INFORMACIÓN Y FORMULARIOS INGRESOS YA: -Trasferencia a ES26 2100 7344 7313 0021 2801 -Bizum a 34-609 51 08 62
  • A  A  A  

Otros temas

Autores

Archivo de entradas

6305 Artículos. - 98972 Comentarios.

La ardua batalla del Papa para reformar la Curia Romana

Ayer nos decía Santiago Villamayor, e insistían en ello muy los comentarios de Gonzalo, Isidoro y Ana, lo profunda que debe ser la reforma de la Iglesia católica a todos los niveles, si no quiere diluirse por su insignificancia en el mundo actual y en las generaciones jóvenes, sobre todo de mujeres, que hasta ahora mantenían el tinglado. Hoy va un artículo de nuestro ya conocido Massimo Faggioli, que analiza a fondo cómo está el proyecto de reformar la curia y mañana nos plantearemos si es posible que la Iglesia de un país al menos (como la de Alemania) tome la inicitaiva haciendo reformas profundas por su cuenta en el ejercicio de la sindalidad. AD.

Una mirada a los dos últimos siglos explica por qué la reforma del Vaticano es tan complicada

Por Massimo Faggioli | La Croix International | 3 enero 2022.

Se ha convertido en una costumbre que los papas reúnan a los altos cargos de la Curia Romana cada año justo antes de Navidad para intercambiar saludos navideños. Y desde 2014, los comentaristas han anticipado la reunión anual con gran curiosidad, mientras que los líderes y el personal de estas oficinas del Vaticano se han acercado a ella con una creciente aprensión.

Eso es porque el Papa Francisco utilizó su discurso en la reunión previa a la Navidad de ese año para advertir a sus principales ayudantes contra la caída de una larga lista de, lo que él llamó, “enfermedades curiales”. El discurso se produjo en el segundo año de su pontificado, cuando había grandes esperanzas de que los esfuerzos del Papa jesuita para reformar la Curia Romana estuvieran avanzando.

Pero después de que un borrador del Praedicate Evangelium –la constitución apostólica para implementar la reforma– se distribuyera en 2019, no ha habido más movimiento. De hecho, ha habido sobre todo silencio desde entonces  y una disminución de las expectativas.

Informes recientes predicen que Francisco publicará la constitución dentro de los primeros seis meses de este año. Sin embargo, el Papa no hizo ninguna mención al respecto el mes pasado en el discurso prenavideño a los funcionarios del Vaticano. En su lugar, se centró en la humildad y la sinodalidad, exhortándoles una vez más a ser menos burocráticos, menos impulsados por la carrera, y más como una comunidad cristiana.

 

La mala y gran curia romana

La Curia Romana, que funciona como la burocracia central de la Iglesia Católica, ha sido objeto de polémicas y caricaturas desde tiempos inmemoriales, y ha sido atacada desde siempre por ser corrupta, poco pastoral, alejada de la experiencia de los cristianos y por dictar normas para los demás que no se aplican a los legisladores.

Esto ha sido así desde la época de Dante en la Edad Media y posteriormente, cuando el Papa y su Curia se encontraban en Avignon (Francia) y el humanista italiano Petrarca describía a los cardenales como aliados de Belcebú.

Esta percepción negativa forma parte del perfil de la Curia romana y depende siempre (también en los casos de Dante y Petrarca) de una cierta idea de Roma como ciudad sagrada y/o secular.

Pero en algunos momentos de la historia de la Iglesia, como el actual, se agudiza la sensación de que la Curia es un tema importante en el diálogo intraeclesial y en la reflexión teológica.

En el cónclave de 2013, que se produjo tras la dimisión de Benedicto XVI, las polémicas contra la Curia (y especialmente contra los italianos que allí se encontraban) se hicieron más duras tanto desde la izquierda como desde la derecha eclesial, por diferentes motivos.

La situación es, en cierto modo, similar a lo que ocurrió durante el Concilio Vaticano II (1962-65), cuando la mayoría reformista pretendía una gran revisión de la Curia romana. Pablo VI impidió que eso ocurriera y, en cambio, preparó su propia reforma con la constitución apostólica Regimini Ecclesiae universae de 1967.

Al mismo tiempo, Pablo VI hizo todo lo posible por asegurar a los funcionarios de la Curia, de los que dependía para su gobierno diario de la Iglesia, que ninguna reforma se llevaría a cabo sin su colaboración en el proyecto.

