Otros temas

Autores

Archivo de entradas

Temas

Fechas

Calendario

7142 Artículos. - 108874 Comentarios.

Dinero en el Bolsillo

        Es uno de los mantras de la derecha: “Donde mejor está el dinero es en el bolsillo de la gente”.  No estoy seguro de que sea el sitio donde mejor esté el dinero de la gente, pero sí es un sitio de donde resulta bastante fácil sacárselo, pero, claro, eso ya no lo dicen. Efectivamente, si una parte de tu dinero se queda en impuestos (cosa que para la derecha es algo horrible)  ahí ya es más problemático lo de sacarlo.  Por eso no es extraño que PP y VOX defiendan lo del dinero en el bolsillo. En primer lugar porque “suena bien”, si no analizas, te quedas con la impresión de que eso te beneficia, pero a los que realmente beneficia es a los que, de una manera u otra, te van a sacar ese dinero.

        Por ejemplo, si parte de tu dinero no va a tu bolsillo, sino que se lo queda el gobierno para financiar la sanidad pública, pues ese dinero se emplea en todos los gastos que esa sanidad requiere: mantener los hospitales y los centros de salud, sueldos del personal sanitario, material para toda clase de pruebas y operaciones… y cuando tienes una enfermedad te proporciona toda la atención necesaria sin ningún coste. En cambio, si la sanidad pública no recibe suficientes fondos, no funcionará bien, y tienes que acudir a un centro de la sanidad privada.  Ahí sí te van a sacar bien el dinero del bolsillo, porque le llaman sanidad privada, que suena bien, pero su nombre más apropiado es sanidad negocio, pues el capital no monta nada si no es para sacar un beneficio.

        Lo mismo podemos decir de la enseñanza o de cualquier otro servicio público. Tengamos en cuenta también que el capital realiza unas inversiones formidables en publicidad, gasta miles de millones  en incitarnos al consumo, pero si no tenemos dinero, poco podemos consumir, y los beneficios de las empresas van para abajo.  La sociedad de consumo es un elemento fundamental en la economía capitalista y,  naturalmente, el que haya consumidores con dinero en el bolsillo es básico para ellos.

        Si el Estado tiene fondos para mantener un buen sistema de transporte público, nos podremos desplazar fácilmente con un bajo coste y respetando el medio ambiente, pero si el sistema de transporte público es malo, seguramente nos resultará conveniente comprarnos un coche, y las fábricas de coches encantadas. Puede que luego te veas metido en interminables atascos, pero eso a las petroleras no les viene nada mal.

        Por último no debemos olvidar que lo de “dinero en el bolsillo” es una metáfora; hoy apenas  llevamos dinero en el bolsillo, el dinero lo tenemos en el banco. O sea, que lo de “dinero en el bolsillo” quiere decir “dinero en el banco”, y el banco por supuesto, no lo tiene guardado en un cofre, sino  que negocia con él y saca unos buenos beneficios, de los cuales nosotros vamos a recibir muy poco, si es que recibimos algo.

        Vamos, que para el Partido Popular y sus amiguetes sí que está muy bien lo de que tengamos  “dinero en el bolsillo”.

