INFORMACIÓN Y FORMULARIOS INGRESOS YA: -Trasferencia a ES26 2100 7344 7313 0021 2801 -Bizum a 34-609 51 08 62
  • A  A  A  

Otros temas

Autores

Archivo de entradas

6548 Artículos. - 101914 Comentarios.

He sido víctima de una conjura 

Michel Aupetit, médico ordenado sacerdote a los 44 años y arzobispo de París desde 2018 a 2021.

¿Fué precipitada la aceptación de la renuncia del Arzobispo de París, mientras Francisco viajaba a Chipre y Grecia? Muchos opinamos que sí, como lo fue también la drástica destitución como cardenal de Mons. Becciu, por hechos de financias aún pendientes de juicio. ¡Ay, esos arrebatos de Francisco que a veces aplastan a personas! Y no vale que Aupetit tuviera tendencias derechistas cercanas al Opus. Aún peor. Oigamos a Aupetit. AD.  

Por Christel Brigaudeau, Robin Korda et Marie-Christine Tabet –

Le Parisien – Le 13 décembre 2021 à 21h10

EXCLUSIVA. El arzobispo de París, cuya dimisión fue aceptada por el Papa el 2 de diciembre, ha hablado por primera vez sobre los rumores del romance del que es objeto. Ha anunciado que presentará una denuncia contra Paris Match, que publicó fotos suyas con la teóloga Laetitia Calmeyn el 8 de diciembre.

Pensábamos que nos encontraríamos con un hombre derrumbado. Es un hombre con alzacuello romano de voz profunda y decidida quien abre el lunes la puerta del vasto despacho parisino de su abogado. Apenas le tiemblan las manos cuando habla de los rumores que le han costado su puesto, uno de los más destacados de la Iglesia francesa. El arzobispo emérito de París, convertido en un simple clérigo contraataca.

Cruz pectoral de plata en su camisa negra, defiende su amistad con la Laetizia Calmeyn. Recuerda su balance de cuatro años de crisis sucesivas: el incendio de la catedral de Notre-Dame, el escándalo de la pederastia en la Iglesia, la gestión de la Covid, y ahora el asunto que ha provocado su dimisión.

Paris Match publicó el 8 de diciembre fotos suyas con una destacada teóloga belga, Laetitia Calmeyn, profesora del Colegio de loss Bernardinos y virgen consagrada. ¿Tiene una relación amorosa con ella?

Obispo AUPETIT. No. No tiene nada que ver con una relación amorosa o sexual. Es una amistad. A nivel personal y espiritual, estamos en la misma onda. Es una bellísima persona, mucho más inteligente que yo, que me ayuda mucho a pensar. Laetitia Calmeyn es muy delicada. Me parece despreciable que se la difame.

Desde hace quince días, circulan rumores sobre su vida amorosa. En este contexto, ¿no fueron un poco miopes cuando salieron a pasear juntos por el bosque de Meudon?

Conozco bien este bosque porque viví junto a él cuando era niño. Decidí dar un paseo para recargar las pilas. Laetitia me envió un mensaje para decirme que acababa de terminar un curso en los Bernardinos. Le contesté: “Puedes acompañarme si quieres. Toma el metro y te espero al final de la línea. La recogí, encontramos un pequeño bistró para comer y luego fuimos a dar un paseo por el bosque. ¡Qué barbaridad! Si no puedes comer con un amigo sin que un paparazzi te haga fotos, ¿qué clase de mundo es éste?

¿Está considerando la posibilidad de un juicio?

Sí, mi abogado, Jean Reinhart, está redactando una demanda por difamación. No puedo aceptar que mi silencio se interprete como una admisión de culpabilidad.

¿No ha puesto en peligro a su amiga colocándola de esa manera destacada a su lado?

¿Conoce  la primera fraternidad? Es la historia de dos hermanos Abel y Caín. Los celos llevan a Caín al asesinato. En los Bernardinos, Laetitia Calmeyn no es la única con responsabilidades. ¿Por qué es la única que está siendo atacada? Probablemente porque tengo una gran sintonía espiritual con ella.

¿Hasta el punto de estar bajo su influencia?

No, en absoluto. Hay una relación de gran libertad entre nosotros. No estamos en una relación de dependencia.

Algunos piden su dimisión…

¿Quién? ¡Detractores anónimos que sin duda son muy valientes! Ni el director de las Bernardas ni el superior del seminario lo pidieron. Saben lo que ha aportado a la institución. Yo la apoyo, pero ahora no tengo poder. Siempre he sido fiel en la amistad. Esto es sin duda un gran defecto.

