INFORMACIÓN Y FORMULARIOS INGRESOS YA: -Trasferencia a ES26 2100 7344 7313 0021 2801 -Bizum a 34-609 51 08 62
  • A  A  A  

Otros temas

Autores

Archivo de entradas

6546 Artículos. - 101884 Comentarios.

Manipulación de “LA LIBERTAD”

¡Magnífica reflexión la de Zugasti! Profunda en realismo crítico aunque con lenguaje sencillo. Un ejemplo de lo que espero en este Nuevo ATRIO de fundamentación de valores en la posmodernidad postsecular, terreno apto para revivir auténtico humanismo. Que la calidad del diálogo  sigoa a la del artículo. AD.

En castellano hay un viejo refrán: “Dime de qué presumes y te diré de qué careces”, que viene como anillo al dedo ahora que las derechas –la extrema y la de siempre– se presentan como ¡¡defensoras de la libertad!! En todo el mundo, desde Donald Trump, apoyando a los asaltantes al Capitolio y a los antivacunas, hasta Isabel Díaz Ayuso proclamando “Comunismo o libertad”, las fuerzas de derechas se presentan como los luchadores por la libertad. Para eso es necesario un olvido total de la historia y una manipulación bárbara de la idea de libertad. Pero lo hacen y parece que no les va mal. Logran poner la imagen de la libertad al servicio de los poderes que más restringen la libertad de los pueblos.

Hace poco recordaba la manipulación que ha sufrido la imagen y la doctrina de Jesús de Nazaret, doctrina que es una antítesis radical del capitalismo, pero las clases dirigentes consiguieron deformarla hasta ponerla al servicio de los poderosos de la tierra. Pues una manipulación semejante se pretende hacer con ese ideal humano de la libertad.

Hace mucho, en los tiempos de la dictadura franquista se decía irónicamente: Aquí hay libertad, puedes ser de Madrid o del Atlético. No había otra. Pues ahora son los nostálgicos del franquismo los que se proclaman defensores de la libertad. Isabel Díaz Ayuso ha ampliado esa libertad de optar por un equipo de futbol u otro. Si la votas a ella, puedes optar por tomarte una cerveza o un cubata, un bocadillo de calamares a o un pincho de tortilla… y también puedes ir a los toros… si tienes dinero, claro. ¿Qué más podemos pedir?

La llamada a la libertad es muy atractiva para los seres humanos, y esa visión deforme de la libertad llega a calar en una sociedad aturdida por miles de mensajes propagandísticos, informaciones sesgadas y noticias falsas. Uno de los participantes en la denominada Caravana de la libertad, que permaneció en la capital de Canadá, paralizando en gran medida el centro de la ciudad, ha llegado a afirmar: “Moriría en estas calles para que mis hijos y mis nietos tuvieran libertad aquí, al 100%”.

Pero esta derecha, que se proclama gran defensora de la libertad, lo que defiende de verdad es una dictadura del poder económico. Este ha conseguido que las fronteras, cerradas para la mayoría de la humanidad, estén totalmente abiertas para los movimientos de capital. Cualquier gobierno democrático está totalmente condicionado por ese poder económico. El mundo de las finanzas, las grandes multinacionales pueden destrozar la economía de cualquier país que trate de conseguir un reparto más justo de la riqueza.

La izquierda, es verdad, tiene que lidiar con el gran hándicap que supone la práctica de los países que se presentaron como socialistas, como el socialismo real. Han facilitado que la derecha pueda presentar el comunismo como el gran enemigo de la libertad. Pero la libertad no cayó en la Unión Soviética por tener una economía socialista, sino por un gobierno dictatorial. Dictadura que aparece también en los países capitalistas, sobre todo si el capital se siente amenazado. Dictadura férrea y estructura capitalista fue el franquismo. Por no hablar de la Alemania de Hitler, que se llamaba nacionalsocialista, pero el socialismo no aparecía por ninguna parte, y la gran industria alemana colaboró activamente con el nazismo.

Es fundamental una batalla cultural e ideológica para desmontar las grandes mentiras en que se apoya la derecha. El gran enemigo hoy de la libertad no es el comunismo, sino el capitalismo. El capitalismo está detrás de la inmensa mayoría de los golpes de estado que se han dado en el mundo entero, especialmente en América Latina, cuando gobiernos democráticamente elegidos trataban de paliar las enormes diferencias sociales que había en sus países.

