• A  A  A  

Otros temas

Autores

Archivo de entradas

5963 Artículos. - 95052 Comentarios.

Las reformas de Francisco serán difíciles de revertir

 Aunque no sé si a alguien le interesará el que ayer se abriera un juicio penal contra un cardenal, yo sigo creyendo que van aumentando los hechos (no signitos) que Francisco va poniendo al fin de su pontificado. La revista más progresista del catolicismo estadounidense lo ve así. Y yo, personalmente, también. AD.

El enjuiciamiento del cardenal Becciu muestra que las reformas de Francisco serán difíciles de revertir

por Michael Sean Winters, NCR-National Catholic Reporter.

Hay un viejo dicho entre los jerarcas de la Iglesia Católica: Roma es conocida como la Ciudad Eterna porque se necesita una eternidad para lograr algo en la Curia del Vaticano. Sin embargo, ocho años después de su pontificado, la determinación del Papa Francisco de reformar la Curia está mostrando signos de éxito.

El periodista de investigación Jason Berry publicó ayer una inmersión profunda aquí en NCR sobre los problemas relacionados con el juicio del cardenal Giovanni Angelo Becciu. Ese juicio comenzó esta semana y es, en sí mismo, un evento notable.

A los cardenales no se les llama “príncipes de la Iglesia” por nada, y Becciu había adquirido más poder que la mayoría: en su papel anterior como sostituto en la Secretaría de Estado del Vaticano, funcionó como un jefe de gabinete de la Casa Blanca. Sobre el papel, ambos roles no parecen tan importantes como lo son, pero en la práctica, ambos sirven en puntos críticos de estrangulamiento para prácticamente todas las tomas de decisiones.

En pontificados anteriores, el sombrero de cardenal de Becciu habría sido suficiente para protegerlo del enjuiciamiento. Si, antes de Francisco, Becciu hubiera sido sorprendido haciendo algo ilegal o incluso terriblemente mal, podría haber sido enviado a un trabajo diferente, y se le hubiera otorgado una sinecura, de la misma manera en que el cardenal Bernard Law fue nombrado arcipreste de Santa Maria Maggiore después de su renuncia como arzobispo de Boston en 2002.

Ahora Becciu está en juicio. Todos los demás cardenales han recibido el mensaje: ser cardenal no lo protegerá de las consecuencias de sus propias acciones.

 En el juicio por malversación de fondos, los abogados defensores argumentan en contra de la jurisdicción del Vaticano

El juicio no es la única evidencia de los esfuerzos de Francisco por arrastrar a la Curia romana dando patadas y gritos al menos al siglo XX. La semana pasada, la Administración del Patrimonio de la Santa Sede (APSA) publicó no solo un informe fiscal para el Vaticano sino, por primera vez,  un listado de los inmuebles propiedad del Vaticano , más de 4.000 propiedades en Italia y otro 1.200 en el extranjero. La luz es enemiga de la corrupción.

Además de este nuevo nivel de transparencia sobre sus finanzas, también aprendimos cómo la iglesia navegó por la pandemia en su papel de terrateniente. Los alquileres se redujeron y aplazaron para ayudar a los inquilinos a sobrevivir a las consecuencias económicas de los cierres. El presidente de APSA, monseñor Nunzio Galantino, dijo que las reducciones dieron como resultado que las cuentas de la Santa Sede salieran en números rojos el año pasado, pero también “un resultado positivo en el sentido de que ha puesto de manifiesto la voluntad de ser y seguir siendo y comportarse” como una iglesia, ‘incluso en un momento de grave crisis para todos “.

Uno de los aspectos negativos del aumento de la participación de los laicos en la toma de decisiones eclesiales, al menos en los Estados Unidos, ha sido la introducción de MBA-think. Muchos obispos le dirán que sus consejeros laicos a menudo se quejan de las decisiones del obispo diciendo: “No se podría dirigir un negocio así”, y el obispo tiene que señalar que, después de todo, la iglesia no es un negocio.

Además de estos dos recientes y particulares signos de cambio en la forma de conducir del Vaticano, todos estamos esperando la publicación de Praedicate Evangelium , la constitución apostólica que remodelará la estructura del Vaticano . Será el resultado de una consulta sin precedentes y, con suerte, concretará algunos de los cambios de actitud que el Santo Padre ha buscado en sus esfuerzos por implementar más plenamente la visión del Concilio Vaticano II: menos clericalismo y secretismo, más sinodalidad y transparencia. . Podría llamar a estos diferentes esfuerzos la “reforma de la reforma” de Francisco.