 

Dos papas reformadores, dos estilos muy diferentes

Es interesante comparar el discurso cuidadosamente codificado que pronunció el 29 de septiembre de 1963, al comienzo de la segunda sesión del Concilio Vaticano II, con los discursos que Francisco ha dirigido a la Curia romana, comenzando por el discurso prenavideño de 2014. Los discursos de Pablo VI sobre la reforma de la Iglesia estaban dirigidos a tranquilizar al personal y a las élites de la Curia y a obtener su leal colaboración. Los emitidos por Francisco parecen ser todo lo contrario. Hay muchas similitudes entre Giovanni Battista Montini y Jorge Mario Bergoglio, pero no en este tema.

Pablo VI tenía un sentido para los planes de reforma: tenía un plan claro para reformar la Curia y lo llevó a cabo en sólo dos años después del final del Vaticano II. El Papa italiano fue el alma de un grupo bastante cohesionado, la mayoría reformista del Concilio, que se convirtió en gran parte de la clase dirigente de la Iglesia en el primer periodo postconciliar.

Gracias a él, la Curia romana se hizo menos italiana, más internacional y más sensible a las relaciones entre la Iglesia y la cultura moderna. Obviamente, esto se hizo con resultados dispares.

Por el contrario, Francisco no ha traído a nadie de los suyos a Roma y no ha nombrado a ningún argentino para los altos cargos del Vaticano que dirigen obispos y cardenales. Todo lo que puede contar son jesuitas clave y algunos latinoamericanos que viven en Roma, pero no tiene un equipo, ni siquiera un equipo de rivales.

 

El Consejo de Cardenales

Todavía no sabemos si la Curia Romana será significativamente diferente de la que tenemos ahora una vez que Francisco haya completado su reforma.

El Consejo de Cardenales (que creó sólo meses después de su elección al papado) comenzó a trabajar en este proyecto en serio en 2014 y lo único que se ha puesto en blanco y negro es el proyecto de constitución apostólica de 2019. Lo que sabemos ahora es que la reforma financiera, que implicó cambios en varias oficinas, ha sido una mezcla (incluso dejando de lado la disputa entre los cardenales George Pell y Angelo Becciu o el actual juicio penal contra este último). El Papa también ha fusionado varias oficinas (llamadas dicasterios en la jerga vaticana), como ocurre periódicamente en los gobiernos. Es posible que otra gran fusión involucre a los dicasterios de Propaganda Fide, Nueva Evangelización, Educación y Cultura.

El Consejo de Cardenales –que originalmente era conocido como el C8 (ocho miembros), luego pasó a ser el C9 y ahora es el C7–ha perdido gran parte de su atractivo original. La propia decisión de Francisco de crear ese consejo privado para ayudarle a gobernar fue considerada innovadora y rompió un tabú en la historia de las relaciones estrictamente monógamas entre los papas y los miembros de la Curia.

El modo en que la nueva constitución apostólica aborde ciertas cuestiones clave dirá mucho sobre el diseño del Papa argentino para el futuro del órgano administrativo central de la Iglesia.

 

¿Qué será de las congregaciones?

La primera serie de preguntas se refiere a las congregaciones históricas de la Curia Romana.

Por ejemplo, ¿mantendrá la Congregación para la Doctrina de la Fe el papel supremo que ha tenido desde el siglo XVI, o se equiparará a las demás, como parece haber ocurrido durante el pontificado de Francisco? Y ¿qué pasará con la poderosa Congregación para la Evangelización de los Pueblos -conocida comúnmente como Propaganda Fide- ahora que toda la Iglesia católica se considera territorio misionero y necesita ser (re)evangelizada?¿Se producirá un reequilibrio entre las congregaciones de obispos, clérigos, religiosos y laicos a la luz del nuevo énfasis en la sinodalidad? En esta perspectiva, ¿mantendrá Francisco el sistema basado en dicasterios permanentes o volverá al modelo anterior del llamado gobierno consistorial centrado en comités ad hoc?

 

La Secretaría de Estado y los dicasterios de nueva creación

Una segunda serie de preguntas se refiere a los dicasterios que se han creado en tiempos recientes o cuyo papel ha pasado a ser central en los dos últimos siglos.

