Otros temas

Autores

Archivo de entradas

Temas

Fechas

Calendario

septiembre 2023
L M X J V S D
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930  
7236 Artículos. - 110405 Comentarios.

El señor papa en la cuerda floja

Por JAMIE DETTMER, editor de opinión de POLITICO Europe, 31 DE AGOSTO DE 2023

En 2017, el Papa Francisco se convirtió en el primer pontífice en visitar una iglesia anglicana en Roma. No hizo ninguna referencia directa a Enrique VIII de Inglaterra, quien se separó del catolicismo en 1534 después de que se le negara la anulación del matrimonio. Tampoco alentó a los jóvenes ingleses a respetar el legado de Enrique VIII (posiblemente uno de los grandes monarcas de Inglaterra, aunque cruel) o a gloriarse en la historia cultural del anglicismo inglés.

En su homilía, el Papa reconoció que anglicanos y católicos “se vieron con sospecha y hostilidad” durante siglos, pero alentó a ambas religiones a estar “siempre más liberadas de nuestros respectivos prejuicios del pasado”.

Sin embargo, la semana pasada, Francisco instó a los jóvenes rusos, reunidos para un Encuentro Panruso de Jóvenes Católicos en San Petersburgo, a no renunciar a su “legado” como herederos de un “gran imperio ruso ilustrado”. Y en un fragmento de su discurso publicado en línea, invocó a Pedro el Grande y a Catalina la Grande, a quienes el presidente ruso Vladimir Putin ha citado para justificar la invasión de Ucrania y avivar la pasión marcial.

Así, mientras que Enrique VIII fue rechazado hace seis años, Pedro el Grande, cuyo reinado fue decisivo para poner a Rusia en el camino del imperialismo y la conquista europea, aparentemente merece respeto.

 

¿Se trata de un Papa con orejas de hojalata o hay algo más?

Casi se podían escuchar las risas en el Kremlin, ya que Dmitry Peskov, portavoz de Putin, describió los comentarios como muy gratificantes. “El pontífice conoce la historia rusa y eso es muy bueno”, dijo, añadiendo que Francisco estaba “al unísono” con los esfuerzos del gobierno ruso por enseñar la historia escrita por Putin .

Como era de esperar, los comentarios del Papa provocaron la condena de Ucrania, incluido el arzobispo Sviatoslav Shevchuk, líder de la Iglesia greco-católica ucraniana, quien dijo que las palabras de Francisco habían causado “gran dolor y aprensión”. Criticando al Papa por elogiar “el peor ejemplo de imperialismo y nacionalismo rusos extremos”, el prelado ucraniano dijo: “Tememos que estas palabras sean entendidas por algunos como un estímulo a este nacionalismo y a este imperialismo, que es la verdadera causa de la guerra. en Ucrania.”

Oleg Nikolenko, portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores de Ucrania, afirmó de manera similar que era “muy desafortunado que las ideas rusas de gran estado, que, de hecho, son la causa de la agresión crónica de Rusia, a sabiendas o sin saberlo, provengan de la boca del Papa, cuya misión, a nuestro entender, es precisamente abrir los ojos de la juventud rusa al desastroso rumbo del actual liderazgo ruso”.

Pero esos comentarios fueron socavados por sus comentarios improvisados ​​en los que invocaba al “imperio ruso ilustrado”. Y al ser espontáneos, esos comentarios habían añadido poder.

Lo sorprendente es que el Papa no se mostró más cauteloso, ya que ya había ofendido a Ucrania, víctima de la agresión de Rusia, antes.

Francisco había provocado una tormenta el año pasado en entrevistas con la revista jesuita La Civiltà Cattolica y el periódico italiano Corriere della Sera, sugiriendo que la guerra en Ucrania era una consecuencia de que la OTAN “ladrara a las puertas de Rusia”.

En las entrevistas, también reflexionó sobre si es correcto que las potencias occidentales armen a Ucrania, explicando que había estado tratando de evaluar las raíces del conflicto y las razones que empujaron a Putin a involucrarse en una guerra tan brutal. “No tengo manera de saber si su ira ha sido provocada”, se preguntó en voz alta, “pero sospecho que tal vez fue facilitada por la actitud de Occidente”.

Dada la furia que provocaron esas declaraciones, uno habría pensado que Francisco habría tenido más cuidado y habría sido mucho más circunspecto en sus comentarios de la semana pasada, y al menos habría evitado ensalzar a figuras imperiales en el panteón de héroes rusos de Putin. Una estatua de bronce de Pedro el Grande, que luchó contra los suecos por el dominio de Europa Central, se alza sobre el escritorio ceremonial de Putin en su sala de gabinete. “Vivirá mientras su causa esté viva”, había reflexionado Putin al periodista Lionel Barber hace unos años.

