Otros temas

Autores

Archivo de entradas

5495 Artículos. - 87204 Comentarios.

La ley de la gravedad, entre la Covid y la quimioterapia

 LEY DE LA GRAVEDAD

En esta soledad de cementerio
clamo hasta ti oh dios para saber
si esto tiene algún trazo de sentido
o bien es un sentido insensato.

Nadie responde excepto la voz mía
ronca desafinada e interfecta
al litigio del ser y de la nada
mientras duermen a su aire los mortales.

Tan solo un ave se presenta muda
y muda permanece en mi presencia
en su vuelo de suspensión extática.

No puede ser el ave del averno
debe ser un ave del empíreo
pues suspende las leyes del abismo.

(El ave suspendida que suspende
la vieja ley de nuestra gravedad
y la gravitación del sinsentido).

 

BLOG VIVENCIAL 2

—La vida es vivencia en convivencia.
—Amar es una ofrenda u ofertorio de uno mismo al otro.
—Todo en la vida es agridulce: incluido lo agrio y lo dulce.
—Me gusta asumir hasta el fondo mi vida: aunque no siempre puedo.
—Yo soy un nudo de contradicciones: pero un nudo (atado).
—Soy pesimista desde la fría razón, como Gramsci: pero soy optimista desde el corazón y su amor.
—La ciencia propugna una evolución exterior del hombre en el cosmos, la filosofía defiende una evolución interior del hombre. En su alma: ambas parecen confluir en una auténtica psicología de la mente.

—Ando buscando la aguja del sentido en el pajar del sinsentido.
—La mitad del mundo es tontería: y la otra mitad tontada.
—Este virus que corona nuestra virulencia nos está atontando y acobardando, así que buscamos una salida interhumana que aún no sea la de la muerte: pero quizás la salida está en la entrada en-sí de la humanidad.
—La prosa racional es estructural: la prosa aforística es urdimbre y urdidumbre.
—Lo que hay que hacer con el pueblo que somos es ayudarnos a emanciparnos.
—No se puede renegar de este mundo y proseguir en él tan campante: lo cual es cobardía comprensible o cinismo incomprensible.
—Se puede esperar aunque sea sin esperanza: una espera no desesperada.

—La corrupción política, económica y cultural: mejor dicho, incultural.
—Nadie entiende nada, nadie atiende a nada: un mundo banalizado (y banal o vano él mismo).
—España luchó primero contra los demás, y luego contra sí misma: en ambas guerras acabó vencida aunque no vendida.
—Por cierto, siempre me pareció Franco un tipo frío o frígido y esquizoide.
—G. Durand caracteriza lo hispánico por el ángel de la lucha: es una lucha con el ángel y el demonio, con la política, la religión y la cultura, con la razón y la sinrazón, como don Quijote: incluso con la vida y con la muerte, así como con las enfermedades como el cáncer y ahora el coronavirus.
—El Rey emérito abandona España: porque España le ha abandonado.

—Estamos rodeados por el pandemonio de la pandemia, pero saldremos adelante: aunque sea con los pies por delante.
—Los buenos amigos que uno hace a distancia: con personas o seres de películas y canciones, de libros y televisión, del imaginario.
—A veces el amor y la amistad se estancan: hay que darles cauce.
—Mi escritura pretende suturar el agujero o roto de la vida: hilatura cultural.
—Vivo en un ruedo en el que el torero soy yo cogido por el toro: o quizás soy directamente el toro cogido abanderilleado por el toro de la quimioterapia (de momento amnistiado temporalmente).
—Me miro en el espejo y veo en mis ojos un saber del final y un deseo de traspasarlo: eso me pasa por ser auto-voyeur.




 

