• A  A  A  

Otros temas

Autores

Archivo de entradas

6067 Artículos. - 96319 Comentarios.

Riccardi comenta la llamada del papa tras el Angelus

El Papa durante la vigilia de oración por Siria el 7 septiembre 2013

También a mí me llamó la atención la seriedad con la que el Papa hizo el domingo pasado una invitación a intensificar el ayuno y la oración. Me suenan esas invitaciones a milagrería y evasiones espiritualistas. Pero Andrea Riccardi y la comunidad de Sant’Egidio son de los que se acercan a las víctimas de catástrofes y guerras, metiéndose en el barro . Por eso acojo con mucho respeto este comentario a esa llamada papal, como acojo los rosarios de Alberto, aunque yo (por ahora) no los reces. AD. 

Afganistán, Riccardi: el ayuno y la oración que pide el Papa, “rebelarse” contra la guerra

El fundador de Sant’Egidio comentó el llamamiento lanzado por Francisco durante el Ángelus a los creyentes y por el país herido por los atentados y la huida de civiles: “Se reza demasiado poco por la paz en las iglesias. Si los pequeños grupos pueden sembrar el terror, los pequeños grupos pueden sembrar la paz”.
Salvatore Cernuzio – Ciudad del Vaticano. Vatican News.

“Hago un llamamiento a todos para que intensifiquen la oración y practiquen el ayuno. Oración y ayuno, oración y penitencia, este es el momento de hacerlo. Lo digo en serio, intensificar la oración y practicar el ayuno, pidiendo al Señor misericordia y perdón”.

Con la mirada puesta en el drama de Afganistán, herido por los recientes atentados y la huida desesperada de cientos de personas, Francisco, desde el Palacio Apostólico para el rezo del Ángelus y desde la ventana virtual y aún más amplia de su cuenta de Twitter @Pontifex, volvió a pedir a los fieles del mundo que se reúnan en oración y ayunen. Ya en otras ocasiones durante su pontificado, ante tragedias humanitarias, el Papa ha pedido este tipo de “acción” por parte de los fieles.

Lo hizo el 7 de septiembre de 2013, cuando en la Plaza de San Pedro reunió a miles de personas, católicas y no católicas, para rezar, con antorchas y banderas, por la atormentada Siria, al borde de una posible guerra feroz, tras el ataque a civiles con gas venenoso. Con igual vigor, Francisco había pedido en 2017 rezar y ayunar por Sudán del Sur y la República Democrática del Congo, azotados por el hambre, la explotación, la emigración y la violencia. Se ha celebrado una gran vigilia en la Basílica Vaticana, acompañada de marchas y manifestaciones. En ese momento, el Papa invitó a los cristianos de otras Iglesias y a los seguidores de otras religiones a unirse al evento, “de la manera que consideren más apropiada, pero todos juntos”.

La misma fórmula se utilizó para invitar a los hermanos de otras confesiones a la gran jornada por el Líbano, convocada para el 4 de septiembre de 2020, cuando el mundo luchaba por recuperarse de la devastadora primera oleada de la pandemia del Covid y, exactamente un mes antes, había asistido atónito a la devastadora explosión en el puerto de Beirut.

Riccardi: deberíamos rezar un Rosario diario por los países en guerra

También en esa ocasión, el Papa pidió oración y ayuno. Dos prácticas que podrían parecer -incluso a los ojos de algunos de los mismos creyentes- obsoletas o anacrónicas ante el mar de necesidades que provienen de estos territorios desgarrados en sus bases sociales y políticas. “Pero rezar y ayunar no son en absoluto prácticas anacrónicas, y mucho menos espiritualistas”, dice Andrea Riccardi, fundador de la Comunidad de Sant’Egidio, comentando la iniciativa del Pontífice con Vatican News. “Por el contrario, creo que rezamos demasiado poco por la paz en nuestras iglesias. Los domingos apenas escuchamos oraciones por Afganistán o, por ejemplo, por el norte de Mozambique con 800.000 refugiados, o por tantas guerras olvidadas. Rezamos poco por la paz, mientras que deberíamos tener en nuestras manos cada día un Rosario con los nombres de todos los países en guerra para rezar por ellos. La oración es una fuerza. Giorgio La Pira decía: Creo en el poder histórico de la oración. Aquí, la oración, en cierta medida, se convierte en la forma de proteger a los que no pueden ser protegidos, confiándolos a la mano paternal de Dios”.

Entrevista con Andrea Riccardi

No es la primera vez que el Papa, ante tragedias humanitarias, llama a los creyentes y a otras personas a reunirse en oración universal. En estas situaciones de emergencia, en las que el trabajo a realizar es enorme, ¿por qué, en su opinión, la urgencia de lanzar estas -por así decirlo- “maratones” de oración y ayuno?

Ante guerras lejanas, ante situaciones que no sabemos cómo resolver, parece que no podemos hacer nada, se crea una sensación de impotencia, y entonces de la sensación de impotencia surge la indiferencia. Lo que el Papa llamó en su discurso sobre Lampedusa una “globalización de la indiferencia”. En el mundo global, de hecho, lo vemos todo, nos llegan imágenes y noticias de todo, pero luego nos quedamos indiferentes porque sentimos que no podemos hacer nada: ¿qué puedo hacer yo, un pequeño hombre o mujer, frente a Afganistán si los propios Estados Unidos no saben qué hacer? En cambio, creo que, en este mundo global, cada hombre y cada mujer pueden hacer algo. Si los pequeños grupos pueden sembrar el terror, los pequeños grupos pueden sembrar la paz. Y pueden hacerlo a través de la oración que, junto con el ayuno, que también es desprendimiento de la vida cotidiana, es una “revuelta” contra la guerra, así como una invocación al Señor, el Señor de la historia, para que abra caminos de paz y suscite, a través de su espíritu, la buena voluntad de los hombres, de los poderosos, de las instituciones.