18 comentarios

  • Nacho Dueñas

    Román:Respondo a tu comentario de las 05/07/2023, 14:16 pm:-Usas como fuente a Carlos Alberto Montaner, el cual, según el periodista y escritor canadiense Jean-Guy Allard, era (ya murió) terrorista, agente de la CIA, y tal vez implicado en el asesinato de los jesuitas en El Salvador en 1989 (Fuente: https://rebelion.org/el-terrorista-carlos-alberto-montaner-de-visita-en-san-salvador/). Esta fuente tiene la misma credibilidad, como ya escribí, como el diario Pravda para hablar de la política moscovita. -Los datos que me das son datos inconexos, sin fuente, descontextualizados, pero que se refieren a la producción, no al hecho de que se comiera en Cuba 3 veces al día (esto era lo que negué y sigo negando, no aquellos datos). -En sentido contrario, la enciclopedia Larousse, que no es propaganda izquierdista, sino que es más técnica que ideológica sostiene (hablo de memoria, pero respondo de lo que escribo, más allá de un cierto margen de error:1. En el campo no se conocía el huevo y la carne, y el empleo era breve y estacional.2. Había hambre, desnutrición y analfabetismo masivo.-Por su parte, Wikipedia (el cual es de relativa fiabilidad, pero en todo caso, al lado del inefable Montaner es de una rigurosidad infinita), sostiene:”Cerca de un cuarto de la población cubana era analfabeta, había una cifra similar de desempleados y casi la mitad de los niños de 6 a 14 años no iba a la escuela. Solo el 10 % de las viviendas rurales tenía electricidad. Había 200 000 campesinos sin tierra estando improductivas 300 000 hectáreas de tierra en manos extranjeras o de terratenientes cubanos.” (fuente: https://es.wikipedia.org/wiki/Cuba). Vuelvo a rogar que fundamentes tu afirmación de que en la Cuba de los 50 “se comía tres veces al día”.-Y para acabar: La FAO (máximo referente mundial en la lucha contra el hambre, y autora de informes de prestigio, reconoce la ERRADICACIÓN DEL HAMBRE EN CUBA (Fuente: https://www.fao.org/americas/noticias/ver/es/c/230573/#:~:text=Empleo-,Cuba%20recibi%C3%B3%20reconocimiento%20de%20la%20FAO%20por%20haber%20erradicado%20el,la%20lucha%20contra%20el%20hambre.Creo que cuando en Cuba se come con dignidad (según gente seria como la Fao y no terroristas como Montaner) es durante la revolución.Por cierto, ¿podrías decirme cuantos países de América Latina gozan de este reconocimiento que goza Cuba?.No sería tan buena la época pre-rrevolucionaria ni tan mala la revolucionaria cuando para hablar de ella se requiere faltar a la verdad, y se usa como fuente a terroristas de la CIA.Un saludo, con todo respecto.

  • Nacho Dueñas

    ¿El dinero está mejor en el bolsillo de la gente?Depende. El dinero que las grandes fortunas dejan de tributar mediante la argucia de la figura de las SICAVS (que permiten que en lugar de tributar el 35% aproximadamente según marca la ley, tributen al 3%.

    Ese 33% aproximadamente donde está mejor no es “en el bolsillo de la gente” (léase los fortunones de los muy ricos en el banco), sino a modo de inversión social. ¿Alguien ha hecho las cuentas de cómo aumentaría la calidad de la ley de dependencia, pensiones, hospitales, SMI, escuelas, institutos, carreteras, IMV…?

    • Antonio Llaguno

      Lo que pasa Nacho es que tú no contemplas el concepto de propiedad privada.    

      Los ricachos que tienen SICAVS en España (SICAV, un concepto de empresa patrimonial con tratamiento fiscal muy beneficioso, que curiosamente creó el PSOE en 1983) suponen un porcentaje ridículo de las personas que tributan en España. En 2022 se liquidaron la mayoría de las SICAVS de España quedando en 2023 poco más de 300 empresas. De hecho, una de las más conocidas, la de Sandra Ortega (Inditex) ha tenido que constituirla en S.A. y tributará impuesto de sociedades como cualquier otra empresa.   

      Además cuando ese patrimonio, puesto en una SICAV, pasa al inversor, tributa como cualquier aporte dinerario producto de rendimientos de capital y en las provincias en que este no está eliminado con el correspondiente impuesto de patrimonio.   

      Las SICAVS se hicieron para evitar que, con la entrada en la UE y por lo tanto la inevitable libertad de circulación de capitales en la UE, los fondos de los más ricos se fueran de España y tanto los beneficios de los fondos como su rendimiento particular en cada inversor se esfumaran. Y creo que la salida de la UE de España solo la defendéis, ahora, los grupúsculos que orbitan entorno a Podemos (Que ya no sé ni cuantos son ni como se llaman) y VOX (Curiosa coincidencia)

      La presión fiscal en España está en máximos históricos, justamente cuando el coste de la vida, debido a la inflación, está más alto que nunca.    

