Otros temas

Autores

Archivo de entradas

Temas

Fechas

Calendario

enero 2023
L M X J V S D
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031  
7295 Artículos. - 111289 Comentarios.

En torno a la democracia

I

Sin duda hay una crisis de las democracias” afirma el sociólogo Paolo Gerbando, según cita que de él hace EL PAÍS del pasado 15 de enero (pág.2) en un reportaje bajo el título: “La erosión global de la democracia avanza“. En el mismo texto hay otras documentadas opiniones y algunos gráficos que muestran que cada vez menos países manifiestan mejoras en su calidad democrática.

Los expertos que se citan alegan diversidad de causas de la crisis en la que en muchos países se encuentra la democracia. Destaco algunas de ellas:

  • – La globalización ha debilitado las estructuras de los estados nacionales en las que hasta ahora se han desarrollado las democracias.
  • – la polarización extrema, agravada por el funcionamiento y manejo de las redes sociales en muchos casos.
  • – la pérdida de confianza en las instituciones democráticas como instrumentos de solución de problemas de la gente.
  • – La tibieza internacional en la respuesta a los países que se orientan a caminos menos democráticos y más autoritario.
  • – el papel de las redes sociales.
  • – la desigualdad económica, potente factor de frustración.
  • – la percepción por parte de algunos grupos sociales de los cambios demográficos y sociales.

En esta relación no se menciona la prensa, ni las televisiones, ni el ejemplo de los políticos, ni los intereses económicos y grupos de presión, ni los sistemas de educación en valores democráticos. Aunque sí las desigualdades económicas existentes

La importancia de los medios de comunicación la resumió el periodista Alfonso Armada en una frase, durante la entrevista que le hicieron en el programas 24 horas de TVE, el lunes 23 de enero del corriente, diciendo: “Sin prensa libre no hay democracia“.

En relación a la importancia de evitar los agravios económicos que supone la desigualdad existente en los países democráticos frente al atractivo de vivir en un país no democrático pero que paga bien y en el que se puede vivir “de lujo”. Raquel Taranilla en un artículo publicado en EL PAÍS el 25 de enero próximo pasado (pág. 11), pone de relieve el riego que para los demócratas y la democracia supone la falta de oportunidades de trabajo dignamente retribuido, en oposición a las oportunidades que puedan ofrecer algunos países autocráticos: “El régimen catarí resulta habitable porque da dinero y ofrece lugares rutilantes donde gastarlo” Y añade: “Es doloroso pero caigámonos del guindo cuanto antes: el planeta Tierra está hasta arriba de seres humanos nada quisquillosos ante la idea de establecerse en un régimen autocrático que promete seguridad y riqueza.”

Parece oportuno reflexionar sobre el tema.

 

II

Últimamente en ATRIO se han prodigado algunas citas latinas; a su imitación, me atrevo a recordar una bien conocida por los juristas: “Omnis definitio in iure civile periculosa est” (Digesto 50.17.202)., es decir, toda definición es peligrosa en derecho civil. Advertencia que bien viene al caso por la multitud de facetas que presenta la democracia cuya esencia, por tener como base ciertos valores, no puede reducirse a formulas de mera organización social por mucho que estén basadas en el sufragio universal.

Ha de entenderse este texto como mera llamada de atención sobre la necesidad de cuidar y fortalecer los comportamientos democráticos en todos los ámbitos de la convivencia, impulsando especialmente la educación en valores, pero no sólo, sino también en los sistemas de elección deseables y posibles y en los riesgos a evitar, entre ellos los derivados de la propaganda y acciones de los que están interesados en manipular los mecanismos y los impulsos y convicciones democráticas en favor de sus intereses.

La educación en valores ha de hacerse, fundamentalmente con el ejemplo, en la familia y en la escuela, pero no sólo sino, en toda la sociedad: desde los medios de comunicación a los comportamientos de los dirigentes políticos y las instituciones.

Evidentemente, hay cuestiones estructurales que deben ser debatidas y mejoradas, pero también la revisión y actualización estructural e institucional ha de hacerse desde fuertes convicciones de respeto a los valores democráticos fruto de la educación aplicación.

¿Es correcto entender la democracia simplemente como una forma de organizar el poder político o como un sistema y organización social cuyos avatares nos son ajenos? . Evidentemente, no. ¿Es la democracia un simple sistema de sufragio universal ? No, desde luego, por mucho que haya siempre que intentar mejorar el sistema.

Es preciso señalar que el fundamento de la democracia son los valores que la inspiran y lo son realmente en la medida en que se aplican, porque son objeto de verdadera convicción y aplicación.

Sin valores democráticos “efectivos”, no hay demócratas y sin demócratas no puede haber democracia, cualesquiera que sea el sistema organizativo e institucional que se rija la sociedad; porque sin valores democráticos todas las instituciones se corrompen.

 

III

Bertrand Russell en la segunda parte de su libro “realidad y ficción” (editorial Aguilar, 2ª edición 1967, pág. 81) plantea abiertamente la pregunta: “¿qué es la democracia?”. No ofrece como respuesta una definición conceptual cerrada, sino “de lo que se quiere decir” cuando se habla de democracia. Estábamos, cuando escribe, en años anteriores a la caída del muro de Berlín y dice “Al Occidente de la Cortina de Hierro se reconoce de una manera general que el vocablo significa que el poder, en último término, se halla en manos de la mayoría de la población adulta. A Oriente de la Cortina de Hierro equivale a la dictadura militar por una pequeña minoría de gente que ha decidido llamarse “demócratas“. Estaríamos ante una cuestión polisémica, lingüística, aplicando idéntico nombre a dos realidades muy distintas.

¿Quizá es eso lo que ha llevado a muchas personas a adjetivar como “liberal” determinado ideal de democracia, frente al de democracia “social” o quizá “socialista?

Pero concluye Bertrand: “Debemos confesar, sin embargo que lo que en Occidente se llamado democracia no es por completo lo que el vocablo quiso significar ordinariamente“. Adentrándose en lo que los griegos entendía por democracia, señala sus limitaciones: “las mujeres y los esclavos no tenían parte en el gobierno

No cabe duda que también nuestras democracias tienen limitaciones en relación al ideal de participación de todas las personas en el poder.