El Papa siempre ha invitado a hermanos y hermanas de otras confesiones religiosas a unirse a él. ¿Qué valor pueden tener estas iniciativas del Papa para los no católicos?

Estuve presente en Bari en el encuentro por la paz en julio de 2018 con los patriarcas y jefes de las Iglesias de Oriente Medio y lo que me llamó mucho la atención, porque el Papa invitó a los cristianos a la unidad de la oración. Una imagen puramente evangélica. El acuerdo entre “hermanos” puede mover, puede abrir una historia de paz. Karl Barth, un teólogo protestante, nada fácil para el intimismo religioso, solía decir que nuestra oración puede cambiar la voluntad de Dios, dirigir la historia de la que Dios es Señor de una manera nueva. Por supuesto, esto implica a todos los creyentes, incluso a los de otras religiones, porque la paz es un valor de todas las religiones. La paz es el nombre de Dios: lo es en el catolicismo, en el islam, en las religiones orientales o, si pienso en el gran patrimonio común como los salmos, en el judaísmo. Es el Espíritu de Asís, la invitación a la oración por la paz, ese avance revolucionario y decisivo introducido en 1986 por Juan Pablo II: rezar juntos por los demás, no contra los demás.

Ayer por la mañana fue recibido en audiencia privada por el Papa. ¿Hablaron de la situación en Afganistán? ¿Compartió el Papa alguna preocupación o pensamiento con usted?

El Papa está profundamente preocupado por Afganistán, sigue la situación día a día, pero no ha abandonado el sueño y la visión -y ya hemos hablado de ello- de construir un nuevo mundo postcovid, en el que la solidaridad social vaya de la mano de la solidaridad internacional. Fratelli Tutti es la Carta Magna y el espíritu con el que se construye esta sociedad postcovid.

Vivimos con demasiadas emociones ligadas a las noticias, olvidando a menudo que estamos realmente en una fase histórica de grandes cambios, en la que urge construir un mundo diferente al anterior. Y ahora nos enfrentamos a un drama como el de Afganistán, que exige una solidaridad espiritual y concreta en la acogida. Preguntémonos: ¿qué tipo de sociedad queremos construir? ¿Las sociedades de los muros y el miedo o las sociedades de la esperanza y la acogida? Esperanza y acogida que se alimentan de la oración. Porque rezar nos hace audaces y también capaces de pensar en nuevas fórmulas de convivencia.

40 comentarios

  • Román Díaz Ayala

    La más primitiva literatura cristiana, no canónica, se inaugura  sin duda con  la Doctrina de los doce Apóstoles (la Didaché, que pronunciamos Didajé), un manual  para uso de algún catequista y que bien pudo ser contemporáneo de los escritos del Nuevo Testamento. Esa es su antigüedad, y que haya sido venerado en los siglos primeros de la Iglesia. Era un manual para instrucción de los catecúmenos.

    En la Didaché se recomiendan el ayuno y la oración, prácticas  venerables durante siglos en la vida religiosa de Israel con las que Jesús nos instruyó (ver Evangelios) llenándolas con el vino nuevo del espíritu evangélico.

    La novedad  de arranque en el libro de Los Hechos de los Apóstoles con el que Lucas da continuidad a su Evangelio radica en que Jesús “se les presentó, dándoles pruebas de que vivía, dejándose ver de ellos durante cuarenta días y hablándoles del Reino de Dios”.

    Una vez “levantado a lo alto”, se dice que “todos ellos perseveraban en la oración, con un mismo espíritu, en compañía de algunas mujeres, de María, la madre de Jesús y sus hermanos”. (Hechos 1,14)

    Y así el libro de Lucas nos narra los orígenes cristianos donde abundan los ejemplos de la oración continua recomendada por Jesús (Mateo 6 ) y que él practicaba.

    Una oración de petición en la mayoría de las veces, dada la naturaleza del Reino, que es de Dios, viene de arriba, siendo la comunidad de creyentes cooperadora de la gracia.

    • Carmen

      Me canso. De verdad. Me canso muchisimo.
      Has salido por una tangente. Una circunferencia tiene infinitas tangentes por donde salir.
      Me canso.
      Muchisimo.
      Allá vosotros.
      Si no me gusta la iglesia, qué hago pidiendo que se reforme? Además, menuda palabra, Reforma. Pues vendrá otra Contrarreforma porque la historia se suele repetir. Y qué sucedió? Pues que la iglesia católica se hizo más intransigente. Y eso es lo que va a suceder.
      Y qué pinto yo en todo esto? Si es que mi mundo es otro…
      En fin

      • M.Luisa

        ¿Te das cuenta querida Carmen que la cosa no es tan sencilla? A mí no solo me encanta leer a Jaume Patuel, sino que convengo con él en gran medida. De espontáneo  me es sumamente fácil ir asentando con la cabeza mientras lo leo, pero, con todo,  lo que no suele decirse  es ¿Cómo  se llega  en medio de una selva, (en el mejor sentido de la palabra)  a tal grado de simplicidad?   Llevo 20 años en este foro,      entré después de haber vivido hasta el momento de la forma más sencilla que te puedas imaginar,  felizmente y  sin  ropajes de ninguna clase hasta que   un gran muro  ideológico tuve que  hacerle frente y combatirlo  y este camino desde luego no es recto ni fácil  está plagado de obstáculos. He recorrido pues este maremagno de callejones sin salidas   con la esperanza de lograr   a volver a vivir  mi vida como antes  de tal manera que cualquier  opinión desestabilizadora como esta última no me altera en absoluto

