Otros temas

Autores

Archivo de entradas

Temas

Fechas

Calendario

diciembre 2022
L M X J V S D
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031  
7296 Artículos. - 111306 Comentarios.

Navidad

Recojo el testigo de Antonio Duato, en el que nos invita a expresar lo que es para nosotros el tiempo de Navidad.

La Navidad siempre ha suscitado sensaciones encontradas dentro de mi.

Soy plenamente consciente de lo que se conmemora en estas fechas y de la misma manera que me encanta recordar la onomástica de mis seres queridos, así como las fechas importantes en relación con ellos; celebrar la onomástica de Jesús de Nazareth, naciera o no un 25 de diciembre, es un motivo de fiesta para mi.

Pero, acostumbrado a leer y escuchar, últimamente, críticas al espíritu con el que se vive la navidad en nuestro Siglo XXI, me gustaría centrar mi reflexión en esas críticas tan tópicas y tan manidas y que me van a permitir expresar lo que siento yo en Navidad.

Sin embargo, hace 18 años, un 5 de diciembre se produjo un “acontecimiento cósmico e interestelar notable” que se tradujo en que me case con una mujer maravillosa de nacionalidad mexicana y entre otros descubrimientos como el placer del picante (Moderado) o el retorno a una forma mucho más tranquila de vivir, me mostró una nueva manera de entender la Navidad.

En primer lugar, l@s mexican@s, se hacen regalos en Navidad, pero ¡¡¡Es que los mexicanos se hacen regalos continuamente!!! Recuerdo a mi suegra que cada vez que de su cocina salía esa gloria bendita que se llama Mole Poblano, hacía para un batallón y se pasaba 3 días llevando un “tupper” de mole a cualquier persona a la que tenía cariño, o cuando hacía tamales y sus personas cercanas hacen lo mismo. Es curioso que no se olvidan nunca de llevar su correspondiente razón al cura.

Y además, por supuesto que utilizan a Santa Claus para llevar regalos a los niños… y a “Los Santos Reyes” y al “Ratoncito Pérez” y porque no conocen al Olentxero o la Bruja Piruja que si no, pues también. Cualquier vehículo es bueno para que los niños disfruten. No confundáis eso con consumismo, lo importante ahí es el cariño con el que muchos padres y hermanos mayores se quedan sin “regalos” para que sus niños los disfruten. A fin de cuentas, a veces solo hace falta un balón o una muñeca de trapo para hacer a un niño feliz en esas fechas.

Cual es la diferencia en Navidad, pues que si ya es gloria bendita lo que hacen en la cocina y bonitos sus regalos, en Navidad se esmeran más, es como una competición contra si mismos para entregarse del todo cada Navidad.

También engalanan sus calles, como nosotros. ¿Cómo nosotros? No. Mucho más auténticos que nosotros. Obviamente las autoridades ponen luces y demás, pero lo que allí destaca es como se engalanan las casas. Hasta la del más humilde se llena de guirnaldas, farolillos, papel maché, etc… Muchas veces son decoraciones humildes pero llenas de amor.

Otra costumbre es la de “La Posada” en ella, cada año, una calle diferente de cada colonia (Mas o menos cada barrio o distrito) o varias si es una colonia grande celebra “La Posada”. En ella se realiza una procesión de una imagen de la Sagrada Familia por la calle y se le va cantando y rezando por los fieles (Generalmente mujeres en su mayoría). Pero no es eso (La procesión) lo importante. Como cualquier manifestación de la religiosidad popular es discutible, pero lo que no es discutible es que l@s mexican@s de esa calle para compensar el rechazo que sufrieron María y José cuando buscaban donde quedarse a dormir… ¡¡¡Abren sus casas a todo el que pase por la calle”!!! ¡¡¡Compensan el rechazo al nacimiento y la familia de su Dios, abriendo sus casas a su prójimo!!! ¡¡¡Toma teología!!!

Y preparan un ponche riquísimo (Yo un año preparé un barril de sangría con gran éxito de crítica y público), tamales, buñuelos, tostadas de Tinga, dulces de Navidad y los comparten en los patios y portales de sus casas con cualquiera que pase por ahí. Y a nadie, absolutamente a nadie, se le niega un vaso de ponche y un tamal o una tostada.

