INFORMACIÓN Y FORMULARIOS INGRESOS YA: -Trasferencia a ES26 2100 7344 7313 0021 2801 -Bizum a 34-609 51 08 62
  • A  A  A  

Otros temas

Autores

Archivo de entradas

6369 Artículos. - 99633 Comentarios.

La genialidad del Papa Francisco: su fidelidad al Evangelio

José María, amigo personal desde mucho antes de iniciarse ATRIO, fue una de nuestras columnas, firmante del Proyecto Atrio de 2007. Después él estableció su lugar propio en Religión Digital. No hemos dejado de seguirlo y nos hemos congratulado del reconocimiento recibido del papa Francisco como maestro suyo. No creo que se deba a ello este artículo que tomamos de su blog, que nos parece plenamente oportuno y al que nos adherimos, salvo tal vez distinguir mejor entre religión institucionalizada y verdadera religión de adoración a Dios “en espíritu y en verdad” que es esencial al Evangelio de Jesús. AD.  

Genialidad, según el diccionario de la RAE, es la “singularidad propia del carácter de una persona”. Esto supuesto, la genialidad del papa Francisco se distingue, sobre todo, por su fidelidad al Evangelio. Y por eso ha sido – y sigue siendo – un papa tan desconcertante. Tan elogiado por unos y tan mal visto por otros. Así es, aunque parezca mentira. O pueda parecer una explicación sin pies ni cabeza. Lo cual obviamente es un problema que mucha gente no imagina. ¿Por qué?

A mí me parece que el problema no está en que los conservadores ven este problema de una manera, mientras que los progresistas piensan lo contrario. Sin duda que eso puede influir. Pero a mí me parece que el problema de fondo, que nos ha planteado a todos el padre Jorge Mario Bergoglio, es bastante más profundo. ¿En qué consiste este problema?

Lo diré, según yo veo este asunto, de la manera más sencilla y breve que me es posible. La Iglesia, desde los siglos III-IV, dio un giro – tan comprensible como desacertado – que llevó (a esta Iglesia nuestra tan querida) a fundir y confundir la Religión con el Evangelio. Más aún, esto se hizo (y se sigue haciendo) de manera que el Evangelio ha venido a ser un acto o un componente de la Religión. Es más, ha sucedido (y sigue sucediendo) que, en la Iglesia, está más presente la Religión que el Evangelio. De ahí que (por poner un ejemplo) las personas, que van a misa, piensan y dicen que van a un “acto religioso”. Es decir, un acto de la Religión que dedica unos minutos a leer (o escuchar) el Evangelio y la consiguiente explicación, si es que el sacerdote predica la homilía.

¿Y qué tiene todo esto de problemático? Pues algo tan patente como estremecedor. Todo consiste en que, si leemos atentamente los cuatro evangelios canónicos (Mc, Mt, Lc, Jn), lo que queda más patente es que la Religión y sus dirigentes se enfrentaron a Jesús y su Evangelio. De manera que, si algo resulta indiscutible, es que la Religión mató a Jesús.

En efecto, el Evangelio está compuesto por una recopilación de relatos, en los que se destaca el enfrentamiento de Jesús y su Evangelio con la Religión y sus dirigentes. Un enfrentamiento que fue en aumento creciente. Hasta que llegó el momento en que los dirigentes de la Religión (sacerdotes, doctores de la ley…), cuando se dieron cuenta de que el Evangelio de Jesús atraía a la gente más que la Religión de los sacerdotes, se vio claramente que Religión y Evangelio son incompatibles. El relato más claro es el capítulo once del evangelio de Juan: cuando Jesús le devolvió la vida a Lázaro, aquello causó tal y tanta impresión, que el Sanedrín se reunió de urgencia y los dirigentes de la Religión vieron que tenían que matar a Jesús (Jn 11, 53).

¿Por qué se produjo (y se sigue produciendo) este enfrentamiento entre la Religión y el Evangelio? Porque la Religión pone el centro en el sujeto, en lo que el mismo sujeto religioso necesita o desea (bienestar, seguridad, poder, su propia salvación…). Por el contrario, el Evangelio pone el centro en los demás, en lo que los demás necesitan (salud, comida, dignidad, respeto, cariño…). Son dos dinamismos opuestos: lo primordial es “uno mismo” (Religión); lo primordial es “el otro” o los demás; y tanto más, cuanto más necesitados están los otros (Evangelio).

