Otros temas

Autores

Archivo de entradas

Temas

Fechas

Calendario

septiembre 2023
L M X J V S D
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930  
7265 Artículos. - 110869 Comentarios.

Conversando con NN en torno a Jesús

Vuelve Manuel Ossa, el teólogo chileno que ya había participado en ATRIO –traductor y presentador en 2008 del libro de Roger LenaersOtro cristianismo es posibley, posteriormente,  dos artículos. Hoy nos escribe, respondiendo a la llamada para construir entre todos ese nuevo ATRIO Lugar de Encuentro transfiriendo esperanza para el futuro. Y lo hace ofreciendo una especio de credo personal resumen de un largo itinerario de búsqueda, que nos resume. AD.

– Nací en Santiago, Chile, en noviembre 1931
– Hasta 1970 fui católico y jesuita. Me doctoré en teología en la Universidad Católica de París en 1964 con una tesis sobre Maurice Blondel, su filosofía de la acción y su espiritualidad, tesis patrocinada por Henri Bouillard.
– De vuelta a Chile, desde mediados de 1964 hasta fines del 69, fui miembro del equipo del Centro Bellarmino, subdirector de la  revista Mensaje y docente de teología fundamental en la  Universidad Católica de Chile.
– Entre 1970 y 1971 trabajé en formación de maestros de escuela en el Instituto Bernasconi, Ministerio de Educación, Buenos Aires. Entre 1971 y 1973 saqué un postgrado (Magister)  en Psicología Social en FLACSO.
– Después del golpe cívico militar de 1973 me trasladé con mi familia a Francfort en Alemania. En la década de los 70 trabajé como asistente del Prof. Dr. Hans Schmidt en la cátedra en la Fac. de Teología de la Universidad de Francfort. Entré a la iglesia evangélica de Hesse y Nassau, la que me ordenó como pastor y a la que serví primero en la comunidad de Massenheim, luego como capellán universitario en la ciudad de Giessen, después en una parroquia en Giessen y otra en Frankfurt.
– A fines de los 80, cerca de mi jubilación, volví a Chile para trabajar como investigador y animador de talleres teológico-políticos en el Centro Ecuménico Diego de Medellín.

        Me preguntaste, N.N., si te podías llamar “cristiano” por el solo hecho de tratar de vivir lo que Jesús enseñó, aunque sin la exigencia de “adorar a Jesús”. Esta pregunta me conmovió, porque me la vengo planteando hace mucho tiempo y en ella se juega el sentido de la vida, la tuya, la mía, la de todos.

        Hablar de sentido es hablar de una opción capaz de orientar la vida y de energizarla. Y esa opción se llama también fe. Con ella se afirma que lo único importante es comprometerse con una dinámica que nos haga salir de nosotros y despreocuparnos de muchos intereses egoístas, por intuir que no basta con vivir para sí mismo. Nuestra mente y nuestro afecto parecen estar movidos por el espíritu que bulle en la materia para hacernos pasar, evolutiva pero también conscientemente, hacia una realidad mayor que nosotros mismos, un Todo o un Misterio que nos sostiene y abarca, como se lo expresa tantas veces en los símbolos de la poesía, el arte, la religión y se lo ve realizado en la emergencia histórica de personas extraordinarias, como Buda, Lao-Tsé, Jesús, Mahoma, Mahatma Gandhi. Como si la vida nos ofreciera en ellos unas propuestas factibles de mejor humanidad.

        Nuestra cultura occidental ha sido marcada por una de esas figuras históricas, la de Jesús de Nazaret, a quien se lo ha malinterpretado según las épocas y los intereses de los grupos dominantes. De su persona y su mensaje se ha hecho una religión organizada en diversas iglesias, que no siempre han interpretado bien a Jesús, quien nunca pensó en términos de iglesia, sino en una sociedad nueva de todos y para todos, comenzando por la de Israel. Él la soñó como el “reino de Dios”.

        En las pocas noticias que contemporáneos y seguidores suyos dejaron por escrito, se puede entrever a Jesús, el aldeano de Nazaret, como un hombre abierto a todos, sin prejuicios religiosos ni temor del qué dirán; de una bondad y un talante compasivo que le hizo pasar por la vida mirando por el bien de los más desfavorecidos, devolviendo dignidad a quienes la sociedad descastaba y desclasaba. Jesús estaba por la vida en plenitud y no por la legalidad vigente, y por ello era crítico del ritualismo religioso y del rigorismo moral.

        Era un gestor apasionado de la reconciliación entre hermanos, y no de sacerdocios ni sacrificios expiatorios. Por ello el Dios Padre del que hablaba y con el que se sentía entrañablemente unido no moraba en ningún templo, sino en cualquier parte donde hubiera que liberar a los caídos o a quienes se hallan confinados en los márgenes por el hambre, la cárcel y la enfermedad, o por ser migrantes, extranjeros y pobres.

        Como Jesús fue consecuente hasta el final, lo mataron por proclamar el reino de Dios, acto considerado subversivo, porque abolía tendencialmente el poder político del Imperio Romano. ¿No había puesto en duda toda autoridad cuando cortó entre sus seguidores una disputa por el poder? Les dijo secamente: “¡no debe ser así entre vosotros!”. Su propuesta era el servicio fraternal recíproco, en vez del señorío, el mando y la explotación.

        Jesús fue considerado e interpretado, en las categorías de la época, como el “ungido” y el “hijo de Dios”. En términos modernos más acordes con una visión evolutiva del universo, podríamos decir hoy que Jesús fue un hombre como nosotros en el que el espíritu que anima y moviliza la materia habría realizado por adelantado la mutación definitiva de lo humano individual hacia la solidaridad universal. Es hora de darle cancha al mismo espíritu para que nos inspire en la tarea de configurar una o muchas realizaciones históricas de una mejor humanidad. — ¡Que el “reino de Dios” venga a nosotros y nos active, reuniéndonos de veras!

        Manuel Ossa B.

        Pirque, 15 y 22/04/2021 y 05/09/2023

49 comentarios

  • carmen

    No sé si el señor Ossa , después de reflexionar un montón de años, supongo, sobre la persona de Jesús haya llegado a la conclusión de que es un mero reformador social. Que por cierto, los hay y enormes.

    Diría que su pensamiento está más en la línea de Jaume. Un gran Maestro. Con una dimensión espiritual muy grande.

    No lo veo nada triste.Opiniones. 

  • Carlos

    Me parece bastante triste que Manuel Ossa,  después de tantos estudios de tantos trabajos interesantes, al final se quede con una imagen tan reducida de Jesús como un reformador social – aunque parece que el más importante- Despojándole de toda la referencia religiosa

    Muy triste

  • carmen

    Pues el nihil obstat lo tiene. Firmado por Carlo Martini, sjEn Roma, el 21 de junio de 1975.
    Cierto que eran otros tiempos…Pero lo tiene.

  • carmen

    Santiago, creo que no conoce la nueva Biblia Española. Si le apetece, busque las dos personas que dirigieron el trabajo que duró años y el grupo de exégetas y traductores que intervinieron. A lo mejor le suena algún nombre.