Tras recordarnos que “la democracia fue inventada por los griegos“, y mostrar algunos pasos de su recorrido aborda Bertrand Russell la cuestión de los “gobiernos representativos“, señalando que tales gobiernos “acarrean determinados peligros nuevos para la democracia, distintos de aquellos que acarreó la tiranía en los tiempos antiguos” y recuerda que Rousseau llamaba “aristocracia electiva al sistema por el que se delega el poder en representantes elegidos“. Indicando después la importancia del renacer de la democracia en América: “El éxito de Norteamérica influyó en gran manera en que las ideas democráticas se extendiesen por Francia, y también, aunque menos directamente, en Inglaterra.

Tras algunas consideraciones sobre la democracia norteamericana, alude Russell al papel de la policía, al estado y al ejército; y afirma que “No puede esperarse que la democracia triunfe sino allí donde existe un profundo sentido de la importancia de la legalidad entre los adversarios políticos de la mayoría“. Es decir reclama que no sólo la mayoría respete las leyes, sino también muy especialmente las minorías. (págs. 89 y 90).

Pero afirma también: “Aquellos que tienen en sus manos el poder son, siempre y en todas partes, indiferentes al bien y al mal de quienes no lo tienen, salvo hasta donde se ven retenidos por el temor“; y por ello valora la democracia: “Hay que apreciar la democracia porque evita atrocidades en tan gran escala

Pero no deja de advertir: “El gobierno democrático plantea varios problemas algunos de los cuales son en ocasiones muy difíciles.” y hace estudio de algunos de ellos, de los que destaco: “la tolerancia en la democracia“, “democracia y nacionalismo” y “la enseñanza de la historia“. En este último apartado dice:

Es asunto que compete principalmente las escuelas el convertir a las democracias en pacíficas, más bien que en guerreras. Habría que enseñar a historia como historia de la civilización y no como historia de esta o aquella nación. Debería enseñarse desde el punto de vista de la humanidad como un todo y no dando un énfasis indebido al país de uno mismo. Los niños debieran aprender que todos los países han cometido crímenes y que la mayoría de esos crímenes fueron desatinos. Deben aprender de que manera el histerismo de la muchedumbre es capaz de llevar a toda una nación a la locura y a la persecución de los pocos que no se dejan arrebatar por la locura dominante.”

Excesos de gobierno“, “la democracia y la libertad“, “idolatría peligrosa”, “Disminución de la libertad“, “enderezando agravios” y “la democracia y el Occidente” son otros de los epígrafes interesantes del texto que comento. El último epígrafe citado comienza diciendo: “Las naciones occidentales son de momento las guardianes tanto de la democracia como de la libertad. En ninguno de los dos aspectos son perfectas pero están mejor que cualesquiera otras naciones, y la humanidad solo puede progresar desenvolviendo lo que es mejor“. Y más adelante: “¿Acabará este adelanto por ser destruido por una tiranía oscurantista? No puedo creerlo. Pero no puedo negar que ese peligro es auténtico. ”

En otro capítulo afirmará: “La libre discusión tiende a crear un espíritu tolerante y un espíritu tolerante tiende a evitar la guerra. Allí donde es posible dar a conocer públicamente los agravios, es más probable que sean remediados y es menos fácil que engendren odios implacables.

 

IV

Educar en valores democráticos, pues, es fundamental para el fortalecimiento de la democracia. Y esencia de todos los valores es la consideración de cada persona en su dignidad esencial y en igualdad con todas las demás.

En un artículo publicado en EL PAÍS del 25 de enero del corriente año, por Mariano Jabonero Blanco e Irune Aguirrezabal Quijera, se insiste en la necesidad de adaptar y mejorar la democracia ante las nuevas realidades en Iberoamérica:

 << Desde hace poco más de cuatro décadas, Iberoamérica ha vivido una expansión de sus sistemas democráticos como nunca en su historia. A lo largo de estos años, nos hemos esforzado por consolidar elecciones periódicas, libres y justas: piedra angular de un régimen democrático. Más aún, hemos comprendido que la democracia es el modo de vida de una sociedad que aspira a vivir cohesionada, a través de los principios de inclusión, igualdad, libertad, paridad y universalidad. Un mecanismo de convivencia social a través del diálogo y el debate entre diferentes, que permita resolver las discrepancias que habitan en nuestras sociedades complejas, plurales y multiétnicas. (…) >>

 La vigente Constitución española de 1978 hace referencia a los principios fundamentales que han de informar el ordenamiento jurídico, es decir la convivencia. Así dice en su Preámbulo señala como objetivos de la Nación “establecer la justicia, la libertad y la seguridad y promover el bien de cuantos la integran“. Y en su artículo primero dice: “España se constituye en un Estado social y democrático de Derecho, que propugna como valores superiores de su ordenamiento jurídico la libertad, la justicia, la igualdad y el pluralismo político.”

Es verdad que, más allá de los valores, al depositar el voto en una urna los “intereses”, “las expectativas”, “la filias y las fobias”, “los amores” y “los rencores” pueden jugar un papel decisivo. Y que no siempre la racionalidad “democrática” determinará el voto. A este respecto Lluís Orriols en su libro “Democracia de trincheras” que acaba de publicar en ediciones Península, advierte (pág. 13): “Exigir que las democracias se sustenten en una ciudadanía racional basada en cálculos de coste-beneficio, libre de emociones e identidades es poco realista. Puede gustar más o menos, pero no podemos simplemente ignorar o rechazar como somos los seres humanos.

No obstante es evidente que la educación en valores basados en la consideración de la dignidad de cada persona y de la igualdad y conciencia de de común ciudadanía pueden matizar sustantivamente el peso de otros factores subjetivos a la hora de depositar el voto; y, una vez depositado, y constituidos los electos en depositarios del poder popular, han de ejercerlo con la dignidad y convicción que nace de los valores democráticos. (NOTA 1)

NOTA 1

Las democracias no mueren de infarto“, dice el titular de un artículo de Fernando Vallespín en EL PAÍS del 15 de enero (pág. 11) y un editorial de ese diario (página 12) titula: “Democracias frágiles. Los asaltos que han vivido grandes democracias avisan de la necesidad de fortalecer su supervivencia ante el iliberalismo“. No duda el editorial en decir rotundamente que “para fortalecer y garantizar su supervivencia las democracias necesitan demócratas al frente“, a lo que podríamos apostillar que no sólo al frente, sino también, y de modo significativo, en la base de la ciudadanía, que es la que elige a sus líderes.