BLOG VIVENCIAL 3

—La gran queja frente a la vida lo es por el amor contrariado de la realidad, así pues por despecho: dolor de amor oprimido.
—Soy aragonés como Gracián, y me gusta ir al grano o sustancia: el sentido y su jugo (evitando su desustanciación).
—Amar es reconocerse a través del otro: amar al otro como a sí mismo.
—No creer en nada: recrearlo todo.
—En la filosofía siento cátedra, en la aforística me asiento: y en la poesía me consiento.
—La política y sus acordes o acuerdos y sus desacordes o desacuerdos.
—Cosas de España: el rey Juan Carlos trajo la democracia y la democracia le distrajo: trajo la monarquía y la monarquía lo ha echado.
—Pensábamos que el Rey emérito era como un padre y ha resultado un tanto padrastro: un patriarca o patrón del yate Bribón.
—El Rey descubridor: descubrió Botsuana para los españoles y el Corina-virus para él mismo.
—Se pide al rey Felipe que abdique: porque ha sido un auténtico dique frente a la secesión.
—En la erótica o sensualidad aparece el rostro luminoso del hombre y la mujer: en la sexualidad pornográfica desaparece le rostro y reaparece el contra-rostro oscuro.
—Los animales son sexuales, el hombre es sensual: sexo y senso.
—Hay una Iglesia farisea que proyecta el pecado a los demás: sin ver sus propios pecados y el gran pecado de su inmisericordia.
—Distingo entre el humanismo cristiano y el inhumanismo pseudo-cristiano.
—Los carcamales del mundo unidos en su carcamalía.
—La Iglesia pacata: que todo lo empecata.
—A los viejos ya no nos oyen ni leen: prefieren oír niñerías y leer tonterías.
—No hay más pecado que el desamor: ni más virtud que el amor.
—El personal se queja de que nos quejemos los aquejados, pero la queja es un existencial del hombre: el hombre aquejado que no se queja no es un ser humano, sino un robot.
—Yo me quejo del quejido o quejío del mundo ante el dolor y el sufrimiento humano, ante enfermedades mortales tratadas mortíferamente.
—Solo faltaba que el humano no pudiera expresar o manifestar su dolencia inhumana: tendríamos que soportar y reprimir el dolor hasta la extenuación, y encima con alegría superboba para contentar al bobo.
—Sócrates se queja ente la vida muriendo, y Jesús se queja ante Dios muriendo: Job se queja ante un destino divino e impuesto.
—Cioran se queja ante la nada, Sartre ante la náusea y Camus ante el absurdo: finalmente Ionesco se queja ante Godot (el dios adviniente) convertido en una especie de Jodot (el dios revenido o renuente).
—Al diablo con la beatería ambiente y el embotamiento del sentido crítico: al diablo con el Dios del sufrimiento exaltado y exultado prestisiosamente.
—Lo que necesitan ciertos enfermos es una reducción positiva de una vida tan negativa, una evolución y muerte digna: pero a menudo predomina un criterio transhumano inmisericorde.
—Tenemos a Sócrates como un maestro de Occidente, empro vituperado por su cicuta o eutanasia: porque amamos la vida y no su correlato la muerte (andamos esquizofrénicos).
—El inhumanismo pseudo-cristiano convierte al hombre en carne de picadillo: todo lo condena al infierno (menos su propio infierno).
—La maldición del nacer: el delito mayor del hombre según Calderón.
—Un destino implacable me ha cazado en su cepo: y me ha convertido en un ceporro.
—Dios, quién o qué ha organizado esta vida mortal de necesidad: hay un diablo entrometido en ella.
—Mi respecto a quienes abandonan este mundo libremente: por su heroísmo in extremis.
—Y mi respecto para el antihéroe que sufre su via-crucis hasta el final.
—Pero el personal camina dl revés, y califica de heroico y valiente al que aguanta su sufrimiento: y descalifica como antiheroico y cobarde al suicida.
—Sólo puede expresarse el que está bien: el que está mal ni puede ni lo dejan.
—Vivo enfermizo en una especie de refugio subatómico: mi alma le dice al cuerpo qué entuerto, y mi cuerpo le dice al alma qué galana (menos mal).
—Me importa el fútbol para evadirme de la comezón filosófica.
—Soy apasionado, nervioso y de genio bueno y malo: pero el frío me enfría.
—Observo cómo un colega o cofrade le proyecta a otro todas sus antivirtudes.
—Busco la esencia de la existencia a través de cierta inteligencia amorosa: pero no sentimentaloide sino senti-mental y crítica.
—La reconciliación preciosa con el viejo amigo tras casi treinte años de ausencia: la glora de mi vejez enferma.
—El tango canta la vida bajo su perspectiva mortal: el bolero canta la vida bajo su perspectiva temporal.
—Metafísica hispana: el bolero como un dulce dolor, y el tango como un dolor dulce.
—Escribir desde la vejez enferma es describir otro mundo: el otro mundo todavía invisible.

5 comentarios

  • Santiago

    Andrés, te admiro mucho y soy yo el que me sumerjo en la profundidad de lo que escribes. Tu erudición y dominio del lenguaje en general hace que tu pensamiento penetre en el alma. Es una gracia poder pensar en hacer bien a los demás cuando uno se encuentra en el dolor. Pero Dios te sostiene de esta manera en Sus misteriosos designios que van encaminados a nuestro último bien aunque ahora no lo entendamos.

    Es muy difícil sobreponernos al dolor y yo siempre he tenido que recurrir a los más cercanos a mi para que me ayuden en el camino espinoso que nos depara la vida. Cuenta con mis mejores deseos, con mis oraciones, con mi solidaridad humana y con mi aprecio.

    Saludos afectuosos

    Santiago Hernández

  • mª pilar

    Gracias por seguir adelante y hacerlo a su manera.

    ¡Bien!

    Está en mi pensamiento, conozco su camino…no por mí, mi compañero de Vida ya lo recorrió…por esa experiencia, comprendo como se siente.

    Lo recuerdo, y desde mi silencio lo acompaño.

    Un abrazo entrañable.

  • oscar varela

    1- Percatarse de una cosa no es conocerla,
    – sino meramente darse cuenta de que ante nosotros se presenta algo.
     