    Y si no, pues no lo haga.Buen día. 

    • Santiago

      Muchas gracias por la información. Tendré tiempo de revisarla y expresar mi opinión a pesar que yo no soy un especialista pero creo poder al menos formarme una idea de por dónde va esta cuestión de La Palabra del Señor, ya que no solo se trata de “traducir” del griego y del hebreo  bíblico sino de verificar el sentido real que el autor quiso darle a cada frase o perícopa y como se entendió entonces cuando todavía estaba “cerca” la voz de Jesús de Nazaret y todos sus más íntimos familiares y amigos del siglo I

      Un saludo cordial

      Santiago Hernández

  • carmen

    Es que ese es el quid de la cuestión. Jesús es sujeto merecedor de adoración porque es Dios?Por eso Santiago y Román insisten tanto. Y otros no, o por cansancio, aburrimiento, o porque ya están ellos dos.Jamás un teólogo católico podrá afirmar que Jesus no es Dios mismo, porque en el acto deja de serlo.Eso lo podemos decir jueces, abogados, maestros, arquitectos, albañiles, modistos, amas de casa, amos de casa, arquitectas, maestras, abogadas… pero un teólogo católico, jamás. Y una teóloga ni te cuento, lo que faltaba ya.Y con esa ventaja juegan.Y eso es lo que hay.

  • carmen

    Pues, insisto.No sé qué es la adoración, no me gusta la palabra, me suena a servilismo. No soy sierva de nadie, ni de nada. Otra cosa es que eso traiga problemas y,  a veces , hasta la muerte. De momento sigo viva.

    No sé qué significado tendría el inclinarse ante alguien en la época de Jesús. A mí me gusta el gesto de inclinarme, hasta me llevo la mano al corazón. Un gesto leve. Muy leve. Quiero indicar que esa persona tiene todo mi respeto. Lo suelo hacer con cierta frecuencia, sobre todo en los entierros de la gente a la que quiero.

    Pero, ya digo. No sé qué significaba en aquel entonces y en aquella cultura.  Por las películas donde salen árabes o chinos, veo que es un gesto más o menos normal. Pero no sé.Si tuviese a Jesús delante porque viajase en mi máquina del tiempo, me inclinaría hacia él, y me llevaría la mano al corazón. Lo que no sé es cómo se entendería. Tampoco me importa demasiado. No sé.

    Y que cada cual crea lo que quiera creer. O pueda.

    Y, perdón por insistir. No nos pueden hacer un huequecico a las personas que no creemos que Jesús fuese el Dios mismo? Porque no solamente es su hijo. Es que es de la misma naturaleza que el padre y existe desde el principio.

    Pues, me van a perdonar. Pero, como que no. No quepo entonces en el cristianismo? Pues ustedes se pierden a un montonaaaazo de personas, entre las que me encuentro.

    Es que, claro. Piensan que el cristianismo se hundiría. Y como soy rarita, creo que cogería una fuerza enorme, una vez pasada una crisis gordísima, claro.

    A mí no me asustan las crisis. Aprendí que si se hace una gestión adecuada, y con muuuucha gente apoyando, se sale reforzado. Reforzada.

    Pero claro, es una opinión. Sin más.Hay quien braman contra las vírgenes y esas cosas. Y no se las adora. La verdad. No entiendo nada. Pero…sigo mi camino.No me hagan mucho caso. Me gusta hablar. Y ya está. Por si mi opinión sirve de algo. No es la única persona que así piensa. También eso es cierto.Buena tarde a todos. Crean lo que crean. Estaría bonico que cuestionarse las creencias de las personas. No llego a tanto. 

  • Roman Díaz Ayala

     Qué es la adoración                                                               Vosotros adoráis lo que no conocéis; nosotros adoramos lo que conocemos, porque la salvación viene de los judíos. Pero llega la hora (ya estamos en ella) en que los adoradores verdaderos adorarán al Padre en espíritu y en verdad, porque así quiere el Padre que sean los que le adoren. (Juan 4,23)

    Cuando ocurrían los muchos hechos de la vida de Jesús los pueblos todos de la tierra reverenciaban a supuestos seres superiores que consideraban como cosas divinas. Aquí tenemos una forma común no judía de adoración.

    El pueblo judío, al que pertenecía  Jesús, era muy especial y una excepción entre todos los pueblos de la tierra. Adoraban a un solo  y único Dios a quien le  creían el Creador de todas las cosas.

    Las excepcionalidades no se agotaban ahí. La creación propia del pueblo fue una obra personal del mismo Dios a través de un solo hombre, pastor nómada que caminaba en su presencia y quien bajo su consejo fundó una familia trasmitiendo su fe a toda su descendencia. El pueblo resultante tomó conciencia de ser propiedad única de Dios a través de unos acontecimientos que fueron reseñados como  un acontecimiento salvador. El Dios de sus padres es percibido como el protagonista de su historia y realizador de las promesas que se irían cumpliendo en su trascurso.El pueblo judío cifraba todos los acontecimientos de sus vidas personales y colectivas, sus triunfos y sus fracasos,  en clave teológica. Así como su percepción de la historia, sus costumbres, la organización política y social, sus textos sagrados, con una mirada a su modo universalista y resuelta a una apocalíptica mundial que le daban a su raza un papel rector, en nombre de su Dios.

    En tiempo de Jesús no tenían libertad política, pero defendían con celo su libertad religiosa, la adoración a su Dios, y el culto oficial del Templo de Jerusalén, la ciudad santa y sede de su antiguo y anterior reinado con la confianza de que llegarían tiempos de consolación antes del tiempo del fin. Jesús, sentado junto al Pozo de Jacob ya se tenía conciencia en la parte rectora del pueblo de  una retribución individual para después de la muerte por lo que la venida de un nuevo Reino tenía una expectación más espiritual que política. En los tiempos de crisis posteriores a Jesús y que llevaron al desastre del año 70 fue la clase farisea la que le dio la supervivencia espiritual a la diáspora en la esclavitud y el destierro junto con la labor realizada por la secta  de los cristianos, de una forma más apreciable entre los judíos helenistas, los judíos de habla griega residentes en las otras partes del Imperio Romano.

    Nosotros, que hemos heredado las vivencias de fe judías gracias a la predicación de los seguidores de Jesús, entendemos la adoración como rendirle a Dios un acto supremo solo a él atribuible y que connota amor y piedad filial.

    Jesús nos lo presenta en forma de mandamiento, erigiéndose en intérprete autorizado de la Ley: Él les dijo: “Amarás al Señor tu Dios, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma y con toda tu mente. Este es el mayor y primer mandamiento. El segundo es semejante a éste: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. De estos dos mandamientos penden la Ley y los Profetas.

    ”Quien quiera vincular la adoración sólo a uno de los dos mandamientos sin considerar el otro, no está haciendo un acto verdadero de adoración.

