Otros temas

Autores

Archivo de entradas

Temas

Fechas

Calendario

enero 2023
L M X J V S D
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031  
7054 Artículos. - 107390 Comentarios.

Una palabra sobre Benedicto XVI

Se han escrito muchas cosas a raíz de la muerte de Benedicto XVI y, como de cualquier persona, hay mucho que señalar en positivo y en negativo. Nadie está exento de equivocarse en muchas de sus decisiones, también es posible que haya actitudes que voluntariamente se toman con plena conciencia, aunque objetivamente no sean las más adecuadas y hay muchas otras realizaciones buenas porque, el ser humano tiende al bien, haciendo así posible este mundo bueno que tantas veces experimentamos.

De Benedicto XVI se reconoce el aporte de su teología antes de ser prefecto de la Congregación para la doctrina de la Fe y su honestidad para renunciar como Papa cuando se dio cuenta de qué los problemas de la iglesia le superaban. Desde mi experiencia personal me gustó mucho oírle decir en la inauguración de la Conferencia de Aparecida, en 2007, que “la opción preferencial por los pobres está implícita en la fe cristológica en aquel Dios que se hecho pobre por nosotros, para enriquecernos con su pobreza”. Con estas palabras, desde mi punto de vista, respaldaba el quehacer teológico latinoamericano y la opción preferencial por los pobres de la porción de iglesia de este continente que buscó hacer vida las conferencias de Medellín y Puebla. Pero no se puede olvidar que, como Prefecto, cuestionó el quehacer teológico de muchos teólogos y teólogas, favoreciendo ese ambiente de persecución y miedo a decir o a hacer cualquier cosa que no fuera lo “eclesiásticamente correcto”, lo que permitía que fácilmente se levantaran acusaciones que, efectivamente, eran escuchadas en aquellas instancias vaticanas. Con Francisco, ese ambiente de vigilar la ortodoxia se ha ido desvaneciendo y no porque no sea importante vivir la fe de forma adecuada, pero esto no se logra apegados a normas y reglas sino manteniendo el espíritu del evangelio que siempre sabe abrirse a nuevas realidades y responder a los signos de los tiempos.

No pueden dejar de mencionarse las resistencias a la puesta en marcha del vaticano II llevadas a cabo en el pontificado de Juan Pablo II, con Ratzinger como prefecto y, posteriormente de este, como Benedicto, en su pontificado. El volver a permitir la misa en latín, entre otras cosas, mostraron su contradicción con el espíritu de Vaticano II. Por todo esto se hablaba del “invierno eclesial” que se vivió en las últimas décadas y que hizo llamar al pontificado de Francisco de “primavera eclesial”, al notar que desde sus inicios volvió a poner en el centro de la vida de la Iglesia, el dinamismo que engendró Vaticano II y ha buscado impulsarlo decididamente. No le está siendo fácil, pero efectivamente, en algunos aspectos si ha vuelto a entrar aire fresco a la Iglesia.

La muerte de Benedicto XVI deja, de alguna manera, sin respaldo a esa porción de Iglesia que se ha opuesto a Francisco. Son conocidos algunos cardenales y personajes vaticanos. Pero también hay un grupo bastante grande de presbíteros jóvenes que se han alineado más con Benedicto que con Francisco lo mismo que un sector del laicado que perteneciendo a movimientos laicales fundados no hace demasiado tiempo, están impregnados de un cristianismo “de cristiandad”, acompañado de una visión tradicionalista, rigorista y moralista. Ojalá que la muerte de Benedicto les confronte con el actual pontificado y sean capaces de descubrir el Kairós que significó Vaticano II para seguir implementándolo. No hay duda de que la historia de la Iglesia se realiza a través de las vicisitudes de las personas, las circunstancias, los acontecimientos que cada momento trae. Pero nuestra responsabilidad consiste en hacer estas relecturas para discernir el hilo conductor que las ha ido tejiendo, valorando lo positivo que siempre se ha seguido dando y reconociendo lo negativo para transformarlo.