Ahora bien, el gran error, que ha cometido la Iglesia, ha sido fundir y confundir dos realidades contrapuestas. Pero ha unido estas dos realidades dando más importancia y más presencia a la Religión que al Evangelio. Por eso – de facto – en la Iglesia se ve y se palpa más la presencia de la Religión que la presencia del Evangelio. Por poner un ejemplo: ¿por qué la Iglesia tiene un dicasterio para la doctrina de la fe (Santo Oficio) y no tiene otro dicasterio para el seguimiento de Jesús?

Comprendo que todo esto necesita una explicación más amplia, mucho más amplia. Pero, con lo que acabo de apuntar, se puede empezar a comprender en qué está y en qué consiste “la genialidad del papa Francisco”. No sé si el Padre Bergoglio “lo ha pensado así”. Pero lo que importa, en la vida, no es “lo que uno piensa”, sino “lo que uno hace”. Y a mí me parece (y creo que se palpa) es que lo determinante, para el papa Francisco, no es la Religión, sino el Evangelio. Por eso el papa Francisco no entusiasma a los teólogos “de oficio”. Pero entusiasma a los necesitados “de respeto y cariño”.

 

12 comentarios

  • carmen

    Gracias señor Alejos. Les pasaré estos vídeos a algún compañero que sigue trabajando en mi centro. Creo que es un filón. Sobre todo, ya le digo, para abrir debates. Y que sigan buscando, si les apetece.

    Y, sí. Las mujeres jóvenes tienen muchísimo que decir. Muchísimo. Porque nosotras, mi generación, por fin entendió que había que perder miedos. El miedo te atenaza. La persona que no ha sentido miedo o no ha sido consciente de sentirlo, no puede entender el enorme esfuerzo que hay que hacer para vencerlo. Y una vez que das un paso hacia adelante, te sorprende el apoyo que recibes, porque una persona, dos tres, no pueden hacer nada, salvo despertar conciencias, que es muchísimo. Y luego viene la acción de grupo, de grupos. Creo que estamos en esa fase. Y creo que somos imparables.

    Mire, tengo dos hijos. El mayor estudió derecho, en su orla, en su fiesta esa de becas, estaba claro. Había un montonazo de chicas. De hecho se casó con otra licenciada en derecho. Hay a montones. El otro estudió ingeniería de caminos, la de antes del plan Bolonia. Daba por hecho que en su promoción apenas habría chicas  tiene 37 años, creo. Bueno, pues no sé de dónde salió su orla y la llevé a enmarcar, hace poco tiempo. Y es que soy muy antigua. Al recogerla y mirarla despacio me quedé sin habla, y no es fácil. Por lo menos un treinta y tantos por cierto o quizás un cuarenta eran chicas. No sabe lo orgullosa que me sentí y eso que no conocía a ninguna. Y eso que me fui a Granada a hacer matemáticas cuando tenía 19 años, después de tener casi aprobado el selectivo de químicas en Murcia. Pero no. No era mi sitio. Una de mis amigas del alma hizo físicas en Valencia. Nos íbamos a ir las dos juntas a la NASA. Finales de los sesenta. Ya sabe el atractivo que presentaba todo aquello de la conquista de la Luna. Bueno, pues pese a eso creí que una ingeniería de caminos apenas sería elegida por chicas. Soy idiota. Y, sobre todo, soy mayor.

    Ahora la jefa de mi hijo en su empresa es una chica ingeniera de caminos.

    Y sabe por qué es posible todo esto? Porque nuestra generación, la de sus madres fuimos la primera que atendimos la casa, los hijos y el trabajo. No fue fácil. Pero fuimos muchísimas, muchísimas. Y eso cambió la idea de la mujer, porque en realidad, los cambios los produce un gran grupo. Por supuesto que el paso previo al cambio es ideológico. Primero tienen que hacerte ver que hay otros caminos. Ese fase es totalmente de pensadores. Aunque sean ideas presentes en todas las conciencias, alguienes las tienen que despertar. Y una vez despiertas, el grupo realiza el cambio. Poco a poco van cambiando cosas.

    Y no sabe lo orgullosa que estoy de haber colaborado a allanar el camino. Mi nieta, si quiere, si le apetece, si lucha, podrá ir a trabajar a la NASA.

    Gracias. Ha sido todo un descubrimiento para mí, que soy maestra y sé que las cosas sencillas y bien explicadas son las únicas que se comprenden.