        • Carmen

          Sencillamente, me canso
          Nadie dice que nada sea fácil
          Me canso. Porque en el fondo esto no es asunto mío. No me gusta la iglesia. Creo que ha sido una manipulación tremenda de los evangelios. Entonces, qué hago en estas discusiones? En el fondo , fondo creo que las cosas han sido como han sido y esto no hay quien lo mueva .
          En realidad mi lucha acabó hace cuatro años. Ya no tengo que colaborar en la educación de nadie. Todas esas contradicciones ya no me afectan. Allá cada cual.
          Hice lo que pude, lo que supe, andando siempre por el filo de la navaja porque trabajaba en un centro religioso y me hervía la sangre cuando al tratar temas en clase de ciencias con niños y niñas que empiezan a pensar y hablan y preguntan y dialogan entre ellos bajo mi mirada asesina para que no se saltaran los turnos. Los centros son un reflejo de la sociedad. Había opiniones para todos los gustos. Pero siempre, casi siempre, los niños y niñas que tenían una actitud crítica acababan diciendo: bueno… bajaban la mirada y callaban. Como adultos. Se daban cuenta de que es imposible.

          Pero eso pasó. Ya no tengo que hacer encaje de bolillos. Que cada cual siga su curso. Y si alguien piensa que mis críos, esos que bajaban la mirada van a considerarse católicos o van a creer en todas estas cosas raras de la teología, lo tienen claro.
          Y ellos son ya el presente y sin duda el futuro.

          Estoy absurdamente en paz conmigo misma respecto a este asunto. Ya te digo, hice lo que puede, lo que supe. Y sin una sola queja de Padres ni madres. Conseguí algo? Probablemente no. Sencillamente escuché y ni una sola recriminación, como hay dios lo estoy diciendo. Ni a unos ni a otros. Pobres criaturas. Pobres cristianos, pobres todos.

          Así que creo que ha llegado el momento de hablar aquí sobre cualquier cosa que me apetezca menos de la iglesia. La iglesia católica es como es. Ella sabrá.

          Y esto es lo que pienso.

  • Román Díaz Ayala

    El presente artículo en menos de dos días provocó más de treinta comentarios y habría podido pasar de manera rutinaria por su contenido, donde no contiene nada que no fuese imprevisible en cuanto a la llamada del papa a la oración y el ayuno por una causa determinada, y por el encarecimiento de Andrea Riccardi para cumplimentar esta petición que hace a los miembros y simpatizantes de la Comunidad de San Egidio, que son muchísimos a no ser que se estén descuidando de no orar en el ejercicio de las “buenas obras”, u “obras de justicias”, por las que este movimiento es muy reconocido.

    También puede ser por la reseña introductoria de este medio. “..la invitación al ayuno y la oración “me suenan esas invitaciones a milagrería y evasiones espiritualistas…”

    En un anterior artículo sobre Grep Epstein y también en su introducción, leíamos :”Pero lo que se debate aquí es la posibilidad de un cristianismo sin Theos (= sin Dios a quien invocar)”

    “Pero rezar y ayunar no son en absoluto prácticas anacrónicas y mucho menos espiritualistas”, dice Andrea Riccardi.

    La actitud negacionista de la oración me hace pensar en paralelo con otra actitud que se está manifestando en los grupos y círculos  del protestantismo en España y también en Hispanoamérica, y por influencia en grupos católicos. “Para ser cristianos no necesitamos ninguna religión, ni denominación cristiana para seguir a Cristo, para llegar a nuestro Padre celestial. Jesús es nuestro camino a seguir. Es tener una relación personal con Jesús para llegar al Padre.”

    Lo anterior es la llave que abre las puertas de las sectas a muchos católicos que se están pasando al protestantismo en América.

    ¿Qué hay de Jesús y la oración? “Toda la gente se estaba bautizando. Jesús, ya bautizado, se hallaba en oración, cuando se abrió el cielo, bajó sobre él el Espíritu Santo en forma corporal, como una paloma, y llegó un voz del cielo : “Tú eres mi hijo; hoy te he engendrado”.

    La oración de Jesús es un tema recurrente de los Evangelios y predilecto en Lucas.

    Jesús ora a solas durante las noches. Mateo 14,23 : “Inmediatamente obligó a los discípulos a subir a la barca y a ir por delante de él a la otra orilla, mientras él despedía a la gente. Después de despedir a la gente subió al monte a solas para orar.  – Marcos 1,35: De madrugada, cuando todavía estaba muy oscuro, se levantó, salió a un lugar solitario; y allí se puso a hacer oración.

    Enseña a los discípulos a orar, . El Padre Nuestro tienen en Mateos 7 peticiones y 5 en Lucas. Nos insta a orar y pedir, en muchísimos pasajes y hasta con parábolas, señal de que también instaba a la multitud. Oraba particularmente con sus discípulos, y en ocasiones muy importante se hacía acompañar de Pedro, Santiago y Juan.

    El Dios cristiano es el Dios de Jesús, por eso le llamamos Padre. Le vemos orar solo o acompañado de discípulos,  en El bautismo ( Lucas 3,21) En las comidas dando gracias ( Mateo 14,19 y 15,36)en la Última Cena (Mateo 26,26-27). Cuando elige a los Doce y los  llama “apóstoles” (enviados – Lucas 6,12) Antes de la confesión de Cesarea ( Lucas 9,18) En la Transfiguración (Lucas 9,28) En el huerto la noche del prendimiento (Mateo 26,36-44). Luego en la cruz y cuando ora por sus verdugos (Mateo 27,45;Lucas 23,46; Luces 23,34). Ora por Pedro (Lucas 22,36) Por sus discípulos y por quienes vendrán después ( Juan 17, 9-24)

    Jesús rogó por sí mismo :  Mateo 26,39; Juan 17,1-5; Hebreos 5,7

    Ahí están sus ejemplos y el testimonio de que por medio de sus enseñanzas nos ha infundido tanto la necesidad y el modo de orar y de saber a quién nos dirigimos.