“Decir la verdad ya es revolucionario”. Decir la verdad sobre la libertad, liberarnos de la maraña de mentiras con que la derecha trata de ocultar la realidad, es el primer paso hacia una sociedad verdaderamente libre.

14 comentarios

  • mariano alvarez

    Habiendo leído el artículo, reflexionado sobre el mismo, e intentando seguir el consejo de AD sobre mantener la calidad del diálogo, me veo la imposibilidad de hacer una crítica a un posicionamiento ideológico, pues entiendo que ante pasiones no caben razones, pero esto no quita que intente opinar con ciertas razones sobre el mismo, respetando la libertad de quien ideologiza su razón, como así espero se respeten y se contra-argumenten mis razones al mismo.
    El título del artículo, creo y opino desde mi razón apoyada en mi libertad y por tanto asentada a su vez en mi responsabilidad, pues ambos conceptos son inseparables, no hay libertad sin responsabilidad, resultan que son un bien o un mal, según su uso privativo que la propia persona hace uso de ellas.
    Aristóteles ya decía en su zoon politikon (animal político) que la libertad está ligada a la esencia del ser humano y por tanto si añadimos que la Persona es lo concreto del ser Humano que es lo genérico, la libertad sólo puede ser ejercida por el propio “yo” concreto. Nadie tiene acceso a mi libertad.
    También conviene recordar la frase de Nelson Mandela cuando recibió la orden de ser encarcelado por defender la libertad, dijo: Seguiré luchando por la libertad hasta el fin de mis días, pues me podrán encerrar de por vida, pero mi libertad no me la podrán arrebatar.
    Podría seguir a portando argumentos y razones, pero como se suele decir,” Par muestra bien vale un botón”. Creo que el título ya empieza descaminado. La libertad es patrimonio de quien la ejercita y no puede ser manipulad aunque sí coaccionada, conceptos muy distintos.
    Pero si mi libertad no es manipulable más que por vi voluntad, la Verdad sí que lo es en términos genéricos y particulares o concretos. La verdad es aquello que dota a la libertad del atributo de responsabilidad. La verdad siempre calificará y cualificará mi responsabilidad con la que voluntariamente decida hacer en cada uno de mis actos, por lo que en este sentido el título correcto del artículo podía haber sido: “La manipulación de la Verdad” y precisamente aquí quiero traer a colación otra cita realizada en 2009 por Un tal J.L.R: Zapatero de “Nuestra libertad os hará verdaderos”.  Este señor representaba a un grupo de personas que bajo una ideología no precisamente de las llamadas de derechas se apoderaron no solo de la libertad sino también de la verdad y que ingenuamente al apoderarse de ellas las prostituyeron a las dos, con lo que ingenuamente se prostituyeron, pues la Verdad no es patrimonio de ningún mortal ni de derechas ni de izquierdas ni de arriba ni de abajo.
    En lo que sí que estoy totalmente de acuerdo con el artículo en cuestión es en el dicho popular de “Dime de qué presumes y te diré de qué careces”.

  • Javiierpelaez

    El problema que tenemos en España es de sociología electoral …Pongamos la Ayuso que cuando se pasea la Ayuso por algunos barrios populares de Madrid la aclaman – hay bastantes ayusers-.Aquí en Madrid influyen diversos factores:1.La prensa escrita es mayitariamente de derechas.2.El PP ha tejido una red de intereses beneficiando a través de diversos cauces a diversas empresas que bien que les financian(esto lo conocemos bien en la sanidad pública).3.Luego el PSOE, concretamente el felipismo,fue causante de aquello de que más da que sea ratón blanco o negro,lo importante es que cace(Felipón dixit).Esto ,junto con el autontamiento general con el fútbol,el tenis…produce un votante obrero lo mismo de derechas,de izdas que abstinente, esencialmente votante del PSOE…A mí no me deja de sorprender que observando que objetivamente la reforma laboral crea empleo indefinido y que la inflación,siendo esencial producto de la guerra de Ucrania y no la va arreglar Feijóo,la gente se inclina por Feijóo… Ciertamente Feijóo es mejor que Casado(el primero es “tonto discontinuo”,el segundo era tonto todo el año…),pero ya sabemos en Madrid lo que hizo en Correos,lo privatizó básicamente,y en sanidad cuando era pdte ejecutivo del Insalud inventó el refuerzo de guardias , nombramiento sólo para guardias y mientras duren…Más discontinuo que esto…Luego hay guerras culturales que la derecha y la extrema derecha libra porque les da votos…Por ejemplo,la gente es mucho más xenófoba de lo que aparentemente manifiesta(yo esto lo he observado comentando con sindicalistas o hijos de sindicalistas cuestiones relativas a la asistencia sanitaria de los extranjeros(.En fin,que yo no voy a decir aquello que es obrero y tonto como justificación del voto a la derecha,pero aquí hay mucho votante desorientado por el profundo desgaste moral e ideológico que produjo el felipismo…Lo del ratón…

