INFORMACIÓN Y FORMULARIOS INGRESOS YA: -Trasferencia a ES26 2100 7344 7313 0021 2801 -Bizum a 34-609 51 08 62
  • A  A  A  

Otros temas

Autores

Archivo de entradas

6630 Artículos. - 102774 Comentarios.

13 comentarios

  • Antonio Duato

    En la entradilla citaba el ímpetu nacionalista del arzobispo Shevchuk. Pues hoy en su catedral ha estado el presidente y la presidenta de Ucrania para celebrar el día de la independencia. Y esta ha sdo la oración-arenga del arzobispo, tan distinto de Francisco y tan parecido a un exarzobispo de Toledo que decía (en contra de lo que pudieran decir los obispos catalanes) que la unidad de la nación española es un bien moral recibido de Dios que hay que conservar). Esto proclamó Shevchuk:

    24 de agosto de 2022

    ¡Alabado sea Jesucristo!

    Queridos hermanos y hermanas en Cristo, hoy es miércoles 24 de agosto de 2022 y desde hace 182 días el pueblo ucraniano, con su lucha firme y decidida, rechaza al agresor ruso.

    Hoy hace exactamente seis meses desde el comienzo de la guerra rusa a gran escala contra el estado ucraniano. Pero todavía hoy Ucrania celebra el 31 aniversario de la restauración de su independencia estatal, y estamos viviendo esta fiesta nacional y estatal de una manera especial.

    Hoy decimos que Ucrania resiste. De hecho, el enemigo pensó que en tres días aquí, en Kyiv, pasaría con su impío desfile de victoria sobre el estado ucraniano. En cambio, hoy Ucrania celebra su Día de la Independencia. Ucrania está luchando. De hecho, el enemigo pensó que derrotaría rápidamente al estado ucraniano que llamó un estado fallido y nunca realizado. Sin embargo, hoy celebramos la fiesta nacional aquí mismo en la capital de nuestra patria.

    Decimos que Ucrania reza. Porque es aquí mismo, en Kyiv, construida sobre las colinas sagradas por los fundadores de esta ciudad como una nueva Jerusalén, a orillas del antiguo Dnipro, hoy la fiesta se celebra en oración. En la Iglesia Madre, la Catedral de Santa Sofía, junto con el Presidente de Ucrania oran todos los líderes y jefes de iglesias y organizaciones religiosas del país. Hoy damos gracias al Señor Dios por el don de la libertad, por el don de la independencia, por el don de nuestra Ucrania libre y unida.

    Para nosotros cristianos, esta fiesta no tiene un significado exclusivamente político o social. El Día de la Independencia de nuestra Patria tiene un profundo significado espiritual. Porque el Señor Dios ha dado la vida al hombre encomendándole la tarea de cultivar y desarrollar esta vida para que, a la luz de la gracia de Dios, esta vida florezca y dé frutos.

    Hoy vemos que la condición de Estado ucraniano es una condición indispensable para la existencia misma del pueblo ucraniano. Durante muchos siglos, los hijos e hijas de este pueblo han luchado por su estado, por la condición de Estado que, en particular, aquí en Kyiv, celebra su historia milenaria. Porque es la estatalidad la que brinda las condiciones necesarias para la vida, para la existencia misma y para el desarrollo de nuestro pueblo. Vemos esto claramente especialmente hoy, durante esta guerra. De hecho, la condición de Estado ucraniano es una condición indispensable para la supervivencia misma de nuestro pueblo.

    Vemos que la primera línea, que hoy es la línea del sufrimiento y del dolor, es la línea que separa la vida de la muerte. Hoy sabemos que el agresor ruso quiere arrebatar no solo la condición de Estado, sino el derecho mismo a la existencia de nuestro pueblo. Y es por eso que cada vez que los ucranianos perdieron su estado, al mismo tiempo sufrieron genocidio, humillación, expulsión de su patria. Experimentaron humillaciones indescriptibles, vieron montañas de cadáveres y ríos de sangre. Esto es lo que vemos hoy en los territorios ocupados por Rusia.

    La independencia de nuestro estado tiene un significado espiritual porque el Señor Dios nos llamó a la libertad, y también nos dio esta libertad con el don de restaurar nuestra condición de estado hace 31 años. Hoy, sin embargo, debemos defender la estadidad, incluso a costa de nuestras propias vidas.

    Por esto rezamos hoy: ¡Dios, bendice a Ucrania! Salva, oh Dios, a tu pueblo y bendice tu heredad.

