• A  A  A  

Otros temas

Autores

Archivo de entradas

5963 Artículos. - 95052 Comentarios.

Nathalie Becquart explica la sinodalidad

Nathalie Becquart en Roma, febrero 2021

Permitidme que hoy os invite a entrar en una oficina de Roma donde se está fraguando la asamblea de la Iglesia tal vez más importante desde el Vaticano II. El Sínodo del año 2023, al que precederá una reflexión mundial (como una encuesta global) a partir de octubre de 2021. Con la colaboración de todos en esos dos años de trabajo en todos los niveles, se puede llegar a reformas que todos estamos esperando. ¿Será todo de nuevo un bluff, una nueva incapacidad de Francisco para decidir? La sala de mando ya está en marcha. A la cabeza un reciente cardenal maltés, Mario Grech, de 64 años, bastante abierto. Y dos subsecretarios a la par, formando equipo: un agustino español de 59 años, Luis Marín San Martín, que fue ordenado obispo para ocupar ese cargo; y la javeriana francesa Nathalie Becquart, de 52, que no es obispa ni cardenal pero que imagino que va ser la impulsora real de este importante Sínodo de 2023. Escuchémosla. AD. 

En una larga entrevista en Alemania, la primera mujer subsecretaria del Sínodo de los Obispos dice que las decisiones de la Iglesia deben implicar escuchar a tantos católicos como sea posible.

Por Christa Pongratz-Lippitt | Austria | La Croix International

Nathalie Becquart, la hermana religiosa francesa que fue nombrada subsecretaria del Sínodo de los Obispos en febrero pasado, dice que los líderes de la Iglesia deben incluir una pluralidad de opiniones en los procesos de toma de decisiones para evitar respaldar una visión limitada del mundo.

La javeriana de 52 años es la primera mujer en ser nombrada para un puesto ejecutivo en la secretaría del Sínodo. Y cuando el Sínodo de los Obispos se celebre la próxima sesión plenaria en octubre de 2023, volverá a hacer historia al ser la primera mujer en votar en una reunión de este tipo. Becquart es muy consciente de lo simbólico que será para muchos católicos.

Pero en una entrevista de 12 páginas publicada por German Catholic Podcast Himmelklar , insistió en que si el proceso de toma de decisiones es verdaderamente sinodal, entonces la votación al final será “más o menos una formalidad”.

Una Iglesia en la que todos tienen voz

“En pocas palabras, sinodalidad significa caminar juntos por un camino común y ser una Iglesia itinerante en la que todos los bautizados trabajan juntos”, dijo.

La subsecretaria dijo que una Iglesia sinodal es aquella en la que todos tienen voz. Ella lo llamó una Iglesia inclusiva preocupada por las relaciones. Y explicó que la gente de la secretaría en Roma se ha esforzado por estar en contacto con tantos católicos diferentes como sea posible para escuchar realmente lo que tienen que decir. Ya se han concertado reuniones con conferencias episcopales y asociaciones católicas a nivel continental.

“El Papa Francisco ha dejado en claro que el próximo Sínodo debe ser el resultado de un proceso que emana de las raíces mismas de la Iglesia”, señaló. Lo más importante es prestar mucha atención a la diversidad.

La Iglesia es sinónimo de sinodalidad

Es por eso que la primera fase de preparación para la próxima asamblea del Sínodo está dedicada a recopilar opiniones a nivel diocesano. La reunión real en octubre de 2023 será el paso final después de que se hayan llevado a cabo las discusiones a nivel diocesano, nacional y continental.

La hermana Becquart dijo que la sinodalidad significaba trabajar juntos, escuchándose primero unos a otros y luego al Espíritu Santo. Al principio, dijo, la Iglesia era en realidad sinónimo de sinodalidad. La religiosa francesa señala que la Iglesia primitiva tomaba decisiones de forma sinodal y colegiada.