Uno de ellos es la Secretaría de Estado. ¿Seguirá siendo un superdicasterio que coordine a los demás (como quería Pablo VI)? ¿O la tarea de coordinación será asumida por otras instituciones, tal vez el Consejo de Cardenales? Una tercera serie de preguntas se refiere a los dicasterios u organismos que Francisco ha creado, como la Secretaría y el Consejo de Economía y el Dicasterio para el Desarrollo Humano (que ahora tiene una dirección interina, después de que Francisco aceptara recientemente la renuncia del cardenal Peter Turkson al terminar su mandato de cinco años).

En una Iglesia sinodal, ¿cuál será la relación entre el Sínodo de los Obispos y la Curia Romana?

Y lo que es más importante: ¿recibirá la Comisión Pontificia para la Protección de los Menores (o un dicasterio de nuevo cuño con la misma tarea) el estatus, el personal y los recursos adecuados para hacer valer su papel frente a los demás dicasterios de la Curia?

 

El centro y las periferias

Y, por último, una cuarta cuestión se refiere al papel del Vaticano como centro de una Iglesia que se orienta ahora hacia las periferias. El actual desorden global, eclesial y político ha reforzado la necesidad, tanto práctica como simbólica, de un centro seguro para la Iglesia católica.

El catolicismo es más grande y más vasto que la Curia romana, pero creo que un centro en Roma sigue siendo esencial. No para la preservación de tradiciones eclesiásticas transitorias, sino para mantener las periferias en el radar de la Iglesia universal en su conjunto.

Entre otras cosas, en los últimos diez siglos la Curia Romana ha servido también como productora de ideas y cultura -no sólo en las artes- que han mantenido el catolicismo global. Esto es a menudo ignorado por aquellos (tanto de la izquierda como de la derecha) que sobrevaloran el momento autoritario/normativo en el orden eclesial y eclesiástico.

Las persistentes dificultades en la redacción de la constitución apostólica para una Curia Romana reformada deben verse en el contexto de los dos últimos siglos. Los grandes cambios llegan indirectamente a través de las circunstancias históricas

En las primeras décadas del siglo XIX hubo diferentes intentos de introducir reformas curiales radicales durante los años profundamente traumáticos que siguieron a la Revolución Francesa (1789-99) y la aparición de Napoleón.

Hubo el secuestro y la muerte de Pío VI a manos de los franceses, el cónclave de 1800 en Venecia y dos ocupaciones francesas de Roma. Todo ello sirvió para paralizar o desplazar al personal y los archivos de la Curia.

El hecho es que la verdadera reforma de la Curia romana, que marcó una época, no se produjo hasta 1870. Pero no debido a nada que fuera ordenado por el Papa o el Concilio Vaticano I (1869-70). Más bien, la reforma se produjo indirectamente con el colapso de los Estados Pontificios, lo que reconfiguró por completo la tarea de la Curia. Ya no se encargaba de gobernar un reino o una Iglesia adscrita a él; ahora estaba en el centro de una Iglesia global que se encaminaba hacia la globalización. Esto se debió, en parte, a la exaltación del papado a través de los dogmas sobre la primacía y la infalibilidad que fueron aprobados por el Vaticano I.

El plan de reforma de Francisco nos ayuda a entender que la forma de la Curia Romana no se decide de forma autónoma por la propia Curia o por los papas, sino también por las condiciones históricas externas en las relaciones entre el papado y el orden político global (Italia incluida).

 

El Papa Francisco es una anomalía

En los dos últimos siglos hemos visto dos grandes cambios. El primero fue entre los siglos XIX y XX, cuando la Curia pasó de servir a un papado insertado en el sistema imperial a una Curia al servicio de un papado que operaba en un sistema de estados-nación.

Ahora, en el siglo XXI, la tarea es reimaginar una Curia romana que deje atrás el orden político del siglo XX para un papado en un mundo que se enfrenta a la crisis de la globalización. Esto implica hacer frente a la crisis de los estados-nación y de las organizaciones internacionales a favor de las nuevas redes transnacionales, el etno-nacionalismo y las grandes corporaciones. Se trata de una crisis de la democracia en beneficio del estado administrativo y del capitalismo globalizado.

Lo que está claro es que el intento de cada papa de reformar la Curia de Roma se basa, en gran medida, en su experiencia previa con esta estructura burocrática central.

