Otros temas

Autores

Archivo de entradas

Temas

Fechas

Calendario

junio 2023
L M X J V S D
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  
7271 Artículos. - 110976 Comentarios.

Publicado el ‘Instrumentum Laboris’ para la sesión del Sínodo en octubre

El martes día 20 de junio la Secretaría del Sínodo hizo público este esperado documento ( vatican.va ), síntesis de las consultas previas continentales e intercontinentales hechas a los católicos de todo el mundo. Van las cuestiones sobre las que el sínodo, en el que votarán no solo obispos sino también hombres y mujeres seglares, deberán decidir en Roma el próximo octubre. En este escrito de La Croix International, se resaltan algunas de estas cuestiones propuestas en esas consultas previas y su especial novedad en documentos oficiales de la Iglesia. La cosa parece que va en serio, ¿no? AD.

Por Loup Besmond de Senneville | Ciudad del Vaticano | 21 de junio de 2023

Los métodos de toma de decisiones, el lugar de la mujer, los inmigrantes, los homosexuales, las tradiciones culturales, el cambio climático, la formación sacerdotal… Pocas veces un documento de Roma ha abordado tantos temas de manera tan abierta.

Pero están todos allí en el nuevo Instrumentum laboris (en latín, “documento de trabajo”) para la primera de las dos asambleas del Sínodo sobre la sinodalidad, que tendrá lugar del 4 al 29 de octubre próximo y reunirá a obispos y laicos para reflexionar sobre la futuro de la Iglesia Católica Romana.

A través de una serie de preguntas dirigidas a los participantes del Sínodo sobre la sinodalidad, que el Papa Francisco lanzó en octubre de 2021 y que ya ha dado lugar a consultas con católicos de todo el mundo, los autores del nuevo documento esbozan el futuro de lo que llaman una “Iglesia sinodal”. “, sobre eso está más en sintonía con su base. De hecho, la palabra aparece 71 veces en el texto, que la secretaría del Sínodo ha publicado en italiano, inglés, francés, español y portugués.

El Instrumentum laboris pretende organizar los trabajos de octubre, pero “no debe ser un primer borrador del Documento final de la Asamblea sinodal”, advierten los autores. Sin embargo, la serie de preguntas que presenta a lo largo de 33 de sus páginas aún ofrece una visión bastante clara de la Iglesia.

 

Reconocer “lo que es bueno” en el mundo

Más allá de la primera parte, que es una presentación espiritual sobre el concepto de sinodalidad , la secretaría del Sínodo esboza, a través de los temas elegidos o la forma de hacer sus preguntas, la visión de una Iglesia más atenta a las bases, donde la cuestión de los márgenes es omnipresente. Es una institución de creyentes, que está llamada a desempeñar un papel más activo, y que debe repensar su forma de anunciar su mensaje al mundo contemporáneo. Esto está muy lejos de una Iglesia fortaleza, sitiada, que debería estar defendiendo lo que ha logrado.

“¿Cuál es la actitud con la que nos acercamos al mundo? ¿Sabemos reconocer lo que es bueno y, al mismo tiempo, comprometernos a denunciar proféticamente todo lo que atente contra la dignidad de las personas, de las comunidades humanas y de la creación?” pide el documento de trabajo. Explica que tal pregunta es necesaria en vista de la “crisis de abusos” que ha sacudido a la Iglesia.

“A la penitencia que debe a las víctimas y supervivientes por el sufrimiento que ha causado, la Iglesia debe añadir un compromiso creciente e intensificado de conversión y reforma para evitar que situaciones similares se repitan en el futuro”, afirma.

 

Integrando a las “personas LGBTQ+” en la Iglesia

El texto plantea la cuestión de la integración de “aquellos que no se sienten aceptados en la Iglesia, como los divorciados vueltos a casar, las personas en matrimonios polígamos o los católicos LGBTQ+”.

Es notable que esta es la primera vez que un documento de la Iglesia de Roma usa el acrónimo, en lugar de homosexuales o personas con atracción por el mismo sexo. Además, el documento expresa preocupación por “la discriminación racial, tribal, étnica, de clase o de casta, presente también en el Pueblo de Dios”. Por otro lado, se omiten ciertos temas, como la bioética y la liturgia preconciliar.

Además, el lugar de la mujer, que fue uno de los principales temas que surgieron en las consultas con los católicos de todo el mundo, es también un tema central del documento de trabajo. El texto llega incluso a plantear la cuestión de las mujeres diaconisas, sin mencionar explícitamente la ordenación de mujeres sacerdotes, a lo que el Papa Francisco ha manifestado reiteradamente su oposición.

