Otros temas

Autores

Archivo de entradas

Temas

Fechas

Calendario

7198 Artículos. - 109694 Comentarios.

Un recuerdo de Gaillot, el obispo depuesto

Lo impresionante de Gaillot ha sido sobre todo la libertad y autenticidad con que vivió sus veintitantos años de obispo de Evreux y la cordialidad y auencia de rencor respecto a Juan Pablo II y los obispos de Francia en los treinta años siguientes. Lo cuenta de primera mano este teólogo y parroco italiano Francesco Strazzari en Settimana News. AD,

Nacido el 11 de septiembre de 1935 en Saint-Dizier, diócesis de Langres, fue ordenado sacerdote el 18 de marzo de 1961, consagrado obispo de Evreux en 1982. Lo visité varias veces en Evreux y especialmente en París. Vivía en 131 rue Cardinet, en un apartamento sencillo y digno, donde había sentado las bases de su tarea.

Fue destituido de la autoridad el 13 de enero de 1995 y siguió interviniendo entre la gente más desesperada y lanzando sus mensajes para una Iglesia que –repetía– no se hacía entender por el pueblo. Recuerdo su rostro como el de un buen hombre. Dulce sonrisa y ojos claros. Nunca me dio la impresión de tener esa fuerza interior que lo había hecho llamar la atención de los medios durante años.

 

En diálogo con Juan Pablo II

En 1996, un año después de su destitución, lo encontré todavía sereno, cordial, siempre deseoso de resolver su situación lo antes posible. Había conocido al Papa Juan Pablo II en Roma antes de la Navidad de 1995.

“Fue una reunión pastoral de un obispo con otro obispo. El Papa mostró mucha simpatía y fraternidad. Quería saber cómo estaba y cómo vivía. Él me escuchó. Le dije que vivía en una casa ilegal en París con personas desahuciadas. Una vida callejera emocionante y áspera. No quería cambiar de rumbo. Ser obispo de Partenia, sede titular, fue magnífico. Me dijo: “¡Pero Partenia no existe!”. Le dije: “Eso es lo interesante. Como no existe, puede estar en todas partes y todos pueden ser parte de ella”. Me miró diciendo: “Por suerte no hay muchos obispos como tú”. Le dije: “Sí, es verdad”. Luego me dijo: “Sabe, los obispos me dicen que está demasiado a menudo en los medios de comunicación”. “Escuche”, respondí, “trato de imitarle”. Luego sonrió: “Pero nunca veo televisión”. “Yo tampoco”, respondí. “Espero que la televisión le haya hecho un servicio”. Luego hablamos de varias otras cosas. Y añadió: “Vaya y encuéntrese con la curia, con el prefecto de la Congregación de obispos. Necesitamos arreglar la situación, no puede quedar así”, dejando el asunto a la administración curial.

En Reims, después de la misa, el Papa vino a desayunar al refectorio del seminario. Vino directamente a comer y luego se fue casi de inmediato a descansar. Al acercarse al asiento reservado para él, se detuvo frente a mí y me tomó del brazo. Me susurró: ‘Dios te bendiga’, y se fue”.

Negándose a trabajar en las prisiones y en el hospital de Longjumeau, Gaillot siguió trabajando entre los desalojados, “sin papeles”, gente de los barrios marginales:

“¿Por qué buscar una solución en otra parte? De hecho, debo agradecer al Vaticano por lo que está haciendo. Nunca imaginé que estaría atado a tanta gente marginada. Me parece una gracia. Hablé de todo esto con los obispos. El diálogo es abierto. Ciertamente, no estoy buscando una diócesis”.

 

¿Por qué se le aparta?

Muchos de nosotros nos preguntamos qué había hecho Gaillot para ser removido de Evreux. El “dossier Gaillot” se abrió en dos frentes en 1987: en la nunciatura apostólica de París y en la Conferencia Episcopal Francesa. El propio Gaillot me confesó que continuamente llegaban cartas a la nunciatura desaprobando su comportamiento. Gaillot fue sin duda una personalidad controvertida en esos años. Era un caballero solitario.

Pero cuando se vio obligado a abandonar la diócesis de Evreux tuvo de su lado a muchos obispos de la misma Conferencia Episcopal francesa, a conocidos teólogos, a hombres de cultura, que no aprobaban la decisión romana. Hubo un intercambio continuo de cartas entre los líderes de la Conferencia Episcopal y la Santa Sede y se celebraron reuniones en Roma.

Gaillot no se movió ni un centímetro de sus posiciones. Ciertamente no era un hereje (Card. Coffy), pero ciertas actitudes suyas causaron descontento y descontento. Estaba claro que quería seguir su propio camino como un caballero solitario, evangélicamente tozudo y obstinado. Fue bloqueado por la Santa Sede. El Papa Juan Pablo II firmó la orden de expulsión. La Conferencia Episcopal Francesa sufrió el golpe de no poder llevar el caso.