  • Rodrigo Olvera

    No todo mundo traduce la expresión griega “καὶ προσεκύνησεν” en Juan 9,38 como “lo adoró”. La expresión significa hacer una reverencia o incluso postrarse ante alguien o algo. Sí, postrarse puede expresar adoración, pero también puede no expresar adoración. Hay muchos ejemplos del uso de καὶ προσεκύνησεν como postrarse ante hombres (especialmente reyes) sin que signifique que quien hizo tal gesto consideraba dios a la persona ante la que se postró. Así, esta expresión no demuestra que el ciego creyera que Jesús sea Dios; más bien es que cuando previamente ya se cree que Jesús es Dios es que se traduce esa postración como adoración a un ser divino.   

    • Santiago

      Gracias Rodrigo por tu interesante comentario…Pero la pregunta de Jesús al ciego es ¿Crees tu en el Hijo de Dios?

      Por eso se trata de la fe en Jesús como el Hijo “del Bendito”, tal y como se proclamó Jesus ante la pregunta de Caifás cuando le dijo Jesus: “Yo soy, y veréis al Hijo del hombre sentado a la diestra del Poder y viniendo entre las nubes del cielo” (Marcos 14:61-64) 

      Porque el Hijo del Bendito se refería al Hijo de Dios verdadero, es por eso que Caifás declaró blasfemia y se rasgó sus vestiduras delante de todos.

      En el  caso del ciego, no tendría sentido la “postración” del ciego ante Jesús si no hubiera creído en Jesús como “algo más” que un HOMBRE ordinario. El ciego respondía directamente a la pregunta de Jesús sobre su fe en El como el Hijo de Dios que le devolvía la vista súbitamente. Es en este contexto como adquiere su verdadero sentido.

      Un saludo cordial

      Santiago Hernández

  • carmen

    Querido amigo Santiago. Usted siga con su canto y yo seguiré con el mío. El suyo es mucho más fuerte, pero no por ello tiene que ser más bonito.

    Fíjese lo que dijo ayer Román, que las caza al vuelo y me conoce perfectamente. Y yo a él también. En un momento dice algo así como , le he hecho la pregunta, si no consideramos a Jesús, Dios, podemos seguir llamándonos cristianos? Y no han dado una respuesta clara.Y no puedo dejar de sonreír. Las tira con bala. Y jamás tendrá una respuesta clara. Porque no pueden darla. Son teølogos católicos. No pueden.Pero no soy teóloga, entiende? Puedo decir lo que pienso. Pero no se equivoque, no soy la única persona que piensa así llevada por el orgullo, soberbia, cabezonería o como le quiera usted llamar. Eso no es así. No. Qué va. Sencillamente así pienso. Insisto. No soy una rareza. En absoluto.Así que usted siga con su canto poderoso que yo seguiré con mi humilde canto, sentada a la puerta de mi choza. Le gusta Tagore? A mí sí.Un abrazo y paz para todos.  Porque, sin embargo, se mueve.

  • carmen

    Santiago.

    Juan 9, 35-37.
    Se enteró Jesús que lo habían expulsado, fue a buscarlo y le preguntó.
    – Tú crees en el HOMBRE aquel? Contestó:
    – Dime quién es, Señor, para creer en él.Jesús le dijo: 
    – ya lo estás viendo, es el mismo que habla contigo. Puedo seguir, pero reproduzco si cita.

    Lo puede comprobar en La nueva Biblia española. 

    • Santiago

      Estas versiones bíblicas modernistas quieren suprimir lo “sobrenatural”, ignorando que no puede negarse la historia y tampoco los “hechos y dichos de Cristo. Toda la vida de Cristo está marcada por lo sobrenatural desde su Concepción hasta Su Resurrección gloriosa.

      Será esta versión bíblica una de ellas que cambia “Hijo de Dios” por HOMBRE…En esta acepción  la respuesta del ciego carece de sentido. Es la traducción primitiva la que cobra realismo y concuerda con el contexto y el texto griego. No se pueden ignorar las reglas de la exégesis verdadera que constituye una ciencia.

      Un saludo cordial

      Santiago Hernández

  • carmen

    Por supuesto

    Era una bromica

    Además, no sé de estas cosas, solamente digo lo que pienso.

    Te acuerdas aquella vez que me dijiste que aquí, en Atrio somos como grillos, en una noche de verano , cada uno con su canto? Pues ya sabes el mío.  Sin más.

  • carmen

    ‘… y dejamos la adoración para cuando alguien quiera abordar el asunto ‘ Maravilloso.

    Entienden lo que digo cuando digo lo que digo?

    Silencio, hablan los mayores en la sala de fumar, mientras las mujeres hablan de sus cosas y los niños duermen.

    Felices sueños.

    • Román Díaz Ayala

      Pongámonos de acuerdo.  Es cierto que tu has mencionado lo de la adoración, que Jesús no la necesitaba y “mi Dios no necesita adoración”  Postura clara; lo de la adoración no va contigo, aunque lo dices con tus reservas habituales.

      Yo daba respuesta a un comentario de José Ignacio que hacía referencia a otro mío.Le hice la observación de que no abordó de forma directa la interrogante: Puede ser Jesús objeto de adoración ? Si no lo es, seguimos siendo cristianos?   Tanto Ossa como José Ignacio en mi opinión eludieron dar una respuesta directa. y terminaba a modo de invitación que abordase el tema.

      Parece que a nadie le interesa ahondar en  lo más sencillo: Qué es adorar.  Las cosas sencillas no tienen que ser necesariamente simples.

      confío des por buena mi explicación

  • carmen

    Y , la doctrina, que no sé qué es, tiene que ser excluyente, única? Puede contemplar diferentes opciones o es única?

    No lo sé. Pregunto. Me ha llamado la atención una frase, dice que no puede esperar que lo hagan su representante. Y luego , o antes, dice, de ahí el todos, todos, todos.No entiendo. Eso quiere decir que, vale, eres cristiano si así te quieres considerar pero no católico?

    Pues entonces es un poco tonto discutir, no? O llegar a un acuerdo doctrinal. Pero me da a mí que, no sé. Como que no va a ser posible. Porque claro, si se está en la verdad tantísimo tiempo, pues fácil no debe de ser. Entonces? Pues diría que todo seguirá igual. Todos dentro, pero no exactamente. Porque el carnet no te lo van a dar.Pues bueno. Pues qué le vamos a hacer.Ese , creo que es el problema. Me parece, no sé. Que nos dejan que nos guste lo que dice Jesús en eso que llaman evangelios, pero católicos, no.

    Pues no somos católicos. La verdad, no me van mucho las etiquetas, menuda la he tenido siempre con las etiquetas con las que me llegaban los nenes a secundaria. El problema, para mí es el mismo. La importancia que tiene eso que llaman doctrina en la institución de la iglesia y que influye directamente en la visión de la vida que tienen que tener los que sí se quieren considerar católicos. Hay que votar en las elecciones y esas cosas.Porque las leyes las hacen, creo, los hombres y ya algunas mujeres. Pero ellos y ellas a su vez están influidos por sus creencias que a su vez están dirigidas por aquellos que consideran eso que llaman doctrina como algo que es como es y punto. No sé si me explico.En fin.

