INFORMACIÓN Y FORMULARIOS INGRESOS YA: -Trasferencia a ES26 2100 7344 7313 0021 2801 -Bizum a 34-609 51 08 62
  • A  A  A  

Otros temas

Autores

Archivo de entradas

6372 Artículos. - 99688 Comentarios.

¿Qué es la guerra?

En estos momentos de suspense en Ucrania y, sobre todo, inquietos por lo que pasa y puede pasar en la zona oriental, separatista y prorusa, de Danbás donde se está prendiendo el fuego de la guerra con “llamadas al pueblo” para que tome las armas, es preciso leer este artículo de Javier Cercas en El País de hoy, con la impresionante carta de Simone Weil a Georges Bernanos. AD.

Eso es de verdad la guerra: un lugar donde hay que tener madera de héroe para oponerse al asesinato

Escribo este artículo mientras suenan tambores de guerra en Europa. De nuevo. Por vez primera en la historia, la inmensa mayoría de los europeos no ha vivido una guerra. Eso significa que hemos olvidado lo que es de verdad y que, pese a su desprestigio general, ya estamos preparados para volver a hacerla; eso significa que, ahora más que nunca, conviene recordar qué es la guerra.

No se me ocurre mejor manera de hacerlo que evocar una carta que en 1938 le escribe una joven filósofa francesa, Simone Weil, a un viejo escritor francés, Georges Bernanos. Weil, anarquista ferviente, acababa de salir de España, donde se había sumado a la columna Durruti y había sido herida de forma accidental mientras combatía en el frente de Aragón; también acababa de leer Los grandes cementerios bajo la luna, el libro donde Bernanos, católico y conservador, partidario de los franquistas, abominaba de las atrocidades perpetradas al principio de la guerra por los rebeldes en Mallorca, donde le sorprendió la contienda. Todo el mundo ha leído el libro de Bernanos, o debería leerlo; la carta de Weil, en cambio, es casi desconocida (de hecho, más allá de unos pocos documentos, apenas queda rastro de los 45 días de guerra que esa mujer extraordinaria pasó en nuestro país); yo acabo de conocerla gracias a un libro recién publicado en Francia por Adrien Bosc: Colonne. En ella, Weil le dice a Bernanos, a quien no conocía personalmente, que, pese a que las ideas políticas de ambos sean opuestas, tras leer su libro se siente más próxima a él que a sus camaradas de las milicias de Aragón; luego afirma que en la Barcelona del verano de 1936 se mataba a sangre fría una media de 50 hombres cada noche, y refiere varias anécdotas, como la de un miliciano que se sorprende de no verla reír cuando él le cuenta que asesinó por la espalda a un cura al que acababa de permitirle marcharse. Eso es, si no me engaño, lo esencial de la guerra para Weil: la actitud de los hombres ante el asesinato. Traduzco: “Jamás he visto, ni entre los españoles ni entre los franceses llegados para luchar (…) que nadie exprese, ni siquiera en la intimidad, repulsión, disgusto o desaprobación por la sangre inútilmente derramada (…) Hombres en apariencia valientes (…), en medio de una comida llena de camaradería, contaban con una sonrisa fraternal cuántos curas o fascistas —término este muy amplio— habían matado. Por mi parte, he tenido el sentimiento de que, cuando las autoridades han situado una categoría de seres humanos fuera de aquellos cuya vida tiene valor, nada es más natural para el hombre que matar. Cuando se sabe que es posible matar sin arriesgarse al castigo ni a la reprobación, se mata; o al menos se rodea de sonrisas alentadoras a quienes matan. Si por casualidad se experimenta al principio un poco de disgusto, se calla, y pronto se ahoga por miedo a parecer falto de virilidad. Hay ahí un empuje, una embriaguez a la que es imposible resistirse sin una fuerza de espíritu que no tengo más remedio que considerar excepcional, porque no la he visto en ninguna parte”. Eso es de verdad la guerra: no sólo un lugar donde se mata y se muere, sino sobre todo un lugar donde hay que tener madera de héroe para oponerse al asesinato.

“Una atmósfera así”, concluye Weil, “borra de inmediato el fin mismo de la lucha”. Es posible que Bernanos estuviese de acuerdo, y es posible que, por esa razón, ambos acabasen pensando que no hay guerra justa. Yo no estoy seguro. Como cualquiera medianamente cuerdo, no estoy a favor de ninguna guerra, pero creo que, una vez desencadenadas, hay guerras que no queda más remedio que pelear; también creo que la Guerra Civil fue una de ellas. No soy equidistante: como George Orwell, que luchó por la República sin dejar de denunciar los desmanes perpetrados por los republicanos, creo que la República tenía razón. En cuanto a Bernanos, no sabemos si contestó la carta de Weil, pero sí que la llevó consigo el resto de sus días: a su muerte, su familia la encontró en su cartera. El viejo escritor sabía que las palabras de aquella desconocida encerraban algo que convenía no olvidar.

4 comentarios

  • C

    Posiblemente tengas razón en lo que dices.

    Gracias por contestar.

  • carmen

    Si.

    La guerra es la guerra.

    Y se mataron curas, monjas, y personas normales. La familia de los sacerdotes al menos tienen el consuelo de que su iglesia los ha elevado a los altares como mártires. Las familias de los normales republicanos, pues no. Pero claro, no creían en Dios. Y tuvieron que construir el valle de los caídos. Y callar, sobre todo, callar. Y los familiares pensar que allí donde estuviesen sus muertos, estarían por fin en paz.  Porque Alá es grande y misericordioso, me encanta esa frase.

    Pues si. La guerra es la Guerra.

    Lo que no termino de entender es la causa por la que Simone Weil  declinó bautizarse. Una mujer compleja, interesante , inteligente y desconcertante. Al menos para mí.

    Y me alegro de que los católicos la nombren tanto. Así demuestran que no solamente se valen los cristianos.

    Que Dios nos libre de la guerra.

    Amén.

     

    • Juan A. Vinagre

      Sí, Carmen. Que Dios Padre Abbá nos libre de las guerras, todas o casi todas inhumanas, inmorales. Y también de los que SANTIFICAN o BENDICEN las guerras. A éstos últimos es a los que más hay que temer, porque su dios no es el Padre Abbá de Jesús… Su dios es un dios político, deformado…, que en vez de santificar, descalifica el nombre de Dios Padre Abbá.   Las guerras nos embrutecen tanto que nos hacen pre-sapiens o cosa peor.  ¿Por eso alguien habla de la política como una rama de la psiquiatría?   De la política, que debería ser una de las profesiones más nobles, más humanas y solidarias, al SERVICIO de todos (éste es el honor). De la plítica, digo, que debería concebirse como un honor, se hace se hace frecuentemente un cortijo exclusivo, corrupto y depredador…, aunque mate. Tal comportamiento es propio de sub-oligosapiens, que no ven más allá de su cortijo.

      • Juan A. Vinagre

        Se me olvidó: ¿Por qué no se bautizó S. Weil, pese a la gran experiencia mística de Asís? Pienso que porque no lo consideró necesario para sentirse cristiana, seguidora del Jesús del Evangelio.  Con la experiencia de Asís recibió el bautismo del Espíritu, de que habla Jesús. Y esto le era suficiente, debió pensar-sentir.

Deja un comentario