Y cuando llega el día de Navidad, cenan ligerito. Lo mejor que pueden aunque la costumbre es el bacalao y no el pavo, porque al día siguiente (O esa misma noche los más noctámbulos) hay que ir a misa (Unas misas super cantadas y larguísimas sin complejos ningunos, pero sin la parafernalia de la misa preconciliar) y a que les bendigan los “niños Dios” que decoran sus belenes. Porque montan el belén (Nacimiento le llaman ellos) en casI todas las casas. El árbol también pero el belén no falta. Y no falta tampoco en las ciudades. Da igual quien gobierne. El nacimiento se pone sí o sí. Con esto no se hace “política”

Y ya está. No hay más. El Año Nuevo se celebra también pero no es trascendente o no tanto como la Navidad.

Previamente, el día 12, se ha celebrado a “La Guadalupana” y se han engalanado las ciudades mexicanas para honrar a la Sra. María y a decirle lo mucho que la quieren. Y nadie pone en duda que la aparición guadalupana fue cierta. Lo de menos fue el mensaje que la Sra. María le dijera a Dieguito. Lo importante es que se apareció en México que honró a los mexicanos con su presencia y ellos devuelven la deferencia con un amor y una devoción sin medida.

Los que tenemos una Lupita en casa (En mi caso mi mujer y, cuando vivía, mi suegra) tenemos ese día fiesta mayor. Los demás también, pero los “Lupitos” mucho más… y rara es la casa mexicana que no tiene una Lupita dentro.

Una de las cosas que descubrí en México, en Navidad, es que Dios no necesita ser honrado o adorado con grandes parafernalias y complejas celebraciones o ritos complejos.

Dios no necesita ser adorado. Punto.

Necesita ser amado y solo se puede amar a Dios a través del amor al prójimo, que significa próximo. Y cualquier reflexión teológica, filosófica, o cualquier otro adjetivo terminado en “ica” si no está pasado por el filtro del amor, sencillamente no tiene interés. No pasa.

Y por eso cuando escucho o leo críticas a la Navidad siempre pienso igual en mi interior: “¿Qué has hecho tú este año, Antonio, para que tu prójimo sepa que hay Navidad en tu corazón (Y en tu páncreas, y en tu cerebro y en tu hígado)…?”. Porque si tu prójimo no lo sabe, tu Dios tampoco.

Y es bien triste, Antonio (Llaguno), que no seas capaz de felicitar a Dios en su onomástica, con lo fácil que te lo ha puesto.

Feliz Navidad a todos y todas y a vuestras familias y seres queridos. Próspero Año Nuevo y que el Niño Dios os colme de amor en el próximo y los venideros años. (Con excepción de Putin, a ese ni agua)

20 comentarios

  • oscar varela

    (Con excepción de Putin, a ese ni agua)

     
    Vaticano se disculpa con Rusia por palabras del Papa

    Vaticano se disculpa con Rusia por palabras del Papa

     

  • mariano alvarez

    Gracias Antonio por compartir tu experiencia íntima, sencilla y cálida en torno al acontecimiento de la Navidad. Intima por la singularidad única e irrepetible de la persona que la ofrece, sencilla porque no precisa de razonamientos al ser expresión de vivencias previas a toda palabra y cálida por estar envueltas por el amor de quien las acoge y las comparte como reflejo del amor que se nos ofrece libre y gratuitamente en este acontecimiento singular, universal y único.

    Me uno a la felicitación que Antonio nos hace a todos. ¡FELIZ NAVIDAD!

  • Santiago

    Gracias Antonio Ll por hacernos partícipes de tu vida de familia y darnos a conocer un poco más las tradiciones navideñas del hermoso país que es México “lindo y querido”.

    Si, aunque mi esposa y yo nacimos en nuestra bella Isla de Cuba a la que seguimos amando con todo el corazón sobre todo con los recuerdos entrañables de la Navidad, pero tenemos mucha relación con amigos mejicanos, fantásticas personas que nos honran con su amistad y alegría contagiosa. Y hemos aprendido también a amar a ese país del indescriptible y bello milagro del Tepeyac que forma parte íntima de la vida de todos los mejicanos ya que todos son guadalupanos 100×100.

    Aprovecho ahora para enviarte un fuerte abrazo y desearte una Feliz Navidad y Año Nuevo 2023 para ti y tu familia.

