INFORMACIÓN Y FORMULARIOS INGRESOS YA: -Trasferencia a ES26 2100 7344 7313 0021 2801 -Bizum a 34-609 51 08 62
  • A  A  A  

Otros temas

Autores

Archivo de entradas

6469 Artículos. - 101139 Comentarios.

Francisco, la voz de la disidencia

EL Diario Vasco 6.VIII.2022

No me extraña, viendo los intereses que también mueven a los medios de comunicación, que la guerra de Ucrania haya pasado a un segundo plano, así como las posiciones que –políticamente atípicas- siguen manteniendo, entre otros, el intelectual y politólogo estadounidense Noam Chomsky; el coronel del ejército suizo, experto en inteligencia militar y adjunto en la OTAN durante 5 años, Jacques Baud y, de manera particular, Francisco. No deja de sorprenderme que el Papa lleve tiempo dando largas a las reiteradas invitaciones que le ha dirigido Volodimir Zelensk, supongo que porque no quiere quedar atrapado en el discurso de este desmedidamente mediático -y un tanto frívolo- presidente ucraniano. Lo prueba el hecho de que Francisco haya dado una respuesta que no ha gustado a casi nadie en Ucrania y que, por lo que sabemos, no ha tenido acogida en Rusia: le gustaría viajar, primero, a Moscú, y, luego, a Kiev.

El arzobispo Paul Richard Gallagher, Secretario para  las relaciones con los Estados, algo así como el ministro de exteriores del Vaticano, informó pocos días después, conocidas algunas reacciones a este deseo papal, que el obispo de Roma podría ir a Ucrania en agosto o septiembre, una vez evaluado su estado de salud tras el viaje a Canadá. Supongo, nuevamente, que es posible que haya tenido mucho que ver en este cambio de parecer vaticano -pero no, papal- la reacción del arzobispo católico de rito latino en Lviv, Mieczysław Mokrzycki: “Sería un desastre”, ha declarado, que “visitara primero Rusia y luego Ucrania”. “Nuestros creyentes dicen que uno debe dirigirse primero a la víctima del accidente, al que está sufriendo, y solo luego al que causó el accidente”.

Pues bien, finalizada, como ha llamado el Papa a su último desplazamiento, “la peregrinación penitencial” a Canadá, hemos sabido que viajará a Kazajistán, del 13 al 15 de septiembre, pero nada sobre ir a Moscú y/o Kiev. Entiendo, escuchando sus declaraciones en el avión que le traía de Canadá, que mantiene la posición reseñada. La ha vuelto a recordar el pasado 31 de julio: “si se mira la realidad con objetividad, ha recordado, teniendo en cuenta el daño que cada día de guerra supone para esa población, pero también para el mundo entero, lo único razonable sería parar y negociar”. Son unas palabras que percibo en total sintonía con las formuladas un poco antes, el 3 de julio: “El mundo necesita paz”. No, la basada “en el equilibrio de las armas, en el miedo mutuo”, sino la construida sobre “un proyecto de paz global” entre pueblos y civilizaciones que dialogan entre sí y se respetan. Y las encuentro particularmente coherentes con las dirigidas a los participantes en la “Conferencia de la Juventud de la UE, celebrada en Praga, entre el 11 y 13 de julio: “debemos comprometernos todos a poner fin a estos estragos de la guerra, donde, como siempre, unos pocos poderosos deciden y envían a miles de jóvenes a luchar y morir. ¡En casos como este es legítimo rebelarse!”

Y, por si alguien tuviera alguna duda sobre lo que quería transmitir, les puso un ejemplo, el de Franz Jägerstätter: este joven campesino austriaco, casado y con tres hijos, se opuso -movido por su fe católica- a la orden de jurar lealtad a Hitler e ir a la guerra. “Cuando le llamaron, prosiguió Francisco, se negó porque sintió que era injusto matar vidas inocentes. Esta decisión desencadenó duras reacciones hacia él por parte de su comunidad, del alcalde e, incluso, de familiares. Un sacerdote trató de disuadirlo por el bien de la familia. Todos estaban en su contra, excepto su esposa, Francisca, quien, muy consciente de los terribles peligros, siempre estuvo del lado de su marido y lo apoyó hasta el final. A pesar de los intentos de persuasión y de las torturas, Franz prefirió ser asesinado que matar. Consideraba la guerra totalmente injustificada. Si todos los jóvenes llamados a las armas hubieran hecho lo mismo que él, Hitler no habría podido realizar sus diabólicos planes. El mal necesita cómplices para ganar”.