Sus problemas comenzaron el 22 de noviembre, cuando Le Point reveló la existencia de un correo electrónico equívoco de 2012 entre usted y una mujer. En ese momento, usted era vicario general…

No se trataba de Laetitia Calmeyn, aún no la conocía. Era una persona que, como suele ocurrir cuando se es sacerdote o médico, se encariña con uno porque sufre de soledad. Me escribía todos los días. Yo le respondí a un correo y mi secretaria pudo leerlo, ya que compartíamos el mismo buzón de correo electrónico. No hubo ninguna aventura. Una vez esta persona tuvo un dolor de espalda. Le di un masaje para aliviarla. Le recuerdo que soy médico.

¿Ocultó este episodio al Papa?

No, no he mentido al Papa. Era perfectamente consciente de ello. Hace unos años, informé de esto a mis superiores. Realmente no hay nada nuevo en este asunto. Pero su exhibición pública podría haber puesto en dificultades a quien gobierna la diócesis.

El Papa Francisco, durante una rueda de prensa, habló de “caricias” y “masajes” dados a una secretaria…

Creo que él ha mezclado los hechos sucedidos. Mi pobre secretaria no tuvo nada que ver. Conozco bien a su marido y a su familia. De hecho, bauticé a sus nietos.

¿Esperaba que el Papa aceptara su dimisión?

Si me lo hubiera pedido, habría capeado el temporal. Era capaz de hacerlo. Supongo que pensó que la situación podría debilitar a la diócesis.

¿Se siente víctima de una conjura?

Sí.

¿De dónde procede?

Me han señalado personas o redes que se enfadaron conmigo y que actuaron. Pero no tengo pruebas. Le he pedido a Dios que no pusiera amargura en mi corazón y he rezado por los que querían hacerme daño. Si entro en el juego de la culpa, ya no estoy en el Evangelio.

¿Se arrepiente de haber tomado decisiones impopulares?

No tomo ninguna decisión solo. Ya sea la sustitución del director del liceo Saint-Jean de Passy (París XVI), o el cierre del centro pastoral Saint-Merry (París IV), siempre he actuado consultándolo con mis Consejos. Pero soy yo, como obispo, el que debe asumir la responsabilidad, aunque sea para sufrir el rencor.

Dos de sus hombres de confianza, los vicarios generales Alexis Leproux y Benoist de Sinety, dimitieron con seis meses de diferencia. ¿Por qué han dimitido?

El vicario general es un cargo difícil, yo lo fui durante siete años. Hace falta mucha abnegación porque estás al servicio de todos sin estar en ningún sitio. Es mucho más gratificante ser sacerdote en una parroquia. No nos peleamos, pero Covid nos separó. Nos veíamos con menos frecuencia, había menos connivencia y sintonía.

¿Le entristeció la ausencia de altos cargos de la Iglesia en su misa de despedida del 10 de diciembre en la iglesia de San Sulpicio?

El cardenal Vingt-Trois estaba muy cansado. El obispo Eric Aumônier (encargado de las obras de Notre-Dame) debía venir, pero se equivocó de hora. Me llamó por teléfono al día siguiente para disculparse. Todos los demás estaban allí. He recibido cientos de cartas de mis hermanos obispos, sacerdotes, diáconos y fieles de a pie, expresando su afecto. Eso me ha hecho sentir mejor. No soy tan odiado como parece.

Este caso ha reabierto el debate sobre el celibato de los sacerdotes. Los pastores están casados, pero eso no les impide ejercer su ministerio…

Esta cuestión pertenece a toda la Iglesia. Las misiones del sacerdote y del pastor son diferentes. El primero entrega su vida a Cristo, comunica la gracia de Dios, el segundo tiene una tarea comunitaria. Cuando me levanto por la mañana, rezo al Espíritu Santo. Confío mi vida al Señor cada día, que es el sentido del celibato.

Usted ya ha hablado de sus propias luchas a la hora de abrazar la vida religiosa. En este caso, ¿está usted herido por esta tensión?

Desde que era un niño, siempre he querido formar una familia. Pero no estoy desgarrado en absoluto. Ya no lo estoy. Me esforcé antes de entrar en el seminario. Cuando escuché la llamada de Dios, fue a la vez una alegría increíble y una angustia terrible. Caí de rodillas en mi comedor y dije: “Hágase tu voluntad”. Es una sensación increíble. Es una alegría que nunca me ha abandonado desde entonces. Sabía que no sería fácil. La prueba…

¿Qué va a hacer ahora?

No tengo una idea clara. Seguiré sirviendo a Cristo y a mis hermanos. Soy libre. Dentro de dos semanas, voy a ir a caminar por las montañas con la Asociación para la Amistad, que reúne a jóvenes trabajadores y gente de la calle. Se suponía que debía encontrarles un lugar donde alojarse, pero al final han sido ellos quienes me han acogido.

¿Está usted magullado?

Cuando leí el artículo de Le Point, [en este artículo del 8 de diciembre, aparece el vídeo de 1:20 min. tomado el lunes 6 y publicado por Paris Match. NdAtrio], del me sentó muy mal. Pero desde que presenté mi dimisión, estoy en paz.