    Mientras celebramos el Día de la Independencia hoy, lo hacemos con oración. De hecho, esta fiesta no se celebra con fuegos artificiales sino, lamentablemente, con el sonido de las sirenas y las explosiones de bombas, cohetes y misiles rusos. Esta festividad no se celebra con cánticos solemnes, conciertos u otro tipo de entretenimiento, sino con los gritos, gemidos y llantos de millones de personas en los territorios ocupados y en la zona de combate, y de aquellas personas que se han visto obligadas a abandonar sus hogares. o incluso la patria.

    Pero oramos porque sabemos que así como el Señor Dios nos ha dado el don de la vida y la libertad, así como nos ha dado el don de nuestra condición de Estado para que estos dones no solo puedan ser preservados sino también desarrollados, así hoy el Señor Dios nos da, Él nos dará Su bendición, Él nos dará Su fuerza para proteger nuestra condición de Estado. De Él vendrá la victoria, la vida y la salvación para Ucrania.

    Por lo tanto, hoy cantamos con un gran corazón unido, con una sola voz aquí, en las colinas sagradas de Kiev: Dios grande y único, bendice a Ucrania, bendice a nuestro gobierno, nuestro ejército, nuestros voluntarios, médicos, todos aquellos que viven y trabajan para la victoria y la salvación de vidas humanas al afirmar el don de la libertad que hemos recibido del Señor Dios Dios, en este día bendice a Ucrania, bendice a sus hijos, dondequiera que estén hoy sobre la faz de la Tierra. ¡Que Tu bendición descienda sobre esta tierra nuestra, que Tú, Dios, nos has dado!  

    La bendición del Señor sea con vosotros, con su gracia y su amor por los hombres, ahora y siempre y por los siglos de los siglos. Amén.

     ¡Alabado sea Jesucristo!

  • carmen

    Pero ese señor Viganó, se encuentra bien? Como no soy muy lista me ha parecido que dice muchas cosas raras, pero ya que Dios quizás esté utilizando a Rusia para…
    Es como para salir corriendo o no lo es? Estamos todos bien de la cabeza? Leo estas cosas y me asusto. Qué jaleo hay de fondo en la iglesia? Quizás esto de la utilización a Rusia cae dentro de la Divina Providencia?
    Y luego dicen que los cristianos no creen en nada. Ni en Dios ni en nada.
    Dios mío. Ayúdanos. Hemos enloquecido…!!

    Y es que lo que soy es una ingenua. Me empeño, me empeño en que la iglesia tiene que ir de Evangelio y no. Va de política. Pero esta opinión me ha roto la cabeza. Y me quejo de cosas que leo en Atrio. Madre mía. Es que no sé de qué va la película. Aquí somos todos más o menos normales. Creo.

    Y me callo. Me van a volver a reñir, pero que conste que ha empezado Viganó.

  • Antonio Duato

    Francisco acaba de hacer otra referencia clara a Ucrania. Pero que sigue molestando a Kiev como acabo de ver  en una entrevista hecha por la RAI a un vicepresidento del gobierno ucranio. Estas son las palabras de Francisco, algunas añadidas a lo que llevaba escrito pero que han sido recogidos en vatican.va.  Resalto por mi parte lo más significativo, sobre todo lo que se refiere a la hija del filósofo Duguin:

    Renuevo mi invitación a implorar la paz del Señor para el querido pueblo ucraniano, que desde hace seis meses sufre el horror de la guerra. Espero que se tomen medidas concretas para poner fin a la guerra y evitar el riesgo de un desastre nuclear en Zaporizhzhia. Llevo a los presos en mi corazón, especialmente a los que están en condiciones frágiles, y pido a las autoridades responsables que trabajen por su liberación. Pienso en los niños, en tantos muertos, en tantos refugiados -aquí en Italia hay muchos-, en tantos heridos, en tantos niños ucranianos y rusos que se han quedado huérfanos y la orfandad no tiene nacionalidad, han perdido a su padre o a su madre, sean rusos o ucranianos. Pienso en tanta crueldad, en tantos inocentes que están pagando la locura, la locura de todos los bandos, porque la guerra es una locura y nadie en la guerra puede decir: “No, no estoy loco”. La locura de la guerra. Pienso en esa pobre chica que explotó por una bomba que estaba bajo el asiento de su coche en Moscú. ¡Los inocentes pagan por la guerra, los inocentes! Reflexionemos sobre esta realidad y digámonos: la guerra es una locura. Y los que se benefician de la guerra y del comercio de armas son criminales que matan a la humanidad. Y pensamos en otros países que llevan mucho tiempo en guerra: más de 10 años Siria, pensamos en la guerra de Yemen, donde tantos niños pasan hambre, pensamos en los rohingya que recorren el mundo por la injusticia de ser expulsados de su tierra. Pero hoy, de manera especial, seis meses después del comienzo de la guerra, pensamos en Ucrania y Rusia, ambos países que he consagrado al Corazón Inmaculado de María, que Ella, como Madre, dirija su mirada a estos dos amados países: ¡vea a Ucrania, vea a Rusia y nos traiga la paz! Necesitamos la paz.