    • Carmen

      Aquí en realidad se habla de la oración de petición. Y de lo que plantea el Papa de oraciones comunitarias y rezos generalizados del Rosario como respuesta a, pues a los problemas en general y en particular al de Afganistán.

      La oración, de la que hablaba Jesús, para mí es otra historia. Habla de orar en soledad o en grupos pequeñicos. No como demostración de fuerza del cristianismo, entre otras cosas porque a Jesús de Nazaret, que lo registren. Él no habló jamás de Cristo.
      Lo que aquí , al menos es lo que he entendido, se plantea si tiene o no sentido la oración de petición. Y tienes razón. Hay mucho en esa disputa. Mucho. Al final de todo lo que se está cuestionando es el tipo de Dios en el que creemos. A ti eso no se te pasa por alto. A mí, tampoco.
      Un abrazo.

      Y si me permites una sugerencia, olvídate del protestantismo. Esa es otra historia. Empezó como una cuestión teológica y sirvió de excusa para las guerras en Europa.
      Los tiempos han cambiado. Este movimiento o como le quieras llamar no ha partido de teølogos, en absoluto. Su origen está en los laicos que sin saber una palabra de teología, empezamos a abandonar. Y entonces se analizan las causas. Y cada teólogo llega a unas conclusiones. Hay quienes piensan que es necesario un replanteamiento en profundidad y hay quienes piensan que la iglesia es lo que es y punto.
      En la época de Lutero y demás , el origen del conflicto partió de arriba. Ahora ha partido de abajo. Nada que ver una cosa con la otra, aunque se compartan ideas. Pero las ideas las verbalizan los teølogos. Nosotros y nosotras, sencillamente nos vamos.
      Y luego están los grupos de base que presentan batalla y personas ingenuas que esperan que el diálogo y sobre todo en que se escuche la voz de los que no contamos, sirva para algo.
      Realmente lo que somos es unos románticos.
      Pues bueno.
      Me gustan las causas perdidas.
      Otro abrazo.

  • Carmen

    Dicen que en las familias no se debe de hablar ni de política ni de religión, para no liarla. Quizás tengan razón. No sé. Personalmente creo que el Papa en esto ha estado absolutamente correcto. Es un hombre inteligente y con muchas historias vividas.

    Tengo un cuñado que, en fin, no me habla mucho. Bueno, ni poco. Y de alguna manera creo que la cosa se destapó abiertamente por mi manera de actuar. No ya de hablar, sino de actuar. Estábamos en un chiringuito en la playa y dijo que Hitler no era fascista, eso al final de la conversación. Y, claro. No sé cómo decir. Me levanté y fui a un pilar de esos de acero blanco que sostienen el tablacho , era lo más parecido a una pared , y empecé a darme coscorrones contra él. La gente se tronchaba. A él no le hizo gracia, pero ninguna. María del Carmen, por favor, me decían mi hermana y mi cuñado.

    Fue divertido, pero creo que un poco de razón tenían. Y ya después, todo se fue  complicando. Porque sentido del humor, como que no tienen mucho y…

    Con esto quiero decir que sería estupendo si midiésemos un poco las palabras. Somos un grupo muy gracioso y ya tenemos bastante con la religión. Nada más que nos faltaba entrar en temas políticos de esos que nos llegan al alma.

    Sencillamente cuento mi experiencia.

     

    • Alberto Revuelta

      Le quedó chichón?, o solo hematoma?. Se puede ir a ver el pilarico donde se incrustó Hitler?. Buenas noches, por cierto hoy es san Nonoson, que fue abad. Me recuerda a un hombre que vendía en la feria delos Alcázares unos muñequicos con un tambor y soplando la trompetilla y tirando del hilico tocaban el tambor. !!!!Nenes a un real con agujerico y don Nicanor toca el tambor!!!! . Píde el realico a tu madre, bonico!

      • Carmen

        Señor Revuelta, no venga por aquí. Quédese con su recuerdo de los alcázares y de todo el mar menor, tal y como era.
        Sigue estando precioso. Todos los años lo veo unos días. Pero ya no es igual. Lo miras con otros ojos porque sabes lo que hay .
        En Murcia hay una liada tremenda. A ver si sirve de algo. Como soy un poco , bastante tonta, estoy segura de que capacidad de reacción, de respuesta tiene el ecosistema. Un par de décadas y como nuevo, pero claro, hay que tener voluntad. Es un problema muy complejo. Hay muchísimos intereses económicos. Como en todo. Como siempre.
        Pero a usted nada ni nadie le va a quitar el recuerdo de su niñez y adolescencia. Eso tienen los recuerdos.
        Son pura magia.
        Un abrazo.

    • Isabel

      Lo tuyo es mucho y no me refiero al chichón.

    • Carmen

      Ay, dios mío.
      Qué cosas pasan.
      Es que ya era imposible razonar.
      Pues sí que luego me dolió la cabeza, sí.
      Ayyyyy, dios…

  • M.Luisa

    En todo este asunto ayer se produjo una contrapartida a juzgar por la entrevista  que en radio COPE  le hizo al  papa Francisco. Ya se sabe que esta emisora al pertenecer a la Conferencia Episcopal Española  es conservadora y ultra católica, lo cual hizo que en cierto momento el entrevistador   probara de conducirlo hacia la descalificación del independentismo catalán con una pregunta capciosa:  “Ha habido algunas fractures, el referéndum en Cataluña llevó a una situación delicada y usted ha dicho que el soberanismo era una opción que siempre acababa mal. Qué actitud piensa que tenemos que tomar ante un planteamiento de ruptura?” a lo cual el Papa respondió