    Santiago Hernández

  • oscar varela

    Otra de PIBES
    para estos días “navideños”
     
    Argentina: La Corte Suprema hizo otro aporte a la persecución de Milagro Sala
    https://www.pagina12.com.ar/508189-la-corte-suprema-hizo-otro-aporte-a-la-persecucion-de-milagr
     
    Convalidó una condena de un juicio plagado de irregularidades;
    – ratificó el fallo de la justicia de Jujuy en la causa conocida como “Pibes Villeros“,
    – que condenó a la líder social a 13 años de prisión.

  • José María Valderas Gallardo

    Feliz Navidad a usted y a todos los que pasan por estas páginas, dejen o no su firma. Que Dios les bendiga. Las lecturas de Adviento de Isaías ayudan muchísimo a entender la venida de Cristo, la expectación del pueblo.

    Su visión de México, su vivencia, ha sido excepcional y gratificante. No me ocurrió a mí lo mismo. Conocí a varios descendientes de cristeros, desde un antiguo director del Instituto Nacional de Cardiología hasta un religioso que estaba estudiando en el Instituto Católico de Toulouse. Hombres sumamente cultos, de recia fe. El catedrático de bioquímica de la Universidad Nacional Autonóma, que se había buscado un huevo con Lynn Margulis, la creadora de la hipótesis de la simbiosis sobre el origen de las células eucariotas, mi cuate, trabajó con plena libertad en el Vaticano sobre la postura de la Iglesia ante el fenómeno de la evolución. Pero también experimenté la amarga experiencia de un legado de trampas y engaños que dejamos los españoles. En el hotel Camino Real, que usted conocerá, un directivo de la UNAM me propuso firmar un artículo con un investigador del centro al que había yo invitado, era una suerte de peaje. No lo admití, y no hubo artículo. Me engañaron en las tiendas de las pirámides donde compré un vestido charro para mi hija creyendo que estaba hecho a mano y resultó una burda falsificación. Me abrieron la maleta y robaron las cuatro cosas compradas de recuerdo, en el aeropuerto de México mientras embarcábamos. Lo sentí por mis hijos. Hubo, en medio, una anécdota simpática. Camino del Instituto de Antropología, qué maravilla, el taxista me dijo: “aquello es una casa de retozo (“retosso”), si usted quiere le acerco”. Jamás había oído tal eufemismo para una casa de mediasvirtudes.

    Feliz Navidad y que la Guadalupana guarde a México lindo y bonito.

  • oscar varela

    Perdón Llaguno!

    pero difícil resistir al recuerdo de un atriero cuando era NIÑO

    …………………………
    LA CALDERUCA
    Pepe Sala 
     
    Los tiempos no animaban a regalos ni a detalles. La consigna, casi exclusiva, era la supervivencia. A pesar de todo, alguna vez, la casualidad permitía alguna licencia agradable y se conseguía ofrecer el detalle.
     
    Mi padre había estado trabajando en Sotres, y en los días que había estado fuera juntó algún dinerillo. Los asturianos eran buenos clientes. Traía además algunas cosas que consiguió al cambio. (muchas veces se cambiaba el trabajo por cosas en vez de dinero)
     
    Había hecho una ganga con una calderuca de cobre. Estaba negra de hollín y bastante abollada, pero eso no suponía ningún problema. Limpiar cobre, latón, bronce etc. era una actividad que había llenado muchas perolas en nuestra casa. Las abolladuras no eran ningún problema para el mejor hojalateru de Liébana (y parte del extranjeru). La calderuca quedó preciosa.
     
    — Cuantu me fastidia tener que deshacéme de esta calderuca tan guapa.— mimosea mi madre.
     
    — Coño, pos no la vendas…. Abróchatela pa ti.
     
    A mi madre se le agrandó la sonrisa. En sus sencillos y humildes sueños pensaría que una calderina tan guapa no la tendría ni el de La Casona, y puede que ni Dn Manuel Palacios…
     
    La colocó en un lugar preferente desde donde pudiese admirarla y lejos del alcance de la récua de chiquillos que pululábamos por la casuca de Valmeo.
    Con qué esmero limpiaba su regalo; se reflejaban las caras en su brillo… Puede que no tuviese las suficientes sábanas para las camas y puede que las ropas y calzados no fuesen muy adecuadas (¿quién las tenía entonces?) pero tenía su calderuca. Al menos los sueños estaban a salvo.
     
    Sin sábanas se puede sobrevivir, y sin buenas ropas también; pero sin alimentos adecuados….
     