 

4 comentarios

  • mª pilar

    ¡Gracias Oscar!

    Cuanta razón hay en estas palabras de Jerónimo Podestá:

    “Ex-obispo, por la gracia del Vaticano y el silencio del papa”

    Como ha callado este papa, ante las injusticias y silencios recibidos de la entidad, que debía protegerlos como la madre que dice ser.

    Muchos han guardado silencio ante las barbaridades hechas por ellos…y ellas…y han sacado los cuchillos afilados en contra de personas sanas, buenas, viviendo el verdadero Mensaje de Jesús.

    Gracias Oscar, me siento muy dolida.

  • oscar varela

    Hola!

    49 años ha:

    ………………

     
    México, 2 de febrero de 1979
    Al Sr. Cardenal Aloisios Lordcheider
    Presidente de la Asamblea del CELAM
    Puebla
     
    Como Obispo de la Iglesia quiero hacer llegar a Ud. – y por su intermedio a la Asamblea de los Obispos- un saludo fraterno junto con mis mejores votos para que la Asamblea de Puebla encauce vigorosamente a la Iglesia Latinoamericana en una acción eficaz para la promoción del hombre y de la Justicia según el ideal del Evangelio.
     
    He querido seguir de cerca los trabajos y entre tantos temas importantísimos que serán tratados he sentido la necesidad de hacerle llegar algunas reflexiones sobre un tema particular. Si lo que digo no fuese novedad para muchos, estas líneas serán igualmente oportunas si con ellas llegara al corazón y a la conciencia sacerdotal de los señores Obispos. (…)
     
    Más que ideas quiero aportar un testimonio que no quiere ser anónimo; Voy hacia los 59 años y llevo casi 34 de sacerdote.
     
    Durante estos años he tratado de luchar siempre por una Iglesia más evangélica, por una sociedad más justa y más humana y para apresurar la eclosión del Hombre Nuevo y he podido experimentar las vejaciones y persecuciones que sufren los sacerdotes sancionados o simplemente marginados por la Iglesia.
     
    Por esto quiero llamar la atención de los Señores Obispos sobre la situación de tantos sacerdotes alejados del ministerio sacerdotal y que saben lo que es el dolor de vivir marginados por la Institución Eclesiástica, la cual los abandona después de descalificarlos arrojando una sombra moral sobre sus personas. (Por supuesto que hay excepciones, que hay “razones” explicativas y que hay responsabilidades que deben asumir quienes se alejaron, pero todo eso no invalida lo dicho). Prefiero hablar de los “marginados por la Institución” para evitar el equívoco de quienes hablan de los que están “adentro“ y los que están “afuera” para referirse a los marginados o sancionados y a los cristianos que disienten con la Jerarquía, aunque estén empeñados en una lucha cristiana.
     
    Ninguno de ellos está fuera de la Iglesia ni quiere estarlo, a pesar de que muchos se han cuestionado su Fe. No se los puede acusar de haber abandonado la Iglesia. Tampoco se pueden calificar con ligereza los motivos de su decisión y menos aún, atribuirla con maligna generalización a una crisis o flaqueza moral.
     
    Los sacerdotes que conozco que en estos años han dejado el ministerio, lo han hecho por una razón de honestidad y coherencia, o sea para dar unidad en sus vidas en lo humano y en lo social-ideológico. Por lo general tomaron su decisión después de un generoso esfuerzo por lograr su identidad humana y sacerdotal dentro de la Institución. Muchos se agotaron en la lucha para que la Iglesia pudiera responder a los desafíos de la Historia en los diversos planos-social, cultural y político- y no encontraron la debida comprensión a sus conflictos.
     
    Los juicios falsos, las acusaciones sórdidas, el temor y la agresividad, las sospechas, desconfianzas y pequeñeces, -cuando no actitudes verdaderamente malignas y sucias con que se ha tratado a estos sacerdotes- constituyen una verdadera injusticia y vejación.
     
    Ante esta realidad muchos optaron radicalmente por apartarse y alejarse de toda vida eclesial, en un intento generalmente infructuoso de sacudir un estigma que los alcanza y perjudica aún en la vida civil.
    (…)
     
    Algunos sacerdotes prefirieron ignorar las leyes canónicas por considerarlas vejatorias y además como testimonio de que no entendían renunciar al sacerdocio. Muchos otros cumplieron las exigencias canónicas para quedar en paz con la Iglesia y pudieron consagrar externamente la unión de su pareja con el Sacramento del Matrimonio. Pero aún así no pudieron evitar el sufrimiento de la marginación, la vejación de sentirse aislados y menospreciados y la opresión de verse juzgados y rechazados. Su situación en las orillas de la vida eclesial es evidente: casi ninguno de ellos es tenido en cuenta para nada a pesar de ser elementos valiosos y algunos de ellos notables especialistas, que siguen manifestándose públicamente como cristianos. (…)
     
    El Papa Juan Pablo II habló en su visita a México del doble aspecto de la Iglesia: como conjunto de creyentes que hacen y construyen la Iglesia; y como Comunidad Eclesial que a modo de Madre engendra en la Fe a sus hijos fieles.
     