El objetivo que busca Francisco no es simplemente un Vaticano menos plagado de intrigas, luchas internas y escándalos, sino un Vaticano que está modelando para la iglesia universal el impulso evangelizador que surge de una lectura del Evangelio.

El Papa no es un primitivista, sin duda. Busca exactamente el mismo tipo de reforma genuina de la que habló el Papa Benedicto XVI en su discurso a la Curia de 2005, a menudo mal citado  , que implica elementos de continuidad y discontinuidad con el pasado inmediato, recuperando las percepciones e inspiraciones de la iglesia primitiva mientras se enfrenta directamente los problemas de nuestro propio tiempo.

Los humanos somos criaturas de hábitos. Cuando se combina ese deseo humano de constancia con una fe arraigada en una tradición apostólica, se obtiene una organización que es necesaria, y a menudo útil, resistente al cambio.

Francisco comprende que para cambiar una subcultura arraigada como la de la Curia del Vaticano, es necesario cambiar los procedimientos y las políticas, a veces el personal, pero sobre todo, hay que cambiar de dirección: hacer que la organización avance hacia nuevos objetivos para los que su antiguo los hábitos y métodos no funcionarán, por lo que el personal se apropiará de los nuevos procedimientos.

En los últimos días, hemos visto evidencia de los cambios tectónicos que Francis ha estado poniendo en movimiento. Una vez en movimiento, será mucho más difícil dar marcha atrás.

Michael Sean Winters cubre el nexo entre religión y política para NCR.

5 comentarios

  • Santiago

    Es cierto que “la conciencia” es importante,  a tal punto,que vamos a ser juzgados “ en ella” y “por ella”. Sin embargo, nuestra conciencia NO es infalible. Podemos no estar en la verdad. Podemos “creer” que estamos en la verdad y sin embargo estar y permanecer en el error, ya sea “convencidos” totalmente o con serias “dudas”. En el caso de “las dudas” morales o de fe hemos de tratar de salir de ellas de alguna manera puesto que solo con “conciencia recta” convencidos es lícito obrar. Nunca podemos obrar “contra el dictamen de nuestra propia conciencia”. De ahí que siempre debemos saber y conocer lo que creemos. De otra manera, nos exponemos a caer en el error.

    En el caso del cristianismo es Cristo el que nos habla en el Evangelio y en Su Iglesia como norma objetiva. No basta mi subjetivismo. La FE es doble, y fue y es recibida por mi, y por tanto dada por Cristo objetivamente en lo que concedió a Su Iglesia y nos transmitieron Sus Apóstoles y además Cristo mismo me ilumina desde “dentro” de mi subjetivismo para que asienta a la Verdad que es El mismo.

    Por eso no basta recurrir a la conciencia sola si está erróneamente informada puesto que la Verdad de Cristo nos fue “dada” y “recibida” por nosotros.

    Es por eso que el Conc Vaticano II afirma que “cada cual tiene la obligación, y por consiguiente también el derecho de buscar la verdad en materia religiosa, a fin que, utilizando los medios adecuados, llegue a formarse rectos y verdaderos juicios de conciencia” Declaración sobre la libertad religiosa BAC 687 No 3

    Un saludo cordial

    Santiago Hernández

  • Santiago

    Todo es cambiable en la Iglesia en lo que es susceptible de cambio. Pero el deseo de Jesús fue “edificar” Su Iglesia con personas con “naturaleza” humana como la de El, para que pudiéramos también participar nosotros de Su naturaleza divina.

    Si retenemos el Evangelio no podremos cambiar el “mandato” de Jesús sobre el Amor a Dios y al prójimo, tampoco la “guarda” de los Mandamientos del Decálogo que El reafirmó y tampoco podremos cambiar y tergiversar el sentido de lo que es el mal moral o sea lo que constituye el pecado que va directamente contra la caridad de Dios, ni negar la sacramentalidad  de la Iglesia ya que Jesús es el centro de la Iglesia Eucaristía, la fuente de la gracia viva, donde desembocan todos los demás sacramentos que nos conducen a la salvación ya que la Iglesia misma es como “un sacramento” como dice el Concilio Vaticano II en el Capítulo 1 de la Constitución dogmática Lumen Gentium sobre el Misterio de la Iglesia.