      El que eso pueda afectar a los mas ricos, es más o menos razonable (Afecta fundamentalmente a su avaricia) pero a quien más afecta es a quienes, sin ser ricos, nos ganamos el pan responsable y decentemente.    

      Yo no soy rico. Ni mucho menos. Y entre picos, palas y hazadones le estoy pagando al Estado Español un 42% de mi salario a lo que si le añadimos lo que le pago en forma de IVA repercutido en las compras que hago, y a las tasas e impuestos específicos que hay que pagar por cada paso, trámite o servicio que recibes del estado; la presión fiscal que estoy soportando es de más del 50%. Eso quiere decir que de mi tiempo de trabajo, un pelo más de la mitad va destinado al fondo de solidaridad con los españoles menos favorecidos que yo y que cimenta nuestro estado del bienestar.    

      No me habrás oído quejarme de tener que pagar tanto impuesto. Si es lo que marca la ley y lo que permite tener mejores carreteras que Venezuela, mejores hospitales que Mongolia o subsidios a los que por circunstancias varias lo necesitan (Discapacidad, desempleo, refugio político, pensiones, etc…), más grandes que los que hay en USA (por ejemplo) bienvenido sea. Es seguro que, alguna vez lo necesitaré yo y aunque sea por egoísmo inteligente no me importa que tenga que pagar tanto.    

      Lo que si me importa, es que con ese dinero que el estado percibe y al que yo contribuyo con el 50% de lo que genero (Que no está nada mal) se hagan cosas útiles, necesarias, y responsables.    

      Comprar el voto de quienes cumplen 18 años con 20.000 pavos (Que a mi me cuesta cobrar un huevo y la cáscara del otro), pagar informes varios a amigos del gobernante de turno o cursos sobre como masturbarse  (Yo aprendí a hacerlo solito y con bastante buen rendimiento) como los subvencionados por la Junta de Andalucía en 2018, informe sobre la conservación in situ y ex situ de la gallina  de Chulilla (Gobierno de Valencia 24.000 pavos, o mejor pollitos) o la elaboración de snacks de nueva generación con compuestos bioactivos del garrofin y algas (110.000 machacantes) u otra mas divertida aún, la beca del CSIC a cuatro investigadores para que estudiaran el comportamiento del lenguado senegalés, hace que uno se lo piense antes de abonar los impuestos que le corresponden. Y esto son datos de esos que tanto te gustan, Nacho.     

      De lo que mi modesto entendimiento deduce que no se si es mejor que el dinero esté en manos de la gente o no, donde si que sé que no debe estar es en manos de ciertos políticos, generalmente de izquierdas  que, partiendo del principio “CarmenCalvero” de que “el dinero público no es de nadie” (sic) deciden que más bien es suyo y lo reparten de esa manera.

      Tu me entiendes.

      • Nacho Dueñas

        Amigo Llaguno, a vuelapluma:

        -Sí contemplo la propiedad privada, pero en el contexto de la “función social de la propiedad” o del “destino universal de los bienes”, como reza la Doctrina Social de la Iglesia, en consonancia con el capitalismo keynesiano, y con formas moderadas de socialismo, en contraposición al neoliberalismo de Hayek, Friedman, Rodríguez Braun y otros.

        -Una cosa es la utilidad per se de la fórmula de la SICAV, como de cualquier otra fórmula, y otra cosa es que se abuse de ella para pagar las tasas que se pueden y se deben pagar, lo que posibilitaría la calidad de servicios sociales que se pueden y se deben tener. Sobre el uso abusivo de las SICAVs para no pagar lo que se debe: https://fundacionmelior.org/archivado/las-sicav-la-herramienta-de-evasion-fiscal-para-las-grandes-fortunas/

        -A ti te parece mal y es tu derecho, que con fondos públicos se paguen cursos para aprender  masturbarse. Pero yo veo peor que se emplee ese dinero, como de hecho sucede, en subvencionar a aristócratas rentistas, monarquías corruptas, partidos antidemocráticos, sindicatos elitistas o colegios privados.