“¿Qué nuevos ministerios podrían crearse para proporcionar los medios y oportunidades para la participación efectiva de las mujeres en los órganos de discernimiento y toma de decisiones?” cuestionan a los autores del documento.

Otro tema muy sensible que la secretaría del Sínodo no deja de lado es la ordenación de hombres casados.

“Como proponen algunos continentes, ¿podría abrirse una reflexión en torno a la disciplina sobre el acceso al sacerdocio de los hombres casados, al menos en algunas áreas?”. propone el documento.

Este tema ya fue abordado sin resolverse en la última asamblea del Sínodo celebrada en Roma, que estuvo dedicada a la Amazonía.

 

La autoridad en la Iglesia

Al abordar el tema de la autoridad de los líderes católicos, tanto clérigos como laicos, y la necesidad de adaptar su formación, la secretaría del Sínodo llega a cuestionar el papel de los sacerdotes, obispos… e incluso del Papa.

“¿Cómo debe evolucionar el papel del obispo de Roma y el ejercicio de su primado en una Iglesia sinodal?” pregunta

Es una pregunta que antes era inimaginable en un documento publicado por el Vaticano.

8 comentarios

  • ana rodrigo

    Llaguno, hola, te agradecería me dijeses qué truco tienes para que te salgan los espacios entre los párrafos en tus escritos mientras a mí me sale todo seguido por más que pruebo algunas ocurrencias mías sin resultado alguno. Gracias por adelantado 

  • José María Valderas

    Onfalocentrismo es ombligocentrismo. Etimología.  Hoy mismo leía un texto de un ensayista, marginalmente de la llamada tercera vía española, en que confesaba haber leído por vez primera la palabra sesquicentenario. Lo del Titán era un disparate millonario. Lo de la implosión, esperable, en un medio de semejante presión. Los ricos gastan mucho dinero que no es suyo. Acostumbrado al put forward, el indietrismo me parece una soberana estupidez, como tantas otras ocurrencias. 

    • Antonio Llaguno

      José María, debes corregir en ese caso a Sam Google no a mi pues la que yo puse es la definición que me dio la red.

      Ya que estamos a golpe de diccionario, lo del Titan no fue una implosión (Los periodistas no paran de usarla pero es que gustan de palabras que no entienden sus lectores para describir procesos que no entienden ellos). Ha sido un colapso estructural, que pudo haber sido violento, pero no implotó. Para que exista implosión debe haber una combustión violenta, en ese caso hacia dentro.

      Y lo del “indietrismo”; el autor de la palabra sabe muy bien que no es un uso correcto, en este caso del italiano. Pero también sabe que sabemos lo que quiere decir y que no se nos va a olvidar ni el significado ni el “palabro”

      Yo los llamaba “friki fachas” pero reconozco que la palabra empleada por Francisco es, por menos ofensiva, más adecuada. Y por eso la uso.

      El “indietrista” es quien, bajo capa de tradición, va hacia atrás, negando la fuerza vital misma de las raíces, que alimentan el futuro (Sacado de Vida Nueva que puso estas palabras en la boca del Papa). Se puede emplear “involucionista” o en un contexto islámico “talibán”.

      En el fondo el riesgo es el de caer en el mismo estilo de vida que la teocracia islámica talibán, pero tristemente usando los evangelios como excusa.

      Si tiene a bien Antonio publicarla (Que siempre dejo a su juicio la pertinencia, calidad y/o oportunidad de hacerlo), he mandado una primera aportación de una serie sobre los “indietrismos” que campan por la Iglesia Católica y que son aquellos contra los que nos previene Francisco.

      Ya la publicará si le parece bien.

      • José María Valderas

        La precisión terminológica es importante. En ciencia, determinante. No es fácil la traducción a menudo. En defensa de los periodistas, sin que sirva de precedente, he de decir que fue el técnico estadounidense el que utilizó el término, si no oí mal, aunque estando ya un poco teniente todo es posible, “imploded”. La gran implosión es otra forma técnica aceptada del colapso final, definitivo o no.

        Es un recurso sobado calificar al otro de “retrógrado”, una palabra que, a fuerza origen latino, es mucho más española que el italianismo indietrismo, aunque ésta tampoco carece de linaje del Lacio. Pero es eso, un recurso, un calificativo huero.

        Pero de verbis non est disputandum. Porque, también, sin contradecir el primer punto, nada más estéril en ciencia que la reducción terminológica.