    Por lo demás, se puede cambiar todo lo que oculta el Evangelio de Cristo como es la corrupción en toda su extensión en cuanto a la institución “humana”, el abuso de poder, la condescendencia con el poder “del mundo”, el defraudar la confianza de los fieles, el nepotismo, las medidas disciplinares que hacen odiosa a la religión, el no luchar por la verdad, el no salir a los errores doctrinales reafirmando la Verdad etc etc

    Volver al auténtico Evangelio ha sido el ideal que han perseguido los mártires y confesores -anónimos o no- que se han suscitado en la Iglesia de Jesucristo desde el siglo I hasta el siglo XXI. Hoy más que nunca necesitamos esta clase de testimonios que nos presenten lo que es vivir esa FE por la que la Iglesia siemprebse renueva y nos habla así de su dinámica perenne que es la fuente segura de salvación.

    Un saludo cordial

    Santiago Hernández

  • ana rodrigo

    Hay que ser valiente para intentar modificar determinadas piezas clave de lo que es el Vaticano que afectan a toda la Iglesia y también a su credibilidad. El VATICANO es el símbolo, de cara a la sociedad, de lo que ha llegado a ser la Iglesia católica, hija y heredera de un sencillo trabajador del pueblo, llamado Jesús (que no tenía dónde reclinar su cabeza), y de quienes recogieron su mensaje y vivieron en los primeros tiempos en sintonía con lo que habían vivido con él y lo que le habían contado del movimiento de Jesús.

    El camino que el Cristianismo emprendió a partir de Constantino y todo lo que ha venido después ha sido OTRA COSA que poco o nada tiene que ver con el mensaje de Jesús. Como dice Castillo, lo mejor que ha hecho la Iglesia ha sido conservar y hacernos llegar los Evangelios, la fuente a la que siempre podremos acudir para volver al punto de partida, con un mensaje universal en el tiempo y en el espacio.

    El poder, la ambición, la riqueza, las intrigas personales, los privilegios, el ostentoso y arcaico vestuario, los no menos ostentosos ritos que no mueven más que cualquier otra coreografía impresionante en esa, más que impresionante, basílica de san Pedro o cualquier majestuosa catedral, etc. etc., no se corresponden con lo que predican sobre la pobreza, la austeridad o los pobres, o lo que leemos del estilo de vida de Jesús.

    Creo que Francisco, como Papa va a dejar abiertas más de una puerta para la restauración de la Iglesia, pero no sé si va a ser suficiente, ya que la oposición tan furibunda que tiene dentro de su propia casa, le va a dar muchos quebraderos de cabeza.

  • Alberto Revuelta

    En la santa Iglesia casi todo es reversible, desde las casullas de brocado con doble color, hasta expulsar del colegio cardenalicio, sin juicio público, a un miembro del mismo por enamorarse de seminaristas y presbíteros en ejercicio. Monseñor Bettazi, emérito de Ivrea, de 98 años. Edad proyecta si las hay, ha dicho en una conferencia hace quince días que aún estamos en medio del vado para conseguir cumplimentar objetivos conciliares tras cincuenta y tantos años de avances, matizaciones, parones y reversiones. Donde estamos, guste o no, igual que estábamos antes, en y después del concilio es el el poder claro al que detenta TODO el poder sacramental, doctrinal, orgánico, operativo y económico de la organización funcional y funcionarían De la Iglesia. El para dimisionado, Benedicto XVI, acaba de decir a una publicación de Herder, contestando por escrito a un cuestionario meditado, que la institución funcional y el funcionariado es el problema primero de una actitud que aleja a las personas De la Iglesia. Dice muchas más cosas que deberíamos leer y meditar, antes de dar por descontado que los movimientos telúricos derivados de los deseos y contradicciones del papa reinante son irreversibles. La pretensión de utilizar la sagrada comunión para fomentar el trumpismo  por los jerarcas eclesiásticos USA y las posiciones de Burke, Muller, Sarah y decisiones aparentemente pro pontífice nostro Francisco, como las renuncias de Marx , muestran aspectos que son mucho más graves que el rito del misal de 1962. El control dictatorial de la comunión de los fieles por el clero ordenado es el verdadero punto de no retorno. Mientras Trento siga ejerciendo el único y amplio poder, todo es reversible. Salvo lo que las personas con fe en Cristo resucitado y, por tanto libres y no esclavos de papas, obispos de rito ambrosiano y párrocos del común, estamos haciendo hace años en silencio y en paz de clnciencia. Recomendación hecha, por cierto, hace muchos años por papa emérito al hablar de la  obediencia la propia conciencia

     

Deja un comentario