    Lo que le gustaría a Kiev es que Francisco tomara tanta parte por la causa “divina” de Ucrania como hace su arzobispo de rito griego-católico en Kiev, Shevchuk, que no ha dejado de hacer en estos seis meses, cada día un mensaje-homilia que parece pura propaganda de Kiev. Ni el día que hablaba del amor cristiano en el sermón de la montaña se atrevió a referirse a “amad a vuestros enemigos”. Bueno, estas son mis dudas, Oscar. Porque, por la otra parte, no os confundáis. Putín y Rusia no tienen nada que ver con el comunismo ruso. Todo lo contario. Y esa unión e bloques no alineados con Rusia y China a la cabeza es el ideal de quien quiere castigar a occidente que ha renegado de los valores tradicionales de siempre: la condena de la libertad sexual, el aborto y otras depravaciones que se difunden  en occidente bajo el dictado de LGTB. Mirad este artículo sobre Viganó en Alerta Digital. El texto total de lo que escribió tras el 24 de Febrero están en una página en el menú horizontal de ahí arriba. No lo hemos comentado pero es significativo.

    Ufff! Y quería hoy mismo intervenir en el diálogo entre Oscar e Isidoro en otro hilo, al que me invita tambén Oscar… Disculpadme. Solo puedo seguir a un ritmo lento…

    • oscar varela

      Hola Antonio!

      Permitime decirte algo:

      No andes buscando “Valores Absolutos” por otros sitios

      que no sean “lo que sentís que tenés que hacer“.

      ¿Lo estás haciendo?

      ¿Coincidís vos con ello?

      Entonces Ok, Vives!

      La vida es “proyecto y situación

      Chau!

  • oscar varela

    Leo el final:

    – “La idea de Francisco de que ha llegado la hora de un nuevo orden mundial, acordado por todos, permanece inalterada”

    Esa “idea” no es solo y primariamente de Francisco;

    a ella “se vino llegando”;

    desde el “viejo orden”: unipolaridad hegemónica por las resoluciones de la conferencia monetaria y financiera de las Naciones Unidas, realizada en la localidad de Bretton Woods, entre el 1 y el 22 de julio de 1944, que estableció las políticas económicas mundiales que estuvieron vigentes hasta principios de la década de 1970.

  • Antonio Llaguno

    “una narrativa que sólo ve a Ucrania como agraviada (lo cual es totalmente cierto), a Putin como una bestia demoníaca metafísica, y a Rusia como un estado que debe ser reducido a tal condición que una iniciativa militar como la del 24 de febrero no pueda repetirse jamás”

    En mi opinión, esta frase es irreprochable, la diga el secretario de estado gringo o su ama de llaves.

    El estado agraviado es Ucrania, Putin es un salvaje sin freno y hay que llegar a la situación de que la agresión del 24 de febrero no pueda repetirse jamás.

    Otra cosa son los medios para conseguir eso.

    Yo tengo muy claro que con la detención del asesino y criminal Putin (y su ideólogo también, aunque después de que Putin le mate a la hija lo mismo no está tan feliz) y el compromiso de la OTAN de no extenderse hacia el oriente, se podría llegar a un acuerdo.

    Pero solo soy un ignorante haciendo de seleccionador nacional.

     

    • oscar varela

      “Pero solo soy un ignorante haciendo de seleccionador nacional.”

      ¡Gracias!

      • Antonio Llaguno

        Estimado Sr. Varela.

        el que yo me reconozca “ignorante jugando a seleccionador nacional” no le hace a usted más inteligente ni más listo.

        Y esa ignorancia no me impide reconocerle a usted como un charlatán vendemantas tratando de colocar la doctrina del “Partido” (del partido de lo suyos de usted, claro), a base de consignas demagógicas y  .