    2- Una mancha oscura, a lo lejos, en el horizonte, ¿qué será?
    – ¿Será un hombre, un árbol, la torre de una iglesia?
    – No lo sabemos: la mancha oscura aguarda, aspira a que la determinemos:
     
    3- delante de nosotros tenemos, no una cosa, sino un problema.
    – Digerimos y no sabemos qué es la digestión;
    – amamos y no sabemos qué es el amor.
     
    4- Las piedras, los animales viven: son vida.
    – El animal se mueve, al parecer, por propio impulso;
    – siente dolor, desarrolla sus miem­bros: él es esta su vida.
    – La piedra yace sumida en un eterno sopor,
    – en un sueño denso que pesa sobre la tierra:
    – su inercia es su vida, es ella.
    – Pero ni la piedra ni el animal se percatan de que viven.
    ………………………..
     
    5- Un día de entre los días, como dicen los cuentos árabes,
    – allá, en el Jardín de Edén dijo Dios: «Haga­mos el hombre a nuestra imagen».
    – El suceso fue de enorme tras­cendencia:
    – el hombre nació y súbitamente sonaron sones y ruidos inmensos a lo ancho del universo, iluminaron luces los ámbitos, se llenó el mundo de olores y sabores, de alegrías y sufrimientos.
    – En una palabra, cuando nació el hombre, cuando empezó a vivir,
    – co­menzó asimismo la vida universal.
     
    6- Dios, con efecto, no es sino
    – el nombre que damos a la capacidad de hacerse cargo de las cosas.
    – Si Dios, por tanto, creó al hombre a su semejanza,
    – quiere decirse que creó en él la primera capacidad para darse cuenta
    – que hasta entonces fuera de Dios existiera.
    – Pero el texto venerable dice a su imagen solamente:
    – luego la capacidad que fue do­nada al hombre no coincidía exactamente con la divina original, era una aproximación a la clarividencia de Dios, una sabiduría degra­dada y falta de peso, un algo así como.
    – Entre la capacidad de Dios y la del hombre mediaba la misma distancia que
    – entre darse cuenta de una cosa y darse cuenta de un problema,
    – entre percatarse y saber.
    ………………………..
     
    7- Cuando Adán apareció en el Paraíso, como un árbol nuevo,
    – co­menzó a existir esto que llamamos vida.
    – Adán fue el primer ser que, viviendo, se sintió vivir.
    – Para Adán la vida existe como un problema.
     
    8- ¿Qué es, pues, Adán, con la verdura del Paraíso en torno,
    – circun­dado de animales; allá, a lo lejos, los ríos con sus peces inquietos,
    – y más allá los montes de vientres petrefactos,
    – y luego los mares y otras tierras,
    – y la Tierra y los mundos?
     
    9- Adán en el Paraíso es la pura y simple vida,
    – es el débil soporte del problema infinito de la vida.
    ………………………..
     
    10- La gravitación universal, el universal dolor,
    – la materia inorgá­nica, las series orgánicas,
    – la historia entera del hombre, sus ansias, sus exultaciones,
    – Nínive y Atenas, Platón y Kant, Cleopatra y Don Juan,
    – lo corporal y lo espiritual, lo momentáneo y lo eterno y lo que dura…,
    – todo gravitando sobre el fruto rojo, súbitamente maduro del corazón de Adán.
     
    11- ¿Se comprende todo lo que significa la sístole y diástole de aquella menudencia,
    – todas esas cosas inagotables,
    – todo eso que expresamos con una palabra de contornos infinitos, VIDA,
    – concretado, condensado en cada una de sus pulsaciones?
     
    12- El corazón de Adán, centro del universo, es decir,
    – el universo íntegro en el cora­zón de Adán, como un licor hirviente en una copa.
     
    Esto es el hombre: el problema de la vida.

  • carmen

    Lo que le quise decir otros días es que la muerte es parte de la vida. El último acto. Pero posiblemente me equivoqué. Sorry. Es muy fácil decirlo cuando lo ves desde fuera, por muy cerca que estés del enfermo. Hace un año o por ahí pasé una pancreatitis que se solucionó al final con una operación de vesícula. Mi prima hermana murió de un cáncer de páncreas más o menos a mí edad. No recuerdo haber pasado más miedo en mi vida.

    Pero no busque un porqué. Sencillamente es así. Ni dios ni diablo. Hay que procurar no desesperar. Porque el miedo ahí está. Lo que hay que intentar es vencerlo. Pero claro, es muy fácil decirlo.

    Buena suerte.

  • carmen

    Pues sí. Qué menos que poder quejarse.

    Si funcionase mi varita de Harry Potter que un amigo me ha hecho a mano, iría hasta donde está  , le echaría un conjuro y le ayudaría a aguantar. Pero no funciona.

    Procure celebrar cada momento bueno.

    Un abrazo

Deja un comentario