• A  A  A  

Otros temas

Autores

Archivo de entradas

6068 Artículos. - 96339 Comentarios.

Navidades de luto

De atrio en el fondo de una carpeta estaba olvidado este texto, dos meses antes de Navidad, esperando tal vez que la mano de nieve la sacara hoy a esta columna, donde suena aún más actual. Gracias, Iñaki. AD

Las cifras diarias de muertos  ensombrecen el panorama. Normal sentirse más bien pesimista, siendo  ya mayorcito, ante la agresividad con la que la pandemia acosa a casi todos, asaltando fulminantemente a los más vulnerables. En la práctica no da descanso porque, si no te atrapa, al menos te obliga a estar alerta y emplearte a fondo para esquivarla.

De todos modos hemos de reconocer que hay diferencias. No cabe duda de que las tremendas desigualdades sociales nos convierten, a unos y a otros, en más o menos privilegiados o más o menos víctimas, siendo estas últimas las más necesitadas de ayuda inaplazable, por urgente. Retumba en el ambiente un S.O.S que tendría que implicarnos a todos y a cada uno de nosotros, en la medida de nuestras posibilidades. Llegados a este punto y dadas las mencionadas urgencias,  suele surgir un debate entre dos conceptos que  siendo complementarios, a veces crean una cierta confusión, en cuanto a  la obligatoriedad o compromiso colectivo de erradicar los problemas: la beneficencia y la JUSTICIA.

Yo que en el fondo no me considero experto en nada, diría que la beneficencia está muy bien pero huele a moralina, a solidaridad individual, a compasión, etc.  Sería fantástico, por ejemplo, si llegara a  penetrar en la dura piel de los auténticamente ricos, adoradores del dinerito, permitiéndoles palpar la profunda felicidad que se dice puede proporcionar el DAR. Ni punto de  comparación, al parecer, con la efímera  derivada de la obsesión  por el TENER y acumular. Pero dejémonos de fantasías porque en la práctica, hasta ahora al menos, esta solución no pasa de ser un parche con un alcance muy limitado.

Cerrada esta puerta toca cambiar el rumbo. El combate contra las desigualdades sociales que tanto agudizan los males que causa la pandemia, nos lleva a clamar por la JUSTICIA, con mayúsculas, y esto indiscutiblemente implica a todos los poderes del Estado. El Ejecutivo, un Gobierno de coalición progresista, hoy liderado por Pedro Sánchez, ferozmente cuestionado por una oposición conservadora totalmente desnortada. El Legislativo, hoy un Parlamento, mayoritariamente progresista y muy plural en cuanto al sentir nacional de la ciudadanía. El Judicial, con un órgano rector, el Consejo General del Poder Judicial, de tendencia claramente conservadora,  que debería haber sido renovado hace dos años y sigue ahí saltándose la Constitución.

Menudo dolor de cabeza,  para un pueblo soberano condenado a esperar que estos poderes se pongan mínimamente de acuerdo, para salir del atolladero.  Las Navidades de luto 2020 ya nos han atropellado.  Esperemos al menos que nuestro calvario a lo largo del 2021 sea lo más leve posible.

12 comentarios

    • Iñaki SS

      Hola Oscar
      Bonito vídeo este de Madrid y Toledo vestidos de blanco, color de medio luto en mis tiempos jóvenes, mostrándonos como se divierten algunos en la nieve. La negrura está debajo de del temporal que mata de frio, hambre y desesperación. Habrá que consolarse con eso de …”año de nieves, año de bienes”. La pregunta del millón es..¿Para quien?. Esperemos que sea para el mayor número de personas.
      Un cordial saludo

  • Juan A. Vinagre Oviedo

    Comparto la reflexión de Iñaqui y los comentarios que le siguen. Solo añadir que si esta pandemia nos hace reflexionar sobre nuestra fragilidad y contener un poco nuestra suficiencia con una pequeña dosis de humildad, ya le sacaríamos algún provecho. Porque con un poco de humildad superaríamos nuestros egos y seríamos más solidarios, no nos apegaríamos tanto al tener y estaríamos más dispuestos a dar y a repartir mejor. La esencia de la caridad, más que aliviar, es contribuir a que cada uno viva sin apuros, responsablemente, y sin necesidad de mendigar, que humilla y hace sufrir…

    En este sentido podríamos mirar la Navidad como una invitación a renacer, a ser mejores personas, más solidarias… A cambiar el portal por una casita digna. Y a crecer en  la esperanza…, pese a tanras pandemias… como hay.

    • Iñaki SS

      Hola Juan A.V.
      Retengo palabras como caridad. mendigar, humilla,… porque suelo tener desacuerdos, tanto con mi esposa como con algunos amigos, en relación a mi posicionamiento ante la mendicidad callejera.
      Cuando salgo a la calle me suelo tropezar, más o menos, con media docena de mendigos, la mayoría de piel morena, por los que siento una cierta debilidad. Pues bien, cuando paso junto a cualquiera de ellos algo se me mueve por dentro, hago un juicio rápido y suelto una moneda 0,50/1€ y me dejo engañar por la sonrisa o agradecimiento de “humillado”.
      Si me ve Begoña, bronca. Si es alguno de mis amigos,discusión. Así que solo puedo hacer la jugada cuando voy solo.
      ¿A ti que te parece?.
      Un cordial saludo.