        Aquí lo dejo. Estoy en una comuna y no tengo mucho tiempo para conectarme. Saludos.

  • R

    Hay que ver la de vueltas que da la vida… y las frases, que se vuelven tan manidas.El período constitucionalista en Cuba fue tan breve en términos históricos, cuando fue abolido por un nuevo dictador quien “dictó” que no podrían haber más leyes supremas que su revolución, tan breve, pero tan interesante y creador de nuestra nacionalidad así tan pronto como de nuestra independencia.

    A ese primer período inicial le llamamos el de los mambises desde Tomás Estrada Palma, primer presidente en 1902, casualmente el año en que nació mi padre, primer fruto cubano de mis abuelos españoles.

    Aquella generación de actores y protagonistas de las guerras de independencia fue seguida de una nueva reformadora inauguradora del período revolucionario con Ramón Grau San Martín  iniciado en 1933  y de un período constituyente que parió la Constitución de 1940, a decir de los expertos, inspirada en la constitución de los republicanos españoles. Más tarde volvió a ser presidente entre 1944 y 1948.

    A Ramón Grau San Martín se le atribuye la frase de que cada cubano debe aspirar a tener cuatro o cinco pesos en el bolsillo. Entonces tenía un contexto socialdemócrata de que se tenían garantizadas las tres comidas del día. Hoy los cubanos, tras un fracaso económico de 62 años, salen a las calles reclamando algo que llevarse a la boca.

    Cuba y España, dos realidades distintas a más de siete mil kilómetros, y reclamando sin embargo la mismo.Todas las libertades para unos pocos, incluso la exclusividad del pensamiento y la propiedad del dinero y sus beneficios, pero una masa  desposeída de sus derechos más elementales, y con ellos los sociales.

    • Nacho Dueñas

      Tal afirmación, acerca de la Cuba de antes de Fidel de que “…tenía un contexto socialdemócrata de que se tenían garantizadas las tres comidas del día” es RIGUROSAMENTE FALSA. Por si acaso, ruego el dato y la fuente que lo avalan. Si éstas llegan, y son solventes (valga como ejemplo, no usaría yo el PRAVDA para avalar el estado social de la URSS) me retractaré de una afirmación que, mientras tanto, sostengo y elevo a la enésima potencia.

      Quedo a la espera. Un saludo, crítico pero respetuoso.

       

       

      • Román Díaz Ayala

        Perdóname, Nacho, pero ya me conoces,  y rehuyo ese tipo de discusiones que me brindas. He ofrecido unos datos historiográficos, y los ideales que  se perseguían  en aquel relevo generacional, sin mencionar los graves conflictos políticos y el desorden institucional. Siento no poder satisfacerte. Estoy en otra onda.

        • Nacho Dueñas

          Amigo Román: con todo respeto y cordialidad:

          a. No pretendo discusión alguna, ni contigo ni con nadie.

          b. Pero pretendo que toda afirmación, mía o ajena, de entidad (afirmar que en la Cuba pre-revolucionaria se comía o no 3 veces al día lo es) tenga fundamento.

          c. En esta afirmación concreta tuya, no hay dato alguno.

          d. No lo hay porque no existe. Si lo hay, te lo vuelvo a pedir.

          e. Si no lo hay, quedará como una AFIRMACíÓN FALSA.

          Quedo a la espera.

          Y repito, mi interés no es brindar discusión alguna, sino combatir falsedades o errores, propios o ajenos.

          De nuevo un saludo.

           

          • Román Díaz Ayala

            Veo que insistes, y nobleza obliga.

