Otros temas

Autores

Archivo de entradas

5646 Artículos. - 90137 Comentarios.

Francia: La oposición al clericalismo provoca conversaciones entre los laicos católicos

Acto Comunión-Misión, que reunió a Mons. Santier y movimientos de fieles en la Catedral de Créteil el 11 de octubre

Si el Sínodo de Alemania va adelante, aunque la Covid lo esté retrasando y no concluirá hasta otoño de 2022, es por la unión estructurada de casi todos los movimientos de bautizados en una organización. Parece que este es el camino que inician los laicos franceses. ¿No se podría conseguir en España entre todos, dialogando entre quienes se sienten más dentro y quienes han perdido esperanza y solo saben ya criticar? Aunque ATRIO no es una asociación de bautizados, nos preocupa futuro de la Iglesia. Y es para pensarlo, aunque no sea ya tema para la próxima asamblea de ATRIO, donde dialogaremos sobre poder, política y economía. AD. 

Dos grupos diferentes que representan a los católicos franceses dan los primeros pasos hacia una posible colaboración

Por Christophe Henning | La Croix International

Una organización relativamente nueva de católicos franceses con mentalidad reformista ha entablado discusiones con un grupo laico similar que se formó en 2008 como una forma de ver la mejor manera de responder al llamado del Papa Francisco para un cambio en la Iglesia.

El mayor de los dos grupos, la Conferencia Católica de Bautizados Francófonos (CCBF), ha afirmado durante mucho tiempo ser la voz de los laicos olvidados.

El grupo más nuevo, que en realidad es una coalición llamada “Promesses d’Église” (Promesas de la Iglesia), se formó en 2018 con el objetivo de combatir las diversas formas de abuso dentro de la Iglesia.

Diversidad

Tiene sus orígenes en la Carta al Pueblo de Dios de agosto de 2018 del Papa Francisco , que alienta los esfuerzos para combatir el abuso y, más ampliamente, el clericalismo.

“Promesses d’Église” reúne unos 40 movimientos y servicios de la Iglesia.

Son tan diversos como Secours Catholique (Caritas Francia) y la Comunidad Emmanuel, el comité católico contra el hambre y el desarrollo (CCFD-Terre Solidaire) y las asociaciones de familias católicas (AFC).

Después de 18 meses, es casi como si se hubiera establecido un espíritu de comunión entre las entidades a menudo representadas por sus máximos líderes nacionales.

¿Debería abrirse más el espectro?

No se pidió a la CCBF que se uniera, ni llamó a la puerta. Quizás se necesiten varias capillas para reconstruir la Iglesia.

A pesar de varias reuniones frustradas por COVID-19, “Promesses d’Église” ha ido definiendo sus objetivos.

Se necesitaba tiempo para conocernos y aprender a hablar entre nosotros.

¿Cómo podría esta iniciativa informal y espontánea convertirse en una herramienta eficaz para ” reparar la Iglesia ” sacudida por diversas crisis?

La adopción de una carta

“Promesses d’Église” inició una nueva etapa el 15 de octubre cuando emitió un estatuto y una declaración de misión.

“Las organizaciones miembros desean vivir plenamente, en comunión, la igual dignidad de los bautizados y ejercer su misión experimentando nuevas formas de diálogo y de vivir en la Iglesia, en la conversión personal y comunitaria”, afirma el documento.

Luego enumera siete puntos de acuerdo sobre el significado de “Promesses d’Église”.

“Juntos, queremos contribuir a aumentar la confianza de los bautizados y lograr con ellos esta transformación eclesial y social que tanto necesitamos, y a anunciar el Evangelio en todas partes ya todos”, concluye el texto.

El siguiente paso es ampliar su membresía.

Todos los movimientos, servicios y asociaciones que deseen unirse a “Promesses d’Église” pueden hacerlo.

El único requisito es aceptar el estatuto y la declaración de misión. Por lo tanto, los grupos nacionales o incluso regionales aún pueden unirse a los 40 movimientos originales que comenzaron la coalición.

Incluso está previsto que se puedan lanzar satélites regionales de “Promesses d’Église”.

Encuentro por videoconferencia

¿La iniciativa pretende unir a todos los movimientos?

Esta pregunta todavía la está formulando el CCBF, que aún no se ha sumado al proyecto. A pesar de ser ardientes activistas de la desclericalización, muchos de sus miembros han mostrado interés.

Paule Zellitch, presidenta de CCBF dijo que lo importante es dar voz a “los miembros invisibles de la Iglesia”.

Como ejemplo, señaló a los católicos comunes que no se han sumado a las protestas militantes por el derecho a regresar a misa durante el encierro.

“Ya no podemos permanecer en silencio, amamos demasiado a la Iglesia como para dejarla ir, mientras que estas posturas solo nos dividen”, dijo.

Zellitch teme que si el CCBF se uniera a “Promesses d’Église” podría perder su libertad de expresión.

“La carta no me parece lo suficientemente concreta; carece de perspectiva”, dijo.

No obstante, se está entablando un diálogo entre las dos estructuras.

El CCBF iba a celebrar una videoconferencia con tres miembros de “Promesses d’Église” Dominique Rouyer (CCFD), Louis-Etienne de Labarthe (Emmanuel) y Monique Baujard (teóloga).

“Tanto si el CCBF se une a ‘Promesses d’Église’ como si no, lo importante es dialogar y quizás llevar a cabo proyectos juntos”, enfatizó Rouyer.

“No tenemos ni la pretensión ni la vocación de representar a toda la Iglesia”, dijo.

En resumen, quienes trabajan para transformar la Iglesia pueden diferir en los medios y el tono de sus intervenciones, pero aún pueden dialogar entre ellos.

Tanto si el CCBF se adhiere o no al resultado de la reunión, será una oportunidad para que cada uno de los protagonistas aclare el marco de su enfoque.

Y, sin duda, comparten ideas tales como cómo pueden contribuir a los preparativos para la próxima asamblea del Sínodo de los Obispos, que el Papa ha convocado para desarrollar aún más el principio de sinodalidad en la Iglesia.

“La sinodalidad ha sido el tema de trabajo de ‘Promesses d’Églis’e durante varias semanas”, dijo Rouyer.

“Y será el tema de nuestro encuentro el 1 de diciembre, con la presencia del jesuita Etienne Grieu”, añadió.

Esta próxima reunión también será una oportunidad para definir elementos de gobernanza para el futuro de ‘Promesses d’Église’.

2 comentarios

  • Gonzalo Haya

    Creo que es una buena iniciativa esta unión de los laicos católicos franceses, porque todos los cristianos tenemos que unirnos para dinamizar la realización del proyecto de Jesús para una sociedad más justa y fraterna, y apoyar al Papa Francisco y a su sucesor para renunciar al armazón legalista institucionlal que lo desvirtúa y lo frena. Por eso he tomado con entusiasmo el libro de Joseph Moingt sobre el espíritu del cristianismo más universal que la religión cristiana. Ya tenemos muchos grupos en esta dirección, y algún intento de unión como Redes Cristianas. ¡No nos dejemos desunir por defender cada uno la pureza de nuestros propios ideales!

  • mª pilar

    Me pregunto:

    ¿Por qué las personas de iglesia, no guardan las medidas de seguridad?

    Quizá piensen, que por arte de birlibirloque:

    ¿Están exentas…de todo…?

Deja un comentario