Destaca el editorial que “hoy parecen abundar los líderes iliberales” que considera son “los principales artífices de una peligrosa regresión en el respeto a la verdad”. Seguidamente señala como causa del deterioro democrático los populismos: “el objetivo de los populistas es impedir que pueda gobernar alguien que no sean ellos, aunque para eso se necesite liquidar las instituciones (…) Su cometido es eliminar la alternancia en el poder (…)” Sigue haciendo referencia el Editorial de EL PAIS a otros peligros que amenazan la democracia como el deseo de algunos dirigentes políticos, de debilitar e incluso “romper las reglas del juego democrático“.

Por otra parte, respecto al “Iliberalismo”, que es lo no liberal, entiendo que conviene advertir que es importante no confundir el liberalismo con la democracia, ni conviene adjetivar la democracia, como frecuentemente hace la derecha, como liberal. Tanto más que nuestra Constitución dice expresamente, no que España se constituya en un Estado liberal, sino muy al contrario afirma que constituye en un Estado social y democrático de Derecho.

Sin que en ningún caso pueda confundirse la libertad y derechos que propugna la Constitución con el “liberalismo” ni con el “Estado liberal”. El liberalismo y el Estado liberal, pudiendo ser democráticos en cuanto al sistema de sufragio universal, serán en todo caso proclives a adelgazar lo público frente a lo privado y defender con mayor impulso los intereses particulares que los sociales y comunitarios, sin consideración específica del ideal de igualdad de oportunidades y vida efectiva entre los ciudadanos.

 

24 comentarios

  • Nacho Dueñas

    Amigo Llaguno:

    1. Me disculpo si te ha molestado mi comentario. Nada más lejos  de mi intención. Todo mi respeto a tu persona.

    2. Críticas a Venezuela y a Tomelloso, las que hagan falta. Y a buena hora.

    3. Pero, por supuesto que toda opinión en temas delicados tiene que tener un fundamento. Y el fundamento está en el argumento, el dato y la fuente, no en la repetición y del decibelio.

    4. No das datos porque no los hay, y no los hay porque lo que afirmas es falso. Esa es la clave. Es decir, repites falsedades sin fundamento (“a distinguir me paro las voces de los ecos“, Antonio Machado).

    5. Te recuerdo que tú mismo diste al inefable Valderas datos objetivos y constatables para refutarlo. ¿Será que yo tengo menos suerte que el Valderas? No: será que en aquel caso, sí había argumentos. No en este caso.

    6. Ya me guardaría yo, en respeto a tu persona, de abstenerme de fundamentar (datos, fuentes y argumentos) sobre la transición, etapa que tú defiendes. Como ves, yo no te pido que no critiques, yo te pido que fundamentes (datos fuentes y argumentos). tus críticas. En vano.

    7. Llevo años, pero años, a la vez que he vivido allí (y también desde aquí) comparando el contenido de la prensa con la de los informes de todo organismo (CIA, FMI, CEPAL, FEO, C. Carter, INEC, BM, Unesco, PNUD). Y es muy doloroso ver que los mismos (entre ellos tú) que niega validez a los organismos,, se tragan sapos y mentiras de la prensa (“una mentira 1000 veces repetida se transforma en una verdad indiscutible para la masa”. Goebbels, ministro nazi de propaganda).

    8. Ello es más doloroso cuando se omite que durante la década de Chávez, Evo, Correa, Lula… (100 millones de latinoamericanos salieron de la pobreza) (Fuente : CEPAL).

    9. Y más doloroso todavía cuando los gobierno neoliberales de Ecuador han provocado que mis alumnos en concreto (con nombres y apellidos) dejen de estudiar, vuelvan a pasar hambre. Aun recuerdo la alumna que me dijo llorando, ya con el gobierno neoliberal de Moreno, que tenía que superar el asco que le deba prostituirse para un vecino porque en su casa ya había hambre (antes, ella estaba becada cuando el “populismo” de Correa -¡¡uh, el demonio, socorro, que vienen los rojos..!!.).

    10. Así que ten la decencia de informarte un poquito antes de decir barbaridades y linchar a un proceso que tanto sufrimiento han mitigado.

    11. Y si cometes la barbaridad de seguir mintiendo yo seguiré pidiéndote que fundamentes (datos, fuentes y argumentos), para dejar clase por enésima vez que NO FUNDAMENTAS LO QUE AFIRMAS PORQUE NO SE PUEDE AFIRMAR LO QUE ES MENTIRA. Bien que fundamentaste al Valderas.

    12. Y para acabar, te ruego, te suplico, amigo, que te abstengas de linchar con vaguedades falsas. Ten altura (en otros debates en Atrio has demostrado que te sobra) y dale riqueza argumentativa y fundamentativa a tus posiciones y opiniones.

    13. ¿Críticas? todas, y con fundamento.

    14. ¿Linchamiento visceral? Te suplico que no.

    Te escribo desde el respeto pero desde el dolor.

    Y te deseo a ti y a los tuyos un finde feliz, buen aperitivo, risas, carcajadas y alegría. Y hablo con absoluta sinceridad.

    Te envío un abrazo.

    Nacho.

  • Nacho Dueñas

    Autocorrección en mi mensaje al Llaguno.

    DIJE:

    Si lo haces, pasarás una vez más como un TOTAL INGNORANTE Y MENTIROSO en cuanto a América Latina se refiere”.

    DEBÍ DECIR:

    Si no lo haces, pasarás una vez más como un TOTAL INGNORANTE Y MENTIROSO en cuanto a América Latina se refiere.

  • M. Luisa

    Hola de nuevo Eloy, esta mañana me he reservado el tiempo de lectura que dedico cada día a interesarme por la figura del jurista Hans Kelsen, del cual te referiste ayer. Bien,  como te dije  los temas jurídicos no son mi fuerte, sin embargo, al hurgar en ellos sostenida gracias a las ventajas que ofrece la filosofía,   su “teoría pura del derecho“ me ha parecido  en principio un reflejo del normativismo mecanicista kantiano.