            Que la expresión de los pesos en los bolsillos de los cubanos es bien sabida, y que fue pronunciada por  el presidente Ramón Grau San Martín, también es así reconocida. La última persona en recordarla fue  Carlos Alberto Montaner en alguna de sus conferencias. Por Cierto, que ha fallecido en Madrid el día 30 de junio, hace unos días y por eso tuve esa frase en mi memoria.Frase que era conocida por mí por varias de mis lecturas de tantos años. No ´se si esto te da por satisfecho.

            En cuanto a lo de comer tres veces al día, afirmé que era una contextualización mía. Pienso  que te cuesta algún trabajo leer e interpretar los diferentes niveles y matices de los dicentes, salvo en el nivel en que te sientes cuestionado o interpelado en lo carriles por donde circula tu pensamiento.

            Y como me sigo sintiendo obligado a darte una explicación, aquí va lo mío:

            En el siglo XIX Cuba era una colonia tan próspera que su nivel de renta era la mejor de España, y al mismo tiempo enriquecía a Cataluña con su comercio. Pero supongo que de esas cosas debes saber por tu faceta de historiador.

            Cuba empezó con buen pie en lo económico a partir de su independencia. La producción azucarera se fue incrementando hasta ocupar el 61 por ciento  hasta ocupar el 61 por ciento de toda la superficie cultivada, pero también era netamente exportadora en otros cultivos, de lo podemos destacar el café, el arroz y el tabaco. La producción de tabaco y ron favorecían un alto valor añadido

            En 1925 hubo una zafra récord de 5 millones con un valor total 281 millones de dólares antes de la depresión de los años 30. Con la república de 1931 vino la guerra civil de 1936 en España y no fue hasta la segunda guerra mundial cuando la producción azucarera volvió con paso firme e incremento de precios.

            Esto ocurría en el segundo gobierno de Grau. En 1947 se volvieron a superar los 5 millones de toneladas con valores que superaban los 500 millones de dólares. Fueron años de bonanza económica que se “hicieron sentir en los bolsillos de los cubanos”.

            Las valoraciones luego las pones tú, pero este año en Cuba la producción de azúcar apenas alcanza las 355 mil toneladas, y Cuba importa toneladas de pollo congelado de los Estados Unidos y arroz vietnamita (cuando puede y tiene dinero para pagar)- Hace algunas semana fue noticia en los medios oficiales cubanos que  Rusia había comprado  “Un” contenedor de mangos.

  • mariano alvarez

    Mi queridísimo Antonio Duato, bien sabes cuales son mis intenciones incluso antes de que las exponga, nunca busco el cuerpo a cuerpo y si el corazón a corazón y con la mirada limpia, sin prejuicios; así como que toda palabra debe ser lugar de encuentro aquí y fuera de aquí, pudiéndose aplicar esa máxima del pensamiento personalista: Toda persona es mucho mas digna que su indignidad. Todos tenemos nuestras indignidades.

    No creo haber dado indicios de que yo esté de acuerdo con la frase en cuestión, que por otra parte es tan simplona que no dice nada, quedándole poco recorrido argumentativo. Con lo que no estoy de acuerdo es con lo que hay detrás de la frase al personalizarla en unos agentes tan democráticos como los que dicen que el dinero no es de nadie. No se contrapone un enunciado a otro, ya de entrada contrapone a quienes los enuncian, pues ambos se complementan en la falta de sentido, viendo la paja en el ojo de quien pronuncia el primero y obviando la viga del segundo que aunque no se cita está latente. El uno nos lleva al otro. Ambos son ecos de sí mismos.

    Este es el contexto en que el artículo da pie a entrar y que muy posiblemente nos llevaría al desencuentro que tu propones evitar y yo comparto.

    Argumentos objetivos los habría a centenares, toda la literatura económica trata de ello, pero sin conseguirlo ya que no hay economía sin política y no hay política sin poder y  en este caso el dinero apunta al bolsillo del poder, y es este poder el que tiene que dar los argumento que toda sociedad democrática se merece sin escatimar. En caso contrario la política sería el arte del desencuentro si es que ya no lo intenta ser.