  • Santiago

    Por supuesto que puedo negarme a adorar a Jesús.. Tengo la libertad física..

    De esta manera implico que no creo en la divinidad de Cristo, centro doctrinal  del cristianismo. Pero me conformo por seguir Su humanismo a pesar de que El mismo Cristo ha hablado en el Evangelio de su divinidad, y es así como yo podría vivir “mi”  llamado “cristianismo”.

    Por otro lado, el ciego de nacimiento al recobrar la vista, adquirió también el don teologal de la FE:

    Le dice Jesús a este ciego: “Tu crees en el Hijo de Dios” Respondió el y dijo: ¿Y quien es, Señor, para que crea en el? Dijo-le Jesús: Le has visto y es el que habla contigo. El le dijo: Creo Señor.
    Y le adoró” (Juan 9:35-37)

    Un saludo cordial
    Santiago Hernández

    • carmen

      Santiago.

      Es que no creo que Jesús necesite adoración.  Creo que lo que él quería era un seguimiento a su forma de entender la libertad.

      Es que existen personas que huyen de la adoración. Parece imposible, pero las hay. Conozco a algunas.

      Pero si quiere, soy un paso más. Mi Dios tampoco necesita adoración. No creo ni que sepa en qué consiste. Son cosas nuestras, de los humanos. Nos ha dado libertad, incluso para adorarle si eso deseamos.

      Personalmente me parece una actitud de esas que llaman ‘ paganas ‘

      Y, ya le digo. No soy cristiana en el sentido de seguir al Cristo resucitado. Soy de otro estilo, de ese que cuentan que era María Magdalena: muerto? Veremos a ver. Mientras que sigamos en su movimiento liberador, no habrá muerto.

      Eso dicen. Me gusta. No será verdad. O tal vez sí. Quién sabe?

      Y en esas estoy.

      Opiniones.

    • Santiago

      Gracias por su comentario..Si por adoración entendemos “dar culto u homenaje a Dios” y al mismo tiempo lo negamos a Cristo, que es el Dios encarnado de la Revelación del Padre, el Hijo único de Dios, entonces-como decía- estamos rechazando la divinidad de Cristo o sea su naturaleza divina..

      Como nuestra existencia depende de Dios y sin El NO podemos ni existir, ni continuar existiendo, entonces es propio -que para nuestro bien– El mismo Dios nos comunique que lo primero es Amar a Dios con todo nuestro corazón, con toda nuestra alma y con toda nuestra fuerza (Dt 6:5) y que no tengamos otro Dios sino El…

      Pero Dios no necesita de nosotros para existir, pero necesita nuestro amor de correspondencia e intercambio porque somos seres humanos capaces de amar..como El nos ama.

      Por eso la adoración o latría se refiere el culto debido a Dios ya que Su mandamiento es de Amor 

      Ya Cristo dijo el mismo que El era la Resurrección y la Vida, que el que creía en El viviría eternamente, que era uno con el Padre, que El pre-existía a Abraham, que El era el camino hacia el Padre y que el que NO estaba con El, estaba contra El.

      Y a María Magdalena que “lo oía a Sus pies” mientras su hermana Marta se afanaba en los quehaceres domésticos, a ella a María le dijo que ella había escogido “la mejor parte”…y a la pecadora que había derramado un precioso perfume sobre Jesús le dijo que ella “se había adelantado a perfumar Mi cuerpo para la sepultura” (Mc 14:8)

      Por eso, si creemos en Cristo como Dios entonces, por amor a El, no será difícil adorarle.

      Un saludo cordial

      Santiago Hernández

  • Román Díaz Ayala

    Me resulta muy fácil comprender todos los comentarios que ha suscitado este breve artículo de Manuel Ossa, porque de alguna manera, y no sólo por ese sentido íntimo de su subjetividad, conecta con todos las personas intervinientes en Atrio que tienen ese mismo perfil. Recurre a varios de los lugares comunes de estas personas citadas ( que son muchas más que los cuatro comentaristas de este hilo). Lugares comunes de pensamiento, y también coincidentes en la valoración que se hace de Jesús, la Iglesia, el Reino de Dios, etc.El autor pretender responder a una sola pregunta: ¿sin la exigencia de adorar a Jesús se puede ser cristiano?Y como para ser cristiano es una simple cuestión de “fe”,  habla de fe en unos términos y comparaciones que en nada tiene que envidiar a los promotores del no-teísmo. (No olvidemos que el Sr Ossa pertenece a la teología liberal del protestantismo) 

    • carmen

      Pues claro que no tiene que envidiar al no teismo. Ni al teismo. Ni a nada.

      La reforma de la iglesia es una asignatura pendiente. Y no voy a entrar en la contrarreforma. Enhorabuena. Ganaron. Genial. Sí recuerdo quién la lideró. Me refiero al grupo de poder que en este momento rige el destino de la iglesia.

      Me voy a enredar. Lo sé. Porque me enciendo. Porque la extrema derecha se apoya en los principios que se apoya para una serie de personas. No todas. No. Pero muchas defienden la ley de la moralidad o como se diga de la iglesia.

      Estaría genial. No lo sé. No viví esa época. Vivo en esta y no creo que me queden muchos años. Mi familia es poco longeva. Cosas de los telómeros, dicen.

      No se pueden poner puertas al campo. Porque el mundo ha cambiado. Insisto. Ha cambiado. No somos los mismos. Guste o no. La realidad se impone.

      Y cuando veo algunas cosas es que vuelo. Pero que me río yo de las gaviotas, de los mirlos, de los cuervos y hasta de las águilas.

      Y eso pasa. Porque claro que me importa la gente. Es que yo soy gente. Ni teóloga, ni filósofa ni nada de eso.

      Gente. Pura gente

      Perdona , pero es que volvemos una y otra vez a la fe. Creo que tooooodo lo que he dicho no vale para nada. Creo que ni se lee. Porque nosotros, la gente no importamos.

      Y me muero de la indignación. Porque toooodo el mensaje, la idea o como se quiera llamar de un señor que se llama Jesús de Nazaret, iba dirigido a la gente. Como yo. Gente. Y no nos escucha nadie.

      Y luego estallan las cosas y también se nos echa la culpa.

      Uuuuuufffffff

      • Román Díaz Ayala

        La teologia de Ossa no es de la Reforma (siglo XVI) sino un poquito más  reciente, tan reciente que sigue  vigente, aunque eso no quiere decir que existan planteamientos  que la superen. Es,cosa de ahondar  un poquito  más,  pero hay que desestimar que se le ponga  la etiqueta de “tradicional “. Es un error propio de los tiempos que corren.

        • carmen

          Vamos a ver.

          Claro que no es tradicional. Por eso tú has dicho que no tiene nada que envidiar al no teismo. Y es lícito sacar alguna conclusión de lo que dice? Pregunto. Porque es que pienso tal cual, sin adornos teológicos. Porque los teólogos tienen que tener cuidado. La gente normal puede decir lo que piensa, si.le dejan ,claro.