     

    Si la razón no es pura – como siempre defiendo yo misma aquí – entonces este punto de partida no es aceptable.  Lo cual apoyada por un colega e interlocutor suyo, C. Cossio quien no aceptaba el normativismo  mecanicista como objeto de la ciencia jurídica,  he obtenido casi de inmediato  una respuesta para mí muy satisfactoria.   No sé qué pensarás tú al respecto.

    Cossio se deja guiar más por demostrar que el derecho  ha de ser comprendido e interpretado  no por una teoría pura basada en principios morales, sino en una teoría del conocimiento – (pero puesto al día, añado) respecto de la conducta humana en interferencia intersubjetiva. Ya no se trataba de sujetos jurídicos ideales (normativismo mecanicista) sino de personas, de seres humanos reales.

     

    Esta mirada es la que en mi opinión rige en la justicia europea.

     

    Un saludo lleno de afecto Eloy, te estoy muy agradecida!.

     

    • ELOY

      Gracias a ti M. Luisa.

      Yo no me atrevo a opinar con seguridad en las disyuntivas filosóficas, y el tema que yo expuse de Kelsen creo que se encuadra dentro de los que se denominan de “filosofía del Derecho”.

      De las diversas teorías sobre el Derecho, su creación y aplicación, hay unas que me ayudan más y otras que me ayudan menos (o que puedo compartir total o parcialmente) para poder entender la realidad jurídica actual. Lo mismo puedo decir de las teorías económicas.

      Y en todo ello creo que hay un punto de “creencia” de carácter subjetivo derivado de cuestiones ideológicas y de vivencias y experiencias que se han tenido, más allá del puro raciocinio.

      El Derecho puede concebirse como un instrumento para la convivencia cuya misión es conservar la paz social, que no pocas veces puede contradecirse con lo que cada uno pueda considerar justo.

      Pienso que la realidad es tan polivalente y rica que permite muchos enfoques, sin que la visón que podríamos denominar “cierta, completa y objetiva” sea posible. Al menos a mí me cuesta trabajo concebir que lo sea.

      Un saludo.

       

    • ELOY

      No sé si respecto a lo que dices, pueden ayudarte el primer párrafo del prefacio de la edición en alemán de 1934, en el que Hans Kelsen expone su objetivo. Dice:

      << Hace ya un cuarto de siglo que emprendí la tarea de elaborar una teoría pura del derecho, es decir, una teoría depurada de toda ideología política y de todo elemento de las ciencias de la naturaleza y consciente de tener un objetivo regido por leyes que le son propias. Mi finalidad ha sido desde el primer momento elevar la teoría del derecho, que aparecía expuesta esencialmente en trabajos más o menos encubiertos de política jurídica, al rango de una verdadera ciencia que ocupara un lugar al lado de las otras ciencias morales. Se trataba de de profundizar las investigaciones emprendidas para determinar la naturaleza del derecho, abstracción hecha de sus diversos aspectos, y de orientarlas en toda la medida posible hacia la objetividad y precisión, ideal de toda ciencia. >>

       

    • ELOY

      Y más adelante, en otro párrafo dentro del citado prefacio, dirá Kelsen:

      << En realidad el conflicto no se plantea en torno de la ubicación del derecho respecto de las otras ciencias y sobre las consecuencias que trae aparejadas, sino alrededor de las relaciones entre el derecho y la política. Mis adversarios no admiten que estos dos dominios están netamente separados el uno del otro, dado que no quieren renunciar al hábito bastante arraigado, de invocar la autoridad objetiva de la ciencia del derecho para justificar pretensiones políticas  que tienen un carácter esencialmente subjetivo, aun cuando de toda buena fe correspondan a un ideal de una religión, de una nación o de una clase. //  (…)

      Es que aquí están en juego los intereses más vitales de la sociedad, sin hablar de los intereses profesionales de los juristas que  – cosa natural – no renuncian de buen grado  a creer y hacer creer que su ciencia permite la solución “justa” de los conflictos de intereses en el seno de la sociedad.>>

       

      • M. Luisa

        Hola Eloy, buenos días! Ayer no quería cerrar el equipo sin antes agradecerte tu paciencia conmigo, aun enviándome finalmente estas dos cláusulas por si pudieran ser de mi interés, pero me di cuenta de que había rozado ya el límite de participación en otro hilo y pensé mejor dejar para hoy este sincero agradecimiento que te envío.

        Un abrazo!

  • M. Luisa

    Abusando de la amabilidad del amigo Eloy, me gustaría dar a conocer la lectura que considero más adecuada con relación a la sentencia que el  Tribunal de Justicia de la Unión Europea dio la semana pasada sobre la posible extradición solicitada por el juez Llarena de los políticos catalanes en el exilio.

     

    De todos es sabido la inmediatez de interpretaciones varias que se produjeron a los pocos minutos de salir la noticia. La precipitación nunca es buena y creo que algunos editoriales madrileños habrán de tragarse no pocos sapos.

     

    Una vez leída en calma y a fondo lo que juristas reconocidos dicen es que en efecto la sentencia fue basada más en criterios constitucionales que sobre derechos humanos, ya que en las democracias europeas se da por hecho que en sus constituciones estos derechos prevalecen siempre subyacentes.  En su rúbrica  valdría la célebre frase del conocido filósofo americano, Ronald Dworkin teórico constitucionalista “Los derechos son triunfos que prevalecen incluso sobre los actos legislativos en una comunidad democrática liberal formada por individuos libres e iguales”. 

     

    No obstante, tal equívoca presunción por parte del Tribunal (TJUE) fue por lo que luego hubo este de intensificar el escrutinio.  Haciendo referencia a los casos que afectan a “minorías o grupos objetivamente identificables.” Ahora bien, en fuentes consultadas se lee que el nivel de escrutinio más elevado es justificado cuando hay que sospechar de decisiones discriminatorias o tendenciosas por parte de las instituciones, lo cual no es poco si se añade además a la causa que se juzga la existencia de espionaje político.

     

    Por mi parte, lo que puedo decir es que a posteriori estas observaciones sí se hicieron aquí en Cataluña, lo que no sé si el resto de la ciudadanía se habrá  quedado dormida en los laureles a falta de  rectificación  en la información.

     

    Gracias Eloy, un saludo!

    • ELOY

      Muchas gracias M. Luisa por tu comentario.