Pablo VI quería claramente actualizar la Curia de Pío XII, de la que él había sido una pieza clave. Su modelo era una mezcla de Pacelli y el Vaticano II. Pero Francisco es una anomalía en muchos aspectos. No es un italiano ni un sacerdote diocesano, sino un jesuita sin ninguna red preexistente en la Curia romana. Sus relaciones con la burocracia vaticana como arzobispo fueron más distantes que las de sus predecesores del siglo pasado. Pero todavía es difícil saber qué tipo de modelo prevé para la Curia Romana, es decir, en qué se inspira o a qué aspira.

Sígueme en Twitter @MassimoFaggioli

 

7 comentarios

  • carmen

    Perdona.

    Se me ha olvidado decirte que si no eres ni sacerdote, ni nada y solamente es por preguntar, te voy a decir lo que he aprendido con mi experiencia personal: solamente entenderás el alcance de tu pregunta cuando alguien al que quieras de verdad se enfrente a este problema de no poder vivir de acuerdo a lo que siente. Entonces se entiende el alcance de la pregunta.Yo solamente te doy mi respuesta. La mía.   Pero no creo que sea muy ortodoxa. Porque no soy nada nada nada ortodoxa. Y sin embargo la respeto profundamente. Solamente es cuestión de no pertenecer a la iglesia.

  • carmen

    Hola Arturo. Por una pregunta parecida a esa entré de cabeza en Atrio.

    Te voy a contar lo que he entendido. A ver. Oficialmente pues no. Pero el Papa pues puede dar la comunión a parejas homosexuales y a casados separados y vueltos a casar. Incluso a los no bautizados.

    O sea, que mejor se lo preguntas al mismo santo Padre.

    Y luego están los sacerdotes que bendicen lo que creen oportuno bendecir. O sea, depende de la suerte que tengas o lo importante que para ti sea el sacramento del matrimonio. Lo que no sé es si es válido. Algo me dice y que en absoluto.

    Y si eres sacerdote y quieres bendecir esa unión, pues a  pregúntarselo al  obispo, si es que te atreves.

    No te puedo decir nada más. A ver si alguien guay te contesta. Yo te digo lo que he entendido.

    Tengo un hijo homosexual, lo sabe toooodo el mundo. Llevan juntos su pareja y él casi cinco años. No veas lo felices que parecen y lo tranquilos que están por vivir su vida sin esconderse. Claro que tienen 37 y 33 años. Ellos sabrán lo que han pasado. De vez en cuando hay seres humanos que le dicen alguna cosa de esas que suelen decir los que tienen las cosas clarísimas en cuanto a la sexualidad y tal. En Madrid se N muy sabios. Pero solamente acabaron en urgencias una vez. Porque hacer frente  a alguna cosa tiene su aquel. No todo es color de rosa, ni tampoco de los colores del arco iris. Pero merece la pena ser libre. Al menos eso creo. No sé el resto de personas.

    Un saludo cordial.

     

  • ARTURO IBORRA PINA

    Y los homosexuales tienen derecho al amor de pareja en plenitud dentro de la Iglesia Católica o han de reprimirse?

  • ana rodrigo

    Este artículo nos demuestra, en primer lugar, lo bien informado que está el autor del mismo. En segundo lugar lo difícil que es conocer a fondo qué es, qué hace y para qué sirve la Curia. Y en tercer lugar, por lo que se deduce, es una estructura burocrática, que tiene en sus manos las teclas que hay que tocar para que esta inmensa Institución eclesiástica funcione a nivel mundial en todos los niveles administrativos.

    Y, por tanto, a nivel doctrinal, son los vigilantes de que funcionen cada nivel de esta especie de aristocracia burocrática. Cuando veo una foto de todos los solideos cardenalicios y episcopales juntos, pienso en en palacio de Versalles o algo parecido.

    Y, finalmente, lo que menos veo es la conexión con el pueblo, las propuestas de renovación teológicas, litúrgicas, morales y la visión de que la sociedad cambia constantemente, mientras ellos están agarrados a la tabla de salvación que es lo que ya está dicho y hecho. Es un anacronismo total el que todo el poder, las iniciativas y las decisiones recaigan en una sola persona, el Papa. Todo ello en medio de sociedades democráticas, no de monarquías absolutas.

  • carmen

    Prometo que me callo todo el día. Lo prometo.

