Otros temas

Autores

Archivo de entradas

5495 Artículos. - 87204 Comentarios.

Si me llevas…

Si me llevas…

Si me llevas de nuevo al paraíso
me moriré contigo:
si me voy a dormir a tu buhardilla
me adormiré contigo.

Si me hiendes de drácula su beso
me extasiaré contigo:
si me hablas en tu materna lengua
yo te hablaré en ladino.

Mas si me miran tus ojos brillantes
perderé la inocencia:
y si me besa un beso de tu boca
volveré a acariciarte.

Cuando comamos y bebamos juntos
volverá nuestra vida:
esa vida que hemos abandonado
por el coronavirus.

Solo quiero volver a estar contigo
y emborracharme al lado:
rodeado por tu perfume agreste
como lo estoy ahora.

Y mi cabeza de ilusión se llena
que el corazón alberga:
estás en mi como yo estoy en ti
embriagado de amor.

(Si nos vamos amor al otro mundo
quedaré en tu trasmundo:
tratando de entender la entrañeza
que me causa tu causa).

 

BÚSQUEDA DESESPERADA


El que espera desespera:
el que desespera espera
.
(AOO).


—Búsqueda apasionada y aún desesperada de algún sentido vital: en medio del sinsentido mortal.
—La pasión no anula el entendimiento, sino que lo vivifica: y la desesperación no anula la esperanza, sino que la reactiva.
—La desesperación no es la pérdida de la esperanza, sino que la mantiene en vilo críticamente.
—Solo espera aún el que desespera: porque espera al menos no desesperar.
—La esperanza todo lo alcanza, dice el ingenuo: la desesperación todo lo busca, dice el ingenio.
—Creer contra toda fe y esperar contra toda esperanza: amar contra todo desmayo o desamor.
—La esperanza sin desesperación es mera espera: indefinida.
—Sólo cree el que no cree tonterías: la fe sin increencia es superstición.
—El amor sin reservas ni heridas no es amor: solo ama el que ama con desesperación.
—Atravesar el mundo y la vida, atravesar la existencia humana y su drama: no es posible salir ileso, pero sí iluso.
—Mucha gente se desespera y no sabe verbalizarlo: pero cabe desesperarse en pro de la espera o la esperanza.
—La búsqueda desesperada del sentido: la esperanza paulina contra toda esperanza humana.
—Pablo no vio a Jesús resucitado y yo tampoco: es una fe de sobre-fe o trascendencia.
—En la búsqueda desesperada de sentido solo encuentro un amor: pero no solo, sino acompañado por mi desesperación.
—Busco apasionadamente un poco de sentido: pero lo encuentro mezclado de sinsentido.
—Hay un sentido sublime en el amor: y un sinsentido desublimado en el (des)amor.
—Está la vida como mezcla de sentido y sinsentido (necesidad): y está la muerte como mezcla de sinsentido y sentido (liberación).
—He sonreído minimalmente: ya he capitulado de mi encierro y encerrona.
—Teresa de Calcuta y sus crisis de fe: en medio del desierto.
—Las crisis de fe no evitan la fe, sino que potencian la fe en la crisis como depuración.
—La felicidad existe cuando el tiempo se detiene, dice G.Cesbron: así pues en la muerte.
—El confinamiento del mundo que un día acabará: apelo a ese día.
—A cada cual le va la vida diferente en la forma y en el fondo igual.
—El peligro del realismo es el materialismo: el peligro del espiritualismo es el espiritismo.
—Hay que radicalizar la filosofía, la cual radica en la pregunta por el ser en su ambigüedad o ambivalencia radical.
—La pregunta filosófica radical: por qué hay ser en medio de la nada.
—La filosofía derechosa de la dignidad y la ejemplaridad: y la filosofía izquierdosa de la indignidad y la indignación.
—Sin pasión no hay acción: y sin acción no hay reacción.
—La idiotía de nuestras instituciones: el reincidente virus parece confirmarlo.
—El estructuralismo busca las estructuras: pero mi filosofía hermenéutica busca la urdimbre de la estructura, la implicación de su explicación.
—E.Trias y el límite: y mi filosofía de la implicación del límite.
—La radicalidad no debe ser tanto política cuanto filosófica: pues la política es de lo posible, y la filosofía plantea lo (im)posible.
—La duda es el principio de la sabiduría, decía Aristóteles.
—La duda afronta un dúo o dualidad: la duda es apertura a el/lo otro.
—Como dice Nietzsche, una fe profunda permite el escepticismo: como una esperanza profunda la desesperación, y un amor profundo la libertad.
—La esperanza como ilusión: la desesperanza como desilusión.
—Etapas de mi vida: el patriarcalismo aragonés, el matriarcalismo vasco y mi fratriarcalismo interpersonal.
—Por qué no somos en el mundo, sino meramente estamos.
—Para qué tanto dispendio y dispersión del cosmos y sus galaxias.
—Unamuno y su pesada inmortalidad personal: a mí solo me interesa evadirme del mí hacia el tú y liberarme del yo.
—Ortega buscaba su identidad cultural: yo busco la desidentidad o didentidad transpersonal.
—Ortega en su circunstancia: y yo en mi laberinto.
—El realismo de Zubiri: y mi surrealismo simbólico.
—Apasionado por esta vida y su truculencia: buscando alguna cadencia.
—Harto de la derechona, su derecho y su verdad: y harto de la izquierdona, su razón y transrazón.
—Harto de bancos y banqueros, de políticos tocaflautas y de clérigos orgánicos.
—Harto de mí mismo, de mis cofrades y cofradías, de mis días: excepto alguna noche plácida a lo Juan de la Cruz.
—Salvaguardar la apertura como otredad: metempsícosis, metamorfosis, otración.
—Mi búsqueda desesperada suele concluir en un amor desolado: estoy salvado a medias, Dios sea loado de medio lado o perfil.

2 comentarios

  • mª pilar

    A su lado…soy una ignorante…con gran intuición sobre la vida que me rodea.

    Sufro, cuando creo que sufre, me encanta sus “certezas” que son las mías, pero de más “bajura” soy una mujer madre de seis hijos, y estoy muy lejos de su saber.

    No comprendo muy bien como está…pero intuyo… que sufre.

    Voy a dejar en el aire una pregunta… es mi estilo… aquello que no acabo de comprender:

    ¡Pregunto!

    ¿Y si fuésemos capaces de mirar la muerte con serena paz, sin temores, sin deseos vacíos de sentido?

    Solo es mi pregunta, ante la necesidad de comprender…

    Un abrazo entrañable.

  • carmen

    Me gusta mucho más este registro. O como se diga.

    En un momento dice algo así como que empieza a sonreír y eso es señal de que empieza a vencer. Tiene toda la razón.

    Me ha encantado eso de que la felicidad existe cuando el tiempo se detiene.

    Se pregunta para qué ese dispendio de galaxias en el universo. Ni idea. A lo mejor lo vemos enorme porque nosotros somos muy pequeñitos. Aunque hemos tenido la osadía de creernos el centro. Que todo giraba a nuestro alrededor. Ya no.  Su fuego costó. Lo encuentro fascinante. Este año como estoy en la ciudad, no he conseguido ver una sola perseida. Al Año que viene, será otro Año y veré un montonazo.

    Y sonría, por favor.

Deja un comentario