      Perdona que yo no pueda entrar en el contenido de la sentencia que citas, entre otras razones, porque la desconozco en su contenido y porque no soy experto, ni conocedor, en la legislación de los diversos países de Europa ni de la Comunitaria.

      He leído, en su día, la “Teoría pura del derecho” de Hans Kelsen.  Allí pone de manifiesto, entre otros muchos aspectos de las normas, dice: “La norma superior es así un marco abierto a varias posibilidades y todo acto de aplicación es conforme a la norma si no sale de ese marco y en cambio lo llena de alguna de las maneras posibles” (…) // La interpretación de una norma no conduce pues, necesariamente, a una solución única que sería la exclusivamente justa. // Puede presentar varias soluciones que desde el punto de vista jurídico son todas de igual valor de acuerdo con la norma de interpretar. Por el contrario el  órgano encargado de aplicar la norma puede atribuir a estas soluciones valores diferentes  si los considera desde el punto de vista político o moral. El tienen competencia para escoger la que le parezca más apropiada, de tal modo que entre las diversas interpretaciones posibles una sola se convertirá en derecho positivo  para el caso concreto. Decir que su decisión está fundada en derecho significa simplemente que se mantiene en el interior del marco constituido por la norma, que es una manera de llenarlo, pero no la única. >>

      (Ver págs. 166 y 167 de la edición de la Editorial Universitaria de Buenos Aires en 1987, sobre la edición francesa, ya ampliada por el autor, y cuya primera edición se hizo en Alemania en 1934)

      NOTA: He destacado algunas partes del texto con negrita.

      Un saludo.

      • M. Luisa

        Gracias a ti Eloy por tu interés. La verdad no estoy muy versada en temas jurídicos, pero sí que la semana pasada estuve muy al tanto en la sentencia que el TJUE  dictaría sobre los políticos catalanes exiliados. Lo que pretendía con mi comentario anterior era solo saber hasta qué punto la prensa central más afín al gobierno, rectificó de sus primeros titulares arrancados a vuelapluma en los que, según decían, LLarena tenía ya vía libre para extraditar al presidente Puigdemont. Mientras que aquí la sentencia se interpretó de forma muy distinta.  En cualquier caso, ahora la pelota está en el tribunal Belga, que si no estoy equivocada se pronunciará dentro de un par de meses.

        Muchas gracias, querido amigo

        • ELOY

          Gracias a ti M. Luisa

          El repasar ahora el texto de Hans Kelsen, me ha sido útil. Y quizá tenga que volver a recordarlo en otro contexto.

          Al inicio de su libro “¡Qué es la justicia?”, Hans Kelsen hace dos afirmaciones que conviene repensar:

          1ª ) << Nuestra felicidad depende, con demasiada frecuencia, de la satisfacción de necesidades que ningún orden social puede atender>>

          2ª ) << Y no hay orden social alguno que pueda reparar por completo las injusticias de la Naturaleza>>

  • ELOY

    Muchas gracias amigo Mauro. Me alegra muchos saber de ti y mucho me alegraría que de vez en cuando pudieras contar aquí algunas de tus aventuras (y desventuras) en tu esfuerzo por la democracia y en ser leal a ciertos valores y principios. Un abrazo Eloy

  • Mauro Fernández

    ¡Bravo, querido Eloy! Algún día venceremos.

  • ELOY

    Alberto Revuelta, ana rodrigo y M. Luisa, muchas gracias por vuestros comentarios.

    Hoy, en una columna en el diario EL PAÍS, Luis García Montero nos recuerda como “la apuesta” por la democracia fue anterior a su implantación y, por consiguiente, fue la convicción democrática, anterior a las urnas, la que abrió camino a la democracia actual, siempre perfectible.

    Dice: Luis García Montero:

    La apuesta por la democracia supuso una búsqueda de la España real a lo largo y a lo ancho de sus rincones, matices, ilusiones y olvidos. “

    Quiere ello decir que, bajo el peso de la dictadura, había demócratas convencidos que luchaban, entre resquicios, por la implantación de la vida e instituciones democráticas.

    Y dice también: “La política democrática es eso, la apuesta por una vida institucional que responda a las verdades sociales del país que representa.

    Pero, evidentemente, son el impulso y la diaria acción de las personas con valores democráticos los  principales factores que puede poner en pié una democracia, allí donde no la hay, o mejorar las deficiencias de la existente.

     

    • ana rodrigo

      Efectivamente, Eloy, fue es mayoría silenciosa la que hizo de semilla y que dio su fruto cuando fue posible.  Por eso no debemos tirar la toalla cuando denunciamos y defendemos causas justas, aunque quizá nosotros no lleguemos a ver los resultados de nuestras luchas.

      Yo siempre digo que cuando comencé a militar en Los Verdes, la ecología casi daba risa a la gente por lo inútil que veían el mensaje. Al mismo tiempo comencé con el feminismo militante, y la sociedad nos tildaba de cuatro locas sueltas. No es que hayamos resuelto ni un problema ni el otro, pero hay concienciación social y algo hemos conseguido.

      Yo he estado, de forma activa, metida en lo que se suele llamar “las causas perdidas”, pero siempre con esperanza activa, porque creo que las causas justas no se mueven por sí mismas. Ahora, que mis limitaciones físicas no me permiten la actividad de otras épocas, sigo, aquí en atrio y donde haga falta, alzando la voz para aportar mi granito de arena a ese horizonte que Juan Mateos llamaba la sociedad alternativa y que propuso un tal Jesús el Galileo, con los nuevos retos, que nos son pocos, y que nos van presentando las necesidades humanas en cada momento.

      • ELOY

        Sí ana, estoy de acuerdo con tu planteamiento y valoro tu actitud.

        Los que vivimos aquellos años “de plomo”, o, si quieres mejor, aquella “oscura noche con techo de piedra”, bien conocimos cuanto esfuerzo hicieron muchas personas para utilizar los resquicios de la dictadura, dando ejemplo, con sus vidas y sus palabras, de los valores democráticos.

        Paro también después, según se iba abriendo el horizonte democrático, y aún ahora, hemos de seguir esforzándonos por mantener vivos y eficaces los valores de la democracia, que se basan en el respeto, en todos los ámbitos, a la dignidad e igualdad de todas las personas y a la colaboración y el cuidado en nuestras vidas.