    Gracias otra vez.

     

  • Carlos alejos

    asi es.

    La mujer protagonista de la historia.

     

     

    A ver qué tal ese vídeo.

    • ana rodrigo

      Qué buen vídeo, Carlos, gracias.

      Lo que no entiendo es porqué tú dices:”La mujer protagonista de la historia.” ¿Cuándo? Menuda historia hemos tenido….Yo no lo llamaría protagonismo.

  • carmen

    El video es estupendo , no sé si lo conocen los profesores de historia , deberían de ponerlo a los alumnos cuando vean que tiene cabida en su programación. De ahí saldría un debate espectacular. Y se escucharía la opinión de ellos, ellos y sobre todo ellas son el futuro y casi el presente de eso que llaman comunidad de fieles. O cualquier profesor que se salte la programación, conozco a muchos.

    Tira un poquito para casa, pero muy poquito. Así que también he barrido para casa diciendo que sobre todo ellas son el futuro. Porque, además, lo son. Sorry.

    Gracias.

     

  • Carlos alejos

    Pilar lo que dices me hace recordar lo de la historia de la iglesia en 10 minutos. Muy sencilla pero buenaza.

    • ana rodrigo

      Este estupendo vídeo le falta (retomando lo dicho por Carmen) mencionar la ausencia de las mujeres, como que no han existido a lo largo de la historia y en especial, en la historia de la Iglesia. Habrá que hablar de la nueva etapa de la Iglesia en la que las mujeres decimos, eh?, que estamos aquí y vamos a plantear batalla y disconformidad: nueva etapa de la Iglesia, las mujeres sí existimos y si hiciésemos huelga, la Iglesia dejaría de existir. Pero ahora no necesitamos el permiso de los clérigos para hablar y denunciar tal aberración histórica.

  • Carlos alejos

    Es una realidad que hay que mantener y luchar por su vitalidad: La fuerza del evangelio.

    Más que una doctrina, más que un libro es buena nueva para la humanidad, parte desde la misma escencia humana, desde la vida. La religión solo se fundamenta en estructuras y sistemas de poder por tanto no es buena nueva sobre todo para los pobres. La iglesia tiene que retornar a su fuente y es lo que Francisco está haciendo. El evangelio es la vida y vida abundante.

  • Juan A. Vinagre

    Me alegro de saber que J. Mª se encuentra bien. Es uno de mis maestros, que me ha ayudado a comprender mejor el mensaje del Maestro principal, Jesús de Nazaret. Por eso, comparto lo que escribe. (Como comparto los comentarios que siguen. ¡Cuánta deformación doctrinal y moral hay en esa anécdota que recuerda Nicolás…!)                           La religión -asociada al poder oficial clerical- ha marginado el Evangelio, que es SERVICIO hecho con amor o al menos con sentido solidario.  La Iglesia clerical patriarcal sacralizada ha repetido el mismo proceso de deformación de la religión del V. T., y que Jesús criticó y quiso cambiar.   La Iglesia clerical ha priorizado la religión-culto-ritos… sobre el espíritu del Evangelio,  y así ha sacralizado e impuesto muchos “sábados”, opresores de conciencia, que, en parte, todavía persisten…   La conversión de la Iglesia no es otra cosa que retorno al Evangelio. (Evangelio que en parte el mismo Pablo ignoró, como recuerda J. Mª. en “El Evangelio marginado.”)

    ¿Qué decir de los que se oponen a Francisco?  Pues que se oponen los que priorizan la religión-culto-poder (con lo que éste conlleva)  Es decir, se le oponen los que siguen la tradición religiosa más que el Evangelio (que en parte, ignoran o no conocen bien su esencia.)  Es necesario, pues,  retornar  al Evangelio de Jesús. Ésta es la conversión pendiente de la Iglesia. En otros términos, la Iglesia necesita un “Bautismo del Espíritu”, y así superar el bautismo de solo agua, de agua demasiado líquida.