  • José María Valderas

    Entre los supuestos males de la Iglesia que Francisco ha creído develar sin duda sobre el que más ha insistido ha sido el del onfalocentrismo. Hay que salir a las afueras. No se sabe muy bien a qué afueras se refiere. En realidad con Francisco la búsqueda del referente es pérdida de tiempo, sea cual sea la cuestión. Estos días, los periódicos ocupan sus primeras páginas con el embrión sintético. Eso es lo que interesa realmente en ciencia, junto con la inteligencia artificial. Parece que el Sínodo no se va a ocupar de ello. De hecho, como escribe el periodista de La Croix ha quedado excluida la cuestión bioética. Confieso que me alegro que quede excluida, porque con la experiencia catastrófica de las cuestiones bioéticas desde que Francisco ocupa el solio pontificio han sido monstruosamente arruinados los principios de la moral cristiana. Me alegro de que no los toque Francisco y su charanga, ¿cómo llamar al grupito ese del arzobispo que se ocupa de las cuestiones sobre la vida y la familia? Cuantas veces se ha pronunciado el disparate subía de tono, por no hablar de hechos comprometedores que merecieron la queja contundente de bioéticos católicos de primer rango

    Me alegro de que no lo toquen. Pero me descorazona que no se aborde. Y se centre la atención en asuntos polémicos que, en numerosos aspectos, rechinan con la ética iusnaturalista, de manifiesto oportunismo. Igual que sucedió con los disparates de Amoris Laetitia me parece que hay en marcha otro movimiento contrario con firmas a los desvaríos sinodales del intrumentum laboris. 

    • Antonio Llaguno

      José María

      Desconozco la razón por la cual empleas la palabra “onfalocentrismo” que significa “ideología que considera al falo o los genitales masculinos  como elemento central de organización del mundo social”, porque yo que soy un francisquista convencido y le llevo siguiendo desde antes de que fuera elegido papa (Fue apasionante su batalla con Ratzinger en el cónclave que eligió a Benedicto) nunca le he oído hablar sobre la preminencia mundial de los genitales masculinos.

      Y te aseguro que cuando el papa habla de “Periferias”, el común, incluso el no ilustrado, de los mortales, entiende muy bien  a lo que se refiere.

      Se refiere a la no centralidad que en política son los que ostentan en poder, en economía los ricos, en sociedad a los varones blancos heterosexuales, y en religión a los clérigos.

      Lo que él pide es que tomemos como centro a las periferias. No es tan difícil saber quiñen es periferia en cada caso.

      Te pongo un ejemplo, ciertamente sangrante: Ayer se descubrieron les restos del submarino Titan donde 5 personas blancas, ricas, desocupadas, y con poca percepción del riesgo han muerto aplastadas por la presión de un mar profundo, un sumergible mal diseñado y una estupidez más profunda aún que el mar que los mató. Los estados canadiense, norteamericano, francés e inglés han gastado un dineral aberrante (En mi modesta opinión) en buscarles a lo largo y ancho del Atlántico para poder rescatarles y recuperara sus vidas o sus cuerpos. Hace una semana un barco clandestino se hundió en las costas griegas con centenares de muertos sin que nadie les hiciera el menos caso con la particularidad de que solo se salvaron varones adultos; las mujeres y los niños fueron “prescindidos” antes y ayer mismo una patera que arribaba a las Islas Canarias, fue dejada a su suerte por las autoridades españolas porque estaba en la frontera de las aguas territoriales con Marruecos y “de eso se encargan los moros”. Murieron 2 personas (Una de ellas una niña) han desaparecido 35 y solo se han recuperado 20 supervivientes. Nadie gastará un céntimo en buscar sus cadáveres.

      Ya sabes que te admiro intelectualmente, por lo que estoy seguro que eres totalmente capaz de distinguir quienes de entre los dos ejemplos, son periferia y quienes son centralidad.

      Francisco no es difícil de interpretar. basta con querer hacerlo.

      En cuanto a la cuestión Bioética, no es malo un descanso, José María. Lleva la Iglesia Católica dedicándose a la bioética desde que yo tengo uso de razón e incluso antes. No es malo que desvíe un poco sus esfuerzos a asuntos morales que son también pertinentes y que están un tanto dados de lado, como la guerra, la miseria, la injusticia, la desigualdad social, la opresión, la esclavitud (Sí. Aún existe la esclavitud), el maltrato a los indefensos, en fin a esas cosas menores que también requieren el interés de la Iglesia y que como están en las periferias, preocupan menos a los varones, blancos, ricos y heterosexuales del primer mundo.

      Y ya, por delante, contesto a lo que suelen contestar a esto los “indietristas” contra quienes nos previene el papa: “Sí, es precisamente ese el objetivo y la misión de la Iglesia católica en este mundo: Traer y cnstruir el reino de Dios, que es aquí y es ahora, no cuando nos muramos y en un cielo que ni entendemos ni tenemos manera de entender”

      Y el resto de los argumentos “indietristas”, con todo el respeto del mundo a tu persona, son excusas de mal pagador.

Deja un comentario