He aquí un resumen de los puntos que tarta en la entrevista de 12 páginas:

  • La dificultad es que la Iglesia es una realidad tanto humana como divina. Es, como dice el Concilio Vaticano II, el Cuerpo de Cristo, el Pueblo de Dios y el Templo del Espíritu Santo.
  • Eso la convierte en una organización especial y única. Por supuesto, tiene estructuras mundanas, pero no debemos limitarlo únicamente a la dimensión humana. Entonces se parecería a un parlamento, pero la Iglesia no es un parlamento.
  • Para comprender a la Iglesia en su dimensión global, no solo es necesario mirar la dimensión humana sino también la espiritual. La sinodalidad es un proceso espiritual. Debemos escuchar al Espíritu Santo y tratar de entender cómo debería ser la Iglesia de hoy.
  • El desafío es que la Iglesia no es una organización como las demás. Debe encontrar su propia forma de involucrar a todos los protagonistas a través de un proceso participativo que es un proceso espiritual.
  • Debe fomentar una gestión más colaborativa. La cuestión es discernir juntos y escucharnos unos a otros para descubrir la mejor manera de amar y servir a la gente.

Becquart lleva en las oficinas del secretariado del Sínodo de los Obispos con sede en Roma solo seis meses y durante este tiempo el clericalismo y el liderazgo dominado por hombres se han debatido acaloradamente.

Cuando se le preguntó si le resultaba difícil afirmarse como mujer en el Vaticano, dijo que cada vez más personas en la Iglesia se dan cuenta de lo urgente que es nombrar a más mujeres en todos los niveles.

La diversidad de opiniones es de suma importancia

Ella dijo que lo principal es que hombres y mujeres, ordenados y laicos, jóvenes y viejos trabajen juntos.

“Si siempre juntas a las mismas personas, obtienes una única visión del mundo”, dijo Becquart.

“La diversidad de opinión es muy importante. Si las mujeres participan en la toma de decisiones, hay más diversidad. Se escucha mejor si los que participan son personas diferentes con diferentes experiencias y nosotras (las mujeres) somos diferentes”, insistió.

Eso es lo que la Iglesia está aprendiendo en este momento, especialmente en la actual crisis eclesial que ha hecho que la gente sea tan consciente del clericalismo. Ahora es imperativo encontrar una forma de liderazgo colaborativo.

Becquart enfatizó que es importante que los tomadores de decisiones no se vean a sí mismos como un organismo separado sino como parte de la comunidad.

Dijo que la verdadera sinodalidad significa escucharse unos a otros incluso si, en última instancia, una persona tiene que asumir la responsabilidad exclusiva. “Hay una gran diferencia decidir decide solo o escuchar antes a la comunidad”, señaló.

Un comentario

  • Carmen

    Mucha suerte. Lo digo con toda mi alma. Creo que a lo mejor si los obispos se independizan de Roma. Si cada obispo es elegido por los católicos de su, no sé cuál es la palabra correcta, de su diócesis si esa es, y si es cierto que los católicos demandan una reforma en profundidad, me parece un paso importante. Aunque ya saben que no entiendo mucho de esto. No sé el funcionamiento de la iglesia. Es un misterio para mí.

    Lo que no entiendo bien es por qué dice Antonio si será otro bluff del Papa actual.  Decide él? Entonces?

    A mí el señor Bergoglio , si es que se escribe así, conforme pasa el tiempo y leo cosas, me da , a ver cómo lo digo, como más lastimica. No sé. Demasiada responsabilidad, demasiadas presiones…

    A lo mejor es porque no creo que el mismo Espíritu de Dios le hable al oído. Seguramente es eso . Le deseo mucha suerte y mucho acierto.

    Personalmente, seguiré a mí aire, pero estoy convencida de la influencia de la iglesia católica en la sociedad, al menos la española, a día de hoy. Así que , mucha suerte. Nos beneficiaría a todos.

    Dentro de unas décadas no sé el peso que tendrá o no tendrá, pero a día de hoy, creo que sí lo tiene.

    En fin.

     

Deja un comentario