Gracias por no haber nacido mujer.

    Mi sorpresa no tenía límites, porque, era precisamente ella la madre de Jesús. Porque el libro cuenta que Jesús es hijo de Dios, no plantea lo contrario.

    Por lo visto seguimos un poco o un mucho igual.Pues aquí va una oración de una persona del pueblo, de abajo de la pirámide: Gracias por haber nacido Mujer. 

Deja un comentario