  • M. Luisa

    Si se me permite quisiera hacer, independientemente del artículo, pues no he podido todavía detenerme en él, un breve análisis de algunas afirmaciones que se comentan…    

    Decir antes de nada que la Democracia no está cerrada a ninguna norma.  El concepto de democracia no es un concepto cerrado, sino que hay que ir implementándolo en constante vigilancia respecto a lo que representa para el ser humano en su desenvolvimiento en el día a día.

    La democracia en su desarrollo va más allá de la mera convivencia establecida. El dinamismo en la democracia evita cualquier retroceso que afecte a los derechos humanos ya logrados.  Las normas en cuanto normas pueden limitar, pero en cuanto dinámica la democracia siempre va algo más allá, trasciende el bien común de manera que la libertad está siempre a favor de las personas.

    ¿Cómo entonces se puede decir que si uno cumple las normas que nos hemos dado puede hacer lo que quiera? ¡Y a eso llamarlo libertad!

  • Juan A. Vinagre

    No deseo ser demasiado duro ni pesimista, pero la palabra libertad se banaliza -y hasta se prostituye- con frecuencia. Por una parte, se le da mucha importancia, y se exige; mas por otra se la frivoliza o degrada.  Por eso el tema libertad merece una reflexión frecuente y un análisis interno afinado, porque todos podemos ser superficiales o selectivos en el tema, y quedarnos en las hojas…  Libertad -lo que merece llamarse libertad- es más que mera capacidad de elegir (estoy hablando desde mi perpectiva, no más). Libertad es o supone, ante todo, libertad interior, que es autocontrol y autodominio de egos, y de tendencias o sensibilidades que atan y crean adiciones que nos someten y debilitan. Libertad interior es fortaleza interior, que resiste y no se rinde ni cae fácilmente en la tentación de ceder, de callarse, de pasar de largo, de adular, o de rigidez  y  fanatismos ciegos…  Por eso, en mi opinión, libertad interior es madurez psíquica, como es es la humildad o el amor. La libertad afronta, discierne y elige, pero sin devaluarse o prostituirse. Esta reflexión vale -al menos para mí- como referencia teórica y como aspiración a una mejor humanización personal y social.

    Pero la historia de cada día no es así: Somos a veces (hablo en general) demasiado inmaduros como para poder gozar de esa libertad interior sin dependencias… (del tipo que sean).   La historia nos enseña que la libertad, como la verdad, como la religión, como el mismo concepto de Dios, pueden deformarse y/o falsificarse…                    Pues bien, ¿quién o qué los deforma o  falsifica?  Por una parte, nuestra propia inmadurez, y por otra el Poder, que es el gran falsificador. El poder es el gran falsificador, voraz, precisamente porque no es libre ni acepta la libertad, pues la libertad es una amanaza para él. De ahí que el poder utilize la libertad -y la razón- torcidamente, creando valores de sumisión al poder, valores aparentes que sirven para someter…  El poder es un adicto en el que no cabe la libertad, aunque sí la palabra “libertad”, como instrumento de dominio y de crear servidumbres…  Así       el poder se fortalece, acaso se autoendiosa…   Por eso deshumaniza tanto.           Sin embargo, ese poder, incompatible con la auténtica libertad, con frecuencia reclama -usa la palabra libertad- para prostituirla en el juego del libertinaje económico: Mega-especulaciones (aunque sea destruyendo economías de países enteros), mega-beneficios (insaciables), mega-sueldos, mega-corrupciones etc. etc.