    Decir que el Papa Francisco desconoce el funcionamiento de la curia porque no es italiano, no sé si es cierto o no, pero lo que no es cierto de ninguna de las maneras es que el grupo de jesuitas que lo asesora lo desconozca. Eso sí que no me lo creo.

    Además creo que una reforma de la curia no consiste en nombrar a personas de tu cuerda, obispos, cardenales y demás. La reforma de la curia es una redifinicion de las atribuciones que pueda tener, del número de integrantes, del grado de influencia en las decisiones del equipo de gobierno de la iglesia que no puede estar formado por cientos de personas. Y tampoco por una sola persona.

    Eso es lo que creo que sería una reforma de la curia. Eso han intentado y un poquito han hecho ya algunos papas, como dice este artículo y otros. Pero en los tiempos que corren es necesario una reforma en profundidad. Perdonen que insista, no por una nueva elección de los que la integran , si es que se dejan sustituir o no, porque supongo que habrá mil clavos ardiendo a los que agarrarse para seguir en el puesto. No me refiero a eso y pendonen que sea tan pesadica. Me refiero, pues a lo que he dicho tres líneas arriba, a las funciones de la curia, a su número de integrantes. Eso de los dicasterios es de locos. Cómo es posible que todo el mundo piense igual? Pues porque hay una teología férrea de la que no te puedes mover. Pensamiento único. Y además avalado por el espíritu Santo de una u otra forma. Miren, así no hay manera. O sea. Imposible.

    Fin.

    Ssssshhhhhhh.

  • carmen

    Pues como no sé qué es la curia romana he entrado en la Wiki.

    O sea, no se lo pueden ni imaginar. No se les ocurra entrar, menuda angustia me ha dado, uf. Eso no lo mueve nadie. La de sueldos que se pagan. La de personas opinando . A ver, el grado de complejidad me ha recordado el de la teoría de cuerdas , esa de los universos paralelos y que te hace pensar, bueno, no sé física teórica pero esto sencillamente es imposible.   Pues igual.

    Y quieren que un Papa pueda con eso? La única salida que veo es que haga una reforma y luego, actuar. Porque eso sí es reformable, he leído un montón de reformas de Papas. Pues que haga una y luego, zas. Porque tal y como está, vamos , me parece una broma lo de los obispos.

    En fin. Probablemente es que mi cabeza limitadica no me da para entender. Debe de ser eso.

    Y ya, me callo.

    Buen día.

  • carmen

    He llegado hasta ‘ todo lo que puede contar es con jesuitas clave’.

    Pues sí. Es un papa jesuita y cada día que pasa me da más lastimica. Pobre señor. Totalmente atrapado en un grupo de Poder al que él ha pertenecido libremente. En el que ingresó libremente. El que le ayudó a llegar hasta el papado. Quería en realidad en arzobispo Bergloglio llegar al Papado? Quizás no.

    No lo sé. No sé nada. Salvo que me da cada día que pasa más lastimica. Creo que fue un buen obispo, y en este momento no entro en cuando era superior de los jesuitas. Él sabrá. La verdad solamente la sabe él. Me refiero a sus motivaciones y a su actuación como tal. No juzgo. Ya no.

    Que tiene una visión conservadora de la iglesia?  A ver, pertenece un  grupo de Poder de los  más fuertes  dentro de la iglesia. No puede no ser conservador a nivel eclesial, cuando ejerce de Papa. A nivel personal? Seguro que le gustaría que la iglesia fuese otra. Y a casi todos. A nivel personal. No sé si en realidad puede hacer algo o lo vuelven loco todos los que le rodean. No lo sé.

    Lo veo ya como en edad de jubilación. Para encontrarse con él mismo, y si lo desea, hacer balance personal de su vida. Pero sin que nadie de diga lo bien o lo mal que lo ha hecho. Sino él mismo con él mismo.

    Yo qué sé. Esta lucha es para gente joven y con esa fuerza de la juventud. A lo mejor es que me siento mayor Porque la edad cronológica solamente es el número de años que has dado vueltas alrededor del sol. Hay cosas mucho más importantes.. A lo mejor es que La Institución de la iglesia me da lo mismo y que en realidad me importan las personas. Ya no llego a más. Una abuela total. A lo mejor a La Iglesia le interesa más ser abuela que madre o  Esposa de Cristo. Esa sí que es buena.

    Sí. Me estoy haciendo muy mayor.

Deja un comentario