        Y en ocasiones tenemos que seguir cantando:

        Venceremos nos, // venceremos nos, // dende o fondo da noite dime o corazón // algun día venceremos.”

  • M. Luisa

    Pienso que en la política democrática actual sobran convicciones y falta responsabilidad ética. Cuando dominan las convicciones es fácil decantarse   por ideales preestablecidos, lo cual esto en una sociedad plural contradice la esencia misma de la democracia. Los valores se construyen desde la sociedad, es lo propio de las democracias modernas, de ahí que adquiera tanta importancia el sentir de la ciudadanía.

     

    Ahora bien, ¿Qué quieren los políticos, ¿súbditos o ciudadanos?  Sin duda lo primero:obediencia. Urge pasar de la heteronomía a la autonomía, pero es más fácil obedecer consignas.

     

    Ya decía Max Weber que un buen político no puede ser un político puro que se base en principios, un buen político ha de mojarse, transigir y ponderar algo que está a mil leguas de los políticos actuales.

    • Antonio Llaguno

      Lo que quieren los políticos no es ni súbditos ni ciudadanos, sino paganos (Del verbo pagar)que sufraguemos todos sus caprichos.

      Y que además lo hagamos con la boca cerrada y la pata quebrada, que decían antiguamente.

      Y no solo unos sino todos.

      Si os pensáis que los queridos representantes públicos que sufrimos serían “aprovechables” para un puesto de responsabilidad en alguna empresa privada o serían capaces de superar una oposición, es que sois bastante optimistas.

      Como decía mi abuelo: “En mi regimiento ni tambor”.

      Yo soy más joven que Ana (Seguramente, aunque sólo de DNI) pero sigo añorando aquellos políticos que se arriesgaron (Algunos incluso a ser asesinados) a tomar decisiones comprometidas y que pusieron por delante el beneficio comun a sus propias ideologías.

      Políticos a los que hay que nombrar porque se lo merecen. gente como Suárez, Carrillo, González, Guerra, Fernández-Miranda, Solchaga, Fernandez-Ordoñez, Tarradellas, Abril, Sartorius, etc…

      Gente que, en algunos casos, ni llegarán a salir en los libros de historia, pero que la construyeron. Para bien.

       

      • ana rodrigo

        Hola, Llaguno, pienso que no siempre tiempos pasados has sido los mejores, pues en cada momento los retos, las situaciones, o los problemas a resolver son diferentes, incluso, se sigue arrastrando problemas no resueltos en el pasado y siguen pidiendo solución cuando ya ante determinados problemas, gritan hasta las piedras.

        Por ejemplo el problema de violencia sexual, viene desde siglos ha sin que se termine de resolver, entre otras razones porque gran parte de la sociedad lo ha normalizado y quienes quieren abrir la puerta a un cambio radical, no encuentran ecos sociales, por lo que los responsables políticos de no hace tanto tiempo, nada hicieron, ni se lo plantearon.

        El día de los premios Feroz, un hombre iba agrediendo sexualmente o intentando agredir de forma gratuita a quien quería; uno de los que rechazó por tres veces el acoso, conocido en los medios de comunicación, declaraba que él pensaba le había tocado borracho baboso de cualquier fiesta y que él pensaba que eso no era denunciable. Pues sí, vamos tomando conciencia. El agresor está en libertad provisional

        Con esto quiero decir que no todo lo que se ha hecho en el pasado ha sido todo lo que se debería haber hecho, ni todo lo que se hace en el presente se hace desde el interés personal de quienes toman las decisiones que creen oportunas. Descalificar colectivamente a toda la clase política no es bueno para la democracia. Como alguien ha dicho “soy viejo, pero la alternativa es peor”. Cuidemos con mimo el menos malo de los sistemas de gobierno y participemos, cada cual según vea las cosas, en las urnas. Mimemos la democracia sin generalizaciones.

        • Antonio Llaguno

          Llevas razón, en mi opinión, Ana.

          Y la prueba es que , objetivamente y a pesar de la clase política que nos dirige, hoy vivimos mejor que hace 50 años y mucho mejor que hace 250 años, por ejemplo.

          La sociedad cambia, el conocimiento del mundo se amplia, la educación llega a más gente y todo eso junto hace que el pueblo llano, cada día, ponga más difícil a quienes quieren hacerlo, el engañarle.

          Pero en la vida de cada uno de nosotros, hay momentos importantes; hitos que marcan el pensamiento y el criterio de cada uno y uno de los míos fue la Transición, que me pilló en esa difícil etapa de la vida en la que dejas de ser un adolescente y te conviertes en un casi adulto.

          De esa época a la actualidad se han consegido triunfos importantes en la obtención y determinación de derechos inalienables y en la definición y creación del estado del bienestar, fundamentado en la independencia económica, la seguridad jurídica y la igualdad de oportunidades.

          Pero también ha habido regresiones y multitud de intentos de determinados conjuntos de personas de pervertir el sistema en su propio beneficio.

          No se pueden poner ejemplos, ni aquí ni en ningún sitio, de estas “perversiones del sistema” sin levantar ampollas. Si manifiestas los intentos de la derecha neoliberal extrema por reducir el estado del bienestar atentando contra la independencia económica (Y el reparto justo de la riqueza) se rasgarán las vestiduras los de la derecha y si pones de manifiesto los intentos de la izquierda populista neorevolucionaria de prostituir la igualdad de oportunidades (Restringiendo la libertad de las personas que va aparejada a esa igualdad de oportunidades), serán los muchachos de la izquierda quienes te llamarán facha y cosas peores.

          Igual pasa si pones de manifiesto las “perversiones” que van aparejadas al feminismo extremo, el ecologismo salvaje o el nacionalismo radical (De cualquier nacion o “no nación” que se trate).

          Es por eso que yo sigo echando de manos a aquellos políticos que fueron capaces de sacrificar sus propias convicciones para trabajar y construir, de verdad, un bien común objetivo.

          Como contestó Agustín Rodriguez Sahagún (O fue Rafael Arias-Salgado, no estoy seguro) a mi admirado Alfonso Guerra en el Congreso de los diputados cuando con su habitual retranca andaluza y ante el claro declive del CDS preguntó ¿Donde esta ahora Adolfo Suarez? diciendo: “¿Dónde va a estar? En los libros de Historia”

          Yo sigo echando de menos a dirigentes políticos, capaces de habitar con dignidad los libros de Historia.