    Por otra parte en mi primera respuesta a Zugasti ya le concedí que su artículo posiblemente estaba fundamentado en su buena intención. Pero muchas veces buscando lo mejor, encontramos lo no mejor. 

  • Antonio Duato

    A mí personalmente me ha parecido muy oportuno el escrito de Antonio Zugasti. Parte de un hecho. Que en varias ocasiones los políticos del PP, desde su ideología neoliberal de “menos estado y más sociedad” (en el sentido de libertad de mercado para todo, privatizando todo lo posible lo que siempre se han considerado servicios públicos: sanidad, educación, transportes, etc…) han empleado la frase “Donde mejor está el dinero es en el bolsillo de la gente”.

    Los argumentos de Zugasti son expuestos de una manera muy sencilla pero tienen fuerza y resumen la crítica del más democrático socialismo a la economía liberal. Claro que están “sesgados” a la izquierda. Pero esa es nuestra responsabilidad en el momento actual de España. Abrir los ojos de los ciudadanos de cómo con argumentos como el comentado se oculta el sesgo derechista de ese famoso “antisanchismo” en que muchos quieren difuminar su ideología neoliberal y retrógrada.

    Una vez más quiero insistir en que es natural y bueno que se discrepe en ATRIO y que nuestro deseo de que sea encuentro de personas no debe ocultar discrepancias y polarizaciones como existen en la realidad. La diferencia de ATRIO será que se expongan las discrepancias con respeto y escucha del otro, como ha sido el caso en este hilo hasta ahora, con lo que doy la razón a Mariano. Pero invitándole a poner los argumentos por los que difiere de Zugasti. De aquí sí que podría salir un diálogo provechoso a cómo rientar el voto aquí y ahora.

  • mariano alvarez

    Querido Eloy, completamente de acuerdo contigo y además creo que he sido respetuoso en mi respuesta, pues el discrepar no está reñido con el respeto y por si fuera poco he pedido disculpas por dicha discrepancia, y por supuesto en cuanto a la falta de argumentos es precisamente  lo que hago de menos en el citado artículo.Tengo por costumbre el no juzgar a las personas , solo y en todo caso a los argumentos y esto creo es sano para una buena relación sin prejuicios personales.Haces bien en resaltar este aspecto de cordialidad, pero en mi caso creo sinceramente no casa. En caso contrario reitero mis disculpas.

    • ELOY

      Muchas gracias Mariano, agradezco mucho tu amable respuesta.

      Por lo que puedo saber, Antonio Zugastí ha sido un luchador sindicalista muy trabajador en su etapa laboral, que tiene buen conocimiento del mundo del trabajo, y también de los señuelos con que a veces utilizan los representantes del poder o del capital.

      La argumentación de Antonio Zugasti, pienso que quiere llamar la atención sobre el sentido vacuo, y no argumentalmente sólida,  de la frase que cita: “Donde mejor está el dinero es en el bolsillo de la gente”.                                                                                                                                                                                                       

      Se utiliza esa frase para hacer creer que lo mejor para toda la ciudadanía es que se bajen los impuestos ,y eso, evidentemente, dicho en esos términos simplistas, digamos que no es cierto,

      En economía, como en todo en la vida hay que analizar las circunsntancias concretas de la realidad y no valen muchas veces las afirmaciones genéricas, por ejemplo sobre más impuestos o menos impuestos. Depende de para qué, cuándo y donde.

      En la prensa de hoy podemos leer la afirmación del economista jefe del Fondo Monetario Internacional, conocido como el FMI, de que no es el momento de bajr impuestos en España, eso empeoraría la inflación e “iría en la dirección incorrecta

      Otro tema a discutir es en que deben gastarse los impuestos y para qué. Y precisamente eso es lo que es exigible que expliquen los partidos políticos presentando sus programas razonados y creíbles.