    El grupo de que hablamos constituye la Iglesia y por eso debemos decir que la Iglesia es su Madre, pero en la práctica se tiene la impresión de que la Institución Eclesiástica es para ellos una dura madrastra.
     
    El Papa declaró en México, para la Iglesia y para el hombre, libertad, amor y justicia. Estos sacerdotes y cristianos marginados reclaman lo mismo del Papa y de los Obispos. Ellos constituyen una verdadera “Iglesia del silencio” sujeta a la opresión. Con ella no se cumple ni con el amor, ni con un sano pluralismo, ni se le aplica un sentir ecuménico. Peor aún, no parece representar una preocupación pastoral para la Jerarquía. Podría decirse también que es una Iglesia de la catacumba, que espera el reconocimiento eclesial, no para una salida triunfalista, sino para poder ofrecer su valioso aporte.
     
    +Jerónimo Podestá
    Ex Obispo de Avellaneda
    ——————————-
    No tuvo de parte del Papa ninguna respuesta, ni s

  • carmen

    Pues sí.
    Como se descuide en vez de encontrarnos en una estrella nos vamos a encontrar en un círculo del infierno. Me han dicho mis amigos los demonios rojos que hay un montón de gente interesante.
    Veremos.

  • Alberto Revuelta Lucerga

    El problema del Pontífice es el absolutismo monarquico e imperial del que no se ha desprendido. Zapatos de cura de parroquia y sotana de dril, visitar a los desgraciados y apoyarlos frente a los ricos de este mundo, condenar las guerras y el comercio de personas, son valores morales y humanos que sin duda ostenta y practica este señor Papa. En el interior de la organización eclesiástica funcionarial continúa  vigorosamente erguido el superior provincial jesuita que exige obediencia perinde ac cadaver. En ese tenebroso y terrible mundo de los pasillos del poder ordenado de la Iglesia Romana no hay más ley que la personal del heredero del emperador Tiberio. Por ejemplo el representante papal , un arzobispo sin feligreses del cuerpo de nuncios, llamado Gabrielle Caccia que es observador permanente en las Naciones Unidas, en una intervención el 22 de octubre pasado en el Palazzo di Vetro en Nueva York exigió que se garantice en los procesos judiciales “la presunción e di inncenza, il principio de legalitá e il diritto al dovuto proceso, tras le altere cose, devono espere rispettati”. Pero sin proceso alguno y en virtud de Santa obediencia el Papa expulsó a la gehena al cardenal Becciu, sin respeto a la presunción de inocencia e le altere cose que pretende exigir a los políticos y dirigentes laicos de la ONU. Y con la misma hipocresía y doblez nombra jueces a dedo para el tribunal de justicia dependiente de su poder único e irresponsable ya que la sede apostólica a nemine iudicatur. Otro tanto ha ocurrido por lo que sabe con la aceptación de la dimisión del arzobispo emérito de Paris. ¿Que clase de juicio o audiencia previa se ha realizado por jueces independientes y oídas las partes para consentir sin enrojecerse que el Papa en un avión hable de una secretaría cual si fuera una de las cortesanas de Alejandro VI o de las barraganas episcopales que vestidas con capa pluvial desfilaban en las procesiones de algunos príncipes obispos en Alemania el siglo XIV?. Pero ¿que clase de respeto a las mujeres demuestra esa verborrea aparentemente simpática?. Otro tanto puede decirse del modo de llevar el proceso del caso del edificio de Londres que fue autorizado por el secretario de Estado, cardenal Parolin y en el que el propio Papa recibió a Tozi. La vergonzosa papolatria que los medios católicos no cerriles y algunos de la política arrimada al sol que más calienta, y de fieles y clero que lo mismo aplaudían a Juan Pablo II abrazando al pederastia e infame fundador de los Legionarios de Cristo (¡se Cristo vedese!, SCV, matricula  de los vehículos de la Santa Sede), que aplauden ahora a los nenes quitando el solideo al señor Papa reinante, es solo una foto de lo malísimamente mal que andamos los miembros e hijos dela Santa Madre Iglesia, entre los cuales estoy y me siento. Benedicto XVI tiene textos sobre la conciencia individual como norma de libertad espiritual que conviene leer y practicar. Amar a Dios es incompatible con actuar perinde ac cadaver, porque nacimos contingente libres y no esclavos, como recordaba Pablo de Tarso.

Deja un comentario