          Porque okupas indignos habitando en ellos, tenemos de sobra en este anciano país, antes llamado España.

          • Nacho Dueñas

            Llaguno:

            DICES:

            “…si pones de manifiesto los intentos de la izquierda populista neorevolucionaria de prostituir la igualdad de oportunidades…”

            RESPONDO:

            ¿Me puedes poder un sólo ejemplo de un sólo caso de un sólo intento de eso que tú llamas “izquierda populista neorevolucionaria”    (sic) de prostituir igualdad alguna de oportunidades?

            Quedo a la espera de alguna respuesta concreta, bien fundamentada, con dato, fuente y argumento.

            Mentiste al acusar a esa izquierda de golpista (te di mil datos y no me contraargumentas con nigún datos. Por algo será

            Te di hasta 12 datos concretos, objetivos y demostrables de que Venezuela es más democrática que España. No me contrargumentaste con nada. Por algo será.

            Quedo a la espera de tu respuesta, pero concreta, objetiva y fundamentadas, como las que les diste en un momento dado al inefable Valderas.

            Si lo haces, pasarás una vez más como un TOTAL INGNORANTE Y MENTIROSO en cuanto a América Latina se refiere.

            Y que sepas que con la misma pasión que defiendo a América Latina de tus linchamientos, así te defendería si el linchado fueses tú.

            Un saludo, con mucha indignación.

            Nacho.

          • Antonio Llaguno

            Mira nacho, te voy a ser sincero, NO TE VOY A DAR UNO SOLO DE LO QUE TU LLAMAS “DATOS”

            Si no eres capaz de valorar que pueda existir gente que ve la vida y la historia de forma distinta a la tuya, yo no voy a perder el tiempo.

            Lo que sigue, no es lo que tu llamas “Datos o Argumentos” sino lo que yo llamo “Razones” (Que como es subjetivo no necesito más)

            Los escrahces recibidos por Ayuso, Rajoy, Rosa Díez, Ana Botín, Inés Arrimadas, y muchos más son ejemplos de como la izquierda populista trata a quienes no piensan como ellos. Y claro que no da la misma igualdad de oportunidades. No es lo mismo que la soflama de adoctrinamiento la de Irene Montero a que la de Feijoo, porque una es de izquierdas y mujer y el otro es de derechas y tiene el atrevimiento de haber nacido varón y no avergonzarse de ello.

            Como yo mismo predije en mi comentario, ha bastado una micro frase bastante poco vehemente para que un representante de esa ultra izquierda, a la que he llamado “populista ” y es evidente que lo es, en vez de “perrofláutica” que es lo que me pedía el cuerpo, salga a descalificarme para justificar su propia parcialidad política.

            La respuesta es concreta (Yo suelo explayarme mucho más) y el que tú la consideres fundamentada y con fuertes argumentos me trae al pairo.

            Soy consciente de que no te voy a convencer, Nacho y entre tú y yo, ahora que no nos oye nadie, me importa muy poco.

            Siempre habrá quien vote a esa izquierda, como siempre habrá quien añore en Alemania a los discípulos de Goebels y el Tito Adolf (Modo ironía ON, que vosotros os la cogéis con papel de fumar) y tan incomprensible es para mi un voto como el otro (Es decir no puedo comprenderlo, que vosotros os la cogéis con papel de fumer)

            Sois, en mi modesta opinión (Y como es opinión no tengo ninguna necesidad de apelar a la Fundación Carter o a alguna encuesta de un sórdido grupo de asesores de la ONU para justificarme) los mismos perros pero con collares diferentes (Modo ironía ON. No te estoy llamanando perro, aunque yo a los perros, especialmente a los míos les tengo mucho cariño y respeto. Que normalmemnte os la cogéis con papel de fumar),.

            Es lo que tiene vivir en un país demócratico. Qué tu voto vale lo mismo que el mío por lo que no tengo que convencerte a ti, sino tener la fortuna (Y te aseguro que hoy en día la tengo. ya lo verás en las elecciones de mayo) de que haya más gente que piense como yo.

            Además te diré que tu “modus operandi”, es decir repertir cansinamente unos “Datos y argumentos” que no dicen nada y reclamar que los demás justifiquemos nuestra posición con otros “datos y argumentos” que como no valen nada, nunca nos hemos planteado obtener; conmigo (Y con la gente que vota como yo) no funciona.

            Estamos muy cansados de ver en la tele en la radio y hasta en los aseos de las gasolineras de carretera, a jovencitos politólogos egresados de la tutela de profesores del estilo de Iglesias (Que por cierto es menos profesor que yo. Que al menos fui dos años profesor titular interino. Y tengo en mi CV haber fundado una escuela de adultos libre y gratuita. Él ni eso) o Monedero, que siempre salen con los mismos “Datos y argumentos” del estilo de. “La culpa es de los jueces machistas”, “La culpa la tienen las empresas” (Que a mi, por lo menos, me dan de comer a cambio de mi trabajo y nunca me han hecho un escrache) o “La culpa la tiene el PP” (Que es la fuente de toda maldad, malvada y malévola. Mas malos que los Hermanos Calatrava, que eran malos de verdad) y si no tiene nada que contestar se saca el mantra de “No me crispe usted” y así no tengo que argumentar (En este caso de verdad) nada.

            Ni esos cachorros de la Facultad de Políticas de la Complutense o la Autónoma (Que en mi época era donde iban a estudiar los que no tenían nota para entrar en otro sitio. Esto es un dato, no una opinión) van a cambiar mi voto o mi opinión, ni van (Ni tú tampoco, Nacho) a cambiar mi determinación a decir en voz alta lo que pienso y no tener que justificarlo ante nadie (Tampoco ante tí, que gracias a mis padres, en este país antes llamado España, hay libertad de pensamiento y de expresión), ni van a cambiar la realidad de que perderéis las próxias elecciones (Según indican todas las encuestas), igual que reunísteis legitimamente el apoyo parlamentario para ganar las anteriores (Es lo que tiene la matemática que tiene difícil modificar la verdad)

            En cuanto al cansino debate sobre que Venezuela es más democrática que España, no pienso argumentar más. Si quieres conocer la realidad pregunta a los venezolanos que vienen aquí y no quieren volver mientras gobierne Maduro.