        Reconocer que uno puede estar equivocado es, no solo bueno sino muy sano. Le priva a uno de tentaciones dictatoriales, esas que tanto proliferan en países y gobiernos hacia los que usted tiene bastante afinidad. Y le vacuna de la enfermedad de la contumacia (de la contumacia en el error, aunque los hechos, que son más contumaces aún, tengan la costumbre de demostrar que el error existe).

        Por lo tanto me reitero en lo escrito, soy un pobre ignorante jugando a seleccionador nacional (ya se que le ha gustado). Lo que usted se reconozca a si mismo es ya solo decisión de usted y su propia soberbia.

        • oscar varela

          ¡Aplausos de la Tribuna!

        • Nacho Dueñas

          Llaguno, me parece pueril el insulto innecesario y gratuito (“charlatán vendemantas“) a Óscar. Menor “señor”, y más respecto. No en vano ya te escribí con anterioridad que “ni el tuteo excluye el respeto ni el engolamiento o presupone”.

          Por algo será que tienes que recurrir al insulto. Óscar no. Que él sea o no sea soberbio, es tu impresión subjetiva (y yo diría que falsa). Pero que él es respetuoso y tú zafio y maleducado, al menos en estos foros, es un hecho a comprobar para quien lea esta simple línea.

          Llevo años visitando estos foros, si bien muy a salto de mata. Y aunque hablo de memoria, es a primera vez que recuerdo un insulto tan innecesario. y no es la primera vez

          Por tanto, repito, menos “señor” y más respeto (“yo hago profesión de claridad“, Casaldáliga). A Óscar y el sur-sum corda.

           

          Saludos, Llaguno, respondiendo a tu zafiedad con mi educación sencilla y espontánea.

          (Antonio, como moderador que eres, ruego tu parecer frente al insulto).

          • Nacho Dueñas

            Llaguno, te pido disculpas.

            El término que le vertiste a Óscar, sin ser muy afortunado, tampoco era para tanto, y se desarrolló en el contexto del calentón de la conversa.

            Y creo que me puse demasiado estupendo y guay.

            Te reitero mi saludo respetuoso, amigo

             

          • Antonio Llaguno

            Gracias Nacho,

            pedir disculpas te honra.

            Créeme que escogí los términos con mucho cuidado. En primer lugar por respeto a Antonio y a Atrio, su web. Y en segundo lugar porque a pesar de las múltiples ocasiones que nos brinda  a diario (en mi modesta opinión) no es necesario insultar de verdad para desenmascarar al Sr. Varela (te prometo que conozco docenas de insultos más fuertes, incluso en varios idiomas), a quien soy consciente de que tú respetas y con quien compartes muchas opiniones. Por eso dejaré de mencionarle en este comentario.

            En mi tierra manchega, ser un charlatán vendemantas no es ser deshonroso. De hecho, antiguamente había concursos nacionales (que siempre ganaba un valenciano muy gracioso) en el que determinados charlatanes (es el nombre real de su oficio) te vendían un peine y te “regalaban” 30 mantas zamoranas. Lo bueno de estos concursos es que se tiraban diciendo cosas absurdas una hora, nadie les creía y al final nos reíamos todos con las ocurrencias de cada concursante (Razón por la cual escogí esos términos)

            Yo, que de niño asistí a alguno de esos concursos y vi otro por la televisión reconozco que me gustaría cuando voy a vender el producto de mi trabajo (cosa que a diferencia de otro tipo de oficios me veo obligado a hacer) tener la habilidad del gran Ramonet que ganó muchos concursos de estos y no consideraría un insulto que me compararan con su destreza retórica.

            El problema de que le comparen a uno con el gran Ramonet, aparece cuando uno se postula como poseedor de la verdad absoluta, se toma demasiado en serio y a pesar de ello sigue tratando de vendernos un peine carísimo con 30 mantas zamoranas de regalo (dialéctico y no literal en este caso).

            En cualquier caso, gracias de nuevo y un amistoso saludo

          • Equipo Atrio

            Bravo, Nacho y Antonio!
            Pidiendo excusas y rebajando acaloramiento dialéctico estáis dando pistas de hacia dónde puede ir ese ATRIO que no puede solo dar y aplicar una persona sino un grupo o comunidad virtual como la que, de hecho, formamos ya lo que nos consideramos atrieros (o arrieros, como a veces rectifica el corrector, pero que nos identifica con la constancia en querer transportar valores y la esperanza de tener lugares de encuentro en el camino)

Deja un comentario