      “Se tiene que mirar la historia. Ha habido casos de independencia en países de Europa, y hay que están en proceso. Miráis Kosovo y toda esta zona que se va rehaciendo. Son hechos históricos que se caracterizan por una serie de particularidades. En el caso de España, sois los españoles quienes tenéis que juzgar. Pero, por mí, el hecho más clave en este momento en cualquier país que tiene este tipo de problemas es preguntarles  si se han reconciliado con la historia propia. No sé si España lo está del todo, sobre todo con la del siglo pasado. Si no lo está, creo que tiene que dar un paso de reconciliación. Esto no quiere decir claudicar de sus posiciones, sino entrar en un proceso de diálogo y sobre todo huir de las ideologías, que son las que lo impiden. ‘Unidad nacional’ es una expresión fascinante, es cierto. La unidad nacional. Pero nunca se hará sin la reconciliación básica de los pueblos. Y creo que, cualquier gobierno, sea del signo que sea, se tiene que hacer cargo y mirar de salir adelante como hermanos y no como enemigos, al menos con este inconsciente deshonesto que me hace juzgar el otro como enemigo histórico.”  

    ¡¡Le salió el tiro por la culata  al capcioso periodista  pues a lo mejor tenía aún presente en la memoria cuando tiempo atrás fue Cañizares quien dijo “recemos, recemos todos para que Cataluña no sea nunca un país independiente”

    Se ve la diferencia ¿no? Pero tampoco es aceptable  llevar la ambigüedad a nuestra conveniencia, como hace el papa y llevarnos a la confusión. 

    • Isabel

      No será tan ambiguo cuando has traído este texto por considerarlo favorable a tu ideología nacionalista separatista. Claro que, eso de pedir menos ideología solo es válido para la ideología del otro..

      Kosovo lo voy a dejar, al menos por el momento. Pero que el Papa lo ponga como ejemplo de normalización de un proceso independentista, eso sí que es grave, y no que nos diga que recemos.

      • M.Luisa

         
        La entrevista la he citado en primer lugar porque refuerza mi comentario de inicio en el que decía que hay que arremangarse   y en este caso lo ha de hacer el gobierno español para reconocer  nuestra historia más reciente  y situar de entrada las cosas en su sitio. 

        Y en segundo lugar, lo que dice el papa en la entrevista  es justo  lo contrario que hizo Cañizares al grito ¡hay que rezar! Saliendo en primera portada periodística del momento.

        Y no te confundas Isabel querer decidir la forma de  ser de tu país esto nunca se le podrá llamar ideología.

        • M.Luisa

          …es precisamente la esencia de la democracia!

          • Isabel

            Sobre todo por su historia reciente, el independentismo catalán no está legitimado para hablar de la esencia de la democracia.

        • Isabel

          Vuestra historia como la de Kosovo, un territorio que jamás fue otra cosa que Serbia.

          Pero, el problema es rezar o que se haga por la unidad de España y no por la independencia como sabes tú bien que hacen obispos y curas catalanes de todas las parroquias? Porque si el Papa es contrario a lo de Cañizares, también será a lo de los otros, digo yo.

          Así que si de lo que se trata es de “huir de las ideologías”, dialogar como hermanos (no como superiores y “africanos” y “andaluces vagos”) mirar por el bien común y juzgar todos los españoles (incluidos los catalanes) nuestras peculiaridades y todos (incluidos los catalanes) decidir, aplicaos el cuento, que tenéis mucha tarea por delante.

  • Carmen

    No entiendo muchas veces lo que dice María Luisa porque habla en un lenguaje críptico para mí, pero este comentario lo he entendido perfectamente.

    Si eres cristiano, eres cristiano y no puedes no creer en la oración de petición. Al menos eso es lo que me dice mi cabeza. Pero ya digo, soy una persona que cae en la contradicción con frecuencia. Y me alegra saber que no soy la única. Porque es imposible mayor contradicción que una persona que cree en el Dios de Jesús y que Jesús es el mismo Dios y sin embargo decir que no tiene sentido orar pidiendo el favor de Dios. También es posible que no haya entendido nada.

    De ahí el rebote que cogí, uno de los más grandes que recuerdo, cuando oí decir a todo un teólogo católico: reza, reza…nadie te va a escuchar…

    Hace poco en Atrio se publicó un artículo que hablaba de este tipo de oración , como si hubiera caído en desgracia. Recuerdo que pensé, no sé si lo llegué a escribir: esto es el colmo ya. Ahora van a decir a los cristianos que no se vale pedir  nada a Dios. Los van a volver locos.

    Esto  se viene leyendo hace años. Tiene que haber una razón teológica y creo que es la infinita providencia. Él sabe. Hace lo mejor. No pidas nada. Acepta su voluntad. De todas formas no te va a hacer caso…está última frase no creo que la digan con mucha frecuencia, pero la oí. Y claro…algo dije.

    Creo que es eso. Estamos en manos de Dios. Él sabe. Pero claro, pasan tantísimas cosas que una persona o muchas nos planteamos, seguro que sabe?

    Hace muchos años que decidí que en esos momentos de profunda desesperación e impotencia, solamente pienso: por favor, dame fuerza . No sé a quién o qué se lo dirijo.

    Pero claro. Yo no creo en el Dios de Jesús. Lo que no sé es si quienes mantienen esta postura ante la oración de petición creen el el Dios de Jesús a pues juntillas. O como me dijo Isabel el otro día: nadie cree del todo. Es posible que sea eso. Pero claro, es una contradicción enorme.

    Cómo no voy a entender una contradicción si soy una contradicción andante? La entiendo perfectamente. Pero me suena a querer arreglar una teja del tejado por donde se cuela el agua y así solucionar la gotera. Pero claro, no sé de teología.

    En fin.

    • M.Luisa

      No es cuestión de lenguaje críptico, Carmen,  sino solo de anteponer para las cuestiones que aquí se tratan la realidad al ser porque tradicionalmente se ha partido  del ente  y por lo que se ve ahora aquí atrae más partir de la realidad es decir con los pies en el suelo. Por tanto lo difícil no es el lenguaje, sino el hecho de tener que invertir los términos.