          Lo dejo.

          Porque más claro no lo sé decir.

          Y te aseguro que sé los tiempos que corren para la gente normal, ya lo creo que lo sé.

    • José Ignacio Calleja Sáenz de Navarrete

      “Y como ser cristiano es una simple cuestión de fe…“. Román, de fe personal, -en conciencia escuchante de los otros y libre, personal y libre siempre-, pero fe practicada como amor samaritano y justicia con toda persona; más aún si es marginal; persona incondicionalmente digna siempre; y en la fe, imagen de lo que Dios decimos a tientas que es, “amor desvivido por todas las criaturas”, como lo vivió Jesús; y fe de algún modo orada; esto es lo personal.

      Si luego la persona quiere recibir el reconocimiento de una institución cristiana como miembro completo del grupo, hay otros requisitos, pero ya estamos en otro nivel subordinado sobre qué es ser cristiano. La institución dice que no, que ella lo marca con leyes y certificados, y lo piensa como tradición sagrada, “parte de la Revelación junto a la Palabra”, pero la persona siempre conserva su primacía de conciencia y el derecho -y hasta el deber- de actuar en conciencia libre como tal; si esa persona no se atiene a ciertas reglas de la institución, ya sabe que van a discutirle su pertenencia, (¡pura sociología, con fe y sin fe!) pero el derecho a estar, celebrar y dar razón libre de su convicción cristiana es inalienable en la fe cristiana de Jesús y en Jesús; de ahí, el “todos, todos, todos” frente a procesos canónicos que expulsen a hermanos y hermanas porque piensan y razonan distinto al común.

      Lógicamente, esa persona siempre tiene pleno derecho a presentar su experiencia de fe pensada, vivida y orada según conciencia, si bien no puede esperar que la institución la busque como su representante oficial y convierta fácilmente su fe en la doctrina. Igual que Jesús, nunca abandonó el judaísmo, la fe sus padres, pero siempre la contestó en conciencia exigiendo la conversión de esa religión a Dios en lo hermanos. Así terminó; es el signo de los profetas, la cruz no buscada, sino padecida, para que las iglesias se humanicen en un eterno retorno; es como la salud quebradiza de un enfermo. Inevitable, su existencia, irrenunciable en su terapia histórica. Y así hasta “siempre”, valorando si el enfermo mejora o no, y contando con que cuando el enfermo parece morir, reacciona, rehace su vida, toma aire, promete al médico que va a cambiar, y otra vez, rehecho el cuerpo, comienza el proceso de volver “a los viejos hábitos de la religión metafísica e instrumental”. Bien, lo dejo, cada detalle es complejo y podría matizarlo a fondo; espero haber mostrado que la libertad de conciencia en la fe es irrenunciable y sagrada, pero que tiene un precio; no debería, pero lo tiene; no porque la moral la condene, sino por lo rocoso de los las instituciones religiosas, (y muchos de sus fieles), prestas siempre a reconfigurarse como doctrina metafísica de la divinidad, y a sacralizar los cargos rectores, los criterios de pertenencia, y las personas (hombres) que los desempeñan. Un saludo.

      • Román Díaz Ayala

        Gracias, José Ignacio por tu comentario más abajo.

        Parece abundar en la tesis del autor que en vez de abordar de forma directa la pregunta sobre si la persona de Jesús es adorable no, viene a confesar lo que para él es la fe,

        Tú pareces hacer lo mismo, pero mostrándome cuál debe ser una actitud de fe apostillándo que debe ser entendida como fe personal (en conciencia) y que tu mismo la  identificas con una fe practicada, es decir de un amor samaritano, y de justicia con toda persona, una fe orada de algún modo, pero sin especificarlo (¿Aquí te refieres a la divinidad, o a un simple estado de consciencia de la divinidad?)

        También hablas de la fe perteneciente a otro nivel (subordinado a la fe personal) buscando “el reconocimiento” de una institución cristiana sujeta a otros requisitos que pueden no coincidir con el estado de conciencia de la fe personal, donde debe prevalecer esta fe. Es la disciplina formal de quien es miembro de una organización o sociedad humana. Supongo que hablas de la Iglesia, pero adivino que tu experiencia no es la misma del Sr Ossa. Y si quieres establecer un criterio ético tendría yo que saber qué valoración haces de la Iglesia de Dios del Nuevo Testamento.

        Pareces hacer una distinción entre la Revelación y la Palabra, pues aquí encuentro un eco que parte de la Reforma, y que no puedo valorar si no me resultas un poco más explícito.Y dejamos lo de la adoración para cuando alguien quiera abordar el asunto.

        • Rodrigo Olvera

          Hola Román

          La pregunta que le hizo ese joven a Manuel Ossa no fue si la persona de Jesús es adorable. Parece que reprochas a Ossa no haber respondido de manera directa una pregunta que no le hicieron.

          Es como si alguien preguntara “puedo ser amante del helado aunque no disfrute el helado de pistache?” Y tú reprocharas “es que no respondes si el helado de pistache es disfrutable”.

           

          Saludos desde México

          • Román Díaz Ayala

            Es un punto de vista interesante que nos nos llevaría a otras consideraciones también interesantes, pero que yo no comparto. El autor tendría que darnos su interpretación., pero no creo que esté al tanto de todo lo que se escribe sobre él.

          • rodrigolverab@gmail.com

            Pues no, Román.

            Ossa dijo explícitamente cuál fue la pregunta que le hizo ese joven, y la pregunta no fue si Dios es adorable, la pregunta fue sí bastaba con tratar de vivir lo que Jesús enseñó para ser cristiano. Puedes estar de acuerdo o no con la respuesta que dió Ossa a esa pregunta, pero no parece justo reprocharle que no haya contestado a la pregunta de si Jesús es adorable o no, porque eso no fue lo que se le preguntó. Así de simple.

             

            Quizá para tí sea una pregunta más importante la de si Jesús es adorable o no. Pero no puedes reprochar que no conteste tu pregunta, cuando no es la pregunta que alguien más hizo y a la que respondió.

  • ana rodrigo

    Carmen, mi cabeza cada vez da menos de sí y ando un poco confundida al leerte lo siguiente Y no tienes que apoyar al señor Haya. Al menos no conmigo.” Es que no sé si te refieres a mí por haberte contestado ayer en un comentario de Gonzalo, por aquello que tú me decías “Si lees el comentario del señor Haya, ahí está la clave de lo que pienso”.

    Perdona, pero, como te digo, tampoco quiero mal entendidos. Perdón si me he liado más. Lo dejo aquí

    • carmen

      Qué va. Pero si lo has cogido al vuelo…

      Es que soy tremenda. Creo que la gente está dentro de mi cabeza. Es para Antonio Duato. Acabo de descubrir que sí funciona eso de responder. Mi cabeza también se las trae.

      Hija, he entrado en brote. Y eso que esta mañana he dicho que cada vez me sucede menos. Para que veas.

      Es que. Es tremendo leer que parece que ahora entiendo lo que dice carmen.

