Otros temas

Autores

Archivo de entradas

Temas

Fechas

Calendario

marzo 2023
L M X J V S D
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  
7295 Artículos. - 111302 Comentarios.

Las catedrales no echan el cierre

En contra de lo que algunos piensen –y otros tal vez quisieran–, las catedrales no echarán, por ahora, el cierre. Su cerrojazo, clausura o reconversión supondría un descomunal desgarro en la historia, sobre todo occidental, con incidencias gravemente negativas en la cultura y en la religión.

Pero el hecho es que, con el planteamiento que tienen en la actualidad, la mayoría de ellas no justifican su monumentalidad, los gastos de su mantenimiento, su magnificencia y ser referencia en la concepción y adoctrinamiento de ideas y supuestos relacionados con la religión cristiana.

Muchas catedrales se hallan vacías de contenido, como si fueran templos paganos. Por otra parte, a algunas les sobran dependencias, símbolos y actividades que proclaman, con voces roncas por el paso del tiempo, que en su destino y definición difícilmente prevalecieron los elementos verazmente religiosos, y menos, cristianos. Enterramientos, capillas, escudos y emblemas nobles o jerárquicos, imágenes y advocaciones de santos y santas con apellidos, historias y leyendas ilustres e ilustrísimas, carecieron por sí mismas de la posibilidad de estar al servicio de la pedagogía de la fe, del adoctrinamiento evangelizador, de la práctica de la caridad y de la convivencia leal entre los miembros de la comunidad local.

El hecho cierto y fácilmente constatable es que las catedrales solamente se abren a la hora de la celebración de la misa capitular, tiempo que aprovechan algunos para entrar sin pagar el tique, o recibo, con la obligación turística de hacerlo en calidad de visitantes, a la terminación de la “sagrada función”, siguiendo para ello las direcciones que marcan las flechas y los carteles, con la explicación de los guías oficiales.

Abonar, con los descuentos establecidos, para colegios, jubilados y grupos, la entrada a las catedrales, además de a las dependencias dedicadas a sus museos y “tesoros”, explica el rechazo radical de los visitantes cristianos. Estos están convencidos de que, instaurados y mantenidos tales edificios “sagrados” con dinero público, pagar por su visita les pareces indignante y contrario a la razón y a la historia.

Sin perder su función esencial en la concepción, realización, mantenimiento, uso y empleo de las catedrales, urge y se precisa un mayor aprovechamiento por parte del pueblo. Las fórmulas podrían ser, por ejemplo, aprovechar las capillas para sus reuniones las asociaciones culturales o de vecinos, servirse de los coros como auditorios o escuelas corales, instalar en dependencia claustrales talleres para capacitación de canteros, forjadores, vidrieros, restauradores y otras actividades artesanales, que sin duda tuvieran en los tiempos primeros, sin descartar la dedicación de otros espacios a representaciones teatrales, como Autos Sacramentales y otros géneros literarios.

Las catedrales estarán abiertas, no solo para los actos específicamente calificados de culto, con referencias a las misas y procesiones “pontificales”, o no, en las que se hacen presentes las autoridades con todos sus emolumentos, atributos y honores cívicos y políticos. Se abrirán asimismo, y expeditamente, para actos, acontecimientos y actividades urbanas Con criterios religiosos y sociales distintos a los vigentes hasta ahora en relación con la comunidad ciudadana, al erario público se le han podido ahorrar ingentes cantidades de dinero que se emplearon, y emplean, en la construcción de casas de cultura y en centros para regiones de jóvenes y de mayores.

El sano trasiego de ciudadanos y feligreses por las dependencias catedralicias es constructivo para todos y edifica, ampara y defiende la unidad de los pueblos, mediante el conocimiento, uso y disfrute de los elementos que requieren la convivencia y el esfuerzo en comunidad.

“Autoridades” eclesiásticas y civiles –ciudadanos y feligreses– han de afrontar por igual, con gallardía y civilidad, –y al margen de politiquerías partidistas intra o extra municipales–, la tarea de la construcción – reconstrucción de la unidad que se torna más factible y llevadera con el uso de edificios como las iglesias y las catedrales, cuyos orígenes y financiación respondieron precisamente a estos postulados.

Así las cosas, las catedrales se revitalizarán y llegaría a ser impensable la posibilidad de tener algún día que echarles el cierre por falta de uso, y en cuyas vísperas se encuentran ya la mayoría, aunque externa e internamente sean referencias espectaculares y todopoderosas de religión y cultura.

Un comentario

  • Antonio Llaguno

    Hace poco, Maluma y Nathy Peluso grabaron un video clip en la catedral de Toledo.

    El búnker clerical se rasgó las vestiduras, les tachó de blasfemo y puso al Sr. Obispo de Toledo y al dean de la catedral a caer de un burro y acabó forzando a éste último a dimitir.

    Yo vi el vídeo. Escuche la música y la letra. Es cierto que ciertas moralina puritanos pueden entender el lenguaje visual del clip como provocador, aunque es bastante más pacato que los que ambos músicos suelen hacer.

    Y no soy consumidor de reageton y similares pero la letra se refiere a una conversiòn por medio del amor y es un oasis entre las que ambos cantantes tienen por costumbre perpetrar.

    Incluso podría afirmar que estéticamente es un baile agradable a la vista.

    Sin embargo la presión del búnker hizo insoportable al Sr. Obispo respaldar a su dean, que no vio problema moral en el vídeo y lo consideró “lenguaje visual propio de la cultura de nuestra pueblo” y decidió recular cobardemente dejando a su dean sin sotana en las garras dd inquisidores infovaticarcas e Infocarcólicos.

    También recuerdo la polémica creada por la instalación en la Caredral de mi Cuenca natal de unas vidrieras preciosas que le aportan una luz dorada y ocre preciosa pero que son ¡¡¡ABSTRACTAS!!! (Oh anatema).

    Quédense con sus catedrales.

    El verdadero templo de Cristo es el cuerpo de el/la herman@

Deja un comentario