La suya es una voz disidente. Y lo es, porque está convencido de que la única salida es “parar y negociar”, habida cuenta de que “unos pocos poderosos deciden y envían a miles de jóvenes a luchar y morir”, haciéndolos “cómplices del mal”. No me extraña que esta posición desagrade profundamente a muchas personas e instituciones, vistos los numerosos intereses en juego. Y no me sorprende que estas palabras de Francisco, como otras del estilo, tengan muy poca cobertura mediática. Es preferible entretenerse, por ejemplo, en especular sobre cuándo va a renunciar o en por qué Doña Letizia no se santigua o recrearse en sintetizar los improperios que determinados medios profieren contra él mientras se desarrolla, como ha denunciado, una “tercera guerra mundial a trozos”. No creo que le den el premio Nobel de la paz, por  más que se lo merezca. Me contento con que no lo acusen -como a Sócrates- de corruptor de jóvenes o con que no le administren una considerable dosis de cicuta, antes de que comunique su renuncia, que, ¡ojalá! sea más tarde que pronto.

10 comentarios

  • Juan A. Vinagre

    Solo una breve reflexión acerca de “pararse a negociar”. El pararse a negociar, empezando por el más fuerte, recuerda las palabras de Jesús sobre dos ejércitos enfrentados y con poder desigual. El más débil envió una misión, a fin de llegar a un acuerdo, aunque fuese cediendo algo… En la hipótesis de que el papa Francisco comenzase a visitar y hablar con el más fuerte, no parece una rendición sin más, sino un acto de realismo y una estrategia inteligente…: Es más importante convencer y/o sacar algún partido de esa visita al poderoso que dejar que se masacren vidas. Comenzar por una visita al más débil satisface a muchos, ¿pero es más eficaz?  (Con esto no pretendo que se ceda a cualquier precio, sino que se busque el mal menor)

    Por eso no me parece acertado hablar de “desastre”, si se comienza por el más fuerte. Con el respeto debido a una opinión distinta, creo que hablar de “desastre” en este caso parece una postura más inspirada en un rancio “nacionalismo”  (¡oh, los nacionalismos sacralizados!) que en un espíritu cristiano, que busca encuentros…  Insisto: negociar no es una rendición, es una estrategia, que busca encuentros. Encuentros que vayan dirigidos o inspirados por el deseo de desmitificar etnias, lenguas, naciones… o puros intereses de poder, revestidos de “patrias”…  En este momento de la historia, con “naciones” hiper-rearmadas (que un loco o un despechado puede utlizar mal), es necesario en esos encuentros y otros más amplios, aligerar el desarme y buscar una paz mundial, por encima de naciones e intereses de grupos insolidarios…

  • Javiierpelaez

    Como prueba de lo complicado que es esto el negociador de Ucrania dice que el fin de la guerra son “las fronteras de la independencia”(el país) y acompañando lo dicho,bombardean Crimea…A no ser que esto sea para inutilizar aviones rusos(quizá)la verdad que uno no entiende a la dirigencia ucraniana… Aunque un experto acaba de decir que este bombardeo revela que EEUU le ha proporcionado a Ucrania un nuevo tipo de armamento que se desconocía hasta ahora…Ucrania se está equivocando bastante y obviando un dato bastante preocupante,puede que Donald Trump que se entendía bastante bien con Putin,le dejé completamente en la estacada… Porque no se puede descartar que Trump gane…

    • Javiierpelaez

      Yo llegaría a un acuerdo cuanto antes vista esa eventualidad….Y no es que yo quiera que gane Trump que me parece un completo patán además de un hombre imprevisible y un agente de la internacional de extrema derecha…

  • Que situación tan complicada.

    Francisco, no puede evitar pensar en la guerra como un pastor y no como un jefe de estado, y pienso que además, es lo que le corresponde.

    Comparando a Francisco con su homónimo ortodoxo ruso Kiril, de incendiarias declaraciones por HijodePutin, Francisco está dando un ejemplo claro de cual debe ser la preocupación (y la ocupación) de un Papa.

    Otra cosa es que obtenga resultados. Si alguien cree que porque el Papa cicite Moscú o Kiev, la guerra va a parar es demasiado ingénuo. Las causas de esta guerra son políticas y económicas no sociales y mucho menos religiosas; y al HijodePutin se la pela lo que diga Francisco, en  especial cuando tiene al perrito faldero de Kiril  justificando sus acciones desde un punto de vista religioso y no nos olvidemos que Kiril, en Rusia, tiene más influencia que Francisco.