      Y, pues he entrado en brote y de los gordos. Y vaya usted a saber qué se entiende.

      Mira.

      De verdad.

      Que el mundo siga girando, yo me bajo en la próxima. Creo que lo dijo Groucho Marx.

      Perdona. Es que soy tremenda.

       

       

  • carmen

    Antonio.

    No hablo de fe.

    Hablo de renovación de la estructura de la iglesia. No hablo de creencias. Hablo de iglesia.

    Pero da un poco igual. Me he rendido. Ni tan siquiera se ha entendido en infinidad de comentarios de lo que planteo. Quizás se tome como un ataque personal. No sé exactamente a quien. Sencillamente no entiendo.

    Sabes muchas cosas que te conté. Sabes de mi seguimiento al blog de lamiarrita. Sabes que he leído a mil autores. Sencillamente no comparto lo que está sucediendo. Pero, da igual. De verdad. No existo. Pero sí existimos muchos. Muchísimos. Y creo, pienso, opino que, en fin. Da igual.

    No sé decir másQue estoy en un error y es el camino adecuado? Seguramente. Sin más.

    Sencillamente pienso. Y como no tengo responsabilidad ninguna, hablo con toda libertad. Y ya está.Y lo que personalmente busque y o encuentre, es asunto mío, de mi más estricta intimidad y que a veces he compartido. No hablo de mí. Hablo de cómo me gustaría que fuese la institución de la iglesia.

    Y no tienes que apoyar al señor Haya. Al menos no conmigo. Me entiende mucho mejor de lo que posiblemente crean muchas personas. Y yo a él.   

    • carmen

      Fíjate, entrando en eso de infinito, el mismo problema hay en matemáticas con el cero. Construcciónes complejas para explicar conceptos complejos, porque la construcción de los conjuntos de los números, se fue complicado, complicado…

      Vale. Pues soy mucho más cercana al cero que al infinito. Me gusta mucho el cero. No sé qué es, pero no estoy llamada al infinito.

      Ya no lo sé explicar mejor.

      Pero que yo no exista o me acerque al límite cero, no quiere decir que la sociedad no exista. Ya lo creo que existe. Y ahora de forma global. Y creo que la iglesia, la iglesia, influye un montonazo. Por eso me interesa.

      No personalmente. No. En absoluto. Mi camino es mío.

      Pero como integrante de la sociedad me interesa. Por supuesto que sí.

      Y creo que con lo que estoy diciendo es suficiente. Quien quiera entender, que entienda y quién no, pues no.

      Tengo una lista de cosas que no entiendo que ella sí se acerca al infinito. Pues bueno. La vida es pura incertidumbre. Pura duda. Y me gusta.

      Fin

      • carmen

        Oye, cuando le doy a responder sí sale como lo escribo.

        Si entiendo algo, que me maten.

        Ves?

        Pues eso.

        • Antonio Duato

          Hace tiempo qie Isidoro descubrió eso. Que en los comentarios “anidados en otro” funciona bien el editor. Y yo no he podido descubrir aún qué le pasa al programa de edición desde la última actualización. Y ¿por qué a mí me funciona correctamente siemprre el punto y aparte, con espacio entre líeas aunque no un doble cambio de línea? ¿Porque soy el administrador del sistema? ¿Porque escribo desde un ordenador con windows 10?

          Otro rato intentaré decirte lo que pienso de eso del cero y el infinito y otras cosas. Pero lee lo que escribe Ossa y dime si la cuestión del sentido de la realidad y la fe personal, palabras que él pone en negrita. no es la cuestión fundamental de tu vida y de la mía.

          • carmen

            Mi vida tiene un objetivo clarísimo. La gente que me rodea. Y yo misma, seguramente la primera.

            El tema de Dios y sus cosas no me preocupa. Nada. En absoluto. Si está, estará conmigo, fijo. Porque está en todo. Y si no está, no estará conmigo ni con nadie.

            Pero la humanidad, tiene que seguir adelante. La humanidad somos nosotros. Todos. Absolutamente todos. Y en ese todos la iglesia tiene una importancia que la sé. No sé si directamente o inversamente. Pero la tiene.

            Esa ha sido mi preocupación desde hace muchos años. Porque no entiendo qué defiende y en nombre de quién defiende lo que dice defender.

            No sé cómo decirlo. No me importa la idea que de Dios tenga nadie. Lo que sí me importa son las repercusiones en la sociedad. Porque las personas necesitamos algo en lo que creer. Al Menos la mayoría. Y no creo que en un plazo corto, ni medio ni tan siquiera largo, las religiones desaparezcan. Por eso creo necesaria una renovación en la iglesia.

            Y no lo voy a decir más veces.

            No voy de juego de palabras. Eso se lo dejamos a los filósofos. Sé perfectamente lo que digo. Otra cosa es que se comparta.

            Es un error tremendo hablar de Dios en una organización tan enooooorme y con ese poder sobre la sociedad que tiene la iglesia católica, que tiene el cristianismo.

            El cristianismo ha forjado la espiritualidad de europa. Y la sociedad. Pero tooooodo ha cambiado. Y solamente intuimos ligeramente el cambio que se aproxima y que estamos tocando ya con los dedos. Y vamos a seguir manteniendo que todo el mundo tiene que creer que Dios es uno y tres a la vez? O que Dios es el dueño de la vida y que no se puede interferir en los deseos de Dios?

            Estamos locos o qué? Vamos a seguir manteniendo que el Papa es el vicario, vicario, insisto, vicario del mismo Dios en la tierra? De qué Dios? Del tuyo o del mío?

            Caerá la figura de Jesús con la iglesia. Eso sí, después de dar muchos quebraderos de cabeza. Y será responsabilidad de la iglesia si sigue tal y como está.

            Y será una perdida humana grande. Pasará al Olimpo, junto con Zeus y demás familia.

            Pero eso no se quiere ver. Pues que no se vea.  Mi vida. Mi cabeza. Mi persona ha vivido ya lo suficiente como para saber de qué va la historia.

            No importa lo que yo, mi, me, conmigo sienta, piense o desee lo que es o deje de ser Dios. Da igual. Exactamente igual. Pero interferir en las leyes que hacen un mundo más justo, más libre, más humano, eso no da igual. No me da igual.

            Pues eso pasa .

            La iglesia es una institución humana, humana, humana. Y hablo como humana, no hablo como un ser que procede de Dios. Pero si no sé qué es.

            Por favor.

            Si se quiere abordar el problema, se aborda. Y si esto va de ideas acerca de Dios y sus cosas y sus jaleos, perfecto. Pero entonces no habléis de renovación de la iglesia.

            Es de lo único que he hablado siempre. Siempre. Siempre. De una necesidad de renovación porque influye el la sociedad.

             

            Y no lo voy a decir más veces. Me voy, derechita al infierno. Con el calor que pasamos en Murcia, lo voy a llevar bastante bien.

            Fin.