Al Papa Francisco le gusta decir que la Iglesia Católica “no es una organización política con alas de izquierda y derecha, como es el caso en los parlamentos”. “A veces, lamentablemente, nuestras consideraciones se reducen a esto, con cierta raíz en la realidad. Pero no, la Iglesia no es esto”, confió a los periodistas del Vaticano en 2021 .

 

Entonces, ¿es esta una de las veces que sus consideraciones se reducen a la política?

Si bien la Iglesia, en su opinión, puede no ser una organización política, muchos ven a Francisco como un Papa altamente político, y es difícil creer (especialmente considerando la amargura previa por sus comentarios sobre Ucrania) que estos últimos comentarios fueron mal interpretados como hasta donde él lo ve. Después de todo, es el primer jesuita en encabezar la Santa Sede y, como señalé el año pasado, los cínicos podrían argumentar que sus entrevistas son ejercicios de la casuística filosófica con la que a menudo se ha asociado su orden misionera.

Francisco ha dicho poco sobre la destrucción de iglesias en Ucrania desde que Rusia lanzó su invasión. Y algunos ven sus evasivas como ligadas a su prolongado acercamiento ecuménico a la Iglesia Ortodoxa Rusa y su líder el Patriarca Kirill. Ciertamente, Francisco ha tenido cuidado de no ofender a Kirill desde que le advirtió el año pasado que evitara convertirse en “monaguillo” del Kremlin.

Otros, mientras tanto, sitúan el enfoque de Francisco en el contexto de su pasado peronista argentino y su “crítica a Occidente al estilo tercermundista”, más en sintonía con el antiamericanismo de Putin y Kirill . Y esa bien puede ser la raíz de la postura del Papa sobre esta guerra, ya que Francisco ha adoptado una posición que lo pone más en línea con Beijing, Nueva Delhi y Brasilia, según John Allen del sitio católico de noticias Crux.

“Francisco es, por supuesto, el primer pontífice de la historia del mundo en desarrollo, y reina en un momento en que el centro de gravedad demográfico del catolicismo claramente ha cambiado. Hoy en día, más de dos tercios de los 1.300 millones de católicos del mundo viven fuera de Occidente, una proporción que será de tres cuartas partes a mediados de siglo. En un mundo así, es lógico que los instintos geopolíticos del Vaticano se parezcan cada vez más a los de, digamos, la Unión Africana, la India o incluso los estados de la OPEP, que los de Washington y Bruselas”, escribió Allen . Y las equivocaciones del Papa no están ayudando a Kiev ni a sus aliados occidentales a persuadir al Sur Global de que Rusia debería quedar aislada por su invasión de Ucrania.

Así, Pedro el Grande es ensalzado y otro monarca constructor del Estado, Enrique VIII, es rechazado por ser cismático.

El día que Francisco pronunció su homilía a los jóvenes rusos, el piloto de combate ucraniano Andriy Pilshchykov, apodado Juice y católico, cayó en picado y murió cuando dos aviones de entrenamiento chocaron al oeste de Kiev. No es difícil adivinar cómo se habría sentido ante los comentarios del Papa.

11 comentarios

  • Antonio Llaguno

    El cuervo te lee y se vanagloria de que le estás haciendo caso.https://infovaticana.com/blogs/cigona/duato-corrige-sus-lapsus/ 

  • ana rodrigo

    He seguido la retransmisión del Encuentro Ecuménico en Mongolia, y dando por hecho que mi memoria anda regular, he retenido las siguientes cuestiones que me han llamado la atención.

    1.-Creo que casi todos los intervinientes han coincidido en valores universales como la armonía, la paz, la fraternidad, la justicia, dejando de lado las diferencias.
    2. -Sólo el 0,4 % en Mongolia son católicos,1500 personas.  
    3.- El 31 % de en Mongolia son ateos.
    4.- De los doce intervinientes, 12 eran hombres y sólo una mujer. 
    5.-El Papa de dirigió al público en masculino y femenino.
    6.- Una parte del público se estaba aburriendo bastante.
    7.-La palabra Dios apareció pocas veces, sí se habló de cielo, de universo y de otras referencias.

    En general el tono es muy diferente a las rivalidades y agresividad entre responsables políticos que son, en definitiva, los responsables del bienestar de la sociedad que gobiernan. Me he sentido muy cómoda escuchando todas las intervenciones.

  • Antonio Duato

    Me impresionó ver ayer a Francisco en el foco de un medio tan importante como Político.eu y no poder defenderlo como otras veces, pues sus ya conocidas palabras sobre los valores de la gran Rusia y las referencias a los dos grandes zares eran claramente inoportunas e iban a agradar a Putin y doler mucho al arzobispo católico de Kiev y a los combatientes heroicos de la “martoriata Ukrania”.