    — Los mis hijos no han pasau hambre nunca, y jamás la pasarán mientras yo tenga cinco deos en ca mano. Burros, gatos, erizos.. lu que haiga, piru hambre nunca…(al hilo de los burrines que comíamos tengo una anécdota muy entrañable cuyo protagonista fue aquel gran médico y persona que se llamaba Dn Eluterio. Ya os la contaré otro día)
     
    El problema era la leche. Los pequeños necesitaban leche, y nosotros no teníamos ganado. Era complicado conseguirla.
     
    — El pequeñu se ha puestu malu; nos hace falta bastante leche pa curale. Dn Marcial ca vez exprime más la leche en polvu y corta más pequeñu el cachu de quesu de bola. Diz que somos muchos a repartir y ca vez lu mandan menus bidones de leche.
     
    — Bah. Haz casu de lu que diga Dn Marcial. Si va alguien con dineru ya verás que prontu apaece leche de sobra, y tiene quesos pa echalos a roar.
    — ¿Tú cres que Dn Marcial vendería lo que le dan pa repartir entre los necesitaos??? ( se decía probes)
     
    — Qué inocente eres, Mariuca; pos claru que lu vendería.
     
    Mi madre miró al niño enfermo y miró su calderuca. No le costó nada decidirse. Ella no tenía muchos estudios; pero dominaba el tratu (el cambio) como pocos. Cogió la calderuca y se presentó en La Vega en la casa de Dn Marcial.
    Cuando volvió a Valmeo bajaba cargada con leche en polvo y queso de bola para una temporada. A su niño ya no le faltaría la leche para curarse…
     
    Alguna vez que subí a La Vega a por la bolsuca de leche y el trozo de queso de bola que los servicios “caritativos” de Acción Católica daba a las familias necesitadas, vi la calderuca de mi madre en el aparador que estaba situado al lado del cuartucho donde la hermana ciega de Dn Marcial exprimía su caridad.
    Hace pocos días hemos recordado la anécdota mientras limpiábamos unas calderas de cobre que tengo de adorno.
     
    — La mi calderuca era muchu más guapa, Pepín—- (mi madre aún tiene la sonrisa amplia)

  • Antonio Llaguno

    Me pregunto Sr. Varela.

    ¿Qué tiene que ver sus comentario con lo que yo escribí?
    ¿O con el tema de la Navidad, quizás?

    No es que me moleste, es simplemente que no viene a cuento.

    Estoy convencido de que el amo del calabozo le publicaría sus greguerías sin necesidad de fagocitar cualquier otro artículo.

    Es solo una sugerencia

  • oscar varela

    A la orilla del río…
    (Juan Laurentino Ortiz; “juanele”)
     
    A la orilla del río
    un niño solo
    con su perro.
    A la orilla del río
    dos soledades
    tímidas,
    que se abrazan.
     
    ¿Qué mar oscuro,
    qué mar oscuro,
    los rodea,
    cuando el agua es de cielo
    que llega danzando
    hasta las gramillas?
    A la orilla del río
    dos vidas solas,
    que se abrazan.
    Solos, solos, quedaron
    cerca del rancho.
    La madre fue por algo.
    El mundo era una crecida
    nocturna,
    ¿Por qué el hambre y las piedras
    y las palabras duras?
    Y había enredaderas
    que se miraban,
    y sombras de sauces,
    que se iban,
    y ramas que quedaban…
     
    Solos de pronto, solos,
    ante la extraña noche
    que subía, y los rodeaba:
    del vago, del profundo
    terror igual,
    surgió el desesperado
    anhelo de un calor
    que los flotara.
     
    A la orilla del río
    dos soledades puras
    confundidas
    sobre una isla efímera
    de amor desesperado.
     
    El animal temblaba.
    ¿De qué alegría
    temblaba?
    El niño casi lloraba.
    ¿De qué alegría
    casi lloraba?
     
    A la orilla del río
    un niño solo
    con su perro.
    ················

  • oscar varela

    LA LUNA NUEVA
    Rabindranath TAGORE                                                        
     

    EL  HOGAR
    Iba yo lentamente por el camino de los campos, cuando el sol caído guardaba en el ocaso, como un avariento, su último oro. La luz se hundía en la sombra, más honda cada vez, y la tierra viuda, segadas ya sus mieses, yacía silenciosa.
     
    De pronto sonó por el cielo la aguda voz de un niño que cruzaba invisible la oscuridad, dejando el hilo de su canción suspenso en la hora callada. Su hogar lo estaría esperando al fin del llano seco, tras los cañaverales, al amparo de los plátanos, de las finas arecas, de los cocoteros y los verdinegros panes.
     