    En suma, el poder prostituye la libertad y al ser humano, inconsciente (?) de que no es libre, sino voraz, y de que adora ídolos…                   Por todo ello, se puede decir con verdad que Tomás Moro o Bonhöeffer en la cárcel eran mucho más libres que el poder que los condenó a muerte…

    Para aligerar esta reflexión, un ejemplo muy reciente, que cita A. Z.:  Hay que elegir entre “Comunismo (el del gobierno actual de izquierdas, que trata de ser más solidario)  y libertad” (del poder tradicional -que corrompe aún más- y privatiza y reduce el estado de bienestar social o recorta libertades para reclamar derechos (aunque, a mi juicio, no siempre sean correctos algunos de esos sedicentes derechos.)  Un modo de falsificar la libertad es  recortar derechos legítimos. Así, bajo el lema de la libertad, el poder recorta libertades…, pero permite o encubre libertinajes…                       En conclusión, libertad, SÍ. Es necesaria para madurar como personas y como sociedad, pero una libertad con ÉTICA.

    Nota: Esta reflexión puede  aplicarse a la Iglesia-Poder. Pero baste con solo insinuarlo.   Cuando las Iglesias se desprendan del poder, habrá una Iglesia Nueva, más evangélica y servidora, que comprende que el amor vive en libertad.

    • ELOY

      Hola Juan A. Vinagre, gracias por tu comentario. Me fijo en tu afirmación:

      “En suma, el poder prostituye la libertad y al ser humano, inconsciente (?) de que no es libre, sino voraz, y de que adora ídolos…”

      Esa expresión de adorar ídolos, que pudiera parecer una mera figura literaria irrelevante, es crucial en la organización social y en la escala de valores que pretenden ser predominantes en su configuración.

      Por eso sabiamente dice Simone Weil: “No depende de nosotros creer en Dios, pero sí no dar reconocimiento a los falsos dioses” (Simone Weil: “Pensées sans ordre concernant l’amour de Dieu”)

      Y también nos advertirá del poder que somete (“prostituye”,dices tu) a la persona y su libertad, y la cosifica.

      “La fuerza que mata es una forma sumaria, grosera de la fuerza. Cuán más variada en sus procedimientos, cuán más sorprendente en sus efectos, es la otra fuerza, la que no mata, es decir, la que no mata todavía. Sin duda matará, o matará tal vez, o está solamente sus pendida sobre el ser al que a cada instante puede matar; de todos modos, transforma al hombre en piedra. Del poder de transformar a un hombre en cosa haciéndole morir procede otro poder, mucho más prodigiosos, el de transformar en cosa a un hombre que está vivo” (Simone Weil: “La Iliada o el poder de la fuerza”)

       

      • Juan A. Vinagre

        Gracias, Eloy, por tu comentario y por la cita de S. Weil, tan esclarecedora. S. Weil me ha enseñado y/o reafirmado en apreciaciones para mí importantes.

    • mª pilar

      Quiero agradecer a Juan A. V. y a Eloy:

      Ambos escritos sobre la verdadera ¡Libertad! es una hermosa manera de  defender esa ansiada libertad porque es la única manera de ser libres de verdad.

      Yo perdí mi capacidad de soportar tanta mentira y hacerlo levantando la voz…cuanto menos verdades se dicen más suelen levantar la voz… quizá para amedrentar a las personas más doloridas de este mundo.

      Gracias por esa sabiduría que yo no soy capaz de mostrar, por esa razón, agradezco de corazón toda aportación que me confirma en mi esencia misma.

      ¡¡¡Gracias de todo corazón!!!

  • ELOY

    Y más adelante sigue diciendo el artículo de Josep Ramoneda:

    ” “El Gobierno revisará los libros de texto para evitar que haya adoctrinamiento”, anuncia la presidenta Ayuso, que parece disputar consigo misma el título de campeona de la frivolidad. No es capricho ni ignorancia. Es parte de la estrategia del PP, desde la llegada de Alberto Núñez Feijóo. El presidente intenta ofrecer una imagen de hombre tranquilo que busca capitalizar el desgaste de Pedro Sánchez ante los sectores moderados (aunque en su estreno en Europa se le ha ido la mano pintando una España en estado catastrófico), pero Isabel Díaz Ayuso se ocupa de que el ruido no decaiga, mientras los segundos niveles del partido —en Castilla y León y en Andalucía— normalizan a la extrema derecha como compañera de viaje. Son distintos tonos en el uso de la palabra, que, como decía el neurobiólogo Lamberto Maffei, “es de algún modo la definición del ser humano”, pero el objetivo es común.”