    De ahí que no he amanecido con la afición acostumbrada de seguir el actual viaje a Mongolia. Pero no ha sido así y reconozco que seguido con atención y aprobación los dos discursos hasta ahora de Francisco. Su enfoque ha sido estrictamente espiritual, sin referencias a los grandes vecinos de Mongolia sino proclamando la genérica esperanza de que se alejen los tremendos nubarrones de la guerra y resplandezca el cielo azul de la paz. Ha insistido en la misión de la Iglesia de hacerse presente con humildad y pequeñez en todos los países del mundo. Pero no para enseñar sino para aprender valores, sin proselitismo ha vuelto a decir tajantemente, solo dando testimonio de ayudar en lo que pueda a todas las personas, sobre todo las más descartadas y necesitadas.

    Mañana os invito a seguir estos dos únicos encuentros: Encuentro ecuménico (en diferido, pues será a las 4 de Europa) y Misa (a las 10). Podéis seguirlos en http://www.vatican.va. Un papa sin grandes masas me resulta cada vez más creíble.

  • carmen

    Es que, soy más tonta que siete.Aquí, estoy pensando, no hablan poquísimos teølogos de esos de titulación.el señor JJ,  Arregi que hace tiempo que no participa, el señor Calleja, Celso Alcaina que hace tiempo que tampoco le leo y no recuerdo a nadie más que hable como teólogo. Digo como teólogo.

    Y aquí me tienen a mí, maestra, hablando de todo esto de Teología que ni idea. Solamente sé lo que me gustaría que fuese . Pues anda que sí…Se puede ser más ingenua, osada y todo lo que quieran pensar? Pues francamente, creo que es difícil superarme…

    Además, ya no tengo niños a quién educar. Hice lo que supe, lo que pude, lo que creí que era más acertado. Dejarles hablar, escuchar y cuando las cosas se ponían mal, mandarlos al profesor o profesora de religión. En fin… Me voy a hacer de la Compañía de la Boca Cerrada. Mejor para todos. 

  • carmen

    No entiendo.No ensalzo ninguna teología. Si lo que pienso y, creo que digo, es que hay que llegar a un acuerdo de mínimos para que la iglesia nos deje vivir en paz.Pero entender, claro que entiendo a las personas que creen lo que dice oficialmente la iglesia. Cómo no las voy a entender? Pero si se ha creído un montón de siglos…y segurísimo que hay un montonazo de personas que todo eso del credo se lo creen. Las respeto absolutamente. Solamente pido que me entiendan a mí y a todas las personas que nos hemos ido porque es imposible aceptar prácticamente todo. Mi deseo profundo es que la iglesia se abra a otras ideas y que convivan dentro de la iglesia. Creo que sería estupendo.

    Pero a lo mejor se entiende todo lo contrario. Ya no sé…

  • José Ignacio Calleja Sáenz de Navarrete

    Todo lo contrario, José María; no saques las cosas de quicio cuestionándolo todo a tu favor sobre la no-teología de Francisco. El Papa ha tenido unas palabras que como “pura opinión histórico-política” son totalmente discutibles y muy desacertadas a mi juicio; desacertadas en sí mismas y en la oportunidad; y lo son en su boca y en cualquier “analista” social. Es que en ese nivel no hay diferencia en su valía de maestro. Es la sacralización del personaje por cierta teología ¡recuerda, amiga Carmen, como la ensalzas, y si te aporto algo con esto! lo que confunde las cosas. Pero esas palabras, por su naturaleza de opinión histórica, carecen de cualquier obligación o valor magisterial como enseñanza. Esta es la diferencia entre una opinión “histórico-social” de un Papa y una propuesta moral con vocación de enseñanza. La primera tiene el valor que cada uno le dé a los argumentos de cada “opinador”, con respeto de la persona pero “totalmente libres de compromiso” hacia la idea; la segunda tiene el valor de que escuchas, -como creyente, sobre todo-, a un maestro en materia de fe y moral, y la interpelación -¡que no siempre, pocas veces, obligación absoluta-, es mucho mayor. El resto de los juicios sobre las raíces de por qué se equivoca, son tus opiniones; respetables pero discutibles en cuanto interpretación particular; a mi juicio, exageradas. Saludos. 