      • Juan A. Vinagre Oviedo

        ¿Qué me parece? Que estoy de acuerdo contigo. También tengo cierta debilidad por los de piel morena… Aunque procuro hacerlo discretamente, también cuando voy solo a hacer alguna compra… Pero ayudar a los pobres es sobre todo contribuir a que salgan de su situación de mendicantes… Ya sé que esto no lo puede hacer uno solo, a no ser un empresario etc. Mas conviene decirlo y repetirlo…, a fin de crear más sensibilidad social y de que nuestra conciencia no se quede demasiado tranquila y pasiva cuando da una limosna… Dar una limosna es el primer paso… Tenemos que dar muchos pasos más, como grupo social… Por eso es tan importante reivindicar, aunque sea muchas veces en el desierto… Por eso la importancia de nuestro voto…, que si consigue algún cambio, aunque sea insuficiente, ya es un paso más. Un abrazo, Iñaqui.

  • Alberto Revuelta

    Antes de leer a Iñaki, había dedicado un rato en horas del tercer nocturno de maitines a una entrevista a Erri de Luca en El País. En ella hace el entrevistado una alabanza a la lucha contra la injusticia protagonizada por gentes jóvenes a lo largo del pasado siglo XX en Italia, en la línea que sugiere y espera Iñaki en su cuarto párrafo. Ganas de combatir tenemos. Ocurre que las edades, no de Lulú, de cada uno con sus cadaunadas restringen el campo. Iñaki, ¡viva el Betis (y la Real)!.

    • carmen

      También la he leído.
      Pero la edad no acompaña.
      A ver si los jóvenes y no tan jóvenes de Europa despiertan.

    • Iñaki SS

      Hola Alberto
      Ganas de combatir si que seguimos teniendo,… pero también demasiadas cadaunadas (achaques de salud, presiones familiares, etc.), que a veces nos sirven de disculpa para aferrarnos a situaciones de más o menos privilegio. Habrá que consolarse con lo de…”un grano no hace el granero, pero ayuda al compañero”.
      Un cordial saludo

  • m* pilar

    Gracias Iñaki, nos muestras con claridad lo que de verdad nos sucede, poner el remedio les hace temblar ante la “duda” si saldrían vencedores ante las fuerzas del poder…que lleva en corrupción…hace ya ni sé.

    El puesto es ¡El puesto! Y perderlo, les causa un terrible miedo.

    Y los contrarios…tristemente…son mayoría en el mundo. Una lucha complicada cómo estamos viendo asombrados en USA.

    Un abrazo entrañable.

    • Iñaki SS

      Gracias a ti, Mª Pilar, por mostrarnos tan a menudo tu gran corazón, en este portal. El tema está complicado, pero no perdamos la esperanza. Hay que aguantar el tirón, para ver hasta donde llega D. Pedro Sánchez El Superviviente.
      Un abrazo igual de entrañable… recordando siempre Farlete

  • carmen

    Esto es tremendo.

    Los mayores y los de riesgo por enfermedades estamos pagando una factura con monedas de miedo enorme. La mayoría de personas de mi edad y mayores incluyendome a mí misma, hemos cambiado. Nos hemos dado cuenta de nuestra fragilidad. La mayoría estamos recluidos en casa y salimos lo justo y necesario. Y claro, ya vamos para el año. Eso tiene un costo psicológico importante.

    Y eso es para las personas que nos estamos librando. Hay una cantidad de muertos que ni sabemos la que es en realidad, dicen lo que dicen. Y puede ser o no cierto.

    Y luego está la saturación de los centros de salud, da la sensación de que si no tienes síntomas de coronavirus no tienes nada grave. Porque claro, lo que hay que hacer a toda costa es frenar el contagio sin control que hay. O como ellos dicen, el virus está circulando libremente. Contagio comunitario, o algo así le llaman.

    Menos mal que ya hay circulando vacunas, algo harán.

    Y si. Es un problema de justicia social. Tampoco me gusta la palabra caridad. Es una situación de injusticia social.

    A ver si se dan cuenta los que gobiernan que una sociedad  con este nivel de desigualdad nos va a traer muchos problemas, porque ya estamos en lo que al principio empezó a denominarse aldea global. Hace muuuuchos años de esto. Solamente vieron los beneficios económicos, a ver si se van dando cuenta de que necesitan un planeta sano, porque si no, de nada vale la riqueza, acabarás muriendo por una enfermedad desconocida. Esta, o la siguiente, o la siguiente. Esa es mi esperanza. Que las personas con Poder de un tipo u otro se den cuenta de los contras de un mundo globalizado.

    Quién sabe. A lo mejor …

    Un abrazo.

    Cuídate.

    Estoy hasta el gorro ya. Pero es lo que toca. Pero, uuuuuufffffff

     

    .

    • Iñaki SS

      Hola Carmen
      Me encanta estar de acuerdo contigo hasta en los ….uuuuuuufffff que sueles intercalarnos. Tu lenguaje a ras de tierra, llamando al pan-pan y al vino-vino, se agradece y te obliga a seguir en la pelea. Aun te falta mucho hasta llegar al último gorro!!.
      Un abrazo y gracias, también, por preocuparte de mi salud.
      Iñaki

Deja un comentario