      • Carmen

        Es que creo que los invertí hace tiempo.
        Entiendo que no entiendas que tú lenguaje es difícil para mí. Pero te prometo que lo es.
        Un saludo.

        • M.Luisa

          Bien tú puedes creerlo, pero de hecho no lo haces, tienes que adaptar de alguna forma el modo como expresas esta inversión que dices ya has hecho. Que esto no es así es fácil de ver  si consideramos el larguísimo  tiempo que has invertido discutiendo con el amigo Santiago pues él  sí  habla desde el ente, pero tú aunque con mucha fuerza, todo hay que decirlo,   solo desde tu propia subjetividad  razón por la cual se ha hecho interminable.

        • Carmen

          Pues estamos encantados los dos. Al menos por mi parte. Y apuesto lo que sea que por la suya también.
          No , no hablo desde un ente. Ves? No te entiendo lo que quieres decir. Entiendo que te aburra mi conversación con Santiago. Pero la encuentro fascinante. Precisamente lo que más me fascina de todo es lo que perdura en el tiempo.
          También entiendo que resulte aburrido. Ya le dije una vez que nos habían llamado la atención. Y procuro no decirle nada. Pero a veces no lo puedo remediar y algo le cuento o le discuto.
          Si Antonio nos dice: ya está bien, santa palabra, pero últimamente no creo que sea para tanto. No sé.
          Efectivamente. Es interminable. Espero que siga siéndolo. A ratitos, para no cansar.

          • Carmen

            Si. Desde mi subjetividad , sin duda, y desde la observación durante muchos muchos años de las personas que me rodean. Sin duda también. Y he llegado a conclusiones que expongo. Posiblemente llenas de errores. Pero es una voz que aquí se oye de gente como mi persona, que hay a montones. Y esa es la causa por la que la iglesia está en crisis. Los fieles ya no se consideran tales.
            En fin
            Opiniones

          • M.Luisa

            No, Carmen, en el ejemplo que te he puesto en mi réplica  no hablo ni de cansancio ni de aburrimiento, te he expuesto el caso más próximo a ti y que mejor puedes comprender pues aunque haya significado algo fascinante y ¡ojo!, tal vez no solo  para vosotros,  convendrás conmigo que alguna finalidad real se busca  cuando se inicia un debate o una discusión de tanta envergadura. Por tanto, y en fin, quiero  aclararte  que  ni me he referido a cansancio ni aburrimiento   y si esta ha sido tu interpretación  entonces  tu misma   puedes concluir en  que cuando hablas de no entender lo sustentas   en algo mucho más primario (primero en orden, es decir, en interpretación)  que en el críptico lenguaje de referencia.

            Abrazos y dejémoslo aquí si te parece bien.

          • Carmen

            Abrazos.
            Y sí, para mí la palabra interminable me suena pues a algo muy largo en el tiempo que puede hacerse pesado.
            La finalidad suya está clarísima, exponer su pensamiento y defensa a ultranza de la teología actual y de la iglesia como organización.
            La mía ha sido justo la contraria, él sabe muchisimo y yo no. Pero me ha dado la oportunidad de decir lo que pienso al tratar de rebatirlo. Cosa imposible. A eso es a lo que hemos jugado los dos.
            Para mí superinteresante. No todo el mundo tiene esa santa paciencia y esa corrección. Y mira que le he dicho cosas.
            Y eso ha sido todo

            Lo dejamos

    • Isabel

      Carmen, yo no digo nadie cree del todo, sino que en las certezas de fe (no solo religiosa) siempre cabe alguna duda.

  • M.Luisa

    El tema de la oración de petición y el dilema que genera ha salido aquí repetidas veces y guarda relación con el debate abierto últimamente sobre la concepción teísta o no teísta  dependiendo  de si una o la otra.

    ¡No se puede estar nadando  entre dos aguas! Por un lado ya sabemos  que la cabra tira al monte y por tanto  en la ausencia de dudas  que presenta la opción teísta  la oración de petición puede hacer un buen papel, pero si la opción es la otra hará falta arremangarse  y ponerse a trabajar para hacer de este   mundo, un mundo  mejor.

    • Isabel

      La opción teísta no está exenta de dudas.
      Leyendo comentarios cualquiera creería que el Papa ha dicho, rezad, que eso lo soluciona todo.
      Este planteamiento de dos opciones como excluyentes entre sí no es tal, más bien se complementan, salvo para quienes consideran que los humanos por nosotros mismos somos capaces de solucionar los males del mundo.

      • M.Luisa

        Naturalmente que la opción teísta no está exenta de dudas, pero estas al igual que sucede en la opción no teísta la persona no las  dilucirá sin responsabilizarse directamente con sus acciones frente a toda realidad.

        Precisamente, Isabel, es esto lo que no las hace excluyentes y en donde tanto teístas y no teístas  pueden encontrarse.  Sin embargo este incentivo del rezo, este estímulo, sin esta previa reflexión    es lo que hace a mi modo de ver que esa experiencia se desconozca por completo.

  • Santiago

    Tengo mucho respeto para los que piensen lo contrario. Pero es mi opinión que nos alejaríamos del cristianismo evangélico  si no creyéramos en la oración de petición. Y en este punto Francisco se encuentra siguiendo la pura praxis de la Iglesia y el contenido del Evangelio.

    Toda la vida de Cristo fue una constante oración. Y El mismo pidió al Padre que le librara del suplicio de la Cruz que fue Su Cáliz doloroso y Redentor. Pero Su Voluntad estuvo en sincronía perfecta  con la de Su Padre pues también le pidió que se hiciera solamente la Voluntad de El.