  • Antonio Duato

    Este artículo de Manuel Ossa, lo decía yo en la entradilla, no puede entenderse sino como un testimonio de una fe personal profunda y desnudada de increscencias mentales ideológicas. Eso implica que es una fe fruto de un largo itinerario de búsqueda. Que solo se puede entender atendiendo a los datos biográficos que él mismo ofrece a quien no los conocía.

    Por eso me alegro de que no haya sido objeto de elucubraciones intelectuales sino, aparte del asentimiento pleno de Gonzalo, con un itinerario muy similar, del pasmo existencial coincidente por dos atrieras que tienen también un itinerario de búsqueda y entrega muy significativo.

    Tal vez por fin he entendido en qué consiste ese pasmo existencial de Carmen, como expresión de lo que está pasando en esta tercera década del siglo XXI entre personas que previamente había hecho una liberación de su fe respecto a un mundo de cristiandad ya pasado (derrumbado y hecho escombros como la escultura de Salomón que Lenaers puso en la portada de su libro en inglés y en el texto bíblico de Daniel). En los tiempos de los dos papas anteriores (35 años: 1978-2013) se veían más esas posiciones de izquierdas y se vivía tranquilo en la resistencia, prescindiendo cada vez más de lo que dijera el papa y los obispos. 

    Pero llegó el papa Francisco que reconecta con Castillo, que renueva a fondo el ministerio (dicasterio) de defensa, (de la doctrina, claro, pues desde hace 150 años los papas ya no tienen ejército si no es de juguete para hacerse fotos, como en Bakhingam. ¡Ridículo!), que se toma en serio el diálogo ecuménico e interreligioso, etc… Y parece que todos los antiguos revolucionarios nos hemos hecho papistas, encandilados por Francisco, y loaboramos a sus reformas volviendo a posiciones que ahora alguno califica de “teístas retógrados”.

    ¿Es eso lo que no entiendes, Carmen?  Podría contestarte que no es así. Mostrándote como yo creo que 2013 no ha supuesto para mí un cambio de dirección ni un apuntarse a la nueva papolatrío o a la nueva secta de “los franciscanos”. Pero lo puedes ver en el itinerario de ATRIO y de cómo ha seguido su línea de fe personal, cristiana o laica, pero que como dice Manuel, es “comprometerse con una dinámica que nos haga salir de nosotros y despreocuparnos de muchos intereses egoístas, por intuir que no basta con vivir para sí mismo” y de crítica radical, incluso a dichos y hechos papales.

    Algún día tendré que exponer en una serie de artículos mi itinerario de búsqueda y los datos de mi biografía, como ha hecho Manuel Ossa, pero, entretanto me adhiero como Gonzalo a este texto de Manuel viéndolo como rofundización, no abnadono, de la fe personal en Dios-Abba-Amor.

  • carmen

    Es fácil, pero no quiero jaleos.Si lees el comentario del señor Haya, ahí está la clave de lo que pienso. Hablando con una amiga. Poco o nada se ha escrito en esa línea de manera pública desde hace años. Por eso digo que aquí, en Atrio, he sentido que hablaba al vacío. Aunque no fuese así. Me han dicho que todo eso que mi persona decía ya estaban dicho y pensado de antes. Me venían a decir que no había descubierto la penicilina. Por supuesto que no. Pero si lo aprendí de los mismos que ellos aprendieron. Incluso de alguno mismo. Pero de repente, se dejó de escribir y hablar en esa dirección. Y si todos se van, la persona o las pocas personas que se quedan, se sienten solas.

    Y, no lo entiendo. O tal vez sí.

    Cuando el Papa era Juan Pablo II y con su sucesor ni te cuento, leía unos textos en una dirección que nada tiene que ver con los que ahora leo. Mi mundo de la iglesia está muy relacionado con el de los jesuitas, porque la congregación religiosa en la que me eduqué y en la que trabaje pertenece a ese mundo.

    Pero hubo un cambio en el papado. Y dejé de leer textos en esa dirección que te digo y apareció otra de apoyo al papado, sin fisuras .Me encanta tu amigo castillo. Ya he dicho que fui a ver cómo era físicamente y a verlo hablar, no a oírlo, a verlo. La expresión corporal es definitiva para conocer a la persona que te interesa . Tuve el santo valor de ir tres días a Madrid al congreso de teología. Y lo vi. Me llamó muchísimo la atención. Ya estaba mayor, pero se le veía eso que llaman raza. También me asombró la especie de veneración que flotaba en el ambiente. Y cuando salió del escenario aquel, cuando acabó la conferencia, que por cierto, a mitad dijo: uf, yo no voy a leer todo esto, les voy a decir lo que pienso y ya está. Genial. Pues cuando salió, la gente lo rodeó y me quedé impresionada. Parecía una estrella de rock. La adoración flotaba en el ambiente.Y luego vino un papa jesuita. Y todo cambió. Dicen que ha acercado la iglesia al pueblo. Y seguramente es cierto. Y aquí lo voy a dejar. Tú que sigues a castillo y supongo que habrás notado algún cambio respecto a su posición acerca de El Papado . El papado, según lo entiendo, no tiene nada que ver con la persona que lo ocupa, sino con la estructura de la iglesia.

    A lo mejor estoy equivocada. No sé. Creo que ha sido un error generalizado dentro del mundo de los jesuitas. O no. O quizás  persiguen lo que desean.

    Y, perdóname, ahora sí lo voy a dejar. Ya te digo. No quiero jaleos. Para qué? La iglesia es demasiado para mí. Tampoco tengo por quienes luchar. Porque ya no es mi obligación intentar educar a nadie. Me jubilé.

    Y que Dios reparta suerte.

    Gracias por tu atención. 

  • carmen

    Gracias Ana. De verdad, gracias. Pero no es eso.No soy una persona de esas que nombras. No. Qué va . Solos estamos todos. No es eso.

    No voy a seguir. A lo mejor diría cosas que molestaría a mucha gente. No quiero molestar a nadie. Pero no es esa mi queja. Es otra. Está escrita entre líneas en lo que acabo de decir. O en líneas.

    Gracias. Te lo agradezco mucho.Un abrazo 

  • carmen

    Con todo mi respeto, que se lo tengo a todos, se crea o no, eso ya no es asunto mío, no me quedo sin decir una cosa, bueno, la he dicho mil veces de otras  mil maneras diferentes.No entiendo nada.

    Ahora leo este artículo que me ha gustado un montonazo, porque sé de lo que se habla, y no entiendo. Por qué han dejado esta línea de pensamiento? He tenido muchas veces la sensación de que hablaba en el vacío. Donde no hay nada, ni tan siquiera aire. Nada. Y sin embargo ustedes saben mil veces más que yo.

    He leído el comentario de Ana. También sé quién es Pope Godoy. Gran amigo de un amigo mío. Ustedes saben mucho mejor que mi personica muchísimas cosas. Por qué entonces me han hecho sentir sola?

    Saben qué pienso? Pues estoy convencida que si esta línea no sé hubiese cortado públicamente de raíz hace años, quizás en este momento la iglesia sería otra. Quizás se habría hecho hueco para personas que así piensan. Un huequecico en la iglesia.