            No tengo necesidad de rebatir lo que es evidente. Si tanto te gusta Venezuela, no entiendo que sigas soportando un país tan antidemocrático como España y no vivas allí.

            Muchos españoles. Algunos familiares míos. no pudieron soportar vivir en un país como la España franquista y se fueron. A algunos les va muy bien en America Latina y uno de ellos está enterrado en Valencia (Venezuela), donde vendió inodoros como para empapelar Caracas.

            Ahora eso pasa en dirección a España, pero desde Venezuela.

            Tu sabrás porqué lo haces. A mi no me importa (Es decir, no es importante para mi)

            Te diré otro secreto, fui 8 años árbitro (De balonmano). Me han llamado cosas mucho peores que ignorante y mentiroso (La más divertida fue que “Toros de menos eso los habñian toreado en la plaza del pueblo”) y vengo, de serie, con una capa impermeable a este tipo de insultos.

            No ofende quien quiere sino quien puede y tú no puedes.

            El que tú me consideres un ignorante y un mentiroso pasa por dos caminos:

            La ignorancia es siempre relativa. Si no ser ignorante pasa por aceptar lo que tu llamas “Verdad” prefiero ser ignorante. Lo que tu llamas “Verdad” yo lo llamo otra cosa que, por decoro y respeto a la página web que nos permite discutir no calificaré. (Y me trae sin cuidado que lo pongas en mayúsculas, por mi como si lo gritas a los 4 vientos. No harás más que calificarte tú mismo)

            Y en cuanto a la mentira, te toca a ti ir a un juez y me demandas por injurias. Ya verás la sorpresita que te llevas.

            No iba a ti dirigido el comentario.

            Ni he insultado a nadie en él, Nacho (Y a ti menos que a nadie).

            Populismo viene definido por la RAE como: “Tendencia política que DICE defender los intereses del pueblo”, luego sois populistas, y que sois “neo revolucionarios” sólo significa que buscáis nuevas revoluciones, luego sois “neo revolucionarios” puesto que la supuesta “revolución” en España para obtener esa democracia que tu sueñas y que yo (Lo que tú llamas democracia pero que no lo es) detesto, es nueva. Si acaso desde el 15M.

            Y en cuanto a la “Restricción de las libertades” que es como he afirmado yo que vosotros prostituis la Igualdad de las libertades, no me lo preguntes a mi. Preguntaselo a los presos políticos de Venezuela y Cuba, a los “escracheados” de la complutense y resto de personas de bien que sufren vuestra demcracia. Y a quienes salen huyendo de allí y vienen a España a que se les acoja como hermanos que comparten idioma y cultura. A fin de cuentas casi el 100 % de los nacidos en latinoAmérica desciende de españoles.

            A mi no. Yo vivo divinamente en España. Tengo la libertad que necesito (Mucha más que la que tuvieron mis abuelos, por ejemplo), disfruto de una prosperidad más que suficiente (Ganada con mi esfuerzo, mi preparación académica, mi trabajo y el mucho o poco talento que Dios me dio) y me regocijo con el incondicional amor de mi mujer y mi familia (Incluidos mis dos perretes).

            Soy un hombre afortunado y no vas a amargarme la vida con tus elucubraciones. Seguiré votando a quien me de la gana y expresandome como crea conveniente; pero toma nota de una cosa: Si tengo o creo que debo decirte algo, A TI, te nombraré. Por favor, si  no lo hago explícitamente, no te des por aludido. No va a ti referido, con toda seguridad.

            Un saludo

  • ana rodrigo

    Magnífico artículo, querido Eloy; para cavilar, como dice Alberto.

    Yo añado, que la generación de muchas personas no ha mucho fallecidas, y la de personas mayores actuales, semi-abandonadas a su suerte y/u olvidadas en residencias de mayores, por lo que sabemos, han sido  las generaciones que soportaron (soportamos) y much@s sufrieron el golpe de estado y la Guerra Civil, muchos se quedaron en el camino siendo asesinados, quienes quedaron, padecieron exilio, cárcel y persecución durante la Dictadura, y, con todo ello, pocos años después de morir el dictador, supieron traer la democracia. sí, siempre mejorable, pero la democracia.

    Reivindico que los libros de texto no pongan esta época al final del temario  para evitar que, ante el auge del fascismo en tantos países, no cieguen a nuestra juventud para presenciar nuevamente una vuelta atrás en derechos y libertad.

    Mi generación, en su juventud, por lo menos en mi ámbito, entre el desconocimiento de lo que fue la II República, la prohibición de que se nos informara y la persecución a quienes querían hacerlo, tuvimos que vivir en un limbo de atontamiento e ignorancia, por lo que tuvimos que educarnos a nosotr@s mism@s a base de nuestras propias capacidades, porque cuando yo estuve en la universidad, el ver a un grupito de estudiantes juntos, daba carta libre a la policía para apalearlos o detenerlos: esto lo vi yo. Lo mismo que presencié la detención de un compañero porque le pillaron unos papeles sobre Carlos Marx.

    Reproduzco este párrafo de tu artículo:”Es preciso señalar que el fundamento de la democracia son los valores que la inspiran y lo son realmente en la medida en que se aplican, porque son objeto de verdadera convicción y aplicación.

    Buen domingo y un abrazo cordial.

     

  • Alberto Revuelta Lucerga

    Aquellos que tienen en sus manos el poder son, siempre y en todas partes, indiferentes al bien y al mal de quienes no lo tienen, salvo hasta donde se ven retenidos por el temor“; y por ello valora la democracia: “Hay que apreciar la democracia porque evita atrocidades en tan gran escala”. Lo hemos visto en Etiopía. Lo estamos viendo en Ucrania. Lo seguimos viendo en Yemen y en Birmania. No deberíamos cerrar los ojos a los proyectos de ampliación guerrera de Biden, OTAN, UE y PUTIN. El Papa tan denostado por su actitud en la gestión de la guerra en Ucrania , sigue advirtiendo de la presencia inmisericorde de la tercera guerra mundial por el camino que vamos. Creo que lleva toda la razón. Discutir y atacar la polemología nos ayudaría más, también en Atrio, que elucubrar a veces en el quinto grado de abstracción en teologías varias. Buen artículo para cavilar.

Deja un comentario