    Y preguntado Jesús como debemos orar nos ofrece El mismo las peticiones del Padre Nuestro, empezando por “que Tu nombre sea santo” y terminando con “mas líbranos del Maligno” que quizás en otro estilo literario todos conocemos. Y Jesús mismo -según los testigos de Su Vida- recomienda “pedir” ….porque se “os dará”

    Por eso, no hay nada extraño en “pedir” puesto que estamos hablando de la libertad en la que fuimos creados y nuestra contingencia..e imperfección, ya que ni siquiera pudimos venir “por nosotros” mismos a esta existencia…y en esta nuestra impotencia innata siempre tenemos que pedir para poder sobrevivir empezando por nuestra infancia ¡Cuantas peticiones necesitamos los humanos, ya sean expresas o implícitas! Con mucha más razón Jesús nos invita a suplicar  la gracia de los dones espirituales y temporales pues nada es más apropiado a nuestra imperfección como el querer avanzar hacia lo mejor.

    Porque en el eterno presente divino toda petición es relevante y no está sujeta a nuestras cortas dimensiones,  y a nuestra breve vida y muy corta experiencia de sólo unos “añitos” que pasan rápido.

    Un saludo cordial

    Santiago Hernandez

     

  • Iñaki SS

    En esta petición de oración, como que  echo de menos una segunda parte… “con el mazo dando”.

    Sin lanzar piedra alguna contra nadie, porque seguramnete la primera tendría que ir contra mi cabezota, no puedo evitar hacerme alguna pregunta. ¿Realmente , la imperial Iglesia Católica Romana agota todas sus posibilidades de …”dar con el mazo”, a ras de tierra, haciéndose cargo de lo que es la realidad tangible, sin estar esperando que le saquen las castañas del fuego…desde las alturas?

    Lo digo sin acritud y entonando mi  “mea culpa”, con el compromiso de intentar aportar algún ganito de arena.

    Saludos a todos

  • Carmen

    Luego no había entendido mal. Cuando reces, hazlo en soledad. O algo así recuerdo. Y el señor Revuelta tiene un máster en esto de rezar.

    A veces dudo de lo que entiendo.

    Las oraciones comunitarias me gustan muchísimo cuando salen de lo profundo del alma de todas las personas. Es algo como mágico que se adueña del grupo en un momento determinado y por una causa o persona determinada. Pero eso de rezar así porque sí, no sé. Es como decir, vamos a convencer a dios. Cuantos más seamos, mejor. No sé yo eso.

    Y en cuanto a las procesiones, romerías y tal, para mí esa es otra historia. Creo, pienso, opino que a estas alturas se han convertido más en tradiciones culturales que una manifestación de fe. Que también. Habrá de todo entre el gentío.

    Echo de menos a un señor que es psicoanalista o algo así, una vez me dio la clave para entender. Por qué siento así cuando en la catedral sonó el himno real en honor a la virgen de la Fuensanta? Porque estás viendo a tu madre, más o menos me contestó.

    Pues eso pasa. Cuando participas en una romería, ves desfilar una procesión, te vienen a la cabeza tantísimos recuerdos bonitos de tu infancia, de tu familia, de tus amigos de entonces que te embarga un sentimiento maravilloso. Pero claro, si te quedas solamente en los collares de las vírgenes , pues claro, no tiene sentido. Y es cierto, eso empezó así, por devoción popular, o tal vez no y venía de tradiciones paganas. Sea como fuere , opino, creo, pienso que a día de hoy son tradiciones preciosas que a nadie hacen daño. Porque, en algo hay que creer. Y yo creo en la magia de los momentos.

    Y también creo en que las personas que rezan con toda su alma y ponen en ello toda su fe, algo bueno hará . Digo , no sé. Por eso no rezo, por respeto a las personas que tienen fe. Que haberlas, hailas.

  • Alberto Revuelta

    Por alusiones. Hace 55 millones de años hubo una catástrofe climática debida al aumento de la temperatura del mercurio. Lo han averiguado ahora un grupo internacional de científicos. No había seres vivos de especies protegidas no había ningún listo para ver al Eterno. Sus leyes fiscoquimicas se cumplían inexorablemente. Voluntantem Dei siempre impleri. Era la tesis de mi examen de Teodicea en Salamanca. Ya habíamos gente para ver al Eterno, aunque Boff no anunciaba catástrofes como las del dichoso Mercurio. Entre medias nació nuestro Señor de una doncella desposada con un hombre llamado Jose. Aconsejo orar en silencio y en su cuarto de cada cual con la puerta cerrada. Tenía un Dios y pidió que quienes sintieran la suavidad de su yugo y la ligereza de su carga, hicieran otro tanto porque cabía la posibilidad que el creador de los algorritmos encontrará a una viuda sin abogado que pudiera dar la paliza al juez sin miedo a Dios y sin vergüenza a los hombres. Bueno, servidor ha sido educado en esa fe y ha seguido a ese caballero a quien lee a diario. Y no le ha ido malamente. !viva Maria, viva el rosario…..

  • mª pilar

    Rezar, ayunar…¿a donde nos lleva esto?

    ¿No sería más provechoso participar de todas las maneras posibles en acoger a los desplazados con todos los medios a nuestro alcance?

    La fuerza del gran Misterio que nos envuelve:

    ¡La llevamos dentro!

    Y lo que no hagamos cada persona por la justicia y el bien común:

    ¡Se quedará sin hacer!

    Porque al “Dios” que se le reza…no hará nada que esté en nuestras manos:

    ¡Dadles vosotros de comer!

    Somos sus manos, su corazón, sus deseos se cumplirán, cuando los seres humanos hagamos todo lo que esté en nuestras manos.

    Podemos rezar y rezar, que nadie se levantará de la esclavitud que padezca, si no ve un camino realizable para si.