Además, los tiempos actuales nos demandan más audacia, más creatividad, más apertura, más dinamismo. Lo que Francisco denominó, “iglesia en salida” no es un slogan sino una realidad que es urgente poner en práctica. Si con Vaticano II la iglesia salió de su actitud de defensa y condena de todo lo nuevo; hoy en día es

 

necesario vivir esa actitud con todas las consecuencias. La Iglesia en salida es la que vuelve a practicar lo más esencial del evangelio: la vida digna para todos, la apertura al diálogo y al encuentro, la aceptación de la diferencia, la capacidad de aportar su palabra como “signo del reino” en medio de muchas otras visiones y perspectivas, la construcción de la paz, el cuidado de la creación, un mundo donde haya lugar para todos y todas. No son tiempos de añorar el rigor y la solemnidad de Benedicto sino de vivir la sencillez, la espontaneidad, la humanidad de Francisco para que el evangelio pueda seguir siendo hoy una palabra fresca, encarnada en la historia, significativa para este presente que ya no entiende de poderes y dogmatismos sino de compromiso con el bien común desde la diversidad, la interculturalidad, la diferencia, la misericordia.

2 comentarios

  • ana rodrigo

    El papado es una mole de siglos, de los que ha ido sacando material para llegar al momento en el que estamos, en el que ya no hay materiales para seguir construyendo esa impresionante pirámide anacrónica y desconectada de sus orígenes, que no son otros que un movimiento de un grupo de hombres y mujeres que conocieron a un tal Jesús, sin ambiciones ni de poder ni de dinero ni de grandeza, sino que iba por los caminos ayudando a la gente desfavorecida y comunicando unos valores que eran contrarios a la religión de su época, religión que lo terminó matando.

    Pero a partir del poco tiempo de ser asesinado, sus amigas y sus amigos, que habían captado el mensaje, se propusieron vivirlo y expandirlo saliendo de aquel pequeño (en sentido figurado y físico) mundo judío. El resto de la historia, ya la conocemos, con unos claroscuros inmensos de una Iglesia peregrina y, desnortada en ocasiones. Hoy Feijóo, refiriéndose a lo ocurrido en Algeciras, ha dicho que un católico nunca mataría por su dios y su religión, olvidando que la iglesia se ha tirado siglos persiguiendo y/o asesinando a través de guerras de religión, Cruzadas o haciéndolo a través de instituciones oficiales como la Inquisición.

    También la Iglesia se ha desconectado de la sociedad y la realidad actual. Y ahí estamos, en con un cambio de paradigma, con un Papa que intenta conocer la realidad actual para llegar al corazón de la misma, precisamente volviendo al evangelio en su sustancia. Y esto lo está intentando el actual Papa Francisco.

    Digo que lo está intentando, porque ayer mismo hizo una declaración muy importante (obvia, por otro lado) y una contradeclaración al mismo tiempo, en la misma frase. La declaración muy importante es que ser homosexual no es un delito, sino una condición del ser humano, importante, porque eso lo tienen claro cualquier niño o niña en la actualidad. Así anda de atrasada la Institución iglesia.

    A continuación dice que ser homosexual es pecado. Lo que contradice la anterior declaración, pues, si es una condición humana, ¿qué culpa tiene una persona de serlo para cometer ese pecado?

    Yo creo que Francisco tiene tanto miedo a las presiones de los ortodoxos vaticanos y no vaticanos, que se hizo un lío, entre delito y pecado en un ser humano, comparándolo con no tener caridad con los demás. Si es condición humana, ni es delito ni es pecado, porque Francisco ya ha hecho otras declaraciones al respecto sin hablar de pecado. El amor en sus diferentes variedades, nunca puede ser pecado.

    Y en este fino hilo entre  el antes y el ahora, se está moviendo Francisco, justamente a partir del fallecimiento de Benedicto XVI.

     

    • ana rodrigo

      Nota añadida a mi comentario respecto a la declaración de Feijóo, como es destacar la contaminación tóxica de un falso cristianismo, falso y manipulado, pues lo que ha dicho este responsable político, aspirante a gobernar este país, es éticamente peligroso por contribuir al odio en una sociedad plural, donde el respeto a las creencias nada tiene que ver con la incitación odio por ser inmigrante y por ser musulmán, como también lo hace VOX. Nadie debe asesinar en nombre de ninguna religión, pero no mezclemos cuestiones tan importantes para la convivencia. La iglesia, como he dicho, tiene mucho que limpiar en su pasado a este respecto, aunque en este momento lo rechace, lo mismo que lo están haciendo otros colectivos musulmanes o no religiosos.

      Lo democracia no puede caer tan bajo con declaraciones de este tipo.

Deja un comentario