    Pero no. Todo parece que se tiene que solucionar con un enfrentamiento entre dos corrientes. No lo puedo entender. Después de dos mil años, todavía luchas por imponer unas idea? No cabemos todos? Y eso quién lo ha dicho?

    A mí no me molesta en absoluto las personas que están convencidas de que el credo es pura realidad. Por qué me van a molestar? Si ellos lo creen, pero si a veces lo que me dan es envidia. Nada tengo en contra de ellos.

    Por qué se tiene que rechazar otro pensamiento diferente? Es algo que me gustaría nunca llegar a entenderlo.

    Creo que caben muchas ideas dentro del cristianismo. Porque el cristianismo va de una persona que se llama Jesús. Que vivió en una determinada época y que creía en el Dios que él decidió creer. Y en cuanto a eso de el reino de dios, lean lo que ha escrito Ana que decía este señor. Que viene a ser parecido a lo que dice salvador Santos. De verdad. No entiendo. Por qué?

    Puede ser la  respuesta que todos se quieren hacer con el reino que sí es de este mundo y se llama iglesia? En fin. La enésima reflexión sobre el mismo tema. No elijo los artículos. Sencillamente los leo.Y también voy a añadir una cosa, si ganase la guerra esta absurda intraeclesial los que defienden las ideas que me gustan y dejasen fuera a amigos míos absolutamente ortodoxos, me iría con ellos. No se trata de excluir a nadie. Se trata de integrar a todos.

    Se puede ser más ingenua?

    • ana rodrigo

      Mi querida Carmen, como veo que insistes en que te sientes sola en, te voy a decir una cosa. Ya sabes que atrio no es un WhatsApp aunque algunas veces interactuamos personalmente, pero lo normal , por lo menos yo lo hago, es que leyendo a otr@s participantes me hago una idea de si coincidimos o no. Yo digo lo que pienso, todo el mundo sabe cómo pienso sobre los temas que aquí se tratan. Tú no te preocupes, si nos lees verás que somos much@s l@s que pensamos igual.

      Respecto a la Iglesia yo he escrito siempre lo mismo, y tantas veces, que no hace falta recordarlo ahora. Lo que ocurre es que una institución internacional, con dos mil años de historia, y con su base más en los dogmas, ritos y moral, que en el Evangelio, tú sabes que la discrepancia a dicha ortodoxia se queda reducida a grupos reducidos. Con el paso de los años sí vemos que algunos jerarcas han cambiado, pero ya sabemos que los opositores a este Papa le están atacando fuertemente.

      Resumiendo, que tú no te preocupes, que no estás sola, y si lo estuvieses, tampoco pasa nada. Solos han estado Pepe Godoy, Juan Mateos, Pepe Castillo, JJ Tamayo, Jon Sobrimo, Hans Küng y un sin fin de personas que fueron sancionadas, algunas murieron sin ser rehabilitados como Küng, pero su legado no puede estar más de actualidad. El caso de Castillo es, que después hacerle la vida imposible durante casi toda su vida, ahora Francisco,  lo ha llamado dos veces por teléfono, le ha escrito personalmente de puño y letra, lee sus libros y lo ha recibido en el Vaticano. O sea, que algo va quedando. La historias para las religiones o está inmóvil o se mueve muy lentamente.

      Venga, un abrazo

  • ana rodrigo

    Hoy nos ha dejado otra grandísima persona que quizá algunos hayáis conocido, amigo personal mío y de que quien lo haya conocido, José Godoy, conocido por “Pope Godoy”, un ex jesuita en la línea de rescatar la esencia y lo importante del Evangelio como programa de vida. Recuerdo que hace muchos años yo le pregunté como se traduciría hoy la expresión “Reino de Dios” y me dijo, como alternativa a una sociedad injusta. Persona buena, comprometida y generosa donde las haya.

    Ayer yo comentaba en el post de Tamayo sobre el recuerdo de Romero, la cantidad y calidad de tantísimas personas que han intentado quitarle al Evangelio la mácula que la religión, como tal, lo ha ido cubriendo con otras cuestiones ajenas al original, como dice M. Ossa, “Jesús estaba por la vida en plenitud y no por la legalidad vigente, y por ello era crítico del ritualismo religioso y del rigorismo moral. Era un gestor apasionado de la reconciliación entre hermanos, y no de sacerdocios ni sacrificios expiatorios”.

    Pues diríamos que la religión ha solapado en gran medida, a efectos prácticos, lo que Jesús hizo y lo que para él era lo importante. Pero, como dice Castillo, debemos agradecerle el que haya hecho llegar hasta nuestro tiempo los escritos de los Evangelios. Ahora queda en nuestra manos llevar a nuestra vida y a nuestra sociedad ese mensaje eterno de vida  actual en todos los tiempos. Como dice Manuel Ossa: “Jesús fue un hombre como nosotros en el que el espíritu que anima y moviliza la materia habría realizado por adelantado la mutación definitiva de lo humano individual hacia la solidaridad universal.” ¿Cómo puede ser que con un mensaje evangélico tan potente, la sociedad no lo vea en la Iglesia? Desde luego que con las sandeces que dice el arzobispo de Oviedo contra los derechos de las mujeres o contra el ecologismo, y que salen en todos los informativos nacionales, la gente huye 

  • Gonzalo Haya

    Conocí a Manuel Ossa en Chile, por cierto que, para alojarme unos días en Santiago de Chile, me cedió su habitación. Luego lo he seguido un poco de lejos, y ahora me alegra leer este artículo, que coincide plenamente con la conversación que tuve ayer con una amiga sobre este mismo tema.

    • ana rodrigo

      Gracias, Carmen, por tu respuesta. Ya sabes, la vida es como un tren en marcha: hay quienes siguen avanzando, otros se apean definitivamente, y hay quienes hacen paradas temporales, cada cual a su ritmo.

      Sobre Castillo, si quieres escucharlo desde su sencillez y familiaridad de siempre, puedes buscar en Youtube “presentación de Declive de la religión  y futuro del Evangelio”. Vale la pena escucharlo a sus 93 años, hoy ya tiene 94.

      • carmen

        Pues sí.

        Cada uno a su ritmo. A veces pasan cosas que te hace que te detengas o vayas más despacio o incluso que lo cambies. Por eso creo que no debemos juzgar a nadie. Nadie sabe la realidad de cada persona.

        Le tengo un respeto profundo a toda esta generación que ya es muy mayor. Lucharon a brazo partido. No seré quién los juzgue, aunque a veces me salga de mis casillas, cada vez menos, también es verdad.

        De castillo vi hace años mil vídeos en internet. Hay uno que me emocionó. No sé exactamente. Era una especie de entrevista donde contaba cosas de su vida.

        Creo que en líneas generales ha tenido mucha suerte, porque siempre tuvo el apoyo de sus amigos. Y también por otras cosas.

        En fin

        Un placer hablar contigo

  • carmen

    Perdón.Me refiero a Lenaers.

  • carmen

    Pues eso.He leído textos de este señor hace años. Ven como no digo cosas tan raras?

    Buen día a todos.

Deja un comentario