      También es importante esclarecer qué parte de la población, y de las empresas y demás instituciones,  y en que medida, deben de pagar impuesto.

      Históricamente, muchas veces el pago de los impuestos ha recaído sustancialmente en las clases más necesitadas y se han librado de pagarlos los privilegiados llaménse nobles, eclesiásticos o de cualquier otro tipo.

      Quizá otro punto a considerar es en qué en medida el dinero (el capital) es, siempre y en toda circunstancia, verdadera fuente de riqueza en contraposición al esfuerzo y trabajo humano. Y también en que medida dentro de las empresas se priorizan los interese del capital frentea los de los trabajadores. Como se ve el tema tiene muchos matices y sufientes matices y vertientes como ara poder afirmar que la citada frase :“Donde mejor está el dinero es en el bolsillo de la gente”, es además de una simpleza un intento de engaño.                                                                                                                                                             
      Reitero, Mariano, mi agradecimiento por tu amable contestación. Un saludo 

      • Antonio Llaguno

        Sabes cual es el problema Eloy, que cuando fue tiempo de bajar impuestos no se bajaron y ahora “que no es tiempo de hacerlo”, hay quien pretende subirlos aún más subvencionando con 20.000 € la mayoría de edad.¡ (Que es una forma encubierta muy evidente de comprar a los nuevos votantes)

  • Antonio Llaguno

    Lógicamente Sr. Zugasti, volvemos a discrepar, solo que está vez discrepo desde la sala de urgencias de un hospital privado donde me atienden de un desgraciado accidente doméstico.  Y claro, su reflexión me resulta un poco (Solo un poco, que las ideologías solo hieren a quien las toma en serio)  ofensiva. Le daría a usted la razón en su planteamiento si yo, que estoy siendo tratado en la sanidad privada, no sufragase con mis impuestos la pública en la medida que la ley me indica que lo haga. Si yo prefiero sufragarme otro tipo de sanidad es porque me parece bien y porque de todos los “caprichos” que me permito, éste será al último que renuncie mientras pueda.   Por eso es bueno que el dinero esté en el bolsillo de los ciudadanos, para que una vez atendida la solidaridad propia de un estado del bienestar, hagamos con lo conseguido con nuestro sudor lo que nos de la real gana. No vaya a ser que ocurra como cuando aquella intelectual que tuvimos de ministra de cultura fue preguntada por absurdas subvenciones a un cine que no interesaba a nadie respondió que el dinero público no es de nadie. Sí es de alguien. Es mío, y de usted y de todos. De los que podemos pagar impuestos y de quienes no pueden (Que yo estuve a ambos lados de ese camino alguna vez) y somos todos nosotros quienes libremente y por medio del voto, decidimos como hacerlo  

  • mariano alvarez

    Lo siento, pero en mi opinión, tanto desde un punto de vista científico, sociológico y crítico lo considero eminentemente simplista y carente de argumentos sólidos, convincentes y con un marcado sesgo ideológico, eso sí, posiblemente con muy buena intención….Perdón, por la discrepancia.

    • ELOY

      Hola Mariano, considero que en la vida de las personas es natural que cada uno tengamos una ideología y efectivamente esta se manifiesta en todo lo que hacemos,  en incluso en todo lo que hablamos e incluso en todo lo que pensamos. El  que tengamos una ideología u otra no invalida los argumentos que deben ser rebatido con otros argumentos o que pueden ser matizados racionalmente, en uno o en otro aspecto o en su generalidad.

      En todo caso el respeto a las personas, y también la amistad entre las personas, debe estar por encima de su ideología., con independencia de que estemos de acuerdo o no con unas u otras opiniones. e otro modo difícilmente podríamos convivir pacíficamente en sociedad.

      Un saludo

  • ELOY

    Siempre incisivo y ayudándonos a pensar. Gracias Antonio Zugasti. 

Deja un comentario