    Y volver al Evangelio es bajar del monte-cumbre del poder, y convertirlo en SERVICIO. Lo que no es fácil, dado lo sacralizada y enraizada que está esa religión-culto-poder en la conciencia de muchos. Ese tipo de conversión no solo es “a par de muerte”, sino que a muchos puede parecerles un desvío del camino…

    Termino con un pequeño apéndice, que J. Mª estará de acuerdo, seguro.  Yo no hablaría del “padre” Jorge B. que ya implica una jerarquía (no llaméis a nadie “padre”, todos sois hermanos), sino “Primer servidor”.  Servidor que escucha, coordina, y busca consensos y encuentros, caminos a recorrer juntos en la comunión de un trato de amor fraterno. Servidor que une. ¿Es mucho pedir? Si estamos “bautizados en el Espíritu” no creo. Pero si estamos bautizados solo en agua, conservaremos títulos  y tratamientos como “monseñor, excelencia, eminencia, patriarca, santidad, “santo” oficio… Conservaremos jerarquías… Puro antievangelio. (Creo que algunas frases merecerían mayor precisión, la dijo para cada posible lector.)

  • Si ojeamos el catecismo de la religión católica, encontramos que esa religión fue creada semejante o peor que la religión judía de los tiempos de Jesús. Yo me acuerdo que cuando tenía 12 o 13 años un domingo en la mañana vino Juanita me vecina gritando y pidiendo auxilio, porque su cocina se estaba incendiando: Al instante mis padres, mi hermano Andrés y yo fuimos corriendo a auxiliarlo. Llegaron los otros vecinos y se logró dominar el fuego. Al día siguiente lunes en la clase de religión el sacerdote que había notado nuestra ausencia en la misa me pregunta por qué no asistí a la misa. Le dije que fuimos a auxiliar a la vecina cuya cocina se estaba incendiando. Esa justificación no vale, dijo en cura, primero es la misa, estás en pecado mortal tienes que confesarte…me traumó ese episodio y siempre lo recuerdo. He ahí la religión católica, nuevamente el hombre para el sábado y no el sábado para el hombre.
    Hay otro asunto que no logro entender. Las personas que se enclaustran en un monasterio disque en una vida contemplativa, no es eso acaso un monumental egoísmo: ellos solitos con Dios en una casa donde tienen todo….mientras que sus hermanos o hermanas están muriendo de hambre a falta de auxilio de sus semejantes…Si volviera Jesús aprobaría semejante egoísmo?

    • mª pilar

      Estoy muy estimado Nicolas ¡¡¡Contigo!!! y tu pensar.

      Esa ha sido la formación que la iglesia “poder” puso en marcha desde que Constantino entró de lleno en ella y todo cambió.

      Hoy por hoy son los seguidores de Jesús quienes toman las decisiones para sus vidas dado el cariz que la iglesia “poder” posee, y no es la libertad de sanar lo que está podrido muy al contrario luchan con uñas y dientes para no perder el poder y la riqueza que poseen.

      Es personal optar por una manera concreta de vivir y ser, Él, siempre estará junto a nosotros hay que ir a sus palabras leerlas con suma atención y en silencio presenciar las escenas que nos narran ¡No lo dudes! ¡Siempre se iluminará aquel sentido que de verdad poseen! Y solo nos queda un camino:

      Abrazar su invitación a vivir como Él expresaba en sus enseñanzas y hacerlas:

      ¡Vida!

      Un abrazo entrañable.

  • carmen

    Y no es tremendo que la genialidad de un Papa sea su fidelidad al Evangelio?

     

  • ana rodrigo

    Pues sí, Castillo está en plena forma a sus casi 93 años. El otro día estuve hablando con él y así lo encontré, no sólo físicamente sino y especialmente con una gran lucidez, una gran actividad intelectual. Está escribiendo un libro con la tesis que desarrolla en este breve artículo. Ya publicó otro libro titulado La marginación del evangelio, muy, muy interesante.

    Como interesante es esto que dice en este artículo: “Porque la Religión pone el centro en el sujeto, en lo que el mismo sujeto religioso necesita o desea (bienestar, seguridad, poder, su propia salvación…). Por el contrario, el Evangelio pone el centro en los demás, en lo que los demás necesitan”. Es para pensárselo muy concienzudamente.

    Yo me pregunto muchas veces si no ha sido la religión la que ha desfigurado el mensaje evangélico poniendo por delante “verdades absolutas” como son los dogmas que echan para atrás a tantas personas de una sociedad madura como es la sociedad del siglo XXI. Leí el otro día un artículo de Pablo Heras que titulaba más o menos La ignorancia origen de las religiones y creo que le leí que un niño de diez años ahora sabe más del universo que los mismos fundadores de las religiones…Lógicamente la Ciencia actualmente desmonta muchos dogmas que han distraído y mucho del mensaje universal de Jesús.

     

Deja un comentario