    Me detuve un momento en mi solitario caminar, a la luz de las estrellas. La tierra rotunda se tendía ante mí, abrazando una afinidad de hogares con cunas y camas, con corazones de madre y lámparas encendidas, con vidas jóvenes, alegres de esa alegría que no sabe todo lo que vale para el mundo.
    ………………….
     

    EN LAS PLAYAS
    En las playas de todos los mundos se reúnen los niños. El cielo infinito se encalma sobre sus cabezas; el agua impaciente se alborota. En las playas de todos los mundos los niños se reúnen, gritando y bailando.
     
    Hacen casitas de arena y juegan con las conchas. Su barco es una hoja seca y lo botan sonriendo en la vasta profundidad marina. Los niños juegan en las playas de todos los mundos.
     
    No saben nadar ni saben echar la red. Mientras el pescador de perlas se sumerge y el mercader navega en sus navíos, los niños escogen piedrecillas y las vuelven a tirar. Ni buscan tesoros ocultos ni saben echar la red.
     
    El mar se encaracola en una carcajada y brilla pálida la playa sonreída. Olas asesinas cantan a los niños baladas sin sentido, igual que una madre que meciera una cuna. El mar juega con los niños y luce la pálida sonrisa de la arena.
     
    En las playas de todos los mundos se reúnen los niños. Vaga la tempestad por el cielo sin caminos, los barcos naufragan en el mar sin rutas, anda suelta la muerte, y los niños juegan. En las playas de todos los mundos se reúnen, en una fiesta grande, todos los niños.

  • oscar varela

    SILENCIO

    https://www.google.com/search?q=silencio+en+la+noche+gardel+yutube&rlz=1C1AVFC_enAR875AR875&oq=silencio+en+la+noche+gardel+yutube&aqs=chrome..69i57j0i8i13i30.49273j0j7&sourceid=chrome&ie=UTF-8#fpstate=ive&vld=cid:3ffded43,vid:21uCuDXtwJc

  • oscar varela

    GURISITO COSTERO

    https://www.google.com/search?q=gurisito+costero+yutube&rlz=1C1AVFC_enAR875AR875&oq=gurisito+costero+yutube&aqs=chrome..69i57j33i10i160.16821j0j7&sourceid=chrome&ie=UTF-8#fpstate=ive&vld=cid:0d8155df,vid:kbTzBTPisCw

  • Javiierpelaez

    Parece más auténtico lo de Méjico…

  • oscar varela

    Hola!
    Leo un destemplado final:
    “Feliz Navidad a todos y todas …
    (Con excepción de Putin, a ese ni agua)”
    ………………………………………………………………..
     
    TRIBUNAL DE “JUSTICIA” A LA MEDIDA IMPERIALISTA
    – Inglaterra propone capacitar jueces ucranianos
    – Reino Unido, que lidera junto a EE.UU la asistencia militar a Ucrania, propone ahora capacitar a 90 jueces ucranianos con vistas a constituirse en tribunal de guerra contra el ejército Ruso.
    – Un imperio oxidado que ahora busca armar el aparato judicial en Ucrania.
     
    – Se vuelve transparente también la justicia entendida como herramienta política para sojuzgar a los pueblos
     

    • Antonio Llaguno

      Pues a mi me parece un final bastante templado.

      Entre no desear a Putin Feliz Navidad o desearle que le caiga la Estación Espacial encima de la cabeza y le convierta en un fósil de dinosaurio (Tirano-saurio más bien) que es lo que me pide el cuerpo, es mucho más templado lo escrito. De hecho es un acto de amor.

      Pero si eso es lo que te ha llamado la atención del texto, tengo la ligera impresión de vamos a seguir sin entendernos, Oscar.

      En fin “ca uno con sus caunismos” (¡¡¡Santa Madonna!!!)

  • Gonzalo Haya

    Feliz Navidad, Antonio, y si pasas por Madrid te invitamos a un vinito de Málaga y un turroncito. Sobre todo me ha encantado la costumbre de “La Posada”.

    • Antonio Llaguno

      Gracias Gonzalo

      Sí. Estaremos en mi pueblito, en Madrid (Valdemorillo), pasando frío y paseando a los perretes.

      Pero créeme, desde que me operé del estómago soy muy mal invitado a turrones y similares. No me entra nada en el cuerpo.

      Feliz Navidad a ti y a los tuyos también.

Deja un comentario