    • José María Valderas

      José Ignacio, en ningún momento concedo autoridad a Francisco en las cuestiones “mundanas”, donde por tales entiendo su interpretación de la historia, plena de sesgos, lo mismo en la herencia de la cultura rusa de la Ilustración, la de Catalina, que, por cierto, era de origen centroeuropeo, suizo sobre todo, con los matemáticos Bernouilli y otros físicomatemáticos famosos, algunos editados por el jesuita García Doncel, que en la interpretación de la misión evangelizadora española que, en su opinión, era de pura colonia, como todos sabemos cuántos esfuerzos hicieron los misioneros por adquirir su lengua, escribir gramáticas inexistentes y ayudar al desarrollo de sus evangelizandos. No lo he visto, pero tengo entendido que en santo Tomás de Avila hay un museo para el caso de Oriente Lejano. Los dislates de Francisco en esa materia llegan incluso a las citas erróneas de santo Tomás, que ya es ligereza de sus amanuenses, porque a diferencia de Ratzinger, no parece que sea muy amigo de una buena biblioteca. Y no digamos los errores cuando toma conceptos de la ciencia que no ha entendido y él cree todo un hallazgo, como el de ecología integral. Toda ecosistema donde intervenga el hombre es integral. Es, pues, una innecesaria tautología. Pero los disparates se propagan de manera exponencial, y ahí tiene usted a los jesuitas de la Loyola armando sesiones sobre la ecología integral, al obispo Munilla y al arzobispo Omella con ese parto de los montes.

      Mi tesis, que, por lo visto no ha quedado expuesta con claridad suficiente, es que al Papa en su función magisterial le corresponde hablar de las cuestiones políticas desde un enfoque teológico. Desde la altura. Hablar de la guerra desde una óptica del derecho de gentes, sin simplismos facilones y enervantes. Hablar de todo desde esa atalaya teológica doctrinal. No sé si seré cruel, pero él, que tanto denuesta contra los chismes, da la impresión que se rige por una chismorrería inexplicable.

       

      • Antonio Llaguno

        Desde luego José María, es menos amigo de una biblioteca y le da mucho menos valor que tú.

        Cosa con la que coincidimos muchos.

        El Papa, además de jefe de la Iglesia es jefe de Estado y le corresponde hablar de cualquier cosa de la que hablen los jefes de estados normales y corrientes y como cualquier jefe de estado, puede acertar, equivocarse o ni fu ni fa.

        En este caso, probablemente no querría decir lo que algunos e reprochan que dijo y probablemente habría estado mejor que no lo dijera. En mi opinión, tampoco es para tanto (La mayoría de los ucranianos, como los rusos, son ortodoxos y la opinión de Francisco les importa lo mismo que a mi la reproducción de los boniatos por partenogénesis) . Si analizamos las cosas que dicen, sobre otros países, “lideres” políticos como Putin, Zelensky, Trump, el rey de Inglaterra o el mismísimo Pedro Sánchez, nos daremos cuenta que el porcentaje de aciertos consensuados al 100% son muy escasos. No va a ser menos Jorge Mario Bergoglio.

        Otra cosa es cuando habla de religión, ahí se le presupone una “auctoritas” importante y debe tener más cuidado; pero infalibilidad tampoco. Por muy dogma de fe que sea, no existe el ser humano infalible y de momento, la Iglesia no se ha inventado el “dogma de la divinidad del Papa” y si lo hiciera no nos lo creeríamos como no nos creemos la mayoría de los dogmas que se ha inventado (La Iglesia) sin sustrato cierto.

        Se equivocó el papa. Obviamente sí.

        Creo que la actitud correcta es la de Antonio Duato: Escuchar, discernir, criticar y seguir escuchando, discerniendo y criticando, y seguir…

        Quien espere, en materia de religión o de fe, un mundo de certezas que se preocupe. Va listo.

  • José María Valderas

    Francisco no tiene ya un Lombardi que diga lo que Francisco no ha dicho y todos lo hemos entendido. Ya se lanza sin red a tumba abierta, a disparate seguro. El problema no es la interpretación política de una situación concreta, sino que hunde sus raíces en mayores profundidades de teología moral social o política. Francisco no sólo no ha leído la Veritatis Splendor, sino que parece convencido de que no lo necesita y está asistido directamente por el Espíritu Santo. En cuanto Pontífice es obvio que debe aportar doctrina, doctrina moral, teología política. Pero tenemos un papa que no sólo no lee, sino que improvisa, sin medir las consecuencias con juicios morales que cree que tomemos por tales con su apelación al discernimiento y otros mantras para evitar la ley natural y la conciencia bien formada. El problema es ese: el desprecio a la doctrina. O si se quiere el menos-aprecio de la doctrina. i

  • José Miguel Lertxundi

     Yo que no soy precisamente papista, creo que no se interpreta correctamente el mensaje de Francisco a los jóvenes rusos.  Les quiso animar a preservar y promover todo lo positivo en el gran mundo cultural y la espiritualidad ruso, y no a exaltar el imperialismo, quizá se excedió en la mención a gobernantes nada edificantes como Pedro I y Catalina II, y le faltó, alguna mención a la Paz y al final de la guerra.  No obstante, todo es interpretable y No hay hechos, sino interpretaciones, como diría Friedrich Nietzsche. Efectivamente, no hay una interpretación única de un mensaje. 

  • carmen

    Entonces la iglesia católica tiene algo que ver con La Política? Uf. Menuda sorpresa…

Deja un comentario