INFORMACIÓN Y FORMULARIOS INGRESOS YA: -Trasferencia a ES26 2100 7344 7313 0021 2801 -Bizum a 34-609 51 08 62
  • A  A  A  

Otros temas

Autores

Archivo de entradas

6542 Artículos. - 101815 Comentarios.

Atrio y otros lugares de encuentro: Karlsruhe y Nursultán (antes Astana)

 

        En las conversaciones que tenemos en ATRIO parece que domina la convicción de que la religión y, en concreto, el catolicismo está perdiendo toda relevancia en el siglo XXI. Porque las iglesias se vacían y la Iglesia queda atada a la irracionalidad. Sin embargo el hecho religioso va cobrando creciente atención mundial: el cristianismo ortodoxo sigue siendo referente legitimador para ambas partes de la guerra armada de Ucrania y las diversas tendencias religiosas están presentes en las polarizadoras guerras culturales (feminismo, aborto, identidades nacionales…), tan presentes en Europa y América.

        Esta semana está reunido el Consejo Mundial de las Iglesias en Karlsruhe. Nació en 1948, tras la Declaración de Derechos Humanos (1947), en búsqueda de unión y paz, sin el exclusivista catolicismo. Desde el Concilio Vaticano II, acude una delegación católica que interviene casi como una más. Todos buscan una mayor integración en mayor fidelidad al Evangelio de Jesús. Entretanto han debido tratar y rechazar la moción de los ortodoxos ucranianos para expulsar a la representación del patriarcado ortodoxo de Moscú.

        A esta asamblea, que se celebra cada siete años, ha llegado este mensaje de Francisco, escrito en español, “el lenguaje del corazón del papa”, como resaltó el secretario general, el ortodoxo rumano Joan Sauca. Este es su texto oficial: MENSAJE DEL PAPA FRANCISCO AL CONGRESO DE KARLSUHE. En él propone Francisco los que debe mover la fe cristina hacia la justicia y la paz, y no la competencia y el proselitismo.

        Y después, en septiembre, vendrá la otra cita en Kazajistán, el VII Congreso de Líderes de Religiones Mundiales y Tradicionales,   que se lleva a cabo el 14 y 15 de septiembre en Nur-Sultan. Allí se encuentran desde 2003, cada tres años,  cristianos, musulmanes, budistas y hasta casi un centenar de delegaciones de otras religiones y organismos, gubernativas o no, dedicados al diálogo interreligioso. Con provecho  he recorrido los cuatro enlaces anteriores, pues abren a hechos e historias muy desconocidas, sobre todo para mí. Advierto que (al menos si se usa el visor Chrome, con el botón de la derecha se puede traducir a un aceptable español).

        En este Congreso de Kazajistán tenían que verse de nuevo Francisco y Kirill. Francisco mantiene su plan de asistir. Kirill ha dicho que no irá por la falta de acuerdo sobre Ucrania.

        ¿Para qué sirven estos encuentros y reuniones? ¿Acaso alguna vez las religiones pueden ponerse de acuerdo en promover paz y justicia en vez de legitimar las causas de sus estados a los que dirigen o por los que son dirigidos? Bueno, yo creo, también con Salvador Santos que en septiembre empezará otra serie pare entender el llamado sermón de la montaña, que sí? En lo más profundo de toda religión, cuando se vive con autenticidad, hay un profundo sentido de fraternidad, de paz y de justicia, aunque las  organizaciones religiosas hayan servido para lo contrario. Al menos, cuando surgió ATRIO en 2001, el año de Torres Gemelas, surgió expresamente para acercar las religiones hacia esos proyectos de humanidad fraterna. Y creo, que si ATRIO debe continuar, tendrá que contener ese objetiva en su proyecto, como lo hacía también el Proyecto 2007.

 

Un comentario

  • Antonio Duato

    Pues a mí me pasa algo parecido a lo que describe Alberto y ratifica algún otro.

    Aunque me revele al ver a esos muchachos suizos disfrazados de alabarderos renacentistas (se habla de dificultad de reclutarlos, de un nuevo cuartel… ¿qué presupuesto?), a esos cardenales y obispos con vestidos femeninos de seda y tiaras persas, a esa arquitectura barroca a base de impuestos, bulas y limosnas de millones de sencillos creyentes… me gusta asistir a las misas de la televisión vaticana, sobre todo para oir, con su lenguaje gestual en directo, al papa Francisco, que me sigue cayendo bien a pesar de sus muchos fallos y omisiones.
    Hoy era la beatificación de Juan Pablo I, que fue papa treinta y pocos días. Su muerte, para algunos aún no explicada, abrió al larguísimo e involucionador pontificado del segundo JP.

    Hoy Francisco no ha hecho referencia a esa rápida desaparición, pero sí que he dejdo bien señalada la sonrisa y bonhomía de Albino Luciani, que sin duda hubiera seguido impulsando lo mejor del Vaticano II, abriendo puertas. En estos tiempor en que muchos creen que lo que queda de la Iglesia es temor al infierno y literalismo bibio-dogmático bajo amenaza de excomunión, así es como acabó su homilía de hoy el papa Francisco:

    Con su sonrisa, el Papa Luciani logró transmitir la bondad del Señor. Es hermosa una Iglesia con el rostro alegre, el rostro sereno, el rostro sonriente, una Iglesia que nunca cierra las puertas, que no endurece los corazones, que no se queja ni alberga resentimientos, que no está enfadada, no es impaciente, que no se presenta de modo áspero ni sufre por la nostalgia del pasado cayendo en el “involucionismo”. Roguemos a este padre y hermano nuestro, pidámosle que nos obtenga “la sonrisa del alma”, que es transparente, que no engaña: la sonrisa del alma. Supliquemos, con sus palabras, aquello que él mismo solía pedir: «Señor, tómame como soy, con mis defectos, con mis faltas, pero hazme como tú me deseas» (Audiencia General, 13 septiembre 1978). Amén.

     

Deja un comentario