    Las personas somos la sal…que será nuestra entrega total… manejando el arado por los surcos donde está la semilla sembrada; el fruto, dependerá de cada cual.

    Dios no es santero, ni tapa agujeros, ni dador de favores, según las velas o las oraciones que hagamos.

    El gran Misterio que cada ser lleva dentro como don:

    Crecerá dependiendo de nuestra acción, sea esta cual sea necesaria en cada caso.

    Esa es mi mirada, y estoy con Ana, en cuanto comenta en esta entrada.

  • Isabel

    Grian A. Cutanda:
    “Entramos en el quinto día de ayuno, dentro de la campaña de Extinction Rebellion Global Earth Fast, Ayuno Global por la Tierra, en la que cientos de rebeldes climáticos de 25 países hemos dejado de alimentarnos como una forma de acción directa no-violenta para exigir Asambleas Ciudadanas frente a la INACCIÓN de los gobiernos contra el cambio climático.”
    ¡Anda! ¡Proponiendo ayuno como el Papa!

    ¿O el Papa como Extinction Rebellion?

    ¿No será el Papa un activista infiltrado en el Vaticano?

  • ana rodrigo

    Recemos, “pidamos a Dios”, práctica muy, muy arraigada en los creyentes, creo, que de todas las religiones. El mismo Bergoglio, la primeras y casi la únicas palabras siendo ya Papa, fueron recen, por mí.

    Partiendo de mi profundo respeto a quienes tienen esa costumbre y esa fe, yo voy a dar mi opinión, esperando no molestar a nadie.

    La tradición de que Dios interviene selectivamente en la historia, viene de lejos. Dios eligió a un pueblo, a uno, y luchó hasta en guerras a favor del mismo. Castigando a los enemigos, desde las plagas de Egipto, hasta ahogarlos en el mar Rojo; después le dio el maná en el desierto, les abrió el mar para que pasaran y ahogó a los que lo perseguían, y, como digo, en todas las guerras que Israel tuvo que hacer para ocupar la tierra que Dios le había prometido, allí actuaba Dios a su favor para echar a otros pueblos que habitaban dichas tierras. Estos relatos se leen como palabra de Dios en la noche pascual. E Israel ha echado a los palestinos porque ocupaban la tierra que Dios les había prometido y dado. ¿También les ha ayudado Dios? Eso ocurre ahora mismo. ¡¡Horror!!

    Lo mismo que ocurre ahora mismo la devoción a santos, vírgenes y cristos para que nos concedan lo que les pedimos.

    Pero por encima de todas estas costumbres está el silencio de Dios, con excepción de los milagros que se le atribuyen a personas que están en proceso de beatificación.

    Yo creo que la oración de petición tiene un efecto sicológico personal y colectivo, ya que nuestros anhelos más profundos sobre el bien, activan en nuestro interior la acción personal, no que venga alguien de fuera a resolver el problema.

    El mal campa a sus anchas en todos los Afganistán del mundo, el mal siempre ha estado presente en el mundo y nadie nos viene a librarnos de él por muchos billones de Padre nuestros que hemos rezado pidiendo que nos libre del mal. Hagamos lo que esté en nuestras manos para hacer el bien y luchar contra el mal.

    Paz para tod@s

  • Carmen

    A mí me parece genial que la gente rece, si lo hacen con fe, eso malo no puede ser. Es como cuando pienso: por favor, por favor, por favor… No sé ni a quién ni a qué se lo dirijo. Pues si crees que todo un dios te escucha, pues menuda suerte. No sé.

    Pero, maratones de oración? Uf. Pero no había que hacerlo en soledad y cuando nadie te viese? A lo mejor entendí mal. Es como decir: a todos juntos dios nos hará caso. Entonces, dios qué pide? Adoración? Pues no lo entiendo. Y además, se está luciendo últimamente. Por  eso separo en mi cabeza a Dios de los avatares de la vida. No tengo otra.

    No estés eternamente enojaaaaadooo, perdonanos señor.

    Madre mía y madre mía. Mi Dios es otro. Sí que le pido fuerza para encajar.

    Pero claro, que la manifestación pública del máximo dirigente de la iglesia católica frente al desastre en Afganistán sea: todos a rezar. Me parece una broma. Parece ser que Alá es más poderoso, al menos en Afganistán. Es un planteamiento de locos.

    Y lo del ayuno? Para qué? Para sufrir ? Eso sí que me rompe los esquemas. A ver si van a volver los cilicios…

    No sé. No entiendo nada.

    Pero bueno…

    Seguiré diciendo: por favor, por favor. Seguiré pudiendo fuerza para encajar y agradeciendo a todo aquel que rece para que me llegue. Contradicción? Posiblemente.  Las contradicciones son la gracia de la vida.

  • Gonzalo Haya

    Yo tampoco fomentaría la oración de petición; menos aún esperaría, como Barth, cambiar la voluntad de Dios.

    Sin embargo la oración de petición es la expresión, y la intensificación de un deseo. Expresar ese deseo lo intensifica; no expresarlo puede llevar fácilmente a la indiferencia. Indirectamente, si muchas personas, en muchos países, se unen para rezar, o ayunan, (o se manifiestan con pancartas y música), son un aldabonazo para los políticos que, por propio interés, se sentirán impulsados a procurar una solución. Quizás también pueda aducirse en favor de la oración de petición que promueve una energía mental (no sé si le llaman estado alfa) que  influye en el equilibrio o desequilibrio social.

    Entonces ¿por qué no fomentaría la oración de petición? pues porque  estamos intentando salir de siglos que han convertido a Dios en un becerro de oro manejable con nuestras procesiones u holocaustos. Busquemos formas de exteriorizar nuestra com-pasión con el sufrimiento ajeno o de realizar acciones concretas para restablecer la justicia.

Responder a Carmen Cancelar comentario