¿Por qué no se atrincheró si estaba convencido de que tal sanción sacudiría al país, a los fieles, provocaría disputas, exacerbaría el clima en vísperas de dos viajes papales a Francia? Recuerdo lo que me dijo entonces el gran teólogo Yves Congar: “Debemos resolver los problemas de manera diferente y también los conflictos. Y entonces, ¿qué sentido tiene confiar un cargo “in partibus infidelium” (Partenia)? Pero, ¿qué historia es esta? ¿No te parece ridículo?”

Gaillot estaba convencido de que el ministro francés del Interior, Pasqua, quería su cabeza debido a un libro que había escrito contra la ley de inmigración.

“Me enteré por un sacerdote que trabajaba en la Secretaría de Estado. El Ministro del Interior habló con la Secretaría de Estado. No lo creía debido a la larga tradición del régimen de separación de iglesia y estado. Ahora estoy seguro. Ciertamente no me arrepiento de haber escrito este libro. Hoy podemos ver las consecuencias de esta ley.

En todo caso, lamento una actitud que tuve al comienzo de mi episcopado: la de haber mediado demasiado. Estaba tratando de llegar a toda el área del catolicismo tradicional. Por ejemplo, del lado de las escuelas católicas: participé en sus manifestaciones… No sirvió de nada. También lamento la declaración conjunta firmada con el Card. Decourtray, presidente de la Conferencia Episcopal en 1989. Sin duda, fue una situación difícil; Me dijeron que no tirara demasiado de la cuerda… Lo lamento, a pesar de que me reservé la libertad de expresión en el texto, porque se percibía como si no hubiera permanecido fiel a élla. En general, lamento haber intentado siempre arreglar las cosas durante mi episcopado en Evreux. Ya no será  así”.

 

Siempre del lado de los pobres

El obispo Gaillot siguió estando al frente de la justicia. Los problemas internos de la Iglesia le preocupaban cada vez menos: la ordenación de los hombres casados, el lugar de la mujer, la readmisión de los divorciados a los sacramentos, la autoridad del Papa y su servicio, que tanto espacio tuvo en sus acaloradas declaraciones y en sus frecuentes apariciones en televisión.

“Mi problema es la justicia. Estamos en una sociedad y humanidad profundamente injustas. Es el área de los “sin”: sin hogar, sin documentos, sin trabajo, sin salud… Los marginados. Es un problema decisivo. No puedes ser feliz sin ellos; No podemos salir de las dificultades si no estamos con ellas. Mi papel es hacer que se respete su dignidad y hacer que se conviertan en actores de la sociedad para darles la palabra”.

Estaba obstinada y lúcidamente convencido. Cuando lo conocí, siempre sostenía el Evangelio en la mano y sus ojos se iluminaban.

 

Un comentario

  • Juan A. Vinagre

    Son de agradecer esos nuevos datos acerca de la vida “y milagros” de J. Gaillot, que se comportó como un verdadero servidor del Reino. La Iglesia de Jesús necesita testimonios, muchos testimonios de vida evangélica como éste. La función de un obispo-supervisor es en primer lugar la de dar testimonio de servicio y entrega preferente -digo preferente, no solo- a los necesitados…  Y no sorprende que ante este compromiso de vida se alzaran muchas voces en contra. No sorprende, porque la estructura de la Iglesia, en su parte humana clerical que manda (y no sirve o sirve poco) ha modelado muchas mentes, ya desde los mismos seminarios…  En los seminarios se han creado mentes más canónico-tradicionalistas que evangélicas.  El modelo de pensamiento y referencia ha sido -y sigue siendo- para muchos el paradigma estático tradicional, que de hecho -de hecho- mira más a la tradición que al Evangelio.  Por eso Gaillot  (y bastantes más…), siguiendo a Jesús, no encajan en ese paradigma, que, para más incoherencia, se ha “sacralizado”.  De ahí la pregunta inevitable:  ¿Las sanciones a que fue sometido -él y otros más- están inspiradas en el Evangelio de Jesús o más bien en el derecho canónico y en el “sentire cum Ecclesia” (que es lo que yo digo antes que el Evangelio)?  Por eso resulta difícil entender esa condena y confinamiento…; resulta difícil entender -y aceptar- esa decisión que en el fondo y en las formas equivale también a un confinamiento del Evangelio.

    Por otra parte, la aceptación humilde, sin rencores, de esa sanción da más valor al testimonio evangélico de J. Gaillot, que, consecuente, siguió defendiendo a los necesitados de ayuda. Este es el mejor seguimiento de Jesús de Nazaret.  La mejor -y más convincente- difusión del Reino es anunciarlo, haciendo el bien, junto al necesitado (no junto al poder)…  Por eso, los “poderes” que confinan, introducidos en la Iglesia… necesitan reconversión al Evangelio. Mientras no se reconviertan, no son modelos ni deben proponerse como tales…

    En suma: ¡éstos son los servidores que necesita el Reino de Dios en la tierra!

Deja un comentario