    Creo que Francisco lo que está haciendo es tratar de conseguir lo que sabe que no va a conseguir y lo más importante, preparar las conciencias de aquellos entre los que sí tiene influencia, para que cuando la guerra termine (algún día terminara) los cristianos comprometidos (los de verdad, no los infovaticarcas o infocarcólicos que están junto a VOX jaleando la guerra y predicando más guerras aún) traten de acoger y ayudar a los ucranianos como el ben samaritano al herido del camino.

    Y es que en el fondo, no puede hacer mucho más. A ver si es que sois tan ingenuos que pensáis que Wojyila tuvo algo que ver con la caída del muro de Berlín y la descomposición de la URSS.

  • carmen

    Pues sí.

    Cuando empezó  esto de la guerra en Europa una de las cosas que pensé fue la posibilidad de que Ucrania sirviese de contención a Rusia y se eternizase la guerra como en Vietnam.

    Pero han pasado muchas cosas. Las sanciones a Rusia, su respuesta con la energía y el grano, y la sensación que tengo de que el ejército ruso no es lo que creía que era…Creo que a nadie le interesa esta guerra. No sé. Debe de haber por ahí debajo unos movimientos, unos intereses que ni siquiera puedo intuir. A lo mejor otras personas sí. Tengo la impresión de que se están moviendo todos las piezas del tablero de ajedrez. Todas. Incluidos los Reyes. Enrocándose o moviéndose pasito a pasito.

    No creo de ninguna de las maneras que esto sea una lucha entre socialismo y capitalismo. Como tampoco  del fascismo contra lo que se llamaba el mundo libre. Eso pertenece a la Historia del siglo XX. Hay otros intereses creo que fundamentalmente económicos porque el que gane en economicamente  pues ya sabemos que trae aparejado el Poder . Menuda obsesión. Uuuuuufffffff.

    Ahora están involucradas China, Rusia, La India, EEUU, Europa, y cuidado con ‘el imperio Otomano’ cuidado con el mundo árabe, tiene mucho que decir en el siglo XXI. Y por supuestísimo los aliados de cada uno. Menudo jaleeeeeeo hay montado. Y por si fuera poco la lucha por el control de todas y cada una de las personas con todo esto de la tecnología.

    No entiendo ya nada. Demasiado para mí. Es como si el mundo mundial que conozco estuviera en un proceso de cambio profundo. A mí me gusta el mío. Esa es la prueba del algodón para darme cuenta de que estoy envejeciendo. Pues bueno. Es una fase de la vida y me alegro de vivirla.

    Veremos en qué queda todo esto.

  • Javiierpelaez

    Yo soy partidario de parar y negociar….Pero aquí el único que objetivamente ha hecho algo es Turquía con lo del grano…De hecho no siguió las sanciones a Rusia…Hace más el turco que el cristiano…De hecho esta guerra es de cristianos….Hay otras de musulmanes,pero esta es de cristianos…De malos cristianos,claro…Por lo demás esta guerra no la paran los poderes fácticos (el Vaticano,Kirill) ,la para el empate infinito….A no ser que estén dispuestos a guerrear entre 15 y 20 años ,que lo mismo…

    • Javiierpelaez

      En cuanto al ejemplo de Franz es poco ilustrativo porque Hitler estaba en el lado del mal(aunque algunos españoles de entonces no pensaban así) y aquí,si bien esto se inició con una evidente agresión rusa,ahora no sabemos de qué lado está el bien o el mal o por lo menos el sacrificio de la población ucraniana no es proporcional a lo que se defiende(integridad territorial).El Papa juega mucho para una parroquia latinoamericana que esto se la suda relativamente (les pilla lejos),pero yo creo que bajo cuerda no hace mucho ,si es que realmente puede hacer algo que yo tengo bastantes dudas…Si pudiera hacer realmente,debería más bien hacer que hablar…Eso es lo que hizo el tal Franz..Por lo demás el Vaticano para mí es un poder fáctico ,y más ampliamente la iglesia católica,por mucha simpatía que a mí me pueda suscitar este Papa

  • Jorge Tirado

    Yo creo qué hay verificar: quien vino primero el huevo o la gallina?

    solo entonces podemos ver la realidad de la guerra

     

  • carmen

    Y si Churchill no hubiera decidido presentar batalla a Alemania qué hubiera sucedido?

    La guerra existe. Ha existido y existirá. Así somos.

    A nadie, absolutamente a nadie le gusta la guerra. A nadie.

Deja un comentario