  • ELOY

    Hoy publica Josep Ramoneda un artículo, que tiene el siguiente titular:

    El cultivo del resentimiento
    La encarnación de la prudencia que Feijóo ha hecho suya para conformar su personaje en la escena política nacional deja vía libre al sectarismo que Ayuso ha convertido en su forma de estar en el mundo
     

  • En primer lugar Sr. Zugasti, hay muchos que votan o votamos a Ayuso y no somos nostálgicos del franquismo.

    Mi familia dio su sangre contra Franco y no le tolero que por votar distinto a usted, me llame franquista.

    La libertad es la libertad, sin adjetivos. O uno es libre de hacer lo que le de la real gana o no es libre.

    Los humanos nos hemos dado unas normas que limitan esa libertad por el bien común y eso se llama democracia.

    Si uno cumple esas normas (se llaman leyes) puede hacer lo que quiera. Eso es libertad.

    En cuanto a la perversión de la Libertad y del mensaje de Jesús de Nazareth, es cierto. Se llevan pervirtiendo 2000 años sistemáticamente… pero no solo por los que usted denomina franquistas o fascistas.

    Todos los espectros políticos pervierten el mensaje de Jesús de Nazareth. Ustedes también. Podemos dedicar una vida a reprocharos usted y yo las perversiones que de ese mensaje hacemos cada uno y es lógico, sabe, ni usted ni yo le escuchamos directamente por lo que solo podemos decir honestamente lo que dicte nuestro corazón.

    ¿Condiciona el poder económico? Condiciona. Y el poder fáctico y el político y el militar.

    Pero eso no le da a usted la razón.

    A la Sra. Ayuso la hemos puesto ahí millones de votantes tan listos, tan reales y tan competentes como usted. uno está ya muy harto de esa supuesta superioridad moral de cierta izquierda populista que no tiene nada que ver con la verdadera izquierda democrática.

    Si quiere que la Sra. Ayuso no gobierne convénzanos. Tiene el ejemplo del Gobierno Central donde gobiernan sujetos de Izquierda Unida y Unidas Podemos.

    Hagan como ellos. Consigan mayoría.

    Porque la mayoría estamos hartos de que cuando ustedes gobiernan tengamos que soportar el empobrecimiento que producen “Por que es democracia” y cuando gobiernan otros debamos soportar sus lloros de plañidera “Porque son fascistas”, eso ya no cuela.

    Cuela tan poco como cuando con Franco nos decían que había Libertad. Ni cuando Franco Había Libertad ni los que votamos a Ayuso somos franquistas. En mi caso, es solo que no quiero empobrecerme y que ciertos políticos metan mano a mi cartera y ya tengo bastante con tenerlos en el gobierno de España.

    Se puede ser religiosamente comprometido y tratar de ser coherente con el mensaje de Cristo, se puede incluso dedicar parte de la vida a tratar de conseguir la Justicia Social y el Reino de Dios y no votar lo que vota usted.

    Respeten la democracia, esa que a usted no le gusta, porque es el menos malo de los sistemas y cualquier otro tiene millones de muertos a sus espaldas.

    Ya está bien.

    Nota: Podría haber hecho como usted (me ha llamado franquista) y llamar al Gobierno Central y a los votantes que lo han puesto ahí, inútiles, perroflautas, ignorantes, estalinistas o muchos epítetos de ese estilo más… pero yo a usted y a esos millones de votantes que en mi modesta opinión están equivocados, les respeto. Y si usted siguiera de verdad a Jesús de Nazareth, debería respetarnos a nosotros también, incluso aunque algunos de los que votan lo que yo no le respeten a usted. Ese es el ejemplo que nos dio Cristo

  • mª pilar

    ¡¡¡Gracias de todo corazón por este art. Antonio Zugasti!!!

    ¿Cómo es posible que logren que tantas personas se sientan “atacadas” hasta el punto de creer tanta mentira?

    Es verdad, son fuertes porque manejan el capital y ya sabemos como juegan los dueños del cotarro para defender “sus beneficios” también nuestra iglesia “poder” ha hecho lo mismo desde que se unió a los reyes de este mundo.

    ¡¡¡Gracias!!! Es como un aldabonazo a nuestras mentes que parece están dormidas.

  • ELOY

    Muy interesante y oportuna reflexión.

Deja un comentario