• A  A  A  

Otros temas

Autores

Archivo de entradas

5797 Artículos. - 92854 Comentarios.

Reina de la hostelería

En ausencia de un artículo sobre la creciente crispación en Madrid y lo sucedido en la SER, que se ha colado en ATRIO por el hilo del editorial, valga este artículo de Iñaki, escrito con anterioridad, para continuar la discusión sobre polarización política, insultos y provocaciones. AD.

       La Mini-España de las camareras y los camareros, representada por el Madrid variopinto de la aristocracia del dinero y la buena gente resignada a sobrevivir con las migajas que caigan de sus mesas, está a punto de proclamar una nueva reina……si alguien no lo remedia. Vamos que, de momento al menos, las encuestas parecen predecir que la Isabelita Ayuso, solita o con un empujoncito de VOX, está a punto de llevarse el gato al agua, en la capital del reino.

       Hace bien poco no podíamos entender el éxito de un histriónico yanqui. Pues bien, ahora estamos conociendo de cerca el “trumpismo  made in Ayuso”, dispuesto a dar vida a una irresistible reina de la hostelería. ¡Vivir para ver! ¿Qué es lo curioso para un vasco? Pues, por ejemplo, el constatar que vaya a ser  su separatismo político irredento, azote del Gobierno de la nación, anclado en un liberalismo económico extremo y sumado a la manipulación de la palabra libertad, el soporte sólido desde  el que intenta escalar, imparablemente,  hacia la victoria.

       Poco puede hacer un vejete como yo, desde la distancia. Disculparme, de todos modos, que no me pueda resistir a la tentación de decirles, a los de las migajas, que no  se dejen engañar. La Sra. Ayuso y su cuadrilla son muy listillos. Hay muchas clases de libertad. Por ejemplo, la que defiende la américa republicana, cuando apoya ciegamente a la Asociación de Amigos del Rifle y la fabricación de toda clase de armas mortíferas. Claro que generan empleo y riqueza, pero también ayudan a llenar cementerios. El “ayusismo” es mucho menos truculento. A ella le va la Asociación de Amigos de la Tasca y el chiringuito financiero, magnífica cuna del… “que inventen otros”. ¡Así le va al país con este tipo de guías! Una pequeña observación adicional.  Como no se han preocupado demasiado, quizá, en facilitar a la gente humilde el acceso a una vivienda un poco más digna, defienden a capa y espada el mantener la hostelería abierta, para que puedan ir allí a olvidar sus penas ¿Qué  el Covid19 ataca con más virulencia, haciendo pagar a justos por pecadores? ¡Qué le vamos a hacer! El empleo es el empleo, caiga quien caiga.

        Pues no, toca espabilar. Nada de reinas ni de resignación y a pelear para no dejar pasar esta nueva ocasión. Que la suma de votos de las personas sensibles ante las desigualdades sociales, es decir, ante lo que es la auténtica distancia social entre ricos y exageradamente menos ricos, (no confundirla con la distancia sanitaria o higiénica para evitar los contagios), sea mayor a los votos de quienes manejan la mayoría del dinero.

4 comentarios

  • Carmen

    He contestado a la introducción de Antonio al artículo.

    Está en ambiente bonico….

    Iñaki. Tooooooda la razón.

    Un abrazo.

  • Carmen

    Es que a mí esto no me va, en absoluto.

    Cuando se nombra a personas para descalificarlas, me siento muy mal. Conmigo no cuenten para esto.

    Me encanta discutir con alguien que piense algo diametralmente opuesto  a lo que estoy defendiendo. Pero las ideas son ideas y las personas son personas. No me gusta pasar ese límite. En realidad no es un límite, como decía Conrand, es una zona de sombra, entras en ella sin darte  cuenta y sin saber ni cómo has cruzado al otro lado.

    No me va la crispación personal. A lo mejor no ven la diferencia, pero para mí es algo básico. Quizás porque en demasiadas ocasiones he experimentado como  al defender una postura he terminado sufriendo un ataque personal.

    Porque contestar sabemos todos. Ese es el problema. Acabamos enredados personalmente, que es justo lo que determinados sectores políticos están intentando. Está clarísimo. Y conmigo no van a contar.

    Buena tarde

    • Iñaki SS

      Hola Carmen
      Un placer charlar contigo.
      Con tu respuesta a Antonio me he sentido un poco interpelado, por haberme referido tan concretamente a IDA. (Si te soy sincero, creí que no lo publicaría). Al mismo tiempo, tu… tooooooda la razón, me ha desconcertado, otro poquito. Tomo nota de tus observaciones y te pido disculpas, si te he hecho sentirte muy mal. Desde luego no era esa mi intención. Echémosle un poco la culpa a este brutal secuestro provocado por la pandemia, que parece sumirmos en sombras tenebrosas.
      Un amistoso abrazo, seguro de tu perdón.

      • Carmen

        Que no, que no.
        Es que soy muy rápida contestando. Menos mal que luego me di cuenta.
        Le contesté a Antonio pensando en un rifirrafe que hubo en otro hilo. Nada que ver con tu artículo.

        Luego me di cuenta. De ahí el segundo comentario. Entiendo tu desconcierto. Me suele pasar a veces. Me hablan de una cosa y sigo pensando en otra. Y vuelvo loco al personal.

        Es cierto. Esta encerrona va a acabar conmigo.
        Para mí eres una de esas personas que nunca puede molestarme. En absoluto. Soy yo la que desconcierto. Sorry.
        Un abrazo

Deja un comentario